Naciones unidas bc



Descargar 0.49 Mb.
Página4/10
Fecha de conversión24.05.2018
Tamaño0.49 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10




  1. Se puede obtener información más detallada acerca de productos con mercurio añadido (nombre específico y fabricante de los productos) de las siguientes fuentes:

    1. PNUMA (2008c): Informe sobre los principales productos y procesos que contienen mercurio, sus productos sustitutivos y las experiencias en su sustitución., Disponible en: http://www.chem.unep.ch/mercury/OEWG2/documents/g72)/Spanish/OEWG_2_7_Add_1_s.pdf;

    2. Comisión Europea (2008): Opciones para reducir el uso de mercurio en productos y aplicaciones, y el destino del mercurio que ya está circulando en la sociedad, http://ec.europa.eu/environment/chemicals/mercury/pdf/study_report2008.pdf;

    3. PNUMA, Asociación Mundial sobre el Mercurio – Mercury Containing Products Partnership Area. Disponible en:, http://www.chem.unep.ch/mercury/Sector Specific Informationunep.org/chemicalsandwaste/Mercury in products.htm/InterimActivities/Partnerships/Products/tabid/3565/language/en US/Default.aspX;

    4. Lowell Center for Sustainable Production (2003): An Investigation of Alternatives to Mercury Containing Products,. Disponible en: http://www.chem.unep.ch/mercury/Sector  Specific  Information/Docs/lcspfinal.pdf;

    5. The Interstate Mercury Education and Reduction Clearinghouse (IMERC) Mercury Added Products Database: . Disponible en: http://www.newmoa.org/prevention/mercury/imerc/notification.

2. Inventarios

  1. Los inventarios son un instrumento importante para identificar, cuantificar y caracterizar los desechos. Los inventarios nacionales pueden utilizarse para:

    1. Establecer parámetros de referencia de cantidades de productos con mercurio añadido producidos, distribuidos/comercializados o en uso, y mercurio como mercancía, y desechos consistentes en mercurio elemental mercurio que contenga subproductos producidos y desechos que contienen de mercurio o están contaminados por este;

    2. Establecer un registro de información que apoye las inspecciones reglamentarias y de la seguridad;

    3. Obtener información exacta necesaria para elaborar planes de gestión durante el ciclo de vida del mercurio;

    4. Apoyar la preparación de planes de respuesta en casos de emergencia;

    5. Determinar los progresos logrados en la reducción y eliminación del mercurio.

  1. Tras identificar las fuentes y los tipos de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este, se deberán utilizar la información y las cantidades específicas de los procesos para calcular la cantidad de desechos procedentes de fuentes detectadas de diferentes tipos de desechos en un país (o zona, comunidad, etc.) en particular (PNUMA,  2005).

  2. Es En algunos casos es muy difícil reunir los datos necesarios para calcular esas cantidades, en particular en los países en desarrollo y los países con economías en transición debido a la falta (o carencia) de datos, en particular cuando se trata de instalaciones en pequeña escala. En casos en que no sea viable contar con mediciones propiamente, se podrían reunir datos por medio de cuestionarios.

  3. La Guía metodológica para la realización de inventarios nacionales de desechos peligrosos en el marco del Convenio de Basilea (SCB, 2000) deberá utilizarse para elaborar inventarios de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este. La Guía metodológica se ha ensayado también conjuntamente con el Proyecto piloto de inventarios nacionales de desechos peligrosos, elaborado por el centro regional del Convenio de Basilea de la SCB en Asia sudoriental, cuyo informe se puede utilizar como material de consulta práctico14.

  4. Convendría también utilizar el Instrumental para la identificación y cuantificación de liberaciones de mercurio (PNUMA, 2010a2013). Hay dos niveles de elaboración de inventarios: el Nivel 1 proporciona una versión simplificada y el Nivel 2 es una versión exhaustiva. Este Instrumental ayuda a los países a crear una base de conocimientos mediante la recopilación del inventario sobre el mercurio que indica las fuentes de liberación de mercurio en el país y calcula o cuantifica las liberaciones. El Instrumental es una metodología simple y uniforme para producir elaborar inventarios de mercurio nacionales y regionales coherentes (PNUMA, 2005). El Instrumental se ha aplicado en algunos países (PNUMA, 2008c) y se sigue utilizando en varios proyectos financiados por el FMAM.

  5. En consonancia con el enfoque basado en el ciclo de vida, se deberán determinar también los canales o rutas por las que el mercurio dimanante de los desechos es puede ser liberado al medio ambiente. Habida cuenta de los posibles riesgos de liberación de mercurio al medio ambiente, se deberán clasificar los tipos de desechos según la prioridad para la adopción de medidas. Se reunirá información sobre posibles medidas, sobre todos respecto de las fuentes y los tipos de desechos de mercurio que contengan gran cantidad de mercurio y entrañen mayores riesgos de liberación de mercurio al medio ambiente. A continuación se analizarán o evaluarán las medidas en cuanto a la cantidad de mercurio liberado al medio ambiente que se pueda prevenir, los gastos administrativos y sociales, la disponibilidad de técnicas e instalaciones y la facilidad de llegar a un acuerdo social relacionado con la aplicación de esas medidas, etc.

  6. En algunos países, se utiliza un Registro de Emisiones y Transferencias Contaminantes (PRTR) para reunir datos acerca del contenido específico de mercurio en desechos y su transferencia en cada planta (Kuncova y otros, 2007). Los datos del Registro son también de uso público15.

D. Muestreo, análisis y vigilancia

  1. El muestreo, el análisis y la vigilancia son componentes fundamentales del manejo de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este. La labor de muestreo, análisis y vigilancia deberá estar a cargo de profesionales calificados de conformidad con un plan bien concebido y utilizando métodos internacionalmente aprobados o nacionalmente aprobados, y se aplicará el mismo método cada vez mientras dure el programa. También deberán aplicarse medidas rigurosas de garantía y control de la calidad. Los errores en el muestreo, el análisis o la vigilancia o la desviación de los procedimientos operacionales estándar puede arrojar datos sin valor alguno o incluso datos que perjudiquen el programa. Cada parte, si procede, se cerciorará por tanto de que se imparta capacitación, se apliquen los protocolos y exista la capacidad de laboratorio para utilizar los métodos de muestreo, vigilancia y análisis, y se cumplan esas normas.

  2. Debido a las múltiples razones que existen para el muestreo, el análisis y la vigilancia y a las muy diferentes formas físicas de los desechos, se dispone de métodos muy diferentes de muestreo, análisis y vigilancia. Aunque analizar concretamente estos aspectos queda fuera del ámbito del presente documento, en las tres secciones que siguen se examinan los elementos claves implícitos en el muestreo, el análisis y la vigilancia.

  3. En la serie de la OCDE (OCDE, durante varios años) figura información sobre buenas prácticas de laboratorio que convendría utilizar; en relación con los aspectos metodológicos generales, el documento de la OMS y el PNUMA, Guidance for Identifying Populations at Risk from Mercury Exposure, contiene información útil16. Mediante un proyecto conjunto PNUMA FMAM se está elaborando orientación ulterior sobre el mercurio. En este proyecto también se intenta establecer un banco de datos en línea de laboratorios de mercurio funcionales17.

1. Muestreo

  1. El objetivo general de cualquier actividad de muestreo es obtener una muestra que se pueda usar con el fin previsto, por ejemplo, la caracterización de un lugar, el cumplimiento de normas reglamentarias o la idoneidad del tratamiento o la eliminación propuestos. Este objetivo deberá establecerse antes de iniciar el muestreo. Es indispensable que se cumplan los requisitos de calidad del equipo, el transporte y la trazabilidad.

  2. Se deberán establecer y acordar procedimientos estándar de muestreo antes de comenzar la campaña de muestreo (tanto de la matriz de mercurio como del mercurio específico). Los elementos de esos procedimientos son los siguientes:

    1. El número de muestras que se van a tomar, la frecuencia de muestreo, la duración del proyecto de muestreo y una descripción del método de muestreo (incluidos los procedimientos de garantía de la calidad existentes, es decir los contenedores de muestreo apropiados18, espacios en blanco y cadena de custodia);

    2. Selección del lugar, o los lugares o los puntos en que se generan desechos de mercurio, y el momento de tomar la muestra (incluida la descripción y la ubicación geográfica);

    3. Identidad de la persona que toma la muestra y condiciones durante el muestreo;

    4. Descripción completa de las características de la muestra – etiquetado;

    5. Preservación de la integridad de las muestras durante el transporte y almacenamiento (antes del análisis);

    6. Cooperación estrecha entre el empleado que toma las muestras y el laboratorio analítico; y

    7. Personal de muestreo debidamente capacitado.

  1. El muestreo deberá ajustarse a la legislación nacional específica, si existe, o al reglamento internacional. En países donde no exista un reglamento, se nombrará personal calificado. Los procedimientos de muestreo son los siguientes:

    1. Elaborar un procedimiento operacional único para el muestreo de cada una de las matrices para los análisis del mercurio posteriores;

    2. Aplicar procedimientos de muestreo reconocidos, como los elaborados por la Organización Internacional de Normalización (ISO), el Comité Europeo de Normalización (CEN), el Organismo de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA de los Estados Unidos), el Sistema Mundial de Vigilancia del Medio Ambiente (SIMUVIMA) o la American Society for Testing and Materials (ASTM); y

    3. Establecer procedimientos de garantía y control de la calidad.

  2. Para que el programa se realice con éxito se deberán aplicar todas esas medidas. Asimismo, la documentación debe ser exhaustiva y rigurosa.

  3. Los tipos de matrices que se suelen muestrear en relación con el mercurio son sólidos, líquidos y gases:

    1. Líquidos:

      1. Lixiviado de vertederos y depósitos;

      2. Líquido recogido de derrames;

      3. Agua (agua superficial, agua potable y efluentes industriales);

      4. Materiales biológicos (sangre, orina, pelo; especialmente en el caso de vigilancia de la salud de los trabajadores);

    1. Sólidos:

      1. Existencias, productos y formulaciones consistentes en mercurio, que contienen mercurio o estén contaminados con este;

      2. Sólidos de fuentes y procesos industriales de tratamiento o eliminación (cenizas volantes, cenizas depositadas, líquidos residuales, sedimentos, otros residuos, ropa, etc.);

      3. Contenedores, equipo u otros materiales de empaque (muestras enjuagadas o secadas), incluidos los tejidos o telas usados en la recogida de muestras enjuagadas;

      4. Suciedad, sedimentos, escombros, aguas cloacales y abono orgánico;

    1. Gases:

      1. Aire (en interiores de instalaciones en que se manejan desechos de mercurio).

      2. Cabello, orina, uñas, leche materna o sangre humanos;

      3. Gas de combustión generado por incineradores de desechos.

  1. En los programas de vigilancia del medio ambiente y la salud humana, se pueden incluir tanto matrices bióticas como abióticas:

    1. Materia vegetal y alimentos;

    2. Cabello humano, orina, uñas, leche materna o sangre;

    3. Aire (ambiente, depósitos húmedos o secos o, posiblemente, nieve).

2. Análisis

  1. Se entiende por análisis la extracción, purificación, separación, identificación, cuantificación y notificación de las concentraciones de mercurio en la matriz de interés. Con miras a obtener resultados significativos y aceptables, el laboratorio analítico deberá contar con la infraestructura necesaria (locales) y experiencia probada con la matriz y el espécimen de mercurio (por ejemplo, participación satisfactoria en estudios de comparación entre laboratorios en planes de pruebas de competencia externa).

  2. También es importante que el laboratorio haya sido homologado conforme a la norma ISO 17025 u otras normas por un organismo independiente. Los criterios esenciales para obtener resultados de alta calidad son:

    1. Especificación de la técnica analítica;

    2. Mantenimiento del equipo analítico;

    3. Validación de todos los métodos utilizados (incluidos los métodos propios);

    4. Capacitación del personal de laboratorio.

  3. Por regla general, el análisis del mercurio se lleva a cabo en laboratorios especializados. En situaciones específicas Para los fines de selección se dispone de aparatos de ensayo que también se pueden usar en la práctica para examinar las muestrassobre el terreno.

  4. Para el análisis del mercurio no se dispone de un método analítico único. Los métodos para analizar las diversas matrices del mercurio, ya sea el contenido total de mercurio o la especiación del mercurio, han sido elaborados por la Organización Internacional de Normalización (ISO), el Comité Europeo de Normalización (CEN) o los métodos nacionales como los de los Estados Unidos (EPA de los EE.UU.) o el Japón. En el cuadro 3 se ofrecen algunos ejemplos de análisis del mercurio en los desechos, los gases de salida y las aguas residuales. La mayoría de los métodos propios son variaciones de estos. Al igual que ocurre con todos los análisis químicos, solo los métodos homologados deberán utilizarse en el laboratorio.

  5. Además, se deberán establecer los procedimientos y los criterios de aceptación para la manipulación y preparación de la muestra en el laboratorio, por ejemplo, la homogeneización.

  6. Los distintos pasos en la determinación analítica son:

    1. Extracción;

    2. Purificación;

    3. Identificación con detectores idóneos, como plasma de acoplamiento inductivo, espectromtría de fluorescencia atómica, espectrometría de absorción atómica; instrumentos compactos;

    4. Cuantificación y notificación de datos, según proceda;

    5. Presentación de informes según el reglamento.

3. Vigilancia

  1. En el apartado b) del párrafo 2 de su artículo 10 (“Cooperación internacional”), el Convenio de Basilea exige a las Partes “cooperar en la vigilancia de los efectos del manejo de los desechos peligrosos sobre la salud humana y el medio ambiente”. Los programas de vigilancia deberán aportar indicios de si una actividad de manejo de los desechos peligrosos funciona como se ha concebido, y deberán detectar cambios en la calidad ambiental causados por esa actividad.

  2. La información obtenida del programa de vigilancia deberá utilizarse para cerciorarse de que en la actividad de manejo de los desechos peligrosos se están estén manipulando correctamente según los tipos adecuados de desechos peligrosos, para identificar posibles cuestiones relativas a posibles liberaciones de mercurio o exposiciones a éste, poner al descubierto y reparar cualquier daño y determinar si podría ser conveniente modificar el enfoque del manejola posibilidad de aplicar un método de manejo alternativo. Mediante la ejecución del programa de vigilancia, los administradores de la planta puede detectar problemas y adoptar las medidas pertinentes para rectificarlos.

  3. Cabe señalar que en la red comercial ya se pueden adquirir algunos sistemas de medición continua del mercurio. En la legislación nacional o local se pueden incorporar disposiciones relativas a esa vigilancia.

Cuadro 3: Análisis químico del mercurio en los desechos, los gases de salida y las aguas residuales

Objetivo

Método

Desechos

Determinar la movilidad del mercurio en los desechos

Norma europea 12457 1 a 4: Caracterización de residuos   Lixiviación   Ensayo de conformidad para la lixiviación de residuos granulares y lodos (Comité Europeo de Normalización, 2002a)







Norma europea 12920: Caracterización de residuos   Metodología para la determinación del comportamiento durante el lixiviado de residuos en condiciones específicas (Comité Europeo de Normalización, 2006)







Norma europea 13656: Caracterización de residuos   Digestión con mezcla de ácido fluorhídrico (HF), ácido nítrico (HNO3) y ácido clorhídrico (HCl), asistida con microondas, para la posterior determinación de elementos (Comité Europeo de Normalización, 2002b)







Norma europea 13657: Caracterización de residuos – Digestión en agua regia para la determinación posterior de la porción de elementos en el residuo soluble (Comité Europeo de Normalización, 2002c)







Especificación técnica 14405: Caracterización de residuos – Prueba de comportamiento de lixiviación   Ensayo de percolación del flujo ascendente (Comité Europeo de Normalización, 2004)







Método 1311 de EPA de los EE.UU.: Procedimiento de lixiviación para determinar la toxicidad (EPA de los EE.UU., 1992)




Determinar las concentraciones de mercurio en los desechos

Norma europea 13370: Caracterización de residuos   Análisis de eluatos   Determinación de amoníaco, AOx, conductividad, Hg, índice de fenoles, carbono orgánico total, CN  fácilmente liberable y F  (Comité Europeo de Normalización, 2003)







Norma europea 15309: Caracterización de residuos y del suelo – Determinación de la composición elemental por fluorescencia de rayos X (Comité Europeo de Normalización, 2007)




Método 7471B del EPA de los Estados Unidos: El mercurio en desechos sólidos o semisólidos (Técnica manual en frío y al vapor) (EPA de los Estados Unidos, 2007d)




Método 7473 del EPA de los Estados Unidos: El mercurio en sólidos y soluciones por descomposición térmica, amalgamación y espectrometría de absorción atómica (EPA de los Estados Unidos, 2007e)




Método 7470A del EPA de los Estados Unidos: Desechos líquidos con mercurio (Técnica manual en frío y al vapor) (EPA de los Estados Unidos, 1994)

Gases de salida

Norma europea 13211: Calidad del aire   Emisiones de fuentes estacionarias – Método manual de determinación de la concentración de mercurio total (Comité Europeo de Normalización, 2001)

* Con este métodos se determina el contenido de mercurio total (es decir, Hg metálico/ elemental + Hg iónico).



Norma europea 14884: Calidad del aire   Emisiones de fuentes estacionarias   Determinación de mercurio total: Sistemas automáticos de medida. (Comité Europeo de Normalización, 2005)

JIS K 0222: Método analítico del mercurio en los gases de salida (Asociación de Normas del Japón, 1997)

Método 0060 del EPA de los Estados Unidos: Determinación de metales en emisiones de combustión (EPA de los Estados Unidos, 1996)




Para la especiación de mercurio

ASTM D6784   02(2008) Método de ensayo uniforme para el mercurio elemental, oxidado, combinado con partículas y total en los gases de salida generados de fuentes estacionarias alimentadas con carbón (Ontario Hydro Method) (ASTM International, 2008)

Aguas residuales

ISO 5666: 1999: Calidad del agua – Determinación del mercurio (ISO 1999)




ISO 16590: 2000: Calidad del agua – Determinación del mercurio – Métodos que suponen el enriquecimiento mediante amalgamación (ISO, 2000)




1SO 17852: 2006: Calidad del agua – Determinación del mercurio – Método que utiliza la espectrometría de fluorescencia atómica (ISO, 2006)

E. Prevención y reducción al mínimo de los desechos

  1. La prevención y reducción al mínimo de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados por este es lo son las primeras opciones preferidas primero y lo más importante que hay que hacer en cuanto al manejo ambientalmente racional de esos desechos. En el párrafo 2 de su artículo  4, el Convenio de Basilea exhorta a las partes Partes a “reducir al mínimo la generación de desechos peligrosos y otros desechos”. De esa manera, la necesidad manejar los desechos disminuye consecuentemente, lo cual posibilita diseñar y dirigir con mayor eficiencia los recursos para el manejo ambientalmente racional. En esta sección figura información relativa a fuentes de desechos importantes.

  2. El artículo 5 del Convenio de Minamata dispone la eliminación gradual del uso del mercurio en los procesos de producción de cloro álcali y acetaldehído y la restricción del uso del mercurio en la producción de monómero de cloruro de vinilo, metilato o etilato de sodio o potasio, y la producción de poliuretano en que se utilizan catalizadores que contienen mercurio (véase el párrafo 23).

1. Prevención y reducción al mínimo de los desechos de procesos industriales

  1. Son varios los procesos industriales que utilizan mercurio; ahora bien, debido a la cantidad de mercurio utilizado en esos procesos, en la presente sección se analizan las medidas de prevención y reducción al mínimo de los desechos solo en lo que atañe a la minería artesanal y en pequeña escala del oro, la producción de monómeros de cloruro de vinilo y la producción de cloro y sosa cáustica (cloro álcali).

a) Extracción de oro artesanal y en pequeña escala

  1. Existen técnicas que no utilizan mercurio, como: los métodos gravimétricos,; Centro de Tecnología Mineral (CETEM); y la combinación de métodos que no utilizan mercurio. En los casos en que no se dispone de alternativas organizadas, se deberán utilizar soluciones provisionales que faciliten la introducción de técnicas que no utilizan mercurio, como pueden ser las tecnologías de captura y reciclado del mercurio, como retortas y campanas de ventilación, la reactivación del mercurio y la no utilización de procedimientos que requieren mucho mercurio, como la amalgamación de la mena completa. En los siguientes materiales de consulta se puede obtener información más detallada:

    1. Proyecto Mundial del Mercurio (2006): Manual for Training Artisanal and Small Scale Gold Miners, ONUDI, Viena (Austria),. Disponible en: www.cetem.gov.br/gmp/Documents/total_training_manual.pdf http://communitymining.org/attachments/221_training%20manual%20for%20miners%20GMP%20Marcelo%20Veiga.pdf?phpMyAdmin=cde87b62947d46938306c1d6ab7a0420;

    2. Proyecto de minería, minerales y desarrollo sostenible (2002): Minería artesanal y en pequeña escala, Documentos sobre minería y desarrollo sostenible de las Naciones Unidas y otras organizaciones;

    3. PNUMA (2010b): Informe del Foro sobre minería artesanal y en pequeña escala del oro a nivel mundial,. Disponible en: http://www.unep.org/hazardoussubstanceschemicalsandwaste/GlobalForumonASGM/tabid/6005/Default.aspx;

    4. PNUMA (2011): Informes y publicaciones de la Asociación Mundial sobre el Mercurio,. Disponible en: http://www.unep.org/hazardoussubstanceschemicalsandwaste/Mercury/PrioritiesforAction/ArtisanalandSmallScaleGoldMining/Reports/tabid/4489/language/en US/Default.aspx;

    5. EPA de los Estados Unidos (2008): Manual for the Construction of a Mercury Collection System for Use in Gold Shops,. Disponible en: http://www.epa.gov/oia//toxics/asgm.html.

  1. Los mineros artesanales, sus familias y las comunidades circundantes deberán conocer: los riesgos de la exposición al mercurio y los peligros implícitos para la salud y los efectos ambientales del uso del mercurio en la extracción de oro artesanal y en pequeña escala.

  2. Una vez que haya aumentado el conocimiento de estas cuestiones, se deberá impartir capacitación en técnicas y sistemas para prevenir la generación de desechos.

b) Producción de monómeros de cloruro de vinilo 

  1. La producción de monómeros de cloruro de vinilo mediante el proceso del acetileno emplea cloruro mercúrico como componente del catalizador. Hay posibilidades de prevención y reducción al mínimo de los desechos que corresponden a dos categorías primordiales: a) métodos alternativos de fabricación que no utilizan mercurio; y b) mejor gestión del mercurio durante el proceso y control ambiental para capturar las liberaciones.

  2. Producción de monómeros de cloruro de vinilo sin utilizar mercurio: El monómero de cloruro de vinilo se fabrica con diversos métodos que no utilizan mercurio, que se basan de ordinario en la oxicloración del etileno (The Office of Technology Assessment, 1983). Pese a que los métodos que no utilizan mercurio son comunes en todo el mundo, en algunos países el proceso con acetileno se sigue utilizando porque es mucho menos costoso en lugares donde el carbón es más barato que el etileno (Maxson, 2011). Se están desplegando esfuerzos serios para crear un catalizador que no utilice mercurio para el proceso con acetileno. Se ha programado para principios de 2012 un ensayo de demostración a escala comercial de un catalizador que no utiliza mercurio. Si este ensayo tiene buenos resultados, la empresa que está fabricando el catalizador se propone producirlo, por lo que en los próximos años cabe prever una transición a un monómero de cloruro de vinilo sin mercurio (Jacobs y Johnson Matthey,  2011).

  3. Las medidas propuestas para reducir la generación de desechos contaminados por mercurio son: mejor gestión del mercurio y control ambiental para capturar las emisiones; desarrollo y aplicación de un catalizador con bajo contenido de mercurio; reforma tecnológica para prevenir la evaporación del cloruro mercúrico; prevención de venenos de los catalizadores; y aplazamiento de la deposición de carbono para reducir el uso del mercurio. Las medidas de control ambiental para captar las emisiones de mercurio son: adsorción mediante carbón activado en el extractor de mercurio y desadificación por medio de torres de espumación y de lavado; reciclado y reutilización del efluente que contiene mercurio; recogida de fangos cloacales que contienen mercurio; y recuperación del mercurio de sustancias evaporadas que lo contienen; perfeccionamiento de los controles de las emisiones en los recicladores y productores de catalizadores. Se deberá consultar el Informe del proyecto sobre la reducción del uso y las emisiones de mercurio en la producción de Carbide PVC” (Ministerio de Protección Ambiental, China, 2010) para obtener más información.

c) Producción de cloro álcali

  1. A medida que las fábricas van sustituyendo los procesos de fabricación de pilas de mercurio con procesos que no utilizan mercurio, se van eliminando emisiones y desechos de esta sustancia. La producción de cloro álcali sin la utilización de mercurio emplea procesos ya sea de diafragma o de membrana. De las dos, la tecnología de membrana es la más eficaz en función de los costos, debido a que consume menos electricidad total (Maxson, 2011). Aunque el proceso de fabricación de pilas de mercurio está siendo eliminado, todavía en 2010 2012 había unas 100 75 plantas que utilizaban este procedimiento en 44 40 países. En 2012 los desechos sólidos generados por esas plantas de cloro álcali ascendieron a 163.465 toneladas (PNUMA, Asociación Mundial sobre el Mercurio – Reducción del Mercurio en el Sector de los Cloroálcalis 20102012). En 2010, las plantas de cloro álcali para la fabricación de pilas de mercurio representaban cerca del 10% de la capacidad de producción mundial de cloro álcalis. En el Japón, las pilas de mercurio dejaron de utilizarse en 1986. A principios de 20102013, 31 28 % de la capacidad de producción de cloro en Europa se basaba en la tecnología de las pilas de mercurio (Euro Chlor 2010). Los fabricantes de cloro europeos se han comprometido voluntariamente a sustituir o cerrar todas las plantas de cloro álcalis que producen pilas de mercurio para 2020 (Euro Chlor 2010). En los Estados Unidos, el uso del proceso de pilas de mercurio disminuyó de 14 plantas en 1996 a cinco dos en 2007 2013 (Instituto del Cloro [2013]).(Instituto del Cloro 2009). Según la información proporcionada por el Consejo Mundial del Cloro, las plantas de cloroálcalis de Europa generaron 43.293 toneladas de desechos sólidos en 2009. De incluirse América del Norte, la India, Rusia, el Brasil, la Argentina y el Uruguay, la generación total de desechos notificada por este sector fue de 69.954 toneladas en 2009. No hay información de la cantidad de desechos generados por otras plantas del mundo [2013].)..

  2. Los desechos contaminados con el mercurio generado por las plantas de cloro álcalis pueden ser fangos cloacales semisólidos resultantes del tratamiento con agua, salmuera y sosa cáustica, el grafito y el carbono activado del tratamiento de gases, los residuos de la destilación en retortas y el mercurio en tanques/sumideros. Además de la vigilancia de posibles fugas y de una buena administración, la reducción de la evaporación del mercurio y un mejor control de las emisiones de mercurio, la recuperación del mercurio de las aguas residuales y del grafito y el carbón del tratamiento de los gases de combustión y del tratamiento con sosa cáustica podrían reducir la generación de desechos. En los siguientes documentos de consulta o sitios web se puede consultar más información:

    1. Comisión Europea. (2001): Prevención y control integrados de la contaminación 2013b. Implementación por la Comisión de la decisión de 9 de diciembre de 2013 que establece las conclusiones sobre las mejores técnicas disponibles, con arreglo a la directiva 2010/75/EU del Parlamento Europeo y sobre – Documento de referencia sobre las mejores técnicas disponibles en la industria de los cloroálcalis [en proceso de actualización]emisiones industriales, para la producción de cloro álcali (2013/732/EU. ).

    2. Sector de cloro álcali de la Asociación Mundial sobre el Mercurio.:  Disponible en: http://www.unep.org/hazardoussubstanceschemicalsandwaste/Mercury/InterimActivities/Partnerships/ChloralkaliSector/tabid/3560/language/en US/Default.aspx (este sitio web contiene más de 20 directrices para esta industria).

2. Prevención y reducción al mínimo de los desechos de productos con mercurio añadido

  1. La introducción de alternativas que no contienen mercurio y la prohibición de los productos con mercurio añadido son maneras importantes de prevenir la generación de desechos que contienen mercurio. Conforme el Convenio de Minamata, la fabricación, exportación e importación de productos con mercurio añadido específicos no se permite a partir del año 2020 (véase el párrafo 21 precedente).

  2. Como medida de transición, el establecimiento de límites máximos al contenido de mercurio en los productos para los que en el futuro previsible no se dispone de alternativas que no contienen mercurio ayudaría también a reducir la generación de desechos que contienen de mercurio, si no se dispone de alternativas que no contienen mercurio o demora mucho su eliminación generados por este sector. La adquisición de productos no contaminantes puede facilitar la sustitución de los productos con mercurio añadido por alternativas que no contienen mercurio o contienen poco mercurio.

  3. Cuando todavía se utilicen productos que contienen mercurio, es conveniente establecer un sistema cerrado seguro para la utilización del mercurio. Se deberá prevenir la contaminación por mercurio de las corrientes de desecho mediante:

    1. El uso de productos que no contengan mercurio;

    2. El establecimiento de límites máximos al contenido de mercurio en los productos; y

    3. la adquisición. La fijación de normas de adquisición para adquirir productos que no contienen mercurio y productos que contienen mercurio en cantidades inferiores a los contenidos específicos.

    Los desechos que contienen mercurio deberán ser separados de otros desechos y recogidos, y, cuando sea viable, entonces el mercurio deberá recuperarse a partir de los desechos y utilizarse en la producción (en lugar de utilizar mercurio primario), o eliminarse de manera ambientalmente racional (véase la Figura - 3). La responsabilidad ampliada de los productores deberá puede utilizarse como instrumento eficaz para alentar la fabricación de productos que no contienen mercurio o que contienen poco mercurio añadido con un contenido inferior de mercurio, y la recogida de productos al final de su vida útil después que se convierten en desechos. Otros procedimientos podrían incluir el pago de descuentos por la recogida de lámparas gastadas.



Figura 5: Sistema cerrado de aprovechamiento del mercurio


Figura   6 Sistema cerrado de aprovechamiento del mercurio

a) Productos que no contienen mercurio



  1. La sustitución del mercurio en los productos depende de factores como la eficacia o el desempeño del sustituto, el costo del sustituto y el producto, el efecto en el medio ambiente y la salud humana, la tecnología, las políticas oficiales y las economías de escala. Ya se dispone de muchos tipos de alternativas que no contienen mercurio. En las publicaciones que se indican a continuación figura información pormenorizada acerca de las alternativas que no contienen mercurio:

  1. Lista de alternativas a los productos que contienen mercurio añadido (PNUMA, 2014);

  2. Orientación técnica para la sustitución de termómetros y esfigmomanómetros de mercurio en los servicios de atención de la salud (OMS, 2010)

  3. Informe sobre los principales procesos y productos que contienen mercurio, sus productos sustitutivos y las experiencias en su sustitución por procesos y productos que no utilicen mercurio (PNUMA, 2008b); y

  4. Opciones para reducir el uso de mercurio en productos y aplicaciones, y el destino del mercurio que ya está circulando en la sociedad (Comisión Europea, 2008);.

    n Investigation of Alternatives to Mercury Containing Products, preparada para el Departamento de Protección del Medio Ambiente de Maine (Galligan y otros, 2003) Lowell Center for Sustainable Production, Universidad de Lowell, MA, 2003, http://www.maine.gov/dep/el mercurio/lcspfinal.pdf.

b) Establecimiento de límites máximos al contenido de mercurio en los productos

  1. Se deberán establecer límites al contenido de mercurio para los productos con mercurio añadido hasta que se puedan prohibir o eliminar porque de esa manera se utilizará esos límites supondrían la utilización de menos mercurio por producto en la etapa de producción, lo que, a su vez, podría dar lugar a menores limitará las emisiones de mercurio durante todo el ciclo de vida del producto. incluidas las generadas por la liberación accidental o roturas, y también reduciría la cantidad total de mercurio en los desechos que requieren un manejo específico para el mercurio. El Convenio de Minamata establece límites mínimos del contenido permitido para determinados productos (véase el párrafo 20 precedente).

  2. El establecimiento de límites máximos al contenido de mercurio en los productos se puede lograr mediante requisitos legales (véanse ejemplos en la sección III, B, 2 infra) o medidas voluntarias en el marco de un plan de gestión ambiental/del mercurio anunciado públicamente por el sector industrial. Como ya se dijo, se han establecido requisitos legales para la cantidad máxima de mercurio en cada unidad para los acumuladores y las lámparas fluorescentes en la UE para ambos productos, y en varios estados de los EE.UU. para los primeros. En el Japón, la asociación industrial correspondiente establece los límites máximos para las lámparas fluorescentes, y esos límites se han adoptado como criterio en la selección de lámparas fluorescentes para la adquisición ecológica por parte del gobierno nacional.

  3. Con miras a reducir el uso del mercurio en las lámparas fluorescentes, los fabricantes han elaborado sus propias tecnologías para asegurar que se incluya una cantidad fija de mercurio en cada lámpara, para que esté presente la cantidad mínima y necesaria de mercurio que asegure los resultados previstas de cada tipo de lámpara. Ejemplos de métodos para inyectar cantidades exactas de mercurio en las lámparas son el uso de la amalgama de mercurio, la pastilla de aleaciones de mercurio, el anillo de aleaciones de mercurio y la cápsula de mercurio en lugar de inyectar el mercurio elemental (Ministerio de Medio Ambiente del Japón, 2010).

  4. El uso de la dosificación de la amalgama de mercurio parece presentar ventajas ambientales y de rendimiento respecto del uso del mercurio elemental durante todo el ciclo de vida de las lámparas fluorescentes compactas y de otros tipos de lámparas con mercurio añadido. Su ventaja es que se reduce al mínimo la exposición de los trabajadores y consumidores, así como la liberación al medio ambiente, al vapor de mercurio durante la fabricación, el transporte, la instalación, el almacenamiento y el reciclado y la eliminación, en particular cuando las lámparas se rompen. Además, este método acertado de dosificación permite a los fabricantes producir lámparas fluorescentes compactas que contienen muy bajo contenido de mercurio (dos miligramos o menos) sin dejar de cumplir importantes requisitos de comportamiento, incluido un alto rendimiento y una larga vida útil.

c) Adquisición

  1. Se deberán alentar los programas de adquisición de productos que no contienen mercurio a fin de procurar la prevención de los desechos y promover usos de productos que no contienen mercurio y productos que contienen menos mercurio. El objetivo de las prácticas de adquisición deberá ser, siempre que sea posible, “adquirir productos que no contienen mercurio”, con excepción de los pocos casos en que no se disponga práctica o tecnológicamente de productos con mercurio añadido, o “adquirir productos con un contenido mínimo de mercurio”.

  2. Los grandes consumidores de productos con mercurio añadido, como las instituciones oficiales y los centros de salud, pueden desempeñar una importante función de estímulo a la demanda de productos que no contienen mercurio poniendo en práctica programas de adquisición que no perjudiquen el medio ambiente. En algunos casos, se podrían utilizar incentivos financieros para alentar esos programas de adquisición. Algunos Estados de los Estados Unidos, por ejemplo, han subsidiado la adquisición de termómetros que no utilizan mercurio.

3. Responsabilidad ampliada del productor

  1. Se entiende por responsabilidad ampliada del productor “un enfoque de la política ambiental según el cual la responsabilidad del productor se amplía hasta la etapa del ciclo de vida de un producto posterior al consumo”. Se considera que el “productor19“es el propietario de la marca de fábrica o el importador, excepto en casos como el empaque, y en situaciones en las que el propietario de la marca de fábrica no está claramente definido, como ocurre con los equipos electrónicos, en que el fabricante (y el importador) sería el productor (OCDE, 2001a). Los programas de responsabilidad ampliada del productor hacen responsable al productor de la gestión de los productos hasta el final de su vida útil, ya que pone el producto por primera vez en el mercado, y exime a los gobiernos municipales, además esos programas prevén y pueden proporcionar incentivos para que los productores incorporen consideraciones ambientales en el diseño de sus productos de manera que los costos ambientales del tratamiento y la eliminación se incorporen en el costo del producto. La responsabilidad ampliada de los productores se puede imponer mediante procedimientos obligatorios, negociados o voluntarios. Los programas de recogida para la recuperación pueden ser parte de los de responsabilidad ampliada del productor (véase la sección F, 3, b), d).

  2. Los programas de responsabilidad ampliada del productor, según su diseño, pueden lograr algunos objetivos: 1) aliviar al gobierno local de la carga financiera y, en ocasiones, operacional de la eliminación de los desechos/productos/materiales, 2) alentar a las empresas a diseñar productos con miras a su posible reutilización, reciclado y a la reducción de los materiales (en lo que se refiere a cantidad y peligrosidad) ; 3) incorporar los costos del manejo de los desechos en el precio del producto; 4) promover la innovación en la tecnología de reciclado. Esto promueve un mercado que refleja los efectos ambientales de los productos (OCDE 2001a). En varias publicaciones de la OCDE se pueden consultar descripciones pormenorizadas de planes de responsabilidad ampliada del productor20.

  3. En los casos en que se empleen programas de responsabilidad ampliada del productor, las Las autoridades ambientales deberán crear marcos reglamentarios en los que se determinen las responsabilidades de los interesados directos pertinentes, las normas relativas al contenido de mercurio y el manejo de los productos y los componentes del programa de responsabilidad ampliada del productor, además de alentar la participación de las partes interesadas y del público. También deberán encargarse de la vigilancia de los resultados prácticos de los programas de responsabilidad ampliada del productor (por ejemplo, cantidad de desechos recogidos, cantidad de mercurio recuperado y costos acumulados de la recogida, el reciclado y el almacenamiento) y de recomendar los cambios que sean necesarios. En la implementación de los programas de responsabilidad ampliada del productor la La responsabilidad deberá recaer en se comparte debidamente por todos los productores de los productos de que se trate y no se deberá permitir que existan beneficiarios parásitos (productores que no asumen sus responsabilidades), de lo contrario los demás productores tendrán que asumir costos que no son desproporcionados respecto de la parte que les corresponde a sus productos en ese mercado.

  4. En la Unión Europea, por ejemplo, las lámparas fluorescentes, incluidas las compactas, son uno de los productos sujetos a los requisitos de la Directiva sobre equipo eléctrico y electrónico de desecho. Según esta Directiva, el productor asume la responsabilidad del manejo de determinados productos que contienen, entre otras cosas, mercurio al final de su vida útil. Otros ejemplos de programas de devolución son el programa de responsabilidad ampliada de los productores por los acumuladores en la EU, por las lámparas fluorescentes y las baterías en la República de Corea21.

F. Manipulación, separación, recogida, empaque, etiquetado, transporte and y almacenamiento

  1. Los procedimientos de manipulación, separación, recogida, empaque, etiquetado, transporte y almacenamiento mientras no se eliminen los desechos consistentes ende mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o estén contaminados con él son parecidos a los establecidos para otros desechos peligrosos. El Las propiedades físicas y químicas del mercurio tiene algunas propiedades físicas y químicas que le confieren gran movilidad en el medio ambiente y requieren otras precauciones y otras técnicas de manipulación pero, en su forma elemental, no es difícil reconocerlo. Además, las técnicas más perfeccionadas de medición exacta en la práctica y en los laboratorios, cuando se dispone de ellas, pueden hacer que la detección y la vigilancia de los derrames se realicen de manera relativamente clara y concisa.

  2. En la presente sección se imparte orientación técnica concreta acerca de la manipulación más adecuada de los desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o estén contaminados con él, pero es una necesidad imperiosa que los generadores de esos desechos consulten los requisitos específicos establecidos por las autoridades nacionales y locales y los cumplan al pie de la letra. En relación con el transporte y el movimiento transfronterizo de desechos peligrosos, se deberán consultar los documentos siguientes para determinar los requisitos específicos:

    1. Convenio de Basilea. 1995a: . Manual para la aplicación del Convenio de Basilea (SCB 1995a);

    2. Organización Marítima Internacional, 2014. (OMI): Código Marítimo Internacional de Mercancías Peligrosas, Edición de 2014 (OMI 2002);

    3. Organización de Aviación Civil Internacional. 2013. (OACI): Instrucciones técnicas para el transporte sin riesgos de mercancías peligrosas por vía aérea, Edición de 2013 2014 (OACI 2001);

    4. Asociación Internacional de Transporte Aéreo. 2014. (IATA): Reglamentación de Mercancías Peligrosas (IATA 2007); y

    5. CEPE. 2013.: Recomendaciones de las Naciones Unidas sobre el Transporte de Mercancías Peligrosas, Reglamento Modelo (CEPE 2007).

  3. En las fuentes que figuran a continuación se pueden consultar materiales de orientación sobre productos específicos para la manipulación, la separación, la recogida, el empaque, el etiquetado, el transporte y el almacenamiento de esos desechos:

    1. PNUD. 2010. Dispositivos médicos: Guía para la limpieza, almacenamiento temporal o intermedio y transporte de desechos de mercurio desde las instalaciones de salud;

    2. OMS. 2010. Desechos de amalgama dental: “Capítulo 6. Mejores prácticas para el manejo de los desechos de amalgama” en Uso futuro de materiales de restauración dental; y

    3. Lámparas fluorescentes: Training Module (1 hour version) for Generators and Handlers of Fluorescent and Mercury Containing Lamps (and Ballasts) (The Lamp Recycling Outreach Project).

1. Manipulación

  1. Los encargados de manipular desechos consistentes en de mercurio elemental deberán prestar atención especial a la prevención de la evaporación y del derrame de mercurio elemental en el medio ambiente. Esos desechos deberán colocarse en un contenedor hermético a los gases y estanco que lleve un distintivo que indique que el mercurio elemental que contiene es “tóxico”. Los recipientes de acero diseñados especialmente son muy apropiados para este fin, debido a que el mercurio se amalgama con muchos metales (por ejemplo, zinc, cobre y plata). Algunos plásticos son permeables a los vapores de mercurio y se deben evitar siempre que sea posible.

  2. Los usuarios finales deberán manipularlo de manera segura e impedir rotura o daños a los productos con mercurio añadido como lámparas fluorescentes, termómetros, dispositivos eléctricos y electrónicos, etc. Los productos con mercurio añadido de desecho, como pinturas y plaguicidas, se manipularán de manera segura y no se deberán descargar en fregaderos, inodoros, drenajes pluviales u otros sistemas de captación del agua de lluvia. Estos desechos no deberán mezclarse con otros desechos. Si esos dispositivos de desechos se rompen o derraman accidentalmente, se deberá aplicar el procedimiento de limpieza (véase la sección III, L infra).

  3. Los encargados de manipular desechos contaminados con mercurio no deberán mezclarlos con otros desechos. Esos desechos se colocarán en un contenedor recipiente sellado para impedir su liberación al medio ambiente.

2. Separación

  1. La separación y recogida de desechos consistentes ende mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o están contaminados con él son factores fundamentales en el manejo ambientalmente racional porque, si esos desechos son eliminados simplemente como desechos sólidos urbanos sin separarlos de ningún modo, el contenido de mercurio en los desechos puede ser liberado al medio ambiente a causa del vertimiento o la incineración. Los desechos que contienen mercurio o están contaminados con este se deberán separar de los demás desechos sin que se produzca rotura o contaminación. Se recomienda recogerlos separados de la basura de los hogares y de otros generadores de desechos, como son las empresas, los gobiernos, las escuelas y otras organizaciones, debido a la diferencia que existe entre la cantidad de desechos que genera cada uno de estos dos sectores.

  2. Los desechos de mercurio industrial se deben manejar como desechos peligrosos separadamente de otros desechos generados en la instalación, según lo dispone la legislación nacional. El manejo por separado de esos desechos posibilita el tratamiento adecuado para o bien extraer el mercurio de los desechos, o estabilizar los desechos para su debida eliminación, sin diluir el contenido de mercurio. La dilución del mercurio en los desechos mezclándolo con otros desechos disminuiría la eficacia del tratamiento, o podría disminuir indebidamente la concentración del mercurio por debajo del umbral, o los umbrales, que se han de establecer con arreglo al párrafo 2 del artículo 11 del Convenio de Minamata, lo cual impediría manejar correctamente los desechos.

  3. Al ejecutar programas de recogida de desechos consistentes en de mercurio elemental y desechos que contienen mercurio o estén contaminados con él, en particular en el caso de productos con mercurio añadido de desecho, generados por hogares y entidades comerciales o institucionales, se deberán tomar en consideración los siguientes aspectos:

    1. Dar a conocer el programa, los lugares de depósito y el calendario de recogida a todos los posibles poseedores de esos desechos;

    2. Dar tiempo suficiente para que los programas de recogida completen la recogida de todos esos desechos;

    3. Incluir en el programa, siempre y cuando sea práctica, la recogida de todos esos desechos;

    4. Poner a la disposición de los poseedores de los desechos que requieran reempaque o aplicación de medidas de seguridad para el transporte los contenedores aprobados y materiales para el transporte seguro;

    5. Establecer mecanismos de recogida simples y de bajo costo;

    6. Velar por la seguridad tanto de los que llevan esos desechos a los depósitos como de los trabajadores de esos depósitos;

    7. Asegurarse de que los operadores de los depósitos estén utilizando el método de eliminación aceptado;

    8. Velar por que el programa y las instalaciones cumplan todos los requisitos legislativos aplicables; y

    9. Cerciorarse de que esos desechos queden separados de las demás corrientes de desechos.

  4. Con sujeción a la legislación nacional o local, el El etiquetado de productos que contienen mercurio puede contribuir a asegurar la debida separación y, en consecuencia, la eliminación ambientalmente racional de productos con mercurio añadido al final de su vida útil. El productor deberá establecer un sistema de etiquetado durante el proceso de fabricación que ayude a los programas de recogida/reciclado a identificar los productos que contienen mercurio y necesitan manipulación especial22. El etiquetado tendrá que cumplir el reglamento nacional de notificación del derecho a conocer la presencia, la identidad y las propiedades de una sustancia tóxica en los productos. Lo más probable es que en la etiqueta haya que especificar las condiciones precisas de funcionamiento y cuidado durante el uso. Tal vez se incluyan instrucciones sobre manipulación hasta el final de la vida útil desechos que alienten el reciclado y prevengan la eliminación indebida.

  5. En el sistema de etiquetado de un “producto con mercurio añadido” se podrían lograr los objetivos siguientes23:

    1. Informar a los consumidores en el lugar de adquisición que el producto contiene mercurio y posiblemente exija una manipulación especial al final de su vida útil;

    2. Identificar los productos en el lugar de eliminación para que queden separados de la corriente de desechos destinada a vertederos o a la incineración y así poder reciclarlos;

    3. Informar a los consumidores que un producto contiene mercurio, para que tengan información que les ayude a procurar alternativas menos perjudiciales; y

    4. Notificar el derecho a conocer sobre una sustancia tóxica.

  6. Los fabricantes pueden indicar que los productos contienen mercurio imprimiendo en ellos el símbolo químico internacional del mercurio, “Hg”. Por ejemplo, en los Estados Unidos es obligatorio que los productos con mercurio añadido lleven este símbolo24: . En la Unión Europea, por ejemplo, el símbolo químico “Hg” es obligatorio que figure impreso en las baterías que contienen mercurio según la Directiva 2006/66/CE. El uso de un emblema parecido en las etiquetas de las cajas de lámparas que son objeto de comercio internacional podría promover el reconocimiento general de que la lámpara contiene mercurio. Se podría incluir más información en los idiomas vernáculos correspondientes para explicar el uso del símbolo .

  7. En los Estados Unidos, la sección de lámparas (“bombillas”) de la Asociación Nacional de Fabricantes de Artículos Eléctricos (NEMA) insiste en que un criterio nacional o internacional armonizado en relación con el etiquetado de las lámparas que contienen con mercurio añadido es un componente esencial de una distribución eficaz y económica de lámparas de alto rendimiento25. El 18 19 de junio julio de 2010, la Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos promulgó una norma26 en la que se exige que, a partir del 19 de julio enero de 20122011, en el empaque de lámparas fluorescentes compactas, lámparas de diodos emisores de luz (LED) y lámparas incandescentes tradicionales, se deben pegar nuevas etiquetas que ayuden a los consumidores a seleccionar las lámparas de mayor rendimiento para sus necesidades de iluminación. En el caso de lámparas con mercurio añadido, tanto en las etiquetas el empaque como en las propias lámparas se incluirá el siguiente aviso27:


    Eliminación de mercurio



    epa.gov/cfl.

    Figura 7 Ejemplo de etiquetado de un producto (lámpara fluorescente; izquierda para el empaque y derecha para el producto)


Contiene mercurio

Obtenga más información sobre limpieza


y eliminación segura en epa.gov/cfl.




  1. Figura 8 Ejemplo de etiquetado de un producto (lámpara fluorescente)Cuando se exportan productos con mercurio añadido a otros países donde esos productos se convierten en desechos, existe la posibilidad de que los consumidores, los usuarios y otros interesados directos locales no puedan leer la etiqueta de esos productos en un idioma extranjero. En este caso, los importadores, los exportadores, los fabricantes u otros organismos nacionales encargados del etiquetado del producto deberán utilizar el idioma apropiado o el idioma vernáculo.

3. Recogida

a) Recogida de desechos consistentes en mercurio elemental o compuestos de mercurio

  1. Los desechos consistentes en mercurio elemental o compuestos de mercurio (por ejemplo, tras el cierre de una planta de cloro álcalis) suelen ser diferentes difieren de otros desechos de mercurio en volumen y en cuanto a los riesgos que plantean, si no son manipulados como es debidose manipulan indebidamente. Esos riesgos también podrían generarse en grandes volúmenes, lo cual dificulta su recogida de manera segura. El mercurio elemental a granel debe ser cuidadosamente empacado en contenedores adecuados antes de su envío a las instalaciones de almacenamiento o evacuación designadas28.

b) Recogida de desechos de productos con que contienen mercurio añadido

  1. Después de convertirse en desechos, los productos con mercurio añadido deberían recogerse separadamente de otros desechos con la menor facturación física o contaminación posible. Se recomienda recoger separadamente los desechos generados por hogares y otras entidades que generan desechos, como empresas, gobiernos, escuelas y otras organizaciones, debido a que la cantidad de desechos generados por esos dos sectores difiere.

  2. Son tres las opciones para la recogida de productos de desechos que contienen con mercurio añadido como las lámparas fluorescentes, las pilas, los termómetros y los dispositivos electrónicos domésticos que contienen mercurio los que se mencionan en el párrafo 21 precedente generados por hogares (las baterías de mercurio se pueden recoger junto con otros tipos de baterías); ). esas Esas opciones se examinan en las tres secciones que siguen.


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal