Olivo y oleicultura



Descargar 111.08 Kb.
Fecha de conversión19.11.2018
Tamaño111.08 Kb.


Geolingüística del Español
Frederic Torre Montes
Universidad de Granada

Louise Dyckerhoff

Febrero 2005.



INDICE

LA GEOGRAFÍA LINGÜÍSTICA 4

Investigaciones de Andalucía. 4

Variedad lingüística. 5

El dialecto. 5

Lengua vs. Dialecto. 6

Factores geográficos. 6

Factores históricos. 7

Factores sociales. 8

Factores económicos. 8

Comentario 9

TÉRMINOS RELACIONADOS CON LA PRODUCCIÓN DEL ACEITE DE OLIVA. 10

ACEITUNA [Alea – Nro. 223] 13

María Moliner. Diccionario de Uso del Español 13

VASIJA EN QUE SE RECOGEN LAS ACEITUNAS [Alea – Nro. 230] 14

ALMAZARA [Alea – Nro. 231] 17

ALGORÍN [Alea – Nro. 233] 20

María Moliner. Diccionario de Uso del Español 20

LA MOLIENDA [Alea – Nro. 236, adic.] 22

MOLER LA ACEITUNA [Alea – Nro. 236, adic.] 23

VASIJAS PARA DEPOSITAR EL ACEITE [Alea – Nro. 242] 24

ALPECHÍN [Alea – Nro. 243] 25

Tabla de autoridades. 25




LA GEOGRAFÍA LINGÜÍSTICA


La Geolingüística, o la geografía lingüística, se ocupa de la expansión de los fenómenos lingüísticos en el espacio, con las variedades de una lengua. Este se puede hacer por la elaboración de los atlas lingüísticos y por la investigación de los datos dentro de estos atlas. Un atlas lingüístico es un conjunto de mapas que se refiere a la misma región. Estos mapas contienen símbolos y transcripciones que son desarrollados por encuestadores que han hecho cuestionarios sobre expresiones y su pronunciación, en pueblos de una región, relacionado con los elementos de la lengua nacional para llegar a saber el dialecto de una comarca.

En el habla de cada uno influyen, como es lógico, factores sociales, culturales, geográficos, etc., lo que da lugar a los diversos niveles y registros de hablas.

En el curso “Geolingüística del Español” hemos hablado sobre varios fenómenos lingüísticos relacionados con la Geografía, de los cuales voy a repasar esos, que me parecen importantes para este trabajo, en cual me ocupo especialmente con los aspectos geolingüísticos de la comunidad autónoma de Andalucía.

Investigaciones de Andalucía.


La mentalidad de la gente andaluza se refleja en su forma de hablar, su pronunciación así como su léxico, particularmente el agrícola. Se encuentran huellas de agricultura en su forma de expresarse. Expresiones, que son ricas, variadas y llenas de significación. Pueden constituir una seña de identidad andaluza, y también es una tradición histórica, cultural y lingüística al mismo tiempo. Su realidad de la vida cotidiana es su realidad lingüística.

El léxico cultural no es la plasmación de una cultura, sino la misma cultura hecha palabra, y ésta es otra de las razones por las que el lingüista debe estudiarlo. Trabajos de este tipo sirven para poner de manifiesto las conexiones entre lengua y cultura.



Así pues, dado que uno de los objetivos fundamentales de esta investigación es poner de relieve un aspecto de la riqueza cultural del agricultor jiennense, nos daremos por muy satisfechos si nuestro paso han sabido llevarnos hasta tal meta”.

Me sirven estos palabras de Juan Martinez Marín y Juan Antonio Moya Corral, prestigiosos catedráticos de Lengua Española de la Universidad de Granada., que en mi opinión no pueden estar más acertados.


Variedad lingüística.


Una variedad lingüística es una porción de un idioma, es decir, es un sistema de signos, sirve como complemento o modificación a una lengua, pero no puede existir independiente de un idioma estándar. Influencias, fuera de la lengua, pueden poner limites, por ejemplo la extensión geográfica (dialecto), la función (lenguaje especifico), la identidad de los hablantes (idiolecto), la pertenencia a un grupo político o social (sociolecto) o la situación (lenguaje coloquial).

En general, puede hablarse de cuatro tipos de variedades de la lengua:



  1. Diatópico. Referido a las diferencias de la extensión geográfica.

  2. Diastrático. Referido a las diferencias entre los niveles socioculturales.

  3. Diafásico. Referido a las diferencias del modo de expresarse.

  4. Individual. Referido a las diferencias de la convicción.

Las variedades son fundadas en las exigencias diferentes de la lengua, en distintas situaciones comunicativas, las cuales este modelo pueden describir.

El dialecto.


Sin embargo, cuando se enfrenta con la geolingüística hay que distinguir también el dialecto y la lengua, donde se encuentra un problema fundamental, porque ¿dónde están los limites del dialecto? y ¿cuándo se puede denominar una lengua? Todavía las definiciones que intentan deslindar estos dos conceptos no son satisfactorias, pero hay que acercarlos de una manera, cuando se habla sobre la lingüística.

La palabra ‘dialecto’ viene del griego diálektus y significa ‘modo de hablar’ y, luego, ‘modo de hablar local’.

Investigando los dialectos diferentes de una lengua significa entonces, investigar como habla la gente, en el sentido fonético, es decir como se pronuncian las palabras, pero también como lo usan en las zonas diferentes. También hay que tener en cuenta las diferencias de la educación de la gente, significa su modo de expresarse, el nivel del lenguaje.

Un dialecto se puede considerar como variedad de una lengua, que se habla en una parte de un territorio, donde se habla una lengua común, y donde permanece una comprensibilidad mutua, pero que mantiene unas diferencias en la pronunciación, así como en el léxico y en partes de la gramática.

Eugenio Coseriu, Profesor de Romanística, describió el dialecto como dialecto de una lengua, pero que se puede verlo también como una lengua a sí mismo. En cambio, se puede interpretar “lengua” refiriendo al dialecto, y también como concepto incoherente y en este respeto autónomo, es decir independiente.

Lengua vs. Dialecto.


El habla debe ser un sistema que sirve como instrumento de expresión y de comunicación.

Cuando comparamos las hablas hay que tener en cuenta factores diferentes que han causado estos diferencias de hablar:



  1. Factores geográficos.

  2. Factores históricos.

  3. Factores sociales.

  4. Factores económicos.

El habla andaluza se considera como el dialecto más usado por los habitantes de Región de Andalucía, así como el más extendido. Básicamente, se habla en la comunidad autónoma de Andalucía, sin embargo se encuentra también en otras partes del país y en el extranjero. Pero hay que decir que existen varias hablas andaluzas, que se diferencian por su pronunciación, su léxico y su fraseología, y también según la geografía. Por eso hay discusiones con el tema: el habla andaluza vs. las hablas andaluzas.

En este trabajo voy a comparar datos del Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía (ALEA), elaborado por Manuel Alvar, con el español estándar, considerando los factores mencionados antes.

Como tema he elegido la producción del aceite de oliva, porque las aceitunas son un bueno negocio en grandes partes de Andalucía. La gente andaluza, que tienen algo que ver con este negocio pueden representar varios tipos de origen con influencias diferentes. Por eso me parece fértil como campo semántico, en el cual voy hacer mis comparaciones. Encontré mi tema en el capitulo olivo y oleicultura en el ALEA tomo 1.

Factores geográficos.


Andalucía se halla entre África y Europa como un puente y es la comunidad autónoma segunda más grande de España de extensión, con 87.599 km², y primera más grande hablando de su población.

El eje de Andalucía forma el valle fértil de Guadalquivir, que está limitada por formaciones montañosas que se distinguen en tres zonas: Sierra Morena y los dos Cordilleras Béticas, que están separadas por una depresión central. La costa mediterránea y atlántica forma la frontera natural en el sur.

La gran extensión de la región tiene por consecuencia un clima diverso. Se encuentran temperaturas poco extremas en el golfo de Cádiz, pero más por el este, en el valle Guadalquivir, las temperaturas suben en verano a 28 grados y en invierno bajan a 9 grados; todavía más extremo es el clima en el sistema Bético donde se tienen temperaturas en invierno por 6 grados. Siguiendo la Costa del Sol por el este el clima permanece más seco, hasta la provincia Almería donde se sufre una gran aridez; se considera la comarca más árida de Europa.

Según la variedad climática varia también la vegetación natural.

Por su riqueza de recurso natural, se encuentran en Andalucía minas muy importantes para España, como las minas de plomo en la sierra Morena, o en las tierras altas de Huelva las minas de cobre.

Andalucía tiene una gran extensión forestal, pero a causa de la baja calidad de sus especies no tiene rentabilidad.


Factores históricos.


Andalucía tiene muchas huellas prehistóricas que permiten conclusiones sobre su historia.

Una cultura llamada Tartessos con un territorio desde Cartagena hasta el océano Atlántico explotaba en el primer milenio las minas metálicas y desarrollaba la agricultura.

Había pueblos colonizados que tuvieron influencia en el desarrollo de su tierra. Los fenicios han creado factorías y núcleos comerciales, así como han favorecido el progreso cultural, como intercambio; mientras los griegos permanecían con menos pistas.

Los romanos vinieron anexándose sus dominios territoriales y expandiendo su cultura rápidamente a través los centros urbanos (Córdoba, Sevilla,... etc.), pero también avanzaron la agricultura con canales para regadíos. Promovieron el tráfico comercial en el Mediterráneo mediante los puertos que ganaron importancia.

Se presento otro pueblo entre ellos, los visigodos que consiguieron conquistar la península, un tiempo bastante estabilizado, sin embargo había luchas y rebeliones. Al final, una de esas luchas fue el comienzo para casi ocho siglos de soberanía musulmana, en grandes partes de la región andaluza. Se han dejado huellas en la sociedad como en la cultura. Con ellos la agricultura floreció, implantaron cultivos nuevos gracia a sus técnicas avanzadas de riego. Al mismo tiempo desarrollaban el comercio al fuera con productos como cerámicas, tejidos y vidrio. Hicieron Córdoba su centro político y ciudad industrial más importante. Discordancias entre diferentes califatos les llevó a un estado débil, que permitió a los Reyes Católicos reconquistar Andalucía.

El comercio con América en el siglo XVII produjo una crisis de agricultura y de demografía a causa de la emigración hacía América. Sin embargo, en el siglo XVIII ya se recuperan lentamente, pero constantemente. Cuando se inició la guerra de la Independencia, Cádiz fue el lugar de las Cortes, donde se votó la primera constitución española en 1812.

En el siglo XIX las fabricas de textil se establecieron y parecía una zona industrial con futuro, porque se empezaban elaborar vinos y caldos principalmente para el mercado británico. Así se situaron familias británicas para crear bodegas en esa región.

En el principio del siglo XX se sufre una época de graves conflictos sociales, cuales base era la cuestión de la propiedad de la tierra. Los campesinados pobres apoyaron la ideología anarquista, mientras la II República intentó solucionarlo por la Ley de Reforma Agraria.


Factores sociales.


A partir de la segunda mitad del siglo XX hubo una ola de emigración en las provincias orientales, hacia Cataluña, Madrid y también hacia algunos países europeos. Pero en los últimos veinte años paró este movimiento, y según datos oficiales la comunidad autónoma de Andalucía tenía 7.305.117 habitantes en el año 1999. En el eje de Córdoba y Cádiz se encuentran las mayores concentraciones de población, mientras la parte oriental está poco poblada. Se considera Andalucía oriental como las Provincias Jaén, Granada, Almería y Málaga, entre tanto las Provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y Córdoba se denomina Andalucía occidental.

Factores económicos.


La tierra de Andalucía está fundamentalmente dedicada a olivares, se disfruta, después de la crisis de los 70, una gran rentabilidad; se produce el 70% del aceite de oliva español. Principalmente se extiende por las Provincias de Jaén y Córdoba. En el valle de Guadalquivir se cultivan un cuarto del trigo nacional y encontramos los viñedos en comarcas de Córdoba, Huelva y Almería. Los sistemas avanzados de riego facilitaron el desarrollo de una rentable agricultura en Almería con hortalizas y frutas tropicales que disfrutan gran valor en el mercado nacional y europeo.

Sin embargo, la economía andaluza está todavía en atraso. La industria es poco desarrollada y la industria mecánica está en crisis.

Pero el comercio interior se ha modernizado, sobre todo en las ciudades, y con eso también las comunicaciones entre las zonas diferentes de Andalucía, así como con el resto de España, se han progresado por la construcción de una línea de alta velocidad (AVE).

Comentario


Muchas palabras, usuales hoy en la lengua oficial, han desarrollado en Andalucía acepciones o matices semánticos que no tienen en otras zonas de la Península. Es precioso dar cuenta detallada de estos hechos, cuyo interés resulta indudable por afectar a miles, si no a millones, de hispanohablantes.”

Julio Fernández-Sevilla

A continuación voy a presentar una lista de palabras de la sección “Olivo y Oleicultura” del Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía, que representa una selección mía de expresiones andaluzas. He buscado las definiciones en el Diccionario de la Real Academia del Español y en el María Moliner. Diccionario de Uso del Español para compararlas con el español estándar.

Al principio viene la definición de aceite que puse de todas formas aunque no aparecían en el Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía, pero me parecía necesario en este tema. Además hay modismos con aceite que se usan en Andalucía, que he encontrado en el Vocabulario Andaluz, como introducción, porque demuestra la actitud andaluza ante del aceite. En este sentido añadí giros de aceite como fin.

Consideré tres provincias de Andalucía (Granada, Jaén y Córdoba) concretamente que me parecían un buen ejemplo para este campo semántico.

Las distinciones las he hecho por estilos diferentes de escritura como sigue:



  • Los datos del Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía las he puesto en “courier new”, negrita es la denominación del mapa con el numero de ese mismo en corchetes atrás. Las palabras particulares del atlas tienen en paréntesis el porcentaje del uso atrás.

  • Las definiciones del Diccionario de la Real Academia del Español las he puesto en “Arial Narrow” con todos los significados diferentes para mostrar la diversidad que algunas expresiones tienen, especialmente considerado para que los andaluces las usen. Como complemento añadí también los modismos de unas palabras que me parecían interesante en este respeto.

  • El María Moliner. Diccionario de Uso del Español utilicé como comparación de las definiciones y lo presento en “Arial”.

TÉRMINOS RELACIONADOS CON LA PRODUCCIÓN DEL ACEITE DE OLIVA.


María Moliner. Diccionario de Uso del Español.

Aceite.

  1. Grasa extraída de algún vegetal. Específicamente, la que se emplea para guisar. (Otra raíz, “elai-, eleo-, ol-, ole-“ ‘elaiotecnia, elayómetro; alioli, oleada, oleada, oleaginoso, olear, oleario, oleaza, oleína, óleo, oleoso, olio’. V.:” caldo, crisma. Abetinote, cayeputi, cedreleón, cedróleo, estacte, macasar, miera, mirra, nabina”. V. en “planta” el grupo de las que producen aceite. “Arroba, cabañería, cachucho, candilada, cuartán, cundido, libra, panilla, torcida. Aceitera, aceitero, alcuza, belez, escaza, escullador, metreta, odre, puñera, taceta, vinagreras, vinajeras, zafra. Almazara, molino, prensa, trujal. Enranciarse. Maquila, obradura, pisa, tarea. Alazana, alforín, algorín, alquerque. Azaquefa, balsa, bolsón, bomba, capacho, capaza, chivo, fuelle, lagar, mortero, pocillo, pozal, pozuelo, troj. Cargo, encapachadura, noque. Aderra, alfargo, alfarje, calamón, cuello, empergue, galga, guiadera, horambre, horcajo, marrano, mayal, pilón, regaifa, tenaza, trabón, ventril, viga. Empergar, estrujón. Aguacha, alpechín, bagazo, bejín, borujo, cospillo, cuesco, jámila, morca, morga, murga, orujo, terrón, tinaco, turbios. Grasa. Olivo. Aceitar, enaceitar.)

  2. Por extensión, cualquier otra grasa líquida, particularmente las que se emplean como lubrificantes o combustibles.

Diccionario de la Real Academia del Español.

Aceite.

Del ár. az-zait, el jugo de la oliva.

  1. m. Grasa líquida de color verde amarillento, que se obtiene por presión de las aceitunas.

  2. V. balsa de aceite.

  3. Por ext., grasa líquida que se obtiene de otros frutos o semillas, como cacahuetes, algodón, soja, nueces, almendras, linaza, coco, etc.; y de algunos animales, como la ballena, foca, bacalao, etc.

  4. Líquido oleaginoso que se encuentra formado en la naturaleza, como el petróleo, o que se obtiene por destilación de ciertos minerales bituminosos o de la hulla, el lignito y la turba.

  5. Sustancia grasa, líquida a temperatura ordinaria, de mayor o menor viscosidad, no miscible con agua y de menor densidad que ella.

aislante.

Electr. aceite mineral que se usa en las instalaciones eléctricas de alta tensión, como aislante y refrigerante.



de abeto.

Abetinote.



de anís.

Aguardiente anisado y con gran cantidad de azúcar en disolución, lo que lo hace muy espeso.



de Aparicio.

Preparación medicinal, vulneraria, inventada en el siglo XVI por Aparicio de Zubia, y cuyo principal ingrediente es el hipérico.



de ballena.

Grasa líquida que se saca de la ballena, así como también de otros cetáceos y peces, y sirve en algunos países para alumbrarse.



de cada.

Miera.


de hígado de bacalao.

El que fluye naturalmente del hígado extraído del abadejo. Se emplea como medicamento reconstituyente.



de hojuela.

El que se saca de las balsas donde se recoge el alpechín de la aceituna.



de infierno.

Ar. y Nav. El que se recoge en el pilón llamado infierno.



de ladrillo.

Líquido empireumático resultante de la destilación del aceite de oliva mezclado con polvo de ladrillo.



de María.

bálsamo de María.



de oliva.

Aceite.


de palo.

Bálsamo de copiaba.



de pie, o de talega.

El que se saca con solo pisar las aceitunas metidas en una talega.



de vitriolo.

Ácido sulfúrico comercial.



esencial.

Esencia, sustancia líquida existente en algunas plantas.



fijo.

El que no se evapora, y cuya composición es la de las sustancias grasas.



mineral.

Aceite, líquido oleaginoso que se encuentra en la naturaleza.



onfacino.

El que se extrae de aceitunas sin madurar y se emplea en medicina.



secante.

1. El que en contacto con el aire se resinifica lentamente, como el de linaza, el de cáñamo, etc. Estos aceites se emplean frecuentemente en la preparación de barnices y pinturas.

2. Pint. El de linaza cocido con ajos, vidrio molido y litargirio. Se emplea para que se sequen pronto los colores.

serpentino.

El medicinal que se emplea contra las lombrices.



virgen.

El que sale de la aceituna por primera expresión en el molino, y sin los repasos en prensa con agua caliente.



volátil.

Aceite esencial.



caro como aceite de Aparicio.

loc. fam. con que se ponderaba el excesivo precio de alguna cosa.



echar aceite al fuego, o en el fuego.

fr. fig. echar leña al fuego.



Vocabulario Andaluz.

ACEITE.

  • En la frase "estar o quedar como el aceite", hacer a uno prevalecer su opinión o resultar favorecido en algo. 

  • En la frase "como el aceite a las espinacas", convenir bien una cosa a otra. 

OLIVO Y OLEICULTURA


Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía.(ALEA)

[ALEA, 223-243]


ACEITUNA [Alea – Nro. 223]


Acituna (67,82%)

Aceituna (15,65%)


María Moliner. Diccionario de Uso del Español


Aceituna.

“Oliva” Fruto del Oliva, del que se extrae el aceite. Se usa como nombre genérico en singular y plural: “Este año hemos cogido mucha[s] aceituna[s].”

(V.: ”Cornatillo, cornezuelo, cornicabra. Arriscador”.)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Aceituna.

Del ár. az-zaituna, la oliva.

f. Fruto del olivo.



de la reina.

La de mayor tamaño y superior calidad, que se cría en Andalucía.



de verdeo.

La que es apta para cogerla en verde y aliñarla para consumirla como fruto.



dulzal.

Clase de aceituna redonda y muy fina que se consume en verde, una vez preparada.



gordal.

Variedad de aceituna de gran tamaño que se verdea y se consume aliñada como fruto.



manzanilla.

Especie de aceituna pequeña muy fina, que se consume en verde, endulzada o aliñada.



picudilla.

La de forma picuda.



tetuda.

La que remata en un pequeño pezón.



zapatera.

La que ha perdido su color y buen sabor, por haber comenzado a pudrirse.



zorzaleña.

La muy pequeña y redonda, así llamada porque los zorzales son muy aficionados a comerla.



llegar a las aceitunas.

fr. fig. y fam. llegar a los anises.

fr. fig. y fam. desus. Llegar tarde a algún convite o función. Alude a la antigua costumbre de servir anises al fin de la comida.

Granada: Acetuna (9,56%)


VASIJA EN QUE SE RECOGEN LAS ACEITUNAS [Alea – Nro. 230]


Granada: Capacha (5,21%), Cesta (1,73%)  

Diccionario de la Real Academia del Español.

Capacha.

  1. f. capacho, media sera de esparto.

  2. Esportilla de palma para llevar fruta y otras cosas menudas.

  3. fig. y fam. Orden de San Juan de Dios, cuyos religiosos en un principio recogían en capachas la limosna que pedían para los pobres.

Cesta.

Del lat. cista.

  1. f. Recipiente tejido con mimbres, juncos, cañas, varillas de sauce u otra madera flexible, que sirve para recoger o llevar ropas, frutas y otros objetos.

  2. Especie de pala de tiras de madera de castaño entretejidas, cóncava y en figura de uña, que, sujeta a la mano, sirve para jugar a la pelota.

  3. Carruaje de cuatro asientos con caja de mimbre cubierta por un toldo y provista de cortinas plegables.

  4. canasta, aro con red en el baloncesto.

  5. canasta, enceste en el baloncesto.

de la compra.

fig. Precio de los alimentos.



de remonte.

La de jugar, más corta que la ordinaria y de curvatura muy reducida.



llevar la cesta.

fr. fig. y fam. Estar presente una persona en el coloquio íntimo de una pareja de enamorados.



Córdoba: Canastilla (3,47%)
Diccionario de la Real Academia del Español.

Canastilla.

d. de canasta.

  1. f. Cestilla de mimbres en que se tienen objetos menudos de uso doméstico. La CANASTILLA de la costura.

  2. Ropa que se previene para la novia o el niño que ha de nacer. Hacer, preparar la CANASTILLA.

  3. Regalo de dulces que se solía dar a las damas de palacio cuando iban a ver alguna función pública.

  4. Agasajo de dulces y chocolate que se daba a los Consejos cuando asistían a las diversiones públicas.

Jaén: Canasta (11,30%), Capacho (8,26%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Canasta.

De canasto, con la term. de cesta.

  1. f. Cesto de mimbres, ancho de boca, que suele tener dos asas.

  2. Medida para aceitunas, usada en el Aljarafe de Sevilla; su cabida es de media fanega.

  3. Juego de naipes con dos o más barajas francesas entre dos bandos de jugadores.

  4. En este juego, reunión de siete naipes del mismo número que se extienden sobre el tapete por un solo jugador o ayudado por sus compañeros.

  5. En el juego del baloncesto, aro metálico sujeto horizontalmente a un tablero vertical, y del que pende una red tubular sin fondo en la que es necesario introducir el balón para el enceste.

  6. Cada una de las introducciones del balón en la canasta, y que según las jugadas, vale por uno, dos o tres tantos.

  7. Mar. Conjunto de vueltas de cabo, la última mordida, con que se tiene aferrada, mientras se iza, una vela o una bandera y que permite largarlas, cuando han llegado a su lugar, con solo dar un estrechón a la tira que se conserva en la mano.

Capacho.

De capazo.

  1. m. Espuerta de juncos o mimbres que suele servir para llevar fruta.

  2. capazo1, espuerta acondicionada como cuna.

  3. Media sera de esparto con que se cubren los cestos de frutas y las seras del carbón y donde suelen comer los bueyes.

  4. Especie de espuerta de cuero o de estopa muy recia, en que los albañiles llevan la mezcla de cal y arena desde el montón para la obra.

  5. En las almazaras, sera redonda de esparto que se llena con la aceituna ya molida para prensarla.

  6. chotacabras, pájaro.

  7. Planta tropical del género del cañacoro y de fruto comestible.

  8. fig. y fam. Religioso de la orden de San Juan de Dios.

  9. Venez. Planta de la familia de las cannáceas, cuya raíz es comestible y de uso en medicina. Hay dos variedades: una blanca y otra morada.

  10. Venez. Raíz de esta planta.

Córdoba, Jaén, Granada: Serillo (1,73%), Saco (30,86%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Serillo.

De serilla, d. de sera.

  1. m. Sera pequeña.

  2. And. Sera rectangular en que se echa el pienso a la yunta en el campo.

Saco.

Del lat. saccus.

  1. m. Receptáculo de tela, cuero, papel, etc., por lo común de forma rectangular o cilíndrica, abierto por uno de los lados.

  2. Lo contenido en él.

  3. V. hombre del saco.

  4. Vestidura tosca y áspera de paño burdo o sayal.

  5. Vestido corto que usaban los antiguos romanos en tiempo de guerra, excepto los varones consulares.

  6. Especie de gabán grande, y en general vestidura holgada, que no se ajusta al cuerpo.

  7. Medida inglesa para áridos, algo mayor que un hectolitro.

  8. fig. Cualquier cosa que en sí incluye otras muchas, en la realidad o en la apariencia. Se usa generalmente en sentido peyorativo. SACO de mentiras, SACO de malicias.

  9. Acción de entrar a saco, saqueo.

  10. En el juego de pelota, saque.

  11. Can. y Amér. Chaqueta, americana.

  12. Biol. Órgano o parte del cuerpo, en forma de bolsa o receptáculo, que funciona como reservorio, v. gr.: SACO lagrimal, SACO amniótico, SACO vasculoso.

  13. Mar. Bahía, ensenada, y en general, entrada del mar en la tierra, especialmente cuando su boca es muy estrecha con relación al fondo.

de dormir.

El que forrado o almohadillado se usa para dormir dentro de él.



de noche.

p. us. El que solía llevarse en la mano en los viajes, a manera de maleta.



terrero.

El que se llena de tierra y se emplea en defensa contra los proyectiles.



vitelino.

Embriol. Bolsa llena de vitelo, del que se alimentan ciertos embriones animales durante las primeras etapas de su desarrollo.



entrar, o meter, a saco.

fr. saquear.



no echar en saco roto una cosa.

fr. fig. y fam. No olvidarla, tenerla en cuenta para sacar de ella algún provecho en ocasión oportuna.



no le fiara un saco de alacranes.

expr. fig. y fam. con que se pondera la gran desconfianza que se tiene de una persona.



no ser, o no parecer, saco de paja.

fr. fig. y fam. Merecer el aprecio de otro por sus cualidades materiales o morales.



poner a saco.

fr. meter a saco.



ponerse el saco.

fr. fig. Méj. Darse por aludido ante una indirecta.



siete, o tres, al saco, y el saco en tierra.

expr. fig. y fam. con que se nota la mala maña de los que concurren a ejecutar algo y no lo consiguen.


ALMAZARA [Alea – Nro. 231]


Granada: Almazara (18,26%), Almarzara (0,86%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Almazara.

Del ár. al-ma‘sara, el lugar de exprimir.

f. Molino de aceite.

Córdoba: Molina (3,91%)  

Jaén: Molinete (0,43%), Fábrica (10,86%)



Diccionario de la Real Academia del Español.

Molinete.

  1. m. d. de molino.

  2. Ruedecilla con aspas, generalmente de hojalata, que se pone en las vidrieras de una habitación para que, girando, renueve el aire de esta.

  3. Juguete de niños que consiste en una varilla en cuya punta hay una cruz o una estrella de papel que gira movida por el viento.

  4. Danza. Figura de baile en que todos los participantes, asidos de las manos, formaban círculo girando en diferentes direcciones.

  5. Esgr. Movimiento circular que se hace con la lanza, el sable, etc., alrededor de la cabeza, para defenderse a sí mismo y a su caballo de los golpes del enemigo.

  6. Mar. Especie de torno dispuesto horizontalmente y de babor a estribor, a proa del palo trinquete.

  7. Taurom. Suerte de la lidia en la que el matador gira airosamente en sentido contrario al de la embestida del toro, dándole salida.

Fábrica.

Del lat. fabrica.

  1. f. fabricación.

  2. Establecimiento dotado de la maquinaria, herramienta e instalaciones necesarias para la fabricación de ciertos objetos, obtención de determinados productos o transformación industrial de una fuente de energía. FÁBRICA de automóviles, de harinas, de electricidad, etc.

  3. edificio.

  4. Cualquier construcción o parte de ella hecha con piedra o ladrillo y argamasa. Rellenar los huecos del entramado con FÁBRICA. Una pared de FÁBRICA.

  5. Renta o derecho que se cobraba, y fondo que solía haber en las iglesias, para repararlas y costear los gastos del culto divino.

  6. Invención, artificio de algo no material.

  7. V. derecho, marca, mayordomo, obra de fábrica.

  8. Arq. V. punto de fábrica.

Molino (60,43%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Molino.

Del lat. molinum.

  1. m. Máquina para moler, compuesta de una muela, una solera y los mecanismos necesarios para transmitir y regularizar el movimiento producido por una fuerza motriz; como el agua, el viento, el vapor u otro agente mecánico.

  2. Artefacto con que, por un procedimiento determinado, se quebranta, machaca, lamina o estruja alguna cosa. MOLINO del papel, de la moneda.

  3. Casa o edificio en que hay un molino.

  4. V. asiento, rueda de molino.

  5. fig. Persona sumamente inquieta y bulliciosa, y que parece que nunca para.

  6. fig. La muy molesta.

  7. fig. y fam. p. us. La boca, porque en ella se muele la comida.

arrocero.

El que sirve para limpiar el grano de arroz de la película que lo cubre.



de sangre.

El movido por fuerza animal.



de viento.

El movido por el viento, cuyo impulso recibe en lonas tendidas sobre aspas grandes colocadas en la parte exterior del edificio.



molinos de viento.

fig. Enemigos fantásticos o imaginarios.



empatársele a uno el molino.

fr. fig. y fam. Tropezar con inconvenientes o dificultades; entorpecérsele o paralizársele un negocio.



estar picado el molino.

fr. fig. y fam. Ser la ocasión oportuna para hacer alguna cosa.



ir al molino.

fr. fig. y fam. Convenirse para obrar contra uno, especialmente en el juego.



tener picado el molino.

fr. fig. y fam. p. us. traer picado el molinillo.


ALGORÍN [Alea – Nro. 233]


Diccionario de la Real Academia del Español.

Algorín.

De alhorí.

  1. m. Cada una de las divisiones abiertas por delante y construidas sobre un plano inclinado, alrededor del patio del molino de aceite, para depositar separadamente la aceituna de cada cosechero hasta que se muela.

  2. Patio donde están estas divisiones, con las oportunas vertientes para recoger en un sumidero el alpechín que mana de las aceitunas.

Atroje (26,95%) 

Granada: Fábrica (0,43%)

Córdoba: Trojas (0,43%), Depósito (0,43%), Troje (9,56%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Troja.

De or. inc.


  1. f. ant. troj. Ú. en América.

  2. ant. Alforja, talega o mochila.

Troj.

De or. inc.

1. f. Espacio limitado por tabiques, para guardar frutos y especialmente cereales.

2. Por ext., algorín.

María Moliner. Diccionario de Uso del Español


Troja.

(Hispam.);

Troje

Troj.


  1. (fem.; generalm. en pl.). Lugar rodeado de paredes, donde se almacenan frutos; especialmente, cereales. (T., “alhorín, troja, troje, trox”. > V.: “Entrojar. > Granero”.)

  2. Algorín de los molinos de aceite.

Truja.

“Algorín”. Cada uno de los departamentos que hay en los molinos de aceite en los que se deposita la aceituna hasta que se muele. (V. “entrujar”.)

Trujal.

(Antes, “trullar”; del lat. “tórcular, -aris”, lagar, deriv. de “torquere”; v.: “torcer, tórculo; entrujar, estrujar”.)



  1. Prensa donde se estruja la uva o la aceituna.

  2. Molino de aceite.

  3. (Aragón). Lagar.

Tinaja donde se conserva y prepara la barrilla o sosa para fabricar el jabón.

Diccionario de la Real Academia del Español.

Depósito.

Del lat. depositum.

  1. m. Acción y efecto de depositar.

  2. Cosa depositada.

  3. Lugar o recipiente donde se deposita.

  4. Sedimento de un líquido.

  5. Mil. Organismo adscrito a una zona de reclutamiento, en el cual quedan concentrados los reclutas que por diversas causas no pueden ir inmediatamente al servicio activo.

de cadáveres.

Lugar, generalmente provisto de refrigeración, donde se depositan los cadáveres que, por motivo de investigación científica o judicial, no pueden ser enterrados en el tiempo habitual.



de reserva territorial.

Mil. Aquel del cual dependen las clases e individuos de tropa que han prestado servicio activo o se hallan todavía sujetos a nuevo llamamiento.



franco.

Conjunto de mercancías importadas, que pueden permanecer libres de derechos de aduana en puerto habilitado al efecto, hasta su reexportación, o ser introducidas en el país, previo abono de esos derechos.



indistinto.

Com. El que se constituye a nombre de dos o más personas o entidades.



irregular.

Der. Aquel en que se autoriza al depositario para utilizar la cosa depositada.



judicial.

depósito de cadáveres sometidos a investigación judicial.



legal.

En la legislación española, provisión de tres ejemplares de una obra literaria, musical, etc., al organismo correspondiente por parte del autor o sus editores.



miserable, o necesario.

Der. El hecho por obligación legal o a causa de apuro o desgracia.



en depósito.

Dícese de la mercancía entregada para su exposición y eventual venta.

Jaén: Trojes (1,73%), Medialuna (0,43%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Medialuna.


  1. f. Cualquier cosa en forma de media luna.

  2. Instrumento en forma de media luna para desjarretar toros en la lidia.

  3. Pan o bollo en forma de media luna.

  4. Fort. Especie de fortaleza que se construye delante de las capitales de los baluartes, sin cubrir enteramente sus caras.

LA MOLIENDA [Alea – Nro. 236, adic.]


Molienda (16,52%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Molienda.

Del pl. n. lat. molenda, cosas que se han de moler.

  1. f. Acción de moler granos y algunas otras cosas.

  2. Porción o cantidad de caña de azúcar, trigo, aceituna, chocolate, etc., que se muele de una vez.

  3. p. us. El mismo molino.

  4. Temporada que dura la operación de moler la aceituna o la caña de azúcar.

  5. fig. y fam. Acción de molestar a uno.

  6. fig. y fam. Cosa que causa molestia. Esto es una MOLIENDA.

Córdoba: Faena (0,43%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Faena.

Del cat. ant. faena, hoy feina, cosa que se ha de hacer.

  1. f. Trabajo corporal.

  2. fig. Trabajo mental.

  3. quehacer. Ú. m. en pl.

  4. Guat. Trabajo que se hace en una hacienda en horas extraordinarias.

  5. Mala pasada.

  6. Servicio que se hace a una persona.

  7. Taurom. En el campo, cada una de las operaciones que se verifican con el toro. En la plaza, las que efectúa el diestro durante la lidia, y principalmente la brega con la muleta, preliminar de la estocada.

de aliño.

Taurom. La que realiza el espada, sin adornos ni intención artística, con el fin de preparar al toro para la suerte de matar.

Jaén: Mulienda (0,43%)

MOLER LA ACEITUNA [Alea – Nro. 236, adic.]


Moler (98,26%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Moler.

Del lat. molere.

  1. tr. Quebrantar un cuerpo, reduciéndolo a menudísimas partes, o hasta hacerlo polvo.

  2. Exprimir la caña de azúcar en el trapiche.

  3. fig. Cansar o fatigar mucho. Ú. m. en p. p. con los verbos estar, dejar, quedar. Estoy MOLIDO de tanto trabajar.

  4. fig. Estropear, maltratar. Este cepillo MUELE la ropa; te he de MOLER a palos.

  5. fig. Molestar gravemente y con impertinencia.

a todo moler.

loc. adv. fig. Entregarse uno con toda diligencia a la ejecución de una cosa.

Málaga: Molturar (0,43%), Machucar (0,43%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Molturar.

De moltura.

tr. Moler granos o frutos.


VASIJAS PARA DEPOSITAR EL ACEITE [Alea – Nro. 242]


Bidón (8,69%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Bidón.

Del fr. bidon.

m. Recipiente de forma, tamaño y material diversos, con cierre hermético, que se destina al transporte de líquidos o de sustancias que requieren aislamiento.

Depósito (22,17%)

Granada: Tina (1,73%), La fasija (0,43%)



Diccionario de la Real Academia del Español.

Tina.

Del lat. tina.

  1. f. Tinaja, vasija grande de barro.

  2. Vasija de madera, de forma de media cuba.

  3. Vasija grande, de forma de caldera, que sirve para el tinte de telas y para otros usos.

  4. Pila que sirve para bañarse todo o parte del cuerpo.

  5. V. papel de tina.

  6. And. Media bota para vino.

  7. Sal. Arcón grande en que se guarda la harina.

  8. Chile. Maceta para plantas de adorno.

Tinaja (34,78%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Tinaja.

Del lat. *tinacula, de tina.

  1. f. Vasija grande de barro cocido, y a veces vidriado, mucho más ancha por el medio que por el fondo y por la boca, y que encajada en un pie o aro, o empotrada en el suelo, sirve ordinariamente para guardar agua, aceite u otros líquidos.

  2. Cantidad de líquido que cabe en una tinaja. Esta viña producirá diez TINAJAS de vino.

  3. Medida de capacidad para líquidos, que se usa en Filipinas, igual a 16 gantas o 48 litros y 4 centilitros.

Málaga: Tinajón (0,43%), Birón (0,43%)

ALPECHÍN [Alea – Nro. 243]


Alpechín (16,08%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Alpechín.

Del mozár. al-pechín, y este del lat. *faecinus, de la hez.

m. Líquido oscuro y fétido que sale de las aceitunas cuando están apiladas antes de la molienda, y cuando, al extraer el aceite, se las exprime con auxilio del agua hirviendo.

Alperchín (15,65%)

Córdoba : Alperchine(s) (0,43%)

Jaén, Granada: Jamila (17,39%)

Diccionario de la Real Academia del Español.

Jámila.

Del ár. yamila, agua que corre de las aceitunas apiladas.

f. Líquido fétido de las aceitunas, alpechín.

Expresiones con “aceite”.


  • ser como el aceite y el vinagre

  • no bajar algo ni con aceite

  • se ha acabado el aceite

  • echar aceite a la lámpara

  • aceite usado

  • apagar el fuego con aceite

  • perder aceite [fig]

  • guisar a base de aceite

  • untar de aceite

  • sacar aceite de un ladrillo

Tabla de autoridades.


 Diccionario de la Real Academia del Español.

 María Moliner. Diccionario de Uso del Español.

 Vocabulario Andaluz. Antonio Alcalá Venceslada.

 Atlas Lingüístico y Etnográfico de Andalucía. M. Alvar.



 Artículos de Opinión del Habla Andaluza. M. Peñalver Castillo.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal