Meteoritos



Descargar 337.02 Kb.
Página1/4
Fecha de conversión14.11.2017
Tamaño337.02 Kb.
  1   2   3   4

Página de




METEORITOS
Definición de meteorito. TRANSP-1/16

Un meteorito es cualquier cuerpo sólido natural que llega a la Tierra desde el espacio exterior. Por tanto no se consideran meteoritos las chatarras de ingenios artificiales.


Bólidos (fireballs) son aquellos meteoritos que poseen un brillo igual o mayor al del planeta Venus.
Micrometeoritos son los meteoritos que tienen un diámetro menor de 1 mm.
Meteoro es cualquier fenómeno que ocurra en la atmósfera terrestre por causas astronómicas. Parte de los meteoros son originados por el paso de un meteorito a través de la atmósfera terrestre. Puede ser por ejemplo un trazo luminoso o un rastro de humo. Otros meteoros son causados por otros agentes: cometas, erupciones volcánicas, fenómenos electromagnéticos etc.
Fenómenos que acompañan la caída de meteoritos

 Normalmente originan fenómenos luminosos (estrellas fugaces) Se han descrito bolas de fuego brillante con una cola muy luminosa, de intensidad parecida a la del Sol. La luz suele ser blanca pero puede aparecer verdosa, rojiza o amarillenta.

-También en algunos casos producen fenómenos sonoros. Se han descrito ruidos como truenos o detonaciones.

 A veces originan una detonación al chocar contra el suelo. Para esto deben tener un cierto tamaño.

 Pueden originar cráteres meteoríticos.

 En ocasiones se desintegran a su paso por la atmósfera y forman rastros de polvo meteorítico o rastros de humo.


Interés del estudio de los meteoritos

Aparte de su interés astronómico o astrofísico tienen mucho interés tanto desde el punto de vista geológico como desde el punto de vista geoquímico:

-estudio del Sistema Solar

 Hasta 1969 era el único material extraterrestre que poseíamos y que podíamos estudiar directamente. Al ser los meteoritos objetos pertenecientes a nuestro Sistema Solar, interesa conocer la relación que tienen con los otros cuerpos planetarios.


-Algunos meteoritos representan el material mas primitivo del Sistema Solar porque no han sufrido fraccionamiento químico ni cambios desde su formacion. Por tanto son la clave para conocer la composición del Sistema Solar , la abundancia cósmica de los elementos.

- Inclusiones ricas en Al,Ca en la condrita carbonácea de Allende pueden representar incluso material previo al de la NSP y nos permiten comprobar la validez de la secuencia de condensación de los minerales a partir de la NSP.
 Al chocar los meteoritos con los otros cuerpos del Sistema Solar producen cráteres de impacto que modifican o condicionan los rasgos morfológicos del planeta en cuestión. Por ejemplo en la Tierra tenemos el Meteor Crater, producido por el impacto de un gran meteorito. Las superficies de Mercurio, Marte y la Luna están totalmente cubiertas de cráteres de impacto de meteoritos.
 Al suponerse que los meteoritos representan materiales que se formaron en condiciones comparables a las existentes en el interior de la Tierra son una fuente de datos muy valiosos para conocer o establecer hipótesis de los materiales de nuestro manto o núcleo. Fue Boisse, A. en 1850 el que sugirió por vez primera el que los meteoritos podrían dar información acerca de la composición global de la Tierra.
- También nos pueden dar información de algunos acontecimientos geológicos, por ejemplo la extinción de los dinosaurios.

El Iridio es un elemento químico que solo se encuentra en cantidades significativas en los meteoritos y en depósitos volcánicos( por ej. durante la erupción del Kilauea, en Hawaii, en Enero 83)

La existencia de una capa sedimentaria rica en Ir en muchos lugares geográficos, marcando el final del Cretácico ha sido interpretada por algunos autores como debida al impacto de un gigantesco meteorito que habría acabado con la vida de los dinosaurios. Otros autores consideran en cambio que por el contrario fue la extinción de los cocolitos y de muchos foraminíferos la que causó un hiato en la deposición de carbonatos, lo cual permitió que el polvo meteórico se acumulara en cantidades significativas.

Desde el punto de vista geoquímico los meteoritos presentan un interés enorme porque nos aportan gran cúmulo de datos y nos ofrecen un campo de estudio importantísimo en temas relacionados con:

 Abundancias isotópicas de los elementos. Salvo algunas excepciones las composiciones isotópicas de los elementos son idénticas en los meteoritos, en La Tierra y en la Luna, lo que confirma que todos estos cuerpos planetarios proceden de la NSP.
 Determinaciones de isótopos en los meteoritos han permitido calcular la edad del Sistema Solar y por tanto de la Tierra.
 Caracteres geoquímicos primarios de los elementos: como en algunos meteoritos coexisten las 3 fases metálica, sulfurada y silicatada puede estudiarse el reparto de un determinado elemento en cada una de las fases, es decir el carácter geoquímica del elemento.
 Condiciones de formación de minerales en ambientes extraterrestres.


Historia del estudio de los meteoritos
Desde la Antigüedad hay noticias aisladas de caídas de meteoritos, algunos de los cuales han sido conservados en templos y venerados como objetos sagrados.

Anaxagoras (500 a 428 a.J.C.) ya los suponía de origen extraterrestre. Consideraba al Sol como una roca ardiente y como en los meteoritos se encontraba metal fundido razonó que los meteoritos no podían proceder sino del Sol. Preguntado Anaxágoras sobre el fin de la vida respondió: “El estudio del Sol, de la luna y de los cielos”

Plinio el Viejo (23 a 79 dC.) relata que Anaxagoras usó sus conocimientos de Astronomía para predecir (hacia el 465 aC.) la caída de una piedra del Sol, que efectivamente cayó el día predicho en Aegos, Potamo, distrito de Tracia

También Plinio listó una serie .de piedras "caídas del cielo" y adoradas en templos antiguos, pero describió objetos tan variados como fósiles, artefactos prehistóricos, carne, sangre, leche, lana y ladrillos.

En Japón, en el año 861 cayó un meteorito en un monasterio y desde entonces se ha conservado allí, en el templo sintoista de Nogata- shi.

El médico y filósofo cordobés, Averroes, (s.XII) describe un meteorito de unos 40 Kg. del que se manufacturó una espada.

En 1492 se observó una caída en Ensisheim, en Alsacia. Se oyó una gigantesca explosión y un muchacho vio caer una gran piedra negra en un campo de cereales justo a las afueras de la ciudad. Encontraron la piedra en un agujero de unos 2 m. de profundidad y estimaron su peso en unos 150 Kg.

En 1576 los nativos del Norte de Argentina llevaron a los soldados españoles hasta un enorme siderito medio enterrado.

Por todo esto hasta el Renacimiento nadie ponía en duda que existían piedras caídas del cielo

Pero en 1565 el naturalista Gesner (1516-1563) escribe un libro en el que cataloga como piedras caídas del cielo a artefactos prehistóricos, fósiles como caparazones de erizos de mar, belemnites, dientes de tiburón etc. Cuando se estableció el origen de estas piedras se empezó a dudar de todos los objetos caídos del cielo considerando a todos los relatos como errores debidos a supersticiones del vulgo. Como consecuencia de la confusión de Gesner durante todo el siglo XVIII hay una gran controversia. El hecho de que estos hierros o estas piedras hayan podido caer del cielo es algo que choca a los espíritus razonables, sin embargo hay numerosos relatos de personas que los han visto caer. Los meteoritos intrigan al mundo científico, comenzándose los estudios y análisis sistemáticos de los mismos.


Troili, en 1766, estudió el meteorito Albaredo, Modena, Italia y descubrió en él un sulfuro de Fe,
que aunque parecido a la pirrotina tenía una serie de características distintivas y se le denominó troilita en su honor.
Sin embargo, Lavoisier, en 1769 prefiere ver el efecto del rayo sobre las rocas terrestres y la Academia de Ciencias de París pone bajo sospecha los meteoritos, criticando a los "cerebros tan obtusos que pudieran creer seriamente que masas de piedras cayeran del cielo"
LAPLACE (1749-1827)a quien ya conocemos por haber puesto las bases matemáticas a la hipótesis nebular) considera a los meteoritos como deyecciones de los volcanes lunares.

El viajero Pallas (1741-1811) ha visto en 1772 el gran siderolito caído en las riberas de Yenisey, en Siberia. Este siderolito – de unos 700 Kg. de peso- se conoce como meteorito Pallas o Meteorito Krasnojarsk. Sus guías tártaros consideraban el meteorito como una reliquia sagrada que había caído del cielo.

En 1773 el francés Proust (1754-1826) que trabajaba en el Alcázar de Segovia para la Academia del Ejercito, estudia una condrita de 4 Kg. caída en Sena (Huesca). También estudió el siderito de Campo de Cielo, Argentina, encontrando Ni en su composición.
En 1776 los meteoritos de la colección del museo de Viena son retirados de las vitrinas como dudosos.
En 1777 tres químicos, entre ellos Lavoisier analizaron el meteorito de Lucé, caído en 1768 cerca de un grupo de agricultores. El análisis dio como resultado 55% de vidrio, 6% de Fe metal y 8,5% de sulfuro. La interpretan según la hipótesis que ya había establecido Lavoisier como una arenisca con pirita probablemente golpeada por un rayo lo que la fundió en parte.

En 1790 el abate Stútz del Museo de Historia Natural de Viena estudia dos de los meteoritos retirados como "dudosos": Uno de ellos, un siderito de unos 30 Kg. de peso se vio caer en Agram (Croacia) en 1751. Hay relatos de 7 testigos que describen una gran bola de fuego en el cielo que se divide en dos durante una gran explosión. El segundo meteorito se recupero cerca de Eichstädt, en Bavaria, después de una gran explosión, en Febrero de 1785.

La sinceridad y concordancia de los relatos convenció a Stütz que se trataba de un fenómeno a investigar. Sin embargo pesan tanto sobre él las ideas de Lavoisier que los interpreta como resultado de la acción de un rayo sobre materiales terrestres. La electricidad habría podido reducir el oxido de Fe a Fe metal y habría confundido a los testigos induciéndoles a creer que habían visto caer piedras del cielo.

También en 1790 unos 300 testigos firmaron haber presenciado una lluvia de meteoritos en Gascuña.


Pocos años mas tarde, en 1794, CHLADNI (1756-1827) demuestra que los meteoritos son de origen cósmico. A esta conclusión llega en su libro:” Sobre el origen de la masa de hierro descubierta por Pallas y de otras masas de hierro similares y de los fenómenos luminosos acompañantes”. Considera a los meteoritos como fragmentos de planetas rotos o como material residual de la formación de planetas. A este autor se le suele considerar como el primero que estudió sistemáticamente los meteoritos, a pesar de que los autores citados anteriormente ya habían reconocido los meteoritos como procedentes del espacio exterior y los habían estudiado. A pesar de ello la "ciencia oficial" todavía no lo acababa de creer y así Chladni no cita en su libro los nombres de los autores que coinciden con él para evitar dañar su reputación

Es preciso esperar a la "caida" del L'Aigle, en Orne, en 1803, estudiada por BIOT, para convencer a los últimos escépticos. En l'Aigle, en Normandía, cayeron unas 3000 piedras y Biot se desplazó a la zona, habló con los testigos y realizó un mapa en el que señalo el área elipsoidal donde cayeron todas las piedras. Este es el primer mapa de una "caída" de meteoritos.

En los últimos 30 años el conocimiento de los meteoritos ha progresado mucho debido a dos hechos fundamentales:

Proyecto ANSMET (Antartic Search Meteorites), para recuperar meteoritos en la Antártida. En 1969 un grupo de glaciologistas japoneses recogieron 9 pequeños fragmentos rocosos en un campo de hielo en la Antártida. Al estudiarlos en Japón se vio que pertenecían a 4 tipos de meteoritos diferentes Esto constituía el primer ejemplo claro de concentración de meteoritos y a partir de 1973 se han organizado expediciones japonesas, americanas y mas recientemente europeas con objeto de recuperar meteoritos. Hasta la fecha se han recuperado así mas de 17.000 meteoritos, entre ellos 13 caídos de la Luna y 6 de Marte

En los desiertos áridos de la Tierra, allí donde el viento no permite que se deposite suelo, también se han encontrado meteoritos acumulados en gran cantidad: Así ocurre en las Llanuras de Roosvelt County, en Nuevo Méjico, en algunas zonas del desierto del Sahara, en Argelia y Libia y sobre todo en la llanura Nullarbor, en Australia, donde en los últimos 10 años se han recuperado unos 2000 meteoritos

Sonda NEAR.(Near Earth Asteroid Rendez-Vous). Es una nave de la NASA con 805 Kg. de peso y un coste de unos 37.000 millones de pesetas. Fue lanzada en 1996 desde Cabo Cañaveral, en Florida y llegó a la órbita del asteroide Eros (de unos 33 Km. ) en octubre del 2000 y ha permanecido en órbita alrededor de dicho asteroide enviándonos fotografías desde distancias de tan solo 5,4 Km.


¿Que hacer cuando se encuentra un meteorito?
Cuando se encuentra un meteorito deben seguirse los siguientes criterios adoptados internacionalmente:
1) Cada meteorito recibe un nombre propio, normalmente referente al lugar o localidad geográfica donde cayó (pueblo, accidente topográfico, región, etc.). Esto permite su localización inmediata (antes se añadía también el nombre propio del que lo encontró)
2) Si el meteorito se fragmenta en su caída todos los trozos reciben el mismo nombre puesto que pertenecen al mismo meteorito.
3) Todos los datos del meteorito están catalogados en catálogos cuyas ediciones se suceden periódicamente. Por ejemplo el catálogo de G.T. Prior (edición del año 1953 por M.H.Hey ) En este catálogo todos los meteoritos conocidos están ordenados por orden alfabético y para cada uno de ellos existen los siguientes datos:

a) Nombre

b) Coordenadas del lugar geográfico donde cayó o se encontró.

c) Clasificación

d) Fenómenos que acompañaron a su caída y relato del suceso.

e) Revista científica en la que aparecen datos sobre su constitución, quimismo y caracteres petrológicos.

f) Lugar (Museo o institución científica) en donde se conserven los trozos o el meteorito completo.

Clasificación y nomenclatura de los meteoritos.
Los meteoritos se pueden clasificar con arreglo a distintos criterios. TRANSP- 1/16
Atendiendo a la manera de encontrarse se habla de:
meteoritos Caídos ("Falls") es decir, los recogidos tras haberles visto caer y de

meteoritos hallados o Hallazgos ("Finds"), es decir, meteoritos encontrados y reconocidos como tales por sus caracteres pero que no se han visto caer.
Atendiendo a su contenido en metales pueden dividirse en:

Sideritos >90% de aleación FeNi

Siderolitos  50% FeNi.

Aerolitos: Condritas  10% FeNi

Acondritas <1% FeNi

Atendiendo a su origen pueden dividirse en:



No diferenciados: Condritas, procedentes de cuerpos padres que acrecionaron los últimos, cuando ya no quedaba 26Al, por lo que no se calientan ni funden. Incorporan volátiles que ya se habrían condensado.

Diferenciados: Todos los demás, diferenciados en mayor o menor medida. Procedentes de cuerpos padre que acrecionaron los primeros, por lo que todavía existe 26Al, que al desintegrase da calor y les permite fundirse. No incorporan volátiles porque todavía no se habrían condensado

Hay muchos sideritos hallados porque:

- se reconocen mejor en el campo

- son mas resistentes a la meteorización.


Dimensiones de los meteoritos.

Pueden ser desde partículas microscópicas, micrometeoritos, polvo cósmico, de unos 0.2 mm de diámetro hasta masas enormes, de varios cientos de toneladas. El asteroide CERES es el mayor meteorito potencial, con un radio de 390 Km.




  • Afortunadamente los meteoritos grandes son muy raros. Se ha calculado que meteoritos de 10 Km. de diámetro ( 1billon Tm) alcanzarían la Tierra muy raramente, uno cada 100 M.a.

  • Para los meteoritos mayores de 1 Kg. se calcula que cada año hay un flujo de unos 100.000. De estos parece que solo unos pocos miles alcanzarían la superficie de la Tierra y que de ellos solo alrededor de 100 serían mayores de 100 Kg. El mayor meteorito encontrado es el Meteorito Hoba (Africa del SW) de aproximadamente 60 Tm.

  • Los meteoritos mayores suelen desintegrarse o fragmentarse en la atmósfera o al hacer impacto con el suelo. Se han citado "lluvias" de miles o de cientos de miles de trozos desperdigados en áreas elípticas de varios Km. de longitud. El que se rompa en pequeñas piezas es debido a las grandes fuerzas debidas al calor y a las diferencias de presión según caen a través de la atmósfera

  • La gran mayoría de estrellas fugaces son causadas por meteoritos de tamaño de gravilla o de arena gruesa. Se vaporizan totalmente y nunca llegan a la superficie. Muchas de las estrellas fugaces o lluvias de estrellas proceden de los restos de cometas y son muy frecuentes en determinadas épocas:

  • Las Perseidas o lagrimas de San Lorenzo, por agosto, son los restos del cometa Swift Tuttle.

  • Las Leónidas son restos del cometa Tempel Tuttle.

  • Los meteoritos más pequeños (micrometeoritos) son tan pequeños que la fricción que causan no es lo bastante grande como para que se fundan o se vaporicen. Se comportan en la atmósfera como el polvo. El tamaño del polvo meteorítico está comprendido entre 0,05 y 0,5 mm. Se estima que en forma de polvo caen unas 100 Tm./ día equivalentes a unas 40.000 Tm/a.



Cantidades de meteoritos caídos y aumento anual de la masa de la Tierra

Se estima que en toda la Tierra, al cabo de un año, colisionan unos 1000 meteoritos. Como el océano cubre un 75% del planeta solo caerían unos 250 en tierra firme y de ellos solo se recobran una pequeña cantidad: unos 6 meteoritos por año como promedio a lo largo del siglo XX. El número de hallazgos depende mucho de la densidad de población y del nivel cultural de los habitantes del área en que hayan caído, así como de las propiedades del suelo. En Europa hay muchos instrumentos prehistóricos fabricados con meteoritos. Se conocen más de 1500 localidades en que se han encontrado meteoritos "caídos" o "hallazgos".

En realidad la caída de meteoritos es una continuación al fenómeno de la acrección. El porcentaje de "caídas" es mas representativo que el porcentaje de "hallazgos", donde predominan mucho los metálicos.

La masa que anualmente viene a aumentar la masa de la Tierra es dificil de calcular por lo que se encuentran cantidades muy diferentes según los distintos autores:

entre 30000 y 150000 Tm/a según Mason & Moore

entre 100000 y 200.000 Tm/a según Zanda et al., 2001

entre 3x106 y 30x106 Tm según Henderson
Proporción de los distintos tipos de meteoritos en los "caídos" y "hallados"
En la TRANSP 2/16 se han representado los meteoritos caídos y hallados utilizando los datos del Cuadro adjunto. Las proporciones varían ligeramente según el nº de meteoritos que se considere, ya que continuamente va variando el nº de meteoritos conocidos.
Así, hasta 1978 se tenían conocidos y catalogados unos 3000 meteoritos, de los cuales solo unos 1000 eran "caídas" pero entre 1970 y la actualidad este numero se ha incrementado espectacularmente multiplicándose por 10. En el año 2000 se tienen 4745 meteoritos no Antárticos, de los cuales 1147 son caídas observadas. Ademas se tienen unos 18.000 fragmentos recuperados en la Antártida procedentes de unos 5000 meteoritos. Ello es debido al programa ANSMET (Antartic Search Meteorites) de busqueda de meteoritos en la Antartida, comenzado por los japoneses y continuado por los americanos. Por ejemplo en una sola campaña, en 1991 se recogieron unos 610 meteoritos, entre ellos una chasignita de 20 Kg. procedente de Marte y 6 de ellos condritas carbonices.

Fenómenos de fragmentación y volatilización

Los meteoritos llegan fríos hasta las altas capas de la atmósfera. Al penetrar en ellas se calientan por rozamiento, tanto más cuanto mayor sea la densidad atmosférica. A causa de ello la superficie del meteorito se pone incandescente (trazo luminoso que señala su caída), volatilizándose en parte o totalmente si era pequeño. Algunos meteoritos conservan Regmaglifos o fenómenos superficiales de fusión. Los meteoritos constituidos por materiales fácilmente fusibles, por ej. hielo se funden totalmente. Si el meteorito tiene poca coherencia (por ejemplo si es brechoide) es fácil que se desintegre cayendo con una lluvia de fragmentos que se dispersa en un área elíptica (por ejemplo el Sikhote Alin, de 200 T., de las que solo aproximadamente 70 T llegaron al suelo). A la larga el paso por la atmósfera los frena de tal forma que ya el roce en vez de calentarlos los refrigera, llegando a la superficie del suelo totalmente frios.


Cráteres meteoritos o cráteres de impacto.

Los cráteres de impacto son estructuras dominantes en la superficies de la Luna (que tiene unos 10000 cráteres solo en la cara visible), Mercurio y Marte.

El bombardeo de los planetas por meteoritos, asteroides y cometas es un proceso fundamental en el Sistema Solar.

En la Tierra se conocen unos 30 cráteres de impacto. En la Tierra los cráteres meteoríticos o cráteres de impacto se originan por caída de los meteoritos con una masa grande. Se ha calculado que esa masa debe ser mayor de 200 Tm. Esto es debido a que cuando un proyectil choca con el blanco con velocidades superiores a unos 2.5 Km./s ( 9000 Km./h), ambos (proyectil y blanco) se comportan como materiales fluidos. Los choques en estas condiciones se denominan "impactos a hipervelocidad". En la Tierra, debido a la atmósfera que actúa como un freno, solo meteoritos de una masa superior a la critica y con una velocidad determinada llegan a impactar con hipervelocidad. En cambio en la Luna o en planetas desprovistos de atmósfera todos los meteoritos impactan con hipervelocidad y ocasionan cráteres. La energia cinética que tiene el meteorito, 1/2 mv2, se libera en el momento del choque transformándose en calor. Cuando bien la masa, bien la velocidad alcanzan una determinada magnitud, la energía liberada es tal que el material del meteorito se funde y volatiliza.(la excitación de los electrones en el material vaporizado hace que el instante del impacto se acompañe por un brillante falsa de luz).

Se ha calculado que para que ocurra volatilización, la masa debe ser >100 Tm. Como los cráteres solo se formaban si la masa era mayor de 200 Tm. quiere decir que en ningún cráter meteorítico vamos a encontrar mas que pequeñas partículas de la masa del meteorito.(Así, en el Meteor Crater hay decenas de miles de pequeños fragmentos con Fe y Ni todo alrededor, pero ningún fragmento grueso). Una compañía minera, estudiando las dimensiones del cráter calculó la masa del meteorito y supuso que lo encontraría enterrado a una cierta profundidad. Tuvo que abandonar la investigación sin haber encontrado nada). Para este Meteor Crater, formado por un impacto de hipervelocidad, como se conoce el diámetro del cráter (1200 m) se ha calculado la masa y velocidad que debía llevar el meteorito. La solución está entre dos limites:

masa mínima a velocidad máxima: 72000 Tm a 30 Km/s (108000 Km/h)

masa máxima a velocidad mínima: 190000 Tm a 11.2 Km/s (40320 Km/h)

La velocidad con que llegó a la Tierra depende de la trayectoria del meteorito con respecto a la Tierra .Si van en igual sentido: el meteorito "alcanza" a la Tierra (V< 12Km/s.) Si van en sentidos opuestos: el meteorito "choca de frente" (V de aproximadamente 70 Km/s).

En la TRANSP- 3/16 se esquematiza la formación de un cráter de impacto.

Otra explicación para la menor cantidad de cráteres meteoríticos en la Tierra es que la mayor parte de los cráteres lunares y también los de Marte y Mercurio tienen una edad de unos 3000 Ma. En la Tierra apenas quedan materiales de esta edad porque han sido deformados por procesos tectónicos y reciclados en rocas sedimentarias, metamórficas e ígneas no una sino varias veces. Por tanto una gran parte de los cráteres de impacto han sido obliterados por todos los fenómenos geológicos como tectónica de placas, erosión, etc.

En algunos casos se encuentran en la Tierra estructuras redondeadas cuyo origen como cráteres de impacto no es seguro ya que el posible meteorito causante puede volatilizarse totalmente sin dejar restos. En este caso se denominan ASTROBLEMAS.

Por ejemplo la estructura CHICXULUB, en la península del Yucatán, Méjico (que tiene un diámetro de unos 190 Km. y una edad de 65 Ma) se considera el resultado del impacto de un supuesto meteorito que habría extinguido los dinosaurios en el límite K-T (cretácico- triásico). La hipótesis se basa en la abundancia de Ir en una capa de unos 3 mm de espesor en dicho límite y en la cual se encuentran ademas cuarzo con características de impacto y granos de vidrio alterado (posibles tectitas)

El Ir se puede encontrar también asociado a erupciones volcánicas. Así en la erupción de 1983, del Kilauea se han encontrado grandes cantidades de Ir asociado con F en los gases volcánicos (IrF6). Una erupción con esta cantidad de Ir y con un volumen similar al de los basaltos del Deccan podría haber proporcionado la cantidad de Ir existente en el limite K-T.

Otros posibles candidatos a representar este impacto se han señalado en el Océano Atlántico y en el Tíbet.

El Complejo Igneo de Sudbury (Ontario, Canadá) y el Complejo de Bushveldt en Sudáfrica se han interpretado como fusion del manto producida por impacto de meteoritos

Cuando cometas o asteroides de decenas de metros de radio entran en la atmósfera terrestre a velocidades hipersónicas pueden estallar en el aire y deshacerse. Así se piensa que ocurrió en Tunguska que se ha pensado que fue el resultado de la fragmentación del comete ENCKE.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal