Optimización de los criterios y técnicas aplicados a la ordenación y restauración hidrológico-forestal de cuencas hidrográficas, desde sus inicios hasta el presente



Descargar 1.49 Mb.
Página9/18
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño1.49 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18

2.3 INTERPRETACIONES A CERCA DE LA POLITICA

2.3.1 MINISTERIO DEL AMBIENTE

Las políticas ambientales nacionales se han estructurado considerando, de un lado los grandes ámbitos de la gestión ambiental, esto es, la conservación, preservación, recuperación y usos sostenible del capital natural, y la promoción de la calidad ambiental como un factor de mejoramiento de la calidad de vida y de mayor competitividad de los procesos productivos y los servicios; y de otro, los horizontes temporales de corto, mediano y largo plazos, que aseguren intervenciones estratégicas, enfrentando los problemas ambientales de hoy, sin perder de vista objetivos y metas de largo plazo; esto es, construcción de un modelo de desarrollo basado en los principios de sostenibilidad.


Desde su constitución, el Ministerio del Ambiente ha generado varias políticas y estrategias que permiten marcar el rumbo hacia el desarrollo sustentable en el Ecuador. Para ello, ha recogido las experiencias y aportes que en esta materia se han desarrollado con anterioridad, como es el caso de las Políticas Básicas Ambientales del Ecuador, promulgadas mediante Decreto Ejecutivo 1802 en junio de 1994; y el Plan Ambiental Ecuatoriano que fue resultado de un proceso promovido por la Comisión Asesora Ambiental de la Presidencia de la República entre los años 1994 y 1996, pero que no logró institucionalizarse como marco orientador de la gestión ambiental nacional.
Existe una propuesta realizada por el Ministerio del Ambiente al Congreso Nacional para modificar la actual política de manejo de áreas naturales en general, la propuesta realizada se enmarca en temas dirigidos al Manejo Ambiental y desarrollo sustentable, biodiversidad, desarrollo forestal, sendo estas las siguientes:


  1. Estrategia Ambiental para el Desarrollo Sustentable del Ecuador

  2. Política y Estrategia de Biodiversidad

  3. Estrategia para el Desarrollo Forestal Sustentable del Ecuador21


2.3.2 DE LAS POLITICAS DE GESTION AMBIENTAL A NIVEL SECCIONAL Y MUNICIPAL

Las políticas de manejo en el ámbito municipal y provincial han tenido su inicio en la Ley de Modernización y en la Ley de Descentralización del Estado. Pues la Ley determina que las municipalidades de acuerdo a sus posibilidades financieras establecerán unidades de gestión ambiental, y a los consejos provinciales encargarse la A pesar que la base legal faculta a los organismos seccionales su intervención en el manejo ambiental de sus jurisdicciones, todavía no se determina en el ámbito general disposiciones expresas que determinen las atribuciones y competencias de las Municipalidades y Consejos Provinciales.


Actualmente, se lleva un proceso de negociación, entre varios Municipios, Consejos Provinciales y el Ministerio del Ambiente a fin de determinar las competencias que tendrán estos organismos en materia ambiental. Aparentemente, este tipo de proceso dejar ver que la determinación de atribuciones y competencias depende la capacidad institucional de cada gobierno seccional para asumirlas.
Las Municipalidades pueden establecer ordenanzas para el manejo ambiental de espacios naturales y en general espacios territoriales que comprenden su jurisdicción, por ejemplo desde cada Consejo Municipal se puede crear Comisiones, Departamentos o Unidades de Gestión Ambiental, como organismos internos dentro de la administración, pero que tienen intervención externa en todo el cantón. Paralelamente, la administración de estos espacios está dada por un marco reglamentario dado por la Leyes principales como: La Ley de Gestión Ambiente, Ley Forestal y de Conservación de Áreas Naturales y vida Silvestre, la Ley de Modernización y la Ley de Descentralización del Estado.
De hecho las directa o indirectamente ya han estado participando en la gestión del territorio a través de los siguientes instrumentos


  1. Planes reguladores de desarrollo urbano, planes de ordenamiento territorial y determinaciones de uso y ocupación del suelo

  2. Calificación previamente a su ejecución de las obras, públicas, privadas o mixtas y los proyectos de inversión público o privado que pueda causar impactos ambientales a través de la aprobación de Estudios de Impacto Ambiental

  3. Control y saneamiento ambiental

  4. Permiso de funcionamiento de locales, edificación y construcción

  5. Regulaciones de efluentes, emisiones y residuos

  6. Control de las buenas condiciones técnicas, sanitarias e higiénicas

  7. Dotación de servicios públicos como: agua potable y alcantarillado

Actualmente, el desarrollo del sistema político para la legislación ambiental está concentrado en la descentralización de competencias de parte del Estado, específicamente del Ministerio del Ambiente hacia los gobiernos provinciales y cantorales como los Consejo Provinciales y Municipalidades.


Serán esenciales las políticas para apoyar esas nuevas funciones si se desea que los mecanismos innovadores de solución de los conflictos contribuyan al manejo comunitario de los recursos naturales. Las nuevas funciones son facilitadoras, más que directivas. Si bien tal vez todavía se requieran sanciones, los funcionarios gubernamentales tendrán que acostumbrarse a compartir el poder22
Elementos a mejorar y ha considerar dentro del proceso de dinamizar las políticas públicas para el manejo ambiental:


  1. Obtener una mejor coordinación entre instituciones públicas encargadas del manejo ambiental

  2. Establecer un marco político y normativo para ciertos sectores del manejo ambiental entre los cuales se encuentra manejo de cuencas,

  3. Dotar de instrumentos jurídicos, políticos, tecnológicos a gobiernos seccionales, locales para el ejercicio de sus nuevas competencias

  4. Establecer en el ámbito gubernamental y seccional de manera específica un marco de competencias en materia ambiental

  5. Desarrollo de mecanismos de vigilancia, evaluación y control

Es necesario considerar dentro de las políticas de legislación ambiental una lógica dirección hacia los siguientes temas:




  1. Crecimiento de la población y uso de los recursos naturales

  2. Industrialización y conservación de los recursos naturales

  3. Condiciones sociales y económicas de la población

  4. Preservación, conservación y uso de la Tierra como gestión ambiental

  5. Investigación y desarrollo Tecnológico que apoye y vaya en armonía con el comportamiento ambiental

  6. Desarrollo y crecimiento del sector agropecuario con el uso de los recursos

  7. Áreas naturales y protegidas en función del desarrollo poblacional, industrial, tecnológico.

  8. Participación de los sectores sociales en la gestión de los recursos naturales

  9. Equidad, transparencia y comunicación en las políticas y normativas ambientales.

  10. Recuperación integral de áreas naturales

2.3.4 POLITICAS PARA EL MANEJO DE EVENTOS EXTREMOS A NIVEL SECCIONAL

Actualmente, el manejo de eventos extremos, básicamente esta dado por un plan de prevención y mitigación de riesgos ejecutado por los consejos provinciales y que se ha basado en el Programa Regional Andino para la Prevención y Reducción de Riesgos de Desastres (Preandino)-Venezuela y la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres en América Latina y el Caribe.


El programa Preandino y la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres en América Latina surge por los efectos devastadores del Fenómeno de El Niño y cuyo objetivo fundamental es impulsar y apoyar la formulación de políticas nacionales y sectoriales de prevención y mitigación de riesgos y el desarrollo de esquemas y formas de organización institucionales orientadas a incorporar el enfoque de prevención en la planificación del desarrollo.
Básicamente, este plan se encuentra en proceso de implementación proyectando realizar un cambio en las políticas locales hacia la prevención y mitigación de riesgos; incorporando acciones en los planes de desarrollo de las direcciones y unidades de gestión ambiental como ejes transversales tanto en los procesos de planificación como en las políticas a desarrollarse en el ámbito local.
En la provincia del Azuay que es una de las provincias que se esta implementado el plan de prevención y mitigación de riesgos, plantea a través de este instrumento los siguientes temas:


  • Establecer un diagnóstico de los niveles institucionales a fortalecer en esta materia y dar una visión de las acciones que deben ser implementadas en los planos operativos en materia de prevención, mitigación, rehabilitación y reconstrucción;

  • Crear un marco convenio interinstitucional, para conseguir que los programas de prevención y mitigación de riesgos trasciendan los constantes cambios políticos y sean sostenibles en el tiempo, puesto que representan una inversión de gran rentabilidad en términos sociales, económicos y políticos.

  • Brindar información referente a las amenazas, vulnerabilidad y riesgos en los municipios de la provincia del Azuay.

  • Diseño de un sistema de evaluación cuantitativa y cualitativa de iniciativas de prevención y reducción de riesgo, y la construcción de indicadores como el "índice de internalización social de la prevención y manejo de riesgos" (experiencia del Global Report-Preandino).

Y cuyos objetivos son los siguientes:




  • Reducir los riesgos y prevenir los desastres.

  • Diseñar y aplicar estrategias efectivas en casos de emergencias o desastres.

  • Recuperar en forma rápida y sostenible las áreas y poblaciones afectadas.

  • Impulsar la implementación de políticas locales de prevención y mitigación de riesgos con visión de desarrollo, fortalecer la institucionalidad municipal existente, así como institucionalizar la prevención en la provincia del Azuay.



2.3.4 POLITICAS PARA EL MANEJO DE EVENTOS EXTREMOS EN LA CUENCA DEL RIO CHANCHAN

Las evidencias de políticas para el manejo de eventos extremos en la cuenca del río Chanchán, dan cuenta que aún no se incorporan políticas de prevención tanto por instituciones involucradas como en la sociedad en general


Sin embargo, existen algunas instituciones promotoras de planes referentes a la ocurrencia de eventos en la provincia del Chimborazo, las cuales son: La junta Provincial de Seguridad Ciudadana y Defensa Civil de Chimborazo y cuyo campo de acción es la coordinación con otras instituciones nacionales y locales, y la ejecución de planes de ayuda y rescate ante la presencia de eventos extremos en la provincia.
Los principales planes formulados son: El Plan ante la Hipótesis de Recurrencia del Fenómeno El Niño y el Plan de Evacuación ante el Proceso Eruptivo del volcán Tungurahua. El primero está relacionado directamente con la cuenca del río Chanchán y el segundo se relaciona con los cantones ubicados en la zona norte de la provincial por el efecto de las erupciones del volcán Tungurahua, sobre todo en los cantones Penipe, Guano y Riobamba.
Los planes formulados por estas dos instituciones han nacido de la presencia periódica de eventos dentro de la provincia, llegándose hasta el momento a formular planes de contingencia, auxilio, evacuación ante eventos extremos, los mismos que son aplicados durante el evento y luego del evento. La participación institucional dentro de estos planes considera el ámbito de acción de las instituciones involucradas, las cuales se mencionan a continuación:


  • Gobernación de la Provincia de Chimborazo

  • Ministerio de Bienestar Social

  • Ministerio de Obras Públicas

  • Ministerio de Educación

  • Consejo Provincial

  • Municipio de Riobamba

  • Curia Diocesana

  • Cuerpo de Bomberos

  • Policía Nacional

  • Junta Provincial de Defensa Ciudadana

  • Defensa Civil

  • Cruz Roja

  • Fuerzas Armadas a través de la Brigada Blindad Galápagos

  • Hospital del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, y el Hospital Docente


2.3.4.1 Aspectos socio organizativos e institucionales relacionados con aspectos de conservación y manejo de recursos naturales


  1. Es prioritario mecanismos de difusión sobre los procedimientos y posibilidades jurídicas del gobierno local y la sociedad civil, respecto a la planificación de normativas en temas ambientales, así como las obligaciones del poder central en aquellos temas (creación de veedurías, control social)


2.3.4.2 Aspectos de conservación y manejo de recursos naturales y ambiente


  1. La compensación por servicios ambientales, un fondo de agua y sistemas tarifarios focalizados pueden ser una herramienta de gestión de fuentes hídricas, páramos y pantanos. La gestión intervendría en:




  • Sensibilización ciudadana (campañas masivas)

  • Sistemas tarifarios focalizados e innovadores

  • Operación eficiente de sistemas de agua de riego y consumo humano

  • Reducción de espacios agrícolas no sustentables (en pendientes)

  • Mejorar el acceso a agua segura en la población




  1. Los diversos pisos climáticos de la cuenca brindan oportunidades para diversificar la producción agropecuaria, lo cual podría ser apoyado por los técnicos federacionales en toda la cuenca. Esta diversificación debería:




    • Mantener un enfoque de agricultura sustentable para reducir la contaminación por pesticidas en el agua y el suelo

    • Evitar la reducción de caudales (por deforestación o degradación de páramos)

    • Reducir la mecanización en zonas de altas pendientes.



2.3.4.3 Aspectos económicos productivos relaciones con aspectos de conservación y manejo de los recursos naturales de la Cuenca.

La planificación de la producción agropecuaria debe considerar criterios de competitividad (precios y calidad) y no únicamente de demanda de mercados y vocación agro ecológica





D11.3
Marco Político para la Mitigación de las Consecuencias de Eventos Extremos:

Conservación de los recursos Agua y Bosque Caso Chileno

UACH Report

Valdivia, Chile

2005



Resumen Ejecutivo
Este documento revisa de manera sucinta el marco institucional y las políticas públicas vigentes en Chile, que tienen como ámbito de aplicación la gestión integrada de los recursos agua y bosque y que podrían ser relevantes para mitigar las consecuencias de eventos hidrometeorológicos extremos a nivel de cuenca.
Chile, al igual que el resto de Latinoamérica, no está ajeno a la ocurrencia de eventos extremos, aunque la severidad de los mismos y sus consecuencias se estiman de menor escala que en otros países de la Región. En los últimos 20 años, se ha registrado un aumento de eventos meteorológicos extremos en el país, que se han asociado al cambio climático global y al fenómeno de El Niño. Además, la percepción pública revela un agravamiento de los daños que causan los eventos extremos, lo cual podría deberse a la mayor ocupación de terrenos bajos, insuficiente evacuación de aguas lluvias en las ciudades, ausencia de protección de riberas y la creciente impermeabilización que causa el desarrollo de zonas urbanas.
La mayor parte de los eventos extremos se localizan en la zona Centro Sur de Chile, donde coincide la mayor densidad de población y actividad productiva. Con mayor frecuencia son inundaciones, crecidas y salidas de cauce de los ríos, registrándose ocasionalmente deslizamiento de tierras en laderas de montañas. Los principales daños son pérdidas materiales valoradas en decenas de millones de dólares (infraestructura vial, viviendas, cultivos, ganado, bienes personales) y la pérdida de vidas humanas ya sea por efecto inmediato del evento o el posterior aumento de enfermedades asociadas.
La causalidad de la inestabilidad de las cuencas se fija tanto en las condiciones de torrencialidad originadas por la fisiografía del territorio (existen desniveles de más de 5 mil metros de altitud en sólo 200 kilómetros de extensión) como en las alteraciones naturales. Sin embargo, la acción antrópica insostenible reflejada en la deforestación para fines de habilitación agrícola, los incendios forestales, el sobrepastoreo y sobreutilización agrícola, sumado a la presión sobre el bosque para proveer leña y madera, serían los factores que han acelerado los procesos de degradación en las cuencas y por tanto responsables de parte importante de las consecuencias que generan los eventos extremos.

El manejo de cuencas en Chile ha tenido una débil evolución desde los años 70, cuando mediante la ayuda internacional se creó la división de hidrología forestal y corrección de torrentes en el Ministerio de Agricultura. Las primeras acciones se limitaron al diagnóstico de la situación de las cuencas y algunos proyectos específicos de reforestación, obras de protección de cauces y defensas contra inundaciones. En los años 80 se introduce el concepto de manejo integral de cuencas y se intenta, sin mayores resultados, revertir el proceso de mal uso de los recursos naturales a través de la participación de la comunidad local en la ejecución de los proyectos en cuencas críticas.


No existe en Chile una ley única o política específica de gestión territorial para prevenir o mitigar las consecuencias de eventos hidrológicos extremos ni una ley de conservación de suelos y aguas que establezca regulaciones e instrumentos para lograr su aplicación en la gestión integrada de cuencas. No obstante, como resultado de diversas disposiciones legales y reglamentarias sectoriales, y especialmente de la aplicación de instrumentos económicos de fomento se ha logrado incidir directa o indirectamente en la conservación de los recursos naturales a nivel de cuencas hidrográficas. Destacan la Ley de Bases Generales del Medio Ambiente, el Código de Aguas, las normas chilenas sobre calidad del agua para diferentes usos, la Ley de Bosques y Ley de Fomento Forestal, la Ley del Sistema de Áreas Silvestres Protegidas del Estado y los acuerdos internacionales vinculantes, entre otros.
El Estado ha sido promotor del desarrollo de más de 2 millones de hectáreas de plantaciones forestales a través de la bonificación de parte importante de los costos de forestación, lo cual ha significado bajar la presión por la demanda de madera proveniente de los bosques nativos y aportar anualmente más de 3600 millones de dólares en exportaciones de productos forestales. Además, ha mantenido el liderazgo en materia de resguardo de ecosistemas forestales por medio del establecimiento de una red de áreas silvestres protegidas y con disposiciones como la prohibición de la sustitución del bosque nativo, la obligatoriedad de contar con un plan de manejo aprobado para poder intervenir áreas forestales y de reforestar las áreas intervenidas, lo que ha llevado al control de la tasa anual de deforestación del bosque nativo por debajo de 0,09% y al mantenimiento de la masa forestal.
La institucionalidad responsable del control y manejo de los recursos naturales alcanza a la Corporación Nacional Forestal, la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas y Transporte y la Comisión Nacional de Medio Ambiente. Otros organismos del Estado que tienen competencias complementarias son el Servicio Nacional de Turismo, Instituto de Desarrollo Agropecuario y Servicio Agrícola Ganadero.
Además del sector público, le ha correspondido también un papel relevante al sector privado. El sector de las grandes empresas y la Corporación Chilena de la Madera, impulsados por el comercio internacional y las demandas ambientales externas, ha entrado de lleno a la certificación ambiental voluntaria, modificando sus sistemas productivos hacia procesos ambientalmente aceptables, lo que alcanza entre otros a la conservación de los recursos agua y suelo. En el ámbito de la protección de recursos nativos, también es destacable la participación privada, quien hoy suma más de 1,5 millones de hectáreas destinadas a la conservación de ecosistemas naturales.
El resultado del esfuerzo público y privado se puede apreciar en la disminución de la tasa de pérdida y sustitución de bosques nativos, recuperación de suelos degradados, disminución de las pérdidas de suelo por erosión y mejoramiento general de las prácticas de manejo con beneficios ambientales múltiples.
No obstante lo anterior, quedan aún numerosos espacios para trabajar en una mayor integración de las políticas sectoriales como podría ser una ley de ordenamiento territorial, ley de permisos de emisión transables, ley de conservación de suelos y aguas y el mejoramiento de los estándares certificables de manejo forestal, entre otros. Ello facilitaría la interacción de los actores y la mejor planificación del uso de la tierra en el territorio, con el fin de reducir los impactos que producen los eventos extremos. La formulación de proyectos de manejo integrado de cuencas hidrográficas en cuencas críticas y prioritarias, la aplicación de programas de manejo integrado de recursos hídricos, modelos de administración de cuencas, desarrollo de instrumentos de fomento a nivel de cuencas y programas la capacitación permanente de profesionales, igualmente se estiman necesarios para actuar de forma coordinada sobre las causas y efectos de los eventos extremos.23
Percepciones comunes de la relación bosque-agua en Chile
El arrastre de un terraplén por la presión del agua de un torrente costó hace diez años la vida a 27 personas en una localidad del sur de Chile. La comunidad atribuyó como causa el insuficiente mantenimiento e inadecuado diseño de una alcantarilla. Mientras los ingenieros de vialidad descargaban su responsabilidad, señalando como causas la reducción que habría sufrido la cobertura de vegetación en la cuenca y las inusuales precipitaciones ocurridas ese día, lo que habría generado la crecida del estero. La justicia en primera instancia concordó en las causas naturales, mientras la opinión pública cuestionaba el fallo.
No importa cual de los tres argumentos tiene más o menos razón, lo cierto es que la opinión pública, quien ve las precipitaciones constantes en el largo plazo, otorga la responsabilidad de las consecuencias de los eventos extremos más a la acción antrópica insostenible que a causas naturales. En general, acepta que una modificación de la vegetación altera los niveles de intercepción en la cuenca afectando los caudales de la misma. Así, reconoce que la deforestación para fines de habilitación agrícola, los incendios forestales, el sobrepastoreo y sobreutilización agrícola y la presión por consumo de leña y madera, son factores que agravan la respuesta del territorio a los eventos extremos. En esta realidad, las verdaderas causas de muchos de los procesos aparecen iniciados por la pobreza rural.
Por otra parte, de la experiencia ganada en el ámbito de las plantaciones forestales, la opinión pública reconoce el efecto positivo de las plantaciones en el control de la erosión y recuperación de la fertilidad, duda del efecto benéfico como regulador de los caudales de estío y de contribución a las precipitaciones, y está cierta que la intervención del bosque y construcción de caminos son los mayores causantes de la sedimentación en los cauces.
De forma correspondiente, existe la percepción que las políticas de control debieran comprender tanto regulaciones adicionales como instrumentos económicos orientados a evitar la deforestación y sustitución del bosque nativo, fomentar la restauración de la vegetación en la parte alta de las cuencas y bordes de ríos, y mejorar las prácticas de manejo forestal en general.
En el caso de Chile, habiendo logrado el control de la deforestación, los énfasis debieran dirigirse hacia las prácticas de manejo forestal que inciden en la producción de sedimentos y estabilidad de la red hidrológica.
ÍNDICE DE MATERIAS



Resumen Ejecutivo…………………………………………………………………..…...81

Percepciones comunes de la relación bosque-agua en Chile……………………….... 84
I. EVENTOS EXTREMOS: Revisión del caso de chile 1985-2005………………..…88











1.

Introducción

88

2.

Los eventos extremos en Chile

90

3.

Cambios producidos en el clima de Chile en las ultimas décadas

95

3.1

Variación de la temperatura




3.2

Variación en las precipitaciones




4.

Fenómenos del Niño y la Niña y caudales en una cuenca del sur de Chile

101

5.

La erosión y los eventos extremos

105

6.

Referencias

107


II. MARCO POLÍTICO PARA LA MITIGACIÓN DE LAS CONSECUENCIAS DE EVENTOS EXTREMOS: Conservación de los recursos Agua y Bosque Caso Chileno………………………………………………………………………………..…110











1.

INTRODUCCIÓN

110

2.

SECTOR FORESTAL CHILENO

112

2.1

Información general y Estadísticas




3.

MARCO LEGAL

113

3.1

Instituciones Publicas

113

3.1.1

Dirección General de Aguas




3.1.2

Corporación Nacional Forestal




3.1.3

Comisión Nacional Medio Ambiente




3.1.4

Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior




3.2

Legislación aplicable a la interfase bosque agua

116

3.2.1

Medio Ambiente




3.2.2

Recurso agua




3.2.3

Recursos forestales




3.2.4

Recurso suelo




3.2.5

Ordenamiento territorial, sector no urbano

121

3.3

Normas administrativas de CONAF

121

3.4

Acuerdos internacionalesvinculantes

121

4.

ACUERDOS VOLUNTARIOS

122

4.1

Código de Practicas Forestales

122

4.2

Acuerdos de Producción Limpia

123

4.3

Estándares de certificación

123

4.3.1

CERTFOR y sus estándares




4.3.2

Iniciativa ICEFI/FSC: Estandares de manjeo forestal




4.4

Otras Iniciativas de desarrollo sostenible

124

4.4.1

Acuerdo Regional por el Bosque Nativo




4.4.2

Acuerdo por la Conservación de la Cordillera de la Costa




4.5

Otros Manuales y Guías de Conservación

125

4.5.1

Manual de Control de Erosión CONAF/JICA




4.5.2

Guías Grupo Producción Forestal y Medio Ambiente (PRO FORMA)- Universidad Austral de Chile




4.5.3

Guías desarrolladas por las empresas forestales





6.


REFERENCIAS

127



III. CONCLUSIONES

128



Índice de Cuadros


1

Resumen eventos extremos por año y efectos causados

91

2

Numero de eventos por tipo y causalidad

91

3

Eventos extremos acaecidos en Chile en los últimos 20 años

92

4

Tendencia de las precipitaciones estacionales en la Región de Los Lagos

97

5

Intensidad máxima (mm) en 24 hora

100

6

Clasificación usos del suelo Cuenca del Río Valdivia

104

7

Uso actual de Suelo en Chile y erosión potencial

106

8

Superficie Forestal de Chile en miles de ha

112

9

Regulaciones que explicita e implícitamente se refiere al manejo de cuencas hidrográficas

118


Índice de Figuras


1

Regiones de Chile con mayor recurrencia de desastres naturales

90

2

Precipitaciones acumuladas anuales zona centro 1961 -2004

97

3

Precipitaciones acumuladas anuales zona sur 1961-2004

98

4

Precipitaciones acumuladas anuales latitud 41º 28’ 1861 – 2004.

99

5

Precipitaciones Mensuales máximas Puerto Montt 1861 – 2004.

99

6

Vegetación nativa en la Eco región Valdiviana. Imagen izquierda: situación estimada para 1550. Imagen derecha: situación actual obtenida del catastro del bosque nativo para el año 1997.

103

7

Relación del caudal del Río Calle-Calle, sector San Javier con la presencia de los fenómenos del Niño y la Niña

105


Anexos


1

Precipacion acumulada anual 1961-2004 para distintas latitudes

130

2

Caudales extremos (m3/seg) durante los últimos 20 años, medidos en los ríos Calle Calle (sector Balsa San Javier) y San Pedro (sector Desagüe Lago Riñihue)

131

3

Cronología de los eventos del Niño y la Niña desde 1950 hasta el 1997

132

4

Aspectos regulatorios relacionados con los recursos Agua-Bosque)

133

5

Normativa relacionada con el uso y protección del suelo

137

6

Detalle disposiciones administrativas contenidas en los planes de manejo

139

7

Principios y Criterios Certfor relacionados con el recurso Agua y Bosque

141

8

Principios y Criterios FSC relacionados con el recurso Agua y Bosque

143

9

Figura 1. Clasificación de tratamiento enfocados al control de la erosión

144


Apéndice
Relación del recurso agua y otros sectores productivos. Análisis de normativa vigente 145


I. EVENTOS EXTREMOS: Revisión del caso de Chile 1985-2005
1. INTRODUCCIÓN
Latinoamérica en los últimos años ha sido testigo de los devastadores efectos que causan recurrentes eventos meteorológicos extremos, afectando recursos naturales, obras construidas por el hombre y la salud y vida de las personas. En los últimos treinta años se percibe un incremento de la frecuencia e intensidad de huracanes, inundaciones y avalanchas; estas últimas, potenciadas probablemente por el cambio climático, que se manifiesta en un cambio en los patrones e intensidades de las precipitaciones. Las poblaciones de menores recursos, especialmente las ubicadas en zonas ribereñas y los productores de zonas bajas, tienden a ser más vulnerables a estos desastres y las pérdidas sociales y financieras son altas.
Tales procesos afectan no sólo a las obras de infraestructura pública y privada, sino que también generan daños en los bienes y menoscabo en la calidad de vida de las personas, traduciéndose en daños estimados en alrededor de 500 millones de dólares anuales en los países latinoamericanos. En la década del 90, 54% de las víctimas fatales por desastres naturales, correspondieron a las causadas por inundaciones, mientras que el porcentaje de víctimas asociadas a avalanchas fue 3,2%. (35)
Los fenómenos naturales extremos más frecuentes y de mayores consecuencias en América del Sur son las inundaciones y los deslizamientos de tierra, los que tienen su origen en eventos meteorológicos de alta intensidad y de gran duración24. Chile no está ajeno a esta realidad aunque la severidad de los eventos y sus consecuencias se estiman de menor escala que en otros países de la región.
En Chile, los sistemas frontales sucesivos e intensos, que afectan principalmente al centro-sur del territorio pueden desencadenar uno o más de estos procesos hidrometeorológicos, los que dependiendo de las zonas geográficas que afecten, determinan los distintos grados de vulnerabilidad de los asentamientos humanos. A modo de ejemplo, una lluvia de 3 ó 4 milímetros, no provocará problema alguno en Valdivia (40ºLatitud Sur), donde la construcción e infraestructura de la ciudad están diseñadas y adaptadas para soportar intensidades mucho mayores, pero en cambio, provocaría enormes daños y damnificados en Arica (19º S), ciudad que no está acondicionada para un evento de esa magnitud, por la poca frecuencia de tales procesos meteorológicos (34).
La erosión en Chile, también es considerada un evento extremo, CONAMA indica que afecta a 34,5 millones de hectáreas. De ese total el 80,5% corresponde a daño por erosión moderado a grave. Esta erosión produce el arrastre de sedimentos a los ríos, que se embancan y con altas precipitaciones se salen de los cauces. La mayoría de las aguas para consumo humano se extraen de los cursos de agua, por lo que el arrastre de sedimento afecta parámetros de calidad del agua, como la turbidez, pH, aumento de químicos y orgánicos, incidiendo en los costos de potabilización y en la salud de la población. Igualmente, esta mayor sedimentación afecta la eficiencia de canales, estanques y sistemas de riego, embalses de generación y otras obras de infraestructura. También afectan el hábitat de vida silvestre, biodiversidad en el ambiente acuático y ribereño y oportunidades para agua relacionada con recreación.
El objetivo y alcance de este capitulo es revisar información secundaria para identificar y localizar los mayores eventos extremos hidrológicos y climatológicos, acaecidos en Chile durante los últimos 20 años (inundaciones, deslizamientos de tierra, aluviones, erosión, etc.), caracterizar la magnitud de los mismos y los recursos afectados. Igualmente, se analiza las variaciones de la temperatura y precipitaciones de igual periodo, una breve descripción de la recurrencia de los fenómenos El Niño y La Niña y su relación con el aumento de caudales.

2. LOS EVENTOS EXTREMOS EN CHILE Y SUS EFECTOS
En Chile, en los últimos años, se ha registrado un aumento de fenómenos meteorológicos extremos en el país, que se han asociado al cambio climático mundial. Estos cruzan todo el país desde el extremo norte al sur, aunque la mayor frecuencia se concentra en la zona centro sur. En la Figura 1, se muestra el país con las principales zonas donde se presentan eventos extremos.


Figura 1. Regiones de Chile con mayor recurrencia de desastres naturales
Aunque las precipitaciones de lluvia en Chile no son tan intensas como las tormentas tropicales (menos de 150 a 200 mm/día), provocan frecuentes crecidas e inundaciones periódicamente. Estas precipitaciones sufren cada cierto número de años, un incremento en su intensidad como consecuencia de la presencia del fenómeno de El Niño (2), (19). Los cuadros 1 y 2, resumen los eventos más relevantes ocurridos los últimos 20 años, mientras el cuadro 3 presenta el detalle de localización del evento, las fechas, los principales daños y las causas.
Debido a la mayor densidad de población y mayor industrialización, la mayor parte de los eventos extremos registrados con consecuencias sobre la población se producen entre la V y X regiones de Chile (32º 02’ y 44º 04’ latitud sur).
Los eventos que se producen con mayor frecuencia son inundaciones, crecidas y salidas de cauce de los ríos, registrándose además deslizamientos de tierra en laderas de cerros, todo producto de intensas y prolongadas lluvias que saturan los suelos y aumentan los caudales de los ríos. Durante los años 1985 a 1999 se registró aproximadamente 1 evento extremo cada 2 años, mientras a partir del año 2000 se suceden hasta tres eventos de importancia anualmente con consecuencias de pérdida de vidas humanas. Los daños económicos son raramente estimados y cuando se hace generalmente ignoran el impacto sobre el territorio. Todos tienen por causa principal las lluvias torrenciales con consecuencias de inundación en 68% de los casos.
Cuadro 1

Resumen de eventos por año y efectos causados




Año

Número de Eventos

Evacuados


Muertos

Superficie Afectada (km2)

Daños (millones de USD)

1986

2

62000

48

55920

-

1987

1

90000

47

36280

-

1989

1

s.i.

21

-

-

1990

1

2500

0

-

-

1991

1

30000

120

-

6.0

1993

1

1225

21

1200

12.5

1995

1

s.i.

27

-

-

1997

2

51000

30

-

0.2

2000

3

142421

15

-

30.0

2001

3

26809

4

-

8.9

2002

3

73000

14

229080

31.7

2004

1

9000

3

4600

-

2005

2

32

10

-

-

Fuentes: EM-DAT: The OFDA/CRED International Disaster Database. www.em-dat.net

Université Catholique de Louvain - Brussels – Belgium. Estadísticas del medio ambiente INE 1998 - 2002

Cuadro 2

Número de eventos por tipo y causalidad




Nº eventos

Tipo

%

Causa

15

Inundación

68,2

Lluvias torrenciales

5

Deslizamientos de tierra

22,7

Lluvias torrenciales

2

Avalanchas

9,1

Lluvias torrenciales

Fuentes: EM-DAT: The OFDA/CRED International Disaster Database. www.em-dat.net

Université Catholique de Louvain - Brussels – Belgium. Estadísticas del medio ambiente INE 1998 - 2002

Por otra parte, la percepción pública es que en los últimos años se aprecia un agravamiento los daños que causan las inundaciones, lo cual podría ser debido a la mayor ocupación de terrenos bajos, insuficiente desarrollo de infraestructura de evacuación de lluvias, ausencia de protección de riberas, y la creciente impermeabilización que causa el desarrollo de zonas urbanas. No menos importante, es la crítica a la ausencia de políticas e insuficiente planificación de prevención ante estos sucesos.
El evento más dramático que se recuerda en la última década corresponde a una avalancha ocurrida en el año 2001 en la ciudad de Antofagasta, ocasión donde 5 millones de toneladas de fango barrieron un sector de la ciudad causando la pérdida de 120 vidas.

Cuadro 3


Eventos extremos acaecidos en Chile en los últimos 20 años

Año

Localidad

Comienzo
(mm/dd/yy)

Duración
(días)

Muertos

Evacuados

Daño
(USD)

Región afectada
(km2)

Notas y comentarios

1986

Chile Central, Santiago, Curicó; zonas rurales de Talca a Rengo, VI y VII regiones. Río Mapocho

06/15/86

4

40

45.000

 

27.960

Precipitaciones en Chile central fueron un 76% mayor que un año normal. CAUSA: Grandes lluvias. En Santiago llovieron 40,1 mm en 24 horas, mientras que en Curicó 95 mm en el mismo período.

 

Valparaíso, San Antonio, Santiago, Concepción

05/27/86

3

8

17.000

 

27.960

En Valparaíso, un dique estalló y una avalancha de lodo y fango corrió por las laderas de los cerros ingresando a negocios. Los ríos desbordaron sus cauces, cortando muchos caminos rurales en la zona central. CAUSA: Lluvias torrenciales causaron una inundaciones y avalanchas por explosión de una presa

1987

Santiago, ríos Mapocho y Aconcagua en La Calera.

07/12/87

7

47

90.000

 

36.280

19 personas murieron en 4 días de lluvias torrenciales. 8 personas desaparecidas y 50 hospitalizadas. En Santiago precipitaron 89 mm en 24 horas.

1989

Curanilahue

07/29/1989




21










Intensidad: 60 mm en 24 horas.

1990

Punta Arenas

03/05/1990







2500







Intensidad: 37 mm en 24 horas.

1991

Antofagasta

06/18/1991

1

120

30. 000

6.000.000




Avalanchas: 5 millones de toneladas de fango barrieron la ciudad

1993

Zona sur de Santiago. Desborde canal Las Perdices y San Carlos

05/03/93

1

21

1.225

12.500.000

1.200

Causa principal: lluvias torrenciales. Intensidad en Santiago: 81 mm en 24 horas

1995

Puerto Varas, Ensenada “Estero Minte”

05/08/1995




27










Ese mes llovieron 209 mm sobre Puerto Montt

1997

Atacama, Valparaíso y San Antonio. Región Metropolitana. Altiplanicie entre Santiago y Mendoza(Argentina), IX Región

06/10/97

20

20

51.000

182.400




Causa principal: lluvias torrenciales

Causa secundaria : deslizamientos de tierra

Intensidad: 140 mm en 24 horas en V región, 155 mm en VI región y 200 mm en VII región en el mismo período.



Año

Localidad

Comienzo
(mm/dd/yy)

Duración
(días)

Muertos

Evacuados

Daño
(USD)

Región afectada
(km2)

Notas y comentarios




Zona Norte

08/15/97

5

10










Causa principal: lluvias torrenciales.

Intensidad en Antofagasta 4,3 mm en 24 horas.



2000

Valdivia, Llanquihue, Osorno; Ríos: Leufucade. Santiago, Valparaíso, Viña del Mar, Talca, Rancagua.

06/05/00

12

 15

41.000

 30.000.000




Inundación en el sur de Chile comenzó el 06/01/00. Después de 2 semanas en la región sur, la lluvia se movió hacia la zona central de Chile. Los evacuados corresponden al área cercana a Valdivia, el río Leufucade se salió de cauce inundando la carretera panamericana. "Las peores lluvias en 20 años" Río Calle Calle presenta caudal de 1417 m3/seg




Regiones III, IV, V, VI, VII, VIII, X y XI

Junio 2000

20




101.421







Precipitaciones de 149 mm en Concepción, 214 mm en Temuco, 374 mm en Valdivia, 144 mm en Santiago (casi la mitad de lo que llueve en 1 año), 33 mm en IV región, 104 mm en V región, 102 mm VII región.




Desde la III a XI regiones

Julio 2000

7













Se registraron aumentos de caudales en todos los ríos desde la V a VIII regiones.




General Lagos, Comunas de Putre Camarones, Huara (provincia de Arica y Parinacota )

Feb 2001







2.245


8.900.000




Arica presentó intensidades de 0,1 mm en 24 horas

2001

Desde la V a XI regiones

May 2001

7




24.564







En Santiago el 15 de mayo llovieron 19 mm, significando esto un superávit de 40% respecto a lluvias en un año normal.




VIII a XI Regiones

Julio 2001

15

4










Río Calle Calle tiene caudal medio mensual de 1560,04 m3/seg, mientras que San Pedro tiene 1032 m3/seg

2002

Centro y sur de Chile. Regiones III, IV, V, VI, Santiago y Municipalidades de Lampa, Pudahuel, Talagante, Maipú.

05/24/02

13

9

50.000

31.700.000

166.900

Cerca de 250 mm de lluvia cayeron entre el sábado y el lunes en Santiago, se inundaron numerosas calles, dañando viviendas y cortándose el suministro eléctrico de 90,000 hogares.




Áreas rurales en el sur

10/12/02

22

3

15.000

 

 

CAUSA: lluvias torrenciales.




Año

Localidad

Comienzo
(mm/dd/yy)

Duración
(días)

Muertos

Evacuados

Daño
(USD)

Región afectada
(km2)

Notas y comentarios

2002 

VIII región: Hualqui, Ralco, Collao, Tome, Penco, San Pedro de la Paz y Concepción. Ríos: Andalien, Bío Bío, Nonguen, Itata. VII región:Claro, Ríos Teno y Lontue. Villa Alegre, Molina. VI región: Río Tinguiririca. Sierras de Bellavista, San Fernando-Pichilemu, Apalta, Puquillay, Leonera. Valparaíso

08/24/02

6

2

8.000

 

62.180

Ríos Andalién y Bío Bío desbordaron sus cauces y dañaron hogares de la ciudad de Concepción y el pueblo cercano de Hualqui. Los niveles de agua fueron medidos en el área superando el metro de profundidad. CAUSA: lluvias torrenciales.

2004

Provincia de Valdivia. Ríos Calle Calle y San Pedro

06/30/2004

 

3

9.000

 

4.600

Tormentas en la provincia de Valdivia. Los ríos Calle Calle (caudal de 1462 m3/seg) y San Pedro (1120 m3/seg) se desbordan inundando grandes áreas CAUSA: lluvias torrenciales.

2005

VIII a X Región.

05/2005

25

5

7.000

 

 

 Panguipulli y Lonquimay aislados por nieve. Valdivia socavones camino a Huellelhue. Camino Niebla- los Molinos y Corral – Chaihuín con derrumbes, Pasos cordilleranos cerrados. CAUSA: lluvias torrenciales

Durante mayo, sólo en Valdivia han caído 700 mm, más del doble de un año normal. Entre el 28 y 29 de mayo cayeron 102,1 mm lo que provocó el desborde del río San Pedro, e inundación en los sectores de Antilhue, Pishuinco y Huellelhue.






V a IX Regiones

06/25/2005

7

5

26.000







En Concepción las lluvias alcanzaron una intensidad de 162,4 mm en 24 horas. En Santiago, la intensidad fue de 51 mm en el mismo período, anegándose la comuna de Estación Central. Cautín y Malleco con superávit de precipitaciones del 50%. Deslizamientos de tierra en cerro La Pólvora (Concepción), Chiguayante y Talcahuano destruyen casas y causan la muerte de 5 personas

Fuentes: EM-DAT: The OFDA/CRED International Disaster Database. www.em-dat.net - Université Catholique de Louvain - Brussels – Belgium

Estadísticas del medio ambiente INE 1998 - 2002

Tanto la precipitación total anual como la intensidad de las lluvias/día varían de forma importante de norte a sur y de este a oeste. El hecho que en la zona norte de Chile presente inundaciones, destrucción de viviendas, avalanchas por lluvias donde las precipitaciones no superan los 10 o 20 mm anuales, se debe principalmente a la naturaleza del material constitutivo de los cerros y a la inadecuada infraestructura existente en la zona.
En la gran mayoría de los casos, los mismos lugares tienden a inundarse año tras año, mientras que los fenómenos nuevos que se producen, se deben principalmente a modificaciones del entorno producidas por el hombre. Modificaciones tales como construcciones de caminos, labranza inadecuada, avance urbano, etc. Los principales daños registrados son pérdidas materiales (infraestructura vial, viviendas, cultivos, ganado, bienes personales, pérdida de calidad de tierras de cultivo), que significan perdidas de cientos de millones de dólares al año. Muchas veces se registran también pérdidas de vidas humanas ya sea por efecto inmediato del evento o el posterior aumento de enfermedades asociadas a éste.
En la zona central, la intensidad de las precipitaciones raramente supera los 200 mm/diarios, registrándose habitualmente valores que oscilan entre los 50 y 100 mm en 24 horas. Los mayores problemas se derivan de la alta densidad poblacional, inadecuada infraestructura de las ciudades para superar dichos eventos, la erosión de cerros y zonas agrícolas, que producen arrastre de sedimentos a los ríos luego de las precipitaciones, embancamiento de sus cauces y posterior desborde de éstos. En la zona sur, las precipitaciones anuales exceden habitualmente los 2000 mm, mientras en zonas cordilleranas superan ampliamente los 4000 mm anuales.



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal