Paper ¿Es la economía “disruptiva” una fábrica de “camareros”? (El lado oscuro de la economía “colaborativa”) Introducción: la sociopatía de la economía disruptiva



Descargar 2.25 Mb.
Página9/29
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño2.25 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   29

En Europa la situación es la misma


Esta tendencia que preocupa a la Reserva Federal de EEUU también está en la lista de problemas del Banco Central Europeo. En la eurozona también está desapareciendo la clase media con unos efectos similares a los de EEUU.
Como destacan los economistas de CaixaBank Research en su último informe mensual, “el mercado laboral europeo está cada vez más polarizado: el aumento del empleo es especialmente pronunciado en ocupaciones de cualificaciones y salarios altos, y en ocupaciones de cualificaciones y salarios bajos”.

Según el documento de los investigadores del banco, entre 1995 y 2015, la proporción de ocupados de cualificación alta respecto al total de ocupados aumentó en 8,1 puntos porcentuales, mientras que los de cualificación baja lo hizo 3,4 porcentuales.

Por el contrario, la proporción de ocupados de cualificación media se redujo 11,5 puntos porcentuales. “Esta polarización ha tenido lugar en todos los países de la eurozona, pero con distinta intensidad en función del país”, señalan los economistas de CaixaBank.

El documento destaca que “las ocupaciones de cualificación media, las que han perdido peso respecto al empleo total, se caracterizan por ser rutinarias y deslocalizables”. Por el contrario, en los empleos que requieren una cualificación baja o elevada, las tareas que se tienen que llevar a cabo “son mayoritariamente no rutinarias, tanto cognitivas como manuales”.

- ¿Cuándo subirán los salarios en la Eurozona? Las cicatrices de la crisis siguen presentes (El Economista - 14/6/17)

Los representantes sindicales de la zona euro están a punto de comprobar si el mayor crecimiento económico de los últimos años finalmente puede traducirse en un aumento salarial aceptable. 

Los sindicatos de las principales naciones del bloque monetario, que han sido entrevistados este mes por Bloomberg, atribuyen los bajos aumentos de salarios a la disminución de las expectativas de los trabajadores desde las crisis financieras y a las reformas estructurales que han debilitado su poder de negociación. Ahora pueden poner como argumento los cuatro años de recuperación económica y el retorno de la inflación, para instar a los empresarios a aceptar mayores aumentos en los acuerdos de negociación colectiva.


Una remuneración más elevada es fundamental no sólo para los trabajadores. A los gobiernos les preocupa el resurgimiento del populismo, y el Banco Central Europeo, que se reunirá en una semana, no puede dejar de proporcionar un estímulo extraordinario mientras se esfuerza por alcanzar su meta de inflación. El presidente del BCE, Mario Draghi, ha expresado su particular preocupación puesto que la escasa remuneración podría estar frenando la economía.
“Estamos de acuerdo con Draghi”, señala Carlos Martín, jefe del departamento económico de Comisiones Obreras, el mayor sindicato de España. “¿Quién ha visto un verdadero aumento salarial en España? No será la clase obrera”.

España: curar heridas


En España, donde los sindicatos y las patronales actualmente están en conversaciones sobre las remuneraciones del próximo año, hay señales incipientes de que los aumentos podrían estar en camino.

El país es un claro ejemplo de la conmoción que ha causado a los trabajadores las dificultades financieras de Europa. El desempleo se triplicó hasta llegar a superar el 26%, e incluso ahora, con un índice por debajo del 19%, el país supone la cuarta parte de todos los desempleados del bloque monetario. Martín dice que las cicatrices, más las reformas laborales aprobadas en los últimos años, han dado ventaja a los empresarios.

El crecimiento anual de sueldos y salarios españoles desde que la zona euro salió de la recesión en 2013 ha promediado apenas el 0,8%. Sin embargo, la economía, la cuarta del bloque en tamaño, crecerá al menos un 3% este año, y los precios al consumidor están subiendo de nuevo después de dos años de deflación.

El Gobierno de Rajoy, que perdió la mayoría en 2015, está a favor de aumentar los salarios. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, propone vincular los aumentos del sector público al crecimiento en lugar de a la inflación, que para el Gobierno cerrará el año por debajo del 1%, y la ministra de Trabajo, Fátima Báñez, reclama una recuperación más inclusiva.



http://s03.s3c.es/imag/_v0/800x533/c/6/1/proportion-eurozone-jobless.jpg

Italia: dos frentes


Los trabajadores italianos al parecer se enfrentarán a una batalla mucho más dura. El Gobierno y los sindicatos actualmente están negociando pequeños aumentos salariales para los empleados estatales, pero esto después de años de congelamiento, y el margen para un mayor incremento ya sea en el sector público o el privado se ve limitado por las perspectivas económicas. El crecimiento de los salarios promedia un 0,3% desde 2013.

http://s03.s3c.es/imag/_v0/800x450/e/3/4/salarios-espana-italia-francia.jpg

Se prevé que la tercera mayor economía de la región crezca un 1,2% este año y sólo un 1% en 2018, de acuerdo con las estimaciones recabadas por Bloomberg. Riccardo Sanna, economista jefe del principal sindicato de trabajadores de Italia, CGIL, dice que el Gobierno debe poner fin a la congelación de la contratación e impulsar la inversión.

“Tenemos que actuar en dos frentes: el primero es el papel clásico del sindicato obrero que es naturalmente reclamar salarios más altos”, dijo. “El otro pilar de nuestra acción debe ser, obviamente, la creación de empleo”.

Francia: Macron contra los aumentos


En la segunda economía de la zona del euro, los sindicatos franceses deben enfrentarse a un nuevo presidente que ya ha cancelado un aumento de sueldo para los trabajadores del sector público. Emmanuel Macron también está emprendiendo una revisión de las leyes laborales para debilitar la negociación central y trasladar las negociaciones a nivel de empresa, una forma de flexibilización interna que ha demostrado ser más resistente ante los shocks económicos.
Los empleados del Estado conforman alrededor de un quinto de los trabajadores franceses y el gasto público representa más del 56% de la economía, lo que significa que la política de remuneraciones de Macron repercutirá en todo el sector privado. El crecimiento salarial ha promediado un 1,6% en los últimos cuatro años.



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   29


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal