Naciones unidas bc



Descargar 0.49 Mb.
Página9/10
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño0.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

Figura 8. Principales componentes de un sistema de barreras múltiples y su distribución en el sistema (esquema) (cortesía de: GRS)



  1. En general, un concepto de evacuación subterránea como el que se acaba de describir, que incluya todos los criterios, requisitos y diagrama final, etc., deberá diseñarse conforme a criterios específicos de los desechos y el vertedero, tomando en consideración todas las normas pertinentes (por ejemplo, las de la Comunidad Europea 2003). Para dar una idea aproximada de la profundidad y el espesor de los diferentes tipos de roca hospedante, en el cuadro 6, que figura a continuación se incluye una lista de las dimensiones típicas basadas en la experiencia y los planos actuales.

Cuadro 6: Valores típicos del espesor vertical de la roca hospedante y profundidad de evacuación posible (según Grundfelt y otros, 2005)

H. Reducción de las liberaciones de mercurio mediante el tratamiento térmico y la eliminación la descarga de desechos en vertederos



1. Reducción de las liberaciones de mercurio mediante el tratamiento térmico de los desechos

  1. Siempre que sea posible, los productos con mercurio añadido no se deben eliminar conjuntamente con los desechos municipales.Posiblemente todavía existe mercurio acumulado en los desechos municipales, por ejemplo en pilas, termómetros, lámparas fluorescentes o interruptores con mercurio. La recogida por separado de estos productos los desechos de mercurio reduce la carga general en los desechos sólidos urbanos mezclados. No obstante, pero en la práctica no se logra recoger el 100%. Por consiguiente, los desechos que contienen mercurio o están contaminados por este compuestos de mercurio pueden combustionar, y debido a que su punto de ebullición es bajo, casi todo el mercurio de los desechos se transfiere al gas de combustión y muy poco mercurio queda en las cenizas del fondo. Gran parte del mercurio en el gas de combustión en el incinerador de desechos adopta la forma de mercurio elemental, pero la mayor parte del mercurio elemental y se transforma en mercurio divalente después de pasar por el incinerador, y parte del mercurio divalente se transfiere pasa a las cenizas volantes. Se supone que el mercurio divalente sea cloruro mercúrico; en consecuencia, se deberán seleccionar dispositivos para el tratamiento de gases de combustión que puedan extraer con eficacia ese cloruro mercúrico y el mercurio elemental. Además, los desechos que pueden contener mercurio o estar contaminados con este, como son los desechos mal separados de los centros de atención de la salud, no deberán ser incinerados en un incinerador que no tenga dispositivos para el tratamiento de los gases de combustión (Arai y otros, 1997). Se deberán establecer normas para las emisiones y los efluentes del mercurio y se deberá vigilar el nivel de mercurio de los gases de combustión tratados y de las aguas residuales para comprobar que las liberaciones de mercurio al medio ambiente se mantienen en el mínimo. Esas prácticas deberán aplicarse en otras instalaciones de tratamiento térmico de los desechos, como los hornos de calcinación sellados al vacío.

  2. Las Entre las técnicas primarias para la prevención de las liberaciones de mercurio a la atmósfera dimanantes de la incineración de desechos son las que previenen o controlan, de ser posible, lareducir la inclusión del mercurio en la corriente de desechos, como figuran las siguientes (Comisión Europea, 2006):

    1. Eliminar con eficacia los productos con mercurio añadido de la corriente de desechos, por ejemplo, recoger por separado de determinados tipos de pilas, la amalgama dental (usando separadores de amalgama) antes de que estos desechos sean mezclados con otros desechos o con aguas residuales);

    2. Notificar a los productores de desechos la necesidad de separar el mercurio;

    3. Detectar o restringir la recogida de posibles desechos que puedan contener de mercurio o estar contaminados con este; y

    4. Cuando se sepa que se van a recibir esos desechos, controlar la cantidad de esos desechos que se alimentará para evitar la sobrecarga de la capacidad del sistema de reducción de la contaminación.

  3. El tratamiento de los gases de combustión es una de las técnicas secundarias para la prevención de las liberaciones de mercurio a la atmósfera a partir de la corriente de desechos. La UE estableció normas en La Directiva sobre emisiones industriales de la Unión Europea (2010/75/EU) (Comunidad Europea, 2010b), que revocó y sustituyó la Directiva sobre la incineración de desechos (2000/76/EC), (Comunidad Europea 2001), fija normas para como valores de límite de emisión liberación de las descargas de aguas residuales procedentes de la limpieza de los gases de combustión a 0,03 mg/L para el mercurio y sus compuestos, expresados como mercurio (Hg), y un límite de emisiones a la atmósfera de 0,05 mg/m3 durante un período de muestreo mínimo de 30 minutos promedio y 0,1 mg/m3 como límite y máximo de ocho horas promedio para el mercurio y sus compuestos, expresados como mercurio (Hg). El Protocolo sobre metales pesados en el marco de la Convención de la CEPE sobre la contaminación atmosférica transfronteriza a larga distancia, en su forma enmendada mediante la decisión 2012/5 de la Junta Ejecutiva, establece valores límite jurídicamente vinculantes para las emisiones de mercurio en 0,05 mg/m3 en el caso de la incineración de desechos peligrosos y 0,08 mg/m3 para la incineración de desechos municipales.

  4. La selección de un proceso de reducción para el control del mercurio en las emisiones de los gases de combustión depende del contenido de cloro del material incinerado. Con un contenido mayor de cloro, el mercurio del contenido en el gas de combustión crudo adoptará una forma cada vez más iónica, que se puede depositar y capturar en depuradores por vía húmeda. En las plantas de incineración de desechos municipales y desechos peligrosos, el contenido característico de cloro en los desechos promedio suele ser suficientemente alto, en etapas condiciones normales de funcionamiento normal, que se para asegurar la presencia de Hg fundamentalmente en la forma de ionesoxidada. Los compuestos volátiles de Hg, como el HgCl2, se condensarán cuando se enfríe el gas de combustión, y se disolverán en el efluente del depurador. La adición de reactivos para la extracción específica del Hg constituye un medio de eliminarlo del proceso. Cabe señalar que en la incineración de fangos cloacales, se producen emisiones fundamentalmente de mercurio elemental, debido a que el contenido de cloro de los desechos es menor que en los desechos municipales o los desechos peligrosos. En consecuencia, se debe prestar especial atención a la captación de esas emisiones. El mercurio elemental se puede extraer transformándolo en mercurio iónico; esto se logra añadiendo oxidantes y luego depositándolo en el depurador o directamente en carbono activado saturado de azufre, en el coque del horno de solera o en zeolitas. La extracción de metales pesados de los sistemas de depuración por vía húmeda se puede lograr mediante floculación, en la que los hidróxidos metálicos se forman bajo la influencia de agentes de floculación (polielectrolitos) y FeCl3. Para la extracción del mercurio se añaden álcalis activantes de perfil complejo y sulfuros (por ejemplo, Na2S, trimercaptan, etc.y otros.

  5. El mercurio de los gases de combustión se puede extraer mediante sorción con reactivos en el carbono activado en un sistema de flujo arrastrado, en el que el carbón activado es inyectado en el flujo gaseoso. El carbón es filtrado del flujo gaseoso por medio de mangas para filtrar. El carbón activado muestra una gran capacidad de absorción del mercurio, así como de los PCDD/PCDF. Los diferentes tipos de carbón activado tienen diferentes coeficientes de adsorción que se considera guarda relación con la naturaleza específica de las partículas de carbono, en las que, a su vez, influye el proceso de fabricación (Comisión Europea, 2006). Los filtros estáticos de la capa de coque del horno de solera – un coque fino de 1,25 mm a 5 mm) son eficaces para depositar casi todos los componentes de los gases de combustión relacionados con las emisiones, en particular, el contenido residual de ácido clorhídrico, ácido fluorhídrico, óxidos de azufre, metales pesados (incluido el mercurio), en ocasiones cuando el límite de detección es bajo. El efecto de deposición del coque del horno de solera se basa esencialmente en mecanismos de adsorción y filtración. En general, los incineradores están deberían estar dotados de dispositivos para el tratamiento de gases de combustión para que no se liberencapturar NOx, partículas de SO2 y partículas, y esos dispositivos pueden captar el vapor de mercurio y el mercurio adherido a las partículas como beneficio paralelo. La inyección de polvo de carbón activado es una de las tecnologías avanzadas que se utilizan para extraer el mercurio en los incineradores o en las termoeléctricas alimentadas con carbón. El mercurio adsorbido en los carbones activados se puede estabilizar o solidificar para su eliminación definitiva (véase la sección III, G, 2, a supraprecedente)

  6. Los siguientes documentos ofrecen también información técnica en relación con la reducción de las emisiones de mercurio durante la incineración de los desechos:

    1. Legislación nacional, por ejemplo la Directiva 2000/76/CE de la UE sobre incineración de desechos;

    2. PNUMA (2002): Evaluación Mundial del Mercurio, http://www.unep.org/hazardoussubstances/LinkClick.aspx?fileticket=Kpl4mFj7AJU%3d&tabid=3593&language=en US;

    Comisión Europea (2006): Integrated Pollution Prevention and Control Reference Document on the Best Available Techniques for Waste Incineration, http://eippcb.jrc.es/reference/wi.html;

    1. Protocolo sobre metales pesados de la Convención sobre la contaminación atmosférica transfronteriza a larga distancia (LRTAP), de la CEPE, y documento de orientación sobre las mejores técnicas disponibles para controlar las emisiones de metales pesados y sus compuestos a partir de las categorías de fuentes incluidas en el anexo II. El Protocolo está disponible en: http://www.unece.org/fileadmin/DAM/env/documents/2012/air/Guidance_document_on_best_available_techniques_for_controlling_emissions_of_HM.pdf;

    2. PNUMA. 2010b. (2010c): Estudio sobre las fuentes y emisiones de mercurio y análisis del costo y la eficacia de las medidas de control “Estudio del PNUMA pedido en el párrafo 29” (UNEP(DTIE)/Hg/INC.2/4), http://www.unep.org/hazardoussubstances/Mercury/Negotiations/INC2/INC2MeetingDocuments/tabid/3484/language/en US/Default.aspx; and

    3. PNUMA. 2002. Evaluación Mundial del Mercurio. Este informe está disponible en: http://www.unep.org/chemicalsandwaste/LinkClick.aspx?fileticket=Kpl4mFj7AJU%3d&tabid=3593&language=en  US;

    4. Comisión Europea. 2006. Prevención y control integrados de la contaminación: Documento de referencia sobre las mejores técnicas disponibles en el sector de incineración de residuos. Este informe está disponible en: http://eippcb.jrc.es/reference/wi.htm

    5. Legislación nacional; por ejemplo, Directiva de la Unión Europea 2010/75/EU sobre emisiones industriales. Protocolo de la CEPE sobre metales pesados de la Convención sobre la Contaminación Atmosférica Transfronteriza a Larga Distancia.

  7. Cuando se utilice un depurador por vía húmeda como método de tratamiento de los gases de combustión, será indispensable tratar las aguas residuales que salen del depurador.

2. Reducción de las emisiones liberaciones de mercurio de losdesde vertederos

  1. Cuando es inevitable depositar en los vertederos los desechos que contienen mercurio o están contaminados por este compuestos de mercurio (operación D1), hay tres tipos de vías por las que se libera al medio ambiente el mercurio de los vertederos controlados sanitariamente; el frente de trabajo de los vertederos, la lixiviación y el gas de los vertederos, de los cuales los sitios más importantes de emisión de mercurio son el frente de trabajo y los respiraderos por donde sale el metano (Lindberg and Price, 1999). Según informes, las liberaciones de mercurio mediante lixiviación son mínimas en comparación con las dimanantes del gas de vertederos (Yanase y otros 2009; Takahashi y otros 2004; Lindberg y otros 2001). El mercurio transferido al lixiviado se puede eliminar mediante el tratamiento del lixiviado, que es el mismo que reciben las aguas residuales que salen del depurador por vía húmeda de los incineradores de desechos. Las liberaciones de mercurio dimanantes de los vertederos se pueden reducir impidiendo que entren en los vertederos los desechos que contienen mercurio o están contaminados con este y previniendo los incendios en los vertederos.

  2. Diariamente se deberá aplicar una capa de tierra para reducir la liberación directa de mercurio de los desechos que se han añadido recientemente a los vertederos (Lindberg y Price 1999), así como la posibilidad de que se produzcan . Los incendios en los vertederos también pueden aumentar las liberaciones de mercurio. Es aconsejable almacenar materiales para la capa de relleno de manera que se pueda aplicar con rapidez una capa de tierra en caso de incendio en el vertedero, y mantener máquinas de reserva que se utilizarán con ese propósito (por ejemplo, camión de volteo, explanadora de empuje).

  3. Según informes, las liberaciones de mercurio por lixiviado son bastante mínimas en comparación con las que se producen mediante los gases de vertederos (Yanase y otros , 2009; Takahashi y otros, 2004; Lindberg y otros, 2001). El mercurio transferido al lixiviado puede eliminarse mediante tratamiento del lixiviado, que es igual que para las aguas residuales procedentes de un depurador por vía húmeda de incineradores de desechos.

  4. Se deberá instalar un sistema de captación de gases del vertedero que extraiga los vapores de mercurio y el metilmercurio a fin de prevenir su liberación a la atmósfera.

I. Saneamiento de lugares contaminados

  1. En todo el mundo existen lugares contaminados por mercurio, que son en lo fundamental el resultado de las actividades industriales, sobre todo la minería, las explotaciones mineras y el procesamiento de yacimientos de metales no ferrosos, la producción de cloro y la fabricación de productos con mercurio añadido. La mayor parte de la contaminación de esos lugares esas explotaciones mineras es el resultado del uso del mercurio en la minería artesanal y en pequeña escala del oro; una actividad que ya no se realiza, en lo fundamental, o que está sujeta a controles técnicos y reglamentarios en los países desarrollados, pero que se mantiene en los países en desarrollo en grandes emplazamientos y en la forma de minería artesanal y en pequeña escala del oro. Las actividades industriales históricas o actuales han dado lugar a la contaminación de la tierra por mercurio y por gran cantidad de colas de las minas en zonas extensas o en zonas donde la contaminación está muy dispersa debido a la migración del metal en los cursos de agua y otros elementos. En la presente sección se resumen: a) tanto las técnicas de rehabilitación reconocidas y más recientes de que se dispone para la limpieza; como b) las medidas de respuesta en casos de emergencia apropiadas, cuando se descubre un nuevo lugar.

  2. El Convenio de Minamata contiene disposiciones que prescriben la elaboración de orientación técnica detallada para tratar los lugares contaminados (véase el párrafo 25 precedente).

1. Detección de lugares contaminados y respuesta en casos de emergencia

  1. Es posible detectar un lugar contaminado por mercurio que constituya una amenaza para la salud humana o el medio ambiente mediante:

    1. Registros en que se recogen actividades industriales o de otro tipo realizadas en el pasado en ese lugar;

    2. Observación visual de las condiciones del lugar o de las fuentes de contaminantes concomitantes;

    3. Observación visual de la fabricación y otras operaciones de las que se sabe que utilizan o emiten un contaminante especialmente peligroso;

    4. Efectos adversos observados en los seres humanos, la flora o la fauna causados presumiblemente por la proximidad al lugar;

    5. Resultados físicos (por ejemplo, el pH) o analíticos que muestren niveles de contaminación; e

    6. Informes de la comunidad a las autoridades acerca de emisiones sospechosas.

  1. Los lugares contaminados por mercurio se parecen a otros lugares contaminados en que el mercurio puede llegar a los receptores de muy diversas maneras. El mercurio es especialmente problemático debido a sus vapores peligrosos, su bajo nivel de efectos observables en los animales y los diferentes niveles de toxicidad que dependen de la forma (es decir, el mercurio elemental frente al metilmercurio). El mercurio se puede detectar también utilizando una combinación de instrumentos de medición y análisis de laboratorio. Los lugares contaminados con mercurio también pueden contaminarse con otros contaminantes. Las actividades de evaluación y saneamiento de los lugares deben tener en cuenta todos los posibles contaminantes presentes en el lugar, por cuanto es probable que ello represente el enfoque general más eficaz en función de los costos para que se pueda disponer del lugar para usos ulteriores.

  2. La primera prioridad es aislar en todo lo posible a los receptores de la contaminación a fin de limitar al máximo la exposición en adelante. En esto los lugares contaminados por mercurio se parecen a cualquier otro lugar donde se manipule algún contaminante tóxico potencialmente móvil.

  3. En caso de que el emplazamiento se encuentre en un lugar residencial y relativamente pequeño, EPA de los EE.UU. imparte amplia orientación acerca de la respuesta en casos de emergencia en su Mercury Response Guidebook, cuya finalidad es buscar solución a los derrames pequeños y medianos en las zonas residenciales (EPA de los Estados Unidos, 2001).

  4. Como alternativa, en el caso de zonas más extensas afectadas por el uso no reglamentado del mercurio en países en desarrollo (por ejemplo, para la extracción de oro artesanal y en pequeña escala), en los protocolos relativos a la evaluación ambiental y sanitaria del mercurio liberado por los mineros de oro que aplican técnicas artesanales y en pequeña escala se formulan algunas recomendaciones sobre medidas de respuesta (Proyecto Mundial del Mercurio, 2004).

2. Saneamiento ambientalmente racional

  1. Las medidas de saneamiento (limpieza) de lugares contaminados por mercurio dependen de diversos factores que definen el lugar y los posibles efectos en el medio ambiente y la salud. Al seleccionar un grupo inicial de tecnologías de tratamiento para examinar y posteriormente seleccionar una combinación de técnicas y tecnologías, los factores que inciden en la selección son:

    1. Factores ambientales:

      1. La cantidad de mercurio liberado durante las operaciones;

      2. El origen de la contaminación;

      3. El estado químico del mercurio en el lugar contaminado;

      4. El número, el tamaño y la ubicación de las zonas sensibles contaminadas por mercurio (que requieren saneamiento);

      5. En el caso de operaciones mineras, gracias a cuyas propiedades se extrae el mercurio, entre ellas, las características del suelo, etc.;

      6. La posibilidad de metilación del mercurio;

      7. La posibilidad de lixiviación del mercurio del medio contaminado (por ejemplo, suelos y sedimentos);

      8. La contaminación de fondo por mercurio – la deposición regional del mercurio en la atmósfera no relacionada con las fuentes localizadas;

      9. La movilidad del mercurio en el régimen hidrológico; y

      10. La presencia y los niveles de otros contaminantes, en particular contaminantes que se puedan tratar, total o parcialmente, por métodos aplicados al mercurio, y

      11. Las normas locales/estatales/federales de saneamiento: agua, suelos/sedimentos, aire.

    2. Receptores;

      1. La biodisponibilidad de biota acuática, invertebrados, plantas comestibles; y

      2. Las concentraciones de mercurio en los receptores humanos, animales y plantas que indican la exposición.

  2. Tan pronto han sido evaluados esos factores, podrá comenzar un análisis más completo de las técnicas de saneamiento apropiadas. Según la gravedad, la envergadura, el grado y el tipo de contaminación por mercurio y otros contaminantes presentes y los receptores, es probable que haya que elaborar un plan de recuperación que utilice diversas técnicas para reducir de la manera más eficaz y eficiente la toxicidad, la presencia y la cantidad de contaminación por mercurio en el lugar. En Mercury Contaminated Sites: A Review of Remedial Solutions (Hinton, 2001) y Treatment Technologies for Mercury in Soil, Waste, and Water (EPA de los Estados Unidos, 2007b) 48 figura más información sobre las técnicas de saneamiento. Hay información sobre casos de rehabilitación como el de la Bahía de Minamata (Japón) (Ayuntamiento de Minamata, 2000) y la zona donde se encuentra la planta química de Marktredwitz (Alemania) (Comité de Desafíos de la Sociedad Moderna de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, 1998).

J. Salud y seguridad

  1. Los empleadores deberán velar por la protección de la salud y la seguridad de toda persona empleada mientras esté trabajando. Cada empleado deberá contratar y mantener un seguro, conforme a una póliza aprobada por un asegurador autorizado que asegure un nivel de cobertura suficiente en caso de responsabilidad (indemnización) por enfermedad o lesiones físicas de los empleados causadas por y durante su actividad laboral, según proceda acorde con la legislación nacional. En todas las instalaciones donde se manipulen desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este deberán elaborarse planes de salud y seguridad para asegurar la protección de toda persona que se encuentre en la instalación y sus alrededores. Dicho plan deberá ser preparado para cada instalación por un profesional de la salud y la seguridad capacitado y con experiencia en la gestión de riesgos para la salud relacionados con el mercurio.

  2. La protección de los trabajadores que se han encargado del manejo de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este y el público en general se puede lograr de las siguiente maneras siguientes:

    Mantener a los trabajadores y al público alejados de toda posible fuente de desechos;



    1. Permitir el acceso a la instalación solamente a personal autorizado;

    2. Asegurar que los límites a la exposición ocupacional a las sustancias peligrosas no se sobrepasen cerciorándose de que el personal use el equipo de protección apropiado; Controlar los desechos para reducir al mínimo la posibilidad de exposición; y

    3. Asegurar la ventilación adecuada de la instalación para minimizar el riesgo a la exposición a sustancias volátiles o sustancias en suspensión en el aire; yProteger a los trabajadores cerciorándose de que usen el equipo de protección personal.

    4. Asegurar que se cumplan todas las leyes nacionales y regionales relativas a la salud y la seguridad de los lugares de trabajo.

  1. La OMS ha establecido los valores indicativos de las concentraciones de mercurio en el agua potable y el aire ambiente; a saber 0,006mg/L (mercurio inorgánico) y 1 μg/m3 (vapor de mercurio inorgánico) respectivamente (OMS, 2006; Oficina Regional de la OMS para Europa, 2000). Se exhorta a los gobiernos a vigilar el aire y el agua a fin de proteger la salud humana, sobre todo cerca de los lugares donde se llevan a cabo actividades de manejo de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este. Algunos países han establecido niveles permisibles de mercurio en el entorno de trabajo (por ejemplo, 0,025mg/m3 como Hg para el mercurio inorgánico, con exclusión del sulfuro mercúrico y 0,01mg/m3 como Hg para los compuestos alquilos de mercurio en el Japón; las operaciones de manejo de los desechos deberán llevarse a cabo de manera que cumplan los niveles permisibles de mercurio en el entorno de trabajo y las instalaciones donde se realizan esas operaciones deben diseñarse y funcionar de manera que se reduzcan al mínimo las liberaciones de mercurio a la atmósfera en todo lo que sea técnicamente posible.

  2. Se deberá prestar atención especial a los lugares en donde se manipulen productos con mercurio añadido. En la corriente de desechos, las emisiones de mercurio dimanantes de los productos con mercurio añadido pueden crear exposiciones que aumenten los riesgos para la salud y contribuyan a las emisiones al medio ambiente en muchos lugares. Los recolectores de desechos, los chóferes de camiones y los trabajadores de los puntos de traslado pueden verse expuesto al mercurio durante breves períodos de máxima emisión de vapores de mercurio cuando se manipulan esos desechos. Los trabajadores que se encargan del manejo de desechos en la “zona activa” de un vertedero, el espacio activo donde se vierten, esparcen, compactan y entierran los desechos, pueden verse expuestos en reiteradas ocasiones a los vapores de mercurio. Las personas del sector no estructurado que se dedican a hurgar en los vertederos para recuperar artículos reutilizable corren el riesgo de exposición crónica. Los puntos de ventilación del gas metano generado por la descomposición de los residuos orgánicos son fuentes adicionales de liberación del mercurio y de exposición a este.

  3. Las instalaciones de eliminación, sobre todo donde se realizan las operaciones de recuperación de mercurio, presentan también un alto riesgo de exposición al mercurio. Las principales actividades de alto riesgo son la trituración de lámparas fluorescentes, la extracción de mercurio elemental de los productos que con mercurio añadido como termómetros y barómetros, el tratamiento térmico de desechos que contienen mercurio o están contaminados por este y la estabilización/solidificación del mercurio elemental.

  4. Se deberá impartir capacitación al personal en el manejo ambientalmente racional efectivo, para asegurar también la protección de los trabajadores de la exposición al mercurio y los accidentes durante el manejo de los desechos.

  5. Los trabajadores deberán tener el nivel básico de conocimientos siguiente:

    1. La definición de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este y los aspectos químicos del mercurio con sus efectos adversos;

    2. Cómo detectar y separar esos desechos de los demás;

    3. Seguridad del trabajador y protección de su salud contra el la exposición al mercurio;

    4. Uso del equipo de protección personal, para cubrir el cuerpo, proteger la cara y los ojos, usar guantes y máscaras para respirar;

    5. Requisitos pertinentes para el etiquetado y almacenamiento, requisitos sobre la compatibilidad de los contenedores y la indicación de las fechas y requisitos de hermeticidad de los contenedores;

    6. Cómo tratar técnicamente los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este, en particular los productos usados que contienen mercurio elemental como termómetros, barómetros, etc., usando el equipo disponible en la instalación;

    7. Uso de controles técnicos para reducir al mínimo la exposición; y

    8. Cómo reaccionar en caso de emergencia si se produce un derrame accidental del mercurio en los desechos.

  1. Es importante tener un seguro del trabajador y un seguro de responsabilidad del empleador a fin de estar mejor preparados para accidentes o accidentes laborales en la instalación, según proceda acorde con la legislación nacional.

  2. Además, se recomienda utilizar en la capacitación del personal el Material para Sensibilización (PNUMA, 2008d). Todos los materiales de capacitación deberán traducirse a los idiomas vernáculos y ponerse a disposición de todos los empleados.

K. Respuesta en casos de emergencia

1. Plan de respuesta en casos de emergencia



  1. Se deberán elaborar planes de respuesta en casos de emergencia para cada etapa de la cadena de procesamiento de los desechos de mercurio (por ejemplo, relacionados con la generación, producción, el uso, el almacenamiento, el transporte o la recuperación, y los lugares de la eliminación del mercurio). Si bien los planes de respuesta en casos de emergencia pueden variar según las actividades en cada la etapa del manejo de los desechos y las condiciones físicas y sociales de cada lugar, los principales elementos de un plan de respuesta en casos de emergencia son la determinación de los posibles riesgos, la legislación que rige los planes de respuesta en casos de emergencia, las medidas que se habrán de adoptar en situaciones de emergencia, incluidas las de mitigación, los planes de capacitación del personal, los objetivos de la comunicación (servicios de bomberos, policía, comunidades vecinas, gobiernos locales, etc.) y los métodos que se aplicarán en casos de emergencia, así como los métodos y la frecuencia de los ensayos del equipo de respuesta en casos de emergencia.

  2. Cuando se produce una emergencia, lo primero que hay que hacer es realizar una inspección del lugar. La persona encargada deberá acercarse con cautela en dirección contraria al viento, garantizar la seguridad del lugar y determinar el peligro. Los carteles, las etiquetas de los contenedores, los conocimientos de embarque, las notas descriptivas sobre seguridad de los materiales, los gráficos de identificación del vehículo o las personas que conocen el lugar son valiosas fuentes de información. Se deberá determinar entonces si es necesario evacuar, la disponibilidad de recursos humanos y equipo y las posibles medidas inmediatas. Para velar por la seguridad pública, se deberá llamar a un organismo encargado de la respuesta en casos de emergencia y, como medida de precaución inmediata, se deberá delimitar una zona de derrame o fuga de por lo menos 50 metros a la redonda. En caso de incendio, se deberá utilizar un agente extinguidor para el tipo de fuego circundante, pero no agua. Obtenga más información útil en Emergency response guidebook (Departamento de Transporte de los Estados Unidos, Transportes del Canadá y la Secretaría de Comunicaciones y Transporte de México (SCT) 2008).

2. Consideración especial de los derrames de mercurio elemental o compuestos de mercurio

  1. Un derrame accidental de mercurio elemental o compuestos de mercurio se produce principalmente cuando se rompen productos de desecho con mercurio añadido. La mayoría de estos casos parece ocurrir con los termómetros de vidrio que contienen con mercurio añadido, de amplio uso en el mundo, pero que se rompen fácilmente. Aunque la cantidad de mercurio en cada termómetro ronda los 0,5 a 3 g y no entraña, por regla general, graves problemas para la salud, los derrames de mercurio deberán considerarse peligrosos y limpiarse con precaución. Si alguien Las áreas interiores deben ventilarse adecuadamente. Si una persona experimenta malestar se queja después de que se produce un derrame de mercurio, se deberá establecer contacto inmediato con un médico o con las autoridades de salud ambiental.

  2. Si se trata de un derrame pequeño y sencillo (por ejemplo, en una zona superficie no porosa, como pisos de linóleo o de madera dura, o en una porosa que se pueda echar a la basura (como una alfombra o estera pequeñas), la una persona misma la puede limpiar. Si se trata de un derrame mayor, o complejo, o si la alfombra no se puede echar a la basura, o se produce sobre un mueble tapizado, en grietas o hendiduras, tal vez sea necesario contratar a un profesional capacitado para contener o limpiar el derrame. Los derrames grandes en que la cantidad de mercurio sea mayor que el que se encuentra en un producto doméstico típico se deberán notificar a las autoridades locales de salud ambiental. Si hay dudas en cuanto a que el derrame se deba clasificar como “grande”, se deberá pedir a las autoridades locales de salud ambiental que lo clasifiquen para evitar problemas. En determinadas circunstancias, tal vez sea aconsejable pedir ayuda a técnicos calificados para que se ocupen de la limpieza profesional o la vigilancia de la atmósfera, independientemente de las proporciones del derrame (Environment Canada 2002).

  3. Los derrames de mercurio elemental durante las actividades comerciales y en los hogares pueden exponer a los trabajadores y al público en general a vapores de mercurio peligrosos. Además, limpiar los derrames resulta costoso y altera otras actividades. En EPA de los Estados Unidos, 2007c se pueden consultar procedimientos de limpieza de pequeños derrames de mercurio.

  4. Decisivo para determinar el tipo de respuesta apropiada en caso de derrame de mercurio es determinar sus proporciones y su dispersión y si se dispone de los recursos y los conocimientos especializados necesarios para la limpieza. Se deberá acudir a un profesional en los siguientes casos:

    1. La cantidad de mercurio podría ser mayor de 2 cucharadas (30 mililitros). Los derrames más grandes deberán notificarse a las autoridades para que se ocupen de la vigilancia y el seguimiento;

    2. No se puede determinar la superficie donde ocurrió el derrame: Si no hubo testigos del derrame o si es difícil determinar hasta dónde llegó, podría haber pequeñas cantidades de mercurio que no se hayan detectado y que queden fuera de las tareas de limpieza;

    3. El área donde se produjo el derrame tiene superficies porosas o semiporosas: Superficies como moquetas y losetas acústicas pueden absorber el mercurio derramado e imposibilitar la limpieza lo que impedirá la eliminación y extracción total de la superficie; y

    1. El derrame tiene lugar cerca de un desagüe, un ventilador, un sistema de ventilación u otro conducto: el mercurio y los vapores de mercurio pueden alejarse con rapidez del lugar donde se produjo el derrame y contaminar otras superficies, lo que posiblemente no sea fácil de detectar.

  1. La dispersión del mercurio derramado (por ejemplo, utilizando chorros de agua) se deberá evitar en todo lo posible, porque aumenta significativamente la tasa de evaporación (Consejo Mundial del Cloro, 2004).

L. Concienciación y participación

  1. La concienciación y participación del público desempeñan una función fundamental en el manejo ambientalmente racional de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este. La participación del público es un principio básico de la Declaración de Basilea sobre el manejo ambientalmente racional y de muchos otros acuerdos internacionales. Es esencial que el público y todos los interesados directos tengan la posibilidad de participar en la formulación de leyes y programas y en otros procesos de adopción de decisiones relacionadas con el mercurio.

  2. En los artículos 6, 7, 8 y 9 de Convención de Aarhus sobre el acceso a la información, la participación del público en la toma de decisiones y el acceso a la justicia en asuntos ambientales, de 1998, se exige la adopción de medidas específicas relativas a las participación del público en actividades públicas específicas, la formulación de planes, políticas y programas y la elaboración de la legislación, y además se pide el acceso del público a la justicia en lo relativo al medio ambiente.

  3. Al emprender iniciativas actividades como la recogida y el reciclado de los desechos que contienen mercurio, es esencial recomendable obtener la participación y asegurarse de la cooperación de los consumidores que general generan desechos que contienen mercurio. La sensibilización permanente es fundamental para la recogida y el reciclado con éxito de los desechos que contienen mercurio. Alentar la participación del público en conceptualizar el diseño de un sistema de recogida y reciclado de los desechos que contienen mercurio, que proporcione a los residentes participantes la proporcionando a los participantes la información que necesitan acerca de los posibles problemas causados por el manejo de esos desechos sin tomar en consideración el medio ambiente, ayudaría a aumentar el conocimiento de los consumidores.

  4. Las campañas de concienciación y sensibilización del público, dirigidas a las comunidades locales y a los ciudadanos, son elementos importantes en la promoción de la participación del público en el manejo ambientalmente racional de los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este. Para aumentar el conocimiento de los ciudadanos, las autoridades pertinentes, es decir los gobiernos locales, tienen que emprender campañas de concienciación y sensibilización para que los ciudadanos puedan tomarse interés en protegerse contra los efectos adversos para la salud humana y el medio ambiente. Además, es importante hacer participar a las sociedades de base de la comunidad en esas campañas debido a su relación más estrecha con los residentes y otros interesados directos en las comunidades (Honda, 2005).

  5. Los programas de sensibilización y participación del público deberán centrarse, por regla general, en alguna situación de manejo de desechos conocida a nivel nacional, local o comunitario. En el cuadro 7 figuran ejemplos de programas de concienciación y participación del público. Se muestran cuatro elementos: publicaciones, programas de educación sobre el medio ambiente, actividades de relaciones públicas y comunicación de los riesgos, sobre los cuales los ciudadanos pueden informarse fácilmente en lugares públicos (Honda, 2005).

Cuadro 7: Programas de concienciación y participación del público

 

Contenido

Resultados previstos

Publicaciones

  • Folleto, panfletos, volantes, revistas, carteles, páginas web, etc., en varios idiomas y dialectos para explicar con sencillez las cuestiones relacionadas con el mercurio

  • Guías sobre cómo eliminar los desechos

  • Fuentes de conocimiento

  • Explicación de cómo la población pude manipular productos con mercurio añadido y eliminar los desechos

Programas de educación ambiental

  • Seminarios voluntarios

  • Reuniones de la comunidad

  • Vínculos con otros talleres de salud

  • Demostración del programa de devolución

  • Estudios científicos

  • Viajes a las instalaciones, etc.

  • Aprendizaje electrónico

  • Aumentar los conocimientos

  • Compartir problemas comunes

  • Oportunidades de análisis directo de cuestiones ambientales

Actividades

  • Programas de devolución

  • Campañas sobre productos sin mercurio

  • Campañas de reducción al mínimo de desechos

  • Reuniones de la comunidad

  • Visitas casa por casa

  • Realización de actividades ambientales entre todos los asociados

  • Llamamiento a los ciudadanos en favor del medio ambiente

  • Comunicaciones más directas

Comunicación del riesgo

  • La exposición al mercurio en el entorno de vida en general

  • Nivel de seguridad de la exposición al mercurio

  • Niveles de contaminación por mercurio

  • Registro sobre emisiones y transferencia de contaminantes

  • Alertas sobre el consumo de pescado (solo a las poblaciones que consumen grandes cantidades de pescado)

  • Alertas sobre el consumo de arroz

  • Respuesta a los derrames de mercurio dimanante de productos con mercurio añadido

  • Conocimiento adecuado de los niveles de seguridad y riesgo que entraña la exposición al mercurio, en las circunstancias del caso

  • Evitar que cunda el pánico


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal