Medidas y políticas gubernamentales para promover la investigación y el desarrollo tecnológico en el ecuador



Descargar 369.32 Kb.
Página1/5
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño369.32 Kb.
  1   2   3   4   5






ESCUELA SUPERIOR POLITÉCNICA DEL LITORAL
Facultad de Ciencias Humanísticas y Económicas
“MEDIDAS Y POLÍTICAS GUBERNAMENTALES PARA PROMOVER LA INVESTIGACIÓN Y EL DESARROLLO TECNOLÓGICO EN EL ECUADOR”
Tesis de Grado

Previa la obtención del título:


ECONOMISTA CON MENCIÓN EN GESTIÓN EMPRESARIAL ESPECIALIZACIÓN FINANZAS
Presentada por:

Angie Carolina Suárez Salazar

Andrea María Terán Capito
GUAYAQUIL – ECUADOR

2008

A mis padres: Carlos y Diana, a mis hermanos: Dianita, Karlita y Carlitos, y a mis ñaños: Nelly, Efrén y Vilma.



AMTC

A mis padres: Raquel y César, a mis queridos hermanos: Thaís y Dulys y a mis queridos amigos Nancy y Gonzalo.



ACSS






Miembros del Tribunal


Ing. Oscar Mendoza Macías, Decano

Presidente


Dr. Gustavo Solórzano Andrade

Director de Tesis



Dr. David Sabando Vera

Vocal Principal

Econ. Carlos Pazmiño Guzmán

Vocal Principal




Declaración Expresa
La Responsabilidad del contenido de esta Tesis de Grado corresponde exclusivamente a los autores y el patrimonio intelectual de la misma a la Escuela Superior Politécnica del Litoral.

 

 

 

Andrea María Terán Capito



 

 

 

Angie Carolina Suárez Salazar



Resumen
El presente trabajo realiza un análisis de la situación actual de la investigación y el desarrollo tecnológico en el Ecuador, y en determinados países de América, investigando cuáles son sus factores determinantes, mediante el estudio de indicadores de insumo y de contexto, durante el período comprendido entre los años 1990 y 2004 recogiendo su información con frecuencia anual. Los países analizados fueron: Argentina, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, México, Panamá, Perú y Uruguay.
La idea central para realizar este análisis es la construcción de un modelo econométrico de tipo panel de datos, que tenga como variable dependiente a dos grandes outputs de la investigación y el desarrollo como son el número de patentes otorgadas y el número de publicaciones indexadas en el ”Science Citation Index” y como variables independientes al gasto en I+D; el número de graduados en ciencias (Ciencias Naturales y Exactas, Ingeniería y Tecnología, Ciencias Médicas, Ciencias Agrarias, Ciencias Sociales y Humanidades); la población económicamente activa y el PIB paridad poder de compra.
De esta forma al detectar cuáles son las variables que más influyen en la investigación y el desarrollo, poder sugerir una serie de recomendaciones para fomentar su aumento en el país.
El documento esta dividido en tres capítulos, y cada uno de ellos subdividido en varias secciones.




A continuación se da una introducción a la situación de la ciencia y la tecnología. Luego se desarrolla, en el primer capítulo, el marco teórico y conceptual donde se presentan las principales definiciones a usar en el documento.
El segundo capítulo muestra la realidad de la investigación en el Ecuador a través de un análisis histórico y un estudio de la situación actual de la ciencia y la tecnología en el país, mencionando además a las instituciones que se destacan en el área científica y tecnológica, así como también realizando un análisis comparativo de la situación del Ecuador frente a otros países de América.
En el tercer capítulo, se presenta la evidencia empírica, la metodología a usar, el detalle de los datos a emplear en las estimaciones para, posteriormente, presentar el resultado de las mismas. Por último se presentan las conclusiones y recomendaciones del trabajo realizado.
Índice General


3.8.1.Gasto en investigación y desarrollo (I+D) 59

3.8.2. Inscripción de patentes 59

3.8.3.Publicaciones en SCI 60

3.8.4.El Producto Interno Bruto con Paridad de Poder de Compra 60

3.8.5.Población Económicamente Activa (PEA) 60

3.8.6.Número de Graduados 61

3.8.7.Capital humano 62

3.8.8.Inversión estatal versus Inversión privada 63





Índice de Figuras



Índice de Cuadros


Introducción
Actualmente, la investigación, innovación continua y el desarrollo tecnológico, son considerados como la principal fuerza motriz del crecimiento económico de los países, al mismo tiempo que contribuyen a su evolución social y cultural. En los últimos años, la innovación y el cambio tecnológico se han convertido en temas cada vez más importantes en el análisis económico y en la toma de decisiones políticas de los países desarrollados y los que se encuentran en vías de desarrollo.
Los diversos organismos mundiales y nacionales han dado cada vez mayor dedicación a la generación y transmisión del conocimiento, sea éste científico o tecnológico. Este auge del tópico de ciencia y tecnología no es casual, sino que tiene que ver con la importancia económica y social que ha adquirido en el funcionamiento de la economía mundial.

La gran incidencia positiva que las actividades de I+D tienen sobre el desarrollo de los países ha conducido a los gobiernos de los diferentes estados a destinar una parte de sus recursos financieros a potenciar ambas actividades. De esta manera, ha sido posible diversificar las líneas de investigación con la finalidad de abarcar cada vez más campos y, al mismo tiempo, asegurar la formación de personal cualificado.


Últimamente el Banco Mundial primero y ahora también el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) se han pronunciado en tal sentido. En particular, la evidencia empírica muestra que la creatividad económica de las naciones depende, principalmente, de su capacidad para innovar, es decir, para crear y comercializar tecnologías que son nuevas para el mundo, o bien, de su capacidad de transferencia, esto es, para absorber y difundir rápidamente tecnologías adquiridas en el extranjero pero que constituyen innovaciones dentro del país. [1]
Cabe recalcar además que el ritmo de innovación es el camino mediante el cual el bienestar de un país se aproxima o se aparta del crecimiento económico, que es lo que lo limita en comparación con otros países o regiones.
Con estos antecedentes y ante los escasos recursos que se destinan para invertir en ciencia y tecnología en el país y la poca importancia que se le dá a la misma, además de sus efectos negativos para la productividad y competitividad de los productos ecuatorianos, en este documento se estudia esta problemática con el fin de determinar medidas y políticas gubernamentales que promuevan la investigación y el desarrollo tecnológico en el Ecuador.

Capítulo 1


Aspectos Teóricos
El ahorro por si sólo no explica el crecimiento de largo plazo de una economía. Los estudiosos del crecimiento económico coinciden en que la única manera de crecer sostenidamente durante largos períodos de tiempo es a través del cambio tecnológico y de la innovación en productos y procesos, por los efectos que estos tienen sobre la productividad y competitividad de los factores.


    1. Introducción al Capítulo

La generación y utilización eficaz del conocimiento es un factor de gran importancia para el desarrollo económico. Sin embargo, la sola existencia del conocimiento no garantiza la innovación y el desarrollo tecnológico. La capacidad de una sociedad para incorporar la ciencia y la tecnología como factores para su progreso depende de condiciones políticas, sociales y económicas que la ciencia por si misma no puede crear.


La competitividad que se sustenta en la capacidad de generar y difundir el progreso técnico se caracteriza como un fenómeno cuya emergencia depende sistemáticamente de fenómenos de menor nivel que se generan como resultado del funcionamiento de los sistemas educativo, productivo, y de ciencia y tecnología, de las interrelaciones entre ellos, y de su interacción con el resto del sistema social. [2]


Los agentes involucrados en la investigación y el desarrollo tecnológico son la universidad y centros de investigación (quienes la crean y difunden), el gobierno (quien la incentiva), y las empresas (quienes la utilizan económicamente); los mismos que deben articular acciones como mecanismo para acortar las distancias que nos separan del sostenimiento de un modelo de crecimiento continuo con equidad social.


El gobierno genera las condiciones que cada agente específico requiere para desempeñar su función en la construcción de la competitividad, mediante la planificación, las políticas, las estrategias y marcos regulatorios que, en relación al tema en estudio, apunten a la construcción de la plataforma de gestión y sostenibilidad de la competitividad con base en el conocimiento.
Aunque ninguno de estos componentes es suficiente por sí mismo, cada uno de ellos es necesario para viabilizar un desarrollo económico sustentado en una capacidad sostenida de innovación tecnológica. Como consecuencia, la carencia en un país de al menos uno de estos componentes, así como también la ausencia de estrategias específicas que conduzcan a la superación de estas limitaciones impide catalogar al país como un “país en vías de desarrollo”.
Existen grandes diferencias estructurales y organizacionales entre las economías más y menos desarrolladas. La organización económica existente en los países subdesarrollados no crea presión sobre la ciencia y la tecnología y deja poco espacio para su aplicación.
Los problemas estructurales y organizacionales de la economía tienen una influencia decisiva sobre la capacidad de uso de la ciencia y la tecnología, y están en la base de un desarrollo de la investigación científica débil en relación con la producción, e incluso de la limitada incorporación de tecnologías del exterior. [1]

A partir de este planteamiento, la brecha de productividad de los países de la región con respecto a los más desarrollados se ha ampliado y esto obedece no sólo a los rezagos existentes en educación y tecnología, sino a la falta de sincronía al enfrentarlos.


Entonces lo que se debe hacer es ir “cerrando la brecha de la frontera tecnológica” a través de políticas, que entre otras cosas, incentiven la investigación aplicada al sector privado, esto a través, en una primera etapa de incentivar la transferencia de tecnología (vía apertura comercial, facilidades a la inversión extranjera y generando redes de investigación), promoviendo el financiamiento de la investigación científica por parte de la empresa privada (a través de incentivos fiscales1 y directamente promoviendo centros de investigación privados) así como también asegurando los derechos de propiedad intelectual.
1.2. Investigación y Desarrollo (I+D)
Con el fin de dar una definición y de acotar los campos a los que se refiere el presente documento al hablar de investigación y desarrollo, se servirá de la definición recogida en el Manual de Frascati (referencia internacional a la hora de emprender cualquier estudio sobre las actividades de I+D) para enmarcar el contenido de dichas actividades. [3]. Según figura en dicho manual, la Investigación y el Desarrollo (I+D) engloban los trabajos creativos llevados a cabo de manera sistemática con el fin de aumentar el conjunto de conocimientos, incluidos el conocimiento del hombre, de la cultura y de la sociedad, así como la utilización de este conjunto de aprendizajes para nuevas aplicaciones. El término I+D engloba tres categorías de actividades:

  • Investigación básica

  • Investigación aplicada

  • Desarrollo tecnológico


La investigación básica consiste en trabajos experimentales o teóricos que se emprenden principalmente para obtener nuevos conocimientos acerca de los fundamentos de los fenómenos y hechos observables, sin pensar en darles ninguna aplicación o utilización determinada.
La investigación aplicada consiste también en trabajos originales realizados para adquirir nuevos conocimientos; sin embargo, está dirigida fundamentalmente hacia un objetivo práctico específico.
El desarrollo experimental consiste en trabajos sistemáticos que aprovechan los conocimientos existentes obtenidos de la investigación y/o la experiencia práctica, y está dirigido a la producción de nuevos materiales, productos o dispositivos; a la puesta en marcha de nuevos procesos, sistemas y servicios, o a la mejora sustancial de los ya existentes.
El objetivo de la inversión en I+D es incrementar la capacidad científica y tecnológica del país, a través de la formación de un mayor número de investigadores y un mejoramiento de la competitividad y la innovación de las empresas.


      1. Los principales indicadores de las actividades de I+D

La gran incidencia positiva que las actividades de I+D tienen sobre el desarrollo de los países ha conducido a los gobiernos de los diferentes estados a destinar una parte de sus recursos financieros a potenciar ambas actividades. De esta manera, ha sido posible diversificar las líneas de investigación con la finalidad de abarcar cada vez más campos y, al mismo tiempo, asegurar la formación de personal cualificado.


A continuación se presentan algunos de los principales indicadores utilizados internacionalmente como medida sistemática tanto de los recursos que cada país destina al desarrollo de la actividad científica como de los resultados derivados de la I+D.
Todas las estadísticas coinciden en presentar los indicadores relativos a la I+D encuadrados en tres categorías básicas: indicadores económicos, indicadores de personal e indicadores de resultado. Así como también en otros estudios consideran dos tipos de indicadores: a) los de insumos, como gasto en investigación y desarrollo, personal investigador y b) indicadores de producto, como los graduados universitarios, las patentes y los publicaciones indexadas en bases de datos internacionales.
Uno de los primeros indicadores que aparecen en cualquier estadística es el volúmen total de gastos internos en I+D, medida del esfuerzo global de un país en el desarrollo de dichas actividades. Este indicador absoluto suele completarse con otros que suelen poner dicho esfuerzo en términos relativos utilizando para ello variables como la población, para medir así el esfuerzo per cápita, y el producto interno bruto (PIB) del país.
Los indicadores económicos miden el nivel de esfuerzo de los países en I+D en relación con el producto interno bruto, el número de habitantes, entre otros, y presentan la distribución que de este gasto se realiza por sectores (administración pública, empresas, universidades).
Los indicadores de personal muestran el número de investigadores tanto en términos absolutos como relativo (en relación con la población activa) así como a la totalidad de personas vinculadas a las actividades de I+D que no son estrictamente investigadores.

Finalmente, los indicadores de resultados de la I+D suelen hacer referencia a las patentes, la balanza de pagos tecnológica, los intercambios comerciales de los productos de alta tecnología que llevan a cabo los diferentes países entre sí, así como también a las publicaciones indexadas.




      1. Cooperación en I+D

La cooperación en I+D comprende los proyectos conjuntos de I+D con otras instituciones y los proyectos propios vinculados oficialmente a los proyectos de otras instituciones. Una forma especial de cooperación en I+D consiste en la participación en programas nacionales e internacionales destinados a incentivar la investigación, así como también las redes de investigación. [4]




      1. Las Redes de I+D

Las redes de investigación son asociaciones de grupos de I+D para el desarrollo de actividades de investigación y desarrollo tecnológico a partir de proyectos de investigación con el objeto de complementar capacidades y un adecuado reparto de actividades o tareas. [5]. Van más allá de la simple interconexión temática e informativa por parte de grupos de investigadores sobre un tema en particular, constituye una estrategia reciente para el desarrollo de los sistemas de ciencia y tecnología a escala mundial como mecanismo de apoyo inter y transdisciplinario en el avance de los sistemas de investigación.


En este ámbito, las redes de investigación se sustentan en las distintas organizaciones de producción de conocimiento comos las universidades y centros especializados en investigación tanto en el área pública como privada.
Con el inicio de un nuevo modelo de desarrollo globalizador dentro del contexto de la sociedad del conocimiento implantado a finales de los 90 y principios del presente siglo, más el auge de los sistemas de información y de comunicación avanzados como internet, las relaciones de cooperación y desarrollo tecnológico constituyeron el vehículo necesario para la interconexión de dichas redes.


    1. Tecnología

El antecedente básico del concepto de tecnología y todo lo que se conoce como cultura tecnológica tiene su origen en los hallazgos de las investigaciones de Robert Solow, premio nobel de economía en 1987. Solow demostró en 1957 que casi el 90% del crecimiento económico de los Estados Unidos durante la primera mitad del siglo, era atribuible al llamado cambio tecnológico y un escaso 12 ½ % a los incrementos de capital. [6]


La Tecnología, es además un sistema de conocimientos y de información derivado de la investigación, de la experimentación o de la experiencia y que, unido a los métodos de producción, comercialización y gestión que le son propios, permite crear una forma reproducible o generar nuevos o mejorados productos, procesos o servicios. [6]
La capacidad tecnológica de un país es un elemento estratégico de su plataforma de competitividad. Una empresa, un país o un sector industrial tiene capacidad tecnológica cuando puede disponer y hacer uso adecuado de las tecnologías que requiere para desempeñarse de manera competitiva en el mercado; es decir, si está en condiciones de generar (inventar e innovar) y/o adoptar las innovaciones tecnológicas que le permiten realizar cada vez mejor sus actividades de producción.
1.3.1. Transferencia Tecnológica
La transferencia de tecnología ha sido siempre considerada como un mecanismo de propagación de capacidades y, por lo tanto, como un medio esencial para cerrar la brecha de desarrollo entre los diferentes países. Esa transferencia de tecnología se puede referir, además de a objetos técnicos y artefactos, a los flujos de conocimiento como la difusión, extensión e intercambio de la información científica básica, tanto a los usuarios e investigadores interesados, como a los profesionales, expertos y público en general.
Se la considera como el proceso de transmisión del saber hacer (know-how, savoir faire), de conocimientos científicos y/o tecnológicos y de tecnología de una organización a otra. Se trata por tanto de un proceso de transmisión de conocimientos científicos utilizados por personal científico y no científico para desarrollar nuevas aplicaciones, por lo que es un factor crítico para el proceso de innovación y la competitividad. Las fuentes de transferencia u orígenes de la tecnología transferida son de muy diverso tipo tales como universidades, centros de investigación, laboratorios, centros tecnológicos, empresas, etc. [7]
Es cada vez más frecuente la preocupación, no sólo por evaluar el impacto de las actividades de transferencia, sino por estimar y medir los flujos internacionales de tecnología para conocer el posicionamiento de las diversas economías nacionales en función de sus niveles de capacidad tecnológica y, por extensión, de competitividad.
En este aspecto, la transferencia de tecnología, como un puente entre la investigación y la producción económica, relacionada muchas veces con la transferencia de tecnología entre la universidad y la empresa, ofrece conocimientos, métodos,  técnicas de gestión y desarrollo para las empresas en el ámbito tecnológico, beneficiando de esa manera a toda la sociedad; por todo eso, resulta crucial la inversión de las empresas, sobre todo las del sector privado, en la investigación.
De alguna forma los mercados tecnológicos se han hecho más transparentes en los últimos años, y los mecanismos de transferencia de tecnología se han mejorado gracias a la difusión sobre su importancia para la competitividad y el desarrollo económico. Lo que no está tan claro es si las metodologías y las estructuras de transferencia son tan eficientes como debieran o si los resultados obtenidos pueden seguir el ritmo vertiginoso de la evolución tecnológica y económica así como de los cambios radicales que se observan en el ciclo de vida de las empresas.
Muy frecuentemente se olvida que esta transferencia debe ir seguida de un proceso de asimilación y explotación efectiva de la misma por parte de sus destinatarios, en la mayoría de los casos empresas de muy diversa índole, en la que factores que podríamos llamar "culturales" de la organización receptora son claves para el resultado satisfactorio y efectivo de dicha transferencia. Es decir, los beneficiarios de la transferencia de tecnología deben "asimilar" dicha tecnología y explotarla de manera eficiente.
La transferencia tecnológica es la principal forma de obtención de tecnología por parte de las empresas y del mismo Estado. La transferencia de tecnología, como puente entre la investigación y la producción económica, también ha recibido dicho impacto. Su efecto más destacado es el crecimiento exponencial de potenciales contactos de colaboración entre centros de investigación, empresas y entidades financieras con un coste relativamente reducido.
De este modo, explorar las opciones que ofrece el océano de internet se ha convertido en un instrumento más para todos aquellos interesados en transferencia tecnológica. Lo más habitual es emplear este instrumento como uno de los más accesibles para las personas y entidades que desean celebrar acuerdos de intercambio de tecnología con fines productivos. Se encuentran grupos de investigación que publican demandas de colaboración en sus propias páginas web, entidades financieras que ofrecen sus servicios y piden ofertas en portales amplios, empresas que canalizan sus proyectos de transferencia mediante comunidades virtuales nacidas por iniciativa pública o privada.
Es importante aprovechar las ventajas que ofrece el internet, ya que en el país esta herramienta no ha sido muy explotada; un ejemplo de ello es que en el Ecuador no existe una bolsa virtual de proyectos de investigación, y las consecuencias que esto trae consigo es que no haya un espacio donde se ubiquen necesidades y ofertas de investigación con el fin de crear alianzas para la implementación de proyectos de investigación, lo que conduce a tener problemas en el acercamiento entre los diferentes actores, una falta de conocimiento de las necesidades de investigación así como también de las actividades de investigación.


    1. Innovación

Una innovación es la introducción de un nuevo, o significativamente mejorado nuevo producto (bien o servicio), de un proceso, de un nuevo método de comercialización o de un nuevo método organizativo, en las prácticas internas de la empresa, la organización del lugar de trabajo o las relaciones exteriores. Para que haya innovación, hace falta como mínimo que el producto, el proceso, el método de comercialización o el método de organización sean nuevos o significativamente mejorados para la empresa. Entre los principales tipos de innovación se encuentran la del producto, la del proceso y la de mercadotecnia. [8]


La innovación científica y tecnológica, de la que el esfuerzo en I+D forma parte, puede considerarse como la transformación de una idea en un nuevo y mejor producto introducido en el mercado, en un nuevo y mejorado proceso operativo utilizado en la industria y comercio, o en una nueva forma de servicio social. Las innovaciones, para ser introducidas en el mercado o utilizadas en procesos productivos, tienen que implementarse, lo que requiere de una serie de actividades científicas, tecnológicas, organizacionales, financieras y comerciales.
La innovación ha pasado a ser palabra clave dentro de la elaboración de la estrategia de cualquier empresa sin importar su tamaño. El interés despertado por esta variable tan importante está estrechamente relacionada con la competitividad que ella es capaz de proporcionar, constituye el futuro de cualquier empresa, sector o país.
La innovación tecnológica integra la aplicación del conocimiento a la economía. La construcción de capacidad permanente de innovación tecnológica es una condición de viabilidad para la sostenibilidad de la competitividad de un país.
Actualmente, el proceso de innovación industrial es considerado como la principal fuerza motriz del crecimiento económico en los países de economía avanzada, al mismo tiempo que es un importante factor que contribuye a su evolución social y cultural.
A lo largo de los últimos veinte años, la innovación y el cambio tecnológico se han convertido en temas cada vez más importantes en el análisis económico y en la toma de decisiones políticas de los países desarrollados.

Capítulo 2


Realidad de la Investigación y Desarrollo en el Ecuador


    1. Introducción al capítulo


El país no se ha distinguido precisamente en el campo de la investigación a lo largo del tiempo y sólo en los últimos años, el estado comenzó a demostrar un interés en promover los trabajos científicos y tecnológicos. Así mismo, la apertura de líneas de crédito externas para financiar investigaciones puntuales representa un empuje inicial en la ardua tarea de arrancar con el desarrollo sostenido de ciencia y tecnología.
En un país como el Ecuador, donde los recursos económicos son insuficientes para cubrir todas las necesidades, la investigación científica y la creación de nuevas tecnologías deben responder a las necesidades de desarrollo.
Los frutos de la investigación desarrollada en Ecuador han aparecido en algunas áreas concretas. Marco Ordóñez, periodista que ha realizado una investigación sobre el tema para el libro “Siglo XX, Hechos e Imágenes”, señala que los avances más importantes se han dado en el campo agropecuario con la creación de nuevas variedades de plantas más resistentes a determinadas enfermedades y de mejor calidad. Dentro de esta área, son importantes los trabajos que efectuó el Programa de Desarrollo Tecnológico Agropecuario (PROTECA), entre 1987 y 1994. La evaluación del programa arroja datos importantes. En un grupo de productos agrícolas básicos se consiguió aumentar los rendimientos de los cultivos; y en la mayoría de los casos el incremento fue superior al 50%.
"No es gratuito que el país sea el primer exportador de banano del mundo. Esto se debe a que en el Ecuador se han desarrollado mejores variedades, utilizando la genética y tecnologías de cultivo adecuadas para la realidad del área de cultivo. Lo mismo sucede con el camarón y con las flores", sostiene Ordóñez. A pesar de que Ecuador en Latinoamérica es pionero en la exportación del banano y luego le sigue Costa Rica; cabe recalcar que este segundo país produce más toneladas por hectáreas, por la única razón de que emplea la investigación para innovar tecnológicamente sus procesos y productos. Este es solo un ejemplo de que por la falta de presupuesto para investigación científica, Ecuador puede perder su nombre de “Primer exportador de banano”.
El periodista Ordóñez manifiesta también, que el país es además el segundo productor de flores del mundo en menos de 12 años de haber iniciado la actividad. Más allá de las ventajas que la posición geográfica del país brinda al cultivo de las flores, el éxito se debe al desarrollo de tecnologías que permiten un mejor aprovechamiento de esas condiciones.
Para Marco Ordóñez, otro campo de investigación fructífero ha sido el de las ciencias sociales. "El país puede presentar con orgullo una bibliografía de 3 000 temas sobre desarrollo social en diversos ámbitos, con teorías elaboradas desde el Ecuador y para el país.


    1. Contexto histórico de la I+D en el Ecuador

Históricamente la investigación científica y el desarrollo de tecnologías se han realizado por el esfuerzo particular de unos pocos individuos e instituciones comprometidas con diversas causas. Los trabajos fueron demasiado dispersos y no había una política nacional para canalizar las investigaciones.


El primer intento serio para promover estas actividades fue la creación en 1979 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT), aunque manejaba un presupuesto ínfimo que apenas alcanzaba para pagar los sueldos de sus funcionarios y empleados.
Durante el gobierno de Sixto Durán Ballén, el CONACYT dejó de ser una entidad dependiente del estado y se convirtió en la Fundación para la Ciencia y la Tecnología (FUNDACYT).
A pesar de la insuficiente atención estatal a la incorporación de la ciencia y tecnología (C&T) en la planificación de mediano y largo plazos, en la toma de decisiones, en la formulación de proyectos y en la gestión del gobierno; gracias a los esfuerzos de FUNDACYT, en 1995 se desarrolló el I Programa Nacional de Ciencia y Tecnología2 No. 874/OC-EC, negociado por Ecuador con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a través de un préstamo de 20 millones de dólares con una contraparte de 5 millones del gobierno ecuatoriano. El programa se implementó durante el período 1996-2001 y según expertos internacionales que evaluaron el programa concluyeron que su balance fue positivo, puesto que se logró sentar las bases para fortalecer y consolidar el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología a través del financiamiento de proyectos de investigación e innovación, dotación de infraestructura y formación de nuevos investigadores en el nivel de maestría y doctorado, entre otros aspectos.
En términos cuantitativos, cabe resaltar que los resultados de este I Programa de C&T fueron los siguientes: 46 proyectos de investigación científica, 161 becarios en el extranjero y en el país, 6 proyectos de capacitación práctica, 6 proyectos de promoción de la investigación tecnológica en el sector privado y 33 proyectos resultantes de la Creación de la Red Ecuatoriana de Información Científica y Tecnológica (REICYT).
Mas tarde, en junio del 2002, se expidió la Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal con el fin de garantizar que los ingresos adicionales del estado provenientes de la explotación de recursos petroleros sean utilizados de forma eficiente para reducir la deuda pública, contribuir a la estabilización y sostenibilidad fiscal, y aprovechar el ahorro para orientarlo a inversiones que permitan el desarrollo económico y social. Para lograr dichos objetivos, en esta ley se deja constancia de la creación del Fondo de Estabilización, Inversión Social y Productiva y Reducción del Endeudamiento Público (FEIREP)3 como un fideicomiso mercantil cuyo fiduciario era el Banco Central del Ecuador. Cabe recalcar que los recursos del FEIREP se obtenían principalmente de los ingresos del estado provenientes del petróleo crudo transportado por el oleoducto de crudos pesados. [30]
Según el art. 17 de esta misma ley determina que los recursos de este fondo se destinarían principalmente un 70% a recomprar la deuda pública externa e interna a valor de mercado, un 20% a estabilizar los ingresos petroleros hasta alcanzar el 2.5% del producto interno bruto -PIB-, índice que deberá mantenerse de manera permanente; a cubrir los gastos ocasionados por catástrofes y para atender emergencias legalmente declaradas, y finalmente tan sólo un 10% a la educación y la salud para promover el desarrollo humano. También señala que los recursos que se liberen por concepto de pago de la deuda pública se canalizarían exclusivamente, a inversiones en obras de infraestructura, reactivación de la pequeña y mediana empresa nacional y a promover el desarrollo humano a través de la educación, salud y vivienda.
Posteriormente, el 18 de Julio del 2005 se publicó en el Registro Oficial una reforma sustancial a la Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal, por la cual se estableció que formarán parte del presupuesto general del estado – en una cuenta especial – todos los ingresos que correspondan al estado ecuatoriano por el excedente petrolero. Por lo tanto, la Ley Orgánica Reformatoria a la Ley Orgánica de Responsabilidad, Estabilización y Transparencia Fiscal, así como su reglamento, crea la Cuenta Especial de Reactivación Productiva y Social, del Desarrollo Científico – Tecnológico y de la Estabilización Fiscal (CEREPS). El CEREPS fue creado para reemplazar al FEIREP, el cual tenía como objetivo primordial destinar el 70% de sus recursos al pago de la deuda externa. Según esta nueva cuenta4, los recursos se destinarían prioritariamente de la siguiente forma: un 35% para reactivación productiva, manejo de pasivos e infraestructura productiva, 15% en educación, 15% en salud, 5% en mejoramiento y mantenimiento de la red vial nacional, 5% en desarrollo científico y tecnológico, 5 % en reparación ambiental y social, y un 20% para estabilizar los ingresos petroleros. [33]
Por lo tanto, cabe resaltar que en el gobierno ecuatoriano, presidido por los Drs. Alfredo Palacio y Alejandro Serrano, presidente y vicepresidente de la república respectivamente, por primera vez en nuestro país, se considera a la ciencia y tecnología como un instrumento clave para el desarrollo social y económico de la población y la instituyen como una política de estado, garantizando el apoyo económico a esta política mediante la asignación del 5% de los fondos CEREPS (Ex–FEIREP).
La Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2005, tiene como principio fundamental la creación y desarrollo de capacidades teóricas, las cuales solo pueden ser fruto de un trabajo académico serio y de un esfuerzo de formación de la mente; por lo tanto, desarrollar esas capacidades teóricas constituyen la base y el criterio primordial para obtener los mejores resultados en el área científico-tecnológica, según lo planteado en dicha política por los Drs. Palacio y Serrano. [35]
Las estrategias propuestas en esta política son principalmente: fortalecimiento de la investigación científica y tecnológica dirigida a solucionar los principales problemas socio-económicos de la población; apoyo a la innovación, adaptación y transferencia tecnológica; articulación entre los sectores académico, gubernamental y productivo, mediante alianzas estratégicas con gobiernos locales; consolidación y fortalecimiento del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI).
Las metas y objetivos plasmados en esta política no lograron ser llevados a la realidad ya que, como se había mencionado anteriormente, el CEREPS fue creado en julio del año 2005, pero solo en noviembre del mismo año se aprobaron los reglamentos para acceder a dichos fondos; es decir que desde julio hasta noviembre no se utilizaron los recursos para obras sociales. Consecutivamente, dichos fondos no fueron asignados apropiadamente para los propósitos que se establecieron inicialmente, por lo quedó en incertidumbre el destino de dichos fondos que se depositaban en la cuenta especial del CEREPS.
Actualmente, el gobierno del señor presidente Rafael Correa, estableció una nueva Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 2007-2010, con el fin de darle otro enfoque a la producción de ciencia y tecnología que permita lograr los propósitos trazados en la misma, en beneficio del desarrollo y crecimiento sostenido del país. [32]
Esta nueva propuesta5, tiene como eje central al ser humano como objeto primordial de atención y focalización de su desarrollo, quien tiene derecho a proponer políticas que en el campo de la ciencia y tecnología den sustento a esta visión de desarrollo y exija resultados de aplicación inmediata para elevar el nivel de vida de la sociedad ecuatoriana.
Dicha política plantea una visión a largo plazo orientada a la transformación y progreso del país en cinco grandes áreas de prioridad nacional: agricultura sostenible, manejo ambiental para el desarrollo, fomento industrial y productivo, energía y sus alternativas renovables, y tecnologías de la información y comunicación (TIC’s). El objetivo de esta propuesta es conducirla hacia aplicaciones reales que mejoren las condiciones de vida de la población.
Cabe resaltar que existe una gran diferencia entre la política establecida en el año 2005 y la actual. Se puede observar que hoy en día, se considera inaceptable una política científica tradicional basada en la oferta de conocimiento, la cual defiende la asignación de recursos al fortalecimiento de investigación básica. Actualmente resulta indispensable, de acuerdo a criterios de calidad, apoyar el desarrollo integral humano; por lo que una política de C&T debería estar basada en la demanda de conocimientos, centrada en el estímulo a la conducta innovadora de las personas y empresas.


Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal