Partnership y el dinero



Descargar 45.01 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño45.01 Kb.

Partnership y el dinero

Un estudio y un ejercicio

Pablo Davies

 

Introducción

El título Partnership y dinero debe hacer que hagamos algunas preguntas. Primero, ¿qué queremos decir por el Partnership? ¿Es verdad que entendemos este concepto en la misma manera? Contestar esto requeriría dialogar el tema. En segundo lugar, ¿cuál es nuestra actitud hacia el dinero? ¿El dinero se ve en la misma manera en nuestras diferentes culturas? Y finalmente debemos preguntarnos, ¿cómo se afectan, estos dos elementos? ¿Cómo afecta el Partnership, el dinero?

 

Después de contestar esta última pregunta, debemos comparar nuestros puntos de vista con el entendimiento bíblico y proponer formas de avanzar a un entendimiento más bíblico hacia el Partnership y el dinero.



 

En esta ponencia vamos a tratar el tema en forma general; el trabajo verdadero en este tema de Partnership y dinero será hecho por nosotros acá, en el trabajo grupal al fin de la ponencia.

 

Presuposiciones

Antes de lanzarnos al tema en más detalles, creo que es importante explicar de donde parto; es decir mis presuposiciones. Primero, la base de la autoridad de toda nuestra creencia y práctica es el evangelio, como se revela en Jesucristo y recontado por nosotros en la Biblia. Esto quiere decir que tenemos tomar el mensaje bíblico muy en serio, aun cuando, o tal vez, especialmente cuando su enseñanza contradice nuestras creencias y prácticas actuales. Debemos, como dijo Bonhoeffer, leer la Biblia, "en contra de nosotros mismos."

 

En Segundo lugar, entendemos la fe bíblica ser, antes de nada, relacional. Es decir que el evangelio no es un producto para venderse, ni una simple comunicación para ser creída, sino un mensaje para creer, es decir una fe a la cual comprometerse y vivir en relación con Dios y el prójimo. Lo que Jesús el Cristo llamó el gran mandato--el Shamá de Deuteronomio 6--enlace el amor a Dios, directamente al amor al prójimo. La fe bíblica no solamente tiene que ver con responder a, y creencia en, un mensaje sino tiene que ver con vivir el mensaje en el mundo concreto, el mundo de riqueza y pobreza, el de injusticia y corrupción, y el de divisiones y de rivalidades.



 

Esto nos lleva a una tercer presuposición, la que la misión cristiana es un proceso teológico que vivir no simplemente una meta final que alcanzar. No estoy diciendo que la meta final no es importante sino que el proceso de vivir la misión de Cristo en el mundo es parte de la meta final. Pues, la forma en que hacemos la misión cristiana, no es solamente importante estratégicamente, en que debe ser eficaz (y lo debe ser), sino que es importante en que la forma en que realizamos la misión es una expresión de ese mensaje que queremos comunicar. Por ejemplo si declaramos que Dios es amor y no nos amamos, aun cuando gente se convierte, el mensaje se empobrece o aun se niega por nuestras acciones.

 

En cuarto lugar, (aun que, estrictamente no es una presuposición), vengo a este tema con una sensación fuerte que nosotros del Norte, tenemos un punto de vista distorsionado del dinero y el discipulado. Hemos justificado nuestra riqueza y por ende la pobreza del resto del mundo, conscientemente ignorando las palabras de Cristo.



En quinto lugar, debemos clarificar que lo que estamos haciendo acá es la misionología y que la misionología tiene que ver con la reflexión crítica sobre la práctica de la misión a la luz de la Palabra de Dios. Esta reflexión crítica abarca no solamente las cuestiones prácticas sino también la base filosófica y teológica para la práctica. Pues, a menudo la misionología parece muy crítica, y es la verdad que puede resultar destructiva pero la meta de la misionología es trabajar hacia una misión más integral y eficaz. No buscamos menospreciar una cultura u otra sino intentar explicarnos uno al otro, la necesidad de un entendimiento profundo de nuestras tendencias culturales y nacionales cuando estamos trabajando juntos.

 

Finalmente, nuestro punto de partida crítica es la missio dei--la misión de Dios. Últimamente, nosotros como la iglesia no tenemos una misión propia, sino tomamos parte de la misión de Dios en el mundo. La Biblia, desde el principio al fin recuenta la forma en que Dios, empezando con su invitación a Adán a pasear--¿dónde estás Adán? (Gen 3.9)--y terminando con la invitación final del Espíritu y la Novia--"¡Ven! El que tenga sed, venga; y el que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida (Apocalipsis 22.17)--está tomando la iniciativa e invitando a la humanidad a una relación consigo y con su prójimo. La obra del Dios misionero se puede ver en la elección de Abraham, bendición a él mismo y a todas las naciones; en la liberación de Israel de la esclavitud; en el don de la ley; en el establecimiento de Israel en la tierra; en la elección de David; en el nacimiento y ministerio de Jesús el Mesías; especialmente se puede ver en la cruz y la resurrección del Cristo; en el don del Espíritu Santo; el establecimiento de la iglesia (Su cuerpo); la guía del Espíritu Santo de los Apóstoles y últimamente el Dios misionero pone a fin la historia por esblecer su reino en toda su plenitud. Pues, cuando "nos involucramos en la misión" estamos simplemente compartiendo en la vida y la misión del Dios misionero y nos estamos trabajando en ningún proyecto privado. Es decir que no hay misión de la iglesia de Kenya, ni la irlandesa, ni la Argentina y tampoco la norteamericana. Apuntamos todo a la missio dei.



 

En el contexto del tema de hoy la importancia de estas presuposiciones se van a aparentar.

 

El Partnership: ¿Nos entendemos?

En el contexto el cual nos encontramos en la misión moderna, cuando nos preguntamos, ¿qué quiere decir el Partnership? Inmediatamente encontramos el problema de la comunicación transcultural. Mayormente este problema viene porque el Partnership es una palabra y un concepto que originó y se usa en contexto anglosajona. Cada palabra contiene un rango de significados y este rango nunca es exacto cuando se traduce. Por ejemplo la palabra perro, en Estados Unidos y Gran Bretaña, normalmente quiere decir una mascota que te lama la cara, que come comida de una lata o bolsa, que vive en la casa, etc. En el mundo árabe, o (supongo) en Kenya, perro puede significar, todas estas cosas pero tiene un significado que no tiene perro en el Norte que es el sentido de un animal de la calle, lleno de piojos y enfermedades, con rabia y que se alimenta de carroña. Entonces decir la palabra perro a un árabe y a un Británico no les va a dar la misma imagen mental.

 

Esta comunicación se pone peor cuando uno piensa en usar una palabra que originó en el extranjero, en otra cultura o aun peor en otro idioma. Por ejemplo en los Andes, los primeros misioneros españoles usaron la palabra Dios para comunicar el concepto Cristiano de Dios en vez de usar la palabra en Aymará o Quechua. Tuvieron que llenar una palabra sin sentido, para la gente, con el significado que querían comunicar. Hoy en día, los creyentes aymarás y quechuas oran usando la palabra española.



 

Es como usamos el Partnership en África o en castellano. La palabra y el concepto originaron en el norte y el significado se define en el Norte. Entonces el significado del concepto del Partnership se ha definido por el mundo de habla-inglés. Dos problemas salen de esto. Primero, como queremos relacionarnos en el norte y el sur fue definido por el norte. El hecho de que la relación entre dos personas o grupos se define por uno de ellos no es saludable y tampoco corresponde a la visión del Partnership que el Norte quiere. En segundo lugar, porque cualquier concepto o cualquier palabra abarca muchísimas sutilezas y ambigüedades, puede causar malentendido y causan heridas y sospechas, especialmente cuando abarban elementos tan delicados como el dinero. El diálogo constante y continuo es esencial y no debemos asumir que entendemos el Partnership en el mismo sentido.

 

Un problema más de la comunicación que debemos mencionar es cuando uno usa un concepto o una palabra en una forma especial, que es lo que estamos haciendo cuando usamos el Partnership. Por ejemplo la palabra mito se usa en la teología en una forma diferente que en la cultura general. El mito, normalmente quiere decir un cuento como blancanieves o la leyenda de Finmacool (tienen que preguntarles a los hermanos irlandeses acerca de esto). Los teólogos la usan para designar una historia que explica un elemento de la realidad. Puede ser una historia verdadera o un cuento. Entonces se puede usar la palabra mito para la historia de Génesis 1.1-2.3. Es la verdad pero ilustra una verdad más profunda. Yo prefiero que no porque el mito tiene un significado demasiado fuerte como cuento. Cuando usamos el Partnership no estamos usándolo en forma normal del negocio, sino en una forma misionológica. En este contexto el diálogo es aun más importante.



 

Partnership y la Biblia

Manteniendo todo esto en mente, tenemos que empezar algún tipo de diálogo sugiero que la Biblia es un buen punto de partida. Se dice mucho que el Partnership es un concepto bíblico. Además usamos esta palabra en castellano porque no hay palabra para expresar el concepto. Esto lleva en una contradicción implícita. La base del concepto en inglés la se encuentra en Filipenses 1.5 que habla de el Partnership que los Filipenses tiene en el evangelio con Pablo. En la NVI en español y la traducción es comunión. Finalmente esto nos lleva a la fuente, el griego original donde encontramos la palabra koininia

 

Un estudio breve del grupo de significados puede clarifica un poco la cuestión. Koininia es la palabra neotestamentaria traducida 'comunión', 'compartir', 'contribución', 'común' (en el sentido latín de communis). Hay dos adjetivos, koinono" (10 veces) y sunkoinino" (4 veces), los cuales se usan como sustantivos también; y dos verbos koinonew (8 veces) and sunkoinonew (3 veces); y el sustantivo koininia (20 veces).



 

En el NT la palabra no es una palabra religiosa pero se da un significado espiritual por su contexto.

 


  1. Comunión con el Padre (I Corintios 1.9)




  1. Comunión con el Cristo (I Corintios 10.16)




  1. Comunión en el Espíritu (Filipenses 2.1). Tiene su aplicación en la unidad, usando el ejemplo del sacrificio de Cristo

 

  1. Compartir en una empresa común, eje. Obra cristiana II Corintios 8.23), trabajo secular (Lucas 5.10: los compañeros de Simón)




  1. Compartir una experiencia común (eje. la persecución en Hebreos 10:33 y Apocalipsis 1:9; el sufrimiento en II Corintios 1:7; la alabanza en I Corintios 10:18; el asesinato, como en Mateo 23:30; el pacto con demonios en el culto pagano, I Corintios 10:20).




  1. Compartir privilegios en común (Romanos 11:17; I Corintios 9:23)




  1. Compartir realidades en común (Filipenses. 1:7; I Pedro. 5:1; y II Pedro. 1:4, aunque en el primer versículo "la gracia" en cuestión puede ser del apostolado que ambos Pablo y la iglesia comparten, a cerca de que Pablo escribe en Romanos 1:5 y Efesios 3:2,8.




  1. Compartir por medio de donar

    1. II Corintios 9.13 donde Pablo habla de la "generosidad de su contribución." La frase "su contribución" traduce la frase griega te'" koinonia

    2. Filipenses 1.5

    3. Romanos 15. 26 muestra como esta koinonia toma forma concreta de la generosidad como en II Corintios 8.4. Hechos 2.42 ciertamente apunta en esta dirección.

 

Podemos ver que tiene un rango ancho de significados en se puede usar pero "común" en el ser y el hacer es el hilo que corre por todo. Lo que sale muy claro es la idea de compartir algo, si es una empresa, un propósito, una experiencia, el dinero, lo que sea, es compartido. Además lo que se comparte primero en el contexto de la iglesia es la fe. Lo que sale de la koinonia de la fe es la koinonia de la obra. Es decir la koinonia ontológica viene primera y define la koinonia práctica. Cualquier cosa que se haga en la koinonia (el Partnership) debe corresponder al koinonia de la fe. Pero la koinonia de la fe DEBE tener una salida a la koinonia de la práctica y esta koinonia de la práctica tiene consecuencias concretas. Ahora vamos a enfocar en el otro tema que nos toca y uno de las consecuencias concretas; el dinero.

 

La Biblia y las posesiones

Como ya hemos dicho, el Cristianismo bíblico es relacional que abarca ambas la relación con Dios y la relación con el prójimo nuestro. Pues la Biblia tiene mucho que decir acerca del dinero y posesiones y la forma en que afectan, pueden afectar y deben afectar nuestras relaciones--otra vez, ambas con Dios y nuestro prójimo. Les advierto que no para nada enseñanza cómoda.

 

Quiero empezar esta sección con algunos comentarios sobre Deuteronomio 8.17-18 el cual considero ser una economía básica bíblica.



 

No se ocurra pensar: "Esta riqueza es fruto de mi poder y de la fuerza de mis manos." Recuerda al SEÑOR tu Dios, por que es él quien te da el poder para producir esa riqueza; así confirmando hoy el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados.

 

Deuteronomio se declara ser la serie de discursos dados por Moisés a los hijos de Israel justo antes de que entraran la tierra de Canaán. Incluye una interpretación de su historia hasta este punto y una reinterpretación contexualizada del libro del pacto (Éxodo 19-24), para la nueva situación en que Israel se va a encontrar. En este capítulo ocho Moisés está usando sus experiencias en el desierto y sus sufrimientos para advertirles de los peligros de la prosperidad que iban a encontrar en la tierra, que fluye de leche y miel.



 

Primero, Moisés trata el peligro inherente en cada ser humano de creer que realmente era él quien produjo su riqueza y posesiones, si fue por medio de la inteligencia o por el trabajo duro. Este tipo de declaración de advertencia es común en Deuteronomio y normalmente se precede por las palabras, "ten cuidado." Este pasaje se ubica dentro de una descripción de la preservación de Israel por Dios durante los años en el desierto y dice que nada va a cambiar cuando entren la tierra. Dios los va a cuidar pero tienen que reconocerlo.

 

La próxima frase es bastante rara, porque no dice directamente, "Recuerda que es el Señor tu Dios..." La frase es simplemente, "Recuerda el Señor tu Dios." La reconocimiento de que es Dios que te ha proveído tu riqueza se etiqueta, "recordar al Señor tu Dios." La idea de recordar en Deuteronomio siempre se coloca al lado de la lealtad al pacto. Recordar al SEÑOR es ser fiel, y por ende, olvidar no es una falla mental sino una falla ética. Pues, decir que, "yo he producido esta riqueza," es olvidar al SEÑOR tu Dios, y pues es infidelidad al pacto. Esto se clarifica en versículos 19-20 donde, "olvidar al SEÑOR tu Dios," se relaciona a la idolatría. Si los Israelitas creían en su propia fuerza para producir la riqueza habían caído en la idolatría. La relación entre el amor al dinero, el materialismo y la idolatría es obvia y no se necesita exponer acá.



 

Este pasaje también revela como estos esclavos, quienes Dios había sostenido durante todos los difíciles años en el desierto podía, fácilmente olvidarse de su origen. Los pobres no están pre-armados contra el orgullo material y espiritual cundo el SEÑOR les da posesiones materiales.

 

En el reconocimiento de la provisión de la gracia de Dios de la habilidad de producir su riqueza los Israelitas ven como confirma su pacto. Y Moisés enfatiza acá, que su gracia no tiene nada que ver con nosotros, sino por la fidelidad de Dios a su pacto con Abraham que había muerto hacía 500 años antes. La fidelidad de Dios no depende en ellos, sus acciones o aun las acciones de sus antepasados sino en la gracia de Dios.



 

Pues la riqueza, las posesiones y el dinero se deben ver como los resultados de la provisión de Dios del poder y la habilidad a producir esta riqueza y no tiene nada que ver con nuestro estatus ni nuestras habilidades. Pues, dónde nacimos, cuan inteligente que somos, las oportunidades que tenemos para acumular la riqueza se deben ver como dones de Dios, y pues a la disposición de Dios.

 

Este pasaje nos sirve como un ancla para todo nuestro entendimiento del dinero que sigue.



 

Jonathan J. Bonk, en su libro, Mission and Money: Affluence as a Western Missionary Problem, (Maryknoll: Orbis Books, 1999, pp.86-107), hace un excelente, pero perturbante análisis sobre la enseñanza de la Biblias y las posesiones.

 

Tenemos copias de este análisis acá y creo que algunos tienen el libro. También hay traducciones en Castellano disponibles. No voy a entrar en detalles en todo la enseñanza sino dar algunas pautas de la dirección del análisis. La riqueza no es mala en sí, ser rico no es pecado, a veces los pobres son responsable para su pobreza, la pobreza no debe idealizarse, pero se debe decir que la riqueza también es un peligro en que le dan al rico una falsa sensación de seguridad y puede llevar al daño de la fe. Para el pueblo de Dios en el AT la riqueza se veía como para el bienestar de otros y se debía compartir en forma igual entre otros por medio de la aplicación como la ley de Jubileo (Lev. 25:8 43), la ley del Sábado (Ex. 23:10 11; Lev. 25:1 7; Deut. 15:1 6; 2 Crónicas. 36:15 21), Las leyes del diezmo (Ex. 22:29 30; Ex. 23:19; Deut. 14:22 29; Deut. 26:1 15), Leyes que trataban el interés, los préstamos y la prenda (Ex. 22:25 27; Lev. 25:35 38; Deut. 15:1 11; Deut. 23:19 20; Deut. 24:6,10 13,17 18), Leyes acerca de espigueo (Deut. 24:19 20), Leyes acerca del reembolso de la deuda (Deut. 15:1 11), Leyes del empleo (Deut. 24:14 15), Leyes que limitaba el poder del rey (Deut. 17:14 17 (I Reyes 6 7; 11:1 6))



 

El Nuevo Testamento tiene un punto de vista similar del dinero y su uso. Bonk dice,

 

Las posesiones personales de los seguidores de Cristo se van como TRUST, para ser usadas para el bien de otros. Las posesiones y la riqueza son de un valor positivo solamente cuando promueven sus propósitos. Al contrario se convierten en maldición.(Mateo. 5:42 Marcos 8:34 38 Lucas 6:27 36 Lucas 10:25 37 Lucas 14:12 14 Lucas 16:19 31 Hechos 4:32 35.) (p. 98)



 

Las conclusiones de Bonk no son una lectura cómoda para nosotros de las naciones ricas.

 

Que nadie piense que la posesión de la riqueza es el único pecado, o que es solamente los ricos que pecan. Todo, rico y pobre han pecado y están privados de la gloria de Dios. Los pobres tienen pecados a los cuales están sucesibles. Por la riqueza es el contexto en el cual la fe de los ricos se aprueban. El evangelio es para los ricos, tanto como los pobres a pesar de que, a veces no reconozcan "las buenas nuevas", como buena cuando está enfocado tan dolorosamente en su "desesperada agradable situación."



 

A la luz del hecho de los misioneros occidentales a menudo debe nombrarse entre los ricos de este mundo, la enseñanza del AT y NT sobre el tema de los ricos y los pobres hace que la lectura sea incómoda, e imposible la enseñanza para los que viven vidas privilegiadas entre los pobres. Tal vez esta es una de las razones por la que los misioneros del occidente están enfocando más en los YUPPIES de las ciudades grandes, y porque los misioneros protestantes tienen poco decir y menos que ver con los habitantes de las villas miserias. Esta puede ser una de las razones por la cual la puerta de oportunidad en la misión cristiana hoy no está abierta a la iglesia rica de Leodicea sino a la iglesia pobre de Filadelfia. Las misiones afluentes se están marginalizando en la gran misión espiritual de la iglesia.

 

Aun la persona menos auto-consciente no puede no sentirse incómoda cuando está confrontada con la enseñanza clara de las escrituras en estos asuntos. A la luz de esta incomodidad inducida por las percepciones de la revelación de Dios, una persona tiene tres opciones: (1) uno puede ignorar la enseñanza por completo; (2) uno puede prender en el transparente y dudable ejercicio de auto-justificación por explicar porque una enseñanza tan incómoda no se aplica a la situación personal de uno; o (3) uno puede arrepentirse y ser convertido. (páginas 106-107.)



 
Conclusiones

¿Cómo podemos concluir? Vivimos en el contexto concreto de una masiva división económica entre los rico y los pobres, no solamente en el mundo entero, sino en la iglesia también. De nuestra lectura de las escrituras vivimos que las posesiones, aunque no malvadas en sí, nos confronta con una real amenaza espiritual y también a nuestra unidad. Sabemos que esta división no es la voluntad de Dios pero también sabemos que Dios obra en nuestro mundo imperfecto, con nosotros como persona perfectas, para establecer su perfecto reino.

 

Partnership, concebido en términos humanos, no es que no ayuda con el problema sino lo exacerba. Lo que necesitamos es un entendimiento evangélico (es decir del evangelio) de la riqueza y la unidad. En Cristo no somos muchos individuos, en Cristo no hay judío no gentil, esclavo ni libre, hombre ni mujer. Tampoco hay rico ni pobre, poderoso ni débil, somos uno en Cristo y somos al servicio de la missio dei. Nuestra misión es compartir en la suya. El hecho de que hemos decidido hacer esta misión juntas como iglesias de EEUU, Reino Unido, Kenya y Argentina ya es una señal de la derrota del Satanás. Cómo lo hemos juntos, con nuestras diferencias en cultura, riqueza, trasfondo, etc. requerirá la ayuda del Espíritu Santo y una disponibilidad a sacrificar lo nuestro para el bien de Su misión.



 

Dinero y relaciones en nuestras culturas

 

Ahora vamos a nuestros grupos nacionales y hablar juntos acerca de cómo el dinero afecta las relaciones en nuestras culturas. Elijan un vocero y un escriba y hablen de los siguientes escenarios.



 

  1. Hay dos amigos que han sido amigos desde la niñez. No trabajan juntos pero viven en el mismo pueblo. Uno pierde su trabajo y le pide del otro un préstamo.

    1. En su cultura, ¿un amigo le pediría un préstamo a su amigo o buscaría otro medio de conseguir los fondos?

    2. ¿Por qué?

    3. Si le pidiera un préstamo, ¿cómo afectaría la relación entre los dos amigos?

 

  1. Dos amigos en otro pueblo deciden prender un proyecto en un barrio pobre. Hacen un presupuesto y descubren que saldrá $1.000,00. Uno de los dos pueden aportar solamente $100,00 y el otro podría poner todo, y está dispuesto hacerlo.

    1. ¿Cómo se dividen los costos?

    2. ¿Cómo afecta la relación en un nivel personal?

    3. ¿Cómo percibiría ahora la relación y el elemento económico, cada amigo?

    4. ¿Cómo se harían las decisiones en el proyecto?

 

  1. Dos iglesias locales en un pueblo en su país se juntan para empezar un orfanato en barrio muy pobre del pueblo. Uno de las iglesias es un barrio de la clase media la otra está en un barrio pobre aunque no tan pobre como la localidad del orfanato planeado. Después de calcular los costos, se ve que el costo inicial sera unos $50.000,00 con un costo mensual de $3.000,00. La iglesia de la clase media puede proveer todos los fondos y está dispuesta hacerlo. La iglesia pobre puede brindar $5.000,00 al proyecto inicial y $300,00 cada mes.

    1. ¿Cómo se deben dividir los costos?

    2. ¿Cómo percibiría ahora la relación y el elemento económico, cada iglesia?

    3. ¿Cómo se harían las decisiones en el proyecto? ¿El director del pryecto viene de la iglesia rica o la pobre? ¿Cuál debe ser la composición del directorio que hace las decisiones financieras del proyecto?

 

Obviamente este escenario es similar al número dos pero es importante diferenciar entre cómo reaccionamos personalmente y colectivamente.

 

Después de haber hablado de cada uno de estos escenarios, siendo lo más honesto posible, aunque nuestra postura no esté está en contra del evangelio o no.



 

    1. Escriban cinco formas en que nuestra perspectiva cultural (sobre el tema del dinero) está en armonía con el evangelio.

    2. Escriban cinco formas en que nuestra perspectiva cultural (sobre el tema del dinero) está en conflicto con el evangelio.

 

Ahora, cada grupo nacional va a dar un informe sobre lo que ha encontrado. Los puntos importantes se van a escribir para que todo nosotros veamos todo. Después vamos a dividirnos en grupos heterogéneos (tal vez una persona de cada grupo nacional) para contestar las siguientes preguntas.





  1. ¿Hay cosas que podemos aprender de uno del otro acerca de sus puntos de vistas acerca del Partnership y el dinero?

    1. ¿hay cosas que podemos enseñarles a los otros desde nuestra perspectiva cultural?

    2. ¿hay cosas que podemos aprender de las otras perspectivas culturales?

 

  1. ¿Cuáles son las propuestas prácticas por medio de las cuales podamos avanzar hacia un entendimiento más evangélico del Partnership y dinero?

 

  1. ¿Cómo pueden y deben ser implementadas estas propuestas prácticas en el contexto de nuestro Partnership?

 

Finalmente tendremos una sesión de retroalimentación, tratando de sacar conclusiones y de proyectar para la futura de nuestra relación.








Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal