Naciones unidas bc



Descargar 0.49 Mb.
Página5/10
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño0.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10
a.i) Puntos de recogida o de entrega de desechos

  1. Los desechos que contienen mercurio se deberán descartar solo en contenedores diseñados especialmente en el punto de recogida o depósito para esos desechos a fin de evitar que se mezclen desechos de otro tipo. Los desechos que contienen mercurio deberán ser recogidos exclusivamente por operadores autorizados por los gobiernos o las autoridades pertinentes del lugar.

  2. Se deberá poner a disposición del público cajas o contenedores para los desechos que contienen mercurio en los puntos de recogida de desechos existentes. Se deberán utilizar exclusivamente para los desechos que contienen mercurio, como lámparas fluorescentes, y termómetros de mercurio y pilas con mercurio añadido, contenedores de color que indiquen que son para desechos. Los contenedores designados deberán ser todos del mismo color o llevar el mismo logotipo para facilitar la educación del público y aumentar su participación. Se deberá evitar la rotura de lámparas fluorescentes y termómetros, entre otras cosas, mediante el diseño adecuado de las cajas e información por escrito sobre los procedimientos de recogida. Se deberán utilizar contenedores diferentes para las bombillas y las lámparas fluorescentes compactas. En el caso de las lámparas fluorescentes compactas, es importante minimizar la “caída libre” de la lámpara instalando deflectores o rebordes blandos en cascada. Otra posibilidad es que en una pequeña caja abierta se podría “invitar” a los usuarios a colocar con cuidado sus bombillas gastadas sin romperlas. En caso de que alguna se rompa, se ventilará inmediatamente la zona y se informará al personal de antemano para que se apliquen los procedimientos de limpieza29.
b. ii) Recogida en lugares públicos o puestos de venta

  1. Los desechos que contienen mercurio, en particular las lámparas fluorescentes usadas, los termostatos, las pilas de mercurio y los termómetros podrán ser recogidos en vehículos de recogida diseñados especialmente o depositados en lugares públicos o en puestos de venta, por ejemplo, en ayuntamientos, bibliotecas, otros edificios públicos, tiendas de artículos electrónicos, galerías de tiendas y otros lugares de venta al detalle, siempre y cuando se coloquen contenedores apropiados para la recogida. Se deberán designar cajas o contenedores para la recogida de esos desechos que se ajusten a sus características y reduzcan al mínimo las roturas. En los lugares públicos donde se depositarán solo deberán utilizarse contenedores destinados específicamente para este fin y que hayan demostrado su capacidad para contener los vapores de mercurio de las lámparas rotas30. Los consumidores deberán poder llevar las lámparas fluorescentes usadas, las pilas de mercurio, los termostatos y los termómetros de mercurio a esos lugares sin costo alguno. Los operadores autorizados para la recogida, que serán empresas municipales o del sector privado (por ejemplo centros encargados por los fabricantes de esos productos), deberán depositar los desechos en cajas o contenedores de recogida de desechos.

  2. Las cajas o los contenedores para los desechos que contienen mercurio se deberán inspeccionar para evitar que se depositen otros desechos en ellos. Las cajas o los contenedores deberán llevar una etiqueta y colocarse dentro de edificios, como los de instituciones públicas, escuelas y comercios, para que se puedan inspeccionar en un lugar bien ventilado o, por ejemplo, fuera del edificio en un espacio protegido y cubierto.
c.iii) Recogida en los hogares por los recolectores

  1. Los operadores autorizados podrán recoger en los hogares determinados dispositivos de desechos que contienen mercurio, como los desechos electrónicos, en los hogares. Para asegurar la eficacia de la recogida de desechos que contienen mercurio, frecuentemente hará falta establecer una medida o un mecanismo legal que ampare a los operadores locales encargados de recogerlos; por ejemplo, los gobiernos, los fabricantes de productos con mercurio añadido u otros organismos tendrán que establecer acuerdos para que los operadores locales recojan los desechos que contienen mercurio.
d.iv) Recogida coordinada por asociaciones comerciales

  1. Las asociaciones empresariales o comerciales pueden implementar eficazmente la recogida de productos de desecho con mercurio añadido generados por entidades empresariales o comerciales. Por ejemplo, en el Japón, la Asociación Médica de Tokio estableció un sistema de recogida especial para termómetros y esfigmomanómetros innecesarios y recogió varios miles de esos dispositivos durante un mes de un período de recogida. Durante el período de recogida, se alentó a cada institución médica miembro de la Asociación a que llevara esos dispositivos a oficinas sucursales locales designadas para ese fin y pagase cargos específicos para su transportación y eliminación. La Asociación Médica de Tokio coordinó con sucursales locales de la Asociación y entidades de transportación y tratamiento de desechos para su recogida y eliminación de manera eficiente. Cada institución médica miembro se vio beneficiada con cargos inferiores para la transportación debido a las economías de escala y los arreglos sobre transportación eficiente.
v) Programa de recuperación mediante entregas

  1. Los programas de recuperación mediante entregas pueden ser diversos programas establecidos para desviar los productos gastados o de desecho de la corriente de desechos con miras a reciclarlos, reutilizarlos, repararlos o, en algunos casos, recuperarlos. Los programas de recuperación mediante entregas suelen ser actividades voluntarias llevadas a cabo por el sector privado (por ejemplo, fabricantes y, en algunos casos, comerciantes al detalle) que dan la oportunidad a los consumidores de devolver los productos utilizados en el lugar donde los adquirieron o en otro lugar específico. Algunos programas de recuperación mediante entregas ofrecen incentivos financieros a los consumidores, otros pueden ser obligatorios o estar controlados por los gobiernos (por ejemplo, depósito de botellas), y otros además pueden financiar parcialmente las actividades de eliminación y reciclado. Por regla general, los programas de recuperación mediante entregas se centran en productos de consumo de uso más general (Honda 2005), como pilas, conmutadores, termostatos, lámparas fluorescentes y otros productos con mercurio añadido.

  2. En el Japón, los productores recogen y reciclan lámparas fluorescentes usadas mediante sistemas de leasing para los establecimientos comerciales con arreglo al Servicio Akari Anshin (Panasonic 2009) y el paquete de servicios de Hitachi Lighting (Hitachi, 2006).

c) Recogida de desechos contaminados con mercurio o compuestos de mercurio

  1. Las plantas de tratamiento de las aguas cloacales y los incineradores de desechos por regla general se diseñan de manera que incluya el equipo de captación de fangos cloacales, cenizas y residuos que pudieran contener trazas de mercurio y de otros metales pesados. Los dispositivos para el control de la contaminación atmosférica por mercurio en los incineradores pueden aumentar las concentraciones de mercurio en las cenizas volátiles recogidas. Si las concentraciones de mercurio en esos desechos rebasa los criterios establecidos para los desechos peligrosos, esos desechos se recogerán por separado.

4. Empaque y etiquetado

  1. Para el transporte de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él de los locales de los generadores o en los puntos de recogida pública hasta las plantas de tratamiento de desechos, habrá que empacar y etiquetar debidamente esos desechos. El empaque y el etiquetado para el transporte suelen estar sujetos a controles establecidos en la legislación nacional sobre transporte de desechos peligrosos o mercancías peligrosas, que se deben consultar primero. Si las instrucciones no son suficientes o no existen, se deberán consultar los materiales publicados por los gobiernos nacionales, la IATA, la OMI y la CEPE. Se han elaborado normas internacionales para etiquetar e identificar debidamente los desechos. Los materiales de consulta que se indican a continuación son útiles:

    1. CEPE. (2003.): Sistema Mundialmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos; y

    2. OCDE. (2001b).: Sistema armonizado integrado de clasificación de peligros ambientales y para la salud humana de sustancias y mezclas químicas..

5. Transporte

  1. Los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él deberán ser transportados de manera ambientalmente racional a fin de evitar derrames accidentales y llevar el debido control de su transporte y destino final. Antes del transporte, se deberán preparar planes de emergencia para reducir al mínimo los efectos ambientales derivados de derrames, incendios y otras situaciones de emergencia que puedan ocurrir. Durante el transporte, se deberán seleccionar, empacar y transportar esos desechos de conformidad con las “Recomendaciones de las Naciones Unidas sobre el Transporte de Mercancías Peligrosas: Reglamento Modelo (Libro Naranja)”. Las personas que transporten esos desechos deberán tener la debida preparación y certificación como transportadores de materiales y desechos peligrosos..

  2. Las empresas que transportan desechos dentro de sus propios países deberán tener certificación como transportadores de materiales y desechos peligrosos y contar con personal calificado y facultado para manipular materiales y desechos peligrosos de conformidad con la legislación nacional o local. Los transportadores deberán manipular los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él de manera tal que impida roturas, liberaciones de sus componentes al medio ambiente y exposición a la humedad.

  3. Se puede solicitar orientación sobre el transporte de materiales peligrosos en condiciones seguras a la IATA, la OMI, la CEPE y la OACI (véase el párrafo 121).

6. Almacenamiento

a) Almacenamiento de desechos que contienen mercurio por los generadores de desechos hasta su recogida



  1. El almacenamiento por los generadores de desechos hasta su recogida significa que los desechos que contienen mercurio serán almacenados temporalmente en el local de los generadores de desechos hasta que sean recogidos para su evacuación. Los desechos que contienen mercurio se deberán almacenar en condiciones de seguridad y se mantendrán aparte de los demás desechos hasta que sean llevados a los puntos o instalaciones de recogida o hasta que sean recogidos por los programas de devolución o los contratistas. Los desechos a granel deberían almacenarse de tal manera que minimice la liberación al medio ambiente, incluido, de ser viable, el almacenamiento en contenedores cerrados, sobre una pista de carga de hormigón impermeable (con controles de escurrimiento), o cubiertos con una lona impermeable. Los generadores de desechos deberán almacenarlos por un tiempo limitado, como establecen las normas o reglamentaciones nacionales, y, en todo caso, enviarlos para su debida evacuación fuera del lugar tan pronto sea viable.

  2. Los desechos domésticos que contengan mercurio, principalmente lámparas fluorescentes, otras lámparas, pilas que contienen con mercurio añadido y termómetros de mercurio, deberán ser almacenados temporalmente después de ser debidamente empacados, por ejemplo, utilizando nuevos productos para empacar o cajas que se ajusten a la forma de los desechos. Todo mercurio derramado de dispositivos que se rompan durante la manipulación deberá limpiarse y todo material de limpieza deberá ser mantenido en exteriores hasta que sean recogidos para su tratamiento ulterior31. Los desechos líquidos que contienen mercurio, como pinturas y plaguicidas, deberán mantenerse en los contenedores originales y la tapa deberá cerrarse herméticamente. No se deberán colocar contenedores y empaques donde se guarden desechos que contienen mercurio junto a otros desechos; se deberán marcar y almacenar en un lugar seco y seguro, como un almacén u otro local que no sea frecuentado por personas.

  3. Además de la orientación impartida en los dos párrafos precedentes, los usuarios en gran escala, como son los gobiernos, las empresas y las escuelas tendrán también que elaborar un plan para almacenar grandes cantidades de desechos que contienen mercurio. Cuando no se disponga de cajas o envases originales, se deberán adquirir contenedores que estén diseñados especialmente para almacenar desechos que contienen mercurio (por ejemplo, contenedores para lámparas fluorescentes). Los contenedores o las cajas para almacenar desechos que contienen mercurio se marcarán y fecharán para ser almacenados en un lugar seco dentro de un edificio. Para almacenar esos desechos se recomienda hacer uso de un lugar o local separado de las áreas de trabajo o las áreas prohibidas al acceso público. Es mejor usar un pequeño local para almacenar esos desechos. Esas áreas tampoco deben compartir sistemas de ventilación central con áreas de trabajo o de acceso público, y deben tener su propio sistema de ventilación o ventilarse directamente del exterior. En la guía preparada por el FMAM en relación con los desechos de mercurio generados por las instalaciones de salud32 se especifican detalles al respecto; esta guía puede aplicarse en muchos centros comerciales que generan dispositivos desechados que contienen mercurio.

b) Almacenamiento de desechos consistentes ende mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él hasta que se realicen las operaciones de evacuacióneliminación

La presente sección abarca el almacenamiento de desechos consistentes en mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él tras la recogida antes de la eliminación, como se especifica en el párrafo 148. Se deberán cumplir los requisitos técnicos relativos al almacenamiento de desechos peligrosos, incluidas las normas y los reglamentos tanto nacionales como internacionales. Deberá evitarse el riesgo de contaminación de otros materiales.

  1. El almacenamiento de los desechos de mercurio en instalaciones de eliminación también debe minimizar la posibilidad de liberación al medio ambiente a..
i) Consideraciones técnicas y operacionales relacionadas con las instalaciones de almacenamiento

  1. En lo relativo al emplazamiento y el diseño, en principio y siempre que sea posible, las instalaciones de almacenamiento no deberán construirse en lugares precarios, como llanuras inundables, marismas, aguas subterráneas, zonas sísmicas, terrenos kársticos, terrenos poco firmes o lugares con condiciones climáticas desfavorables y uso incompatible de la tierra, a fin de evitar todo riesgo importante de emisión del mercurio y la posible exposición de los seres humanos y el medio ambiente. No obstante, esas limitaciones respecto de la ubicación podrían no ajustarse a los casos en que las condiciones técnicas (diseño) y jurídicas aseguran la gestión ambientalmente racional de las instalaciones de almacenamiento. Los espacios de almacenamiento deberán diseñarse de manera tal que aseguren la seguridad de la instalación, y también aseguren no se produzcan reacciones químicas o físicas innecesarias al mercurio. Los pisos de las instalaciones de almacenamiento deberán cubrirse con materiales resistentes al mercurio para evitar las infiltraciones o la penetración de mercurio debido a fugas o derrames. Los locales de almacenamiento deberán tener instalados sistemas de alarma contra incendios y sistemas de extinción de incendios y contar con entornos de presión negativa para evitar que las emisiones de mercurio salgan del recinto. Las cámaras de almacenamiento deberán mantener la temperatura más baja que sea posible, preferiblemente a una temperatura constante de 21 ºC. grados Celsius. Las salas de almacenamiento de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él deberán marcarse claramente con señales de advertencia (FAO, 1985; EPA de los Estados Unidos, 1997b; SCB 2006; Departamento de Energía de los Estados Unidos, 2009).

  2. En lo que respecta al funcionamiento, las instalaciones de almacenamiento deberán permanecer cerradas para evitar robos o el acceso no autorizado. El acceso a los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él deberá quedar restringido a las personas que han recibido la debida capacitación para esos fines, que incluye reconocimientola identificación de los tipos de desechos de mercurio,, los peligros que entraña el mercurio y la manipulación de esos desechos. Se recomienda que los edificios donde se almacenan todos los tipos de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él no se utilicen para almacenar otros materiales y desechos líquidos. En el lugar donde se han almacenado los desechos se deberá crear y actualizar un inventario completo de los desechos a medida que se incorporen desechos o se vayan eliminando. Se deberán inspeccionar periódicamente los lugares de almacenamiento para detectar, en particular, daños, fugas, derrames y deterioro. Se deben llevar a cabo labores de limpieza y descontaminación con toda rapidez, no sin antes alertar a las autoridades pertinentes, y en cumplimiento de las leyes y los reglamentos nacionales (FAO, 1985; EPA de los Estados Unidos, 1997b).

  3. En lo que respecta a la seguridad de las instalaciones, se deberán elaborar procedimiento específicos de cada lugar para aplicar los requisitos de seguridad establecidos para el almacenamiento de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él. Se deberá contar con un plan de emergencia viable, que tenga preferiblemente varios procedimientos y se aplique inmediatamente en caso de derrame accidental y otras emergencias. Tiene importancia primordial la protección de la vida humana y el medio ambiente. En caso de emergencia, debe haber una persona encargada de autorizar modificaciones a los procedimientos de seguridad, cuando sea necesario, a fin de que el personal de respuesta en casos de emergencia pueda actuar. Se deberá garantizar un lugar adecuado para emplazar la seguridad y el acceso al lugar (Oficina de Gestión del Medio Ambiente, República de Filipinas 1997; SCB 2006; Departamento de Energía de los EE.UU., 2009).

b.ii) Consideraciones especiales relacionadas con el almacenamiento de los desechos consistentes en de mercurio elemental o compuestos de mercurio

  1. Todos los contenedores deberán diseñarse exclusivamente para estar estructuralmente en buen estado y ser aptos para almacenar desechos consistentes en de mercurio elemental o compuestos de mercurio. Los contenedores deberán cumplir los siguientes requisitos siguientes: 1) no haber sufrido daños previos debido a otros materiales que haya contenido y que esos materiales no reaccionen con el mercurio; 2) no presentar daños en su estructura; 3) no presentar corrosión excesiva; y 4) tener aplicada una capa protectora (pintura) para prevenir la corrosión. El material apropiado para los contenedores de mercurio es el acero al carbón o el acero inoxidable que no reaccionan con el mercurio a temperatura ambiente. No habrá que aplicar ninguna capa protectora en la superficie interior siempre que el mercurio cumpla los requisitos de pureza ni haya agua dentro del contenedor. La capa protectora (por ejemplo, pintura epoxídica y galvanoplastia) se deberá debería aplicarse a todas las superficies exteriores de acero al carbono de manera que no quede acero alguno expuesto. La capa se aplicará de manera de reducir al mínimo la formación de vejigas por el calor, las desconchaduras o las grietas en la pintura. En cada contenedor se pegará una etiqueta, que incluirá nombre del proveedor, origen, número del contenedor, peso en bruto, fecha en que el mercurio fue inyectado y materiales corrosivos (Departamento de Energía de los EE.UU., 2009). Además, en la etiqueta se indicará si el contenedor cumple requisitos técnicos específicos (hermeticidad, estabilidad a la presión, resistencia a los choques, comportamiento al ser expuesto al calor).

  2. Los contenedores de desechos consistentes en de mercurio elemental o compuestos de mercurio deberán colocarse en posición vertical en plataformas separadas del suelo, cuando hay exceso de contenedores. El pasillo de los locales de almacenamiento deben tener suficiente amplitud para que puedan pasar los equipos de inspección, la maquinaria de carga y el equipo de emergencia. El piso deberá cubrir con una capa de material epoxídico. Las condiciones del piso y la capa deberán inspeccionarse con frecuencia para garantizar que el piso no tenga grietas y la capa se mantenga intacta. El piso del almacén no deberá tener ningún canal de desagüe ni instalaciones de tuberías, aunque se podrán utilizar pisos inclinados para ayudar a recoger los derrames. Al seleccionar los materiales con los que se construirán las paredes, se deberá optar por materiales que no absorban fácilmente los vapores de mercurio. Es importante que haya sistemas adicionales para impedir liberaciones en caso de que ocurra algún imprevisto. (Departamento de Energía de los EE.UU., 2009; Consejo Mundial del Cloro, 2004).

  3. Cuando se almacenen desechos consistentes en mercurio elemental, este deberá ser de la mayor pureza posible para evitar toda reacción química y la degradación de los contenedores. Se recomienda un contenido de mercurio superior al 99,9% del peso. Véase la información sobre las técnicas de purificación en la sección III, G, 1, f infra.

c.iii) Consideraciones especiales en relación con el almacenamiento de los desechos contaminados con mercurio o compuestos de mercurio

  1. Los desechos líquidos en los contenedores deberán colocarse en bandejas de contención o en un espacio curvo y estanco. El volumen de líquido contenido deberá ser al menos 125% del volumen máximo de los desechos líquidos, teniendo en cuenta el espacio que ocupan los productos almacenados en el espacio de contención.

  2. Los desechos sólidos se deberán almacenar en contenedores herméticos como barriles o baldes, contenedores de acero para desechos o en contenedores de construcción especial que no liberan vapores de mercurio.

G. Eliminación ambientalmente racional

  1. Las siguientes operaciones de eliminación, previstas en los anexos IV A y IV B del Convenio de Basilea, deberán facilitar el manejo ambientalmente racional de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él:33:

    R4 Reciclado/recuperación de metales y compuestos metálicos;

    R5 Reciclado o recuperación de otras materias inorgánicas;

    R8 Recuperación de componentes provenientes de los catalizadores;

    R12 Intercambio de desechos34 para someterlos a las operaciones R4, R5, R8 o R13;

    R13 Acumulación de materiales destinados a las operaciones R4, R5, R8 o R12;

    D5 Vertederos controlados;

    D9 Tratamiento físicoquímico;

    D12 Almacenamiento permanente;

    D13 Combinación o mezcla35 antes de someterlos a D5, D9, D12, D14 o D15;

    D14 Reempaque antes de someterlos a D5, D9, D12, D13 o D15; y

    D15 Almacenamiento hasta que se realice alguna de las operaciones previstas en D5, D9, D12, D13 o D14.



  2. Además, se podrá permitir también una forma de rellenamiento en instalaciones subterráneas, según la cual los desechos se utilizan con fines de seguridad en las minas aprovechando las propiedades estructurales respectivas de los desechos36. En Alemania, por ejemplo, ese procedimiento se regula en la Ordenanza sobre almacenamiento subterráneo de desechos (http://www.bmu.de/3239fileadmin/bmu import/files/pdfs/allgemein/application/pdf/underground_waste_stowage.pdf) que establece requisitos que son equivalentes a la Directiva Europea sobre vertederos y está sujeto a procedimientos especiales de concesión de licencias y supervisión.

  3. En los casos en que se lleven a cabo los procesos descritos en la sección III, G, 1 y el mercurio sea destinado posteriormente a una operación D5 o D12, las operaciones descritas en esa sección se clasificarían como operaciones D13 y D9. Por otra parte, en caso de que se lleve a cabo un proceso descrito en la sección III, G, 2 (por ejemplo, estabilización) y los desechos sean enviados para una operación R, dicho proceso se clasificaría también como operación R. Posiblemente este no sea el caso en todos los países.

1. Operaciones de recuperación

  1. La recuperación del mercurio a partir de los desechos sólidos por regla general abarca cuatro procesos: 1) tratamiento previo, 2) tratamiento térmico, 3) desorción térmica y 43) purificación, como se muestra en la figura 5. A los efectos de reducir al mínimo las emisiones de mercurio durante el proceso de recuperación de mercurio, la instalación debe emplear un sistema cerrado. Todo el proceso debe tener lugar bajo presión reducida a fin de impedir fugas de vapores de mercurio hacia la zona donde se realiza el proceso (Tanel 1998). La poca cantidad de aire de escape que se utiliza en el proceso pasa por una serie de filtros de partículas y un lecho de carbón, que absorbe el mercurio antes de que se escape al medio ambiente.

  2. Ejemplos de recuperación del mercurio son: el equipo con mercurio añadido descartado que fácilmente libera mercurio al medio ambiente cuando se rompe; y los desechos contaminados con una elevada concentración de mercurio. El primero incluye a las lámparas que contienen mercurio, los dispositivos de medición que contienen mercurio (termómetros, esfigmomanómetros y manómetros) y los interruptores y relés con mercurio, y podría incluir lámparas que contienen mercurio. Entre los últimos figuran los fangos cloacales del tratamiento de las aguas residuales extraídos de los depuradores de gases por vía húmeda de los hornos de fundición de metales no ferrosos. En los Estados Unidos se ha establecido una norma específica para los desechos que son objeto de recuperación del mercurio; . los Los desechos peligrosos que tengan un contenido de mercurio total superior o igual a 260 mg/kg serán objeto de recuperación del mercurio según lo dispuesto en las Restricciones a la eliminación en tierra (véase: Código de Reglamentos Federales de los EE.UU.: 40 CFR 268.40).

  3. Las Directrices técnicas sobre reciclado/recuperación ambientalmente racional de metales y compuestos metálicos (R4) del Convenio de Basilea se centran fundamentalmente en el reciclado y la recuperación ambientalmente racionales de los metales y los compuestos metálicos, incluido el mercurio incluidos en el anexo I del Convenio de Basilea como categorías de desechos que hay que controlar. Es posible reciclar desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él, en particular el desechos consistentes en mercurio o compuestos de mercuriomercurio elemental, en instalaciones especiales que han hecho avanzar la tecnología de reciclado específica del mercurio. Cabe señalar que se deben emplear procedimientos apropiados en ese reciclado para prevenir cualquier liberación de mercurio al medio ambiente. Además, el mercurio reciclado se puede vender en el mercado internacional de productos básicos, donde se puede reutilizar. Por regla general, el grado de utilización permisible y la evaluación comercial en cuanto a su posible reutilización de manera rentable determina si se recupera o no el metalmercurio se recicla o no.37.

    Figura 5 Diagrama de la recuperación del mercurio a partir de desechos sólidos
    (Nomura Kohsan Co. Ltd. 2007)






Figura 5 Diagrama de la recuperación del mercurio a partir de desechos sólidos
(Nomura Kohsan Co. Ltd. 2007)


  1. Por regla general, la recuperación del mercurio de los desechos líquidos se recupera mediante procesos de oxidación química, precipitación química o sorción y el consiguiente tratamiento. El mercurio se encuentra en las aguas residuales debido a la descarga accidental o intencional de mercurio líquido de los termómetros, las amalgamas dentales u otros procesos industriales que utilizan mercurio o compuestos de mercurio. Es posible encontrar mercurio en las aguas residuales de los dispositivos de control de la contaminación del aire de tipo húmedo y en los lixiviados de vertederos y depósitos donde se vierten o depositan desechos que contienen mercurio, como los termómetros. El mercurio existente en las aguas residuales no se debe descargar en el medio acuático donde ocurre la metilación del mercurio que al convertirse en metilmercurio se bioacumula y biomagnifica en la cadena alimenticia.

  2. El tratamiento previo a la operación R4 (recuperación del mercurio) es una operación de la categoría R12, mientras que la calcinación, purificación, la oxidación química/precipitación y adsorción corresponden a operaciones de la categoría R4.

a) Tratamiento previo (intercambio de desechos antes de someterlos a las operaciones R4 o R13)

  1. Antes de ser sometidos a tratamiento térmico, los desechos que contienen mercurio o están contaminados con éste reciben un tratamiento a fin de aumentar la eficacia del tratamiento térmico; entre los procesos de tratamiento previo son figuran, entre otros, la extracción de materiales que no contengan mercurio mediante trituración y separación por aire, la deshidratación de los fangos cloacales y la eliminación de las impurezas. Ejemplos de operaciones de tratamiento previo específicas de los desechos se resumen en el cuadro 4.

Cuadro 4 Ejemplos de operaciones de tratamiento previo por tipo de desecho

Tipo de desecho

Tratamiento previo

Lámparas fluorescentes
Trituración mecánica

Las lámparas que contienen residuos de con mercurio añadido se deberán procesar en una máquina que las triture y separe en tres categorías: vidrio, capacetes y mezcla de mercurio y fósforo en polvo. Esto se logra inyectando las lámparas en una cámara hermética de triturado y cribado. Terminado este proceso, la cámara extrae automáticamente los productos finales para eliminar la posibilidad de contaminación mutua. Los capacetes y el vidrio se deben extraer y enviar para su reutilización en la manufactura. Sin embargo, los pasadores metálicos de los capacetes se deberán eliminar y tratar por separado debido a que el contenido de mercurio puede ser considerable. La mezcla de mercurio y fósforo en polvo se podrá eliminar o procesar posteriormente para separar el mercurio del fósforo (Nomura Kohsan Co. Ltd. 2007).

El vidrio triturado de las lámparas que contienen con mercurio añadido puede retener importantes cantidades de mercurio, y se deberá tratar térmicamente o de otra manera para eliminar el mercurio antes de ser enviado a reutilización (Jang 2005) o eliminación. Si este vidrio se envía para refundición como parte de su reutilización, la unidad de derretido deberá tener controles de la contaminación del aire destinados específicamente a captar el mercurio liberado (como la inyección de carbón activado).

Un sistema colector de aire de escape de alta eficiencia deberá impedir la emisión de vapores de mercurio o de polvo durante todo el proceso. Se deberá extraer el polvo fluorescente y todo el mercurio de las lámparas trituradas en pozos vibratorios mediante vibración y agua. El polvo fluorescente arrastrado, que incluye el mercurio y partículas finas de vidrio, sedimento en dos etapas y el agua del proceso regresan para circular en el proceso de lavado (www.dela recycling.com)




Separación por aire

Los capacetes de aluminio de las lámparas fluorescentes (tubos rectos, circulares y compactos) se cortan en quemadores de hidrógeno. Las corrientes de aire circulan por entre las lámparas fluorescentes desmenuzadas desde el fondo para extraer el polvo de mercurio y fósforo adsorbido en el vidrio (Jang 2005). El polvo de mercurio y fósforo va a un precipitador donde las partes de vidrio son trituradas y lavadas con ácido, proceso en el cual el polvo de mercurio y fósforo adsorbido en el vidrio se elimina del todo. Además, los capacetes son compactados y separados por vía magnética del aluminio, el hierro y los plásticos para ser reciclados (Kobelco Eco Solutions Co. Ltd. 2001; Ogaki, 2004).

Pilas que contienen con mercurio añadido

Eliminación de impurezas

Para reciclar el mercurio, antes del tratamiento y el reciclado, los acumuladores que contienen con mercurio añadido se recogerán y almacenarán por separado en contenedores adecuados. Cuando las pilas que contienen con mercurio añadido se recogen junto con los demás tipos de pilas o con residuos de equipo eléctrico y electrónico, se deberán separar de los demás tipos de pilas. Antes del tratamiento a base de calcinación, se deberán eliminar las impurezas mezcladas y adsorbidas con las pilas que contienen mercurio, preferiblemente por procesos mecánicos. Además, es necesario separar mecánicamente las pilas que contienen con mercurio añadido por tamaño para que el proceso de calcinación sea eficaz. (Nomura Kohsan Co. Ltd., 2007).



Fangos cloacales

Deshidratación

Los fangos cloacales tienen un alto contenido de agua (más del 95%). Por eso, los fangos contaminados con mercurio y destinados a la destrucción tienen que ser deshidratados hasta un 20 a 35% de sólidos antes de cualquier tratamiento térmico. Tras la deshidratación, los fangos cloacales se deberán tratar en un proceso de calcinación (Nomura Kohsan Co. Ltd., 2007; EPA de los EE.UU., 1997a)



Desechos que contienen con mercurio elemental añadido

Extracción

Cuando se recojan desechos que contienen con mercurio elemental añadido, como termómetros y barómetros, se deberá procurar que no se rompan. Tras la recogida de desechos que contengan con mercurio elemental añadidolíquido, se deberá extraer ese mercurio y destilarlo para su purificación bajo presión reducida.



Desechos que contienen mercurio adherido a los aparatos

Desmontaje

Algunos aparatos eléctricos suelen tener empotrados interruptores y relés eléctricos que son desechos que contienen mercurio. Por eso, esos desechos se deben extraer de los aparatos sin romper el vidrio exterior.

Los monitores de computadoras y los televisores que utilizan la tecnología de visualizadores de cristal líquido (LCD) con pantalla plana contiene una o más pequeñas lámparas para la iluminación que suelen colocarse junto al borde exterior de la pantalla. Pese a que la nueva tecnología utiliza diodos emisores de luz (LED) para estas lámparas, la mayoría de las pantallas de LCD contienen lámparas fluorescentes de vapor de mercurio. Estas lámparas de mercurio pueden romperse durante la manipulación y el procesamiento mecanizado y liberarán entonces vapores de mercurio. Por esa razón, se deberán sacar manualmente con cuidado y no deberán ser objeto de procesamiento mecanizado como fragmentación, a menos que la fragmentadora cuente con el equipo de control de la contaminación necesario para realizar ese tipo de operaciones y se cuente con la licencia y los permisos para hacerlo, como en las plantas de tratamiento de mercurio. Para más información, véase la sección 7.3 de la Asociación para la acción en materia de equipos de computadoras del Convenio de Basilea: Directrices sobre la recuperación y el reciclado ambientalmente racional de materiales de equipos de computación al final de su vida útil (documento UNEP/CHW.10/INF/23). Puede obtener más información sobre la presencia de mercurio en la retroiluminación de los LCD (véase el informe de investigación del Programa de acción sobre recursos a partir de los desechos en:

http://www.wrap.org.uk/ recycling_industry/publicationscontent/flat_panel_display.html recycling technologies 0).





b) Reciclado/regeneración del mercurio y o los compuestos de mercurio

a.i) Tratamiento térmico

  1. Las instalaciones para el tratamiento térmico de los Los desechos que contienen mercurio o están contaminados con élmercurio o compuestos de mercurio, como los fangos cloacales, los suelos contaminados u otros desechos de lugares contaminados se deben tratar mediante desorción térmica, en un deberían dotarse de equipo con tecnología de captación de vapores de mercurio para recuperar el mercurio (ITRC 1998; Chang y Yen, 2006).

  2. La desorción térmica es un proceso que utiliza intercambio de calor ya sea indirecto o directo para calentar los contaminantes (principalmente orgánicos) a una temperatura suficientemente alta para volatilizarlos y separarlos de una matriz sólida contaminada y posteriormente captarlos o destruirlos. En el caso del mercurio y sus compuestos, se recomienda la desorción térmica indirecta con captación de mercurio. Como medio de transferencia para los componentes vaporizados se utiliza aire, gas de combustión o gas inerte. Los sistemas de desorción térmica son procesos de separación física que transfieren los contaminantes de una fase a otra. Un sistema de desorción térmica tiene dos componentes principales; el desorbedor propiamente dicho y el sistema de tratamiento de los gases de salida38.

  3. Existen varios procesos de evaporación, a saberentre otros, la destilación en horno rotatorio, y el procesamiento térmico al vacío y la mezcla seca al vacío.

  4. La destilación en horno rotatorio sirve para extraer y recuperar el mercurio de desechos como, por ejemplo, fangos minerales industriales, fangos del movimiento natural del gas, carbones activados, catalizadores, pilas de botón o suelos contaminados por evaporación y reciclado de productos que no contienen mercurio (por ejemplo, vidrio, hierro y metales no ferrosos, zeolitas). En el proceso de tratamiento se eliminan todos los contaminantes o hidrocarbonos y el azufre.

  5. Los desechos son alimentados uniformemente al horno rotatorio por una tolva mediante un sistema de dosificación. Los desechos que hay que tratar por destilación en el horno rotatorio deberán fluir y ser transportables. Los desechos son tratados por destilación en el horno rotatorio a temperaturas de hasta 800°C. Los materiales usados se mueven uniformemente por el horno rotatorio. El mercurio de los desechos se evapora calentándolo a temperaturas por encima de 356°C. El tiempo que los desechos tienen que permanecer en el horno rotatorio depende del material alimentado, aunque suele fluctuar entre media hora y hora y media. El tratamiento se lleva a cabo bajo presión para garantizar que el sistema funcione sin riesgos. De ser necesario, se añade nitrógeno para crear una atmósfera inerte en el horno rotatorio, lo que aumenta la seguridad. La corriente de aire de escapa fluye hacia dos depuradores de gases a través de un filtro de polvo de gas caliente en el que se condensan el mercurio, el agua y los hidrocarbonos. El gas de escape es alimentado entonces a un sistema de filtros de carbón activado para su limpieza final39.

  6. Los desechos tratados previamente, como el polvo de mercurio y azufre de las lámparas fluorescentes, el vidrio de las lámparas trituradas, las pilas que contienencon mercurio añadido purificadas, los fangos cloacales deshidratados y el suelo cribado, pueden ser tratados en instalaciones de calcinación/ retorta, equipadas con una tecnología que capta los vapores de mercurio para recuperar esta sustancia. Sin embargo, cabe señalar que durante la calcinación y otros tratamientos térmicos se emiten metales volátiles, incluidos el mercurio y las sustancias orgánicas. Estas sustancias se trasladas trasladan desde los desechos alimentados a los gases de combustión y las cenizas volantes. Por eso se deben emplear añadir esa tecnología a los dispositivos para el tratamiento de los gases de combustión a fin de captar los contaminantes volatilizados y evitar que se emitan contaminantes al medio ambiente donde se tratan los gases de combustión (véase la sección III, H, I inframás adelante).

    En una mezcladora en seco al vacío se puede llevar a cabo el tratamiento previo y ulterior de los fangos que contienen mercurio. La operación en una atmósfera al vacío disminuye la temperatura de ebullición lo que asegura un proceso que aprovecha la energía y funciona sin riesgos. Según el grado de vacío y la temperatura alcanzada durante el funcionamiento de la planta, la mezcladora se puede usar para el tratamiento previo o ulterior de los fangos. Se ha demostrado que un tratamiento en dos etapas en una mezcladora al vacío es un recurso conveniente cuando se tratan fangos que contienen mercurio con altos niveles de agua e hidrocarbonos. En la primera etapa del proceso, el agua y la mayor parte de los hidrocarbonos se evaporan. La evaporación cuantitativa del mercurio tiene lugar en la segunda etapa del proceso a la temperatura máxima de tratamiento. El mercurio se condensa separado del agua y los hidrocarbonos y se puede extraer durante el proceso. Se diseña una unidad al vacío con un doble blindaje, que se calienta de manera indirecta con aceite térmico, lo que permite una distribución uniforme del calor en el material tratado. Se puede lograr una distribución del calor aún más eficiente con un cilindro calentado. El gas de combustión generado por la mezcladora al vacío se depura en una unidad de condensación y un filtro de carbón activado. La mezcladora al vacío funciona por tandas (www.dela recycling.com).



  7. El procesamiento térmico al vacío permite el tratamiento de termómetros, pilas, especialmente las de botón, amalgama dental, conmutadores y rectificadores eléctricos, polvo fluorescente, tubos de escape, vidrio triturado, suciedad, fangos cloacales, residuos de la minería y material catalizador, entre otros. El proceso abarca, por regla general, las siguientes etapas:

    1. Calentamiento del material alimentado en un horno especial o en una operación de carga para evaporar el mercurio contenido en los desechos a temperaturas entre 340°C y 650°C y presiones de pocos milibares;

    2. Tratamiento térmico posterior del vapor que contiene mercurio a temperaturas que fluctúan entre 800°C y 1000°C, donde, por ejemplo, se pueden destruir los componentes orgánicos;

    3. Captura y enfriamiento del vapor que contiene mercurio;

    4. Destilación para generar mercurio líquido puro.

  8. El residuo que queda al final del procesamiento térmico al vacío, en lo esencial, no contiene mercurio y se puede reciclar o eliminar de otra manera, según su composición40.

b.ii) Oxidación química

  1. La oxidación química del mercurio elemental y de los compuestos orgánicos de mercurio en los desechos tiene como finalidad destruir la materia orgánica y convertir el mercurio de manera que se formen sales de mercurio. Es eficaz para tratar los desechos líquidos que contienen mercurio o están contaminados con este. Los procesos de oxidación química son útiles en el caso de desechos acuosos que contienen mercurio o están contaminados con este, como líquidos residuales y colas. Los reactivos oxidantes utilizados en estos procesos son el hipoclorito de sodio, el ozono, el peróxido de hidrógeno y el cloro libre (gas). La oxidación química se puede llevar a cabo como proceso continuo o por tandas en tanques de mezcla o reactores de gasto tipo pistón. Los compuestos de haluro de mercurio que se forman en el proceso de oxidación son separados de la matriz de desechos, tratados y enviados para el siguiente tratamiento en la forma de lixiviación y precipitación de ácidos (EPA de los Estados Unidos, 2007a).

c.iii) Precipitación química

  1. La precipitación utiliza sustancias químicas para transformar los contaminantes disueltos en un sólido insoluble, que se puede precipitar o eliminar mediante floculación o filtración. En la coprecipitación, el contaminante que se trata de separar puede estar en disuelto en forma de coloide o en suspensión. Los contaminantes disueltos no se precipitan, sino que son adsorbidos en otros especímenes que se precipitan. Los contaminantes coloidales o suspendidos se entremezclan con otros especímenes precipitados o son extraídos mediante procedimientos como la coagulación y la floculación. Los procedimientos para extraer el mercurio del agua pueden ser una combinación de precipitación y coprecipitación. El sólido precipitado/coprecipitado se extrae entonces de la fase líquida mediante clarificación o filtración. Para obtener información más detallada consulte el informe titulado “Treatment technologies for mercury in soil, waste, and water” (EPA de los Estados Unidos, 2007d).

d.iv) Tratamiento por adsorción

  1. Los materiales de adsorción mantienen el mercurio en la superficie mediante distintos tipos de fuerzas químicas, como enlaces de hidrógeno, interacciones dipolo dipolo y las interacciones de van der Waals. La capacidad de adsorción se ve afectada por la extensión de la superficie, la distribución del tamaño de los poros y la química de superficie. Los materiales de adsorción suelen estar dispuestos en columna. El mercurio o los compuestos de mercurio son adsorbidos cuando los desechos líquidos pasan a través de la columna. La columna se debe regenerar o sustituir con nuevos medios cuando los espacios de adsorción se llenan (EPA de los Estados Unidos, 2007b). El adsorbente consumido es un desecho de mercurio.

  2. Ejemplos de materiales de adsorción son el carbón activado y la zeolita. El carbón activado es un material carbónico que tiene muchas aperturas finas interconectadas. Por regla general, puede tener una base de madera (cáscara de coco y serrín), aceite o carbón. Se puede clasificar, según la forma, en carbón activado pulverulento y carbón activado granular. En la red comercial se dispone de muchos productos, que ofrecen las características específicas de sus distintos materiales. El mercurio y otros metales pesados, así como las sustancias orgánicas se adsorben en el carbón activado (Bansal, 2005). Las zeolitas son silicatos de origen natural que también se pueden producir sintéticamente. Las zeolitas y la clinoptilolita en particular tienen una gran afinidad con los iones de metales pesados, cuyo mecanismo de adsorción es el intercambio de iones (Chojnacki y otros, 2004). Las resinas que intercambian iones han demostrado su utilidad para eliminar el mercurio de las corrientes acuosas, en particular en concentraciones del orden de 1 a 10 µg/L. Las aplicaciones que utilizan intercambio de iones suelen tratar sales mercúricas, como los cloruros de mercurio, que se encuentran en las aguas residuales. Este procedimiento supone suspender un medio, ya sea resina sintética o mineral, en una solución en la que los iones de metal suspendidos se intercambian en el medio. La resina de intercambio de aniones se puede regenerar en soluciones de ácido muy ionizado, pero esto es difícil debido a que las sales de mercurio no están muy ionizadas y no se pueden limpiar fácilmente de la resina. Por eso habrá que desechar la resina. Además, los compuestos de mercurio orgánico no se ionizan, de manera que no se pueden extraer fácilmente utilizando el intercambio de iones convencional. Si se utiliza una resina de recolección, el proceso de adsorción suele ser irreversible y la resina deberá eliminarse como desecho peligroso en una instalación de eliminación que no conlleve la recuperación (Amuda, 2010).

  3. La resina quelante es una resina de intercambio de iones que fue creada como polímero funcional y que capta y elimina selectivamente iones de las soluciones, incluidos diversos iones metálicos, de las solucionesy los separa. Está hecha de un polímero base con una estructura de malla tridimensional y un grupo funcional quelador que combina iones metálicos. El material La resina quelante que más se utiliza como polímero base es el poliestireno, seguido del plástico fenólico y la resina epoxídica. Las resinas quelantes se utilizan para el tratamiento de las aguas residuales de la galvanoplastia para extraer el mercurio y otros metales pesados que quedan después de la neutralización y la coagulación de los sedimentos o para captar iones metálicos mediante su adsorción de aguas residuales cuya concentración de iones metálicos es relativamente baja. El tipo de resina quelante de la adsorción de mercurio puede realmente captar el mercurio de las aguas residuales (Chiarle 2000).

e.v) Destilación de mercurio–purificación

  1. Tras el tratamiento de los desechos, el mercurio recogido es purificado posteriormente mediante destilación sucesiva (EPA de los Estados Unidos 2000). Mediante destilación se produce mercurio de gran pureza en muchas etapas, que permite lograr un alto grado de pureza en cada etapa de la destilaciónError: Reference source not found. El mercurio de ese alto grado de pureza es necesario para muchos de sus usos, o si el mercurio se ha de almacenar durante varios años, ese alto grado de pureza contribuirá a asegurar que no ocurran reacciones químicas entre el contenedor y las impurezas.

2. Operaciones que no dan lugar a la recuperación de mercurio elemental o compuestos de mercurio

  1. Antes de eliminar desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contengan mercurio o estén contaminados con él, se deberán tratar de manera que cumplan los criterios de aceptación de las plantas de eliminación (véase la sección III, G, 2, b) y c) inframás adelante). Los desechos consistentes en mercurio elemental o compuestos de mercurio se deberán solidificar y/o estabilizar antes de ser su eliminadoseliminación definitiva. La eliminación de los desechos se deberá llevar a cabo conforme a las leyes y reglamentos nacionales y locales. No obstante, siempre que sea posible, deberá incluir una combinación de tratamiento de solidificación y estabilización y vertederos diseñados especialmente, o el almacenamiento subterráneo permanente. Las operaciones de tratamiento previas a las operaciones D5 y D12 se clasifican como operación D9.

a) Tratamiento físicoquímico

a.i) Estabilización y solidificación



  1. Los procesos de estabilización son reacciones químicas que pueden cambiar la peligrosidad del desecho (reduciendo la movilidad y a veces la toxicidad de los constituyentes del desecho). Los procesos de solidificación solo cambian el estado físico de los desechos mediante el uso de aditivos (por ejemplo, conversión de líquido en sólido), sin cambiar las propiedades químicas de los desechos (Comisión Europea, 2003). Estos dos métodos de tratamiento suelen emplearse conjuntamente.

  2. La solidificación y estabilización se aplica, por ejemplo, a los desechos consistentes en mercurio elemental o compuestos de mercurio y desechos contaminados por mercurio como suelos, fangos, cenizas y líquidos. La solidificación y estabilización reduce la movilidad de los contaminantes en el medio al aglutinarlos físicamente en una masa estabilizada o induciendo reacciones químicas que pueden reducir la solubilidad o la volatilidad, y por ende reducen la movilidad (EPA de los Estados Unidos, 2007b).

  3. La solidificación y estabilización se utilizan por regla general en el caso de para tratar desechos que contienen constituyentes inorgánicosdiversos, como los fangos cloacales, las cenizas del incineradores, el líquido contaminado por mercurio y aceites contaminados por mercurio. El mercurio de esos desechos no es fácilmente accesible a los agentes lixiviantes o la desorción térmica, pero es lixiviable cuando el desecho estabilizado se deposita en un vertedero y se le mantiene allí por largo tiempo, como ocurre con otros metales y compuestos orgánicos. El mercurio de los desechos solidificados y estabilizados en el un vertedero puede lixiviarse (es decir, disolverse y apartarse de los desechos estabilizados por medio de los líquidos en el vertedero), migrar hacia el agua subterránea o hacia las aguas superficiales cercanas y evaporarse en la atmósfera en condiciones ambientales naturales, aunque un tratamiento eficaz disminuirá apreciablemente la proporción de liberación al medio ambiente.

  4. La solidificación y estabilización supone la aglutinación o compactación física de los contaminantes en una masa estabilizada (solidificación) o la inducción de reacciones químicas entre el agente estabilizador y los contaminantes para reducir su movilidad (estabilización). La solidificación se utiliza para encapsular o absorber los desechos y formar un material sólido, cuando en los desechos están presentes líquidos libres que no son mercurio elemental. Los desechos se pueden encapsular de dos maneras: microencapsulación y macroencapsulación. La microencapsulación es el proceso de mezclar los desechos con el material encapsulante antes de que se produzca la solidificación. La macroencapsulación es el proceso de verter material encapsulante encima y alrededor de la masa de desechos, de manera de encerrarlo en un bloque sólido (EPA de los Estados Unidos, 2007b).

  5. En sentido general, el proceso de estabilización supone la mezcla de suelos o desechos con aglutinantes como cemento Portland, cemento con polímeros de azufre, aglutinantes de sulfuro y fosfato, polvo de hornos de cemento, resinas de poliéster o compuestos de polisiloxano para crear un fango, una pasta u otro estado semilíquido, que con el tiempo se cura hasta formar un sólido (EPA de los Estados Unidos 2007b).

  6. Se pueden aplicar dos procedimientos químicos fundamentales a los desechos consistentes ende mercurio elemental y a los desechos que contienen mercurio o están contaminados por este (Hagemann 2009):

    1. Conversión química del sulfuro mercúrico; y

    2. Amalgamación (formación de una aleación sólida con los metales idóneos).

  7. Se logra reducir el riesgo a un nivel suficiente, si el coeficiente de conversión (porcentaje del mercurio que reacciona) se aproxima o equivale al 100%. De no ser así, la volatilidad y la lixiviabilidad del mercurio se mantienen elevadas, como ocurre con las amalgamas (Mattus, 1999).


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal