Optimización de los criterios y técnicas aplicados a la ordenación y restauración hidrológico-forestal de cuencas hidrográficas, desde sus inicios hasta el presente



Descargar 1.49 Mb.
Página13/18
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño1.49 Mb.
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18

6. REFERENCIAS



(1) HOYOIS, PH; GUHA – SALIR, D. Disasters caused by flood: Preliminary data for a 30 year assessment of their occurrence and human impact. International workshop organised by the Tyndall Centre for Climate Change Research University of East Anglia, Norwich. 18th to 20th July 2004
(2) DIRECCIÓN METEOROLÓGICA DE CHILE. http://www.meteochile.cl. Revisada por última vez 24 de junio de 2005.
(3) CASASSA, G., 1995. Glacier inventory in Chile: current status and recent glacier variations. Annals of Glaciology, 21, 317-322.
(4) ROJAS, C. 2002. Zonificación y evaluación de áreas de amenaza de inundación en la ciudad de Valdivia. Universidad Austral de Chile. Escuela de Graduados. 246 p.
(5) CORPORACIÓN NACIONAL FORESTAL. 1974. Proyecto de corrección de Torrentes de Cerro Divisadero. Coyhaique. XI Región. Aysén. Proyecto CHI 527 PNUC – FAO – CONAF. 82 p.
(6) IROUMÉ, A. Y GAYOSO, J. 1991. Evaluación de obras y sistemas de corrección de torrentes del cerro Divisadero, Coyhaique, Chile. Bosque 12 (1): 27 – 35.
(7) VERA, G. 1992. Informe Gestión 1993 Complementado Proyecto Construcción y Mejoramiento de obras de torrentes en Cerro Divisadero. Ministerio de Agricultura, CONAF. Coyhaique, Chile. 21 p.
(8) CASASSA, G., A. RIVERA & J. CARRASCO, 2000b. Glacier variations in the Southern Patagonia Icefield and their Relation with Climate. En: Sixth International Conference on Southern Hemisphere Meteorology and Oceanography, 312-313.
(9) RIVERA, A., G. CASASSA, C. ACUÑA & H. LANGE, 2000a. Variaciones recientes de glaciares en Chile. Revista de Investigaciones Geográficas, 34, 29-60.
(10) RIVERA, A., C. ACUÑA, G. CASASSA & F. BOWN, 2002. Use of remotely sensed and field data to estimate the contribution of Chilean glaciers to eustatic sea-level rise. Annals of Glaciology, 34, 367-372.
(11) ROSENBLÜTH, B., H. FUENZALIDA & P. ACEITUNO, 1997. Recent temperature variations in southern South America. International Journal of Climatology 17, 67-85.
(12) ACEITUNO, P., H. FUENZALIDA & B. ROSENBLÜTH, 1993. Climate along the extratropical west coast of South America. En: Earth System Responses to Global Change: Contrasts between North and South America. Academic Press, pp 61-69.
(13) IPCC, 2001. Climate Change 2001: The Scientific Basis. Contribution of Working Group I to theThird Assesment Report of the Intergovernmental panel on Climate Change. En: Houlton, J, Y. Ding, D. Griggs, M. Noguer, P. Van der Linden, X. Dai, K. Maskell & C. Johnson (Eds.). Cambridge University press, Cambridge, UK and New York, NY, USA, 881 p.
(14) MONTECINOS, A., 1998. Pronóstico estacional de la precipitación en Chile Central. Tesis de Magíster, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Universidad de Chile, Santiago, 116 p.
(15) MONTECINOS, A. & P. ACEITUNO, 2003. Seasonality of the ENSO-Related Rainfall Variability in Central Chile and Associated Circulation Anomalies. Journal of Climate, 16(2), 281-296.
(16) SALAZAR, M. 1998. Aporte y Velocidad de Descomposición de la Hojarasca en Bosque de Lenga (Nothofaus pumilio (Poepp. et Endl) Krasser), Antillanca, 40ºS. Universidad Austral de Chile. Tesis de Grado. Valdivia. 93 p.
(17) VEGA G, GUILLERMO. STOLZ E, WERNER. El fenómeno de " el Niño", su impacto en la economía de Costa Rica. Folleto informativo Ministerio del Ambiente y Energía. Instituto Meteorológico Nacional. Departamento de Pronósticos. San José, Costa Rica. 1997. 6 p.
(18) TRENBERTH, K., 1997. The definition of El Niño. Bulletin of the American Meteorological Society, 78, 2771-2777.
(19) GARREAUD, R., 1993. Comportamiento atmosférico asociado a grandes crecidas hidrológicas en Chile central. Tesis de Magíster, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Universidad de Chile, Santiago, 133 p.
(20) PIZARRO, R.; SANGÜESA, C.; FLORES, J.; MARTÍNEZ, E. 2005a. Elementos de Ingeniería Hidrológica para el Mejoramiento de la Productividad Silvícola. Proyecto FDI – CORFO: Determinación de estándares y Aprovechamiento de Aguas y Suelos, para la Mantención e Incremento de la Productividad Silvícola. Talca, Chile. 177 p.
(21) MINTEGUI, J.;DE SIMÓN, E.; GARCÍA, J.; ROBREDO, J. 1993. La Restauración hidrológico forestal, en cuencas hidrográficas de la vertiente mediterránea. Informaciones técnicas. Junta de Andalucía. España. 325 p.
(22) FAO, 1994. Suelos y aguas 1. Erosión de Suelos en América Latina. Proyecto: Apoyo para una agricultura sostenible mediante conservación y rehabilitación de tierras en América Latina. Santiago, Chile. 219 p.
(23) SUÁREZ, F. 1980. Conservación de suelos. Instituto Interamericano de Ciencias Agrícolas. San José, Costa Rica. Editorial IICA. 3ª edición.
(24) GARCÍA, J. 1999. La erosión hídrica: Mecanismos y modelos. Curso: evaluación y control de la erosión. España. 49 p.
(25) COMISIÓN NACIONAL DE MEDIO AMBIENTE. 2005. http://www.conama.cl. Página revisada por última vez 11 de julio de 2005.
(26) BRUIJNZEEL, L.A. 1990. Hydrology of moist tropical forests and effects of conversion: A state-of-knowledge review. Paris: UNESCO International Hydrological Programme.
(27) BRUIJNZEEL, L.A. & BREMMER, C.N. 1989. Highland-lowland interactions in the Ganges-Brahmaputra river basin: A review of published literature. ICIMOD Occasional Paper, Nº11.
(28) BOLETÍN DE TIERRAS Y AGUAS DE LA FAO 9. Relaciones tierra-agua en cuencas hidrográficas rurales. Actas del taller electrónico organizado por la Dirección de Fomento de Tierras y Aguas de la FAO. 18 de septiembre-27 de octubre de 2000.
(29) INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA. Estadísticas del Medio Ambiente 1998 – 2002.
(30) PIZARRO, R.; SANGÜESA, C.; FLORES, J.; MARTÍNEZ, E.; PONCE, M. 2005b. Revisión y Análisis de Prácticas Tradicionales de Conservación de Aguas y Suelos en Zonas Áridas y Semiáridas de Chile Central. Proyecto FDI – CORFO: Determinación de estándares y Aprovechamiento de Aguas y Suelos, para la Mantención e Incremento de la Productividad Silvícola. Talca, Chile. 111 p.
(31) KIERCH, B. 2001. Land use impacts on water resources: a literature review. Discussion Paper Nº1. Land-water linkages in rural watersheds. Electronic Workshop. Food and Agriculture Organization of the United Nations, Rome.

(32) ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. Guidelines for drinking – water quality. Volume 1. Recommendations. 3º Edition. WORLD HEALTH ORGANIZATION.2004. Geneva. 500 p.
(33) CORMA. 2005. http://www.corma.cl. Página revisada por última vez 13 de julio de 2005.
(34) ONEMI. 2005. http://www.onemi.cl. Página revisada por última vez 19 de Diciembre de 2005.
(35) Global Water Partnership. 2001. Confluencias, construyendo alianzas estratégicas en Sudamérica. Chile, GWP. 4 p.
(36) Rutllant, J.; H. Fuenzalida. 1991. Synoptic aspects of the central Chile rainfall variability associated with the Southern Oscillation. International Journal of Climatology (England) 11: 63 – 76
(37) Lopez B.; P. Aceituno. 2000. Circulation anomalies during winter wet and dry periods in central Chile as determined by ECMWF Analysis. En: Sixth International Conference on Southern Hemisphere Meteorology and Oceanography. Santiago. Chile, AMS. 276 – 277
(38) Montecinos, A.; Garreaud, R.; P. Aceituno. 2000. Interdecadal rainfall variability in subtropical South America and its relationship with tropical Pacific SST. En: Sixth International Conference on Southern Hemisphere Meteorology and Oceanography. Santiago. Chile, AMS. 67 – 68
(39) CIIFEN. 2005. http://www.ciifen-int.org. Página revisada por última vez 19 de Diciembre de 2005.
(40) Schwember, H.; Cerda, C.; J. Egaña. 1996. Cuenca del Río Valdivia, Algunos aportes para su conocimiento. Chile, SINERGOS. 177 p.



(41) DGA. 2004. Diagnostico y clasificación de los cursos y cuerpos de agua según objetivos de calidad, Cuenca del Río la Minas. Chile. 76 p
(42) DGA. 2004. Diagnostico y clasificación de los cursos y cuerpos de agua según objetivos de calidad, Cuenca del Río Andalién. Chile. 66 p
(43) DGA. 2004. Diagnostico y clasificación de los cursos y cuerpos de agua según objetivos de calidad, Cuenca del Río Valdivia. Chile. 129 p


II. MARCO POLÍTICO PARA LA MITIGACIÓN DE LAS CONSECUENCIAS DE EVENTOS EXTREMOS: Conservación de los recursos Agua y Bosque Caso Chileno


  1. INTRODUCCIÓN

En Chile, las inundaciones, crecidas y deslizamientos de tierras, aunque frecuentes en la época invernal, carecen de un tratamiento especial en la legislación y menos de una acción vinculante con políticas forestales o de planificación territorial. Tal vez por falta de claridad en la causalidad, las medidas se circunscriben a la construcción de defensas fluviales y la disposición de procedimientos de reacción para mitigar los impactos de eventos extremos, sin comprender una solución integral. Gran parte de las inundaciones en ciudades son atribuibles a errores en la planificación de las mismas e inadecuadas canalizaciones de las aguas de lluvia.


Aún cuando el país cuenta con una ley de protección a los suelos, aguas y bosques desde el año 1931, y algunas otras normativas sectoriales, no es sino hasta la última década que la temática de protección medioambiental adquiere relevancia operativa y una mirada ecosistémica. No obstante el negativo impacto económico y social que generan las crecidas, la legislación y normas voluntarias se refieren casi exclusivamente a acciones para prevenir la pérdida de suelos y sedimentación en cauces.
Los conflictos entre usuarios del agua han sido menores y ocurren esencialmente por el aumento de la demanda y la disminución de caudales de aguas superficiales en periodos de sequía (La Niña). Si bien el conflicto más común es entre el desarrollo hidroeléctrico y el riego para la agricultura, también existe inquietud respecto a la capacidad de dilución de riles provenientes de procesos industriales y otros usos relacionados con la vida acuática, vida silvestre, la recreación y el suministro de agua. Otro conflicto que puede ser mencionado es el que ocurre entre ciertas comunidades indígenas y empresas de plantaciones forestales por la disminución de los caudales de verano.
Por otra parte, el país muestra en los últimos años estabilidad en la cobertura vegetacional. Actualmente la deforestación del bosque nativo está bajo control y ocurren sólo cambios menores debidos a la habilitación agrícola u otras actividades en pequeñas propiedades, lo que se traduce en una tasa de sustitución/reducción del bosque nativo de 0,09%/año. Por el contrario hoy existe más preocupación por la reconversión de tierras de pastoreo y agricultura de subsistencia a plantaciones forestales. Aunque se prevé que la superficie de plantaciones podría duplicarse en veinte años utilizando terrenos ociosos en manos de pequeños y medianos propietarios, esto no amenaza al bosque nativo debido a la disponibilidad de tierras en el llano central y a la prohibición de sustitución del mismo.
En esta perspectiva, las políticas de integración bosque y agua tienen mayor focalización hacia mejorar la calidad de las prácticas que se desarrollan por los actores productivos para asegurar la conservación de la calidad del agua. Por lo mismo, considerando la mayoritaria participación del sector plantaciones en la producción forestal y la concentración del negocio en las grandes empresas forestales, el éxito de planes de mejores prácticas y desarrollo de normativas conducentes a aminorar o evitar los retornos ambientales, a escala de cuenca, involucra el comportamiento ambiental de este importante segmento productivo28. Grandes y extensas operaciones son frecuentemente asociadas con un incremento de la erosión, deterioro de las propiedades físicas e hidrológicas del suelo, cambios en la calidad del agua y del balance hídrico entre otras.
El presente capitulo revisa de manera sucinta la legislación actual e iniciativas aplicables a la conservación de los recursos agua y bosque en Chile. Un primer capítulo describe en cifras el sector forestal chileno y el siguiente identifica el marco institucional, los principales cuerpos legales y normativas aplicables a la gestión de los recursos bosque y agua. Se complementa con las iniciativas privadas y acuerdos voluntarios de competencia ambiental, que dan marco a la aplicación de mejores prácticas de manejo. Finalmente se enuncian ciertas carencias, especialmente en lo relacionado con el manejo de bosques y la ocurrencia de eventos hidrológicos extremos, para el caso de Chile. El análisis comprende a los tres actores internos relevantes, el sector público, el sector empresarial privado y algunas organizaciones ambientalistas.


  1. EL SECTOR FORESTAL CHILENO




    1. Información general y estadísticas

El sector forestal chileno se reconoce esencialmente por un sector exportador basado en plantaciones intensivas de especies de alta productividad y altos retornos financieros. Las plantaciones forestales en Chile, han tenido un incremento sostenido en las últimas tres décadas, sobrepasando las 2,1 millones de hectáreas plantadas, lo cual ha promovido el desarrollo de la industria forestal que alcanzó, el año 2005, los 3600 millones de dólares en exportaciones de productos forestales (3,5% PIB), la generación de 123000 empleos directos y 250000 indirectos. El 96% del valor de lo que se produce proviene de plantaciones de pino radiata y eucaliptos, 80% destinado al mercado externo en la forma de más de 500 productos diferentes29. Igualmente destacable es el progresivo avance en materia de certificación ambiental ISO 14001, FSC y la creación de un sello propio homologado por el PEFC30. Más del 60% de las plantaciones cuentan con certificación de manejo forestal y un tercio de la producción forestal ha obtenido la certificación de cadena de custodia.


No obstante existir al menos 5 millones de hectáreas de bosques nativos con potencial productivo, la actividad se puede calificar de marginal, ya que los productos de este bosque representan sólo el 4% del valor de la producción forestal nacional, aunque se estima provee además 7 millones de metros cúbicos anuales para consumo como leña. Parte importante del bosque nativo se encuentra bajo protección, tanto bajo la administración del Estado como en manos privadas31. La superficie forestal en Chile alcanza los 15,6 millones de hectáreas (25% de la superficie continental de Chile), 87% del cual está cubierto por bosque nativo y el restante 13% por plantaciones forestales principalmente de especies exóticas. Cerca de un tercio de los bosques nativos está legalmente protegido por el Sistema de Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), Cuadro 8.
Cuadro 8.

Superficie Forestal de Chile en miles de ha




Tipo Bosque

Bosque Comercial

Bosque protección fuera

SNASPE


Bosque dentro áreas SNASPE

Superficie

Total


Bosque Nativo

5.200

4.300

3.900

13.400

Plantaciones y Bosques Mixtos

2.170




30

2.200

Total

7.370

4.300

3.930

15.600

(INFOR, 2005)

3. MARCO LEGAL
Chile, no escapa a la creciente preocupación internacional por el deterioro del ambiente derivado de la utilización cada vez más extensa de los recursos naturales y al incremento de los diferentes retornos ambientales, entre los cuales cuenta el cambio climático y potencialmente los eventos hidrológicos extremos. Las actividades humanas ejercen presiones en el medio ambiente que se traducen en cambios en la calidad y cantidad de los recursos y servicios ambientales que proveen los ecosistemas y la sociedad responde desarrollando e implementando políticas públicas, instrumentos económicos y acciones voluntarias tendientes a aminorar los impactos negativos.

Numerosas leyes, reglamentos, decretos con fuerza de ley, normas y disposiciones administrativas configuran un complejo marco legal que regula el uso y manejo de los recursos naturales. No menos importante son los estándares de certificación ambiental y procedimientos a los que el sector privado se ha sometido voluntariamente. Cumplimiento que es certificado y acreditado por entidades independientes, es el caso de las normas ISO 14000, estándares del FSC y CERTFOR.


En los párrafos siguientes se describe el rol de las instituciones públicas más directamente relacionadas y se listan las principales normativas sectoriales relacionadas con los recursos agua y bosque.



    1. Institucionalidad Pública

Las diferentes regulaciones emanadas desde leyes, reglamentos, normas, disposiciones administrativas y resoluciones, alcanzan vigor y aplicabilidad a través de la institucionalidad pública. Para el caso de los recursos agua y bosque, adquieren relevancia la Corporación Nacional Forestal (CONAF), la Dirección General de Aguas del Ministerio de Obras Públicas y Transporte (DGA/MOPT) y la Comisión nacional de medio Ambiente (CONAMA). Otros organismos del Estado que tienen competencias complementarias son el Servicio Nacional de Turismo (SERNATUR), Instituto de Desarrollo Agropecuario (INDAP) y Servicio Agrícola Ganadero (SAG).

3.1.1 Dirección General de Aguas (DGA)
La Dirección General de Aguas es un Servicio del Estado dependiente del Ministerio de Obras Públicas, creado por Ley N° 16.640 de 1967, encargado de planificar el desarrollo del recurso en las fuentes naturales de agua del país, en función de su uso racional, para lo cual debe investigar y medir los recursos hídricos; ejercer la labor de policía y vigilancia de las aguas en los cauces naturales de uso público y supervisar el funcionamiento de las organizaciones de usuarios; generar bases de datos necesarias y orientar su utilización en función de los intereses superiores de la Nación.
Sus funciones contemplan:


  • Planificar el desarrollo del recurso hídrico en las fuentes naturales, con el fin de formular recomendaciones para su aprovechamiento

  • Constituir derechos de aprovechamiento de aguas.

  • Investigar y medir el recurso.

  • Mantener y operar el servicio hidrométrico nacional, proporcionar y publicar la información correspondiente

  • Propender a la coordinación de los programas de investigación que corresponda a las entidades del sector público, así como de las privadas que realicen esos trabajos con financiamiento parcial del Estado.

  • Ejercer la labor de policía y vigilancia de las aguas en los cauces naturales de uso público e impedir que en éstos se construyan, modifiquen o destruyan obras sin la autorización del Servicio o autoridad a quien corresponda aprobar su construcción o autorizar su demolición o modificación.

  • Supervisar el funcionamiento de las Juntas de Vigilancia, de acuerdo con lo dispuesto en el Código de Aguas

3.1.2 Corporación Nacional Forestal (CONAF)


CONAF es una entidad de derecho privado dependiente del Ministerio de Agricultura, cuya principal tarea es administrar la política forestal de Chile y fomentar el desarrollo productivo del sector. Esto se traduce en labores de protección, fiscalización y control con el objeto de contribuir a la conservación, incremento manejo y aprovechamiento de los recursos forestales del país. Sus actuales líneas de acción se centran en:


  • Lograr que campesinos y propietarios agrícolas vean la actividad forestal como una opción productiva rentable, a objeto de optimizar la comercialización e industrialización de máximo valor agregado para el sector forestal.

  • Recuperar y proteger el patrimonio natural de Chile, minimizando el deterioro de los ecosistemas forestales.

CONAF asume los siguientes objetivos estratégicos para su gestión:




  • Contribuir al incremento y uso sostenible de los recursos forestales.

  • Conservar ecosistemas naturales representativos de la diversidad biológica de Chile.

  • Contribuir preferentemente a mejorar la calidad de vida de la población rural mediante acciones forestales

  • Proteger los ecosistemas forestales de la acción de agentes dañinos

3.1.3 Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA)


La Comisión Nacional del Medio Ambiente es la institución del Estado que tiene como misión promover la sustentabilidad ambiental del proceso de desarrollo y coordinar las acciones derivadas de las políticas y estrategias definidas por el gobierno en materia ambiental.

En el año 2004, CONAMA oficializó una guía para el Establecimiento de las Normas Secundarias de Calidad Ambiental para Aguas Continentales Superficiales y Marinas. La Guía tiene por finalidad orientar y servir de base técnica para la elaboración y homogeneización de las Normas Secundarias de Calidad de Aguas del País. Los contenidos de la Guía corresponden a: propuestas de criterios, definiciones, clases de calidad, valores, parámetros, metodologías y gestión de programas de vigilancia, entre otros aspectos.

Sus funciones contemplan:



  • Proponer al Presidente de la República las políticas ambientales del Gobierno.

  • Informar al Presidente sobre el cumplimiento y aplicación de la legislación vigente en materia ambiental.

  • Actuar como órgano de consulta, análisis, comunicación y coordinación en materias relacionadas con el medio ambiente.

  • Mantener un sistema nacional de información ambiental, desglosada regionalmente, de carácter público.

  • Administrar el SEIA a nivel nacional, coordinar el proceso de generación de normas de calidad ambiental y determinar los programas para su cumplimiento.

  • Colaborar con las autoridades competentes en la preparación, aprobación y desarrollo de programas de educación ambiental orientados a crear una conciencia nacional sobre la protección al medio ambiente, preservación de la naturaleza y conservación del patrimonio ambiental, y a promover la participación ciudadana en estas materias.

  • Coordinar a los organismos competentes en materias vinculadas con el apoyo internacional a proyectos ambientales, y ser, junto con la Agencia de Cooperación Internacional del Ministerio de Planificación y Cooperación, contraparte nacional en proyectos ambientales con financiamiento internacional.

  • Financiar proyectos y actividades orientados a la protección del medio ambiente, preservación de la naturaleza y conservación del patrimonio ambiental.

  • Asumir todas las demás funciones y atribuciones que la ley le encomiende

3.1.4 Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (ONEMI)


ONEMI tiene por misión asesorar, guiar, coordinar, evaluar y controlar el ejercicio eficiente y eficaz de la gestión permanente del Estado de Chile en la planificación y coordinación de los recursos públicos y privados destinados a la prevención y atención de emergencias y desastres de origen natural o provocados por la acción humana, proporcionando a los Ministerios, Intendencias, Gobernaciones, Municipios y organismos de Protección Civil de los niveles Nacional, Regional, Provincial y Comunal, modelos de gestión permanente y participativos para la administración de riesgos.
Así ONEMI, en el caso de riesgo de origen hidrometeorológico puede intervenir para controlarlos o anularlos. Por ejemplo, eliminando las condiciones inseguras frente a inundaciones y crecidas erradicando sectores vulnerables o interviniendo cauces; frente a aluviones y deslizamientos, evitando la construcción de viviendas y actividades humanas en fondos de valle o en lugares que son puntos naturales de evacuación de aguas. Si bien tiene atribuciones para desarrollar medidas de mitigación tales como manejo de cuencas, reforzamiento de riberas y ampliación de colectores de aguas lluvias, entre otros, en la práctica sólo se limita, por escasez de recursos, a las medidas de preparación - destinadas a optimizar la respuesta y la rehabilitación, para que estas sean rápidas, oportunas y eficientes – que permitan una mejor y más rápida normalización de las actividades.
Sus funciones contemplan:


  • ONEMI tiene por función asesorar, guiar, coordinar, evaluar y controlar el ejercicio eficiente y eficaz de la gestión permanente del Estado de Chile en la planificación y coordinación de los recursos públicos y privados destinados a la prevención y atención de emergencias y desastres de origen natural o provocados por la acción humana.



  • Proporcionando a los Ministerios, Intendencias, Gobernaciones, Municipios y organismos de Protección Civil de los niveles Nacional, Regional y Comunal, modelos de gestión permanente y participativos para la administración de riesgos.



  • Contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de la ciudadanía, incorporando un mejor control y/o manejo de riesgos en las planificaciones para el desarrollo sostenible, a nivel nacional, regional, provincial y comunal, fundamentalmente en este último, por constituir el contexto inmediato de la comunidad y por ello, el más adecuado para el perfeccionamiento de las medidas de seguridad y protección de las personas, de sus bienes y ambiente




Compartir con tus amigos:
1   ...   10   11   12   13   14   15   16   17   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal