Maria del carmen patricia di nasso carrada



Descargar 1.01 Mb.
Página9/13
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.01 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

Por otra parte, en el Proyecto de Moncunil, J.A., sobre Estrategia mediadora para la promoción de salud bucal en niños y adolescentes con síndrome de Down (2007) se planteó como objetivo: Diseñar, implementar y evaluar juegos colectivos con componente didáctico adaptados a los intereses y potencialidades de personas con síndrome de Down, como estrategias mediadoras para la promoción de la salud bucal.

Se diseñaron juegos colectivos con componente didáctico de acuerdo con el diagnóstico psico-pedagógico y los aportes de los docentes. Dichos juegos se incluyeron en las actividades del aula y fuera del aula con la participación de otros mediadores: padres, hermanos, abuelos. Los juegos fueron evaluados por parte de los mediadores (maestros y padres) a través de encuestas.


La evaluación de las estrategias implementadas resultó positiva. Los mediadores expresaron que hubo cambio de conducta en los niños y adolescentes respecto al cuidado de su salud; el examen clínico reveló disminución en el Índice de Higiene Oral y un importante aumento en el número de elementos obturados, lo que evidenciaría la toma de conciencia y movilización de la familia con respecto a la necesidad de consulta e intervención del profesional odontólogo; en relación a los hábitos de higiene, se observó aumento del uso del cepillo y una mejora sustancial en la calidad del cepillado.

La construcción conjunta de un eje que organice los contenidos en función de la necesidad de resolver las preguntas o interrogantes que guíen el proyecto de trabajo (Maddoni, 1996).

A pesar de las mejoras obtenidas con el tiempo en la salud oral de los niños con discapacidad, continúa siendo una realidad de nuestra población discapacitada, el que sus necesidades de atención en salud bucodental son las más olvidadas y las menos atendidas. La caries dental, la enfermedad periodontal y trastornos bucales de otra naturaleza constituyen problemas singulares en la asistencia odontológica de pacientes discapacitados constituyendo un problema de salud pública


Algunas razones que contribuyen a explicar esta falta de atención radican en carencias formativas y falta de experiencias educativas.

En el Taller de Salud Oral para la Región de las Américas, realizado en México (2009), se aseguró que la estrategia-eje reconoce que una agenda de salud bucal común requiere de asociaciones fortalecidas entre las comunidades dentales públicas y privadas vinculadas con las educativas. En él se plantearon los siguientes objetivos y estrategias:



Objetivos específicos:

• Identificar comunidades vulnerables en cada país

• Identificar soluciones sostenibles para el mejoramiento de la salud bucal en los niveles

gubernamental, profesional y académico.

• Diseñar intervenciones estratégicas para las comunidades vulnerables identificadas
Con el fin de cumplirlos, se espera lo siguiente:

Establecer una red de redes, enlazando los esfuerzos de las facultades de odontología, federaciones odontológicas y programas de salud bucal gubernamentales que tienen un impacto en el mejoramiento de la salud bucal en cada país.

• Catalizar las acciones específicas sobre salud bucal para poblaciones vulnerables, y mejorar el acceso.

• Promover la participación para unir esfuerzos


Las prácticas de higiene oral mecánica son la piedra angular de la prevención y el control de las dos enfermedades orales más prevalentes, la caries y las enfermedades periodontales.
El estímulo precoz del control de placa en niños depende principalmente de la motivación de los padres educadores, que deben incitar a los niños a realizar ellos mismos su higiene oral desde que tengan la habilidad suficiente para hacerlo, supervisándolos adecuadamente.

En los niños con discapacidad, la prevalencia de placa, gingivitis y caries sin tratar es elevada, y precisan de planes especiales dirigidos a sus cuidadores para controlar los factores de riesgo. En principio, la ayuda y motivación de sus padres, maestros y cuidadores para mantener una higiene correcta. 


Los buenos hábitos de salud son más fáciles de establecer en la infancia, pues es más sencillo instaurar un hábito nuevo que modificar el existente (Manau, C., 2004)
Aspectos a tener en cuenta:

• La motivación de padres y educadores para estimular el control de placa en los niños con discapacidad es fundamental. 

• El cepillado individual debe ser realizado por el niño desde edades tempranas, aunque con la supervisión de padres y educadores en los primeros años.  Más allá de la discapacidad siempre debe estimularse la autoestima

• El control de la salud bucal requiere la participación o supervisión de padres y cuidadores, que han de recibir programas educativos específicos. 

• La modificación del mango del cepillo facilitan el cepillado cuando la destreza manual es limitada. 

• Los programas educativos de higiene oral sólo mantienen los cambios de conducta a largo plazo mediante el refuerzo continuado y las técnicas de motivación. 

• El éxito de los programas educativos depende de: su instauración precoz.

. El compromiso directo en esta tarea de padres y educadores no puede obviarse. 

• Todos los vehículos de transmisión de la información e instrucción en higiene oral son válidos.

• Los medios masivos de comunicación pueden mejorar los conocimientos de la población pero no consiguen cambios de hábitos a largo plazo. 

• Promocionar el inicio de los hábitos de higiene oral desde el recién nacido a través de su madre

• Adaptar las técnicas de higiene oral las capacidades individuales del niños con discapacidad y con el apoyo de sus cuidadores. 

Recomendaciones de salud pública 

• Comenzar precozmente la instauración del hábito de cepillado en los niños. 

• Educar a la población para recibir profilaxis profesionales con la frecuencia adecuada a sus necesidades. 

• Mejorar la formación de los profesionales de la salud dental y cuidadores de personas con discapacidad en educación para la salud oral y la prevención de enfermedades orales. 

• Implicar a otros profesionales sanitarios y educadores en el proceso de mantenimiento de la salud.

• Los programas educativos de higiene oral sólo mantienen los cambios de conducta a largo plazo mediante el refuerzo continuado y las técnicas de motivación. 

• El éxito de los programas educativos depende de: su instauración precoz, participación de padres y educadores, factores socio-ambientales, refuerzo positivo y control profesional periódico (Manau, C., 2004)



12- CAPITULO VIII:

Proceso de Enseñanza-Aprendizaje en Educación Especial
Para instalar acciones que se enmarquen en el BINOMIO EDUCACIÓN-SALUD orientado a grupos de riesgo como son niños con discapacidad es fundamental analizar brevemente cómo es o se produce la educación especial, su didáctica, sus características, los diferentes modelos que se aplican.
En Educación Especial, los modelos didácticos derivan de un enfoque sobre las dificultades del aprendizaje y configuran un modelo de intervención.

El modelo didáctico, por tanto, puede describirse como un esquema de acción” (Mata, S., 1998), cuyo referente es el acto didáctico, en el que siempre aparece como foco central la figura del maestro.

En general, la metodología didáctica de la Educación Especial está marcada por el predominio de diversos modelos didácticos:


Modelos neo-conductistas o tecnológicos:

En estos modelos de enseñanza se identifican tres principios básicos (Singh y otros, 1992):

• Individualización y dominio de la habilidad.

• Enseñanza directa de la habilidad deficiente, en lugar de la intervención sobre una supuesta capacidad subyacente.

• Evaluación continua durante el proceso de intervención correctiva, que permita modificar el programa de intervención, si fuera necesario.

En concreto, su aplicación en el aula, se proyecta en varios procedimientos de actuación directa (Koorland, 1986):

• Describir de la forma más concreta posible la conducta que se desea modificar: el nivel de precisión inicial establece los pasos para facilitar la medida y la verificación de la intervención.

• Medir la conducta directa, repetidamente y de varias formas: el objetivo es detectar el incremento (frecuencia de la conducta), a partir de la situación inicial (diseño de línea base).

• Realizar cambios en el contexto inmediato para acelerar o decelerar (extinguir) las respuestas del alumno.

• Evaluar para determinar si el progreso es satisfactorio.

• La corrección del error es inmediata y directa. Los criterios en la evaluación son:


  1. si el alumno sigue los pasos señalados;

  2. si puede verbalizar adecuadamente las autoinstrucciones de la estrategia;

c) si ha alcanzado el criterio de dominio.
Los cambios pueden referirse a los siguientes aspectos:

  • Materiales de enseñanza y forma de presentación: presentar los estímulos que suscitan la respuesta, de forma que permitan el control de las respuesta.

  • Los esfuerzos del cambio pueden dirigirse a las consecuencias derivadas de las respuestas.

  • Variar la combinación de estímulos para alterar la respuesta.

La característica fundamental del modelo es el análisis individualizado de la conducta y este ha sido el gran atractivo para su empleo en la Educación. Es un modelo que en la actualidad se sigue aplicando para el aprendizaje de hábitos, habilidades y conductas concretas.


Modelos cognitivos

Se basan en las teorías cognitivos del aprendizaje de Brunner, Vigostky, Feuerstein y otros) en las que se entienden que el aprendizaje consiste sólo en el desarrollo de procesos, estrategias y operaciones mentales.

Todos ellos ponen el acento en el papel activo del alumno aunque otros insisten en la necesidad y el papel mediador del contexto.

Hay que reconocer que los modelos didácticos que predominan actualmente son los de orientación cognitiva, tanto en el currículum general como en áreas concretas del currículum.

Dos notas esenciales caracterizan el proceso de enseñanza-aprendizaje:


  1. el papel activo del alumno;

  2. la mediación del profesor o del adulto.

Aunque estas dos características, de algún modo, están presentes en todos los modelos, la diferencia entre modelos individualizados y socializados radica en el énfasis puesto en una u otra dimensión del proceso interactivo.

En esta labor de mediación, el profesor debe facilitar la adquisición de la estructura del conocimiento elaborado, adaptándola a la estructura cognitiva del alumno, sin perjuicio del necesario conflicto cognitivo, para que la asimilación de las nuevas estructuras de conocimientos sean internalizadas.

Los contenidos de la enseñanza no están predefinidos ni son transmitidos por el profesor unidireccionalmente, sino que se conciben como construidos, o mejor, reconstruidos por el alumno, dada su capacidad de estructuración y de interpretación .

Este modelo cognitivo puede ser individualizado o socializado. Este último tiene en cuenta contexto social como generador de aprendizaje. Por tanto, la intervención (acción correctiva) no se dirige sólo a los sujetos sino también a los factores sociales, entre ellos, la familia.

Varios principios sobre el aprendizaje subyacen a los diversos modelos cognitivos (Englert, 1994):

�� El aprendizaje debe orientarse a finalidades auténticas: resolución de problemas.

�� El aprendizaje es dialógico y mediado socialmente: En la teoría de Vigostsky (1979), la enseñanza se concibe como una forma de interacciónpersonal, en la que se transmiten instrumentos culturales. El papel del profesor es crearcontextos sociales para hacer conscientes a los sujetos en el uso de estos instrumentos (o herramientas) culturales. El aprendizaje mediado se produce en la interacción del niño con el adulto.


Modelo basado en estrategias

De los diversos modelos cognitivos quizá el más operativo es el modelo basado en estrategias de aprendizaje. Este modelo representa la síntesis de la teoría conductista y de la teoría del procesamiento de la información.

El centro de atención en este modelo didáctico es el desarrollo de estrategias de aprendizaje, a fin de capacitar al alumno para analizar y resolver problemas nuevos con eficacia, en situaciones académicas y extra-académicas.

Este enfoque cognitivo de la enseñanza se sustenta en los siguientes principios:

�� El pensamiento se hace realidad en tareas específicas. Enseñar contenidos y enseñar estrategias no son dos opciones sino dos finalidades complementarias.

�� Cambio en el rol del profesor ya que no es un transmisor de contenidos sino un modelo imitable y un diseñador de actividades instructivas, para que el alumno adquiera estrategias de aprendizaje

El profesor es un mediador interactivo (Ariel, 1992).

La enseñanza es un medio de aprendizaje (un proceso de mediación) que no obvia el esfuerzo del alumno.

El proceso didáctico es un proceso interactivo, en el que se inserta la motivación, la facilitación de estrategias y el control metacognitivo, en su aplicación a los más diversos contenidos.

Todos los alumnos pueden aprender: los de bajo y alto rendimiento o los de mayor y menor capacidad. La Educación Especial, en este sentido, no es más que una educación general de calidad para todos los alumnos.


Un componente esencial de la intervención didáctica es el diseño adecuado del contexto de aprendizaje.

La intervención didáctica debe ser de carácter holístico, de manera que incluya todos los

componentes del proceso didáctico:


  1. la persona en todas sus dimensiones: afectividad, motivación, carácter social y cultural;

  2. el contexto: físico, social y cultural.


Saberes y estrategias

La enseñanza trata de facilitar y simplificar las tareas académicas y de presentar la conducta como un conjunto de habilidades analíticas, sin pretender, no obstante, cambiar los procesos fundamentales de aprendizaje y pensamiento ni la calidad de la adquisición del conocimiento (Vauras y otros, 1992).

La actuación del profesor como mediador en el aprendizaje de estrategias se aplica en cualquiera de los componentes del sistema. Todos los procedimientos de enseñanza en cualquiera de los componentes del sistema tienen características comunes (Ryan y otros, 1986; Lerner, 1993):


  1. implicación de los alumnos como participantes activos en el proceso de aprendizaje;

  2. Verbalización en algún momento;

  3. La respuesta esperada se articula en una secuencia de pasos concretos;

  4. ejemplificación de la estrategia que se está adquiriendo;

  5. objetivo de la intervención es obtener una respuesta planificada y reflexiva.


La Educación especial integral

El modelo didáctico holístico es coherente con la filosofía de la escuela inclusiva pues:



  1. de acuerdo con el principio de igualdad, si los fines de la escuela son iguales para todos los alumnos, dado que algunos alumnos les resulta más difícil alcanzarlos, se hace necesaria la adaptación curricular;

  2. la adaptación curricular se concibe como un proceso colaborativo, en el que participan activamente distintos profesionales, los padres y los propios alumnos;

  3. la dimensión ecológica de la Escuela Inclusiva se proyecta en conexión con el contexto social, en la integración sociolaboral del alumno y en la coordinación con otras instituciones profesionales sociales.

La intervención didáctica holística se proyecta sobre todos los elementos del proceso didáctico incluido el profesor, donde si identifican los problemas analizados.

Esos elementos esenciales que definen la dinámica de acción del currículum son:

�� Los sujetos del currículum que se implican en un proceso de enseñanza principalmente alumnos y profesores, aunque también se pueden incluir otros, como el orientador, los padres, colaboradores...

�� Los objetivos y contenidos del currículum que marcan el sentido y las finalidades del proceso de enseñanza.

�� Los recursos materiales que favorecen la consecución, por parte de todos, de dichas finalidades.

�� El contexto configurado por el ambiente espacio-temporal y cultural en el que se desenvuelve el currículum.

�� La metodología y evaluación diseñada e implementada, fundamentalmente, por el profesor para favorecer el aprendizaje de todos los alumnos.


La intervención educativa frente a los problemas de los alumnos
Nosotros entendemos que la capacidad básica de aprendizaje es común a todos los seres humanos, sean cuales fueren su condiciones y circunstancias. Sin embargo, esta capacidad básica se puede reflejar operativamente en múltiples habilidades socio-culturales que, concretamente en el currículum, se proyectan en las habilidades básicas como lenguajes icónicos, verbales, de signos manuales, musicales, plásticos, corporales, sistemas lecto-escritores (fonológicos, icónicos y táctiles), razonamiento y psicomotricidad. Los proceso cognitivos y lingüísticos (verbales y no verbales), que se traducen en habilidades básicas, no pueden considerarse independientes, como si fueran entidades atomizadas, sino que hay que considerarlas integrantes de un fenómeno único: la persona como ser-en-el-mundo
La intervención educativa frente a los problemas reales
La intervención didáctica centrada en el contexto se ha denominado intervención institucional por cuanto persigue el cambio en la institución escolar de manera que facilite el aprendizaje. En este enfoque se puede señalar las siguientes dimensiones:
♦ Comunidad de aprendizaje. En el enfoque contextual se centra la atención sobre las relaciones entre compañeros, sean alumnos o profesionales. En este sentido se incluye diversas técnicas o estrategias de aprendizaje y formación:

  1. aprendizaje colaborativo;

  2. tutoría entre compañeros;

  3. asesoramiento colaborativo.

♦ Ecología de la Escuela: ecología profesional. El enfoque ecológico en la intervención didáctica requiere también la colaboración de los profesionales de la enseñanza. En efecto, la filosofía de la Escuela Inclusiva está exigiendo nuevas formas de actuación profesional. Frente al modelo tradicional de intervención, basado en la relación interpersonal individualizada entre el profesional especialita y el sujeto discapacitado, se está imponiendo un modelo alternativo, basado en la intervención colaborativa: enseñanza de equipo colaborativo, asesoramiento cooperativo, equipos de apoyo. El asesoramiento colaborativo es un proceso de ayuda y apoyo a los alumnos con dificultades de aprendizaje, si bien de forma indirecta a través del profesor de aula ( Simpson y Myles, 1996). En este modelo colaborativo, se tiene en cuenta los diversos

contextos y los profesionales que en ellos intervienen: el aula, el centro y la zona. En cada uno de ellos se desarrollan procesos análogos de colaboración, que condiciona los de otros niveles.
♦ Escuela familia y comunidad. El enfoque ecológico supone poner el énfasis en las realciones intersistémicas entre la Escuela y la Familia (Freixas, 1997), de una parte y entre la Escuela y Comunidad de otra ( Rigsby y otros, 1995). Analizar las relaciones entre escuela, familia y comunidad supone aceptar que cada uno es un sistema cuyos objetivos son únicos y diferentes, pero sin embargo mantienen relaciones sistémicas, por cuanto comparten metas comunes. Un aspecto de esta dimensión ecológica es la relación con la comunidad social y cultural. Se ha denominado a esta propuesta `intervención basada en la comunidad´ (Rigsby y otros, 1995; Amato, 1996; Skrtic y otros, 1996). El movimiento social de `servicios integrados relacionados con la escuela´ (Amato,1996) responde a la necesidad de que la escuela conecte con otros servicios e instituciones: sanitarias, sociales, laborales y culturales. Este intervención propone una organización de tipo `solidario´ lo que implica que la escuela fomente la colaboración entre profesionales y la participación de los alumnos, padres y conecte, colaborando, con otros profesionales y contextos de intervención.

13- CAPITULO IX:

Necesidades Educativas Especiales

La metodología pedagógica para la atención de niños con necesidades educativas especiales

El término necesidades educativas especiales es un constructo teórico pedagógico utilizado para apoyar la atención de niños con dificultades de aprendizaje en un modelo de intervención estrictamente educativo. Su carácter interactivo y relativista representa un avance substancial en el campo epistemológico y en el terreno pedagógico representa la más clara concreción de los ideales de una escuela para todos, devolviendo a la escuela su compromiso con el aprendizaje del alumno.

Este concepto no excluye, ni intenta sustituir y menos negar la terminología clínica de las diferentes discapacidades. Su objetivo básico es ubicar los fines de la atención de este tipo de personas en el ámbito educativo (Barraza Macías, A., 2009).
La metodología pedagógica

La metodología pedagógica para la atención de los niños con necesidades educativas especiales gira alrededor del concepto de adaptaciones curriculares. La propuesta metodológica de adaptaciones curriculares es clara, coherente y de amplio espectro, pero en este trabajo se ha constituido en un algoritmo sin sentido ante la falta de un contenido real ocasionado por nuestras limitaciones para recolectar la información pertinente, interpretarla y ofrecer la intervención pedagógica adecuada. Por ello la necesidad de un diagnóstico de situación acompañado de una propuesta de intervención en salud bucal donde se vuelque en la práctica misma el BINOMIO EDUCACIÓN-SALUD BUCAL


La metodología pedagógica tiene tres fases:


1. Recolección de la información:

El maestro necesita obtener información sobre el alumno sobre:

- Variables neurofisiológicas: mecanismos básicos de aprendizaje y funciones cerebrales superiores,


    • Variables psicológicas: estilo de aprendizaje, estrategias de aprendizaje, metacognición y motivación.

    • Variable pedagógica: competencia curricular. Información sobre el contexto:

    • Variables áulicas: estilo de enseñanza y organización grupal de las actividades de aprendizaje.

    • Variables familiares: comunicación, estructura, reglas de interacción, la novela familiar, los mitos, etc.

    • Variables institucionales: comunicación, normas, expectativas, etc.

    • Variables comunitarias: la historia, los mitos, etc.

    • La información recolectada tendrá que ser en diferentes momentos y se tendrá que identificar el nivel de información requerido para la atención en cada uno de ellos.


2. Interpretación de la información

Una vez recolectada la información, el especialista interpretará la información a partir del carácter interactivo y relativo de las necesidades educativas especiales, intentando superar la tendencia a establecer una relación de identidad entre el sujeto y el problema.


3. Definición de la intervención pedagógica

Una vez determinada las necesidades de las individualidades que conforman el grupo de alumnos con discapacidad y particularidades específicas, el especialista realizará las adaptaciones curriculares pertinentes para garantizar el acceso al currículum del alumno. En ningún momento el maestro deberá realizar acciones que tiendan a un objetivo de rehabilitación, ya que de considerarse necesario trabajar directamente sobre algunas de las variables del alumno o del contexto que estén entorpeciendo la adecuada acción docente, será responsabilidad de los otros especialistas realizarlo.



Estas acciones podrán ser consideradas, si así se quiere, como adaptaciones de acceso al currículum, pero en todo momento se tendrá que evaluar la pertinencia de realizarlas y si son realmente necesarias (Barraza Macías, A., 2009).
Para que la atención a la diversidad favorezca la calidad de la oferta educativa, debemos comenzar por determinar cuál es el punto del que se parte y al que se quiere llegar. El discurso reinante en estos momentos no deja lugar a dudas en cuanto al objetivo con respecto al alumnado con necesidades educativas:

  • Lograr el máximo desarrollo posible de las diferentes capacidades.

  • Hacerlo con el  mayor grado de normalización en cuanto a la provisión de servicios educativos, es decir, de acuerdo con el denominado principio de integración educativa.

Por el contrario, definir las necesidades educativas existentes resulta de gran dificultad práctica, al tratarse de un concepto dinámico, interactivo e individual. Si concebimos el contexto sociocomunitario y el centro educativo como algo relativamente estable, lo único que podría variar son las condiciones físicas, psicológicas o sociales de los propios alumnos. Es relativamente fácil planificar las actuaciones para aquellos con necesidades educativas de carácter permanente, relacionadas con alguna deficiencia, pero resulta extremadamente difícil prever las intervenciones más puntuales, aunque también necesarias, que algunos alumnos pueden requerir en cualquier momento a lo largo de su escolarización.

Pero, cualquiera sea el caso, la salud bucal debe considerarse una NECESIDAD EDUCATIVA ESPECIAL para estos niños, que debe incorporarse al curriculum en forma permanente y debe estar a cargo en una primera etapa por Profesionales de la Salud Odontólogos y en una segunda y con el objeto de mantener ene l tiempo esta tarea: el maestro y la comunidad educativa toda.

La atención a la diversidad en los centros educativos intenta atender a las diversas necesidades educativas, que pueden ser de carácter psicológico, físico, sensorial o social.  Dicha atención es cada vez más acusada en la sociedad actual debido a la creciente heterogeneidad del alumnado que asiste a las aulas en estos centros educativos.

La Educación para la salud bucal no abarca solamente una serie de contenidos que intentan prevenir y mantener la salud lograda. Implica tener en cuenta el destinatario, que en este caso en particular, impone un cambio de estrategias pedagógico-didácticas habituales, y la implementación de actividades innovadoras adaptadas a los niños con discapacidad, los padres, cuidadores y los maestros.
Existen múltiples propuestas de sistemas de evaluación de los destinatarios de nuestras acciones, pero la mirada con la cual observemos a ese niño obligará a un replanteo del cómo enseñar, qué enseñar, cuándo y por qué.
Por ello, resulta muy beneficioso realizar una lista en cada momento de evaluación del niño, organizada en :

 


  • QUÉ ES CAPAZ DE HACER SIN DIFICULTAD?




  • QUÉ ES CAPAZ DE HACER CON DIFICULTAD O NECESITANDO AYUDA?




  • QUÉ NO ES CAPAZ DE HACER Y DE ACUERDO CON SU MOMENTO DE DESARROLLO RESULTA ESENCIAL LOGRAR?

A partir de estos elementos, se describe al sujeto como individuo con discapacidad, no solo en el aspecto motor sino en las áreas motora gruesa, fina, no sólo su procedencia, sino el conocimiento del medio que lo rodea, no sólo su lenguaje sino los sistemas alternativos de comunicación que utiliza, su interacción con otros es decir su socialización intra y extrafamiliar, grado de autonomía para desarrollar determinadas actividades, etc.



 

A partir de la evaluación se establecen los llamados OBJETIVOS DE LA INTERVENCIÓN, que representan la dirección en que debemos actuar. Organizar las actividades a realizar, la complejidad creciente como se plateen los mismos y los actores principales involucrados, que son, cada uno de ellos un factor esencial para lograr resultados, partiendo de establecer lo más importante a resolver, fijar las metas a lograr, definir exactamente qué se pretende conseguir, que debería realizar ese niño y de este modo, facilita la selección de las formas o estrategias de conseguirlo de acuerdo con las posibilidades reales individuales, de la familia y el entorno.



 

Otro elemento a considerar es no tomar como base para evaluar la capacidad del niño una prueba estandarizada de “exactitud en la ejecución de la técnica de higiene oral, o el éxito en una prueba de contenidos mínimos sobre salud bucal. La evaluación más útil es la que parta del análisis de las habilidades especificas alcanzadas en las distintas áreas del desarrollo (Pérez Álvarez, L., 2004) y las posibilidades de realizar las adecuaciones necesarias para el logro de los aprendizajes de acuerdo a sus capacidades.
El inicio de las acciones comienzan por la respuesta a la siguiente cuestión: ¿Cómo intervenir en el aprendizaje del discapacitado?
Para fomentar un aprendizaje de los estudiantes discapacitados, el cuidado principal es esencialmente el mismo que el de un niño. Por lo cual, dentro de la naturalidad del día a día, la mejor estrategia es la práctica de cuidados e higiene diaria(Sachteleben, M., 2009 ).

Sin embargo, existen algunas pautas que son importantes tener en cuenta y que la autora Marilisa Sachteleben enumera de esta forma.

  1. Tratar de imaginar el mundo interior del estudiante. Intentar hacer sus tareas ordinarias con él y sus “manos”. Sentir empatía y entender lo que tiene que vivir.

  2. La mejor crianza que puede proporcionarse es el amor, la tolerancia y la paciencia hablando con calma y agradablemente.

  3. Fomentar el aprendizaje de los estudiantes discapacitados con la coherencia y la rutina. El cambio puede ser aterrador para algunos estudiantes con discapacidades.

  4. Seguir un programa de base. Planificar y evaluar el proceso pautado para implementar los cambios que sean necesarios, retroceder o avanzar. Respetar los tiempos.

  5. Mantener el entorno limpio y organizado. La coherencia disminuye las angustias, las sorpresas o cambios de rutina obstaculizan los logros alcanzados.

  6. En las necesidades educativas especiales, el "ambiente es menos restrictivo." Esto significa tolerancia y libertad, manteniendo al mismo tiempo la seguridad.

  7. Organizar el medio ambiente como si se tratara de un infante o un niño, más allá de la edad cronológica, disminuir obstáculos y situaciones de peligro.

  8. Tratar de hacer sus vidas lo más normales posible. Fomentar los aspectos positivos y las habilidades que tienen.

  9. Mostrar el valor que ellos tienen tal y como están.

  10. Ayudar al estudiante con el auto-cuidado y las necesidades de higiene. Puede no saber cómo cuidar de sí mismo. Y generalmente se hace hincapié en la desventaja y causa más problemas sociales.

  11. Proporcionar seguridad, juguetes educativos, como bloques, animales de plástico, tela o de plástico y libros de estudio

  12. Para ayudar en habilidades motoras, la oferta simple, es una estrategia sencilla.

  13. Desarrollar la coordinación general y el tono muscular ojo-mano.

  14. La natación es excelente para el funcionamiento y la coordinación general, y muy adecuada para trabajar la musculatura orofacial mediante buenas técnicas de respiración

  15. Alimentar un niño con discapacidad: Proporcionar las comidas simples y en forma regular. Evitar el azúcar, y aumentar frutas y hortalizas frescas.

La metodología pedagógica para la atención de los niños con necesidades educativas especiales representa para el maestro especialista:


Una propuesta coherente para la finalidad del modelo educativo de atención: el acceso al currículum.

Un reto para identificar los niveles necesarios de información, determinar las estrategias para su recolección, realizar la interpretación adecuada y definir las líneas de acción pedagógicas pertinentes.


La creación de políticas públicas en salud bucal conlleva la universalización de la atención de los servicios de atención. Es importante, ante todo, la generación de políticas sociales que involucren aspectos como la reducción de las desigualdades sociales, de salud y de la pobreza: “una política social constituye una parte del proceso estatal de transferencia y distribución de recursos fundamentales frente a la existencia de diversos grupos sociales (Agudelo Suárez, A., 2009).

Necesidades educativas especiales en Salud bucal:
El factor “discapacidad” presente en el sujeto, lo coloca dentro de grupos de riesgo diverso. La salud bucal, en estos casos, implica que requerirá para obtenerla o mantenerla de un esfuerzo agregado.

Las patologías prevalentes en las personas con discapacidad son: caries, enfermedad de las encías y maloclusiones. Todas con la necesidad de instalar tempranamente estrategias que eviten severidad de estas lesiones o instalación por ejemplo: caries en niños con trastornos convulsivos que ingieren altas dosis de medicamentos con contenido de azúcares para mejorar los sabores y hacer tolerables su ingesta. Malas posturas, alteraciones del tono muscular, trastornos del sistema inmunológico entre otras pueden ser causa de problemas buco-maxilo-faciales.



Por lo expresado, es fundamental que el BINOMIO EDUCACIÓN SALUD que se señalara anteriormente adopte un protagonismo en donde de acuerdo a la discapacidad se personalicen acciones individuales adecuadas.

Lineamientos generales

  1. Analizar la individualidad del alumno: Cada actividad se desarrollará de acuerdo a las potencialidades individuales del escolar debido a que existen niños ó jóvenes ciegos y deficientes visuales, pero que a la par de esta condición presentan otros problemas/multidiscapacitado (retardo mental, problemas de motricidad , etc.) que requiera mayor atención. Evaluar al niño permitirá por ejemplo anular el uso de pasta dental en aquellos casos que presenten trastornos deglutorios que impidan enjuagarse o ante el riesgo de broncoaspiración.

  2. Resaltar la importancia del componente bucal como parte fundamental de la salud integral: para ello se revisará la importancia que tiene cada órgano del cuerpo, cada sistema y sus funciones y la necesidad de mantenerlos, resaltando todas las medidas, cuidados y actividades diarias que deben desempeñarse, tomando en cuenta sus limitaciones para mantener niveles óptimos de salud. Y en este aspecto, será necesaria la construcción de cepillos dentales adaptados a la discapacidad de los miembros superiores, engrosando el mango, alargándolo, incorporándole una abrazadera para los que no pueden tomarlo con firmeza.

  3. En cuanto a las estrategias metodológicas: es esencial que todas las actividades educativas sean cien por ciento vivenciales, de esta manera pueden ser mejor aprovechadas por el niño con discapacidad. Deben ser planificadas de acuerdo a las características de la población.

Este aspecto es importante en aquellos niños con retraso mental, donde es difícil lograr que comprendan conceptos como el de placa bacteriana/biofilm como agente etiológico de caries y enfermedad de las encías que es necesario remover. Por esto, la necesidad en ellos de sustituir una técnica de higiene oral detallada por algo más simple como es utilizar colorantes que tiñen la placa, puede ser visualizada frente al espejo y responder correctamente a la consigna “cepillate hasta que lo rojo no esté más”

  1. Uso de lenguaje sencillo y acorde con la condición de la población. Debe cuidarse con los niños con trastornos visuales, el empleo de expresiones cien por ciento visuales, en este sentido es conveniente tratar de ubicarlos en el espacio: adelante, atrás, posterior, arriba , abajo, derecha, izquierda etc. para evitar perderlos en las actividades que se realicen.

  2. Cada información debe ser demostradas a través de medios auxiliares, que en estos casos pueden ser macromodelos (Ejemplo: para señalar los diferentes grupos de dientes: incisivos, premolares y sus funciones, diferencias entre dientes sanos y dientes cariados etc.), confeccionados con yeso u otro material moldeable y liviano de manera que el escolar pueda palparlo e identificar las condiciones mas relevantes o a través de rotafolios con figuras de relieve y mucho color o láminas individuales de cartulina o cartón doblefaz moldeando la forma del diente o lo que se quiera trabajar con cordones finos y materiales de diferentes texturas de acuerdo a lo que se desee simular. Confección de folletos en sistema Braille, trabajo con espejos grandes tratando de no olvidar la consigna DIGO – MUESTRO - HAGO.

  3. Para explicar las técnicas de cepillado deberán realizarse practicas con manipulación pasiva o activa. En la manipulación pasiva el operador pone las manos del niño sobre las de él ,mientras hace los movimientos o en caso contrario se realiza una manipulación activa donde se toma la mano del niño o joven y él mismo con nuestra ayuda realiza los movimientos.

  4. En el caso de los enjuagues con Fluoruro de Sodio deben tomarse en cuenta los grupos de población específicos con problemas de retardo mental y motrices, haciendo previamente ejercicios con agua para saber si la retienen o no y posteriormente con el flúor, pero siempre con la seguridad que no será ingerido, y en ese caso optar por aquellos de acción semanal. Salvando estas excepciones esta actividad puede realizarse sin ningún problema.

  5. Con los niños con deficiencia visual, para detectar la placa dental podrá usarse al igual que en el caso de los videntes colorantes vegetales, tomando en cuenta los siguientes aspectos de acuerdo a las necesidades visuales de la población:

Población con deficiencias visuales: se hará en un lugar con mucha luz (patio de recreación) ayudándonos con espejos grandes y utilizando los colorante vegetales más fuertes: verde, rojo, azul para una mayor fijación.

Población Ciega: Igualmente se usaran los colorantes para reconocer a través del tacto las diferentes texturas que aparecerán, para ello el operador se ayudará con macromodelos o láminas con relieve donde se dibujen dientes, preferiblemente un incisivo, con diferentes niveles de placa (todo el diente, hasta la mitad y un tercio) el escolar palpará la lámina con su caso en particular y el operador le hará las correcciones correspondientes.

Población con problemas discapacitantes graves o severos: Dependiendo del caso se le harán las mismas actividades y en aquellos casos severos, solo se tratara de sensibilizarlos acerca del por qué deben guardar una buena Higiene Bucal.


  1. Se recomienda crear en las aulas un rincón para la Salud Bucal, donde entre otras cosas se guarden los equipos Higiene Bucal (Cepillo, Crema Dental, Enjuagues) para reforzar después de cada comida, en el caso de que se cuente con servicio de comedor, el hábito de cepillado. Para la ejecución de esta actividad se sugiere fabricar un "CEPILLERO” que puede facilitará el cepillado dentario en la Escuela con la supervisión del maestro y de odontólogo que visite periódicamente la institución.

Los aspectos mencionados son algunos que el Odontólogo y el Maestro como mediador deben conocer para alcanzar la salud bucal de los niños con discapacidad en las Instituciones Educativas Especiales. Ambos se vincularán con los padres para mejorar las falencias en la higiene de sus niños, además de conocer muchos otros contenidos que hacen a la salud bucal como son: alimentación, qué hacer ante los traumatismos dentarios muy frecuentes en niños con trastornos motores, cuidado de las encías, posiciones correctas de lengua, labios, hábitos lesivos, etc.

14- CAPITULO X:

Propuesta






UNIVERSIDAD NACIONAL de CUYO

FACULTAD: ODONTOLOGIA

AREA/S ORGANIZATIVA/S:

Cátedra ATENCION ODONTOLOGICA del PACIENTE DISCAPACITADO


RESPONSABLE: Master Od. Prof. Ma. del C. Patricia DI NASSO

TELÉFONO DE CONTACTO: FIJO: 4253633 / 4963897 / 4494141

CELULAR: 156161518

DIRECCIÓN DE E-MAIL: patdin@fodonto.uncu.edu.ar
TIPO DE ACTIVIDAD: Marcar con una x el tipo de actividad por la que solicita ayuda económica



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal