Mother House 17 de noviembre de 2009



Descargar 14.32 Kb.
Fecha de conversión26.06.2018
Tamaño14.32 Kb.

+LDM

Mother House

17 de noviembre de 2009
Mis queridos Colaboradores, Colaboradores Enfermos y Sufrientes, LMCs y Voluntarios.-
¡Os deseo un Ferviente Adviento y una Feliz navidad!
“Creado para cosas grandes, amar y ser amado”.

Todos nosotros, en nuestra Familia de MCs, compartimos este tema en nuestro Programa de Preparación del cumpleaños centenario de Madre Teresa. Estamos llamados a ser canales de paz en la Iglesia y en el mundo de hoy. Dondequiera que Dios nos haya puesto. Él quiere derramar su Paz por medio de nosotros a nuestros hermanos y hermanas.


Me gustaría compartir con vosotros una historia de Navidad, que me ha ayudado a ver quién quiere ser Jesús para mí:
Fabio, un niño de ocho años, estaba sentado enfrente del ‘Nacimiento’ y mirando al Niño Jesús. Después de cierto tiempo se durmió y en su sueño el Niño Jesús volvía a vivir y a mirarle con unos Amorosos Ojos y con una Amable Sonrisa. Jesús movió sus labios y le decía: “Fabio, Me darás tres regalos?”. Él quería mucho al Niño Jesús y pensó que tal vez Jesús le pediría su nueva bicicleta, su nuevo libro de pintura y su nuevo jersey. Viendo los ojos expectantes de Jesús, Fabio respondió brevemente: “Sí, Jesús, cualquier cosa que me pidas te la daré”.
“Fabio, ¿Me darás la última composición que escribiste en el Colegio?”. Fabio contuvo sus respiración: “Pero, Jesús, ¿Esa que el Profesor la calificó con un suspenso?” “Fabio, esa es la que quiero que me des y que me prometas que cada cosa que falle en tu vida, siempre me la darás”. Fabio se sintió aliviado: “Sí, Jesús, te prometo que te lo daré”.
“El segundo regalo que quiero que me hagas es tu vaso de leche roto”. Fabio se sentía muy mal. “Jesús, está roto”. “Quiero eso y que me prometas que me darás todo lo que esté roto en tu vida, ¿Harás eso?”. Fabio se lo prometió de buena gana.
“El tercer regalo que quiero tuyo es la respuesta que le diste a tu madre, cuando te preguntó cómo se había roto el vaso de leche”. Entonces, Fabio rompió a llorar y lloraba amargamente. “Eso no te lo puedo dar, Jesús, dije una mentira, diciéndole que se había roto cuando se cayó de mi mano; pero, la realidad fue que lo estrellé contra el suelo porque estaba enfadado”. “Quiero que me des esa mentira y todas las mentiras de tu vida, ¿Harás eso?”. Los ojos de Fabio estaban cabizbajos, lentamente alzó su mirada hacia los Amorosos Ojos de Jesús y hacia su Amable Sonrisa. Esperanzado y confiado en su corazón, se lo prometió: “Sí, Jesús, te daré mis mentiras”.
Después, Fabio se despertó y su corazón estaba lleno de una profunda paz y de una renovada alegría. Sabía que: “Jesús, mi Salvador, nació hoy en mi corazón”.
En Navidad, el indefenso Niño Jesús cuestiona nuestros valores. Él continúa trayéndonos la ‘Buena Nueva’, al invitarnos a darle todo aquello que pensamos que no es bueno para dárselo a Dios.
Que la alegría de la experiencia de la aceptación incondicional de Dios, llene vuestro corazón con el conocimiento y convencimiento seguro de que “Dios me Ama tanto, que envió a su Único Hijo a Redimirme”. Ponderar en vuestro corazón las Amorosas Palabras que Jesús te dirige únicamente a ti, cuando pases tiempo mirándole en el ‘Nacimiento’.
Esforzaros en poner amor donde no hay amor y encontraréis amor. Esforzaros en poner paz donde no hay paz y encontraréis paz. De esa manera, Jesús nacerá en vuestro corazón, en vuestra familia y en vuestro lugar de trabajo.
Tuve la alegría de encontrarme con nuestros queridos Colaboradores y Voluntarios de Inglaterra, Gales, Escocia e Irlanda, en mi visita de junio y julio de este año. Es una prioridad de mi corazón expresarles mi gratitud y la de toda la Congregación de una manera muy particular y especial, por la fe que ponéis en Madre Teresa y el trabajo cuando aún no se la conocía. El amor a los pobres y la confianza en la misión de Madre Teresa, ha motivado a miles de generosas almas a hacer brotar fondos para los pobres en Calcuta, organizando incontables iniciativas. Porque ayudasteis a Madre en sus primeros años, la Congregación ha sido capaz de llegar a los pobres de 136 países hoy día.
En septiembre visité nuestras Comunidades del Lejano Este. También se alegran de la ayuda de tantos Colaboradores entusiastas y Voluntarios, que amorosamente comparten su humilde trabajo y quieren rezar ansiosos con las Hermanas. Sencillez y alegría atraen a las almas a restar un poco de las tensiones y demandas de la vida.
Me gustaría pediros oraciones especiales a Madre Teresa por la curación del P. Joseph Langford, MC., el cofundador de los Padres Misioneros de la Caridad, para que por medio de la intercesión de Madre Teresa se cure, si así es la Voluntad de Dios. La celebración de su Jubileo se vio oscurecida por las noticias del diagnóstico de la enfermedad ‘Mycloma Múltiple’ que él padece, la cual causa Amyloidosis. Él conoce personalmente a muchos de vosotros y vuestro apoyo en la oración significará mucho para él.
Para el centenario del cumpleaños de Madre Teresa, algunos de vosotros podéis tener inspiraciones para expresar vuestros sentimientos hacia Madre, preferentemente no acerca de, sino de la Madre. Si me los enviáis, me alegrará compartirlos con los demás.
Gracias por el maravilloso don mutuo, para los pobres y para las Hermanas y Hermanos MC.
Os deseo un ferviente Adviento y una Feliz navidad, que Jesús os llene con la Paz de Dios y que la irradiéis a todo vuestro alrededor.
Estoy muy agradecida por vuestras oraciones por mi, las cuales me dan el coraje de buscar la Voluntad de Dios en todas las cosas.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal