Optimización de los criterios y técnicas aplicados a la ordenación y restauración hidrológico-forestal de cuencas hidrográficas, desde sus inicios hasta el presente



Descargar 1.49 Mb.
Página11/18
Fecha de conversión15.11.2017
Tamaño1.49 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   18



4. FENÓMENOS EL NIÑO Y LA NIÑA Y CAUDALES EN UNA CUENCA DEL SUR DE CHILE



El fenómeno de El Niño se refiere a los eventos extremos de calentamiento de las aguas superficiales del Océano Pacífico Ecuatorial, por sobre los 0,4º C (18). La Niña en cambio, son eventos inusuales de enfriamiento por debajo de los 0,4º C de la temperatura media de las aguas superficiales del mismo océano (18). Ambos eventos ocurren interanual e irregularmente. Los efectos más notorios sobre el clima durante un evento de El Niño se manifiestan principalmente en la forma de ocurrencia de excesos o déficit pluviométrico.



En presencia de un evento de El Niño, el anticiclón subtropical del Pacífico se debilita en el sector oriental (frente a Chile) disminuyendo sus efectos en la Zona Central y Norte Chico del país, facilitando el desplazamiento de los sistemas frontales que provienen de la región oeste del Pacífico. Esta condición atmosférica, aumenta la frecuencia de bandas nubosas frontales y las intensifica, generándose así una mayor cantidad de precipitaciones. El desplazamiento del anticiclón subtropical del Pacífico hacia el oeste, facilita la presencia de capas atmosféricas inestables cercanas a la superficie, que se asocian a precipitaciones. El impacto más divulgado del efecto de El Niño sobre el clima en Chile es la tendencia a que las lluvias invernales y la acumulación de nieve en la cordillera sean anormalmente abundantes entre La Serena (30° S) y Curicó (35° S) (11). Se señala que durante los años en que está presente el fenómeno del Niño, aumenta la cantidad de tormentas, particularmente las de intensidad moderada a extrema (10-20 mm/día y 50 mm/día) (19).
Como una forma de apreciar el efecto de este fenómeno en los potenciales eventos extremos, se analiza en los párrafos siguientes las fluctuaciones en el régimen de caudal del río Calle-Calle de la cuenca del Río Valdivia. La cuenca del río Valdivia se sitúa entre 39º17’ y 40º20’ latitud sur y los 71º10’ y 73º27’O. Tiene una superficie de 11.119 km2 y presenta un desarrollo longitudinal de alrededor de 250 km (4). El 90% del total de la superficie de la cuenca, se encuentra en territorio chileno, el restante en Argentina. La red de la cuenca está conformada por 2 sistemas hídricos: El primero, el río Calle-Calle, se origina en el lago Lácar (Argentina) y reúne las aguas de la Cordillera de los Andes y la precordillera andina. Su régimen hidrológico es pluvio nival y drena más del 60% de la superficie de la cuenca. El segundo gran sistema es el del río Cruces, con un desarrollo total de 125 km y drena un tercio del total de la cuenca. Su régimen hidrológico es de carácter pluvial. De la confluencia de los ríos Calle-Calle y Cruces nace el río Valdivia, que desemboca en el océano Pacífico, a 15 km en la bahía de Corral (39º51’ S). Este tramo del río, al estar influido por las mareas, no tiene registros continuos de caudales.
El caudal medio anual del río Calle-Calle oscila entre los 300 y 600 m3/s, existiendo en los meses de verano fluctuaciones entre 80 y 300 m3/s y en invierno caudales medios de entre 500 y 900 m3/s. El río, desde su nacimiento hasta su desembocadura afecta ya sea directa o indirectamente a más de 10 ciudades y pueblos de la región. Las precipitaciones medias sobre la cuenca del Río Valdivia oscilan en los 2588 mm anuales. Sin embargo, ésta no se distribuye homogéneamente. Aumenta de norte a sur y de oeste a este (4). En la Cordillera de los andes precipitan alrededor de 5500 mm anuales, parte de las cuales caen en forma de nieve. En las ciudades de San José de la Mariquina y Máfil, caen entre 1200 a 1600 mm anuales y la mayor cantidad de precipitaciones cae entre mayo y septiembre. En los años 1993, 1995, 1997, junto a los 4 primeros años del presente siglo (ver anexo 2), el río ha registrado aumentos de caudales que al menos triplican su caudal medio anual. Estos aumentos de caudal coincidieron con precipitaciones particularmente intensas, y en varias oportunidades el río se ha salido de cauce, inundando terrenos agrícolas y ciudades de los alrededores. Los daños cuentan pérdida de vidas humanas, y más de 9000 evacuados. La superficie afectada alcanza a alrededor de 5000 km2, donde además de la pérdida de los cultivos, se produce pérdida de ganado y productividad del suelo, siendo éstas últimas las más difíciles de cuantificar, debido a la poca información existente. Las inundaciones no son nuevas en la cuenca y algunos tienden a relacionarlas con el cambio en la cobertura boscosa de la cuenca en los últimos años, sin embargo no hay estudios que avalen esta hipótesis.
Según historiadores, la vegetación nativa en Chile ha disminuido considerablemente desde el año 1550, especialmente en el valle central de la zona central y sur. Chile contaba antes de la fase de colonización con unos 30 millones de hectáreas de bosques nativos y hoy persisten 13,4 millones de hectáreas (Armesto et al, 1994). Mucha de la superficie perdida habría tenido como origen la habilitación de tierras para uso agropecuario. La Figura 6 tomada de INTA, APN, UACH, FVSA & WWF (1999) muestra una situación estimada de la vegetación histórica y una imagen actual en la Eco región Valdiviana. El registro de los niveles de cobertura es relativamente reciente, existiendo información detallada sólo a partir del año 1985. La cobertura de bosques nativos y plantaciones en Chile varía actualmente desde 25,8 % en la VII Región (35º S) hasta 56,9% en la X Región (40º S) (INFOR, 2004)25. Esta información aún cuando muy general, demuestra que no hay diferencias entre cuencas con diferente grado de cobertura y la frecuencia de eventos extremos, ya que estos ocurren sin distinción en toda la zona centro sur. Por otra parte, las tasas de deforestación nacionales están bajo control. En la década 1985-1995 según diversos autores variaron entre 0.05 y 0.15% anual, montos que en la década siguiente han sido aún mucho menores. En contraste con esta estabilidad de la vegetación estos los últimos 20 años, se registra una mayor frecuencia de eventos extremos.

Figura 6. Vegetación nativa en la Eco región Valdiviana. Imagen izquierda: situación estimada para 1550. Imagen derecha: situación actual obtenida del catastro del bosque nativo para el año 1997.


Para el caso de la Cuenca del Río Valdivia, la vegetación de bosque nativo y plantaciones:
Cuadro 6

Clasificación usos del suelo Cuenca del Río Valdivia




Fuente: Dirección general de aguas, 2004

Los fenómenos El Niño y La Niña dan cuenta de las condiciones anómalas, tanto atmosféricas como oceánicas, que se desarrollan en la región tropical del océano Pacífico durante las fases más extremas de la Oscilación del Sur. Estas condiciones, como el fenómeno de El Niño producen un aumento de las precipitaciones estacionales, influyendo en el caudal normal de las cuencas. Este podría ser un factor de la ocurrencia de los eventos extremos producidos en la cuenca del Río Valdivia. En los años 1993, 1995, 1997, 2002 y 2003, este fenómeno se encuentra presente, y en periodos largos, en concordancia con el aumento del caudal medio anual (ver anexo 3).


La figura 7 nos muestra la relación entre el aumento del caudal del Río Calle Calle y la presencia de los fenómenos de El Niño y La Niña los últimos 20 años. El caudal en la parte baja de la cuenca muestra una relación significativa con la presencia del fenómeno de El Niño. Se puede apreciar para el año 1987 un aumento en su caudal, viniendo de un año de transición desde el fenómeno de La Niña de 1985; lo mismo se observa los años 1993 y 1997, alcanzando el año 2002 el máximo caudal con presencia de este fenómeno. También se observa que los menores caudales en los últimos 20 años han correspondido a épocas con presencia del fenómeno de La Niña. Considerando la estabilidad de la vegetación en la cuenca, estos análisis explicarían en parte (65%) el aumento de los caudales y las salidas de los cauces26.



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   18


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal