Nombre común Lobo marino de dos pelos Sudamericano Reino Animalia



Descargar 22.48 Kb.
Fecha de conversión26.10.2018
Tamaño22.48 Kb.

Nombre común Lobo marino de dos pelos Sudamericano

Reino Animalia

Phylum Eutheria

Subphylum Vertebrata

Clase Mamífero

Orden Carnívora

Familia Otariidae

Nombre científico (género y especie) Arctocephalus australis

Descripción del animal Su color es igual para machos y hembras. Un bellísimo color gris ocre, que seco se transforma en un lúcido plateado rojizo. Los cachorros nacen de color negro.

El tamaño entre machos y hembras no varía mayormente. En general, son más pequeños y elegantes que el lobo marino de un pelo. Los machos miden 1,80 metros, aunque en algunos casos pueden llegar a medir 3 metros.

Pesan, por lo general, 200 Kg. El cachorro mide 60 cm. y pesa 15 Kg.

Sus ojos son grandes y vivaces, trompa fina tipo canino, largos bigotes grises y, a diferencia del lobo de un pelo, éste carece de melena.

En los machos mayores de cinco años, podemos observar una cresta en el cráneo; está recubierto de pelo corto y un entrepelo muy suave al tacto.

Tipo de alimentación (herbívoro, carnívoro, omnívoro etc.) Carnívoro.

Tipo de reproducción sexual (ovípara o vivípara) Vivípara. La gestación de un cachorro dura diez meses.

Número de crías Una cría.

Número de reproducciones

Duración de vida 15.5 años en machos y de 16.5 años en hembras.

Descripción breve de su comportamiento No son agresivos. Su vista, olfato y oídos son muy efectivos. No beben agua dulce y su alimentación es exclusiva de peces, krill y cefalópodos.

Medio dónde habita (acuático o terrestre) Acuático

Tipo de ecosistema donde se encuentra Marino. Costas rocosas.

Distribución geográfica de la especie Río de Janeiro en Brasil, en la costa atlántica hasta el norte de Chile, pasando por el extremo sur del continente americano. También se encuentran en las Islas Malvinas y algunos llegan hasta las Islas Galápagos.

Características del medio físico (luz, temperatura, humedad, salinidad, altitud etc.) Varía, dependiendo donde se encuentre ubicado. Esta especie a diferencia de las otras, suele vivir en climas cálidos y húmedos.

Mecanismos de adaptación Se adapta para llegar a 100 mts. de profundidad.

Nivel trófico (consumidor primario, secundario o terciario) Consumidor secundario.

Categoría de protección o estatus (rara, amenazada, en peligro de extinción, extinta, sujeta a protección especial etc.) Amenazada.

Factores que provocan que se encuentre en esta categoría La caza indebida de estos animales por su piel y grasa.

Acciones que podemos tomar para la conservación de esta especie Crear una ley más estricta para la conservación de estos preciosos animales, si no queremos que desaparezcan de la faz de la tierra.

Comentarios La caza de este animal está muy mal, ya que al hacerlo se destruye el equilibrio ecológico, porque no sólo morirán ellos, sino sus depredadores y esto podría causar una catástrofe ecológica.

Anécdota Nos gustó aprender y conocer más sobre la flora y la fauna que habitan en todo el planeta Tierra. Y la importancia que tienen para vivir mejor. También queremos mencionar que al seleccionar nuestro animal a investigar, todos nos peleamos por el lobo marino o la foca, pero al investigar nos dimos cuenta que hay diferentes especies de este animal y que sus características son diferentes. Al finalizar el trabajo nos percatamos que todas las investigaciones variaban, y llegamos a un acuerdo con nuestros compañeros del proyecto.

Aprendizaje Que la fauna se debe conservar para que en un futuro, nuestros hijos y futuras generaciones, puedan disfrutar de un planeta donde la diversidad sea amplia en cuanto a flora y fauna, tal y como la conocemos.

Cada año que pasa las cosas se complican para la población de lobos marinos que habita en Cobquecura. Si hace unos treinta años los ejemplares llegaban a los 15 mil, actualmente no son más de 1.300 los que han logrado sobrevivir. La Discusión de Chillán, 06 de enero 2009.

Diversos factores, en especial la caza insistente que se desarrolló durante muchos años, llevaron a debilitar la subsistencia de la especie que es todo un hito en la comuna de la costa de Ñuble. Según el último censo efectuado durante el verano del 2008, los lobos marinos llegaban a 1.300, pero se estima que la población podría sufrir otra merma al realizarse en las próximas semanas otro conteo.

La situación es preocupante sostiene el director regional de Codeff, Pedro Arrey quien agrega que está en marcha un nuevo plan intensivo de educación y sensibilización en la comunidad para proteger la especie. En este sentido se está seleccionando a los cerca de veinte voluntarios de todo el país que están postulando para llegar a Cobquecura en los meses veraniegos.

La iniciativa de conservación cuenta con el apoyo del Consejo de Monumentos Nacionales, la Universidad San Sebastián y la municipalidad, además de Codeff. Lo que se hará en las playas de la comuna es capacitar a las personas para que sepan lo que deben hacer para evitar que siga bajando la población.

Adicionalmente, se recogerá a los animales que llegan debilitados a la playa y se les dará auxilio para devolverlos a su medio ambiente. En años anteriores se ha visto que lobos marinos que llegan a la playa son golpeados por turistas o atacados por perros vagos quienes los matan o les generan heridas. Los lobos, son una especia marina en constante peligro que ha visto mermar su número desde los 12 mil ejemplares registrados el año 1989, cuando se realizó el primer estudio, a no más de 1.800 animales durante el 2006 y sólo 1.300 el verano pasado.

Causas de las pérdidas.

Actualmente, no hay modelos que expliquen cabalmente la causa de la pérdida tan dramática de ejemplares ocurrida en tan poco tiempo. En todo caso, integrantes de la entidad han tratado de hacer lo que está de su parte para evitar que la población decrezca aún más.

En este sentido, durante la temporada de verano especialmente en febrero cuando ocurren los nacimiento masivos tratan de rescatar a las crías que son arrastradas por la corriente hacia la playa y educar a la población. Los lobos que llegan hasta la playa, no lo hacen por motivación propia y en general se trata de individuos debilitados, en especial cachorros que requieren tranquilidad para reponer sus fuerzas y tratar de llegar hasta las rocas.

Pero ocurre que debido a la masiva presencia de personas, los lobos que apenas saben nadar, se estresan aún más, y casi sin fuerzas se internan al mar donde pueden morir por diversas razones.

Las autoridades de Cobquecura han desarrollado permanentes campañas para evitar la pérdida de la especie que es uno de los principales imanes para el turismo de la zona. Entre las causas que podrían explicar la reducción de la población se encuentra la aparente escasez de peces en el sector. Además, la pesca industrial llevaría a la muerte de muchos ejemplares que caen en las redes de arrastre.

No menos problemática para la supervivencia de la especie es la presencia de miles de personas que generan estrés en la colonia, como lo han manifestado otros estudios desarrollados anteriormente. El tema no es menor, considerando que la comuna es netamente turística y fue declarada como tal hace unos años por el Gobierno. En ella un punto neurálgico es La Lobería, declarada Santuario de la Naturaleza por el Consejo de Monumentos Nacionales el año 1992.

El lobo marino sudamericano (Otaria flavescens, anteriormente clasificado como O. byronia), también llamado otario de la Patagonia, lobo marino chusco, lobo marino de un pelo, león marino del sur, león marino sudamericano o simplemente lobo marino, es una especie de mamífero pinnípedo de la familia de los otáridos.

Índice

[ocultar] 1 Descripción



2 Distribución

3 Alimentación

4 Peligro de extinción

5 Galería

6 Véase también

7 Referencias

8 Enlaces externos

[editar] Descripción

Son de color pardo oscuro cuando son adultos y negro cuando son jóvenes. Los machos adultos habitualmente pesan unos 300 kg, el doble que las hembras, y poseen una capa de pelo castaño rojizo sobre el cuello. Esta «melena» es la causa de que sean llamados «leones marinos».

Viven en colonias de unos 15 individuos, formadas por el macho, su harén, y unos pocos jóvenes. Durante el verano, en diciembre y enero, se trasladan a parir a sitios protegidos donde se congregan miles de ejemplares. La gestación dura casi un año, pariendo una sola cría. Durante la época de reproducción, los machos entran en combate por el control de su territorio y por las hembras, y es usual que no se alimenten en ese periodo. Viven entre 25 y 50 años.

[editar] Distribución

Habita las costas de la mitad austral de América del Sur. En el Pacífico se halla en las costas de Perú y Chile; ocasionalmente se han observado ejemplares divagantes en las islas Galápagos (Ecuador), Colombia, y Panamá. En el Atlántico habita desde Recife dos Tôrres en Brasil hacia el sur, en el litoral del Uruguay, y las costas del mar Argentino, tanto en la Patagonia argentina como en las islas Malvinas.2

[editar] Alimentación

Su comida son peces, pulpos, calamares, pingüinos y otras aves marinas, comen entre 15 y 25 kg de alimento por día y, a su vez, son presa de las orcas.

El lobo marino común es una especie clave del ecosistema costero desplazándose ampliamente en la plataforma continental. Sin embargo las hembras suelen ser más costeras que los machos en sus desplazamientos. La dieta se estudió en el norte y centro de Patagonia sobre la base del reconocimientos de otolitos de peces y picos de cefalópodos en contenidos estomacales. Las presas más importantes fueron la merluza (Merluccius hubbsi), la raneya (Raneya fluminensis), los calamares (Illex argentinus y Loligo gahi), y los pulpos (Octopus tehuelchus y Enteroctopus megalocyathus). También se incluye a la anchoíta (Engraulis anchoita), las nototenias (Patagonotothen cornucola y P. ramsayi), el salmón de mar (Pseudopercis semifasciata), el abadejo (Genypterus blacodes), y varios elasmobranquios. De crustáceos incluye varias especies, pero no son de importancia, salvo en años de abundancia del langostino (Pleoticus muelleri). Estos resultados indican que el lobo común es una especie oportunista que preda sobre una amplia gama de recursos con una tendencia a predar sobre especies demersales y bentónicas, algunas de ellas de importancia comercial. Entre los parásitos del lobo común se han encontrado nematodes (Anisakis simplex, Contracaecum ogmorhini, Pseudoterranova decipiens, y Uncinariasp.); también se hallaron el acantocéfalo (Corynosoma australe), y el cestode (Diphyllobothrium scoticum).3

[editar] Peligro de extinción

El ser humano los cazaba para obtener carne y aceite; pero la principal razón para perseguirlos era que la piel de las crías recién nacidas, llamadas "popos" (del inglés puppy), tiene uso en peletería.

Aunque la explotación directa en la Patagonia haya cesado, los lobos marinos de un pelo interaccionan con todo tipo de pesquerías y de muy diversa forma. Durante la década de 1990 se estimaron tasas de mortalidad en diversos artes de arrastre de fondo y pelágicos. La mortalidad total anual varió entre 150 y 600 individuos.4 5 También interactúa con pesquerías de redes de agalla en la Provincia de Buenos Aires dirigidas a tiburón y corvina, donde consume parte de la captura disminuyendo su valor económico pero no resulta enmallado.6 También interacciona con la pesca de palangre en el golfo San Matías donde daña la captura y es objeto de persecución por parte de los pescadores. Otro tipo de interacciones con pesquerías es el que se refiere a las específicas o ecológicas y que dan cuenta de los efectos indirectos de la explotación pesquera sobre las presas que son comunes a otros predadores del ecosistema marino. Siendo el lobo una especie conspicua y abundante en el sistema marino, es susceptible de interaccionar con las pesquerías a través del consumo de presas comunes con la pesquería. Es de esperar que la composición de la dieta de un predador como el lobo, cambie si se modifican las abundancias relativas de sus presas; sobre todo considerando que la merluza y el calamar común son las presas más importantes y también constituyen las principales especies blanco de las pesquerías en la región. Por lo tanto, los efectos que las pesquerías produzcan en las abundancias de estas especies, terminarán modificando la dieta de los predadores tope. Se desarrolló un modelo multiespecífico que incluyó el calamar común, la anchoíta, la merluza y el lobo marino de un pelo en el norte y centro de Patagonia.7 Los resultados obtenidos indican que existen efectos recíprocos entre las especies incluidas, siendo los más significativos la cosecha de calamar y de merluza, que pueden repercutir negativamente sobre la población del lobo marino según las intensidades de la cosecha. La población del litoral patagónico se encuentra en expansión aunque no ha recuperado aún su tamaño poblacional original. Los problemas de mortalidad incidental en artes de pesca, si bien han sido evaluados preliminarmente, aún no han sido considerados por el sistema de gestión pesquera. El problema de la fauna acompañante no forma parte del sistema de evaluación de los recursos pesqueros y en los programas de observadores a bordo apenas se evalúan cuestiones relativas a la especie blanco. En cuanto al turismo si bien no puede ser considerado una amenaza o un problema de conservación, como se mencionó más arriba los nuevos asentamientos de lobos marinos se encuentran en zonas de explotación privada, con escasa protección o control por parte de guardafaunas o del sistema de manejo de áreas protegidas.8 9



[editar] Galería

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal