Índice del Libro de Actas IV congreso seae córdoba septiembre de 2000



Descargar 0.88 Mb.
Página1/11
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño0.88 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11












Índice del Libro de Actas IV Congreso SEAE

Córdoba septiembre de 2000





Número 4

Colección Veracruz

Índice del Libro de Actas IV Congreso SEAE

Córdoba septiembre de 2000





Depósito Legal:

ISBN:
Depósito Legal:


Ediciones de la Fundació Càtedra Iberoamericana
Cra de Valldemossa, Km 7.5
07122 Palma de Mallorca
© de la edición:

© del texto:





Mesa de Estudios de producción

Coordina: Roberto García. ISEC. Universidad de Córdoba.


ESTUDIO Y GESTIÓN AGROECOLÓGICA DEL VALLE DE POLACIONES (CANTABRIA)
O. Echevarría, R. García Trujillo

Instituto de Sociología y Estudios Campesinos

ETSIAM, Universidad de Córdoba

R E S U M E N

En el presente trabajo se realiza un estudio de la situación actual de una serie de explotaciones de vacuno de carne de alta montaña en el Valle de Polaciones, Cantabria, con interés de realizar una conversión hacia la Ganadería Ecológica.

Se efectúa un estudio socio-económico de las mismas para conocer su eficiencia actual, el conocimiento de los ganaderos y se estudian nuevas alternativas de manejo Agroecológico encaminadas a la obtención de mejores beneficios para el ganadero, para el medio natural en el que se encuentran y para el conjunto de la población que forma parte del Valle. El sistema de manejo actual del ganado es en régimen extensivo. En este sistema no se termina el ciclo productivo, es decir que los terneros se venden al destete.

Se estudia la factibilidad económica de la ceba ecológica de animales en el valle, obteniéndose que para una unidad de 90 toros y una inversión inicial de 12,7 millones de pesetas, la rentabilidad es del 41% y la recuperación de la inversión se produce en aproximadamente 3 años.

La conclusión es que la ceba de toros por métodos ecológicos en el Valle de Polaciones es totalmente rentable. Paralelamente se estudia el conocimiento local sobre las razas a emplear, pues actualmente existe una mezcla muy heterogénea y desordenada de razas. Se coincide que las mejores madres son cruces de Tudanco con Pardo Alpina y que para mejorar las características carniceras de estos animales sería necesario introducir en un tercer cruce, de carácter totalmente comercial, a las razas Charolais o Limousin. Se desarrollan como propuestas tres alternativas genéticas para la producción de un animal homogéneo adaptado al medio y con buenas características carniceras.

Por último se estudian los posibles canales de comercialización de los animales cebados ecológicamente en el Valle de forma tal de rescatar para los productores del valle el mayor valor añadido posible a su producción.


Palabras clave: ganadería extensiva, cebo ecológico, pastoreo.

INTRODUCCIÓN

El sector del ganado de carne en Cantabria atraviesa por una situación difícil, ya que además de los tradicionales problemas estructurales que siempre ha tenido este subsector, hay que añadir el efecto que están provocando los productos cárnicos comunitarios que entran en España a unos precios más competitivos. La situación actual de la agricultura europea y la reforma de la PAC están creando unas condiciones en las que las explotaciones de las zonas más desfavorecidas, como es el caso del Valle de Polaciones, encuentran dificultades de cara al mantenimiento de la competitividad, en relación a otras zonas más favorecidas climática, social y económicamente.

Ante esta situación, si se quiere seguir siendo competitivo en el mercado hay que mejorar la eficiencia productiva con objeto de reducir el coste medio de producción, o bien ofertar al mercado un producto distinto, de calidad garantizada mediante labeles que así lo acrediten y que tenga un mayor valor en el mercado. La búsqueda de sistemas productivos y organizativos que permitan retener por los ganaderos una mayor proporción del valor agregado de su producción, así como completar los ciclos de producción, son aspectos importantes para lograr una mayor competitividad de estas zonas desfavorecidas.

A nivel nacional, los escándalos recientes por engorde fraudulento con sustancias prohibidas por la Unión Europea, han provocado un retraimiento en la demanda y una mayor concienciación por parte del consumidor. La carne de Polaciones, producida con los sistemas de producción que mejor utilizan los recursos forrajeros propios, puede salir fortalecida de esta polémica al mostrar el consumidor cada vez más interés en las carnes producidas de manera natural.

Ante el escenario actual del sector ganadero antes mencionado y la necesidad de alternativas para el desarrollo de zonas marginales con serios descenso de su población y economía, surge el proyecto " Estudio y Gestión Agroecológica del Valle de Polaciones", que tiene la finalidad de explorar alternativas sustentables de Desarrollo Rural.

MATERIAL Y MÉTODOS

Este trabajo se desarrolló en el valle de Polaciones, Cantabria. Se trata de un valle de alta montaña situado en el suroeste de la región a 900 m de altitud.

La información básica para la realización del estudio se obtuvo mediante entrevistas a cada uno de los ganaderos del Valle de Polaciones. Los datos solicitados se han referido básicamente a:

Características de las explotaciones: tipo y número de animales, alimentación, manejo del pastoreo, manejo de la reproducción, etc.


Economía de la explotación: ventas de ganado, subvenciones recibidas, gastos de alimentación, gastos de sanidad, etc.
Con toda la información recibida por parte de los ganaderos se procedió a su posterior análisis con el objeto de verificar las potencialidades y las posibles deficiencias del sistema.

Una vez realizado el análisis económico del sistema actual, se estudia la factibilidad económica de una alternativa de manejo consistente en el cierre del ciclo productivo de los animales mediante la ceba ecológica. Para este fin se desarrollan distintas alternativas de programas genéticos a seguir y un nuevo modelo de comercialización de los productos.



RESULTADOS

Los beneficios obtenidos en el sistema actual oscilan entre 700.000 y 3.000.000 PTA por explotación, siendo el promedio de 1.789.891 PTAS por explotación y año.

Los ingresos en este sistema se limitan básicamente a la venta de animales y a las subvenciones recibidas. La venta de animales representa el 56 % mientras que las subvenciones suponen el 44 % de los ingresos totales del sistema. Es de resaltar el papel tan importante que suponen las subvenciones en la economía de estas explotaciones. Los beneficios obtenidos sin considerar esta fuente de ingresos se reducen a un promedio de 709.314 PTAS/explotación.


El potencial de producción de animales para la ceba en el Valle varía entre 550 y 700 animales en dependencia del esquema de reposición de animales que se cumpla.

S
e ha realizado el balance económico de la ceba de animales para cuatro pesos de entrada de los animales en el cebadero diferentes. Cuando los animales entran al cebadero con 150 Kg de peso vivo necesitan 208 días de ceba, siendo la rentabilidad del cebadero del 35% y produciéndose la recuperación de la inversión en 3,3 años. Cuando los animales entran con 160 Kg de peso vivo, la rentabilidad es del 41% y la recuperación de la inversión se produce en 2,3 años. Para 175 y 200 Kg de peso vivo de entrada se obtienen rentabilidades del 37 y 36 % respectivamente y con recuperaciones de la inversión de 3 años. Tabla 2.

Los parámetros analizados y de operación tomados en cuenta para estos cuatro casos diferentes se muestran en la tabla 1.

De estos resultados, el más favorable resulta cuando los animales entran al cebadero con un peso vivo de 160 Kg.

Para estas condiciones necesitaríamos, tal y como refleja la tabla 1, una superficie de 43,68 ha para cebar un número de 90 terneros.

El balance económico para estas condiciones de entrada con 160 Kg de peso vivo se ofrece en la tabla 2, el cual nos refleja que se puede obtener un beneficio/animal cebado de 400 Kg. de peso vivo final de 48.187 ptas., con una rentabilidad del 41 % (relación beneficio/costo), una recuperación de la inversión en aproximadamente 3 años y un umbral de precio de venta de 176 ptas./Kg. de peso vivo, lo que significa que el precio de venta por debajo del cual se producen pérdidas económicas es de 176 ptas./Kg. de peso vivo.

Tabla 1



DATOS BASE

Peso de entrada (Kg Peso Vivo)

150

160

175

200

Número de toros

90

90

90

90

Hectáreas

45,65

43,68

41,64

39,56

Renta tierra (ptas/ha)

6.000

6.000

6.000

6.000

Consumo Heno (Kg MS/animal)

1.167

1.116,00

1.064

1.011

Consumo cereales (Kg MS/animal)

305,9

316,71

311,85

256

Costo cereal (ptas./kg)

32

32

32

32

Consumo proteina (Kg/animal)

212,5

202,44

183,11

177

Costo proteina (ptas/Kg)

40

40

40

40

Dias de ceba

208

200

188

166

Peso matanza Novillos (Kg/PV)

400

400

400

400

Precio Venta Novillos (ptas/animal)

300

300

300

300

Precio Compra terneros (ptas/animal)

65.000

60.000

65.000

70.000

Rendimiento heno (kg/ha)

2.300

2.300

2.300

2.300

Viabilidad en el cebadero

0,97

0,97

0,97

0,97

Pago de salario (ptas/día/persona)

6.500

6.500

6.500

6.500

Subvenciones (ptas/animal)

24.612

24.612

24.612

24.612

Subvención sup.ecológica (ptas/ha)

15.000

15.000

15.000

15.000

T
abla 2

CANAL DE COMERCIALIZACIÓN PROPUESTO

GANADERO


TERNEROS

VACAS Y NOVILLOS

CEBADERO

EMPRESA COOPERATIVA



COMERCIALIZADOR

CORREDOR


ASISTENCIA TECNICA

FERIA

TRATANTE

MATADERO

INDUSTRIA

MINORISTA

OTROS

CONSUMIDORES

Actividades a realizar en el Valle de Polaciones


PROPUESTAS


Programas genéticos
La producción de carne de calidad, bajo condiciones de explotación de recursos naturales como son los pastizales de montaña de Polaciones, a bajo costo y de forma eficiente, requiere por un lado combinar las características de adaptación y eficiencia reproductiva de las razas autóctonas como es la Tudanca y por otro la mejora de la eficiencia en la producción de carne, empleando razas de aptitud cárnica como la Parda Alpina, la Limousin o la Charolais.

El esquema general que se propone para combinar estas características y producir un animal homogéneo, con alta eficiencia, es el siguiente:


Tener un rebaño de vacas Tudancas que se dedique a producir hembras F-1 Parda Alpina X Tudanca.

Las explotaciones comerciales comprarán su reposición a las explotaciones a), y cruzarán las vacas Parda Alpina X Tudanca con toros Charolais o Limousin, dando animales con una proporción de sangre de cada raza de 50/25/25 %.


Charolais (50) X Parda Alpina (25) X Tudanca (25)
Limousin (50) X Parda Alpina (25) X Tudanca (25)
Todos los animales producidos en el rebaño b), es decir, tanto hembras como machos, se emplearán para la ceba y nunca para la reposición.
Además puede haber tres alternativas:
Producir los animales F-1 (PA x T) dentro del Valle

Producir los animales F-1 (PA x T) fuera del Valle

Ambas opciones a la vez

Comercialización:
Para asegurar la renta de los animales, garantizar la recuperación del valor añadido al producto (carne ecológica) y recuperar para el valle una parte importante de los márgenes de comercialización, es necesario crear un sistema organizativo que permita canalizar los esfuerzos realizados.

Una propuesta de organización y de acción del valle se brinda en el esquema siguiente, siendo las actividades emprendidas dentro del marco verde, las que fueran de competencia del valle.

Con esta organización, el margen de comercialización que quedaría dentro del valle puede ser alrededor de unas 132.000 ptas, casi un 100 % superior al actual.

CONCLUSIONES

El Valle de Polaciones tiene unas magníficas características naturales para la producción de carne ecológica.

La conclusión a la que nos llevan los distintos análisis realizados en este trabajo es que sería totalmente factible un cambio en del sistema productivo actualmente llevado a cabo por los ganaderos del Valle de Polaciones encaminado a la ceba ecológica de sus animales. Este cambio les proporcionaría mayores beneficios económicos en sus explotaciones lo que podría contribuir a que la escasa población joven de la zona se asentase en ésta y no tuviese la necesidad de emigrar a buscar un empleo en zonas industriales. En definitiva, contribuiría a mantener una población que cada vez es menos numerosa y más envejecida.

A su vez este sistema lograría que la actividad ganadera del Valle siguiese activa y en aumento, lo que desde el punto de vista medio ambiental sería de valiosa importancia ya que el pastoreo extensivo en las áreas arboladas que abundan en la zona permite prevenir incendios gracias al aclareo y control del crecimiento de la maleza que realiza el ganado, se mantendrían los pastizales abiertos, creando un mosaico pastizal - bosque que ejerce de auténtico cortafuegos natural.

Ventajas de la ceba ecológica de animales en el Valle de Polaciones:
Mayores beneficios económicos para el ganadero

Mayores beneficios medioambientales para el Valle

Beneficios socio-económicos para el conjunto de la población que habita el valle

Mayor satisfacción personal de los ganaderos al crear un producto de alta calidad a la vez que respetan el medio natural en el que viven.



BIBLIOGRAFÍA
Buxadé, C. (1993) Situación del subsector vacuno de carne. Mundo ganadero, 10: 27-30.
Buxadé, C. (1998) Vacuno de carne: aspectos claves. Ed. Mundi Prensa.
De Blas, C. (1983) Producción extensiva de carne de vacuno. Ed. Mundi Prensa.
García-Dory, M.A. (1980) La utilización de las razas autóctonas en los ecosistemas regionales como factor de ahorro energético en la ganadería española. Agricultura y Sociedad, 15: 115-161.
Manrique, E., R. Revilla, A. Olaizola, A. Bernues (1992) Los sistemas de producción de vacuno en montaña y su dependencia del entorno. Bovis 46: 9-42.
Paz, A., L. Ruiz, M.A. Aparicio (1991) Comercialización de carne de vacuno. Bovis, 43: 47-56.
Rodríguez Castañón, A. (1994) Tesis doctoral : “Análisis técnico-económico del sector vacuno de carne en el Principado de Asturias”. E.T.S.I.A. Madrid.
Rodríguez Zúñiga, M., L. Ruiz Huerta, R. Soria (1980) El desarrollo ganadero español: un modelo dependiente y desequilibrado. Agricultura y Sociedad, 14: 165-194.
Sánchez Belda, A. (1986) Razas Bovinas españolas. MAPA

COMPARACIÓN DEL BALANCE ENERGÉTICO Y DE LOS COSTOS ECONÓMICOS EN CÍTRICOS Y HORTÍCOLAS VALENCIANAS EN CULTIVO ECOLÓGICO Y CONVENCIONAL.
J. Roselló-Oltra(1), A. Domínguez-Gento(1), A.V. Gascón.

(1)Estació Experimental Agrària de Carcaixent, Pda. Barranquet, s/n, 46740 Carcaixent; tf: 96 243 04 00; e-mail: esexag.carcaixent@agricultura.m400.gva.es; alfonsdgento@wol.es; josros@nexo.net
Palabras clave: Energy ratio, costes energéticos, insumos, costes económicos, cítricos, hortalizas.

Se han analizado diversas producciones de cítricos y hortalizas en los dos sistemas de cultivo: ecológico y convencional. El análisis se ha hecho desde el punto de vista económico y energético, para observar si existían diferencias. El cálculo del balance energético se ha realizado teniendo en cuenta la producción bruta y los insumos energéticos necesarios para obtenerla. De los resultados se desprende que la citricultura ecológica no difiere en gran manera de la convencional en cuanto a los costes económicos de producción, al menos en los casos estudiados. Sin embargo, sí que se obtienen mejores rendimientos energéticos en los cítricos ecológicos analizados, confirmando los resultados de otros estudios similares, pudiendo afirmar que el cultivo llevado con técnicas ecológicas es en la práctica más sostenible, energética y económicamente, que el cultivado mediante insumos químicos o altamente energéticos. Parecidas conclusiones parecen obtenerse en el caso de las hortícolas.



INTRODUCCIÓN.

El objetivo del presente trabajo es realizar una aproximación a un análisis más profundo del sistema agrario convencional, comparándolo con un modelo alternativo como es la agricultura ecológica, para valorar las técnicas aplicadas a los cultivos, así como realizar un examen de las características y consecuencias de la aplicación de estas técnicas sobre el uso de los recursos, estimándolos utilizando el balance energético, para enmarcarlos dentro del contexto socio-económico de la sostenibilidad.

Si se consideran sólo los resultados cuantitativos obtenidos los últimos treinta años por la agricultura convencional, medidos exclusivamente en producciones, se estará tentado de justificar la eficiencia del modelo técnico actual.

No obstante desde la visión convencional también se muestran zonas oscuras y se describe una crisis agraria fruto del modelo de crecimiento, pero se presenta como inevitable; solo existe la posibilidad de evitar o corregir los efectos más perniciosos de la situación mediante nuevas inversiones en tecnología, sin poder reconsiderarla.

El origen de la crisis convencional se encuentra en las reglas de funcionamiento del sistema de producción,

la expresión actual del capitalismo en el complejo agroindustrial sistematiza la situación, caracterizada por sistemas de producción agraria uniformes y estandarizados, al tiempo que especializados y fuertemente interdependientes.

La incidencia ecológica de los medios de producción se conoce mejor ahora que hace unos años; así, precios bajos durante años han estimulado el superconsumo de abonos y biocidas, con toda una serie de efectos negativos como contaminación de aguas superficiales y subterráneas, mala conservación de los suelos, disminución de la calidad e importancia del humus, el empeoramiento de la problemática sanitaria de los cultivos, la perdida de calidad de los productos alimentarios o los efectos tóxicos sobre la salud de las personas. De igual forma se podría hablar del exceso de mecanización, con un consumo excesivo de combustible fósil, aumento del tamaño de las parcelas, simplificación de estructuras y eliminación de setos o desequilibrio de cadenas tróficas y regímenes hídricos. O de la ganadería intensiva, que desaprovecha subproductos agrícolas, plantea graves problemas de eliminación de desechos y de falta de calidad en sus productos.

La situación descrita anteriormente implica la utilización abundante de insumos productivos de origen industrial, en los cultivos y en el ganado, donde los métodos de producción y alimentación suponen un incremento muy importante en el consumo de recursos energéticos de origen fósil y externos a los sistemas. Al mismo tiempo se abandonan los recursos forrajeros, de subproductos y residuos agrícolas, así como se desaprovechan las potencialidades presentes de recursos biológicos renovables.

Es decir cada vez que aumenta el intercambio entre la agricultura y la industria (consumos intermedios de origen industrial), se empobrece la relación entre actividad agraria y los ecosistemas (intercambios intragrarios y consumos intermedios de origen agrícola). Las relaciones de precios, favorables a los productos industriales, han facilitado la sustitución de recursos naturales renovables por los no renovables.

Bajo esta perspectiva, en el presente estudio se pretende realizar una aproximación a los balances energéticos y económicos de las fincas valencianas. En principio las diferentes técnicas aplicadas a la conducción de un sistema agrario implican diferentes usos de recursos, diferentes consecuencias ambientales y diversos niveles de calidad de los productos finales que habrán de satisfacer las necesidades humanas; además de la comparación técnica y económica que se suele realizar, es oportuno estudiar el uso de la energía y el costo ecológico de los recursos si se pretende dar un marco teórico serio para desarrollar un verdadero modelo agrario sostenible.


Fundamentos del análisis energético.

Se puede expresar el rendimiento de la transformación de la energía implicada en el sistema agrario, relacionando la producción bruta del sistema, expresada en una unidad común como pueden ser las kilocalorías, con el conjunto de entradas o insumos energéticos necesarios al sistema para conseguir esta producción bruta: Rendimiento energético = Producción Bruta / Insumos energéticos necesarios.

Desde el punto de vista de la ecología esta relación mide la eficacia en la conversión de una forma de energía en otra para un ecosistema determinado, supone la contabilidad de todos los flujos de entrada y salida en términos energéticos.

En una segunda aproximación y bajo un punto de vista a la vez económico, el numerador se puede separar en Producción utilizada por el hombre, más Producción inutilizada, o fracción que quedaría como residuo y que puede retornar al agroecosistema; por su parte el denominador es la suma de los Insumos renovables, entendiendo por tales aquellos que se reponen de forma natural en un tiempos inferior al ritmo de extracción o de uso, más los Insumos no renovables:

Producción utilizada + Producción no utilizada

Rendimiento =

Insumos renovables + Insumos no renovables

Para un nivel dado de producción utilizada y una relación constante entre producción utilizada y no utilizada, un sistema de producción será más eficaz que otro si utiliza menos insumos energéticos no renovables, es decir utiliza más insumos gratuitos.

Todas las referencias bibliográficas de trabajos realizados alrededor de estos análisis de rendimiento, realizados en España, Francia, Estados Unidos e Inglaterra, dan como resultado que desde principios de los años sesenta ha bajado considerablemente el rendimiento de estas agriculturas, pasando de ser claramente positivos en las agriculturas pre y semi-industrializadas, a rendimientos negativos en muchos casos, y a consumir más calorías de las que se producen con el sistema agrario industrial actual (Lezh, 1981, Naredo y Campos, 1980). Dicho de otra forma el progreso técnico en agricultura conduce a la rápida degradación de su rendimiento energético.

Esta degradación del rendimiento energético se produce por una doble sustitución en los elementos del rendimiento. En el numerador, la parte de productos inutilizados aumenta, debido a la especialización en la actividad agraria y la evolución del modelo social de consumo (disminución de las complementariedades y los intercambios de subproductos dentro y entre explotaciones); esta producción no utilizada simplemente se pierde, creando residuos. Paralelamente el denominador aumenta la proporción de insumos no renovables (productos químicos o mecánicos, carburantes, alimentos preparados), disminuyendo los insumos gratuitos (energía solar, actividad biológica, reciclado de nutrientes, etc.).

Así pues el objetivo de nuestro estudio es realizar un balance comparativo de dos sistemas de producción agraria, convencional y ecológico, para ello contabilizaremos en términos energéticos todas las entradas y salidas del sistema, y además valoraremos el coste ecológico de esta energía en función de su renovabilidad.

El cálculo del estudio se complicaría más si tuviésemos en cuenta todo el proceso alimentario moderno, y no tan sólo la producción, es decir, los costos de transporte del alimento del campo hasta el almacén, el envasado y elaboración, el transporte y los costos de la venta en lugares generalmente apartados de las zonas productoras (incluso en otros continentes); el rendimiento energético total bajaría mucho más.


MATERIAL Y MÉTODOS.
La descripción técnica de los cultivos se ha realizado en una hoja de cultivo, donde se ha recogido la contabilidad del mismo y la descripción de las técnicas agrícolas aplicadas a lo largo del año, cuantificándolas para poder valorarlas después.

Se han recogido 27 encuestas, 19 corresponden a cítricos y 8 a hortalizas. Las 19 de cítricos son 17 de la variedad navelina y 2 de mandarina, en situación de plena producción, es decir árboles de más de 8 años, 11 encuestas son de conducción química o convencional, mientras que las 8 restantes son de conducción ecológica, las parcelas se encuentran distribuidas en las comarcas de La Ribera Alta y La Safor.

Las 8 encuestas de hortalizas están situadas en las comarcas de La Ribera Alta, La Safor y El Camp de Morvedre. Se describen cuatro cultivos: tomate, melón, sandia y patata, para cada uno de ellos se ha valorado un explotación convencional y otra ecológica.

Hay que destacar que los valores corresponden a éstas explotaciones concretas y no representan medias generales de la agricultura valenciana.

El balance energético se realiza convirtiendo en kilocalorías tanto los insumos descritos de los cultivos, como los productos obtenidos, los subproductos conocidos no tienen valor.

Los trabajos de Leach, en Inglaterra, y Naredo y Campos en España son nuestras referencias más importantes, de ellos se han extraído las valoraciones energéticas que se utilizan. Ante diferentes valores energéticos de un mismo producto, siempre se ha adoptado la postura más conservadora eligiendo el valor más bajo. Las utilizadas han sido las siguientes:


Como insumos:

  • En principio la energía solar no se contabiliza como entrada, ya que es renovable e inagotable a escala humana, y no se puede intervenir directamente.

  • La energía humana aplicada al proceso productivo tiene una difícil valoración; si se considera como la energía consumida en los bienes y servicios que necesita el agricultor para realizar los trabajos agrarios, tendría una componente socio-cultural, ya que las necesidades de un farmer americano, un labrador valenciano u otro africano son culturalmente diferentes, con “necesidades” bien distintas, lo cual complica en gran medida el cálculo. Si valoramos sólo la aplicada al trabajo, que depende de la duración e intensidad, ésta variará entre 85 y 115 kcal/hora. Podemos tomar como media 100 kcal/hora. Como curiosidad, ha intervenido en el cálculo tracción animal en cultivos hortícolas, dado la calidad de su trabajo y su costo similar a la máquina.

  • Fertilizantes: el estiércol o compost no se considera un insumo, ya que es un subproducto con un valor energético residual producto de la degradación de los materiales de partida; pero debido a la importancia que tiene en el sistema ecológico, hemos considerado el coste medio del desplazamiento en 50 km. Dentro del cómputo total de insumos renovables, pese a no otorgarle valor, se debe tener en cuenta como una aportación que, al igual que las otras aportaciones orgánicas no energéticas, sirven para disminuir el cómputo final de kcal no renovables.

El coste energético de los fertilizantes químicos es el resultado del proceso de producción y distribución de los mismos; es decir, no sólo el valor energético del producto (entalpía) sino también las materias primas consumidas en el proceso de extracción, elaboración y distribución, así como los envases y la cadena industrial que supone.

  • La maquinaria ha sido valorada por Leach para tractores de 50, 65 i 90 CV, considerando el costo de su construcción, amortización, reparaciones, combustible y aceites, asignando un coste horario. La maquinaria utilizada por nuestros agricultores no es exclusivamente ésta, por lo que hemos considerado aproximadamente el coste de un motocultor y de un equipo motobomba para aplicar tratamientos en 1/10 y 1/5 del valor de un tractor de 60 CV.

  • La electricidad se utiliza fundamentalmente en la extracción del agua de riego del subsuelo, práctica muy frecuente en las parcelas encuestadas, y su valor energético es de 2687 kcal por kWh consumido. Hay que tener en cuenta que la energía eléctrica que tenemos en Valencia proviene fundamentalmente de centrales nuclear y térmica, con unas pérdidas del 66%. Si los rendimientos fuesen mayores, podríamos hablar de unos aprovechamientos energéticos mejores. En una de las parcelas, el motor de riego funcionaba con gasolina, obteniéndose los costos energéticos directamente del consumo de combustible, a unas 9480 kcal/litro (Leach). Cuando hablamos de recursos renovables, a esta electricidad le aplicamos un coeficiente del 90% como no renovable debido a su procedencia aproximada de esta proporción en aquellas fuentes de energía no renovables en nuestra zona de estudio, en la que menos del 10% procede de fuentes renovables. Para otros territorios se debería revisar para poder aplicar los porcentajes correspondientes.

En los riegos de pie (aquellos impulsados sólo por gravedad, parte importante de los regadíos históricos y tradicionales valencianos), sólo podemos valorar el coste energético del mantenimiento de las infraestructuras de acequias y canales, ya que están amortizadas.

  • En los fitosanitarios (se incluyen: insecticidas, acaricidas, fungicidas, herbicidas y otros productos utilizados en relación a la sanidad de la planta y del medio donde crece), distinguiremos entre los aceites minerales, productos relativamente simples que se obtienen en la destilación de los crudos de petróleo, y los demás biocidas de síntesis química en los cuales se incluyen el gasto energético de su producción industrial más su valor energético. Para dar valor a los productos fungicidas derivados de minerales naturales sin ningún tipo de síntesis, como es el azufre en polvo, hemos comparado su coste energético con el triturado de la cal (de Leach, 1981). Para los productos derivados de fermentaciones biológicas o de seres vivos (como el Bacillus thuringiensis) hemos elegido el valor de los fitosanitarios derivados del petróleo.

Tabla I: Cuadro general de costes energéticos.



TIPO DE INSUMO

CARACTERÍSTICAS
UNIDADES

VALOR ENERGÉTICO













kcal

MJ




Trabajo

Humano

horas

100

0,4

1




Animal

horas

1911

8,0

2

Fertilzantes orgánicos

Estiércoles

tm

51745

216,7

3

Fertilizantes minerales

Nitrogenados

kg U.F.

19120

80,0

2




Fosfatados

kg U.F.

3344

14,0

2




Potásicos y sulfatos

kg U.F.

2150

9,0

4




Molienda de minerales naturales

kg

478

2,0

2

Maquinaria

Tractor 65 CV

horas

54836

229,6

2




Motocultor 6-7 CV

horas

5484

23,0

2




Motobomba pulverizadora

horas

10967

45,9

2




Bomba de riego gasolina (6 CV)

horas

5484

23,0

2




Motor eléctrico

kWh

2687

11,3

2

Fitosanitarios

Síntesis

kg ó L

24200

101,5

1




Derivados del petróleo

kg ó L

10318

43,2

2




Molienda de minerales

kg

478

2,0

2




Insecticidas biológicos

kg ó L

10318

43,2

5

Electricidad




kwh

860

3,6

2

Combustible

Gasolina

L

8359

35,0

2




Gasoil

L

9570

40,1

1

Riego localizado

Tubería PE =12 mm

m.l.

269

1,13

6




Tubería PE =16 mm

m.l.

925

3,87

6




Tubería PE =32 mm

m.l.

2200

9,21

6




Tubería PE =50 mm

m.l.

3218

13,48

6




Instalación de goteo de frutales

ha y año

49857

208,8

7




Instalación de goteo de hortalizas

ha y año

106642

446,5

7

Otros

Semillas

kg

contenido energético

1




Plástico

kg

11703

49,0

6




Transporte (sobre km)

Tm i km

1194

5,0

2

Extracciones

Melón

kg

530

2,22

8




Sandía

kg

350

1,47

8




Patata

kg

710

2,97

8




Patata

kg

759

3,18

8




Tomate

kg

170

0,71

8




Naranja

kg

518

2,17

8


1: A partir de Campos y Naredo (1980).

2: A partir de Leach (1981).

3: Elaboración propia con una media de 50 km (a partir de Leach 1981).

4: Estimación igualando a los abonos potásicos.

5: Estimación igualando a un insecticida derivado del petróleo.

6: A partir del calor de combustión del plástico.

7: Plástico, apertura de zanjas e instalación, sin contar cabezal ni motor de riego (con amortización entre 5 y 10 años para el PE).

8: A partir de Elmadfa (1998).


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   11


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal