Organización Mundial del Comercio



Descargar 1.21 Mb.
Página5/18
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño1.21 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18

2)Política fiscal


1.La política fiscal es competencia del Ministerio de Economía y Hacienda. Es el principal instrumento macroeconómico que se utiliza de forma activa para actuar sobre la producción, ya que Antigua y Barbuda, como otros Miembros de la OMC pertenecientes a la OECO, carece de una política monetaria y cambiaria independiente (véase la sección 3). En consecuencia, las autoridades nacionales sólo pueden recurrir a la política fiscal como principal estabilizador de los ingresos para contrarrestar los efectos de las crisis externas. Así pues, es importante conservar cierto margen de maniobra manteniendo las cuentas fiscales equilibradas o con superávit.

2.Debido a la gran dependencia de las tasas procedentes del comercio exterior para generar renta, la política fiscal está muy vinculada a la política comercial. Los aranceles y demás impuestos aplicables al comercio internacional representaron el 54,5 por ciento del total de los ingresos públicos en 2006. La principal fuente de los ingresos procedentes de impuestos indirectos es el impuesto sobre el consumo, seguido por los aranceles y las cargas aduaneras; la recaudación de este último impuesto ha aumentado con más rapidez que la de los otros dos.

3.Entre 2000 y 2002, los gastos corrientes aumentaron con rapidez y creció su contribución al PIB, con el consiguiente déficit por cuenta corriente; este aumento fue más rápido que la disminución de los gastos de capital, por lo que el saldo presupuestario global se deterioró. Desde 2003, las cuentas fiscales han mejorado, en parte debido a un crecimiento más rápido, a la reducción de los gastos de capital, a la mejora de la recaudación y a mayores ingresos por la restricción del régimen de concesiones, registrando el saldo primario un superávit en 2005, pero volviendo a ser deficitario en 2006. En 2005 y 2006, el aumento de los ingresos fiscales se vio favorecido por la reintroducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas. Las cuentas fiscales han mejorado a pesar del aumento de los gastos derivados de la aplicación de nuevos programas sociales, los importantes gastos de capital en previsión de la Copa Mundial de Críquet de 2007 (aunque estos gastos se han financiado en parte mediante donaciones) y el aumento del número de Ministerios, que han incrementado el monto de los salarios y el gasto en bienes y servicios.

4.El déficit presupuestario global subió al 11,8 por ciento del PIB, en 2002, antes de bajar al 3 por ciento en 2004. Los déficit se financiaron en gran medida mediante atrasos en los pagos. La cuenta global del Estado mostró un superávit del 18 por ciento en 2005, gracias prácticamente a la decisión del Gobierno italiano de liquidar los préstamos de Antigua y Barbuda, incluidos los atrasos pendientes, por un total de 196 millones de dólares EE.UU. (alrededor del 26 por ciento del PIB), a cambio del pago en efectivo de 14,2 millones de dólares EE.UU. Antigua y Barbuda también ha renegociado con los bancos nacionales. El FMI señala que, aparte de los préstamos destinados al país y del crédito renovable a corto plazo, facilitados por los bancos nacionales, durante varios años los acreedores no han recibido en general en su momento los pagos previstos, y se han acumulado importantes atrasos en las aportaciones estatales a los organismos oficiales.7 El saldo presupuestario global volvió a ser deficitario, estimándose en un 6,5 por ciento del PIB, en 2006, debido principalmente al importante aumento del gasto de capital por los preparativos de la Copa Mundial de Críquet de 2007, entre ellos la construcción del estadio, las obras viales y la rehabilitación del aeropuerto. El déficit global de 2006 se financió en parte mediante préstamos del sistema financiero nacional, incluidos el Mercado regional para valores del Estado (141,7 millones de EC$), las entradas de donaciones (55 millones de EC$) y la acumulación de atrasos. Una parte de los fondos conseguidos del Mercado regional para valores del Estado se utilizó también para liquidar obligaciones pendientes con los acreedores nacionales y para financiar el conjunto de medidas de baja voluntaria.8

5.El Gobierno está llevando a cabo una importante revisión del régimen fiscal. En enero de 2007, se introdujo el impuesto de Antigua y Barbuda sobre las ventas (ABST), que grava los bienes y servicios tanto nacionales como importados y sustituye a diversos impuestos, como el impuesto sobre el consumo y los gravámenes aplicados en el marco de la Ley de impuestos hoteleros, la Ley del impuesto sobre las facturas de los huéspedes de hoteles, la Ley de servicios de hostelería y restauración, y la Ley de Telecomunicaciones. El tipo general con arreglo al ABST es del 15 por ciento, mientras que el tipo para el sector hotelero es del 10,5 por ciento (capítulo III i) v)). Se prevé que este impuesto genere más del 30 por ciento de los ingresos por impuestos indirectos. Entre otras medidas fiscales adoptadas recientemente se incluyen la reintroducción del impuesto sobre la renta de las personas físicas, en abril de 2005; el paso del impuesto sobre el patrimonio a un sistema basado en el valor de mercado, en vigor desde enero de 2007; y la aplicación de un programa de inversiones del sector público para permitir una asignación más racional y transparente del gasto de capital. El Gobierno está llevando a cabo un programa de transformación del sector público para aumentar la eficacia de la prestación de servicios estatales y reducir el cuerpo de funcionarios públicos. También se está estudiando la reforma de las pensiones (véase supra). Además, el Gobierno ha emprendido la ejecución de un programa de gestión de la deuda.

6.Al parecer, la reforma fiscal está consiguiendo sus objetivos ya que, en 2006, el déficit por cuenta corriente fue equivalente al 1,3 por ciento del PIB, cifra muy inferior al 3 por ciento de 2005. Según el Banco Central del Caribe Oriental (ECCB), ello es debido al mayor incremento de los ingresos en comparación con el aumento de los gastos, atribuible a un programa de reformas fiscales y a la expansión de la actividad económica.9

7.Ayudaría a una mayor consolidación fiscal la revisión del complejo sistema de incentivos fiscales para las inversiones y las concesiones en materia de derechos de importación, que llevan consigo la condonación de una importante cantidad de ingresos tributarios (capítulo III 3) ii)). La reducción de las concesiones y su mayor transparencia ayudarían a fortalecer la otra parte todavía frágil situación fiscal, y mejoraría la previsibilidad y responsabilidad ante terceros del régimen de inversiones. Las autoridades señalan que la adopción de la nueva legislación sobre inversiones y el establecimiento de la Dirección de Inversiones de Antigua y Barbuda para abordar todas las nuevas concesiones son medidas tomadas a estos efectos (capítulo III 3) ii)).

8.Gracias a la renegociación de la deuda pública con Italia, la relación entre la deuda pública y el PIB ha disminuido algo aunque sigue siendo alta, en torno al 113,1 por ciento en 2006. Así pues, el pago de la deuda y los efectos de un endeudamiento elevado, junto con los grandes pagos para sueldos y salarios, siguen encontrándose entre los principales retos de la economía de Antigua y Barbuda.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal