Obras publicadas de ltdia cabrera



Descargar 1.15 Mb.
Página11/17
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño1.15 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17

130

En el Nso los Muanas tienen derecho a curarse pues ellos ayudan en lo que pueden. Cuando hace falta un gallo, un paquete de velas, lo compran. Pero a todos los Moana (cofrades) "no los monta el Palo" (el espíritu). "El que se sube -cae en trance- "es el que se llama Moana Ngombe o Nganga Moana Ntu Ngombe. A estos, que se llaman en español perros, criados, hay que prepararlos muy bien. Ngombe es el que trabaja. Tiene que identificar­se con el Muerto, porque él mismo es el muerto cuando el muerto entra en su cuerpo. Está rayado —iniciado. "Con el filo de una navaja de cabo blanco se le hacen las cruces en el pellejo. Se les prepara la vista -para que sean clarividentes- y son dueños de un Gajo,92 de Prenda que pare el Fundamento, o sea la Ganga del Padre. Ngombas y Moanas, en el Nso, todos son hermanos, hijos de una misma madre, y por vida, hasta que ñán füiri, hasta que se muera, y después de muertos, pues cuando uno muere va a reunirse con los suyos. (Lo primero que hace el Padre Mayombe al iniciar a uno es llamar a los muertos de su familia). Y lo que se le jura a la Nganga amarra para siempre. "Es Palabra que no se borra; queda escrita en el pellejo. Luego todos trabajan en la Casa Mundo, el Rey, la Reina y los vasallos".

Y el viejo Baró evoca el recuerdo de sus primeros días de "rayado" en su tierra matancera.

"Yo me hice rayar Mayombero en el Juego Cangre Yuca. Su Mayordo­mo se llamaba Manda Viaje, la Tikantika, la Madrina, Má Sabana Limpio, La Nkento, la mujer del amo, Susana, la Reina, Ma Susana. ¡Ay! de todos los Mayomberos rayados en la casa yo me acuerdo; de todos, y de los nombres que tenían en la Regla, el nombre que les dio la Nganga.93 Se llamaban Cují Yaya, Espanta Sueño, Komandé, Gallo Ronco, Pajarito, Pisa Bonito, Lucerito, Saca Empeño, Tumba Tó, Brama Guerra, Mama Bomba, Hueso Cambia, Paso Largo, Gajo Cielo, Acaba Mundo, Viento Malo, Ma-longo Vira Vira, Estrella, Mbumba Paticongo, Palomita, Guachinango, Manga Sayas, Tiembla Tierra, Rabo Nube, Guía Lengua, Mabila, Brazo Fuerte, Cara Linda, María Yengueré, Remolino, Mira Cielo, Cabo Vela, María Guerra, Cobayende, Viejo Ciclón... Todos eran Mayomberos fuertes que dependían de la casa porque sus Ngangas eran hijas de la misma Nganga, de Campo Santo. ¡Allá en Matanzas estaba lo mejor, lo más fuerte de la conguería! Con qué respeto esos fuertes trataban al Kintoala Mfumo, al Jefe, que era el Padre de todos, y al Mayordomo, el Wangánkiso, que está al servicio de la Nganga para cuidar al Padrino, a la Madrina y a los perros cuando se montan".

El Ahijado del Mayombero, cuando a su vez ya es dueño de una Prenda, ayuda al Padrino con todo su corazón y desinterés.

"En caso que tuviere alguna guerra entre manos y no la ganara, el

131

ahijado estaba a su lado trabajando. Por ejemplo: el Padre hizo algo para lograr lo que quería... y no le dio resultado. El ahijado llama: Vititingo ven acá Chamalonga. Vititi tiene Chamalongo. El espíritu del ahijado acude y hace el trabajo. Nsaranda.

Tu cheche wánga

Pierde camino94

¡Oh! mi suamito, ya yo etudió

Sikirimalonga ya se etudió

Yagundé quiere vé Cómo yo Nkanga Ndoki95

Yagundé

Palo tá arriba la loma

¡Ay! Yangundé, mi mamo

Tu quiere vé.

Y J.L. por su parte nos dice:

"En una casa de Mayombe bien fomentada, de orden y concierto, no hay quien no se beneficie, ya sea la casa de línea conga o lucumí, eso está muy bien calculado. Yo digo que aquellos negros que nos enseñaron, apar­te de la religión, las cosas de la vida, y hablo de los africanos antecesores que formaron aquí sus juegos, tenían mucha idea de la cooperativa. Se unían para defenderse con sus Prendas por un lado, y por otro para ayu­darse con las ganancias. Las ganancias se repartían. Se pagaba un derecho para ser presentado a la Nganga. Para ser perro (iniciado); presentación y gallo, en mi tiempo costaba dos pesos y setenta y cinco centavos. Hoy, si el Mayombero es serio, se hace igual. Por lo menos en el campo. Otro dere­cho había que pagar para que lo montase a uno el fümbi y para tener vista: total nueve pesos y cinco reales. Más tarde recobra su dinero pues se le paga cuando trabaja, y en cualquier trabajo que hace el Padre, él tiene su participación. Casa casa de Palo es una mutua. Sí, como eran los Cabildos de antes. Para el bien de todos los moana, pues los rayados en una misma casa somos hermanos, familia de Nganga. Hoy, los que somos legítimos descendientes de aquellos Troncos,96 seguimos funcionando igual. Lo mis­mo harán los nuestros que no se maleen".

José Lázaro me cuenta:

"Cuando ya yo tuve mi Prenda, había en mi Kuna Kuan Kuna (Cabildo o Casa Nganga) un viejo criollo que no quería que ningún muchacho supiera. Mi Madrina, de los Baró, ¡los Baró éramos muchos! Ma Catalina era muy buena. Cuando acabó la esclavitud cada cual se llevó lo suyo, sus Prendas, pero mi maestro Ta Clemente, que me enseñó muy bien, se quedó

132

con muchas. Había en su casa un cuarto lleno con las Prendas de los ahijados, Prendas hijas de las Prendas del Fundamento. Arriba, en el techo de ese cuarto estaba Guinda Vela dentro de una jaba. El Tronco o Primer Fundamento era Mundo Catalina Manga Saya, en un caldero de tres patas. El segundo Fundamento se llamaba Ngola La Habana, y el tercero, Mundo sin Fuego, y otra que se llamaba Mundo el Infierno. Ngola La Habana dominaba a las tres; pero se jugaba con una u otra, no con todas a la vez. Ese viejo criollo Lao, como le digo, no quería que un muchacho como yo aprendiese, tenía aparte una Nganga judía, muy escondida, y hacía daño.



El viejo Clemente, mi Padrino, me vendió la Nganga Mundo Catalina Manga Sayas. Esa Nganga era mía, sí señor, y fuimos con ella a Baró. Ta Clemente me dijo: uté brinque con ella la muralla pero no pase por la puerta del barracón. Lao tenía una guerra a muerte con mi padre. La Prenda de mi padre se llamaba María Batalla Tumba Cuatro, y venció a la Lao.

En casa de Lao no había más que congos. Cuando mi padre le ganó a Lao y a sus congos, pusieron bandera blanca. Rencorosos a matarse, ahí no acabó la cosa. Los moana, los kombo de Papá se quedaron tranquilos y los de Lao se pusieron a trabajar callados, y kindambazo va, kindambazo viene, Tumba Cuatro ya no podía con tanta murumba.97 ¡Ah! pero yo estaba avisado, Wanga wangaré wangará simandié, y yo empecé a guerrear. Todos los días Lao me ponía un trabajo a la puerta para acabar conmigo, y el trillito que iba a mi casa estaba lleno de brujería brava. Me salvé y nada de aquello me agarró, porque dio la bendita casualidad que mi Nganga ¡era la Madre de la suya y el viejo no lo sabía! ¡Candela Infierno no pue quema Diablo! Yo tenía una perrita prieta que nosotros criamos. La perrita se montaba", (era vidente o el espíritu se introducía en ella) "y sacaba todas las brujerías y los clavos que enterraban para chivarme".

(En efecto, los Mayomberos dicen que los espíritus se introducen con frecuencia en un animal. A los perros que los defienden, y aquí nos referi­mos a los perros de verdad, se les corta la punta del rabo y se encantan esos pelos. Se les da a beber agua de Kalunga, —de mar. Como en el caso que refiere José Lázaro, todos los "trabajos" que se preparan para hacerle daño y que se entierran, el espíritu que actúa en el perro, se los hace descubrir. Estos perros jamás atacan a aquel que el brujo no quiere que muerdan).

"Una vez en un juego, un carabela mío se montó. Yo estaba con mi perro. El negro cayó al suelo. Mi perro lo examinó, lo olfateó y se tendió a su lado. El fümbi" (el espíritu que tomó posesión de aquel hombre) "dijo entonces: Mbua98 yá juran Bembo'V

Es también una vieja creencia de los congos, dar por cierto que un "verdadero brujo malo", Ndoki, puede revestir la apariencia de un animal,

133


de un pájaro o de una culebra. Los Ndoki muertos utilizan a los murciéla­gos —Nguembo— para beberse el aceite de las iglesias. Muchos brujos tie­nen también la facultad de hacerse invisibles. A estos en Santiago de Cuba les llaman caweiro "como era el brujo Yarey".

"Al fin Lao, cansado de tirarme, me llamó.

-¿Qué tiene?

—¿Yo? ¡No tengo ná!, y lo llevé a que viera lo que me protegía. Vio mi Prenda y se echó al suelo boca abajo.

— ¿Quién dio a uté?

—Clemente congo.

¡De buena me salvó Catalina!"

Porque los Nganguleros "rayados" en un mismo Nso Nganga, como los Asentados en un Ilé-Oricha lucumí, se consideran unidos por un sagrado parentesco; son padres, hijos, hermanos de Nganga, no pueden bajo ningún concepto hacerse daño, aquí fue una Madre la que impidió que dos herma­nos se matasen.

"Todos los que salían de una misma mata" (Fundamento) "quiero decir, los Mayomberos hijos de una casa, criados de una Nganga, eran unidos como los dedos de las manos. El espíritu les daba un nombre, los bautizaba; se llamaban como el espíritu que los montaba. Tenían sus Pren­das en la casa del Mfumo, y todos ellos juntos, formaban una pina, una tierra en la que el Padre era rey. Cuando se hacían trabajos, la Prenda designaba a los hijos que debían encargarse de tal o cual cosa. Que venga Guamuta, Tiembla Tierra o Paso Largo..."

"Era gente grande la mía, si no se daba la talla no se podía con ellos, y por eso decían en un mambo:



Lunweña buhé buké

Ngóngoro mala cabeza

Kokún pela Bejuco Real

Tronco no pué enredar bejuco

Cuando llueve, llueve pa tó mundo.

Kabi kabi habita tondele.

Así aclaraban que el que se atreviera a hacerles daño, se atuviese a las consecuencias". Se reían de los Mayomberos que tenían buenas Prendas y no las sabían manejar:



Ié tierra congo no hay palo

¡qué látima! ¡Mángame Dio, Palo!

134


Monte ta conversando ¡No hay Palo!

Este otro mambo, como todos, encierra un .sarcasmo:



Mi mare mío tá kumbí kumbá

Si mi dóndo Lo negro prieto son cosa mala

Si mi dóndo Mujé con saya que no me jura

que no m'asusta Cucha kuenda Matende baña

Si mi dóndo La Campo Finda no tiene guardia

Si mi dóndo Primero Sambia que tó la cosa

Si mi dóndo Mi Sambia arriba mi Sambia abajo

Si mi dóndo

Epare mío Sambiariri

Lo siete siete que son catorce

Padrino mió Barrentino Kalunga sube, Kalunga baja

Si mi dóndo Que Nsambia arriba que va karire...

"Y lo que hacían cuando uno de ellos llamaba a su Nganga, pedía licencia: Cheche Wanga fuiri mutanbo Nganga nune.



Nganga yo te ñama

Kasimbirikó

Yo tengo Nguerra

Nganga mío yo te ñama

Nganga ñame kasimbirikó

Ahora vamo a jugá

Yimbirá vamo yimbirá

Yimbirá un poco...

Kasirojnimo

traen guerra

Kariso

Kasiwa traen guerra."

135


(Ta Francisco llamaba así a su Nganga:

Abrikuto ndinga mambo

Con licencia lo moriluo

Simidóndo, con licencia Anselma mina

Simidóndo kasimbiriko100

Abrikuto ndinga mambo).

Y el Yimbi contestaba:



y daba la mano:

Ya yangó yo guiri mambo,

Tondelekuare yo soy muéto

donde quiera que voy

yo toi muéto,

y empezaba a mandar el Batata101 y el fumbi a trabajar:



Yo entro nfinda Caramba Casa Grande viti luto...

y a tirar puyas para pelear:



Nganga tiene varón

pa clavó filé yo Ngó Palo buca pa acé lo que yo quiere.

¡Ié caballero ya tiene envidia Pavo Real tiene envidia Palomita su prúma Mira caballero, donguín donguín la batalla Ié yeto yeto Santo Bárbaro Bindito!

Cuidado con Saya Maman gaotica ¡Cuyao con Maman gaotica!

Cuanto lengua va dingan claro

dó lengua, cuatro lengua

Dingan claro allá

Valentino allá

Juto traba allá

Mama Téngue allá

136


Remolino allá la Santa Ana allá cuanto lengua vá

dinga claro allá

abrí kuto allá

Matanda baña allá

Madre Ulogia allá

Lucerito allá Gando Cueva allá

Da recuerdo allá

Padre mío allá

y que vaya allá y é abri kuto allá...

Palo va pa la loma

Remolino da vuéta

Remolino engaña mundo

Kutu kutu cambia pémba

Kutuyé kutuyé cambia pémba

Kutu va camino pémba...

lo que hacían, le digo, y lo que podían es lo que ya no hay negro en Cuba que sepa hacer, ni puede.



¡Cómo Nkanga Ndoki

Longuisa ndoki chamalongo

alándoki, alándoki!"

Todavía recordaban otros viejos Mayomberos de Matanzas la casa de Mun­do Camposanto, de Melitón Congo, -Jicarita-, de Luis Ñunga Ñunga y de Pío Congo, este último del ingenio Asturias cerca de Agramonte: los tres grandes, inolvidables maestros. Y la de Mariata Saca Empeño, de Andrés Congo, Jacinto Vera y Elias el chino, nombres ilustres en los anales de Palo Monte. Otro nombre famoso es el de Benito Jorrín, criollo que sostenía grandes guerras mágicas con los congos y los vencía:



Kángala munu fuá lombeyaya Cabildo que yo lleva nunca falta tragedia.

137


Cuando terminaban uno de esos trabajos importantes:

Kutere Akutere

Acayó Mboma Longankisi

Yo longa moana

y el Fumbi se iba,

Ié malembe mpolo yakara Malembe moana nkento

Tu kai sen nguei Munu kiá munu malembe,

cantaba cuando se le despedía:



Adió adió adió mi Mama Wanga

Tu me ñama, tu m 'epanta

Adió adió mi Mama Wanga

Yo me voy pa la loma

Yo me voy con sentimiento

Suamito tu me ñama

Adió Madrina mío

Yo me voy, yo me voy

Mundo se va, Mundo se va

Adió adió é ya me voy pa la Casa Grande

Mundo se va hata el año de venidera

Si tu me ñama yo reponde

Mundo se va

Se acabó Mayimbe ngombo Mayimbe e diablo s'acabó

Yo kiaku kiaku Tianganá que amanaqué.

En el ingenio Constancia había tan buenos y sabios "loangos" (otro nom­bre que algunos de mis viejos informantes le dan al Ngangulero), que sólo murieron tres o cuatro negros de la dotación durante una fuerte epidemia de cólera asiático.102 Eran Mayomberos cristianos, brujos que hacían el bien.

("Nos enseñaban los viejos que en el Congo los muertos no recibían en el otro mundo, las almas de los parientes y ahijados malos, y que aquí era lo mismo; el Mayombero judío, el Ndoki, cuando muere sufre mucho, se queda vagando por las orillas de los ríos").

Y haciendo daño, como veremos más adelante.

138

Como a los Otán-Orichas o piedras sagradas de la Regla Lucumí, al caldero o cazuela de Mayombe le sirve de santuario una habitación de la casa del Padre Nganga. 0 su única habitación, si sus medios económicos le impiden disponer de otra más. En este caso, a veces frecuente, el Padre Nganga se enfrenta con un problema difícil. La sagrada presencia en ella de una Prenda, le obligará a abstenerse allí de toda relación sexual. Es este uno de los impedimentos más severos y terminantes que les imponen sus Reglas respectivas y que deben de observar por igual los sacerdotes del culto a los Orichas y los magos congos.



"Al lado de una prenda o de los Ocha, si la dueña es una Madre Nganga o es una Iyalocha, no podrán tener contacto con sus maridos: si es un hombre, un Padre Nganga o un Baba Oricha, no podrá tener contacto con su mujer".

De quebrantarse esta prohibición, cuyas graves consecuencias son de temer, pues el brujo o el Santero comete un sacrilegio, se atrasa física y moralmente:

"Los hay, yo los he conocido, que no respetaban esta ley y al lado de sus calderos se acostaban tranquilamente con sus mujeres. Acabaron locos, o hechos una miseria".

O bien, "abandonados de sus Prendas que no les responden; sus trabajos no sirven para nada". Desgracias, enfermedades, dificultades materiales, una agresión inesperada, persecución, un encarcelamiento sorpresivo, apa­rentemente injusto o... merecido es obra, castigo de Ngangas ofendidas. La magia inoperante o la muerte de algunos Mayomberos se achaca, más que a una vida maleante, a la despreocupación con que estos "frente a las Ngan­gas, en sus narices, bundankeni" (fornican). De ahí la necesidad de tenerlas apartadas, al abrigo de un posible sacrilegio. Sólo los Tata Wanga, los muy viejos, al decir de Makindó, "y las viejas que ya están desganadas de ver­dad, que no piensan en ciertas cosas", no corren riesgo al convivir estrecha­mente con sus Prendas u Orichas. Hemos conocido Iualochas ancianas que dormían en el suelo en una estera, junto a sus piedras^ y una, que reducida a una miseria extrema, cargaba con las de su Oricha tutelar, en el seno. ¡Era un templo ambulante! Calculando que no debía hallarse muy lejana la fecha de su muerte, un día se los entregó al mar.

"Santos y Nkitas, tenerlos siempre lejos del matrimonio. Deben estar donde no les alcance ninguna suciedad", preconizaba Calazán, que mujerie­go incorregible, pero precavido, pagaba dos "accesorias", una de ellas ex­clusivamente para la Nganga. Era un lugar común que los viejos repetían con énfasis: "El Mayombero o el Olúo que no esté limpio, si anda con sus

139


Prendas o con sus Otan, se juega la vida." Y es por eso que Ngangas, Nkisis y Orichas, deben tenerse aislados en una habitación aparte por pequeña que sea, para no macularlos, y a la que sólo tengan acceso ellos, después de purificarse si antes han pecado. Mas cuando por rigurosa imposibilidad económica, calderos y cazuelas mágicas han de guardarse en la única habi­tación del Padre Nganga, que generalmente no es un asceta y no puede ser casto, un informante que no le gusta que lo nombre, nos libra el secreto de cómo proceder para unirse a una mujer sin ofender a su Nganga y "librarse así de dolores de cabeza".

"Si saben lo necesario pueden pecar sin pecar", —dixit Alberto H. Veamos cómo se conjura el peligro de manchar a la Nganga. Textual­mente, según este Mayombero muy estricto: "Separando los campos con una cerca que la Nganga no puede saltar cuando él está sucio." Con tiza blanca se limita dentro de la habitación, el espacio que en la misma ocupe su cazuela o caldero. En este espacio —sagrado— se encierra e incomunica el espíritu, que queda perfectamente aislado, sin contacto posible con cuanta impureza le rodee. El trazo mágico del Mayombero es "la cerca", el muro que éste levanta y que separa al hombre de aquella fuerza del otro mundo y de otras concentradas en el sacro mágico recipiente. De este modo, el Mayombero ya puede moverse libremente en su espacio profano. Pero a costa de repetir lo dicho, escuchemos al viejo Félix, tan escrupuloso en proceder de acuerdo con lo que él llama "puro Palo Monte verdadero": "Donde está el Ngangulero está su Nganga para que lo defienda. En el campo la guarda en el bohío, guindada del techo, a veces en la barbacoa, y abajo en un rincón pegada al suelo, metida en un cajón. Si hay simbo (dinero) la tiene en otro cuarto, pero no hace falta. Lo natural es que un hombre entero, timbéfímbé, haga vida con su señora, y en sabiendo traba­jar está bien la Prenda donde mismo está su amo, que no tiene que privarse de nada si hace lo que tiene que hacer para que la Nganga no lo vea y él no la ensucie. Con esa operación, la Nganga que está cerca, a la par está lejos, detrás de una talanquera.103 Para el lujureo y no caer en falta, lo que tenemos que hacer los kuzumbaleros (paleros), es esto: coge el yeso, la mpemba, la Nganga está metida en un cajón y tapada cuando no trabaja, sólo se saca cuando se juega (se oficia), y allá tira una línea así en el suelo, una media curva y pinta tres cruces. Una cruz en cada tramo de la línea. Se le explica a la Nganga, se le dice: de aquí no puedes salir... y luego el Mayombero hace lo que le da la gana. Pero mucho cuidado cuando se levante por la mañana, si coiteó con su mujer y no se bañó bien o no se

140

frotó las manos con ceniza. Ya limpio puede saludar a la Nganga, darle humo de tabaco, su rociadita de aguardiente y tocarla. No le hará ningún daño. Lo importante es no llevarle basura".



Hay más.

El mismo tabú lo observan ambas Reglas, la conga y la lucumí.104 "No va una mujer descompuesta donde haya Nganga o Santo. Ahora usted me pregunta qué hace el Mayombero, que no va a echar a su mujer a la calle todos los meses lo que a ella le dure estar con su luna. Yo se lo voy a decir. Pues el casado que tiene Nganga y no puede ponerla sola en otro cuarto, coge un paño empapado en la sangre de su mujer,105 hace con éste un rollete amarrado con una ristra de ajos. Sobre este rollete se pone la Prenda. La Prenda recibe la sangre y ya no perjudicará a la mujer".

El Mayombero procede así, no sólo para bien de la mujer, sino para que cuando él se ausente, ella pueda cuidar de la Nganga, hablarle y pedirle que lo proteja. Seguidamente, en un rito que llamaremos de inmunización, el Mayombero hace cruzar a la mujer, tres veces por encima del caldero o de la cazuela, y luego, levantándolo en peso, se lo pasa de la cabeza a los pies advirtiéndole a la Nganga: "Esta mujer se llama fulana de tal, es tu Reina, y si yo no estoy aquí para hacer lo que tenga que hacer, ella lo hará por

mí. Obedécela".

Para saber si la Nganga está de acuerdo, antes coloca en línea recta, de frente a la Prenda, en el suelo, siete montoncitos de pólvoro y le pide: "Si estás conforme llévatelas todas hasta el pie de..." -dice el nombre de su Nganga y hace estallar la pólvora. "¿Barrió con todas? Pues está confor­me". Pero para confirmar la respuesta del modo más afirmativo, el Ngangu­lero vuelve a disponer la pólvora y junto a la última pilita dibuja una cruz. "Cruz de Nsambi, cruz de Dios que es palabra firme de juramento, y dice: palabra santa si estás conforme, fula, llévate seis y déjame una. Fula, no pases de la cruz". Enciende, explotan los seis montoncitos, y el de la cruz, el séptimo, no estalla. La Nganga expresa, sin dejar lugar a dudas, su

aceptación.

El Mayombero no le explica a su mujer, o se lo explica de modo muy

vago, por qué razón ejecuta este rito.

"No, no se le debe decir para qué él ha hecho esa ceremonia. No es conveniente que sepa que con esto ella tiene mano (mando) en la Nganga, y para que la Nganga no le vaya a descubrir sus secretos a su mujer. Cuando una Nganga se encariña con alguien todo se lo dice".

Por supuesto, se da el caso que la Nganga rechaza a la mujer del Mayom­bero, pues éste antes que nada le consulta si le conviene o le es nociva su compañía. No pocas veces los "Angeles" -las almas, digamos los caracte­res— de los cónyuges o amantes, no congenian y esta falta de armonía es

141

fuente de futuros conflictos y desavenencias, lamentables porque trascien­den al campo de la mística. En la Regla rucumí es sabido que los matrimo­nios de hijos de un mismo Orisha no armonizan, especialmente los hijos de Changó, y estos al fin se ven obligados a separarse.

Por la primera operación, la Nganga, presa e incomunicada en su Nkusu, en su recinto, no se ensucia y "como no ve lo que está pasando, el Mayom-bero no la ofende y no tiene por qué cohibirse". La segunda operación asegura al matrimonio contra el peligro que representa la mujer durante el período menstrual, y la tercera la capacita en casos de necesidad o enfer­medad del marido, y en su ausencia, para sustituirlo en el cuidado que se debe a la Prenda las veces que él personalmente no pueda hacerlo y pedirle cuanto sea menester para su bien.

A los "juegos" —Tala Nkisi, Nkita—, ritos de Mayombe, no concurren los "patigangas" (los dueños e hijos de Prendas) sin purificarse previamente si han copulado poco antes de celebrarse estos, y bajo ningún concepto, concurrirán las mujeres menstruando. En tales condiciones quedan exclui­das de todo acto religioso y este tabú ya sabemos que se observa estricta­mente.

También en la Regla lucumí, las Iyalochas suspenden todos los oficios de su sacerdocio. No se acerca sucia a los Orichas. Como estos, los Mpun-gu, Nkita y Ngangas rechazan con violencia a la mujer poluta, que por olvido o inconveniencia se introduce en un juego o fiesta de Palo. En el mejor de los casos, el Ngombe le advierte discretamente de su presencia al Nfumo o Taita Nganga o a la Nguá, la Madre. Este pregunta quién es, y para evitar que se abochorne ante la concurrencia aquella que señale el Ngombe, encuentra algún pretexto para llamarla aparte y ordenarle que se marche inmediatamente del Nso Nganga, por su bien y el de todos los moana que están allí reunidos.

También cuando el Muerto ha tomado posesión de un "criado" o Ngombe, —Simba—106 este al iniciar los ritos comienza a dar vueltas por la habitación "por el ingenio" en sentido figurado, examinando a los concu­rrentes para echar del local al impuro o al que tenga intenciones aviesas:

Ndundu da vuelta al ingenio, Si hay malo, avisa pa el, Ndundu

tú avisa pa él,

Si hay sucio tu bota fuera

Yo va mundo kuenda Misa

Campo Santo tiene fleta

Si hay sucio bota pa fuera.107

Si tropieza deliberadamente con alguna mujer que esté menstruando, aun­que no se detenga y continúe girando sin decirle nada directamente, indica que aquella mujer está sucia, y dice:



Insaya manguenguén

Tá huele mancaperro

Insaya manguen gueré.

La mujer, que comprende la velada denuncia del fumbi, disimula su turbación, y no tarda en desaparecer. Pero también empujones, cabezazos y golpes son medios de explosión muy corrientes de los espíritus en juegos de Palo Monte "bravo". En estos "el fumbi tiene la mano dura, es bruto, se enfurece", y las impuras no salen bien paradas. Las manifestaciones me-diúnicas, en las Reglas de congos, siempre son violentas, y es preciso vigilar al "Ngombe", no vayan a ser víctima de las brutalidades del espíritu que se apodera de él.

El Mayombero debe oficiar siempre descalzo. Algunos se suben los

pantalones y se atan un pañuelo a la cabeza.

Provocará la ira del espíritu la distracción del que penetre sin descalzar­se en un recinto donde se celebre un rito de Mayombe —un simbankisi-, pues es obligatorio asistir a estos con los pies desnudos. Se ganará una reprimenda el que por negligencia no lo haga. "¿Quién ha visto muerto con zapatos?" El Mayordomo de la Nganga dibujará en el empeine de los concurrentes, una cruz: "una cruz de Dios, Guindoki —Chamalongo— y no se repita este nombre. Es la insignia de Mayombe, la cruz que abarca las cuatro partes en que el mundo se divide. Manda tal fuerza ese trazo, que los congos en mi pueblo la ponían en los hornos de cal para que no se los llevara el diablo. En todas las Ngangas y en todo lo que se hace en Regla de Mayombe, se traza la cruz para santuriar -sacramentar—, y cuando se hace la señal de la Santa Cruz, se persigna uno, se dice: Sidón lé mbala".

Estos Nso Nganga, la habitación o cuartucho a veces miserable, o la casa modesta del brujo, no se distingue en su exterior, como tampoco se dife­rencia de la del Padre de Santo, de todas las viviendas comunes, ni en la solana citadina ni en el campo el bohío o bajareque. Sólo el ojo de un conocedor las identifica por una bandera blanca o roja, que se fija en el techo o en la puerta.

Comparándola al Ilé-Oricha, el Nso Nganga se caracteriza por su rustici­dad y desnudez. No hallaremos en este los adornos y estampas que en el primero llaman la atención. Ni en la habitación ni en la vivienda más holgada que le destina en la ciudad^ a su Prenda algún solicitado Nfumo Mbata.

143


142

" ¡No hay nada peor para la Nganga que un suelo de mosaico!" Lo que no puede faltar en el cuarto de la Nganga, que es además el laboratorio del Palero, tapados con un género y metidos en un cajón debajo de la mesa o disimulados en un rincón, es un mortero para triturar y moler las sustancias que componen los hechizos o "trabajos", (nsaran-das), el guayo para rayar los trozos de maderas y los "nfansi" o "Miansi", huesos humanos y de animales. Un colador de lata, un pedazo de muselina para cernir los polvos, hilo de cañamazo, tijera, agujas y cuentas de colores. Generalmente el Mayombero sale a buscar en el momento preciso lo que ha menester para un "trabajo" y sólo tiene reservas de aquellas materias imprescindibles, o las que no se hallan fácilmente y que estima inmejora­bles para ciertos logros, como excrementos de fieras, tierras de sus madri­gueras, dientes y uñas de león, que decían importados de África. Agua de la primera lluvia de mayo, bendita —"porque baja del cielo, la casa de Insambi"—, y a la que llaman Masimán Sambi pangalanboko; y agua Ngon-goro, o de la ceiba, para hacer clarividentes; sal en grano, almagre, pimien­ta, azufre, azogue y velas. Velas o cabos de velas que hayan servido en un tendido; velas de la iglesia, sobre todo las de Semana Santa y las que han alumbrado en las procesiones. Son valiosísimas las que se han prendido en el velorio de un chino. "Estas yo las he conseguido en algunas funerarias", nos confía un brujo, "pero hay que saber el nombre del chino difunto para llamarlo" y establecer relaciones con su espíritu. No es extraño que, po­seído por el espíritu, el Mayombero, acostado en el suelo, pida una vela encendida y se eche sobre los ojos cerrados, esperma caliente.

A la luz de una vela y frente a la Nganga el Mayombero fabrica todas sus brujerías. "Porque la vela le alumbra la oscuridad a los muertos, y la necesitamos para hacer bien o mal. Esa misma "muinda" —vela— que usted se lleva de la iglesia, le sirve indistintamente para lo que convenga y hay que tenerla a mano, como la colección de cachos de palo que cortó el día de San Juan, pues los que se cortan ese día no se pudren ni hay bicho que les entre. Duran mucho tiempo y no hay que ir a buscarlos continuamente al monte. Se rocían todos con agua bendita. ¿Que viene alguien muy asus­tado porque quiere que le vuelva loco a un enemigo que le está echando brujería, y es verdad, y para salvarlo hay que acabar con esa persona? Pues le arranco el rabo a una lagartija, que abundan en el patio, enciendo la vela de un velorio, y mientras el rabo de la lagartija se retuerce, yo estoy maldiciendo al enemigo. Luego cojo una astilla de palo jía, un garabatico, otro de guayaba y lo raspo. Raspo también una pieza de la Nganga, un hueso; pongo colmillo o muela, una pizca de tierra y todo eso lo encasqui­llo en un clavo, quemo la punta en la llama de la vela. Llevo ese trabajo al cementerio, clavo el clavo frente a una tumba, llamo al muerto que está allí y digo: que la vida de fulano de tal, esemigo de mengano, se consuma

144

con esta vela. Allí lo dejo y el espíritu de ese muerto lo trastorna".



El azufre y el azogue, son dos sustancias particularmente interesantes para el Ngangulero y procura no carecer de ellas. El azufre es el incienso de los brujos para realizar ciertos trabajos... "malos", mezclado a otros ingre­dientes y a sabandijas cargadas de virtudes que emplea en su magia benéfi­ca o maléfica. Especialmente en los maleficios que tienen por objeto desu­nir cónyuges o amantes, fomentar discordias, ocasionar desgracias, acciden­tes, muertes o en talismanes para pleitear con éxito, escapar de la justicia, enamorar, etc.

El Ngangulero introduce azogue en su amuleto como un elemento dota­do de una vitalidad extraordinaria. Por su movilidad, dice que actúa en las Ngangas como un corazón que late continuamente, y lo emplea como un estimulante.

No hemos hablado con un solo Padre Nganga que no reconozca la excelencia del azogue para producir la locura, en combinación con un muerto, por supuesto, o con dos alas de aura tinosa. El valor del azogue en el arte del curandero, en su medicina, inseparable de la magia, lo veremos en otro libro. El Palero tendrá igualmente en reserva en su Nso, algunas plumas de ave, no para simbolizar con ellas un sacrificio que, en Regla lucumí, no puede costear el consultante de un Oloricha o de una Iyalocha, sino para utilizarlas en sus obras de magia agresiva o defensiva. No carecerá de cenizas -mpolo banso— para purificarse las manos frotándoselas, que tiene además muchas aplicaciones. Para ciertas obras tendrá en reserva algunas sabandijas indispensables: sapos, alacranes, macaos, arañas, hormi­gas, moscas verdes, gusanos, carcoma, comején ("Sollanga bicho malo. ¡Cómo camina Mundele Telengunda! Cómo camina Sollanga").

Por ejemplo, para fabricar un Mpaka -el tarro que sostiene en la mano cuando va a ejecutar un trabajo con el fin de que el espíritu por medio de éste penetre en él y hable- el Mayombero necesita: araña peluda, alacrán, manca perro, ciempiés, caballito del diablo, grillo, murciélago, tierra de bibijaguas o de hormigas bravas, de cementerio, diente o colmillo de muer­to, hueso de la mano o de los pies. Gusanos de cadáveres que se echan en las ngangas son valiosísimos, "pero muy difíciles de conseguir, como crá­neos con los sesos verdes ya podridos".

Se habrá dado cuenta el profano que recorra estas notas, que la fula, la pólvora, que muchos viejos llaman "café inglés", es un elemento indispen­sable en el Nso Nganga para iniciar cualquier operación mágica. A riesgo de repetirnos reproducimos la explicación ilustrada, con sus signos correspon­dientes que nos dio un Villumbrero.

"El bruio no puede trabaiar sin pólvora. Todas las Reglas de congos la emplean para llamar, para preguntar, para ordenar, para dar salida a los trabajos: cuando la fula explota el füiri sale disparado a cumplir la misión

145

que le encomiendan. El Gangulero se agacha ante la Nganga, chifla tres veces, la rocía tres veces con aguardiente, ají picante, pimienta de Guinea, jengibre y tierra. Le echa humo de tabaco y él se pasa el tabaco encendido alrededor de la cabeza, luego por la espalda y entre las piernas. Hace un trazo en el suelo frente a la Nganga, y sobre éste coloca montoncitos de pólvora: siete o catorce, doce o veintiuno, lo que acostumbre. Esto es, para preguntarle si la brujería que está preparando va a surtir efecto o no. La Nganga contesta cuando el Ngangulero la prende con su tabaco; si el traba­jo es perfecto barre con todas las pilitas y el humo va hacia la cazuela o el caldero. Si hay alguna dificultad se averigua con pólvora. Si de siete explo­tan tres y quedan cuatro: 'la cosa no camina'. Si se lleva cuatro y deja tres, está bien, y así preguntando y la fula contestando, se sabe en qué consiste lo que se opone a que de entrada una obra sea perfecta.

Fula y mpemba, la pólvora y la tiza blanca son inseparables...

La tiza, para hacer la firma sobre la que se asienta la Prenda. El círculo significa seguridad. En el centro del círculo, la cruz que es la fuerza; la fuerza de todas las fuerzas espirituales que trabajan en la Nganga.





Sobre lo que le decía de la necesidad que tiene un Kuzumbalero de pregun­tar sobre el resultado de un trabajo que le hace a un enemigo, le doy este ejemplo para que usted vea cómo es el asunto.


Hice este trazo -el de Nkuyo o Tata Legua, un Eleguá congo. La flecha a la derecha representa al enemigo. Para preguntar se utiliza la del centro. En el punto negro que está en la parte baja de la flecha central, se pone el primer montoncito de pólvora, y el Mayombero dice: si de verdad, verdad él es enemigo mío, coja usted tres del camino que está hecho para él (derecha) y tres de la guía (centro) del lado derecho. Deje libre el medio. Si estallan seis montoncitos de fula y quedan siete, el que sospecha que es enemigo lo es. Si sólo estalla la pólvora del centro, no es enemigo. — ¿Quiere otro ejemplo? Vaya, dibujo la fimba.

Arriba, en el punto de la guía (en la flecha vertical en que la cruza otra flecha en posición horizontal), se coloca un Matari Nsasi —una piedra de rayo. Abajo de la flecha (vertical) se enciende la fula después de decir: Matari Nsasi Kuenda Kunayandi (mira la represa del río), Kunayandi Mato-ko Nganga vira vira licencia Ntoto Insambi muña lango (Dios viene en el agua del cielo), tu kuenda monansula Kimputo, ¡Ay Siete Rayos Kimpesa! Le explica el caso, lo que se desea conseguir, y le pide que conteste, que diga lo que se debe de hacer, prendiendo los montoncitos de pólvora que le indique el Padre Nganga.

"Para dibujar el trazo siempre se canta. Y si el Padre Nganga está en porfía con otro le pregunta a la Nganga:

¿Tré silango tré silango

cual nsila yo bóban ?

¿Krabátan sila kié

Krabátan sila mubomba Ngola?

porque hay varias tierras, tribus de congos, y quiere saber su camino (nsila).




146

147


Krabátan sila Lié karabatan sile Mu bomba Ngola.

Kié Karabatan sile

¿Sila luwanda?

¿Sila mubomba?

¿Sila musundi?

¿Sila Ngúnga?"

No olvidemos otro elemento del que tampoco puede prescindir el Mayom-bero: la escoba de palmiche, Ntiti, para espantar con ella los malos Espí­ritus, y pegarle a la Nganga cuando es necesario. Sobre todo a las judías. Pero hay Ngangas tan fuertes, tan voluntariosas que su dueño no siempre se libra de ser el esclavo de su esclavo.

Algunos de mis consultados achacan el destartalamiento de la casa templo del Mayombero, a una inferioridad cultural por parte de los congos, a su supuesta rusticidad. A los sacerdotes lucumí —cuando prosperan les gusta rodear de lujos a sus Orichas. Mejoran la calidad de las soperas en que se guardan las piedras del culto —hay que verlas ahora en los de Miami, algunas muy costosas, importadas, y los atributos de los dioses; los que antes eran de cobre se los regalan de oro, los que eran de metal blanco o plomo, de plata. Con la prosperidad se renueva el "canastillero" en que se colocan las soperas, y se abren con orgullo para mostrar la serie de adornos y de baratijas que, desde su implantación en La Habana, ofrecía el Ten-Cent a los Santeros, y aquí en Miami las botánicas, y en sus salas se instala la lujosa imagen católica de su devoción. Las paredes del Nso del Padre Nganga están desnudas de estampas y no vi en ellas en Cuba imágenes de bulto.

"Si en casa del verdadero Nganga no ve usted adornitos ni féferes, es para no extraviar al espíritu".

En la habitación de la Nganga no influye el bienestar de su dueño. El Mayombero por mucho que gane no deja de ser "un hijo del Monte". "Su religión es silvestre" (sic). Lo que no quita que se merque su buena cadena de oro macizo con su Nkangui (crucifijo) o una medalla de Mamá Kengue, de Nsasi o de Mamá Mbumba, en sus aspectos católicos (Nuestra Señora de las Mercedes, Santa Bárbara o la Virgen de Regla).

"Los Nkisis no son ostentosos". "Son espíritus de la naturaleza". Re-

148

cordamos a un Villumbero que ganaba mucho dinero según nos decían. Vivía con su mujer y cuatro hijos en una casita tan pequeña que cuando este ilustre Murumbero, en la Pascua de Navidad, le sacrificaba un nkombo —un chivo— a su Prenda y se reunían en ella un gran número de personas, era preciso, para respirar sin expirar, y lo mismo ocurría en otros muchos hogares de Paleros, ser el propietario de unos pulmones y de un estómago probadamente sólido y resistente.



Seis Mayomberos negros como el carbón compartían la "accesoria" de T.P.B., y otros tantos la del villareño Rosendo, vendedor ambulante. ¿Pero cómo caben?, preguntamos. Pues se "acotejan bien", nos respondió el villareño, "en un par de catres y en el suelo". En otro cuartucho en las afueras de Marianao, armado con tablas de cajones y planchas de zinc, habitaba nuestro buen J.B., que no quiso aceptar la vivienda más amplia que le ofrecimos. ¡No, gracias! Allí era donde le gustaba estar a su Prenda, y con cuatro konguakos —cuatro compañeros- suyos que ya no trabajaban en la plaza pero "comen y viven de lo que va cayendo... y siempre cae lo suficiente". La Nganga proveía. El brujo no se muere de hambre. La higie­ne no perturbaba en lo más mínimo la existencia de aquellos hacedores de prodigios que se complacían en vivir en tales condiciones. No creo que las sardinas se acomoden mejor en una lata que un número increíble de negros en un espacio inverosímilmente pequeño, y lo extraordinario es que no los obligaba forzosamente a ello la necesidad. De haber sido Diógenes afri­cano, no se hubiese hallado solo en el tonel.

Nos dijeron que vivían muchos Mayomberos en Las Yaguas, y que uno de ellos, Emilio Acevedo, poseía un chicherekú que había atacado a varios niños.

"Un chicherekú no", corrigió Lázaro, "si es un Mayombero, si su Regla es conga, lo que tiene es un Nkuyo, o un Nkónsi o un Kini-kini". Un muñeco de palo, de unos sesenta centímetros, en el que el brujo hace entrar un espíritu. Estos muñecos andan, hablan, cumplen las encomiendas del brujo y son, como es sabido, muy temidos. Este sería uno de los pocos Nkuyos con amo vivo que quedaban en La Habana, pues dejaron de con­feccionarse un momento dado, cuando por el 1916 arreciaron las inspec­ciones de la policía en las casas de los brujos y cargaban con todas sus pertenencias mágicas. Muchos, cuyos amos han muerto, aún vagan allá de noche por los campos.

Estas Yaguas eran modelo de cuantos hacinamientos de gente de color existían entonces, aunque no faltaban blancos en ella. No eran producto de la miseria —insisto— sino de una manera de ser muy especial. Usurpando terrenos admirablemente situados en zpna de reciente urbanización, cara a una arteria principal y de tránsito incesante, allí se levantaba aquel ejem-

149

piar y nutrido barrio de indigentes de La Habana, pero subrayo, de falsos indigentes en su mayoría, el más extraordinario que pudiera visitarse.

Enclavado en un lugar tan céntrico y visible con sus casuchos amonto­nados y maltrechos que se encogían y oprimían unos contra otros, confun­diendo en algunos puntos andrajos, roñas, alientos y deyecciones, era la desesperación y la vergüenza de la pulcra ciudadanía. Como otros más distantes y recoletos, El Pocito, Llega y Pon,108 Pon si Puedes, Por mis Timbales, Coco Solo, Pan con Timba, Las Yaguas contenía un semillero, a ojo incalculable, de residentes que ni envidiosos ni envidiados, vivían en pésimas condiciones sanitarias, enterrados en fango hediondo en la esta­ción de las lluvias, y entre basureros y polvo el resto del año.

La primera sorpresa de quien se aventuraba a penetrar allí era descubrir que aunque escaseaba, el agua la gente parecía estar limpia. Es cierto que el pueblo cubano es sorprendentemente limpio y que se baña a diario, por puro placer. Las duchas funcionan en todos los niveles. En muchas de aquellas covachas podía admirarse el codiciado armario de tres lunas que permite contemplarse de cuerpo entero, y las camas cameras con colchas tejidas. La segunda sorpresa la tenía el curioso al enterarse que muchos de los felices moradores de Las Yaguas eran pequeños funcionarios públicos que hubieran podido habitar sin grandes sacrificios en lugares más salubres, bajo techos más seguros. Representando a la ciencia residía allí una coma­drona; al más noble de los magisterios, un maestro de escuela pública, cuyo nombre llevamos anotado; policías a la Autoridad, y a los ideales de la nación, "botelleros"109 y cachanchanes de políticos.110 No eran todos indigentes ni remotamente, en el sentido desesperado de la palabra, los indigentes que vivían en aquellas pocilgas, desafiando sin insolencia pero con tezón —y contando con la indulgencia del Gobierno— todo reglamento sanitario y bien defendidos por sus Eleguas o Makutos y Bisonsos, o por un cerco mágico de cualquier ataque que intentase la civilización que pasaba a toda hora de prisa, representada en ómnibus y automóviles, apartando la vista del laberinto de estrafalarios y mugrientos tugurios separados por trillos cubiertos de suciedades, que se abrían paso entre ellos. Los bajare­ques crecían, se multiplicaban tan desordenadamente y tan juntos, que en algunas partes debían disputarse y atropellarse por unas pocas pulgadas de espacio, mientras los pasillos se intrincaban y estrechaban más cada día.

Claro que había allí Mayomberos y Santeros, espiritistas y practicantes de todos los credos. En la puerta de muchos casuchos, un trapo desteñido señalaba la presencia de los primeros, sin que molestase el hedor de alguna ofrenda animal que se podría lentamente al alcance de la mano en un techo herrumboso de zinc o en el greñudo y piojoso de yaguas.

El negro está hecho a todas las privaciones e incomodidades. Todos son

150


aceptables si vive a su guisa y sin restricciones; y muchos escogían libre­mente vivir a la buena de Dios, que aprieta pero no ahoga, sin trabajar —buey que no tiene rabo Dios espanta su mosca-, y a la medida que se presenten las cosas. No hay invierno en Cuba y allí las cigarras no tenían por qué imitar a las hormigas. Nada más relativo y desconcertante que la extrema pobreza en el negro, que con un poco de música, de baile y de risa depone el gesto trágico y endulza el sabor más amargo. Con el asombroso potencial de su alegría, y un conformismo no sé si envidiable, jamás la miseria abate del todo su ánimo. Cuando lo atenaza, y muchas veces por indolencia, incuria o imprevisión, sabe encogerse de hombros y no le falta aliento para reir un poco al sol, porque las penas con sol son menos, y el sol generoso de la que fue nuestra Isla, la naturaleza tan bondadosa, la vida tan fácil, inclinaba a las gentes de todas las esferas sociales, a no negar el pan a quien tenía más encogido el estómago que el corazón.

En aquellos años, al revés de lo que ahora ocurre, la tragedia de la indigencia no convencía a nadie, comenzando por sus protagonistas.111 En un país próspero que se regía por la broma y el buen humor, precisamente porque en él todos comían y donde a la postre todo se arreglaba menos la muerte —" ¡no hay problema, chico, no hay problema!"— los dramas eco­nómicos se convertían en sainetes con final de rumba o guaracha (quizá por eso estamos aquí, o porque la inconsciente felicidad de los cubanos provocó la ira de los dioses).

En fin, se podía ser indigente sin arriesgarse a morir reglamentariamente de hambre. Y de rareza se moría solo y abandonado. Del modo más inesperado y fantástico, un día el indigente por vocación, porque no que­ría trabajar, podía despertar creyéndose rico, al lloverle del cielo los bille­tes que ambicionaba para comprarse un televisor u otra cosa por el estilo, como uno de mis conocidos del barrio de Pogolotti, un alegre filósofo, que necesitaba urgentemente unos zapatos nuevos. Un día le sonrió fugaz la fortuna, y gracias al juego cobró unos cuantos pesos. Adquirió un saxofón y un reloj pulsera de plata; en eso se le fue el dinero y no le alcanzó para los zapatos.

Aquellos caseríos menesterosos donde tantos iban a vivir de buena gana —sólo pedían de las almas filantrópicas y del Estado que los dejasen en paz—, estaban muy lejos de ser, como creíamos, tétricos refugios de la desgracia, peligrosos focos de infección. Cierto que el sol encendía allí pebeteros de inmundicias que saturaban el aire de malos olores. Pero aquel aire es el que hoy se respira, más pestilente, envenenado, en las hambreadas poblaciones y ciudades de Cuba, y en la capital, medio en ruinas, la que no se le muestra al turista; sus casas, porque no hay con qué repararlas, se van desplomando poco a poco. Por sus calles, nos cuentan los que huyen de

151

allá, pueden admirarse a cualquier hora los más hermosos ejemplares de ratas, que penetran a su antojo, como la lluvia, en los interiores invadidos de cucarachas y aterran a los ciudadanos, si ciudadanos puede aún llamarse a los cubanos esclavizados en Cuba.

¡Justiciera maravilla del marxismo-leninismo, reducir a la miseria a todo un pueblo en menos de veinte años! En ese aspecto, objetivamente, es digna de admiración la nueva mirífica Cuba soviética.

Al barrio de las Yaguas, interesante por lo que nos revelaba de la idio­sincrasia de un sector de nuestro pueblo, derrumbado al fin por el último gobierno propio que tuvimos, bueno o malo, pero aún cubano, sólo fuimos una vez. No era necesario para conocer el Mayombe relacionarnos con la falsa indigencia de algunos que en casuchos de aspecto tan miserable, a la vez que una Nganga, poseían en ellos televisores, refrigeradores, y las muje­res espejos relumbrantes y perfumes de Revlon o Guerlain, aunque parezca increíble.

En el "templo", equivale a decir la habitación o "accesoria" que ocupa en un solar el Ngangulero, en la casa de campo o en la urbana en el mismo corazón de La Habana, las Ngangas se guardan tapadas con una tela negra, como se ha dicho, y escondidas. La habitación que les está destinada en las moradas más espaciosas de Mayomberos que disfrutan de bienestar, perma­necen cerradas los días en que "no juegan".

Los sacerdotes y sacerdotisas de la Regla lucumí, "saludan" a diario a sus Orichas, uno a uno solicitan su atención llamándolos con sonidos de campanillas o maracas, y les rezan largamente empleando en estas devocio­nes de buena parte de sus mañanas. El Mayombero, ya lo sabe el lector, se limita a espurrear su cazuela o su caldero con aguardiente, a ahumarlo arrojando sobre ellas densas bocanadas de humo de tabaco y a encenderle una vela que arderá un rato o se consumirá enteramente, y esto una vez por semana o antes de celebrar un Nkike o un Bondankisi. Los días más a propósito para "llamar palo", invocar a los espíritus, trabajar con ellos —Simbankisi—, fabricar un resguardo, maleficiar o exorcizar, "quitar un daño", curar, son los sábados y los domingos, aunque la elección de esos días es potestiva. "Se trabaja cuando hace falta".

"Entonces el Mayombero con la mpemba, al hacer el trazo de la Nganga en el suelo dice:



Kati kampolo munantoto

152


y se repite:

Batukandumbe Bakurunda Bingaramanguei

y el Mayombero llama a su nfumbi quemando las tres pilitas de pólvora para que el muerto se despabile en el caldero o en la cazuela que ha untado con manteca de corojo.



Tré con tré ¿contigo quién pué? Nsusu bare con tó.

Las ceremonias más importantes son los "juramentos" —iniciaciones, kim-bos, dicen algunos— los llantos, las comidas de muertos.

En cuanto a los sacrificios no son tan frecuentes ni tan costosos como los que se tributan a los Orichas. Sólo una vez al año se les ofrenda obligatoriamente, a Ngangas y a Nkisos, un gallo cuyos huesos se entierran sin que se parta uno solo (la carne, se la come el Taita); y un chivo, pero los huesos de éste no se entierran y la sangre jamás se vierte en la Nganga porque atraería desgracia, enfermedad y muerte.

Remedando a los viejos, un joven palero dice que "N'córera entraría l'ingenio" (el cólera entraría en el ingenio), una epidemia, cualquier enfer­medad acabaría con todos los Muana Nso, Mpamba, Konguako, los hijos y hermanos del Nso Nganga y con toda la clientela del brujo.

El chivo no se sacrifica en la habitación en que está la Nganga. En la ciudad se degüella en el patio de la casa, y en el campo fuera del bohío. Para ofrendarle la sangre al fiimbi se abre un agujero en la tierra, se encien­de una muinda, -vela— y el espíritu sale de su habitáculo y va a bebería



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   17


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal