Maria del carmen patricia di nasso carrada



Descargar 1.01 Mb.
Página8/13
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.01 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

Uso del chupete Alimentos más peligrosos


Uso de mamadera Alimentos menos peligrosos

Técnica de Cepillado dentario Cepillo adecuado

Pasta dental adecuada Frecuencia de higiene
Información en la Escuela/Institución:

Recibió en ella información sobre salud bucal?

Quién la dio?
Persona que respondió: ............................................................................................................................................

La muestra estuvo formada por 23 padres de niños con discapacidad que concurrieron a la Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Cuyo en Mendoza, Argentina.

Los niños con discapacidad (15 masculinos y 8 femeninos) concurrían por primera vez a esta Institución, y presentaban las siguientes discapacidades: 10 con Síndrome de Down, 5 con Retraso mental, 4 con Parálisis cerebral, 2 con Trastornos Generalizados del Desarrollo, 1 con Síndrome de Déficit Atencional y 1 con Síndrome de Prader Willi.

Se considera importante la edad de los niños, ya que los padres de niños pequeños con discapacidad están ávidos por conocer acerca de aspectos que mejoren la calidad de vida de sus hijos. El 42% de los niños tenían 4 años de edad, y el resto de los niños con edades entre 1 y 8 años.


A la pregunta de la causa de la consulta el 52% de los padres respondieron que deseaban realizar un control de los tejidos de cavidad bucal, 35% eran derivados por otro Profesional y un 13% por una emergencia odontológica (dolor, inflamación, traumatismo)
Tabla 1:


Causa de la consulta odontológica

Cantidad

%

Control

12

52%

Derivación de otro Profesional

8

35%

Urgencia odontológica

3

13%

Total

23

100%
23 Padres encuestados acerca de los saberes sobre salud bucal, clasificados de acuerdo a la causa de la consulta odontológica, 2009, Mendoza, Argentina.

Ante la pregunta acerca del asesoramiento recibido anteriormente sobre la salud bucal de sus hijos con discapacidad y quién o quiénes explicaron o respondieron sus inquietudes, la Tabla 2 muestra que lamentablemente la respuesta negativa en la mayoría de los items revela valores altos de ignorancia de ciertos temas que deberían conocer y que depende de otros que esos saberes les lleguen en tiempo informa de acuerdo a la discapacidad de sus hijos, la edad, la gravedad de la misma, y principalmente la importancia que en este tópico tiene el BINOMIO EDUCACIÓN-SALUD.


Tabla 2:

Tema

Si

No

Caries

10

13

Uso del chupete

6

17

Uso de mamadera

5

18

Técnica de cepillado

11

12

Pasta dental

10

13

Enfermedad de las encías

2

21

Alimentación más peligrosa

6

17

Alimentación menos peligrosa

6

17

Cepillo adecuado

8

15

Frecuencia de higiene

15

8
23 Padres encuestados acerca de los saberes sobre salud bucal, clasificados de acuerdo al asesoramiento recibido, 2009, Mendoza, Argentina.

Tabla 3:


23 Padres encuestados acerca de los saberes sobre salud bucal, clasificados de acuerdo lugar donde fue asesorado, 2009, Mendoza, Argentina.

Lugar de asesoramiento

Si

No

Escuela

8

15

Por otra parte, a los pocos a los que se les enseñó Educación para la Salud Bucal (8 padres), el lugar de asesoramiento fue la Escuela, quedando ausentes los Servicios y Equipos de Profesionales de la salud para ocupar este rol tan importante como lo indica la Tabla 3.


Y en la Tabla 4 el maestro ocupa el lugar primordial para esta tarea, secundariamente aparece el Pediatra, el Odontólogo y la Fonoaudióloga

Quién lo asesoró

Cantidad

%

Maestro

5

62%

Pediatra

1

12%

Odontólogo

1

13%

Fonoaudióloga

1

13%
Tabla 4

8 Padres encuestados acerca de los saberes sobre salud bucal, clasificados de acuerdo al Profesional orientador, 2009, Mendoza, Argentina.


De los 23 padres encuestados, 15 accedieron a que sus hijos fueran examinados a través de este formulario, sobre los siguientes aspectos orofaciales:




Examen/entrevista

Subrayar el hallazgo encontrado

Lengua



Protruída Retruída Normal

Labios



Secos Húmedos Hipotónicos Hipertónicos Normotónicos

Salivación




Normal Incontinencia salival Goteo Napas Hilo

Tono motor sistémico

Hipotónicos Hipertónicos Normotónicos

Encías



Normales Hipertrofia gingival: Localizada Generalizada



De los 15 niños examinados, 11 masculinos y 4 femeninos, de acuerdo a la discapacidad y edad de los mismos, la Tabla 5 y 6 describe los datos
Tabla 5 Tabla 6


Discapacidad

Cantidad

Sindr. de Down

6

Parálisis cerebral

3

Retraso mental

2

Hidrocefalia/epilepsia

1

Sindr. Prader Willi

1

Sindr. de Def. Atenc.

1

Tr. Gral. Deasarrollo

1

Total

15

Edad

Cantidad

1 años

1

4 años

1

5 años

2

6 años

4

7 años

1

8 años

3

9 años

2

10 años

1

Total

15

Realizado el examen se encontró que el 50% de los niños tenían trastornos en las encías en diversos grados y severidad, que luego cotejando las historias clínicas además de las falencias en la higiene, ingerían drogas anticonvulsivas que producen generalmente hipertrofia gingival acompañada con gingivorragia.

Solamente el 30% de los niños presentaron alteraciones posturales de la lengua, en ellos, se situaba protruída y en anteroversión.

El 75% de los niños examinados presentaron labios secos y agrietados. En el 30% se observaron labios húmedos coincidentemente con el 30% que presentaba incontinencia salival. El tono muscular de los labios se dividió en parte iguales para los que tenían hipertonía labial, hipotonía y aquellos normotónicos.

Con respeto al tono muscular sistémico, relacionado directamente con la salud bucal en lo referente a maloclusiones, posturas linguales, hábitos lesivos como respiración bucal, del 100% de los niños examinados el 30% presentaba hipotonía muscular generalizada visible a simple vista.

Atención Odontológica de Niños de 1 mes a 6 años con discapacidad


Según la Organización Mundial de la Salud, dos terceras partes de la población con discapacidades no reciben atención bucodental alguna, y aunque los porcentajes estimados de población con discapacidad varían de una localidad a otra, los aspectos de salud integral para este grupo poblacional no incluyen su rehabilitación bucodental. Considerar los datos neonatales aportan información sobre la presencia de secuelas en el paciente infantil nacido en condiciones de riesgo y permitirá al Odontólogo establecer protocolos preventivos y de atención al niño.
En el mes de Mayo de 2009, se tomó una grupo de 40 niños cuyo examen y posterior tratamiento (aunque no era, este último objeto de este trabajo) permitió conocer otros aspectos relacionados con la salud bucal ya que las estrategias diagnósticas y de intervención debieron adecuarse particularmente para posteriormente poder vincular con áreas educativas directamente relacionadas con ellos programa de acción directa sobre la salud bucal.

Los datos demográficos de la muestra: edad de los pacientes con discapacidad, sexo y discapacidad quedan reflejados en la Tabla 1, 2 y 3 : 




Sexo

Cantidad de niños

Masculino

26

Femenino

14

Total

40
Tabla 1:

40 Pacientes con discapacidad atendidos en la Facultad de Odontología clasificados según sexo, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009


65% corresponden al sexo masculino. Dato que aparece en numerosos trabajos de investigación por lo cual la aparición de la discapacidad en este sexo, más que en el femenino estaría dado a factores cromosómicos relacionados a la unión XX – XY parental

La población de estudio de 40 pacientes con distintas patologías consistió en 26 (65%) varones y 14 (35º%) mujeres (Tabla 1); presentando un rango de edades entre los 13 meses y los 72 meses +- 12 meses (6 años) con una media de años de 4,6 (Tabla 2).

El 30% de los niños atendidos tenían entre 61 y 72 meses de edad (entre 5 y 6 años) y el 20% entre 25 y 36 meses de edad (entre 2 y 3 años)

Tabla 2:


Edad en meses

Cantidad de niños

0 a 12

0

13 a 24

1

25 a 36

8

37 a 48

0

49 a 60

7

61 a 72

12

más de 6 años

12

Total

40
40 Pacientes con discapacidad atendidos en la Facultad de Odontología clasificados según edad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009

La discapacidad más frecuente en el grupo de niños que asistieron a la atención odontológica fueron con 42% con Síndrome de Down y 22% con parásislis cerebral (Tabla 3).



Tabla 3:

40 Pacientes atendidos en la Facultad de Odontología clasificados según tipo de discapacidad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009




Tipo de discapacidad

Cantidad de niños

Síndrome de Down

17

Trast. Gral. Desarrollo

4

Trast. Cognitivos

1

Trast. Convulsivos

3

Sindr. Kabuki

1

Trast. Motores

9

Síndr. Costello

1

Sindr. Angelman

1

Sindr. Marden Walker

1

Sindr. Appert

1

Patología desconocida

1

Total

40


Datos de salud oral recogidos
Tabla 4:

Relación Edad (en meses) - Cantidad de elementos temporarios en una muestra de 13 niños con discapacidad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009





Edad en meses

Promedio de elementos dentarios temporarios en boca

13 a 24

12

25 a 36

15

49 a 60

19

61 a 72

18



En general puede observarse que existe persistencia de elementos temporarios en boca a edades que en niños sin discapacidad estos valores son menores.

Este dato no es menor ya que induce a pensar que la práctica odontológica debe reconvertirse en cuanto y en tanto ofrecer a estos pacientes una odontología relacionada a mantener la salud de elementos temporarios, con un perfil de prestaciones orientado a la prevención y promoción de la salud.


Tabla 5:

Relación Edad (en meses) – Presencia de Temporarios cariados en una muestra de 13 niños con discapacidad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009



Edad en meses

Promedio de elementos dentarios cariados

13 a 24

0

25 a 36

2

49 a 60

1,5

61 a 72

3,5



La curva muestra un pico a los 3 años y otro a los 6 años de vida de los niños con discapacidad. Esto se relaciona con los la persistencia de los elementos dentarios temporarios.

No es menor que en los 2 primeros años de vida la presencia de caries sea cero, pero, es importante relacionar este dato con los de la tabla anterior en la cual se observa la persistencia de elementos temporarios y solamente un promedio de 12 elementos dentarios entre los 13 y los 24 meses.


Datos que podrían interpretarse como retraso en la erupción de la dentición temporaria.

Y así mismo inferirse que habría un retraso en el recambio dentario de los niños con discapacidad, ya sea exfoliación demorada y erupción de la dentición permanente atrasada.

Esto podría responder a la pregunta ¿Por qué en algunas discapacidades aparentemente habría menos riesgo de caries?

Arriesgar una respuesta sería pensar en la morfología dentaria diferente como es el caso de los niños con Síndrome de Down o bien al erupcionar después, el tiempo de exposición a los ataques ácidos también sería menor.




Tabla 6:

Valores máximos y mínimos en dentición temporaria y elementos dentarios cariados observados en 20 niños con discapacidad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009




Discapacidad

Dentición

Valor mínimo

temporaria

Valor máximo

Elementos Valor mínimo

cariados

Valor máximo

Sindr. de Down (10)

12

20

0

4

Trast. Gral. Desarrollo (3)

18

20

0

4

Trast. Motores (7)

6

20

0

8






Tabla 7:

Promedio de elementos dentarios temporarios y presencia de caries en 20 niños con discapacidad, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009





Discapacidad

Promedio de elementos dentarios temporarios

Promedio de elementos cariados por paciente

Sindr. de Down (10)

15,2 dt

1,25 c

Trast. Gral. Desarrollo (3)

18,6 dt

9,3 c

Trast. Motores (7)

15,1 dt

2,71 c


(dt) dientes temporarios (c) cariados
Tabla 8:


Tratamiento odontológico

Cantidad

THO

36

Fluor Prof

37

Detartraje

1

Cariostático

25

Amalgama

10

IV

14

Trat. Pulpar

3

Exodoncia

18

Rx

3

Total

147
Prestaciones odontológicas realizadas a 40 Pacientes con discapacidad atendidos en la Facultad de Odontología, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009

Tabla 9:

Prestaciones odontológicas realizadas a 40 Pacientes con discapacidad atendidos en la Facultad de Odontología agrupadas según tipo o característica, Mendoza, Argentina, Mayo de 2009





Tratamiento odontológico

Cantidad

Preventiva

100

Restauraciones

30

Exodoncias

18

Total

148



11- CAPITULO VII: Discusión


Las afecciones bucales constituyen un importante problema de salud por su alta prevalencia, demanda pública y fuerte impacto sobre las personas y la sociedad en términos de dolor, malestar, limitación y discapacidad social y funcional, así como también por su efecto sobre la calidad de vida de la población.

La enfermedad bucal es la resultante de condiciones específicas de la salud: respuestas a la exposición a determinados agentes bacterianos, dieta rica o carente de carbohidratos, fluoruros, hábitos higiénicos bucales, acceso a la atención estomatológica, adquisición de conocimientos sobre problemas bucodentales, responsabilidad individual con su propia salud, asistencia sistemática a los servicios y otras.


Por esas razones consideramos que nuestro mayor esfuerzo debe estar dirigido a reducir la frecuencia de las afecciones bucales mediante un incremento de las actividades de promoción, prevención y educación sanitaria, donde desempeña una relevante función la educación para la salud, por cuanto influye favorablemente sobre los conocimientos, actitudes y comportamientos de los individuos, grupos y colectividades.

En las últimas décadas, la población mundial de personas discapacitadas ha aumentado considerablemente. Esto se debe principalmente a los adelantos en las áreas de neonatología y pediatría, que permiten salvar a bebés que anteriormente no habrían sobrevivido. Este aumento paulatino de la población de pacientes especiales lleva a una mayor demanda de tratamientos dentales dirigidos a dichos pacientes (Pirela MA, 1999).

Los pacientes discapacitados, ya sea física o mentalmente, requieren de un especial cuidado de la salud oral por parte de los familiares y odontólogos, ya que muchas veces la disminución de sus facultades dificulta o imposibilita un autocuidado. A esto se suma la mayor prevalencia de ciertas patologías orales como enfermedad periodontal, lesiones de tejidos blandos, maloclusión y problemas articulares. El tratamiento de las maloclusiones es importante para restablecer el correcto funcionamiento del sistema ortognático ((Machuca C, 1999).

Si consideramos que una de las acciones básicas de las políticas sanitarias para promover y proteger la salud de los individuos y la de la comunidad es la educación para la salud bucal, la tarea de transmitir información y prevención odontológica debe comenzar en la infancia. En este proceso, el odontólogo, los padres y el docente deben transformarse en colaboradores estrechos y protagonistas activos. En este trabajo, se intenta que la comunidad odontológica planifique con la comunidad educativa acciones de salud bucal duraderas, y en especial con el maestro, que convive diariamente con el niño y se vincula con frecuencia con sus padres.


Para ello el presente trabajo se planteo en tres (3) etapas con 3 grupos homogéneos internamente pero heterogéneos entre sí.

El primero constituido por maestros de Educación Especial al frente de niños con discapacidad que fueron entrevistados acerca de su participación en actividades de Educación para la salud bucal, específicamente competencias de cepillado en los alumnos a su cargo.

El segundo grupo constituido por padres de niños que al concurrir por primera vez a la consulta odontológica fueron interrogados acerca de sus saberes generales sobre enfermedades bucales, hábitos, alimentos más y menos peligrosos para la salud bucal de sus hijos, etc.

El tercer grupo fue subdividido en dos subgrupos: por un lado niños con discapacidad hijos de los padres encuestados que concurrían por primera vez y a los cuales se les realizó un examen de tejidos orofaciales bucales y peribucales, funcionamiento, tono, posturas. Y el otro subgrupo de niños que concurren por demanda espontánea a la consulta y que ya se encontraban en tratamiento, y en los cuales pudo evaluarse qué tipo de prestaciones odontológicas se les realizó.

Las entrevistas y los examenes se realizaron durante el periodo Abril-Julio de 2009.

De ellos pudo observarse lo siguiente:
A nivel escolar:


  • Disparidad entre la matrícula escolar y la cantidad de establecimientos. Aparentemente no se tendría en cuenta la discapacidad en algunas de ellas para limitar la matrícula.

  • En muchos casos, los docentes se ven superados en sus tareas, no pudiendo separar un tiempo diario para el cepillado dentario.

  • No habría control sobre los alimentos que ingieren los niños. Apareciendo los más peligrosos para la salud bucal como los más ingeridos.

  • Presencia de Bolsita de higiene pero con ausencia significativa de cepillo dental, lo que imposibilitaría realizar la higiene bucal diariamente.


A nivel equipo de salud odontológico:

  • Ausencia de Odontólogos en establecimientos escolares especiales

  • Ausencia de planes de salud bucal para Escuelas Especiales.

  • Ausencia de asesoramiento sobre salud bucal a maestros

  • Ausencia de asesoramiento sobre salud bucal a padres


A nivel padres:

  • Desconocimiento sobre salud bucal en general y menos aún acerca de las diferencias en sus hijos con discapacidad.

  • Ausencia de consulta periódica al Odontólogo

  • Ignorancia sobre temas de salud bucal más complejos y que competen a las personas con discapacidad.

  • No valorar adecuadamente la salud de la dentición temporaria

A nivel niños con discapacidad:

  • Estados bucales deteriorados

  • Abandono de la ciencia odontológica como grupo vulnerable

  • Anestesia general como única alternativa de atención para aquellos niños que rechazan el tratamiento.

  • Extracciones múltiples como alternativa de tratamiento.

Por qué EDUCACIÓN para SALUD BUCAL?


Porque el BINOMIO EDUCACIÓN-SALUD es una estrategia donde el componente preventivo es el protagonista en acciones de colocar los límites precisos a la enfermedad prevalente en grupos de riesgo como son los niños con discapacidad. En esta estrategia los actores sociales, y en particular el binomio Maestro-Odontólogo son los adecuados para llevar a cabo este tipo de actividades y asegurar que perduren en el tiempo.



Apostar a que con el tiempo irán arrojando como resultado un cambio positivo en la concepción sobre salud oral de los pacientes, que se reflejará en los tratamientos que estos necesiten, observándose la disminución de las actividades mutilantes y el significativo aumento de las actividades orientadas a la prevención.

Es importante resaltar lo productivo de la intervención en la triada Niños con discapacidad-Padre-Maestro, por cuanto los miembros de esta triada cumplen el rol de “educandos”, obtuvieron nuevos conocimientos sobre los temas impartidos, lo cual permitió su mejor preparación, así como responsabilizarles con su propia salud, la de sus alumnos y sus hijos, y la adopción de estilos de vida saludables.

El modelo de intervención educativa muestra eficacia, al modificarse favorablemente los saberes sobre salud bucal en los maestros, padres y niños especiales.

A partir de los datos recogidos se pueden inferir aspectos de la realidad que suceden en un subsector de la Educación Especial como es por ejemplo que muchas veces las Instituciones educativas se limitan a contener a niños con discapacidad y por otra parte, muchas otras a implementar el curriculum con saberes y competencias tendientes lograr un futuro adulto autoválido en las capacidades que naturalmente posee el sujeto.

De la primera etapa donde se obtuvieron datos sobre aspectos generales cantidad de Escuelas Especiales en la Provincia, matrícula 2009, localización geográfica y discapacidad que atienden, puede iniciarse un diagnóstico macro:

S



i consideramos los datos del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, en la provincia de Mendoza viven 116.498 personas con discapacidad, representando un 5,35% de las estadísticas nacionales.

De ellos, 4872 están escolarizados, quedando más de 100.000 individuos con discapacidad fuera del sistema educativo. Este dato no es menor, dado que lamentablemente el acceso a la educación especial está todavía obstaculizada por un estigma que es la “discapacidad misma” por un lado y por la ausencia de establecimientos que contengan enfermedades discapacitantes complejas, severas y de difícil manejo, incluso para los docentes formados en esa especialidad.

La localización geográfica de los establecimientos dista mucho de ser la ideal. Es evidente que lamentablemente la escasez de Escuelas especiales alejadas de centros urbanos es una debilidad del sistema. Por otra parte, las Instituciones Educativas Especiales, además de instalarse en Centros de mayor densidad de población, cuentan con la cercanía de hospitales de alta complejidad, y la concentración de Profesionales de Rehabilitación en cantidad y calidad. Por lo cual, aquellas familias con algún miembro discapacitado que resida lejos de estas ciudades, se ven perjudicados al momento de acceder a estos servicios.

Con respecto a la discapacidad que contienen los establecimientos educativos, no se aprecia la inclusión de algunas discapacidades complejas como Trastornos generalizados del desarrollo: autismo, síndrome de Rett, Síndrome de Arperger, etc., entre otras.

En la segunda etapa, se entrevista a uno de los actores sociales más importantes del proceso educativo en el Sistema de Educación Especial que son los maestros.

Pertenecían a Instituciones educativas de los Municipios/Departamentos del conurbano mendocino y a la Capital de la provincia, correspondiente al oasis norte de ella. Zona con la más alta densidad demográfica. Cuenta con todos los servicios sanitarios, educativos y sociales de alta complejidad, dato que permite un fácil acceso a terapias de rehabilitación, atención temprana, hospitales, centros de atención primaria, etc.

Ellos, al ser encuestados revelan una ausencia marcada de aspectos que se refieren a la salud bucal en los programas analíticos anuales a desarrollar con sus alumnos. Aparece, aunque solapada, una marcada resistencia a agregar algo más al quehacer diario, ya que los grupos de alumnos son numerosos y en algunos casos heterogéneos, niños con discapacidad leve, y multidiscapacitados que necesitan una atención personalizada difícil para ellos de cumplir.

Es así, que la alimentación de los niños, altamente peligrosa para la salud bucal, por el exceso de azúcares, frecuencia, consistencia, medicamentos dulces, etc. muestra que los hábitos dietarios sin su correspondiente cepillado posterior a la ingesta es un obstáculo que es necesario trabajar con la comunidad educativa toda. Incluso el uso de sustitutos alimentarios menos peligrosos y variados.

Un dato llamativo fue la NO mención en ningún momento del Odontólogo como referente en salud bucal. Aunque no se preguntaba acerca de él específicamente, las entrevistas, que no se limitaban solamente al cuestionario permitían ser un detonante para explayarse en otros temas de su práctica docente, sus honorarios, las largas jornadas de trabajo, la respuesta tibia de los padres a sus requerimientos, etc. Es así, que los 105 docentes que intervinieron proporcionaron información muy enriquecedora.

La tercera etapa, en la que los padres expresaron sus saberes acerca de la salud bucal en general y en particular de sus niños con discapacidad, debe resaltarse la escasa o nula información recibida de los Profesionales de la Salud en general y de los Odontólogos en particular.

Por lo cual el tema SALUD BUCAL en la DISCAPACIDAD, constituye un saber y una competencia que indefectiblemente debe incorporarse en los planes de estudios de las carreras de formación superior (universitarias) de la salud y la educación, y ocupar un lugar sostenido en el tiempo y espacio de los ámbitos donde la educación formal o no formal se incorpora en las comunidades vulnerables.

Por último, la recolección de datos se centró en la atención odontológica de niños con discapacidad que concurren a la consulta. Puede apreciarse, que las dos edades en donde los padres toman conciencia de la salud bucal de sus hijos con discapacidad es entre los 3 y 4 años y luego entre los 6 y los 7 años.

No es casual, que antes de los 3 años, la familia está resolviendo la problemática de la discapacidad en el contexto intrafamiliar: la noticia, la etapa de shock, las culpas, el por qué a mi?, las visitas a distintos profesionales de la salud, (genetista, pediatra, neonatólogo, etc) que afirme el diagnóstico o niegue la noticia recibida. Generalmente, estos niños al tener retraso en la erupción de la dentición temporaria, la salud bucal no representa para los padres un problema en estos momentos de aturdimiento.

Entre los 3 y 4 años, los niños con discapacidad están en plena erupción de piezas deciduas o bien están completándola. A los 6 y 7 años, aparece otro momento significativo de consulta, ya que comienzan la época de recambio y la aparición de la dentición permanente y en muchos casos la escolarización.

De todos modos, la atención clínica odontológica demuestra a estas edades un perfil de prestaciones donde el 68% de las mismas tienen carácter preventivo, lo que llevaría a pensar ¿qué ocurriria si se pudiera bajar la edad de intervención odontológica de estos niños cuando recién nacen? Y obviamente la respuesta la encontraremos en las bocas sanas de los niños que aún sin dientes ya están siendo estimulados a nivel orofacial e higienizados después del amamantamiento o la mamadera.

Quién enseñará esta información a las mamás de estos niños? Aunque la respuesta pueda ser el agente sanitario, el maestro, el odontólogo, etc. lo importante que se instales estos hábitos de salud.

Por lo tanto, además de trabajar con los padres para que incluyan estrategias de salud bucal en el hogar y con los maestros para incoroporar hábitos de higiene bucal regular en el aula es importante alcanzar un adecuado nivel de conocimientos de todos: padres, maestros y niños especiales.

Para ello, es necesario que se logre participación activa mediante juegos e intervenciones; la motivación de lograr la condición de promotor de la salud, (Fiorrillo N, 1991). La Educación para la salud bucal mediante el trabajo interdisciplinario con maestros especiales debe lograrse a través de un programa educativo en el plan de estudios de los alumnos.

En el hogar, el alumno con discapacidad a través de sí mismo o por medio de alguna persona en la escuela es que el niño discapacitado adquiere el hábito de cepillarse los dientes. Esto permite sugerir una reevaluación de los programas de educación para la salud vigentes.

¿Por qué la salud bucal es un contenido transversal?

La educación para la salud pretende dar respuesta a algunos interrogantes planteados por problemas y fenómenos sociales de difícil resolución, por ello es considerada un tema transversal.

Al tratar el tema de la prevención y la salud bucodental, habría que plantearse las siguientes preguntas:

¿Qué debe hacer la escuela para que la enseñanza obligatoria transmita los valores necesarios para crear conductas responsables?

¿ Cuál es la función del docente en el proceso de integración de las áreas del aprendizaje con la realidad de este conflicto?

En la búsqueda de respuestas, la escuela juega un papel importante.


“Educación para la salud”, del mismo modo que “Derechos Humanos”, “Educación para la paz” y “Educación ambiental” son temas transversales que los docentes deben considerar en sus planificaciones, asignándoles espacios relevantes para su tratamiento. Y los Odontólogos deben considerar el trabajo transdisciplinario a la hora de llevar a cabo estos objetivos.

Acerca de los contenidos transversales

Los temas transversales abarcan contenidos culturales trascendentales destinados a paliar cuestiones que cada sociedad considera como importantes y dignos de análisis y tratamiento.

Presentan ciertas características:


  • Son contenidos vertebrales en el currículo y, a la hora de manifestarse, lo hacen en situaciones concretas del ámbito escolar.

  • Demandan del docente coherencia entre los valores inculcados y las acciones ejercidas frente a los alumnos.

  • Permiten incluir otros contenidos e integrarse a otros problemas.

  • Tienen un sentido y una intencionalidad concreta.

  • Su finalidad la constituyen valores básicos y universales.

Por lo cual, SALUD BUCAL en el BINOMIO EDUCACIÓN y SALUD debe estar presente.

Trabajar por proyectos

Entendemos por proyecto un curso de acción, un conjunto de acciones destinadas a un fin, una negociación para producir, un planteamiento sobre el conocimiento escolar, un modo de organizar el proceso de enseñanza-aprendizaje.


Los proyectos de trabajo:

  • están relacionados con la realidad, parten de los intereses de los alumnos, propician su aplicación a otras situaciones;

  • no atomizan el aprendizaje, permiten descubrir y construir los contenidos (saberes);

  • se inscriben en el marco de las clases cooperativas;

tienen conexión con las teorías y las prácticas pedagógicas que estimulan la investigación del entorno, la interacción y la integración de los saberes escolares.

Organizar un proyecto de trabajo con los alumnos implica que el docente asuma el lugar de coordinador para que los alumnos adquieran un lugar central en su aprendizaje.

Entonces cabe preguntarse: ¿cuáles son las condiciones que los docentes deben considerar para hacer posible la formulación de un proyecto que involucre a la comunidad educativa especial?


  • La valoración que se le otorgue al proceso de construcción conjunta de conocimientos.

  • Planificar, ejecutar y evaluar dentro del BINOMIO EDUCACIÓN - SALUD BUCAL, Maestros y Odontólogos

  • La disposición para promover el aprendizaje desde una perspectiva grupal, para que los niños aprendan con y de los otros niños, con y del docente.

  • La promoción del desenvolvimiento autónomo de los niños con discapacidad y con la ayuda y compromiso de sus padres.

  • El respeto por los distintos ritmos de aprendizaje.

  • La promoción de un modelo de enseñanza participativo.

  • La necesidad de generar preguntas y aprender a plantearlas, especialmente en actividades con los padres.



Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal