Obras publicadas de ltdia cabrera



Descargar 1.15 Mb.
Página15/17
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17

r

comiéndose la caña de primavera puede cogerlos como yo, usté va verlo. Llamó a varios negritos; los negritos metieron la mano en la lata y los alacranes no les picaron. A ver usté, Laureano. ¡Dios mío! ¿Por qué metí la mano dentro de la lata en aquel enjambre de alacranes? Me quedé sin voz. La lengua no me cabía en la boca. Después de esta prueba vinieron los chuchazos".

Para demostrarle su inocencia al Padre Nganga y a los Mayores del templo, un Moana, acusado injustamente de haberse apropiado de un dine­ro del templo, pide que lo prueben dándole a beber un veneno. El brujo prepara un brebaje; el hombre apura hasta la última gota, "que vomita enseguida, y que lo hubiera matado si no hubiese sido inocente". Este viejo, como todos, resolvía sus asuntos con brujería: 'Me mandó, continúa Laureano, a cortar una enverga en los límites de su colonia, que lindaba con la de un tal Aniceto, que era también Mayombero. Yo fui, y como estaba en tierra nuestra, hice un surco cuadrado con el arado. En eso me vio Aniceto y me dijo unas insolencias. Este terreno es mío, ¿qué tiene que hacer aquí metido en mi lindero?

—El viejo Germán me mandó.

-Pues no me da la gana de que cortes aquí. No te va a valer ni Siete Rayos.

Aniceto echó sapos y culebras por la boca. Me amenazó. Julián el arriero, fue a contarle a mi padrino lo que estaba pasando y volvió con él.

—Aniceto, ¡ojo! que mi lindero es este.

—No, viejo, su lindero está aquí.

—Bueno, está aquí, ¿eh? Pues ahora vamos a saber la verdad de la verdad. Arranca un gajo de piñón botijo. Aniceto trae un gajo de piñón. El viejo lo clavó en la tierra.

— ¡Este es mi lindero, arráncalo de ahí!

Aniceto forcejeó para desprenderlo. Nada, el piñón, firme. El viejo le dijo que probara con los bueyes, que ya él estaba matungo y no tenía fuerza. Halaron los bueyes... No había nada que lo arrancase de allí. Al fin Aniceto convino con mi Padrino en que ese no era su lindero".

Por supuesto, este Aniceto no era el inolvidable villaclareño Aniceto Abreu —el celebérrimo Bejuco—, gran adivino y curandero, con clientela en toda la Isla de altos militares, políticos, ricos comerciantes españoles y hacendados.

Este Aniceto Abreu, que murió el 1922, parece indudable que estaba dotado de extraordinarias facultades síquicas. Es la opinión de personas 208

incrédulas a salvo de dejarse impresionar. Aseguraban que fue consejero secreto, inspirado pero prudente, padrino y brujo de un presidente de Cuba que al fin de su vida no le hizo caso cuando impulsado por los innumerables partidarios que contaba en el país, encabezó la justa insurrec­ción cuyo fracaso le auguró insistentemente Bejuco. Su predicción desgra­ciadamente se cumplió y el General y el mago no volvieron a encontrarse. La fantasía de nuestro pueblo pretende que todos sus presidentes tenían un brujo o un espiritista que los auxiliaba en la sombra. Desde luego, que tenían a su lado hombres de color, como el General Menocal a Mayarí y otro a Anacleto, que daban la vida por ellos.

Aniceto Abreu, villaclareño, descendiente de lucumí, dejó, no sólo en­tre los humildes, sino entre muchos blancos acomodados que experimenta­ron los efectos de sus remedios y amuletos y se aprovecharon de sus acertados consejos, el recuerdo de una rara intuición o de una incuestiona­ble clarividencia. "Bejuco", como le llamaban, ha pasado a la historia oral como un personaje influyente en la política de aquel período y en el gobierno del General José Miguel Gómez, que contó con la simpatía de todo el pueblo de Cuba. Bejuco poseía una finca en Artemisa y allí daba culto a sus Orishas y recibía hospitalariamente a sus innumerables amigos y consultantes. Fue como el lucumí Okují,140 Ta Pablo Alfonso, su maestro, y el famoso Adechina, su amigo, uno de los grandes Santeros de aquella época, depositario genuino de la religión lucumí, —Yoruba.

Pero Bejuco no ignoraba los secretos de la magia de los congos, y "trabajaba" en ambos campos.

Una protegida suya, de esclarecida estirpe cubana, nos contó:

"Cuando Aniceto necesitaba algún ingrediente difícil de encontrar para hacer un remedio o un trabajo, se acostaba y se dormía voluntariamente. Despertaba al cabo de un rato con la yerba o el objeto que le hacía falta en la mano. ¿Cómo podía hacer eso? No lo sé, pero he presenciado este fenómeno extraño más de una vez. Me sentaba al lado del viejo observán­dolo y vigilando su sueño. Las cosas aparecían en su mano del modo más natural e incomprensible.

Aniceto nació en el ingenio de mi abuelo; luego, durante toda su vida, fue nuestro amigo más fiel y consecuente. Cuando mi padre huyó de casa para irse a la guerra de Independencia, Aniceto cuidó a mi madre y a mi hermano y los protegió hasta su regreso. No tuvieron más protección que la suya, y eso que, como sabes, nuestra parentela era larga y rica. A mí me quería con locura. Tuve la satisfacción de asistirlo en sus últimos momen­tos, y confieso que^después de misTpadres, el ser que más he querido en mi vida fue el negro viejo Aniceto".

Fenómenos de transporte como el que nos describe esta amiga, que

209


conoció tan de cerca a Bejuco —mucho la irritaba que yo irrespetuosamen­te le llamara Bejuco—, no tuve la suerte de presenciar en los Santeros y Nganguleros, que conocí. Sin embargo, no es menos curioso aquel a que me hizo asistir por la década del cuarenta, una de mis viejas pitonisas habaneras. Esta, una tarde que fui a visitarla y a anotar las voces lucumí que aprendió de niña, me aseguró que cuando a ella se le antojaba nadie se atrevía a pasar frente a la puerta de su casa. Respondiendo a una sonrisa de duda que acaso no pude reprimir, me invitó a que volviese temprano al día siguiente. Fui a eso de las dos de la tarde y pedí a mi chauffeur, que se situó a esperarme con el coche al costado de la casa en que vivía la anciana, que viniese a buscarme a las tres y media en punto. El espectáculo que me ofreció la vieja desde las dos de la tarde hasta las siete de la noche, en que resolví que era tiempo de marcharme, no pudo haber sido de veras, más extraño. Me senté en el portal de su casa, y ella, aunque conversando a ratos conmigo, continuó en sus trajines sin hacerme mucho caso.

"Ahora siéntate tranquila ahí y mira a vé si por aquí enfrente cruza alguien".

Positivamente, nadie pasó por delante de su puerta. ¿Pura casualidad? La verdad que todos los transeúntes, quizá sugestionados a distancia y como obedeciendo una orden, tres o cuatro metros antes de llegar a su puerta, se desviaban, volvían atrás, o un momento indecisos, cruzaban a la acera de enfrente. Mi chauffeur no vino a las tres y media, como le había pedido. Me dijo luego, cuando yo fui a buscarlo, al doblar de la esquina donde lo había dejado, disculpándose y todavía amodorrado, que se había dormido profundamente. No me cabe duda que aquella mujer, no se me ocurre otra explicación, era capaz de hacerse obedecer mentalmente: un mocetón que venía a todo correr por la acera, se detuvo tan de repente que no pude por menos de echarme a reir. Continuó su carrera, pero en sentido opuesto.

No agotamos con estos apuntes el rico material que le reservaban las recatadas, reprobables y siempre activas Reglas de Congos a una simple curiosa del mundo espiritual de los negros cubanos, o al estudiante univer­sitario de las que llamaron los etnólogos, religiones "primitivas" —sustitu­yendo el término despectivo de salvajes—, como estas africanas, la yoruba y la bantú, que sin alteraciones en el fondo, se mantienen vivas en nuestra Isla perdida, y han cruzado el mar para ahora, en la Florida, en Nueva York, en California, ganar prosélitos en la población blanca hispano parlan­te de estas ciudades y entre los negros americanos, que no pudieron conser­var su patrimonio cultural.

Hay Santeros y Paleros cubanos en Venezuela, en Puerto Rico, en Santo Domingo, en México, y a pesar del crecido número de improvisados, de 210

charlatanes, que en este exilio ávido de esperanzas, son explotadores insa­ciables de la candidez o de la impaciencia de los que esperan de las divini­dades africanas y de la magia la rápida obtención de sus anhelos, el regreso al país natal, los hay también sinceros, respetuosos de su fe y que procuran no apartarse de las reglas establecidas por los antecesores; tradicionalistas que conocen bien sus cultos.

En el lié de una Iyalocha de Miami, muy recta, sólo se bebe Cheketé, como es debido, la víspera de la celebración de Santa Bárbara —Changó-, el 3 de diciembre.

La magia integrada a la religión ha sido muy importante. En todos los tiempos la magia ha coexistido con la religión en nuestro pueblo tan fuer­temente marcado por la influencia que ejercieron en él las creencias y prácticas de los africanos; es una necesidad de nuestro pueblo —pero acaso lo es de todos los pueblos del mundo, aún de los más adelantados.

A los congos, como hemos dicho al comienzo de estas páginas, se les asignó el papel de brujos, e injustamente sólo el de aquel que animado de intenciones criminales o al servicio de las más bajas pasiones, maneja fuer­zas maléficas, espíritus perversos causantes de desgracias, enfermedades y muertes, olvidando o ignorando al que practica la magia que tiene por objeto hacer el bien, proteger de los malos espíritus y de energías nocivas, curar, salvar a las víctimas del maldito hechicero.

"Mayombe fue bueno en Guinea".

Lo es el Mayombero "cristiano" que opta por el bien, reprueba, condena al Ndoki, al brujo malvado que Nsambi, Dios, no perdonará en la otra vida.

Miami, 1975-76



211

NOTAS

1A los yoruba se les llamó siempre en Cuba lucumí. Mis más viejos informantes desconocían la denominación de yorubas.

2Guiní por África, decían los viejos. Así se llamó la costa occidental de África.

3 A Slaver's Log Book or 20 Years Residence in África. Capitán Canot era el pseudónimo de Theofhilus Connean. (Avon Books, 1977.)

4Frederika Bremmer: The Homes of The New World - Vol. II, New York, 1858.

5Arthur Morelet. Voyage dans 1'Amerique Céntrale, L'Ille de Cuba. Paris, 1857.

6 Richard Madden. The Island of Cuba. London, 1849.

7Jenkins, que describe en su "Yankee Traveller" el cuadro pavoroso de la esclavi­tud conviene en que los abusos en Cuba con los esclavos "no fueron tan insufribles como en las Indias Occidentales".

8"Travels in North America during the year 1834-1835. A Visit to Cuba".

9Elogio de Don José de la Luz Caballero por el Dr. Ramón Zambrana. Habana, 1866.

11 No sólo de holgazanes podía tacharse a los congos rurales. "En la Habana
-escribe el Capitán Alexander en el primer tercio del siglo pasado— las familias ricas
poseen un gran número de esclavos inútiles y perezosos - no tenían mucho que
hacer. Son tan ociosos como sus amos, diez veces más vagos que ellos, beben, juegan
y son los asesinos de la ciudad". Añade que muchos hacen de sus dueños lo que
quieren.

10 "Esos loangos", me explicaron, vinieron de la parte de arriba del Congo, y de la parte de abajo de un río grandísimo, vinieron los Angola, que hablaban portugués como los Ngúnga".

12 Las milicias de negros y pardos comienzan a crearse en el siglo XVII, en la
Habana y otras partes de Cuba. Estas milicias, como escribe S. Klein en su interesante
libro "Slavery in the Americas. A comparative study of Virginia and Cuba", desarro­
llaron un espíritu ejemplar de cuerpo y actuaron notablemente bien a pesar del poco
tiempo que contaban para su entrenamiento. Presentaban, destaca este autor, "un
desacostumbrado y franco patrón democrático", y daban un gran resultado.

Don Rafael del Castillo y Sucre, alabando la conducta de los negros que defen­dieron bravamente La Habana cuando el 6 de junio de 1762 se presentó frente al Morro el Almirante Pocock con treinta y dos naves y fragatas, y sólo había en la plaza cuatro mil soldados y marinos y mil quinientos milicianos negros, dijo en un sermón

213

pronunciado al renovarse las banderas de los batallones de los hombres de color, que él no desdeñaría mezclar la sangre que corría por sus venas con la de aquellos valientes.

Debido a la conspiración de negros instigada por el Cónsul Inglés David Turn-bull, que fracasó (1844) por la denuncia de una esclava, y sobre la que un año antes suministró un sargento del batallón de morenos de Matanzas, el General O'Donnell perdió confianza en los negros, y las Milicias de Morenos y Pardos, después de dos siglos de existencia, fueron suprimidas. Volvieron a funcionar el 1854. El General Concha, en sus Memorias, pág. 160, Cap. XII, dice: "La raza de color ha sido y es esencialmente favorable a España". El 1868 fue voluntario del Batallón de Morenos Leales, mi gran informante Bamboche, que no era nada antiespañol.

En el Diario de la Marina de La Habana del 7 de enero de 1899 (año 60, Núm. 6) leemos este curioso suelto en las noticias de España:

"En la guardia de Palacio dada ayer por la mañana por el Regimiento de Infantería de San Fernando, había cuatro soldados negros de Cuba, los cuales fueron llamados por S.M. la Reina y obsequiados con dinero".



13E1 1847 comienza la importación de chinos en Cuba. Venían contratados por ocho años para trabajar en los campos: alimentación, ropa (dos trajes al año) y cuatro o seis pesos mensuales. La proposición parecía brillante en China al pobre chino que aceptaba un contrato de ocho años, que en realidad iba a convertirlo en esclavo durante ese tiempo, aunque no se le consideraba como tal. La primera carga de chinos que llegó a la Isla, con el respaldo de la Junta de Fomento, en un clipper inglés procedente de Amoy, consistía en quinientos setenta y una "piezas amarillas". Los negros, por aquellos años estaban caros y se rumoreaba que su precio subiría a mil pesos por cabeza; en cambio un chino salía en ciento cincuenta pesos. Este negocio, menos lucrativo que la trata, pero lucrativo, estaba en manos filantrópicas de ingleses y yankees. Chinas no se traían. Los chinos se unían a las negras, a las mulatas y a las blancas del pueblo bajo. No faltaron serias objeciones a su importación, que por un tiempo fue suspendida. Algunos hacendados los consideraban inferiores a los negros, menos resistentes, se aclimataban con dificultad. Se les tenía también por vengativos y crueles. Mataban, envenenaban, prendían fuego a los cañaverales, pues los hubo de mala condición, "desorejados", vendidos por el gobierno chino a los exportadores por haber cometido un crimen en su país que castigaba a los malechores mutilándolos. Otro defecto, se suicidaban con demasiada frecuencia, y podían ser portadores de enfermedades: tracoma, malaria y del terrible cólera asiático. Pero a pesar de todo, dieron buenos resultados, "admirables", dice Murray, "para las labores mecánicas", y el 1861 treinta y cuatro mil ochocientos treinta y cuatro chinos se encontraban en Cuba, y su número continuó aumentando. De esta trata legal, Richard Dana Jr. nos ha dejado en su libro "To Cuba and Back", la descripción de una visita al mercado de chinos en el Cerro el 1859, apenas ocho años después de establecido este comercio.

"Es un lugar muy conocido y abierto a todos los visitantes. El edificio tiene una linda fachada y hay dos porteros a la entrada. Pasamos de un patio central a otro en el fondo, y allí, sobre un suelo de gravilla, se hallan, en cuclillas, una doble fila de chinos con las cabezas afeitadas a excepción de un mechón en la coronilla —la coleta—, y vestidos con anchos trajes chinos azules y amarillos. El vendedor, tranqui­lo, astuto, con aspecto de hombre desalmado, hablando el inglés como si fuese su propio idioma, viene conmigo; llama a los chinos y todos se ponen de pie en doble fila; pasamos por entre ellos precedidos por un conductor armado con un látigo, corto y flexible, como el que usan los mayorales en las haciendas. El vendedor no

214

vacila en decirme cuales son los términos del contrato, pues esta trata no es ilegítima. El importador recibe $340 por cada chino. El comprador conviene en pagarle cuatro pesos mensuales, alimentarlo, albergarlo, darle dos trajes al año, y por esto será servido durante ocho años. El contrato se suscribe ante un magistrado y se hacen dos originales, uno en chino y otro en español; uno guarda el chino y el otro su compra­dor". No le parecieron enfermizos los chinos, aunque alguos se quejaban de molestias en los ojos, y no duda que uno era leproso.



Además de haberlo leído, he oído decir que se les consideraba más inteligentes que los negros, y muy hábiles. Los "contratados", que también eran esclavos, tenían derecho a quejarse al Síndico si se les maltrataba o si se incumplían las condiciones del contrato, y a un día de descanso. Se les alimentaba bien: doce onzas de carne, dos libras y un cuarto de arroz, boniato y ñame, lo que sería un banquete para los actuales esclavos de Cuba, y quizá lo será en el futuro para los del mundo entero. Después de cumplir su contrato, es decir, de libertarse, los chinos, activos y ahorra­tivos, se convertían en comerciantes: en vendedores ambulantes, y presente está en la memoria de todo cubano maduro, la imagen del chinito que llevaba una vara de caña brava atravesada sobre los hombros, con unas canastas que se balancean pendiendo de una soga a los extremos de la caña, llenas de verduras, y años más atrás, de cacharros de loza que sonaban, pero que la habilidad del cargador impedía que se destrozasen. Muchos trabajaron en las fábricas de cigarrillos y en las casas particulares —eran buenos cocineros— y luego invertían sus ahorros montando un tren de lavado y planchado, abrían una fonda, una frutería, donde hacían los famosos y riquísimos "bollos de chino", que se iban a comer a cualquier hora... También vendían sedas, telas, perfumes, abanicos, entredoses, encajes, cajas de sándalo, en las casas particula­res de toda La Habana, en el Cerro, en el Tulipán, y yo recuerdo la visita quincenal del que tenía por clientes a todos los residentes de la Calzada de Galiano.

"Chinito que vendes tú que yo te quiero comprar ¡ay, dime lo que tú vendes!

para oírte pregonar.

- Yo vende zapato di siñola,

zapato caballero..."

El comercio chino, que en un tiempo importó bellas piezas de porcelana, que hoy se pagarían muy caras, se concentró en La Habana en las calles de Zanja y Dragones, y floreció hasta el 1959. Por su teatro chino, el opio, un cine escandaloso "Shangai", y sus tiendas, la calle Zanja fue muy favorecida por el turismo.

En fin, presentes en Cuba desde el primer cuarto del siglo pasado, el chino fue un personaje que gozó de simpatía y que es difícil de aislar de la vida del pueblo cubano. Su manera de pronunciar el español, las historias que de ellos se contaban, verdaderas o inventadas, hicieron reír a varias generaciones de cubanos. ¿Quién no conoce la respuesta del dueño de una fonda, que al mostrarle un cliente indignado el cadáver de un moscardón en el arroz blanco que iba a comer, y gritar: ¡Qué asco! ¡Mira, mira, chino! ¿Qué es esto? le respondió con mucha calma: Ese é moca, son calne, limenta, pelo gente no quiele cómela...

Su generosidad con las mulatas buenas mozas era conocida. Se les debió, ade­más, la gran institución de la Charadas.



14Esta ficha data del 1928. Pretendía nuestra interrogada haber llegado a Cuba

215


bajo el gobierno del General Someruelos -1799-181 2- lo cual nos parecía imposible. Según su nieta, por los papeles que acreditaban su edad, tenía ciento quince años cumplidos.

15Bando de Buen Gobierno. 1799. "Recuerdo a los que compraren negros boza­les la obligación en que se hallan de instruirles sin pérdida de tiempo en los Principios de nuestra Religión Católica conminándoles que si no los proporcionaran dentro de dos años para recibir el Santo Sacramento del Bautizo, y efectivamente, si no lo recibieren dentro de dicho tiempo se les obligará a venderlos por la tasación y se les exigirá seis ducados de multa...", etc. La recomendación no deja de renovarse en los Bandos subsiguientes.

16"Perros" llaman los mayomberos a los médiums.

Rev. Abiel Abbot. Letters written from the interior of Cuba. Boston, 1829.



iaDe la piedad del negro catolizado, que lógicamente equiparó los Orishas a los Santos de la Iglesia, Olodumare, Sambi, Abasi a Dios, a Kadianpembe al Diablo, nos habla la historia desde fechas lejanas. A fines del siglo XVI, negros libres, zapes, esos que en las escrituras del Archivo de Protocolos de La Habana, transcritas por María Teresa de Rojas, aparecen en compañía de anchicas, engolas, arará, bañol, biafras, biochas, bran, calaban, congos, jolofos , mandingas, mimigolas, mozambiques, nalús, mozambos, zambos, fundan en La Habana la Cofradía de Nuestra Señora de los Remedios. La segunda Iglesia Parroquial fue originalmente una "ermita que en el XVII consagraron unos negros horros a la gloria del divino Paráclito"; y un pardo libre se sacrifica, se empeña, pide limosna, para la fábrica de un santuario que será la iglesia del Cristo de la Salud. En el convento de religiosos ermitaños del Señor San Agustín, la Cofradía de Santa Catalina Mártir era de pardos, y de negros la del Espíritu Santo en la iglesia de este nombre, la Hermandad de San Benito de Palermo y la de Santa Ifigenia en el Santo Cristo del Buen Viaje. El culto fervoroso a Santa Ifigenia no se había extinguido entre las negras viejas habaneras cuando comenzamos nuestras pesquizas sobre el aporte africano en la composición étnica y la cultura del pueblo cubano. Ni la acción del culto oficial en La Habana -casi nulo en los cam­pos- lo obligó a renunciar, ni siquiera a apartarse de sus propias creencias. Estas, en lo esencial, no se alteraron en ningún momento en contacto con las de los españoles. En Cuba los negros pudieron conservar su personalidad.

19No todos lo vieron así. Lo primero que impresionó al Dr. Wurdermann en las iglesias de Cuba fue "la perfecta igualdad que reina en ellas. Cerca del altar había varias negras mal vestidas con cestos en los brazos, y detrás de ellas unas señoras bien vestidas se entregaban a sus devociones. Después entraron varios negros y mulatos de todas clases y calidades de vestuario. Cerca de una señora con su lacayo de librea y de hinojos detrás de ella, lo que daba a entender que era de rango, se sentó una negra vieja decrépita con traje de calicó y un chai sobre la cabeza y los hombros, y junto a esta última, dos jóvenes señoras se arrodillaron en una alfombrilla que extendieron sus pequeños esclavos que lucían alegremente sus libreas, y que para salvar sus panta­lones blancos se apoderaron de una alfombra que había en un rincón. El caballero y el calesero se arrodillan uno junto al otro; la roja casaca con adornos dorados, sus pesadas botas, las enormes espuelas de plata sonando a cada momento, contrastan extrañamente con el sencillo traje del primero".

Toda la concurrencia no excede de un centenar de personas, de las cuales la tercera parte son negras, componen el resto, diez caballeros, cuatro niños y mujeres que ya han vivido la mayor parte de sus vidas.

Observa que "en general" -en la iglesia de Santa Clara de La Habana- "la

216



Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal