Índice del Libro de Actas IV congreso seae córdoba septiembre de 2000



Descargar 0.88 Mb.
Página5/11
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.88 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11

Se observa que mediante las técnicas de agricultura convencional se invierte un 12.7% más en materias primas, mientras que los costes por mano de obra son un 13.8% superiores en agricultura ecológica, esto repercute en un 1.9% sobre los costes variables y en un 3% sobre los costes totales.

Por otro lado, la producción media estimada en el sistema convencional es de 11500 kg por hectárea y en el sistema ecológico la cantidad producida fue un 6.3% inferior, es decir, de 10769 kg por hectárea, lo que indica que el coste del kg de bróculi convencional se estima en 109 Ptas.kg-1 y el de bróculi ecológico es de 120 Ptas.kg-1, en consecuencia, el coste de producción de un kilogramo de bróculi es un 10.1% mayor en agricultura ecológica.
Comparación de costes en lechuga

En la Tabla 2 se muestran los costes por hectárea de explotación para el cultivo de la lechuga en el caso de un sistema de agricultura convencional y ecológica.

Tabla 2. Costes de lechuga en agricultura convencional y ecológica por hectárea de superficie.





A. CONVENCIONAL

A. ECOLÓGICA

COSTES

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

Costes variables de los factores de producción






678302







679870


Materias Primas




327024







300288




Agua de riego

50688







50688







Fertilizantes

135859







144000







Insecticidas, herbicidas, fungicidas

55997

















Plantas

84480







105600







Costes variables de la maquinaria propia



50606







50606





Mano de Obra




300672







328976




Riegos

25344







25344







Aplicación de fertilizantes

8832







96000








Aplicación de herbicidas

9216

















Aplicación insecticidas-fungicidas

32256

















Labores, transporte y otros

91392







74000








Plantación

66816







66816







Recolección

66816







66816







Interés del capital circulante (12% anual, 2 meses de duración de periodo medio)






13566







13597


Costes fijos







152102







152102

Total costes







843970







845569

Bajo los sistemas de agricultura convencional, se estima una producción promedio de 35000 kg.ha-1, mientras que bajo los sistemas ecológicos se producen 5000 kg menos de lechuga por hectárea de explotación, lo que equivale a un 14% menos de producción en este sistema.

Los costes de materia prima son un 8.2% superiores en el sistema convencional, mientras que los costes de mano de obra son un 9.4% mayores para la agricultura ecológica, esto supone un aumento del 17% en el coste por kilogramo de lechuga ecológica producida bajo estas condiciones, frente a la producida por sistemas tradicionales, ya que el coste total por kg de lechuga convencional sería de 24 ptas, mientras que el de ecológica supondría 28 ptas.
Comparación de costes en patata

La Tabla 3 muestra los respectivos costes por hectárea de producción de la patata cultivada bajo sistemas convencionales y ecológicos.


Tabla 3. Costes de patata en agricultura convencional y ecológica por hectárea de superficie.





A. CONVENCIONAL

A. ECOLÓGICA

COSTES

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

Costes variables de los factores de producción






673290







658617


Materias Primas




363342







274140




Agua de riego

12979







10140







Fertilizantes

147968







144000







Insecticidas, herbicidas, fungicidas

92264

















Semillas y plantas

110131







120000








Alquiler de maquinaria (incluida mano de obra)



64768







64768





Costes variables de la maquinaria propia



12073







12073





Mano de Obra




233107







307636




Riegos

35136







35136







Aplicación de fertilizantes

28499








36500







Aplicación de herbicidas

11712

















Aplicación insecticidas-fungicidas

7808

















Labores, transporte y otros

58202








92000







Plantación

24371







48000







Recolección

67379







96000







Interés del capital circulante (12% anual, 2 meses de duración de periodo medio)






22892







22393


Costes fijos







161061







161061

Total costes







857243







842071

Al igual que el resto de los cultivos hortícolas estudiados, la patata cultivada con técnicas ecológicas presenta menores costes de producción en lo que respecta a la materia prima (24.5%), mientras que los costes referidos a la mano de obra son un 32% superiores en este tipo de agricultura, respecto a los costes estimados medios del mismo cultivo en agricultura convencional.

Por otro lado, la producción estimada en agricultura convencional es de 27000 kg.ha-1, mientras que en agricultura ecológica la producción de patata obtenida fue de 24000 kg.ha-1, lo que indica que el coste por kilogramo de patata producida bajo sistemas convencionales es de 32 ptas y de 35 ptas con los sistemas ecológicos, es decir, un 9.4% superior.
Comparación de costes en naranjas.

La Tabla 4 muestra los valores promediados de coste por hectárea de producción de naranjas en agricultura convencional y ecológica.


Tabla 4. Costes de naranjas en agricultura convencional y ecológica por hectárea de superficie.





A. CONVENCIONAL

A. ECOLÓGICA

COSTES

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

UNITARIO (Ptas)

PARCIAL (Ptas)

TOTAL (Ptas)

Costes variables de los factores de producción






510482







525088


Materias Primas




250548







242362




Agua de riego

52224







52224







Fertilizantes

65920







180000







Insecticidas, herbicidas, fungicidas

122266

















Plantas y otros

10138







10138







Alquiler de maquinaria (incluida mano de obra)



17416







17416





Costes variables de la maquinaria propia



21060







21060





Mano de Obra




202981







225773




Riegos

18705







18705







Poda

83237







83237







Aplicación de fertilizantes

17175







24119








Aplicación de herbicidas

8572

















Aplicación insecticidas-fungicidas

30872

















Labores, transporte y otros

44420







99712








Pago comisiones y coste control de la recolección



18477







18477





Interés del capital circulante (12% anual, 2 meses de duración de periodo medio)






34440







35463


Costes fijos







239975







239955

Total costes







784897







800506

Al igual que ocurría en los cultivos hortícolas, en cítricos también la materia prima presenta un mayor coste en agricultura convencional (3.3% más respecto al coste de la materia prima en agricultura ecológica). El resto de los costes son superiores en agricultura ecológica (11.2% respecto a la mano de obra y un 2% más respecto a los costes totales).

En cuanto a la producción media por hectárea de cultivo, en agricultura convencional se estima en 30672 kg, mientras que en agricultura ecológica la producción es significativamente menor, cifrándose en 26400 kg.ha-1, lo que indica que el coste por kiligramo de Navelina convencional se cifraría en 25 ptas, mientras que el coste de 1 kg de Navelina ecológica estaría en 30 ptas, es decir, un 16.7% más costosa que la producida por técnicas convencionales.

DISCUSIÓN
Suponiendo que la producción y costes en agricultura convencional representan el total posible de cada uno de los cultivos estudiados, la Figura 1 muestra las variaciones absolutas (%) en agricultura ecológica para el cultivo del bróculi, la Figura 2 muestra los mismos resultados para el cultivo de lechuga, la Figura 3 para el de patata y la Figura 4 para el cultivo de cítricos. En estas Figuras se representan con carácter positivo, los valores que son superiores a los sistemas de agricultura convencional y con carácter negativo los valores inferiores.





Figura 1. Valores globales (%) de la comparación económica del cultivo de bróculi en agricultura ecológica frente a agricultura convencional.




Figura 2. Valores globales (%) de la comparación económica del cultivo de lechuga en agricultura ecológica frente a agricultura convencional.




F
igura 3. Valores globales (%) de la comparación económica del cultivo de patata en agricultura ecológica frente a agricultura convencional.


Figura 4. Valores globales (%) de la comparación económica del cultivo de naranja Navelina en agricultura ecológica frente a agricultura convencional.

En general, se observa que la producción ecológica es inferior a la convencional en todos los cultivos estudiados y en las condiciones del trabajo, siendo la práctica totalidad de los costes superiores, a excepción de la materia prima que es significativamente inferior en agricultura ecológica. Destaca la inversión en mano de obra, la cual es claramente superior en agricultura ecológica, amortiguándose con el resto de los costes, de forma que las diferencias en el total de costes no son muy grandes (+3.00% en el caso del cultivo del bróculi).

Hay que tener en cuenta que aunque los costes de mano de obra sean muy elevados en agricultura ecológica, esto se entiende como factor positivo, ya que existe una mayor incorporación socio-laboral al sector agrario. Por otra parte, las técnicas cuantificadas en el estudio de costes, no tienen porque realizarse anualmente, es decir, una enmienda orgánica supera un ciclo de cultivo, estando los costes más repartidos en el tiempo, lo que supone una amortización y división de los costes en el período de tiempo que dure la aplicación técnica.

Del estudio realizado se deduce que para obtener beneficio de los cultivos ecológicos, la venta de éstos tendría que ser un 10.10% superior a la de los productos convencionales en bróculi, un 17% en lechuga, un 9.40% en patata y un 16.70% en naranja Navelina. Esto indica que la rentabilidad de la explotación ecológica va a depender del coste añadido a la venta del producto, diferencia que el consumidor ecológico está dispuesto a soportar, en pro de una mejora significativa del valor nutricional del producto ecológico.

Por otro lado, también habría que considerar las ayudas destinadas al fomento de la agricultura ecológica que pretenden compensar al agricultor por la disminución de ingresos provocada por los métodos de producción ecológica (Rubio Gonzalez, 1998).

Por último, hay que hacer mención a que los costes energéticos en los sistemas ecológicos son inferiores y cada vez más se introducen sistemas alternativos que disminuyen la dependencia externa (De Vere Burton, 1999).



CONCLUSIONES
Los sistemas de agricultura ecológica son en general, menos productivos que los sistemas de agricultura convencionales. Los valores promedio de los costes de producción, presentan variaciones según el cultivo estudiado, siendo en general, los costes de materia prima superiores en la agricultura convencional y la mano de obra en la ecológica. Un valor añadido que varía entre el 10 y el 20% en función del cultivo, del coste total por kilogramo de producto ecológico compensaría la ligera diferencia de rentabilidad frente a la agricultura convencional, para obtener un producto bruto comparable.

BIBLIOGRAFÍA
Caballero, P., De Miguel, M. D., Julia, J.F. (1991) Costes y Precios en hortofruticultura. Ed. Mundiprensa. Madrid. 403 pp.
De Vere Burton, L. (1999) Fuentes energéticas alternativas en agricultura. En Agrociencia y Tecnología. Ed. Paraninfo; Madrid (pp. 201-212).
Glaeser, B. (1995) Environment, development, agriculture. Integrated policy through human ecology. UCL Press. London.
Narbona, C. (1999) Agricultura y Medio Ambiente. Ed. Galaxia Gutenberg. 125 pp.
Rubio Gonzalez, E. J. (1998) Agricultura y Medio Ambiente. Estudio general y situación de la agricultura ecológica en Andalucía. Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Departamento de Dirección y Gestión de Empresas. Universidad de Almería. 20 pp.



Producción de cereal ecológico en rotación con barbecho y leguminosa. Primeros resultados
Mª P. Ciria Ciria, N. Martín Fábregas, A. Moyano Gardini

Departamento Producción Vegetal y Silvopascicultura. Escuela Universitaria de Ingenierías Agrarias – Soria. Universidad de Valladolid. Campus Universitario de Soria. 42004 Soria.


[Teléfono: 975-23 31 59, Fax: 975-23 31 40, ce: pciria@pvs.uva.es]

RESUMEN
El objetivo del presente trabajo es analizar la producción de cebada (Hordium vulgare var. Unión) y trigo (Triticum aestivum var. Tigre), obtenida en cultivo ecológico. La experiencia se ha realizado en la provincia de Soria.
Se han comparado las producciones procedentes de ensayos con tratamiento ecológico (control mecánico de malas hierbas y fertilización orgánica) y las obtenidas mediante técnicas tradicionales (control químico de malas hierbas y fertilización inorgánica). En todos los casos se utilizaron subparcelas testigo. Cada tratamiento se realizó por triplicado. La rotación seguida ha sido, cebada, leguminosa, trigo, y barbecho. Los resultados proceden de cuatro parcelas de cebada y dos de trigo, obtenidos durante tres campañas consecutivas.
Al analizar cada ensayo independiente no se observa ninguna tendencia constante, sin embargo, considerando el conjunto de datos procedentes del cultivo de cebada existe diferencia significativa en los niveles de producción en función del abonado efectuado. Cuando se aportó fertilización inorgánica se obtuvo la mayor producción en las dos parcelas consideradas (3.838 kg/ha y 3.228 kg/ha respectivamente). Respecto al cultivo de trigo no se aprecian diferencias significativas.

PALABRAS CLAVE: secano, cebada, trigo.

INTRODUCCIÓN
La evolución de la agricultura ecológica ha sido notable en los últimos 15 años, sobre todo en investigación, debido a la tendencia del mercado a exigir productos de calidad, libres de residuos químicos y obtenidos por métodos que no contaminen el medio ambiente. Por otra parte, los estados miembros de la UE ven en la Agricultura Ecológica un instrumento para favorecer la diversificación y estabilidad de los ingresos rurales y aumentar a la vez la diversidad biológica y la sostenibilidad del medio ambiente (Fischler, 1999).
El cultivo de cereal en Castilla y León ocupa un 60 % de la superficie total destinada a tierras de cultivo y un 80 % del total de cultivos herbáceos (Junta de Castilla y León, 1999). En la provincia de Soria se encuentran un 10 % de la superficie de Castilla y León destinada tanto a cultivos herbáceos como a tierras labradas y la superficie dedicada a cereal de invierno supone un 11 % del total de la Comunidad Autónoma. Dentro de la provincia el cereal de invierno representa el 84 % del total de cultivos herbáceos (un 97 % en secano) y el 65 % de las tierras de cultivo. Estas cifras indican que se trata de una zona de secano típicamente cerealista en donde tradicionalmente se viene practicando la agricultura convencional, por lo que se considera de gran interés investigar diferentes alternativas para una agricultura de secano que sean más respetuosas con el entorno pero con resultados igualmente satisfactorios.
En este contexto, el objetivo del presente estudio es realizar una comparación entre las producciones de cereal (trigo y cebada) obtenidas en dos sistemas de cultivo: uno convencional, con el uso de fertilizantes químicos y herbicidas, y otro ecológico con el uso de abono orgánico y control mecánico de malas hierbas. Para realizar la comparación se ha introducido un tercer sistema (testigo) donde no se realiza ningún tipo de abonado ni de tratamiento contra malas hierbas. Se ha seguido una rotación de cebada, leguminosa, trigo y barbecho precedida de un período de dos años con leguminosa y barbecho.
Los resultados proceden de dos parcelas de trigo y cuatro parcelas de cebada, cultivadas durante tres campañas consecutivas (96/97, 97/98 y 98/99).

MATERIAL Y MÉTODOS
- Localización de la experiencia
El estudio se sitúa en el término municipal de San Estaban de Gormáz, provincia de Soria, cuyas coordenadas referidas al núcleo principal son 3º12´ longitud Oeste, 41º34´ latitud Norte y a 860 m de altitud.
El clima de la zona, según el índice de LANG, está entre árido y húmedo de estepa y sabana, por lo que se puede entender que se trata de un clima semiárido con temperatura media anual de 11,5º y pluviometría media de 451,09 mm, lo que permite obtener producciones aceptables en cultivos de secano. El periodo seco de esta zona abarca desde junio hasta octubre, coincidiendo con la época de recolección y permitiendo obtener la humedad adecuada en éste momento.
- Ensayos realizados
Se dispone de dos fincas (finca 1 y finca 2) cultivadas durante tres campañas consecutivas siguiendo una rotación de cebada, leguminosa, trigo, barbecho. La rotación se inició con cultivo de cebada, si bien, el uso de las fincas durante los dos años anteriores fue de un año con cultivo de leguminosa para forraje (veza) seguido de otro de barbecho tradicional.
Los ensayos realizados han sido los siguientes:
Cebada variedad Unión:

Campaña 96-97: finca 1 y finca 2.

Campaña 97-98: finca 2.

Campaña 98-99: finca 1.

Trigo variedad Tigre:

Campaña 97-98 y 98-99: finca 1
El suelo es de naturaleza calcárea, moderadamente básico. Una de las fincas (finca 1) tiene un pH de 8,4, textura franco-arcillosa, según la clasificación ISSS, y un nivel bajo de materia orgánica (1 %). En la otra, (finca 2) el pH es de 8,1 la textura arcillosa-gruesa e igualmente el contenido de materia orgánica es bajo (1,3 %) aunque algo mayor que en la primera.
Se analizan por separado las producciones de cada uno de los cultivos e incluso, en caso de la cebada, considerando por independiente las dos fincas para evitar el posible efecto suelo.
- Diseño experimental
Se realiza el mismo diseño experimental en todos los casos. Cada finca se divide en tres parcelas de una superficie aproximada de 650 m2 cada una, las cuales recibieron distintos tratamientos para control de malas hierbas: convencional (herbicida), ecológico (mecánico mediante pase de rastra) y testigo (ningún tratamiento). En estas parcelas se realizan subparcelas distribuidas al azar, correspondientes a los diferentes abonados: convencional (abono químico), ecológico (compost) y testigo (no se aplica abono) y cada tratamiento se realiza por triplicado. En total se dispone de veintisiete subparcelas para cada cereal.
En la figura 1 se muestra un croquis de la parcela tipo, realizada cada año en cada finca.


Herbicida

Testigo

Rastra




Compost


Compost

Compost




Testigo


Testigo

Testigo




Químico


Químico

Químico




Compost


Compost

Compost




Químico


Químico

Químico

BARBECHO

ó

Testigo


Testigo

Testigo

LEGUMINOSA

Químico


Químico

Químico




Testigo


Testigo

Testigo




Compost


Compost

Compost




Herbicida

Testigo

Rastra



Figura 1. Croquis general de la parcela tipo realizada en los ensayos

Con los datos obtenidos se realiza un estudio estadístico de la varianza para comprobar las diferencias estadísticamente significativas de producción entre los distintos tratamientos efectuados (abonado y control de malas hierbas).
- Tratamientos culturales
En las parcelas en barbecho sólo se realizó alzado del terreno y pase de cultivador mejorando así la disposición del terreno para el cultivo siguiente. En las parcelas donde se siembra leguminosa no se realiza tratamiento contra malas hierbas, puesto que está destinada a su incorporación al suelo como abono verde, se incorporó al suelo antes de que semillaran las malas hierbas. Tampoco se realizó abonado de sementera alguno, ni de cobertera.
Para el control de malas hierbas en las parcelas correspondientes al tratamiento ecológico, se utilizó una grada de púas flexibles, realizando únicamente un pase en cada campaña antes del encañado del cereal y en función del estado fenológico de la mala hierba y la climatología.
La paja del cultivo (trigo y cebada) se incorpora al suelo tras sufrir un proceso de picado para favorecer su descomposición.
El resto de labores necesarias (abonado, siembra, etc.) son las mismas que se llevan a cabo en agricultura tradicional.
- Materias primas empleadas
Semilla

Para el cultivo de cebada se ha utilizado semilla variedad Unión a dosis de 190 kg/ha y para el trigo la variedad Tigre (trigo blando) a dosis de 200 kg/ha.


Aporte de nutrientes

Se realizó fertilización química en las subparcelas con abonado tradicional y fertilización orgánica en las subparcelas con tratamiento ecológico mediante los siguientes aportes:


- Fertilizantes químicos: complejo 8-15-15 como abono de fondo y nitrato amónico cálcico (26%), como aporte de nitrógeno en cobertera. Las dosis se han ajustado en función de las extracciones del cultivo y análisis de suelo, realizando un aporte total de 75-50-50 UF de N-P-K.
- Fertilizantes orgánicos: Se utilizó compost, procedente de la fermentación aeróbia controlada de residuo ganadero y paja de cereal. En la primera y la segunda campaña procedía de residuo de vacuno semiestabulado mezclado con la paja de las camas y su contenido en materia orgánica fue del 43 %. La tercera campaña procedía de residuo de ovino en extensivo y paja de cereal, con un contenido en materia orgánica del 56 %. Tanto en un caso como en el otro, entra dentro de lo establecido por la denominación de agricultura ecológica, cumpliendo la normativa vigente. La dosis aportada fue de 2.500 kg/ha.
Fitosanitarios

Unicamente se emplearon herbicidas para el control de malas hierbas en las subparcelas con tratamiento tradicional utilizando Tribenurón (75 %) a dosis de 18 g/ha en las campañas 96-97 y 98-99, y 2,4-D Sal amina (27,5 %) + MCPA Sal amina (27,5 %) aplicando 1,5 l/ha.



RESULTADOS Y DISCUSIÓN
En la Tabla 1 se muestran los valores medios en kg/ha de la producción a la humedad de recolección (10-11 %) de las subparcelas de cebada. Los resultados se detallan según el tratamiento utilizado de abonado, control de malas hierbas e interacción de ambos. También se indica si estos efectos son estadísticamente significativos o no respecto a la variable correspondiente.

Tabla 1. Producciones medias de cebada variedad Unión (kg/ha) obtenidas en diferentes campañas.




Campaña 96-97

Campaña 97-98

Campaña 98-99




Finca 1

Finca 2

Finca 2

Finca 1

EFECTO ABONADO













Compost

3.455 a

1.685 a

1.784 a

3.758 a

Químico

4.108 b

2.870 a

3586 b

3.283 a

Testigo

3.395 a

1.435 a

1744 a

3.308 a

EFECTO ESCARDA













Herbicida

3.799 a

2.231 a

2.497 a b

3.327 a

Rastra

3.537 a

1.787 a

1.907 a

3.530 a

Testigo

3.622 a

1.972 a

2.710 b

3.493 a

ABONAD x ESCARDA













Compost-Herbicida

3.583 a

1.667 a

1.796 a

3.343 a

Compost-Rastra

3.389 a

1.750 a

1.148 a

4.106 a

Compost-Testigo

3.394 a

1.639 a

2.407 a

3.826 a

Químico-Herbicida

4.120 a

3.389 a

3.722 a

3.304 a

Químico-Rasta

4.139 a

2.222 a

3.333 a

3.227 a

Químico-Testigo

4.065 a

3.000 a

3.704 a

3.319 a

Testigo-Herbicida

3.694 a

1.639 a

1.972 a

3.333 a

Testigo-Rastra

3.083 a

1.389 a

1.241 a

3.256 a

Testigo-Testigo

3.407 a

1.278 a

2.018 a

3.333 a

Valores con la misma letra no difieren significativamente (p < 0,05).

Como se puede observar, en general no existen diferencias significativas entre los distintos tratamientos. Las producciones en la campaña 96-97 en la finca 1 y 97-98 en la finca 2, fueron mayores en las subparcelas con abonado químico (4.108 kg/ha y 3.586 kg/ha respectivamente). Respecto al efecto de la escarda solo se detectó diferencia en una campaña (97-98), siendo las parcelas con control mecánico las menos productivas con una disminución del 25-30 % respecto a los otros tratamientos.
En la Tabla 2, se indican los valores medios (kg/ha) de las producciones de trigo a la humedad de recolección (10-11 %) en función del tratamiento efectuado.

Tabla 2. Producciones medias de trigo variedad Tigre (kg/ha) obtenidas en diferentes campañas.




Finca 1




Campaña 97-98

Campaña 98-99

EFECTO ABONADO







Compost

2.179 a

3.111 a

Químico

2.265 a

3.304 a

Testigo

2.096 a

3.282 a

EFECTO ESCARDA







Herbicida

2.386 a

3.250 a

Rastra

1.855 b

3.275 a

Testigo

2.299 a

3.172 a

ABONADO x ESCARDA







Compost-Herbicida

2.481 a

3.217 a

Compost-Rastra

1.889 a

3.053 a

Compost-Testigo

2.167 a

3.063 a

Químico-Herbicida

2.407 a

3.246 a

Químico-Rasta

2.019 a

3.420 a

Químico-Testigo

2.369 a

3.246 a

Testigo-Herbicida

2.269 a

3.285 a

Testigo-Rastra

1.657 a

3.353 a

Testigo-Testigo

2.361 a

3.208 a

Valores con la misma letra no difieren significativamente (p < 0,05).

Se puede observar que unicamente existen diferencias estadísticamente significativas entre tipos de escarda en la campaña 97-98. La producción obtenida con escarda mecánica representa el 80% de la obtenida con otros tratamientos. Este hecho, es similar al observado para la cebada en la misma campaña (Tabla 1)


En la Tabla 3 se reflejan las producciones medias de cada cultivo (cebada y trigo) en función de los tratamientos efectuados, durante todas las campañas estudiadas, considerando independientes la finca 1 y la finca 2.


Tabla 3. Producciones medias de cada cultivo (cebada y trigo) en kg/ha.




Cebada

Trigo




Finca 1

Finca 2

Finca 1

ABONADO










Compost

3.556 ab

1.734 a

2.645 a

Químico

3.838 a

3.228 b

2.784 a

Testigo

3.361 b

1.589 a

2.818 a

ESCARDA










Herbicida

3.642 a

2.364 a

2.818 a

Rastra

3.535 a

1.847 b

2.565 a

Testigo

3.578 a

2.341 a

2.735 a

ABONADO-ESCARDA










Compost-Herbicida

3.503 a

1.731 a

2.849 a

Compost-Rastra

3.628 a

1.449 a

2.471 a

Compost-Testigo

3.538 a

2.023 a

2.614 a

Químico-Herbicida

3.848 a

3.555 a

2.757 a

Químico-Rasta

3.835 a

2.778 a

2.539 a

Químico-Testigo

3.831 a

3.352 a

2.808 a

Testigo-Herbicida

3.574 a

1.805 a

2.846 a

Testigo-Rastra

3.141 a

1.315 a

2.686 a

Testigo-Testigo

3.367 a

1.648 a

2.923 a

Valores con la misma letra no difieren significativamente (p < 0,05).

Considerando el cultivo de cebada, se puede apreciar un efecto del abonado sobre los niveles de producción, obteniéndose las medias más altas con abono químico en las dos fincas consideradas (3.838 y 3.228 kg/ha, respectivamente). En las subparcelas con abonado mediante compost, se aprecian disminuciones de hasta el 44 %, similares a las observadas en las subparcelas testigo. Esta tendencia ha sido obtenida por otros autores (Zaragoza et al, 2000) considerando las producciones obtenidas en siete provincias.


Respecto al control de malas hierbas efectuado solo se detectaron diferencias en la finca 2 de cebada (Tabla 3). Con control mecánico hubo una disminución del orden del 22 % respecto a la producción obtenida en las subparcelas tratadas con herbicidas y las subparcelas testigo.
También se puede apreciar que la finca 1 es más productiva que la 2 en todos los casos estudiados, incluso la primera produce, en varias ocasiones, más del doble que la segunda. Las menores diferencias entre ambas se dan en parcelas con tratamiento convencional (abonado químico y aplicación de herbicida) y entre parcelas con abonado químico independiente de otro tratamiento.
En cuanto al cultivo de trigo, considerando la media de las dos campañas que se obtuvieron en la misma finca, no se han observado diferencias significativas.
La falta de diferencias significativas entre los tratamientos efectuados en el presente estudio, se podría atribuir en parte a la gran variabilidad existente entre repeticiones.
Respecto al peso específico determinado, los valores obtenidos para la cebada en la campaña 98-99 están comprendidos entre 65 y 68 kg/hl. Para el trigo, fueron ligeramente mayores y oscilaron entre 75 y 79 kg/hl. Estos valores superan el mínimo recomendado.
Con relación al peso de las semillas, para la campaña 98-99, el peso de las mil semillas se encontró entre 35,6 y 40,2 g para la cebada y entre 29,3 y 34,4 g para el trigo.
CONCLUSIONES
De los resultados obtenidos en el estudio se puede concluir que apenas existen diferencias estadísticamente significativa entre las producciones obtenidas con los distintos tratamientos efectuados. Este hecho podría deberse a la gran dispersión de los resultados de las distintas repeticiones que pueden enmascarar las posibles diferencias existentes entre los tratamientos. Se piensa que en próximas campañas puede aparecer un efecto depresivo en parcelas con tratamiento ecológico. No obstante, se han expuesto los primeros resultados obtenidos en el inicio de un estudio a largo plazo que se espera corroborar en años sucesivos.

BIBLIOGRAFÍA
Fischler, F. (1999). Organic Farmingand the new Common Agricultural Policy. Proceeding of Organic Farming in the European Unión – Perspectives for the 21st Century. 27-28 May 1999, Baden, Austria.
Junta de Castilla y León, Consejería de Economía y Hacienda Servicio de Estudios (1999). “Anuario de estadística de Castilla y León” Junta de Castilla y León. Consejería de Economía y Hacienda. Valladolid.
Zaragoza, C; Aibar, J; Cavero, J; Ciria, P; Cristobal, MV; de Benito, A; García-Martín, A; García-Muriedas, G; Hernández, J; Labrador, J; Lacasta, C; Lafarga, A; Lezaun, JA; Meco, R; Moyano, A; Negro, MJ; Solano, ML; Villa, F; Villa, I. (2000). Manejo ecológico de agrosistemas en secanos semiáridos. Resultados de doce ensayos sobre fertilización y escarda. Actas III Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica: Una Alternativa para el Mundo Rural del Tercer Milenio. Ed. SEAE, pp.75-81.


Economía de las explotaciones de vacuno de leche en Navarra. La alternativa ecológica.
Juan Manuel Intxaurrandieta, Jose Miguel Ameztoy. ITG Ganadero S.A. Ctra El Sadar s/n 31006 Pamplona (Navarra)
Resumen

En ITG Ganadero se ha venido recogiendo información técnico-económica de explotaciones de vacuno de leche durante los últimos 17 años. Se ha analizado la evolución de los resultados económicos durante los últimos 13 años y se aprecia que la producción convencional basa su rentabilidad en incrementos muy importantes de producción y dimensión, acompañados de un aumento todavía mayor en determinados gastos (principalmente alimentación y sanidad animal). Esta tendencia, implica una ganadería cada vez más dependiente de las compras externas, con menores márgenes unitarios por litro, mayores problemas medioambientales y ninguna consideración social.

Se analizan estudios comparativos sobre la rentabilidad de la producción de la producción de leche de vaca convencional-ecológica en diversos países , y tras comprobarse su viabilidad, se hacen algunas reflexiones sobre las posibilidades de su desarrollo en Navarra y los factores que lo han impedido hasta el momento.
Palabras Clave: Rentabilidad, Vacuno de leche.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal