Obras publicadas de ltdia cabrera



Descargar 1.15 Mb.
Página14/17
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17
r

guían porque había querido ultrajar a una muchacha de rango.

Un mediodía estábamos en casa, en el colgadizo. Frente había un caña-veralito y unos cuantos abrojos y allí apareció San Kindiambo. La guardia le disparó y el negro desapareció. Iba rumbo a la Fermina y la guardia hizo un registro a fondo. ¡Nada! Perdido... Quince días más tarde se dejó ver y volvió a desaparecer. Así San Kundiambo hacía temblar a Jovellanos".

La milagrosa y antigua oración del Justo Juez es muy apreciada por brujos y maleantes, y esto de mostrarse a la policía e inmediatamente desaparecer y librarse de su garra, dicen que lo hacía San Kundiambo por la virtud de la oración. "Pero hay una manera de hacerse invisible. Se ata fuertemente un gato negro. Se mete en una cazuela nueva llena de agua y se pone a hervir. Se tapa muy bien la cazuela porque el gato lucha y quiere huir. A fuerza de hervir, los huesos del gato se desprenden. Se depositan sobre una mesa y delante de uno se coloca un espejo. Se va cogiendo hueso por hueso y se meten entre los dientes hasta que uno de los huesos no se vea en el espejo. Así es como ese hueso hace invisible al que lo posea".

Baltasar Bakú Sarabanda era capaz de enviar los objetos a su destino por los aires. Es ésta otra de las facultades de los brujos.

"Cuando Baltasar Bakú se presentaba en un pueblo todo el mundo se preguntaba qué iría a hacer allí, y corrían a recibirlo. En una ocasión, en Bemba —Jovellanos— a la vista de mucha gente, ese brujo famoso, dueño de un Ndoki Infierno, en la estación de ferrocarril, lanzó sobre los raíles el pesado saco de harina que cargaba, y éste, ligero como un papel, desapare­ció por la vía férrea. "El va donde yo le mande", explicó Baltasar Bakú, "cuando yo llegue me estará esperando. Y así era". Se hacía invisible, y acaso, como otros murumberos ilustres, hubiese podido transformarse en animal, que como hemos apuntado antes, era una gracia que tenían los congos: "mi abuelo nos contaba que allá en su tierra había brujos que se volvían tigres; aquí los brujos judíos se convierten en mbomas, en murcié­lagos, en mariposas negras. Para eso hacían su ceremonia. No se las cuento porque no la sé".

Se recuerda que Andrés Petit tenía un bastón que lo hacía invisible, y hombre blanco hubo y muy gran señor, que sabía también volverse invisi­ble, me ha dicho gente vieja: ¡nada menos que Don Miguel Aldama! Nos decían que los descendientes de Aldama "contaron para todos sus asuntos con la brujería de Guinea".

Nada sabía yo de estas cosas cuando vivía Doña Silvia Alfonso y Alda­ma, Condesa de Manzzoni, y no pude comunicarle lo que sobre su ilustre y olvidado abuelo se decía -que seguramente ignoraba Domingo del Monte y sabría muy bien su protegido Manzano.

¿De qué medios se vale el brujo para hacerse invisible? "Con palos, 196

plumas de ciertos pájaros y tierra de sepultura". Pero, como siempre, lo más seguro era preguntarle a algún viejo. Calazán me respondió lo siguien­te: "si yo le digo a usted la manera verdadera de volverse invisible si usted quisiera hacerse invisible, usted no haría lo que hay que hacer... esto es secreto de callar, y es que yo, con todo mi valor, no me atrevo a hacerlo. Déjelo así. Ya se lo diré otro día".

Después de algunos años obtuve de otro viejo esta aclaración horripilan­te, quizá la misma que me ocultaba Calazán, "para hacerse invisible hay que procurarse un cadáver. Se le saca la grasa y el agua. Esa agua y esa grasa se la va uno untando bien por todo el cuerpo". Afortunadamente existen otras fórmulas y medios mucho más accesibles.

Cualquier negro viejo podía ser uno de estos brujos extraordinarios: ¿chi lo sá?, el viejo pordiosero o la vieja con quien se tropezaba distraída­mente por la calle y que tantas veces se dirigían a un desconocido para revelarle un misterio o facilitarle la solución del problema que le atormen­taba o para salvarle la vida sin más ni más. "Vaya derechito al hospital que se le va a salir una tripa", le dice al oído una desconocida a un "placero"137 en el mercado. No transcurre una semana sin que el hombre sea transporta­do al hospital y se le opere, en efecto, de una hernia.

Un carpintero con numerosa clientela, muy deseoso de "elevarse" -instruirse-, gran lector de revistas y de cuanto impreso caía en sus ma­nos, me refirió muy en privado lo siguiente: "Me sentía cada día peor. Casi no podía andar, y esto porque lo viví se lo cuento, porque si no seguiría como antes sin creer en la brujería. Desde entonces creo, y ríase de quien le diga que no es verdad la brujería. Yo iba a caballo con la pierna hincha­da que nadie podía curarme. ¡Qué dolores! Me pasaba las noches sin dormir, y un negro viejo venía a pie por el camino. Nos cruzamos, y como yo paré el penco, me dice: ¡Eh, tú pisaste cosa mala! Yo iba a seguir de largo, pero díceme: no pierdas tiempo, aquí mismo te quito eso. Yo deses­perado de tanta pomada, de tanta receta, le contesté, bueno viejo, cúrame. Pero yo no creía, no sé qué idea me dio a hacerle caso a aquel viejo sucio y ripiado. El viejo sacó una cuchilla del bolsillo del pantalón, y un pañuelo punzó; me agarra la pierna, le habla y con la misma ¡sás! le da un tajo. Sale de la herida un bicharraco como un lagarto, un macao, no sé yo lo que era aquello tan asqueroso, tan feo. Me lo enseñó, y ¡movía las patas! Me puso unas yerbas que cogió allí mismo, sin desinfectar la herida ni nada me amarró el trapo colorado y más nunca, óigalo bien, más nunca volví a sufrir de la pierna. La hinchazón desapareció enseguida y ahora no queda ni la cicatriz. El viejo tenía razón. Pude comprobar quién me había echado la brujería en el taller. El hombre que me embrujó estaba equivocado creyendo que le enamoraba a su mujer".

197

r

Lejos de mi ánimo estuvo rechazar la veracidad de esta confidencia. No creo haber herido nunca la dignidad de un palero o de un santero dudando del valor de una walona o de un iche ayé; de la malignidad de esos bilongos que se preparan con alguna de las innumerables sabandijas pulverizadas que luego recobran su forma en las entrañas de quien las pisa o aspira en el aire, en el humo de un cigarrillo o de un tabaco. Todos surten efecto. Mas la peor de las brujerías, "la de mayor garantía y rapidez", es la que se ingiere disuelta en una bebida, de preferencia en el café: "la del Ndiambo que entra por la boca y no da tiempo a defenderse". Entonces, además de la fatal e imponderable influencia que le imparten al brebaje los espíritus que se invocan e intervienen directamente en su elaboración, el bilongo tiene por base muy respetable, la realidad de un veneno. Tales bilongos, en todos los tiempos, han hecho estragos en el pueblo, y en algunas ocasiones han podido introducirse en algún hogar de categoría más elevada.

No se discute, y así me lo ratificaron devotos de la Regla lucumí, que la magia de los congos era la que actuaba más rápidamente, "la que resolvía de hoy para mañana", y que para ganar tiempo, aún ellos mismos, en ocasiones, por "asuntos personales" acudían al Mayombero. No le regatea­ban a éste su admiración Ornó Orishas —hijos de Santo— ni los Moana Nganga a los Ornó Orishas que se distinguían por su capacidad como aquella Iyalocha Bernalda Secades, vecina de la lucumí Makoi, de la que me cuenta un Padre Nganga:

"Bernalda tenía fiesta abierta con gente de Unión de Reyes. Llovía, ¡y mire si aquellos viejos eran fuertes, congos o lucumís! La lluvia se convirtió en diluvio y no le iba a estropear su fiesta. Salió a la calle con un plato blanco en la cabeza y dijo: si de veda veda yo soy Bernalda Secades y mi Ocha es bueno, Olodumare, agua no va a pasa. Llegó con su plato hasta la calle Real y no llovió más todo el tiempo que duró la fiesta". ("Mayombe­ro y Ocha se aprecian".) El poder de una Santera revaliza con el de una Mayombera. Por eso la kiyumba cráneo —de mujer— es muy apreciado. Se recuerda la de Siete Sayas de Mariana Sotomayor, de Lucerito y tantas otras... En concepto de muchos, los congos, y en la actualidad sus descen­dientes, sobresalen en la preparación de maleficios que se realizan por medio de polvos —malembo mpolo— y de huevos de mayimbe, de caimán y de gallina de Guinea, pero cualquiera le sirve.

Son infalibles para los fines perversos del brujo como es sabido, los que ponen las gallinas en Viernes Santo. Se sumergen en vinagre con pimienta de guinea, se vacían, se les mete dentro el nombre de quien es objeto del maleficio y se entierran en el cementerio. Allí se les tiene tres días. Se forran con una tela negra cosiéndolos sólidamente. El espíritu, al mandar del brujo, pide los huevos y una vela. La vela se le pega con esperma en la 198

cabeza al Ngombe, y cuando el espíritu se marcha, la vela se corta por la mitad con un cuchillo. El Mayombero va de noche a una encrucijada y allí dice: Conforme yo rompo este huevo destrozo a X y rompe los huevos y la vela. A las veinticuatro horas el maleficio surte efecto. El cliente vuelve a casa del Mayombero:

Ahí tá cosa mbrumá tá que cosa mbrumá tá

y le ofrece un gallo a la Nganga. Unos huevos se arrojan en las puertas, otros en las esquinas y encrucijadas. Se preparan de tantas maneras... Unos se "cargan" con polvos de tierra del cementerio, pluma de aura, carcoma, comején, panal de avispa, Madre de hormigas bravas, polvo de la falange de un esqueleto, de una kongoma (hueso de tibia) o de quijada. Sólo nos limitaremos a anotar cómo R.S. los rellena para un "desbarate".

"Le dejo la clara, le meto raíz de pica pica, raspadura de cuaba, de ayúa, palo de Guinea, tierra de camposanto, polvo de hueso, sal en grano, carbón molido que haya ardido; rastro de la persona que voy a destruir, o un poco de ceniza de una ropa suya; azufre, caballito del Diablo, aguijón de alacrán y araña peluda. Ese huevo se estrella contra su puerta. En cuanto se revienta el huevo, se esparce la moruba que lleva ¡que es muy mala! Ya Satanás está funcionando". Y todavía es peor si pronunciando el nombre del sentenciado, estos huevos se echan al mar.

Un huevo que apenas pese es sospechoso.

Marcelina, una mambisa de la guerra de 1895, que precisamente vendía huevos, le había oído decir a un congo, que en su tierra los brujos "ponían huevos". Más no parece que en Cuba le hicieran competencia a las gallinas. De la eficacia de estos huevos trabajados por el mago, da fe, por experien­cia propia, una mujer a quien su amante, un gallego, abandonó marchándo­se a España. Su comadre y confidente contó lo siguiente:

"El brujo que mi comadre fue a consultar en Regla, le pasó tres huevos por el cuerpo. Hizo dos muñecos. Uno que la representaba a ella y que guardó. Otro que llamó Nkamo, lo ató a un garabato de bejuco vencedor con veintiún amarres. En un barquito de juguete puso también unos pomi-tos y unos saquitos. No sabe qué tenían dentro. Colocó un muñeco en el barco y dijo que ese barco iba a buscar al hombre. La mandó con el barco al Malecón, al Castillo de la Punta, y allí lo puso en el agua. Había olas y ella vio el barquito que peleó con el oleaje y se fue bogando, derecho, afuera, mar afuera, hasta que lo perdió de vista. Al cabo de unos meses el gallego volvió, ¡y muy enamorado!"

Los citados Andrés el Congo, Jacinto Vera, Antonio Galiano, Polledo,

199


Oviedo, Caravallo, Elias el Chino, Sama, Ma Severina Conga, Ma Susana, Cristina Baró, Diago, Juan Herrera, Kivú, Ñúnga Ñúnga, "vieron hacer prodigios y los hacían. Reunían a su gente al amanecer, y delante de todo el que quisiera verlo, sembraban un coco. Lo hacían crecer por la virtud de ciertos mambos en unas horas, y por la tarde se bebía el agua del coco que habían plantado por la mañana". Y lo mismo hacían con plátanos y otros frutos. Aquel misterio era una de las demostraciones favoritas de los gran­des Paleros. A presenciar el mismo milagro me invitaron al pueblo de Mantilla donde hace más de treinta años dicen que realizaba allí un Taita Nganga. No tenía Matanzas la exclusiva de aquellos grandes taumaturgos de que nos hablaban con tanta admiración los adeptos de ambas Reglas, la lucumí y la conga. Admirables fueron los yakara, los okorí, pero no se quedaban atrás las mujeres: santeras o paleras. ("¡Si las brujas son peores que los brujos!")

De Ma Luciana —pinareña—, de su sabiduría, nos contó un ahijado suyo:

"Ma Luciana, ¡candela la Ma Luciana! Yo era un niño. Ma Luciana me quería. Todas las noches acostumbraba darme un jarrito lleno de agua con azúcar o de guarapo. Era nuestra vecina en el batey. Yo iba antes de acostarme a pedirle mi agua dulce y la bendición. Un viernes la puerta estaba entornada. Oí un quejido. Entré de puntillas. La chismosa, muy baja, apagona, en un rincón del cuarto donde tenía sus negocios, pues dormía al lado de su Nganga, y todo lo demás a oscuras. La puerta también entornada. Miré y vi a Ma Luciana que se quejaba, desnuda y con todo el cuerpo cubierto de bichos. Alacranes, manca-perros, arañas peludas, cien-piés y gandocuevas, gusanos y más gusanos, y todos estos bicharracos picándola y caminándole encima. Por eso se quejaba y se retorcía en cueros, en el suelo. ¡Si hubiese visto usted aquella nata de bichangos! Eran miles. Yo no dije ni pío. Me quedé mirando aquello y me fui sin hacer ruido. En mi casa no abrí la boca. Aquella vieja, como todos los viejos de nación, tenía un genio de los demonios. Era dura y manilarga. Le pegaba a todos los muchachos, y no tenía cuenta, pues entonces no era como ahora, que le espanta usted un soplamocos a un malcriado por mataperro, lo reprende si hace falta, y el muchacho lo lleva al precinto y el juez lo condena a uno. Es decir, los jueces condenan al padre que quiere educar bien a su hijo. Al otro día, como si nada, fui a buscar mi agua con azúcar. —Buenas Ma Luciana, la bendición.

Ella me contestó con rabia, con cara de fiera, toda engrifada. —Buen día.

Y después de un rato, enfunchada. —Miguelito, ¿usté no ahueita yo?

200


—No, señora.

—Miguelito, ¡uté agüeita yo!

—No señora, Ma Luciana.

— ¡Ah! dénde que él nace, nace varón y va morí varón. Kéte, kéte.

Y con la misma se llevó la mano al delantal y sacó un puñado de menudo.

-Camina buca duce. No, pera, ven acá. Y cogió dos jicaritas que ella llamaba Marta y Melona y una correa, y me hizo tomar agua de Dios y del Diablo. Cuando acabó la ceremonia, me agarró por el brazo y me llevó a casa. Le dijo a mi padre: Ahora tiene uté hijo. Yo preparé a é. Ange mío mimo manda que yo prepare. Yo creo que por eso, porque no dije nada a nadie y sabía que la había visto en cueros revolcándose con los bichos, me enseñó después algo y me resguardó el cuerpo aquel mismo día. El resguar­do me valió porque no me entra Coromina.138 ¡Y cómo curaba la vieja aquella! Con nada, en un momento. Así fue que cuando me dijeron que a Fausto, un primo mío, el médico le iba a cortar una pierna, me fui a verlo. ¡Pero si esto lo cura enseguida Ma Luciana! Esto es erisipela Tráiganme una vela de tres centavos y tres hojas de naranja. ¿Nada más? Nada más. Y agarro la vela. Fausto, contéstame tres veces: erisipela. Hago una cruz sobre la pierna con la vela. ¿Qué corto? Erisipela. ¿Qué corto? Erisipela. ¿Qué corto? Erisipela. Y recé tres veces la oración que la vieja me enseñó. Es una oración que se aprende de memoria en Viernes Santo, una oración milagrosa, y se enseña a alguien que se quiera favorecer; pero solamente el Viernes Santo. Otro día cualquiera no puede ser. Y se le enseña ese día a tres personas nada más en toda la vida. Ya se la he enseñado a dos. A usted se la podría enseñar también, pero como no estamos en Viernes Santo tiene que esperarse. Esto que le cuento, ahí está Fausto que lo desmienta si es capaz, fue a las seis de la tarde, y a las diez de la noche no había que picarle la pierna.

Ma Luciana se cansó de vivir. Murió de ciento seis años. Murió cuando le dio la gana. Yo la vi encarándose con un rabo de nube que desbarató cuatro casas de tabaco. Hablándole nada más partió la tromba en dos. ¡Sin machete! El viento le llevaba las siete sayuelas almidonadas y ella habla que habla. Changó rodó la mesa, refunfuñó y se fue la tromba partida. Le salvó el tabaco a mi padre, que la quería mucho.

Tan templada era que mató a su hijo; sí, porque estos africanos son muy leales en sus cosas. El hijo, Abraham, se cogió el dinero de una venta y se lo jugó a su gallo. Ma Luciana llorando:

— ¿Por qué llora?

—Yo Uorá Abrahán que etá morí~ya. Uté di que etá vivo y yo sé que etá mueto.

201

r


Ma Luciana dijo bien claro que ella no quería hijo ladrón. Le echó arriba a su Fumbi. ¡Ah, Luciana Farías, qué grande era! Yo siempre cuen­to con ella.

Historia que nos recuerda la de la famosa Paula Kandanboare, madre de Víctor Alfonso, más benévola que Ma Luciana.

"Víctor hizo una de las suyas. Era ladrón de pollos y gallinas. Paula le advirtió:

—Vito, ya va tené yo aquí la juticia.

A Víctor, acusado, lo buscaban, y la guardia fue a ver a Paula. — ¿Cómo estás, vieja? ¡Ave María! Hace días que buscamos a tu hijo y no damos con él... Por favor, viejita, dinos dónde se encuentra. —Yo no sabe.

Y Víctor estaba allí mismo oyendo. Los guardias se despidieron. Al día siguiente la vieja declaró en el vecindario.

—Ahora mimo yo entrega Vito a lo guardia y é no vá deja preso. Y le dijo a Víctor:

—Manque tu son mala cabeza tu son mi yijo, arrea, vamo. Lo llevó a la jefatura. Vio al jefe, que se llamaba Próspero Pérez y le presentó a Víctor, que no se atrevía a levantar la cabeza.

—Pa soba é yo se lo trae. Ete mimo son Vito Afonso. Mía, jace lo que uté quié, soba pero no mata é... ¡Mátalo no! ¿Eh?

-Mira vieja, que venga cuando el juzgado lo cite. Ahora pueden irse. A Próspero Pérez le hizo tanta gracia la conducta de Ña Paula (y a todo el pueblo), que nunca los citaron.

Poco tiempo después, cuando Paula Kandemboare dio su fiesta, acostó a Víctor en el suelo y caminó sobre su cuerpo. Dijo dirigiéndose a la Nganga y todos lo oyeron:

-Si yo vueve a vé mi yijo delante juticia uté mata yo y mata é. De la noche a la mañana Víctor se convirtió en un hombre honrado. ¡Ah! Ma Luciana Farías —continúa mi informante—, sí, qué grande era. Yo siempre cuento con ella, porque gracias a ella todavía estoy aquí depar­tiendo con usted y fumando este cigarrito americano que usted me da.

Me puse a vivir con María Armenteros. Yo era un muchachón apuntán­dome el bigote, y ella ya había tenido su mundo. Una mujer hecha y derecha. Yo tenía una novia buena, buena muchachita, y María me dijo: ¿tú tienes novia? Sí. ¿Cómo se llama? María Luisa Núñez. Yo no pensaba romper con mi novia porque tuviese aquello otro. Una sana, limpia, y la otra, mujer vivida, de contentillo, con muchos catres en su historia. Salí un día de casa de mi novia, volví a la mía, y al poco rato llega su hermana a avisarme que María Luisa se había quemado. Todo menos la cara* La cara ¡pobrecita!, parecía la de una Caridad del Cobre, y su cuerpo parecía de 202

carbón. No sospeché de María Armenteros. Seguí con ella. Pasaron veinte días. Un mes. ¡Qué corazón más malo! Y de corazones como ese está lleno el mundo. Dormí en su casa. Me levanté tarde, era domingo, no había qué hacer. Quédate Miguel, te hice el almuerzo. Un aporreado de bacalao que me has dicho que te gusta. Almuerzo. Me cae aquello como plomo en el estómago. Unos sudores fríos, la boca llena de agua y al fin arrojo una pelota que se evaporó en el suelo y no dejó más que una sombra. Se lo conté a Ma Luciana. ¡Hum! La brujería no prendió. Ella me había prepara­do el cuerpo. Los resguardos que hacían los viejos eran de verdad. Y otra vez María. Quédate a almorzar, Miguel, tengo unas patas muy buenas. Por la boca muere el pez.

No sé... pero voy a la cocina, destapo la cazuela con la cuchara y veo dentro un ciempiés. Me vino una inspiración. Llamé a María. ¡Ah, tú te vestiste de colorado y estuviste debajo del piñón florido viendo pasar el cadáver de María Luisa! Por tu culpa se quemó; le echaste basura, María Armenteros, pero yo soy el que va a ver pronto pasar el entierro de tu madre y el de tu hermano y el tuyo, ¡asesina! ¡Tu entierro, María Armen-teros, lo tengo que ver! Y antes de matarla allí mismo, porque mi idea fue esa, matarla con el cuchillo de su cocina, salí corriendo como un loco, para tropezar con un negrito que me mandaba Ma Luciana. La vieja, que ya sabía que me estaban trabajando, que me tiraban a matar, me vigilaba. Y suerte que la brujería no me entraba; que la vomité enseguida. Súalo, súalo,139 me dijo ella. Matar con tu misma mano, no. Así no. Tu va vití también con pañuelo colora lo cuello como Mariguanga, pa vé lo entierro de María Armentero. Y así fue, tal como ella lo anunció. Primero vi el del hermano, que lo mandaron a limpiar un terreno, y cortando anamú, sudan­do, le llovió y se le congestionó el pecho. Después el de su madre, que murió del corazón, ahogándose, y por último el de María. Y que lo vi pasar parado al pie del piñón florido, donde mismo María Armenteros vio pasar el entierro de María Luisa. Y yo no hice nada. Con el favor de Dios, todo pasó como dijo Ma Luciana.

Ma Luciana Fariñas no sabía leer ni escribir, ni sumar ni restar, pero no había quien la engañara. Uno llamado Pedro Lara le compraba tabaco, y como los viejos no entendían más que números cerrados, peso fuerte, peseta fuerte, siete reales fuertes, etc., Pedro Lara creyó que la había tupido. Cogió el dinero, setenta matules a $1.75 igual a un peso fuerte. La vieja desgranó su mazorca, no le salió la cuenta. Mandó a buscar a Pedro Lara: dinero no tá completo. Tiempo bobo acaba. Mire vieja, que tanto y más cuanto son tanto. Usted no sabe contar. Bueno, deja eso; pero última persona que tú engaña va sé yo. A Pedro no le sonó bien aquello. Con estos negros viejos enrevesados no se sabe nunca... y la historia del pasmo de

203

r

Abraham, y el pasmo que le curaba a los caballos con unas palabritas entre dientes, y los ojos de la vieja, y lo que tendría o no tendría, Pedro volvió con la diferencia. Ta bueno, pero tú no va jugá conmigo, yo te va da una prueba. Y de allí pasa Lara por la herrería del pueblo. Mira Lara, tu caballo. Se apea, le levanta la pata para verle el casco, y métele la gran patada el caballo, que era un penco.

¿Y qué diremos de Linchéis, también pinareño como Ma Luciana? Era excepcional a juzgar por este relato.

"Lincheta tenía tal poder, que cuando en tiempos de Bokú y por el crimen de la niña Zoila, entró el abuso de aquella bobería de andar pren­diendo y molestando a los brujos, la guardia rural, que él llamaba Mókua puto, buscaba a Lincheta para registrar su bohío, el viejo desbordaba una laguna que había que cruzar para ir a verlo y su bohío quedaba incomuni­cado hasta que a él le daba la gana o la pareja lo olvidaba. Cuando Lincheta quería, llovía o escampaba. Un jueves, ya Lincheta estaba aburrido de aquello, se apareció la pareja. Ese mismo día temprano, Lincheta le había dicho a mi padre: no quiero a nadie pó aquí; justicia va entra a llebáme. Así fue. Se presentó la Rural: —Vamos brujo Lincheta, ¡el brujo de la laguna! Has que crezca ahora mismo para creer en ti.

— ¿Eh qué? Cómo yo va acé crece laguna si yo no só Dio. La Rural agarra todo lo que tenía allí el viejo, lo meten en un saco y Lincheta carga con el saco. La Nganga, los palos, carga con todo. En el batey la gente apiñada para ver salir al brujo con las Wangas, entre los dos guardias, y comentando: mira Lincheta, ¡caray¡dejarse coger las prendas. Entonces, ¿para qué le sirven? ¡Lincheta, hombre, ya no se puede creer en nadie! Bueno, llega el viejo al pueblo, al cuartel. Lo encierran. Llegó el día del juicio. No cabía la gente en el juzgado. El juez Camacho dícele: Viejo, tú has sido un buen hombre (otros que me hablan de este Lincheta, me cuentan que fue "algo delincuente" y que tuvo que habérselas, por hurto, con la policía), a lo mejor, Lincheta, eres un veterano, serviste a la patria y me obligas a que te castigue. ¿Por qué no has echado todo eso a un lado sabiendo que la ley condena esas aberraciones? - ¿De qué tá hablando uté?

-De esas brujerías que ya no se usan. Por ahí dicen que tú curas con brujerías. Te hablo de todo eso que está metido en el saco.

-Sino jué, yo só africano. Yo no tiene mujé, no tiene yijo, no tiene ná, ná, ná. Ahora viene una negra. Dice yo bautiza su yijo, y yo bautiza su negrito, y yo no tiene ná que dale. Siembra calabaza; cocina con duce, 204

nelle viene, yo le da, se va contento. Po cuento calabaza ese yo domí anoche lo suelo. ¡Mira ve si ese son brujería!

Abren el saco, ¿qué hizo Lincheta? Volvió las Wangas calabazas. No había más que calabazas. Absuelto. Después del juicio ¡siete días jugando palo sin que nadie lo molestara!, y más nunca se metieron con él. Siete días antes de morir, Lincheta anunció su muerte". Los devotos del culto lucumí sostienen que un buen Babalawo o un Taita Nganga, saben perfectamente la fecha en que han de morir: la histo­ria de un Babalawo de fines de siglo, que tenía un féretro en su habitación, colocado en el techo de uno de aquellos enormes armarios coloniales, que no cabían en las casas nuevas, llegó a mí por diferentes conductos. Gozan­do de una salud perfecta, lo hizo bajar una mañana porque iba a morirse aquel mismo día a las seis de la tarde, "como en efecto murió".

Viviano Pinillo, otro Babalawo, también al parecer bueno y sano, repar­tió una semana antes de morir, sus "Santos", collares, y "herramientas", y vendió un terreno que poseía para entregar el dinero a su mujer. Esto ocurrió no hacía mucho.

"Lincheta reunió a todos sus ahijados, les entregó todos sus makutos, gajos de fundamento, me dio el mío y se despidió de todos nosotros".

Una vez otro brujo, Eligió Marquetti, ese era un negro criollo, para probar su Nganga, le mandó un mochazo a Lincheta. Le tumbó una mano; no movía los dedos, no podía llevarse la comida a la boca. Lincheta regis­tra, averigua de dónde venía el tiro. Sixto Mesa estaba presente, fue Sixto quien lo contó. Nél eré va agarra mí. Sito, saca de ahí ese palo. Sito, buca mi motero. Sito, tráeme calabaza que sea pinta. Sito, tráeme sapo. Y el viejo hace sus polvos. A las doce en punto del día, ¿usté cree que mandó un mensajero con el bilongo? No, se plantó en k puerta del bohío. Habló en su lengua.... se puso el polvo en la mano buena y lo sopló. A las doce de la noche Eligió con un dolor en la yema del dedo gordo del pie, y a hinchár­sele aprisa la pata y a gritar. A las doce de la mañana del día siguiente se le tentaba como un sapo en la ingle. A las doce de la noche desaparecía el sapo, bajaba a los pies y a las doce del día volvía a la ingle. Al fin aparecen los ahijados de Eligió con su Mayordomo a hablar con Lincheta. ¡Ay! que Tata Eligió se va a morir, que el dolor es mucho. Dile a Eligió que yo soy congo luanda, más Padre que él. Dile que primero suéte mi mano y yo suéta su pie. Aquella misma tarde Lincheta tenía su mano libre. Pero Eligió seguía con el sapo brincando de la ingle al dedo. Vino otra vez el Mayor­domo.

—Dice Eligió que vaya allá.

—No, deja que pase doló hata TTiañana.

Al día siguiente Lincheta fue a ver a Eligió. Levantó su canto, lo tumbó

205

el Palo, y así montado, Lincheta le chupó el dedo gordo del pie y le sacó el sapo que le había mandado. Diego Lincheta fue de los grandes. En Villum-ba tenemos que llamarlo".

Este duelo a brujerías provocado por una agresión tan gratuita y extem­poránea, es muy frecuente: los Mayomberos prueban así sus Ngangas, y haciéndose mal mutuamente, miden sus fuerzas, hoy como ayer. En oca­siones la guerra es avisada. En otras, como en el caso de Lincheta y Eligió, "el mochazo", "el brujazo", se da a traición. No es raro que dos brujos perfectamente de acuerdo, y sabiendo que el malificio cesa en el momento en que uno de los dos se lleve la palma de la victoria o queden a la par, experimentan en sus cuerpos el poder de sus respectivas Wembas.

"Al viejo T.P. lo tuvo un carabela varios días sin hablar. Cuando le tocó a él tirarle, le pidió que bebiera un vaso de agua. Para preparar aquella agua había cogido un sapo al que le había hecho tragar una prenda chiquita, y lo había metido en una cazuela durante veintiún días, atendiéndolo muy bien todo ese tiempo. Luego lo mató, lo desolló, forró la prenda que le había hecho tragar con el pellejo y la metió en el vaso de agua. Tan pronto aquella agua le cayó en el estómago al brujo, perdió el conocimiento y estuvo como muerto varios días, hasta que revivió. Y tan amigos y en­greídos de sus poderes".

Si damos fe a Laureano Herrera, mayombero y político de vida azarosa, su Padrino, de descendencia lucumí" pero Ngangulero de los fuertes, sobre­pasa a todos los brujos de su tiempo... o del pueblo. El fue testigo, en 1906, de lo siguiente:

"Como es costumbre, en casa del Padrino guardaban los ahijados sus makutos y cazuelas. Llevaban las Ngangas, las probaban, si servían el viejo mío las guardaba, las arreglaba con el Fundamento suyo, Yo he visto apare­cer las balongas —cazuelas—, los tarros, los makutos; sin que nadie las llevase allí, cuando eran buenas. Un tal Ta Rafael era también brujo fuerte en la comarca. Llegó bravo a casa de mi Padrino, bravo, puyando y dicien­do que esperaba a su Nganga y que su Nganga no aparecía. Mi Padrino, para darle una lección, me mandó a buscar un cuchillo nuevo. Cuando le traje el cuchillo, mandó que todos los presentes lo afilaran en una piedra. Cuando el cuchillo estuvo afilado, que cortaba un pelo en el aire, le dijo a Ta Rafael. Mira a ver si corta. Rafael le pasó el dedo con cuidado. Sí, corta. Dice el viejo mío; pero vamos a ver si es verdad que corta. Y con fuerza se pasó el filo por la lengua y por los brazos, ¡con fuerza, duro! Después lo tiró al suelo. ¡Bah! Este cuchillo no corta. ¿Mira a ver si corta ahora, Rafael? Pero Ta Rafael no se atrevió a hacer lo mismo. Otra vez, en una de esas porfías con Ta Rafael, mandó a traer una soga nueva, larguísi­ma; ¡qué sé yo!, diez metros me parece que tendría. En cada punta puso 206

dos lazos punzó. Ahora hay que cortarla. Venga mi navaja y una vela. Cortó a lo largo. Ahora esta soga hay que empatarla. ¡Empátala Ta Rafael! Ta Rafael empatando la soga y la soga se partía. ¡Qué va! Ta Rafael no podía. Sofocado vuelve a empezar. Amarra, aprieta, revienta. ¡No puede! ¿No? ¡Pues venga! Se la mete en la cintura dentro del pantalón, reza su credo en congo, y enseguida saca la soga empatada. Aquella soga no se acababa nunca; y le dice a los hombres y a Ta Rafael: a ver si está empata­da. Tiren fuerte. Los hombres todos a tirar de la soga y no se quebró. Tres veces, delante de todo el mundo, abochornó a Ta Rafael.

Un güiro. Zumba el güiro contra el suelo y le dice a un negrito. Tráeme-lo. Le dice a la concurrencia: tómenle el peso al güiro. ¿Pesa? No pesa nada. Lo puso en el suelo. Usté, Ta Rafael, que es hombre fuerte, Dios en el cielo y usté en la tierra. Tráigame acá ese güirito. ¡Concho! Imposible levantar el güirito. ¡No puedo! Aquel día Ta Rafael reconoció al Viejo como Mfumo Nbángala y se dejó de más fascitolerías y bambollas con él. Entonces vino a casa la Prenda de Ta Rafael, catorce pesos le pidió y se la diciendo el Mbungo May oyó Tata Kilungo Ndundu Mbaka, ¡tiene que contar conmigo!

A mí me metía en cintura. Me quería y me reprendía. Usted sabe que la última caña que se corta es la de primavera. Que hay caña de frío, caña de tiempo y caña de primavera. Da rendimiento por marzo, al fin de la mo­lienda. Pero vino un año de agua y llovió mucho en abril. La caña de primavera quedó para el año siguiente. Y usted debe saber que siempre en los cañaverales se deja uno de caña zoca, para siembra. Esta caña da canu­tos chicos. Yo, un fine, en vez de comerme la caña zoca, me comía la buena, la que estaba prohibida, pero que era la mejor. El viejo entró en el cañaveral y vio caña pelada. Me llamó: Laureano, he visto destrozo en la caña de primavera. ¡Coman caña zoca, condenados! La primavera que se va a cortar el año que viene está muy entretejida, ustedes la estropean y así se seca, mucha caña merma. Los primeros días lo obedecí. El cañaveral de caña zoca estaba muy lejos del bohío y no era bueno. Volví al de primave­ra, volvió a regañarme el viejo. Y otra vez robé caña. Yo conocía muy bien la entrada y la salida del cañaveral, pues lo había preparado con los demás negros. Entré a las doce a robar mi cañita, y cuando quise salir de allí no fue posible. Todo el día anduve perdido entre las cañas. El día y la noche. Al día siguiente, por la tarde, fueron a buscarme. Cuando llegué al bohío, ¿dónde estaba usté? Bajé la cabeza. Me dormí esperando que me moliesen a palos. Por la mañana le dice el viejo a su mujer: Rosalía, trae Nkuto (una lata) con alacranes^ Rosalía trae la lata aquella de luz brillante, llenita, negra de alacranes/; y él saca un puñado de alacranes vivos, se los pone en el pecho: ¿Usté ve Laureanito? no pican. El que no estuvo en el cañaveral

207



Compartir con tus amigos:
1   ...   9   10   11   12   13   14   15   16   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal