Obras publicadas de ltdia cabrera



Descargar 1.15 Mb.
Página16/17
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17

devoción es más profunda entre los negros, y cree que las muestras de humildad, la atención con que se sigue el oficio, sería provechoso que la imitaran esas sectas que se atribuyen una forma más pura de culto".

20 Podía vérseles en Guanabacoa, apunta Sir James Alexander, con el hábito
puesto contemplando una riña de gallos y apostando en compañía de un negro.


21 Informe del Obispo de Mayna a Pío VIL Archivo de la Nunciatura Madrid.
Tomado de "Religión y Política en la Cuba del Siglo XIX" de Miguel Figueroa y
Miranda.


22 Capítulo VII de la Real Cédula e Instrucción Circular a Indias de 31 de Mayo
de 1789, sobre la educación, trato y ocupación de los esclavos.


"Matrimonios de esclavos. Los dueños de esclavos deberán de evitar los tratos ilícitos de los dos sexos, fomentando los matrimonios sin impedir el que se casen con los de otros dueños; en cuyo caso, si las haciendas estuvieren distantes, de modo que no puedan cumplir con el fin del matrimonio, seguirá la mujer al marido, comprándo­la el dueño de éste a justa tasación de peritos nombrados por las partes y por el tercero que en caso de discordia nombrará la justicia; y si el dueño del marido no se conviene en la compra, tendrá la misma acción el que lo fuere de la mujer".

23 Hacia fines del siglo XVIII y principios del XIX llegaban anualmente a Cuba
más hombres que mujeres. Estas sólo constituyen una tercera parte de los esclavos.
Turnbull, el intrigante cónsul inglés, cuenta que John William Becker, uno de los
magnates de la legendaria ciudad de Trinidad de Cuba, poseía en su hacienda próxima
a Cienfuegos, setecientos esclavos negros y Ini una sola mujer!

24 Los brazos de esta cruz de hierro pasaban como dos pies de alto por encima de
la cabeza del esclavo, para impedir que pudiese huir a los bosques.


25 Ataban al esclavo a cuatro picas, y este castigo dicen que era habitual, o bien se
le amarraba a una escalera (l'echelle) o se le suspendía por los brazos y las piernas
(l'hamac), o por una mano (brimballe).

26"La suerte de los negros en la Isla de Cuba está menos a la merced de los blancos avaros y crueles de lo que estaban en Santo Domingo y en nuestros propios días en la Luisiana". Etienne Michel Massé. París 1825. Y Pierre de Vaissiére, en "Saint Domingue" (1629-1789) Ed. Perrin, 1909, sobre el maltrato e iniquidades que allí se cometían con los esclavos advierte: "existe tal vez una pronunciada tendencia a exagerar los padecimientos de la vida de los esclavos en Santo Domingo y las Antillas y en generalizar los malos tratos de que han sido víctimas algunos". El mismo criterio puede aplicarse a Cuba.

27 Sobre los amos malos y buenos de que guardaban memoria mis viejos informan­tes, nos proponemos publicar más adelante las notas que hemos recogido. Es muy probable, pues no puede dudarse de la maldad humana, tal parece a veces que es lo único en que puede confiarse, que hubiese amos criminales natos, como aquel, un tal Machado de que nos habla Madden, que durante tres horas azotó a uno de sus esclavos hasta hacerlo expirar.

28Sin embargo un americano, J.W. Steele (Cuban Sketches. New York, 1883), dice que vio ¡negros con collares de hierro erizados de púas para que no se durmie­ran ! Ninguno de mis ancianos informantes que nacieron y vivieron en ingenios, oye­ron hablar de esos collares.

29Con respecto a la población de Cuba, escribe Murray el 1855: "las autoridades desean, por supuesto, propagar la ideadle que los blancos son más numerosos que los negros. Preguntándole a uno de los oficiales que pueden saberlo, éste me dijo que había 500,000 blancos y 450,000 negros; pero prosiguiendo mi investigación en un

217


medio más seguro, resulta que hay 600,000 esclavos, 200,000 libres y sqlo 500,000 blancos, lo que hace que la población de color esté con respecto a la blanca, en una proporción de ocho a cinco".

30Durante nueve días se azotaba al culpable.

31 Los negros, especialmente los congos, creían que vestir a los niños impedía que
creciesen. Idea que debe haber influido en las madres blancas del pueblo.

32 Los negros desempeñaban otros cargos en el ingenio: guardieros o "talanque-
ros" -como si dijéramos porteros- que se situaban en las entradas de fincas e
ingenios, carreteros, fogoneros, braceros, boyeros. Criados de mano en la casa de
vivienda, cocineros.

33 Sin embargo, esos odios los mitigaba el tiempo y la convivencia.

34 Sometido por arte de magia.

35 La Aurora. Diario Mercantil. Matanzas 5 de Noviembre de 1831. Núm. 250.

36 El 1812, durante el gobierno del General Someruelos, los esclavos asesinaron
blancos y quemaron cañaverales en Camagüey y en Oriente. El jefe de aquella insu­
rrección, un negro libre, inteligente, José Antonio Aponte, logró agitar las dotaciones
en La Habana, y en Oriente en Holguín y Bayamo, con la intención de atacar en gran
número a los blancos. En La Habana se unieron los hacendados para defenderse, y
con ellos los negros leales, y desbarataron sus planes. En Camagüey acabaron con
ellos los antecesores de los patriotas de la década del 60, Agüero, Betancourt, Varona.
Esta insurrección terminó con la muerte de Aponte y un compañero suyo en la horca
y la exhibición de sus cabezas al pueblo de La Habana. En Puerto Príncipe fueron
azotados públicamente los negros más comprometidos, que ascendían a un centenar.

El 1838, gobernando el General Espeleta, precisamente un día de Reyes, en un ingenio Trinitario, el Manacas, de Juan Bautista Armenteros, se sublevaron unos cuantos esclavos que, secundados por los de otras haciendas, quemaron cañaverales y asesinaron blancos, y fueron presos y castigados. Estos negros alzados en Trinidad estaban complicados en una conspiración que se tramaba en la ciudad, en la cual se dijo que estaban implicados algunos blancos. También hubo pequeñas sublevaciones en Sancti Spíritus. El 1825 hay otra rebelión en Matanzas, en el ingenio de Don Rafael de Cárdenas. La Condesa de Merlín ha contado la heroica conducta de los esclavos que defendieron a Cárdenas, y la del fiel José, que ella conoció personalmen­te durante su estancia en La Habana el 1840.



37 Según otros, la esclava le descubre la conjuración a su ama, y ésta le repite a su marido las confidencias de su fiel negra.

38Nació el 1809 en la Habana (8o. libro de expósitos de la Casa Cuna), "niño al parecer blanco". Padres: el pardo cuarterón Diego Ferrer Matoso, natural de la Haba­na, peluquero de la aristocracia, "con carruaje propio y casa con zaguán". Madre: Concepción Vázquez, de Burgos. Bailarina. La abuela de Plácido consigue que Matoso saque al niño de la Casa Cuna y lo tenga a su lado. Primeras letras: en la escuela del Maestro decano de la educación escolar en Cuba, Dr. Pedro del Sol. Completa su educación en una escuela para individuos de color de D. Francisco Banderan. Apren­de dibujo con Escobar. Forzado a abandonar sus estudios, a los diez y seis años, se hace aprendiz de peinetería. El 1834 ya es conocido por sus poesías, escribe Morales, instalado en Matanzas, publica en "La Aurora", va a Trinidad el 1842, año en que casa con la morena ingenua, María Gila, y allí lo prenden acusado de conspirar contra los blancos; inocente, vuelve libre a Matanzas.

Nunca, asegura su biógrafo, Don Sebastián Alfredo Morales, demostró odio al blanco.

218

39 Al tener noticias en París, donde seguía un tratamiento médico, de aquellos cargos, Don Pepe embarcó para la Habana, se defendió valientemente y fue absuelto.

40Plácido podía pasar por blanco, como tantos cubanos en el pasado y en el presente. También se dijo que era el fruto de los amores de una mulata esclava y de un importante prelado. ¿El Obispo Espada, según las malas lenguas?

41 De ser cierta la amenaza de Plácido hace pensar que el poeta no ignoraba que según una creencia africana, los brujos y las almas de los muertos tienen por vehículo a lechuzas y murciélagos.

42También Don Sebastián Alfredo Morales, en el prólogo de las Poesías Comple­tas de Plácido, Habana 1886, cuenta que Plácido cuatro meses antes de ser ejecutado le dijo al Fiscal: "Yo, señor, no tendré remordimientos en mi hora de agonía, pero V. sí y espero que después de mi muerte mi sombra lo ha de perseguir en forma de buho".

De la leyenda del valor extraordinario del infortunado Plácido —que al recibir un primer disparo que no lo priva de la vida, pide clemencia-, de su impasividad ante la muerte recitando camino del patíbulo es autor ingenuo Morales, que salvó sus ma­nuscritos y logró publicarlos el 1885, veintiún años después de ser fusilado Plácido. De edad madura, cuarentonas. "Jamonas".



44 La prohibición de la trata empeoró la suerte de los esclavos en los barcos y
aumentó el peligro que amenazaba sus vidas durante la travesía. En la imposibilidad
de escapar de la persecución de los ingleses y de deshacerse del cuerpo del delito, toda
la carga humana se arrojaba al mar.

45 Se decía que los africanos alejados de la costa creían que los blancos los
compraban para comérselos.

46 A veces, a causa de una epidemia que se declaraba abordo, los enfermos eran
arrojados al mar, o bien por escasez de alimentos u otros motivos. La merma podía
ser considerable. En una ocasión se perdieron, de doscientos esclavos, ciento cuarenta
y ocho, en un barco francés.

¿Serían estos peinados complicados que vio Massé y que demandaban tanto tiempo los que recordaban los viejos? Decían que muchas ancianas africanas, excen-tas de trabajar —como los niños, que en Cuba hasta los ocho años no hacían nada-, se entretenían en peinar a las mujeres del ingenio, "haciéndoles unas combinaciones muy bonitas de muchas trencitas".



48 Como esta que conservo, sin fecha, que debe ser de principios de siglo: "Para el lunes diez y ocho del corriente, a la hora acostumbrada, en el barracón No. 10, se abrirá la venta de ciento diez negros bozales mandingas de ambos sexos, que ha conducido de Charleston la fragata americana Pierce Manning, su Capitán John Pratt, a la consignación de Don Cristóbal Duran.

49La oftalmía -terrible la oftalmía purulenta-, era uno de los padecimientos que, con la disentería y el escorbuto, contraían los esclavos en la travesía.

Due South or Cuba Past and Present". Boston and New York. Riverside Press, 1888.



51 Antepasado, abuelo. Muertos.

52 Majá.

53 Llamábase "pilongos" a los villaclareños bautizados en la Iglesia Mayor, que se
echó abajo durante el gobierno del General Gerardo Machado, siendo Gobernador el
Dr. Roberto Méndez Péñate, y muy á~ disgusto de Machado que era partidario de
conservar en Cuba todos sus monumentos históricos y salvó de la demolición el
Convento de Santa Clara en La Habana.

219


Thomas Jefferson (1807). "In case of war with Spain Cuba might add itself to our Confederation". En caso de guerra con España Cuba podría agregarse a nuestra Confederación.

John Quincy Adams (1823). Al Embajador de España: "¡t is scarcely possible to resist the conviction that annextion of Cuba to our Federal Republic will be indispensable to the continuance and integrity of the Union itself. No es posible resistir a la convicción de que la anexión de Cuba a nuestra República Federal será indispensable para la continuidad e integridad de nuestra Unión misma.

Los americanos querían comprarle la Isla a España y ésta se negaba invariable­mente. A una de las proposiciones que se le hicieron respondió: "que antes prefería que se hundiera en el océano".

Hoy asombra leer: Presidente Madison. "Not that we desire Cuba for itself but that we are afraid some European power might make a fulcrum of that position against the United States". No es que deseemos a Cuba por sí misma, sino porque tenemos miedo que alguna potencia europea haga de su posición un punto de apoyo contra los Estados Unidos.

¡Los designios de la política norteamericana son más indescifrables que los de la Divina Providencia! ¡Quién iba a imaginarse que un día le regalarían la Isla a quienes han jurado enterrarlos!

Sin embargo, a mediados del siglo pasado, el entierro de un negro, niño o adulto, en muchos pueblos de campo de Matanzas, como Limonar, costaba "seis pesos y cinco reales", y siete el de los blancos.

El Cabildo de los Mina estaba a mediados del siglo pasado en el barrio de Jesús María, en La Habana. No tenían fama de inteligentes. De ellos escribió Murray: "hay una rama llamada Mina Popó, también del Oeste, estúpida, perezosa y sin carácter propio". Eran socarrones, hipocritones, pero estúpidos no, rectifica Calazán. Se decía que estaban más predispuestos que otros africanos a enfermar de nostalgia y que por eso se suicidaban con frecuencia.

57De Mozambique, a partir de 1800 se enviaban al Nuevo Mundo unos quince mil esclavos al año. 58 Alcahueta

59Este baile de los makuá recuerda una especie de lanceros que veía bailar Don L. Muriedes el 1890 en Santa Clara. Colocados en dos filas, frente a frente, los hombres separados de las mujeres, hacían movimientos y figuras al compás de los tambores. Marchaban los hombres hacia las mujeres y al encontrarse sonaban las palmas y retrocedían. Este baile tenía lugar en la casa del Cabildo congo en Santa Clara, el día de la Caridad del Cobre, a quien ellos veneraban.

60El Kinfüite: "Para tocarlo el congo, sentado, se lo ponía entre las piernas, los pantalones arremangados y cerca una jicara para mojarse las manos. Y no era un arpa: era un barrilito con un parche. En mitad del parche un agujerito por el que se pasaba un cáñamo, y se le ataba un trozo de caña brava. Esa caña se frotaba como el yin del tambor sagrado de los Abakuá. El kinfúite se tocaba desde las diez de la noche hasta la salida del sol." 61 Hormiga.

62Otros solares famosos habitados por carabalís, lucumís y criollos fueron los que estaban en las calles de Jesús María, Vives, Alcantarilla, Suárez, San Nicolás, Puerta Cerrada, Águila, Revillagigedo. Célebres el solar de los Hoyos, entre Diaria y Puerta Cerrada, y en la Calzada de Vives, el de los Carretones de los Congos.

63Son muchos los extranjeros que han dejado constancia de esta cordialidad que

220


se advertía en las relaciones de blancos y negros en Cuba, y que explica por qué el negro cubano es un individuo que sonríe, amable y exento de rencor en notable contraste con el amargo negro norte-americano. Jameson subraya "que los negros libres que residen en el país difieren poco de los blancos del pueblo, con los cuales mantienen perfectas relaciones. Trabajan juntos en un mismo quehacer y se divierten juntos". Sin embargo, en un tiempo hubo algo que humillaba profundamente al negro libre y honrado, y era que no podía llevar armas ni salir de noche a la calle sin un farol. Muchos horros con dinero y buena reputación se abstenían de salir de sus casas después del toque de Ave María.

64 John A. Perry, Thrilling adven tures of a New Englander. Travels, scenes and
sufferings in Cuba. Boston 1859.

65 "Si con motivo de la muerte de algún parvulito se hiciere algún bayle como han
acostumbrado las gentes de ínfima clase creciendo el desorden hasta el extremo de
tener expuesto el cadáver algunos días para continuar en la misma reprensible diver­
sión, se exigirá al dueño de la casa donde se tengan seis ducados".

66Olílu, llenándose de orgullo y refiriéndose a sus antecesores lucumí, me dice: "eran los cimarrones que no podían coger los perros, porque huían a lié Yansa, (al país de los muertos) para volver a su tierra". A África, donde renacerían. La creencia en la reencarnación (ejemplo, el abikú), no era ajena a mis mejores maestros, pues los viejos lucumí la sustentaban. La Bremmer también da cuenta del suicidio de once lucumís, que por ese medio se evaden de la esclavitud.

"Fueron hallados colgando de las ramas largas y orizontales de una guásima. Cada uno se había amarrado una calabaza con su almuerzo, pues creen que el que muere aquí no tarda en resucitar en su país. Por esto, muchos esclavos depositan sobre el cuerpo del suicida el pañuelo o el adorno de cabeza que más admiran, con la convicción de que lo llevarán, con sus saludos, a aquellos que más quieren en la madre patria. El cuerpo de un suicida siempre se cubre con cientos de estos recuerdos".



67 Y tenían razón. Cuando los europeos ocuparon la Nigeria, ésta distaba mucho
de hallarse en el estado de barbarie de otras regiones africanas.

68 En África eran agricultores y comerciaban con marfil, hierro y mercancía hu­
mana. No obstante entre algunos negreros tenían fama de indolentes.

69 "Iban cantando: vamos a vé mandinga con ganga qué es lo que saca".

70Rito lucumí que se hace de madrugada para recibir el "aché", la fuerza del primer rayo del sol y dar gracias a Olodumare. Se bebe el "dengue" caliente, que en el centro del ruedo reparte el Oloricha a los asistentes a esta ceremonia, que es muy bella cuando se celebra en el campo.

De la Costa de Oro, desde Togo a Dahomey. El nombre de arará comprendía para mis informantes todo el Dahomey.



72En una carta de Cuba de Agosto de 1968 se me informaba: "Los ñañigos siguen vivitos y coleando. Hay juegos funcionando en la capital, en Matanzas y en Pinar del Río (cuando digo en la capital me refiero a Regla y Guanabacoa). Hay muchos jóvenes metidos en el asunto, y los que ahora son viejos y fueron aquellos jóvenes que los viejos censuraban, les repiten lo que les decían a ellos: que los jóvenes destruyen el ñañiguismo, porque el ñañiguismo no es guapería. Pero los jóvenes necesitan prote­gerse y sentirse seguros en esa hermandad, tanto en el presidio como en el servicio militar obligatorio. Ellos se protegen, y los que no se inician, si observan una conduc­ta seria y valiente, son sus amigos. Son los que pasaron tres años en Camagüey y vivieron el infierno de la UMAP con su sección de castigos, que se convirtió en algo peor que la Legión Extranjera, en la que se introducían para mezclarse con ellos y

221


humillarlos jóvenes no integrados, católicos o no, homosexuales, marihuaneros, presi­diarios comunes, lesbias, animales. Entre ellos sucedían cosas terribles, como cortarle la cabeza con un machete a un asesino procedente del Castillo del Príncipe, donde tenía fama de matón. Esto lo hizo un muchacho de dieciseis años, sin experiencia, que impulsado por la vergüenza y la humillación que le hizo sufrir, se juró a sí mismo matarlo, cuando aquel tipejo se burló de él groseramente y le gritó que sólo podría matarlo dormido. El acto se produjo con rapidez y sorprendió a todos. Afiló el machete delante de sus compañeros, se acercó adonde dormía el guapo, lo llamó hasta despertarlo y entonces le dio un tajo con todas sus fuerzas. Se presentó después al Cuerpo de Guardia y entregó el arma y comunicó el hecho. Por los pésimos antecedentes del muerto apodado el Tigre, fue absuelto. Muy distinto fue el caso del joven abakuá que se rebeló contra uno de los tenientes que más se ensañaban con los reclutas y le dio muerte. Era también muy joven. Fue sentenciado a muerte por fusilamiento. Pidió dirigir la ejecución, se negó a que le vendaran los ojos y cuando le preguntaron cual era su último deseo pidió que se acercara el que mandaba el pelo­tón. Cuando lo tuvo frente a frente, le escupió la cara. Levantó los brazos, formando una cruz, la cruz de los trazos ñañigos y dio la orden de que disparasen. Y así murió. Podría contarle otros hechos de jovencitos de quince a veinte años".

Más tarde he sabido de nuevo que los ñañigos no se resignan a haber perdido la libertad y que por eso "llenan las cárceles".



73Calazán y otros viejos hablan de un carabalí llamado Juan Ventaur, "albacea de todos los cara bal ís, que le daban sus papeles y dinero a manejar, sabía leer, escribir, contar, de todo, y tenía muchos esclavos. Su nieto, que estuvo en la Universidad, Juan Cerda, vivió en casa grande en Prado y Genios. Sus criados eran gallegos. Iba al Louvre a jugar Bacarat con los de arriba, y los de arriba, entre copa y copa, le dieron a firmar un documento... que de la Universidad fue a limpiar los comunes de Regla". De estos horros acomodados supieron los viajeros que escribieron sobre la ex-Perla de las Antillas. Para citar sólo a uno: "Se ha visto a africanos hacerse de fortunas considerables después de libertarse y comprar ellos mismos buen número de esclavos". J.G.F. Wurdermann, "Notes on Cuba", buen observador, que al revés de los Madden, Turnbull, Mursell y tantos otros, juzgó con imparcialidad las cosas de Cuba.

75 En los leprosos, tan temidos como compadecidos, siempre ha visto nuestro pueblo un resplandor de santidad. "En un leproso está San Lázaro". Contaba una conga que esta enfermedad se había propagado por la maldad de una mujer que, in illo tempore, había ofendido de palabra a un lazarino.

No vi distribuir alimentos "el día del pobre", sino dinero. Comida, pan, se daba en cualquier momento en que un pobre se presentase a pedirla. Y para llevarse diariamente las sobras, cada casa tenía su clientela.

Esas sumas hoy nos parecen ridiculas. No lo eran en el siglo pasado y en los comienzos del presente aún representaban una buena ayuda. Sé por papeles íntimos y por conversaciones oídas a personas dignas de todo crédito, que no era una cifra "standard" la que menciona Philalethes, y que las dádivas, según los casos, se eleva­ban a más y ... en silencio. De la generosidad, y sobre todo de la callada generosidad de muchos cubanos, quisiera poder hablar algún día.

78 Así tituló su libro un médico americano, el Dr. R. Gibbs, el 1860.

Conozco a una cubana insoportable que le dijo a un señor americano: "Nuestra cultura era europea, nuestra incultura es americana".



80Francés Trollope. Domestic manners of the Americans. London 1832.

222


8 * Voyage a la Havane. 1840.

82En concepto del autor de "A Narrative Tour in North America with an ex-curtion to Havana". London 1834, las calles de La Habana eran "tan malas como las leyes españolas, sucias, angostas y tan llenas de baches que en ellas se volcarían todos los carruajes sino fuese por la volanta, que recuerda algo al cabriolet inglés con sus dos ruedas inmensas. Pero muchas de las casas son muy hermosas y sólidamente construidas, más lujosas, elegantes y confortables de lo que por el exterior puede imaginarse".

83La diferencia que existe entre Mayombe Cristiano y Mayombe Judío, es la misma que se establece en el Brasil entre la Kindamba y la Umbanda. La magia maléfica o negra corresponde a la Kindamba, la benéfica o blanca a la Unbanda.

84Un Oloricha, si es hijo de Obatalá, no podrá, en principio, poseer una Nganga. Si lleva el ileke o el collar de Obatalá, no encenderá pólvora donde haya cerca una estampa o la piedra de Obatalá. Es un sacrilegio quemar "fula" o pólvora donde se encuentre el Orichanla.

85Nkuyo, le llaman algunos Mayomberos a un espíritu equivalente, con funciones de Eleguá.

86 Nombre que le dan a la fuerza que domina el Taita Nganga.

87"Choya Wéngue se pone por mantón sobre los hombros un mboma o un Ñánka, (un majá o un jubo) lo mismo que Iyá Yemayá y que Afreketé -la Yemayá de los arará (de Alada) es en camino de Lukankansa —el Diablo—, una Santa muy mala". Por camino debemos entender aspecto, avatar, "tendencia". El término avatar es válido en las dos Reglas. Así en la lucumí un Oricha puede presentarse, como algunos Obatalá, "bravos", en su aspecto guerrero, temible en algún momento o circunstancia de su vida; Ochún, la diosa del amor, como una mujer seria, ya vieja o pobre, que practica la hechicería, como cuando es Ochún Kolé. Camino se entiende también por la tierra o localidad en que vivió, por la que pasó o recibió culto un Oricha: "Changó de Nupe, de Oyó". "Ayé por camino lucumí y Agróniga por Dajo-mi; Nanábulukú por camino sabalú", etc.

88 Montar el Mpungu: tomar posesión del cuerpo de un individuo. Lo mismo que "montar un Oricha".

La Principal de un Nso Nganga la llamaba otro informante la Mukua Dibata. Hijo, adepto, clientes del brujo.



91 De apellido Baro, como Alfonso, Hernández, Jorrín, Herrera, Aldama, Cárde­nas, Pedroso, etc., se cuentan famosos mayomberos y santeros de ambos sexos.

Gajo llaman los Mayomberos a la cazuela o recipiente mágico en el que, con elementos tomados del Fundamento, Tronco o Nganga del brujo se constituye una nganga para "un hijo". Con las palabras de un Taita: "Gajo quiere decir que en mi Nganga uno se juró -inició- y que de mi Prenda le hice un resguardo: que nació de mi Prenda. Empezará con él a hacer bien a la humanidad, a hacer méritos. El resguar­do que le doy lo puse en el fondo del caldero; le rayo la frente, el pecho y los brazos. Un perro aguanta una vela y se quema la pólvora en la mano del Ngombe para que le baje fúmbi. Se tiene una palangana con agua y yerbas para lavarle las heridas y para que beba". Que le baje fúmbi quiere decir que caiga en trance. Rayarle el pecho, la frente y los brazos es hacer unas incisiones con un cuchillo.



93E1 hijo de Nganga recibe un nombre que le da el espíritu. A los Padres y Madres de Nganga se les suele llamar por el que tienen sus Prendas.

Tu espíritu (el poder que asiste al Mayombero) no supo, se equivocó.



95Como yo puedo vencer, amarrar al brujo -Ndoki- que te hace daño.

223


96Tronco o Fundamento. La Nganga que da origen a otras.

97Murumba, brujería. Kindambazo o kimbambazo, echar brujería, producir daño. Algunos Mayomberos dicen también Kandangazo. Walonampolo, "brujería en polvo".


Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal