Obras publicadas de ltdia cabrera



Descargar 1.15 Mb.
Página3/17
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17

17

Cabeza suya toca techo. Uté ve un gaína, y allá gaína son grandísimo como

vaca".

— ¿Y por qué aquí ustedes son tan chiquitos?



"Poque cuando gara prisionero mundele, mete dentro baco y encoje pie, encoje tó... y llega chiquito aquí.

"Mujé mi tiera tiene pelo lango que mujé viene caminando y uté sienta riba pelo y va arastrao como en coche. Cuando negra pasa la má; ya no

tiene pelo lango".

Era de reventar de risa aquel congo que en los Carnavales capitaneaba en el Campo de Marte unas máscaras caricaturizando un batallón de Mili­cias Negras:12



¡Batallón de mureni! ¡Firimán derecho! ¡Asujete! A su jefe nadie menia Camina como yo ténseña ¡Trincha derecho! Vira la culo pa lo campo tomate, Vira la culo pa la casa mi comae. ¡Carajin, carajin, can can!...

Pero no hay que particularizar, todos los africanos y criollos en general, con rarísimas excepciones, eran graciosos. Chistosos sin esfuerzo, como quería un diplomático venezolano amigo mío, A.S., "que un chiste saliera espontáneamente como un estornudo", y no me sería posible adjudicarle a ninguno de los negros que traté ese calificativo que entre los cubanos es fatal para el que lo merezca: sangrón, pesado o puja gracias. Se puede ser bribón, ladrón, traidor, lo peor, pero de ningún modo... pesado.

Niño de Cárdenas había conocido a los congos íntimamente. De todos los negros de nación que había tratado en sus mocedades eran sus preferi­dos. Cuando venía a visitarme, allá por la década del cuarenta a la derruida Quinta San José, muchas veces acompañado de su amigo Juan O'Farrill, otro anciano encantador, y nos instalábamos para charlar bajo un inmenso laurel centenario al fondo de la casa, no tardaba en llevar la conversación a su tema favorito: "la conguería". Los viejos los evocaban con entusiasmo; relataban historias, repetían sus dichos, hablaban de sus bailes y cantos profanos y religiosos, de sus brujerías certeras y aún vigentes. Se ponían a resucitar un pasado del que no se habían desprendido, y a sus muertos; personajes, algunos, legendarios aunque de carne y hueso como eran los Mfumos y Taita Ngangas que habían conocido y cuyos milagros habían presenciado.

18
Entregados a sus recuerdos olvidaban mi presencia, a veces yo no enten­día lo que decían, pues se hablaban, gritaban discutiendo en lengua, pero bastaba con su mímica, la vitalidad sorprendente encerrada en sus cuerpos gastados —Juan tenía los ojos azules de puro viejo, Niño, "el corazón debilitado por la edad"—, y un poder sugestivo extraordinario para animar una escena, o todo aquel mundo africano llevado a Cuba, irrenunciable para ellos. Sin embargo, Niño era hijo de lucumí.

"Y los lucumí me querían mucho y con ellos aprendí su lengua. Hasta los once años estuve al lado de mi madrina, una lucumí; pero mi inclina­ción natural me llevó a buscar la compañía de los congos. ¿Por qué? Porque sus cantos y sus bailes me gustaban más que los de los lucumí, aunque no por eso despreciaba los toques de agbe, de bembé, el tambor grande y redondo, y los bata de Changó, tambor más refinado y con el que se llama a todos los Santos.

"A los trece años, del Ingenio Intrépido (cierro los ojos y lo veo tal como era..., veo también los barracones de otros ingenios donde decían que en un tiempo, de noche, encerraban con llave a los negros para que no se huyeran), me trasladé al Santa Rosalía de Castañé. La verdad que me huí del Intrépido con mi hermana, que estaba en el San Antonio de Saba­nilla, porque un amigo mío, Pedro, me había dicho: -Niño, ¡qué diablos, vamonos de aquí! Y nos fuimos los tres al Santa Rosalía. Pedro, mi amigo, tenía quince años. El Santa Rosalía estaba moliendo y faltaban muchachos para llenar las carretas de bagazo verde. En cuanto llegamos nos colocaron enseguida con una cuadrilla de chinos.13 Allí estaba Tadeo, congo, que era garabatero (el que separaba el bagazo con un garabato). Le caí bien al congo. Me decía: ' ¡tira pa cá, muchacho!, y una mañana:

—Abue, abuei, a la doce cuando suéta uté vá come mi casa. —Pero yo fui a comer con la cuadrilla de los chinos. Timidez, y por la tarde me dice:

— ¿Cómo no viní mi casa?

"Se me olvidó", contesté bajando la cabeza.

—Pue mañana uté camina pa llá. Uté moza mi casa.

"Fui. Me mandó a los mandados. Me dio bien de almorzar. A cada momento decía algo en congo, y como eso me encantaba ponía mucha atención, y oyéndolo estuve tres años con él. Todos los días me daba una lección, y así aprendí las palabras que usted va anotando.

" ¡Ay, Tadeo! Me contó cómo lo robaron en África. El andaba siempre con su padre, que era mandadero del Rey. Pero un día llegó de visita una comisión muy bonita de traficantes. Había siempre unos cuantos congos que trataban con los mundeles (blancos), para venderles los negros que necesitaban, y su padre, confiado^fue andando por delante con un grupo de aquellos hombres, y él atrás, con otros, distraído. Cuando se dio cuenta,

19


se vio en el embarcadero. Iba a echar a correr, a huir, pues eso de robarse los muchachos era cosa de todos los días, pero lo agarraron, lo cargaron, lo metieron a la fuerza en una canoa y luego en un barco de vela. Tadeo vino en el último embarque de negros comprados por Durañona y Mazorra, el

mismo año que yo nací".

Por las venas de algunos de mis informantes, hombres y mujeres, corría sangre real. Casi con las mismas palabras de Niño, y de otros visitantes del siglo pasado, anota Frederika Bremer: "Muchos de los esclavos que se traen a Cuba han sido príncipes y jefes de tribus, y los de su raza que los han acompañado en la esclavitud, les rinden respeto y obediencia", y narra una historia muy semejante a otras que de viva voz he escuchado a descen­dientes o conocidos de aquellos esclavos de alta categoría: "Un jovencito, un príncipe de los lucumí con varios de su nación fue conducido a un ingenio, donde por una causa u otra, se le condenó a recibir unos azotes. Los demás esclavos, como era costumbre en tales casos, debían presenciar el castigo. Cuando el joven príncipe se tendió en el suelo, para recibir los latigazos, sus compañeros hicieron lo mismo, rogando se les permitiera recibir el mismo castigo".

La nieta de un rico hacendado abolicionista oyó muy a menudo contar en su casa, la historia de dos esclavos de éste, Yagumí y Bengoché, que eran princesas, vendidas por su tío al morir el rey, su padre, a un negrero. El tío las mandó solas a la playa a recoger caracoles, para facilitarle el robo al comprador. "Una vez mi abuelo, al comprar un lote de negros para su ingenio se fijó en una mujer que lloraba desconsoladamente. Era que, contra la ley, ¡la habían separado de sus dos hijitas! Don G.A. le dijo al vendedor que pagaría como adultas a esas dos negritas, y aceptada la proposición y compradas, se las llevó a la madre. Fueron al ingenio y allí se llamaron Florencia e Ignacia, y luego Má Florencia y Má Ignacia. Cuando nacía un niño en la familia del amo, si era varón, se le regalaba un negrito, una negrita si era hembra. En la mía, a esos negritos se les llamaba malin-ches. Esclava en la casa de vivienda de Don G., fue Florencia; me quiso mucho; ya vieja, me llevaba al Cabildo del ingenio, a los bembé. Don G. ordenó que la enseñaran a hacer de todo. Tuvo muchos hijos y adoptó, además, a una huérfana. La huérfana creció, se casó y le fue infiel a su marido, que al saber que lo engañaba le rajó el vientre con un cuchillo. Otra esclava vieja de Don G., con sus manos le metió las tripas en el vientre y le salvó la vida. Le sobraba un pedacito de intestino, ¿para qué lo quería?, lo cortó... y la adúltera no se murió".

Podría alargar al infinito, esta interrupción al relato de Niño con los que me han contado sobre el mismo tema en La Habana, en Matanzas, en Santa Clara, otros ancianos.

"Allá en África, las mujeres iban al mercado a vender ñame, maní, manteca de corojo. Una mañana en el mercado, a mi bisabuela y a su hermana, le echaron por encima una sábana y cuando se dieron cuenta de lo que les había pasado, ¡mar y cielo! Así se robaron a Mamá vieja y a tía Mercé".

"Carmen Bayo fue a pasear al pueblo con dos hijitas que tenía. Volvió sola a su casa. Se las quitaron los mismos negros para vendérselas a los blancos".

"Por un barril de aguardiente negociaba un padre a su hijo, aunque usté no lo crea. ¿Quién vendió a Teodulio?"

Y una vieja, revieja, del barrio de Tulipán contaba que ella, "vinió roba pa la bahía, en Puente Agua dúce, Casa Consistoriá, hoy ñama Triconia, era tó de caña de Catilla, paré tejía, bohío de lo congo era mejó que un paré como éta. Ahí mimo nosotro desembarca, tiempo Genera Somerué.14 Mi abuela conga morí de ciento dié con siete año. Bautiza en Pueto Prínci­pe. Cuando cordonazo malo San Francico, tenía tré sijo". (El cordonazo malo de San Francisco, ciclón espantoso e inolvidable, ocurrió el 1844, que fue en todos sentidos un año trágico para Cuba.)

Un sacerdote católico, oriundo del Camerún, tuvo la gentileza de visitar­me en Madrid, en compañía de Doña Vicenta Cortés Alonso, autora de un notable libro de investigación histórica, "La Esclavitud en el Reinado de los Reyes Católicos". El sacerdote, aunque joven, nos habló del mismo terror que los traficantes negros que robaban adultos y niños para vender­los a los blancos, infundía a las personas que habían vivido los últimos días de la trata.

Se decía de Latuá, Yy al ocha famosa, que era princesa; la madre de una "manejadora" o tata, de un pariente mío, princesa mandinga, se distinguía donde quiera que iba por un orgullo indomable; príncipe o rey, el padre de Bamboche, Latikuá Achikuá; princesa, la madre de Odedei; reina era Má Susana, que una guerrilla tribal hizo prisionera en el interior del Congo. De reyezuelos cautivos que vinieron a cortar caña a Cuba, poseía una larga lista. En el caso de un esclavo príncipe, "se reunió una vez dinero en el Cabildo para comprarle la libertad", y nos aseguran los viejos, que a estos esclavos ilustres, los que allá hubiesen sido sus vasallos, siempre los ayuda­ban a coartarse.

"Tadeo desembarcó por Cárdenas y fue a dar al ingenio Manacas, y de éste al Santa Rosalía -prosigue Nino^, más nunca supo de su familia... pero con el pensamiento seguía viviendo en su tierra; y en Santa Rosalía, para




20

21


consolarse, había muchos congos; allí casó con Má Viviana, criolla, ¡buena mujer!, coloradita y bajita de estatura. Tadeo era un gran gangulero. Muy solicitado. Llegó a ser cocinero de la casa de vivienda. Cuando le dieron la libertad —él mismo se había libertado—, se quedó en su puesto, porque el amo lo quería mucho; pero por causa de un mayoral inconveniente, le dijo que quería irse y se fue. Cuando eso ocurrió el amo estaba ausente, y a su regreso lo mandó a buscar. Tiempo después murió el amo, y Tadeo dejó la cocina y salió otra vez a trabajar al campo. Durante las zafras era garabatero. "¡Ay, Tadeo! Cuando se sentía contento me decía: 'tú son criollito sinvegüenza!' También viví en el ingenio Armonía entre negros y blancos. Negros y blancos se querían bien. El esclavo y el hijo del esclavo eran entonces familia del blanco. Pero ahora la política sucia, que se mete en todo, está avinagrando el cariño del negro y del blanco. Yo soy viejo y lo veo claro. En otros tiempos, el esclavo metido en el monte sufrió su esclavitud porque ser esclavo era cosa de aquella época, costumbre, y así era que los nuestros nos vendían. Como no era el blanco, el amo, quien nos daba los golpes, que era otro negro, el esclavo no odiaba al blanco... pero hoy quieren enseñar a odiar, y el que siembra odio recibe más votos. Antes las razas se querían más. ¿No lo cree? ¡Se querían más! Los de abajo carniprieto o carniblanco, cada uno en su puesto, se entendían; y allá arriba en las casas de vivienda, en los caserones, ¿qué pasaba?, que no había blanquito de buenos pañales que no tuviese un biberón negro y su hermano de leche negro. Se criaban como hermanos. Con Cuba libre, la política quiere sacar el racismo. Tanto discurso con tanta historia de sufri­da raza, y que si la discriminación y el abuso, y tanto santísimo mulato renegado, rabioso porque su madre era como el betún, le digo que va a acabar con eso que era antes, sin ostentación ni discurso, porque era de verdá verdá, unión sentida del corazón".

A mi pregunta si se trataba mal a los negros en Cuba, Gabino Sandoval, que no tenía pelos en la lengua, me responde (1946): "No señor, y lo que es ahora, la verdad es que los negros no tenemos de qué quejarnos. La ley no repara en el color del pellejo y nos considera iguales. El negro que quiere subir va a la Universidad, a la Cámara, al Senado, adonde se le meta en el cuerno. Pero... le gusta mucho dormir y vivir de guagua. No digo que todos sean manganzones. Sin negros Cuba no hubiera sido rica, ¿quién sembró, quién cortó la caña? (Y se salvó el negro, porque si el buey no nace, hubiera jalado carreta.) Sin los negros no hubiera sido libre. ¿Quién peleó más duro contra España? ¿Quién parió a Maceo? Perfectamente: la Constitución lo reconoce así y nos da los mismos derechos que a los blancos. Advirtiéndole que ya ahora, cuando un negro nace... nace sin color. Se pone de raza cubana. Y eso está muy mal, porque" —apretando



22

los dientes- "¿si madre negra pare negro, hay vergüenza?"

Hubiera hecho mis delicias leerle a Gabino lo que años después (1961), refería el "Special Warfare Área Handbood for Cuba. Prepared by foreign áreas studies división. Special Operations Research Office. The American University, Washington. Under contact with the Department of the Ar-my", que dice, entre un cúmulo de falsedades, que en aquella fecha ¡1961! "los negros pueden ahora sentarse en los bancos de los parques". ¿Ignoraban —como muchas otras cosas—, los intelectuales redactores del Handbook for Cuba, que el matrimonio entre blancos y negros fue declara­do libre a partir de 1866? Prueba de lo poco que pesaban los prejuicios raciales desde los días coloniales, es que en las informaciones de limpieza de sangre, se pasaban por alto antecedentes que eran a veces demasiado evidentes en las facciones y el color de algunos de los demandantes. Ofi­cialmente se blanqueaba a los mestizos, y se vendían, como es sabido, cédulas de blancos. Tan mal defendida fue por España, en sus colonias, su pureza étnica.

En otras palabras, lo que nos decía Niño, nos lo dice un autor que analizaba la sociedad y las costumbres coloniales: "Donde vive el señor, vive a sus pies el esclavo. Pero nada los une sino el corazón; ningún lazo los ata sino el cariño. En honor de unos y otros es preciso confesar que ese lazo rara vez se rompe o se relaja".

"¡Unión sentida del corazón!" Niño en ocasiones me parecía muy reaccionario... Mas acaso no le faltaba razón, y que el espíritu demagógico que animaba a algunos políticos y seudointelectuales snobs u oportunistas, podía inyectar en la raza de color el veneno de un rencor que en nuestro país, aunque desmemoriado, no tendría como en otros una justificación rigurosa.

"En el Intrépido no había barracón" —continúa Niño—, "tenía tres calles con bohíos, donde vivían los negros independientes, con sus conucos para sembrar y criar pollos y cochinos. El Corto, La Empresa, el San Antonio, San Joaquín, la Luisa de Baró, Armonía, San Rafael, San Lorenzo, La Isabelita, Tinguaro, tenían buenos barracones y enfermerías, cuando yo era niño. Entonces yo iba al Cabildo del Intrépido los sábados y los domin­gos. En todos había Cabildos. El Intrépido no tenía Capilla con Capellán y santos blancos. Había que ir a la Iglesia para bautizar a los negritos. El que no estaba bautizado por lo católico, se oía llamar judío. A ese lo abochornaban diciéndole que estaba bautizado con guarapo y festejado con tambor. ¡Ah sí, cómo no! El bautizo también tenía entonces muchísi-



23

ma importancia, lo mismo que hoy. Todos los africanos y los criollitos se bautizaban por lo católico, y claro, por lo africano también... Mi gente, como hacían en su tierra, bautizaban contra lo malo. A los siete meses o al año de nacido el niño, se le bañaba con yerbas para protegerlo de daño, le ponían su collarcito o le incrustaban en la carne lo que necesitaba" (lo que aconsejase el adivino).

"Claro está" -me explicaba un mayombero—, "que cuando Sambia mandaba al mundo a un niño, los padres, o la madre si no tenía marido, reunían a siete nganguleros para que lo bautizaran a estilo de su tierra, que le juraran la cabeza -juran kisi malongo—, y no muriese ni le entrara daño en su cuerpo. Lo preparaban con agua de río o de pozo. Lo llevaban al monte con un gallo y una jutía, hacían una ceremonia y luego, en proce­sión, cantando con el niño en brazos, salían del monte: Nganga la musi, nganga la musi..."

Antes o después de bautizado en la Iglesia,15 nos contaba Hernández, uno de los muchos "paleros" de un linaje de ilustres santeros y paleros, oriundo de Sabanilla del Comendador, el niño se presentaba a una Nganga y se le ponía el nombre de un Nfumbi —muerto—, de un antepasado, "y si había nacido para Mayordomo, se le rayaba de chiquito" (se le hacían las marcas de la iniciación).

"Por supuesto, que al negrito también se le bautizaba a la africana", se nos advierte. "Kinani mbonga kunan toto, usted sabe, viene un niño al mundo. Se reúnen varios Padres para kuende burunkuama kunáncholo deansése kunan Sambi Sambianpungo Nsasi Nsasi kunanfinda, para darle fuerza a la cabeza de ese niño y que con la bendición de Dios y del sol, camine hasta la muerte. Así es. En el campo lo llevan al monte con un gallo y una jutía para que no se malogre y le dan gracias a Nsambi, a la gente que los acompaña, a la Madrina, la Yeri Yeri. La última que se saluda, es la madre. Cuando a aquel niño lo sacan del monte, se sabe quién es su protector, pues van 'perros'16 y el espíritu monta y todo lo dice. Del monte salen cantando Kunanténdale kuama Nganga la musi musi, porque todavía la criatura no habla: Nkengue maina maina kuenda Nganga mboba. Eso canta el Padrino. Todos tocan matracas. Yansese wiri ko kuna Sambianpungo, Ganga Lucero Ganga kinfumbe nofumbi Ndoki la meni meni ya talankó... Que ya vino el Fumbi; los padres se dan la mano y el niño se pone en el suelo en medio del ruedo de los asistentes: la wiri ndoki meni meni kunansambe. Se inclinan todos sobre la tierra, cogen un puñadi-to de tierra y lo besan en sus manos, o se besan las yemas de los dedos que tocaron la tierra.

"También al niño lo lleva a casa del Padrino si no hay río, pero si lo hay cerca, todos se meten en él hast la cintura y meten al niño en el agua. O si

24

se puede, lo llevan a bautizar al mar. Y se les bautiza también en un pozo. Allí un 'perro' con Mama Fumbe lo baja, pero tiene que haber otros cargados —poseídos— por Lucero Mundo, Cuatro Vientos o Mama Fumbe. Si el niño es enclenque se llama a Cobayende: Indo Cobayende Indo quiere mboba, o a Centella Siete Estrellas".

"Se bautiza a un niño", me dijo otro viejo, "en río, y si no con siete jicaras de agua, siete sunga (tabacos), siete hombres con corazón, malafo manputo (aguardiente), siete gajos de siete palos diferentes, ceiba, cedro verde, salvadera, álamo, ciguaraya, guama y algarrobo. Siete sombras por­que dan sombra".

Francisquilla Ibáñez nos hablaba de los bautizos "al por mayor" del Ingenio San Joaquín. Allí, cuando iba el cura, hacía cristianos a un gran número de "piquininis", y eran muchos los que se bautizaban ya bien creciditos, en la segunda dentición, marchando por sus pies a la fuente bautismal, faltos de una madrina lo suficientemente forzuda para tenerlos en brazos. Porque morían muchos bebitos, morían "judíos", se pretendió que fuese obligatorio bautizarlos a los cuarenta días de nacidos, pero en peligro de muerte y en ausencia del cura, como ocurría en el campo con tanta frecuencia, Francisquilla y todas las viejas de entonces, sabían admi­nistrar el Agua del Socorro y bautizaban a los niños moribundos, que "sin bautiza, angelito, no subía al cielo".

A juzgar por los recuerdos de Francisquilla y sus contemporáneos, uno de los acontecimientos más importantes y alegres en los ingenios, para amos y siervos, era el bautizo de los criollitos, sobre todo en los ingenios distantes de parroquias, que carecían de capilla y capellán. Muchos peque­ños "se indigestaban con los dulces y se emborrachaban con la cerveza de su bautizo", lo que sucedía a menudo con los guajiros, que por indolencia, tardaban muchos años en bautizar a sus hijos, aun los de mejor posición.

El Reverendo Abbot,17 que todo lo vio, de todo quiso informarse y todo lo explica minuciosamente a sus corresponsales, les dice que, "cuando se trata de bautizar colectivamente a los negros de una hacienda, los bene­ficios son considerables —los Padres (curas) están interesadísimos en el bautizo de los neófitos, porque reciben setenta y cinco centavos por cada ceremonia que celebran—, pero no pueden, por espacio de unos días, per­cibir más que la mitad de dicha suma. Si el hacendado quisiera aprovechar­se de esta circunstancia para realizar una pequeña economía, el sacerdote suele hallarse indispuesto u ocupado en alguna labor de su ministerio que no le permite realizar la ceremonia requerida. Algunos hacendados, deseo­sos de ajustarse a la ley y de actuar con prudencia, entablan negociaciones con el Padre y éste se aviene a prestar sus servicios".

Un cubano por adopción, mecenas de las letras, liberal y patriota, se

25

quejaba en inglés, bajo un pseudónimo, de que los curas no predicaban el Evangelio. Que en los campos de Cuba había hombres y mujeres que después de bautizados no vuelven a entrar en una iglesia hasta que se casan, y muchos que ni aun para este rito vuelven al templo, porque viven aman­cebados toda la vida. El canónigo García Vélez, declaraba en "La Verdad Católica", que en el campo, descontando un solo caso, los hacendados a pesar de disponer de los medios necesarios, no pedían sacerdotes (capella­nes), para instruir a sus esclavos, como recomendaba el Reglamento.



Con los esclavos domésticos no ocurría lo mismo; estos aprendían el catecismo y a orar en el hogar de los dueños, donde era costumbre rezar el rosario todas las tardes. Acompañaban a sus amas a misa, llevándoles la alfombrilla o la sillita de tijera, oían sermones y eran muy devotos.18

El Licenciado Francisco Barrera y Domingo, había escrito (conservamos su ortografía): "A pesar de que se sacrifica para comprar un negro, la gente pobre del campo y en recoger dinero con harta presión en su persona, apenas se halla un quince por ciento que les enseñe un Padre Nuestro ni Ave María, Credo, Mandamientos, lo que más admira aún, santiguarse". Sin embargo, agrega: "Desde el año 1780 hasta el 97 en que escribo esto, ha havido mucha mejora por haverse venido muchísimos sacerdotes pobres europeos que se han acomodado en los ingenios adonde tienen un vuen canonicato con las misas, sufragios, casamientos, bautismos y en enseñarles los domingos a rezar y decirles misas a los negros esclavos de muchas casas opulentas que tienen capellán e iglesia muy bonita en el mismo ingenio. Un buen sueldo que le dan los amos y tienen otros anexos de ingenios cerca­nos adonde por no poder costear capellán se componen con el del ingenio que lo tiene y éste los días festivos les enseña alguna cosa la doctrina cristiana, y como los negros más viejos y ladinos han aprendido muchas cosas del santo temor de Dios y las ven acer los negros nuebos venidos de África, las aprenden pero sin saber lo que se hacen, aunque por una luz interior vienen a comprender todas las cosas que son necesarias a un cristia­no para salvarse."

Jameson en sus "Cartas de La Havana", treinta años después nos dice: "Es cierto que al negro se le enseña religión, sólo el ritual, pero únicamente aparta su fetiche para sustituirlo por una reliquia. La barbarie de la supers­tición permanece y aún cuando hallan pasado muchas generaciones, con­servará todas las características de su estado anterior."

El bautismo, para los que pretendían justificar el pecado de la esclavi­tud, era la salvación del negro, su única posibilidad de alcanzar la beatitud eterna. De la beatitud eterna nunca me hablaron mis viejos, más no dejaron de explicarme que la importancia que le daban al bautismo se debía a que "fortalece la cabeza" —refuerza a Eledá-. Además de acercarlos a la raza

26

blanca, establecer lazos de parentescos espirituales con ésta, integrarlos en la familia cristiana —repito aquí las palabras de Ceferino—, este sacramento "es el que pone nombre, y nadie es alguien si no tiene nombre". "Bautizo santifica nombre".



Ya hemos dicho otra vez que no es posible "Asentarse" en Regla de Ocha (lucumí), en la que el sujeto que se inicia recibe otro nombre lucumí, que es secreto, sin antes haber sido bautizado en la iglesia. Y esta es una tradición que nunca en Cuba deja de practicarse, según los Bablorichas e Iyalochas más ancianos que me informaban.

No sé hasta qué punto era del todo exacto, por generalizar demasiado, lo que afirman muchos de aquellos extranjeros que en el pasado escribieron sobre Cuba. Uno de ellos dijo que saltaba a la vista que, de cuantos pueblos existían en el mundo, era el nuestro, en lo religioso, el más negligente. Otro, que en ella la Iglesia había renunciado a ejercer sus funciones espiri­tuales; que a la mayoría de los cubanos no les interesaba la religión; que se iba poco a los templos, los de La Habana estaban vacíos, sólo con mujeres y negras. Los confesionarios también vacíos, y cuando los domingos acude la gente, lo que escandaliza (a los protestantes), es la falta de devoción, de respeto, las conversaciones en alta voz, la distracción de los feligreses que no se concentran ni atienden al oficio.19

Ya en años finiseculares, precisamente los días de grandes solemnidades religiosas, el Viernes Santos, de tanto silencio y respeto que no se oía volar ni una mosca, para divertirse, jóvenes bromistas, estudiantes los más, entra­ban en las iglesias e introducían perros, prendían con alfileres a los feligre­ses unos con otros, echaban cangrejos en las pilas de agua bendita y vertían en ellas nitrato de plata, que luego de persignarse los fieles, dejaban man­chas negras en sus rostros. Si el Orden Público podía sorprender a los autores de esas maldades, los multaba.

Los hombres, ya desde mediados del siglo XIX, no frecuentaban asidua­mente las iglesias. Los ideales de la revolución francesa habían cruzado el mar, y en algunos medios la risa de Voltaire barría los prejuicios religiosos. Se creaban logias masónicas y se hablaba y se escribía de independencia y de progreso. La mayoría de los cubanos, es cierto, entendía que las prácti­cas religiosas era cosa de mujeres, y aunque tampoco escaseaban los calam­bucos, eran muchos los que preferían una vida mejor en la tierra a ganar el cielo con oraciones y sacrificios. Mas no faltaban los católicos convencidos y sacerdotes dignos de este nombre: Y en ello conviene Wurdermann des­pués de denunciar que, "los curas tienen familias", son viciosos, "juegan a




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal