Maria del carmen patricia di nasso carrada



Descargar 1.01 Mb.
Página7/13
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.01 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   13

Educación para la salud
Los sucesos históricos de mediados del siglo XX, a nivel, mundial desencadenan la reflexión acerca de los derechos del hombre y promueven legislaciones que buscan la generación de políticas generadoras de cambio. Se destacan los aportes de La Declaración de los Derechos Humanos (1948), Proclamación de los Derechos de los Impedidos (1975) y la Conferencia Mundial de Educación Para Todos (1990).

Desde el ámbito científico- educativo se acuñan conceptos que van construyendo el paradigma de la Inclusión. La Declaración de Salamanca (1994) reafirma el derecho de la Educación Para Todos, “independientemente de sus diferencias particulares”, impulsando la garantización de la educación de las personas con discapacidad (Dirección de Educación Especial, Gobierno de Mendoza, 2009).

El desarrollo científico ofrece enormes posibilidades  en el tratamiento de la discapacidad ofreciendo un abanico abierto de posibilidades a afecciones y patologías que hasta no hace mucho tiempo atrás se daban como irreversibles.

Los adelantos en el campo de la cirugía cardiovascular han incrementado la expectativa de vida de muchos casos que morían en edades tempranas, los avances en la comprensión de los procesos genéticos  abren un campo ilimitado en las posibilidades de tratamientos en el futuro, el diagnóstico precoz permite reducir en gran medida el riesgo de una descendencia afectada, la intervención temprana y la educación especial cambian completamente las posibilidades de integración social, la mayor comprensión de los mecanismos de producción de las manifestaciones clínicas facilita en un futuro mejores tratamientos, la cirugía estética brinda las posibilidades de modificar la apariencia física, y cada día surgen nuevas legislaciones que garantizan el derecho al pleno disfrute social de las personas afectadas. Pero a partir de la mirada de su tratamiento con un enfoque integral en la comunidad es lo que verdaderamente asegura englobar la atención de la salud de las personas con discapacidad (Pérez Álvarez, L., 2004).


La educación para la salud pareciera una práctica innovadora. Los sectores de Educación y Salud, en tanto sectores paralelos, han realizado acciones de educación para la salud, aunque se cuenta con pocas evidencias al respecto. Allí empieza el reto para explicar de una forma práctica y sencilla, pero sustentada en un marco conceptual, lo que se entiende por educación para la salud en nuestro país.
Educación

La educación es definida por el ministerio correspondiente como “un proceso de aprendizaje y enseñanza que se desarrolla a lo largo de toda la vida y que contribuye a la formación integral de las personas, al pleno desarrollo de sus potencialidades, a la creación de cultura, y al desarrollo de la familia y de la comunidad nacional, latinoamericana y mundial”. En consecuencia, la educación no debe convertirse en una relación de poder ni en un vínculo excluyente entre las personas. La educación debe producirse en el contexto de una relación entre personas que buscan autonomía, preparadas para controlar y manejar riesgos, abiertas a lo novedoso y desconocido, viviendo en su entorno social y mejorándolo, mientras van tomando conciencia de sus roles personales y sociales, a la luz de los cambios del momento. La salud se constituiría como uno de los elementos clave para este desarrollo personal (Ministerio de Educación. Ley General de Educación 28044. Lima, 2003) .


Salud

La salud es definida por el ministerio correspondiente como “el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia”. Desde el marco de la promoción de la salud, la salud ha sido considerada como un medio para llegar a un fin, como un recurso que permite a las personas llevar una vida individual, social y económicamente productiva. Por ello, la salud es un recurso para la vida diaria, y no el objetivo fundamental de la vida. En tal sentido, se trata de un concepto positivo que acentúa los recursos sociales y personales, así como las aptitudes físicas de los seres humanos. la actualidad, ambos conceptos se combinan y cobran vigencia cuando se considera a la institución educativa como un espacio importante para la promoción de la salud.


Promoción de la salud

La promoción de la salud es entendida como “el proceso que busca desarrollar habilidades personales y generar los mecanismos administrativos, organizativos y políticos que faciliten a las personas y grupos el tener mayor control sobre su salud”. Por ello, constituye un proceso político, social y global que abarca no solamente las acciones dirigidas a fortalecer las habilidades y capacidades de los individuos sino también aquellas dirigidas a modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas, con el fin de acortar las brechas de la salud pública e individual. En tal sentido, la promoción de la salud involucra a la persona, la familia y la comunidad, en un proceso de cambio orientado a modificar las condiciones y los determinantes de la salud. La educación se constituiría como el proceso para establecer aprendizajes sobre los diversos aspectos de la salud (Ministerio de Salud. Lineamientos de Política de Promoción de la Salud. Lima, 2005).


Educación para la salud
Considerando los conceptos previos, la educación para la salud cobra enorme relevancia, al permitir avanzar desde una mirada estrictamente sanitaria hacia una integral y holística, dado que las personas son las responsables de la salud. En este sentido, se observa una concordancia entre los diferentes actores de Salud y Educación, quienes señalan que la educación para la salud aborda no solamente la transmisión de información sino también el fomento de la motivación, las habilidades personales (sociales, afectivas y cognitivas) y la valoración por sí mismo y por los demás, condiciones necesarias para adoptar medidas destinadas al control y la mejora de la salud. La educación para la salud no sólo incluye la información relativa a los factores y comportamientos de riesgo sino también aquellos datos referentes a las condiciones sociales, económicas, ambientales y políticas que influyen en la salud, por lo que se desprende que en la práctica la promoción y la prevención son complementarias e inseparables.
Es innegable que la educación para la salud es una estrategia útil e indispensable en diversos escenarios, tales como el hogar, el barrio, el municipio, los centros de trabajo, etcétera. Sin embargo, es la escuela o institución educativa el lugar más propicio para la adquisición progresiva de conocimientos, actitudes, hábitos y prácticas destinados a mejorar la salud. La institución educativa incluye a toda la comunidad educativa, en particular a los docentes y padres de familia, y es el espacio indicado para fomentar el encuentro de dos sectores tan importantes como son Educación y Salud.
Por ello, la educación para la salud debe tender a buscar el desarrollo de capacidades de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, en el marco de los derechos, con énfasis en el ámbito escolar. Para ello, debe emplear diversos procesos de aprendizaje, tanto dentro como fuera del espacio físico de las instituciones educativas, facilitando la adquisición y práctica de conocimientos, actitudes, valores, habilidades y capacidades, necesarias para el control, la promoción y la protección de la propia salud, así como la de la familia y la comunidad.
Educación sanitaria
Según la Organización Panamericana de la Salud, la educación sanitaria es un medio para cambiar la conducta individual relacionada con la salud. En el inicio de su aplicación, se entendía que se impartía información a receptores pasivos, transmitiendo (por lo general, involuntariamente) algunas veces sentimientos de culpa a las personas por los problemas causados por su medio o su comportamiento. La educación sanitaria tendía a prestar poca atención a los determinantes sociales de la salud, a la discriminación de mujeres y niñas, a las desigualdades en la distribución y acceso a los recursos, al desempleo, a la vivienda inadecuada, al saneamiento insuficiente y a los numerosos factores económicos, sociales y culturales que crean la pobreza y perpetúan la exclusión de la salud. Tampoco tomaba en cuenta la importancia de construir y alimentar la autoestima y la confianza de las personas en sí mismas como base para mejorar la propia salud.
En la actualidad, la educación sanitaria tiene como objetivo fundamental el incidir sobre los comportamientos. En este sentido, tiene en cuenta las percepciones, creencias y prácticas de la persona, la familia y la comunidad. Además, los métodos y materiales educativos reconocen la diversidad cultural y el enfoque de género, y emplean un lenguaje comprensible y adecuado para el grupo. La educación sanitaria se dirige a apoyar y alentar las prácticas beneficiosas existentes y a desalentar aquellas que son dañinas. Para ser efectiva, la educación sanitaria debe responder a las necesidades particulares de la población a la que va dirigida.
Cuando se ejecuta a nivel escolar, capacita a los educandos para tomar decisiones favorables a la salud y para adoptar comportamientos saludables a lo largo de su vida. Los conocimientos y las actitudes relacionados con la salud no sólo aumentan el bienestar de los escolares, sino que también les permiten ayudarse a sí mismos, a sus amigos, a su familia y a la comunidad. Mucho de lo que aprenden los educandos en la escuela sobre nutrición, higiene, saneamiento y modos de vida sana llega a conocimiento de su familia y comunidad.
La concepción actual de la educación sanitaria cuenta con diversos elementos cercanos a la educación para la salud.
Comunicación para la salud
Para la Organización Panamericana de la Salud, es una estrategia clave destinada a informar a la población sobre aspectos concernientes a la salud y a mantener cuestiones sanitarias importantes en la agenda pública. Se entiende que el uso de los diversos medios informativos y la multimedia, además de otras innovaciones tecnológicas, para difundir información sobre salud entre la población, aumenta la conciencia sobre aspectos específicos de la salud individual y colectiva y sobre la importancia de la salud para el desarrollo.
La comunicación para la salud se despliega en varias áreas, entre las que se incluyen la educación, el periodismo sanitario, la comunicación interpersonal, la abogacía para la salud a través de los medios de comunicación, la comunicación dentro de las organizaciones, la comunicación sobre riesgos, la comunicación social y el marketing social. Puede adoptar muchas formas, que van desde la comunicación de masas y el uso de la tecnología audiovisual, hasta aquellas formas más relacionadas con las tradiciones y especificidades de una cultura, tales como la narración de historias, títeres y canciones; puede adoptar la forma de mensajes de salud manifiestos o subyacentes, como es el caso cuando son incorporados en productos propalados por los medios de comunicación como las series de radio y televisión.

Los avances en los medios de comunicación, en especial las nuevas tecnologías, mejoran el acceso a la información para la salud. Sin embargo, por sí mismas, no tienen un efecto suficiente para dar respuestas a las necesidades y problemas de la salud.


Alfabetización para la salud

Según la OPS, está determinada por las habilidades cognitivas y sociales que constituyen la motivación y la capacidad de los individuos para acceder a la información sanitaria, comprenderla y utilizarla para promover y mantener una buena salud. En una actualización 28 Cómo mejorar la educación para la salud

reciente, la alfabetización para la salud supone el logro de un nivel de conocimientos, habilidades personales y confianza que permiten adoptar medidas para mejorar la salud personal y la de la comunidad, mediante un cambio de condiciones personales y estilos de vida. De esta manera, la alfabetización para la salud supone más que poder leer un folleto y pedir citas. Resulta crucial para el acceso de las personas a la información sanitaria relevante y para su capacidad de utilizar esta información con eficacia.

La alfabetización para la salud tiene como requisito la alfabetización considerada de manera general. Una alfabetización general de nivel bajo puede afectar la salud de las personas directamente, ya que limita su desarrollo personal, social y cultural, entre otras razones porque dificulta seriamente el desarrollo de la alfabetización para la salud


Comparación entre los conceptos
Al analizar los conceptos de promoción de la salud, educación para la salud, alfabetización para la salud y comunicación para la salud y sus interrelaciones, se tiene como punto de encuentro la educación, definida como proceso intencional, valorativo y ético de formación de la persona en su integralidad (intelectual, emocional, social), a través de la construcción del conocimiento, la conciencia crítica y la capacidad de intervención en la realidad. Educación para la salud, alfabetización para la salud y comunicación para la salud, consideradas como estrategias de promoción de la salud, comparten objetivos y modos de actuación, pero es indudable el papel que desempeña la educación para la salud a fin de lograr una participación efectiva, consciente, responsable y ética para mejorar la salud y, por supuesto, para asegurar su sostenibilidad en el tiempo.
Educación y educación para la salud tienen como objetivo el desarrollo individual, la adquisición de la autonomía y la preparación para el ejercicio de la ciudadanía. Es específico de la segunda el dirigir sus acciones para alcanzar una mejor salud y calidad de vida. La formación y capacitación de los profesionales de la salud y educación deberían favorecer la toma de conciencia, pero son los educandos los responsables de asegurar y continuar mejorando la salud y la calidad de vida.

Entre promoción de la salud y educación para la salud hay una importante intersección, respecto a la creación de una cultura de salud, el protagonismo de la población y el estímulo a la adhesión de las personas en los procesos de implementación de políticas públicas para mejorar la salud y la creación de entornos saludables.

Dada la estrecha relación entre la educación para la salud, la educación sanitaria, la comunicación para la salud y la alfabetización para la salud, hemos tratado de extraer de los conceptos los puntos comunes, y a la vez las diferencias, que permitan comprender con mayor claridad la educación para la salud; sin embargo, debemos mencionar que cada una de estas estrategias complementa el esfuerzo de la promoción de la salud.
La educación para la salud reconoce el contexto. Asume la relación interpersonal y la importancia de los colectivos sociales, como en el caso de las escuelas.

En lo que respecta a Educación para la Salud, no son muchos los hallazgos encontrados donde el Docente de Educación Especial en su rol fundamental del proceso de enseñanza aprendizaje tome en sus manos estos saberes para mediarlos hacia sus destinatarios en el aula: los niños con discapacidad.


En el Trabajo de investigación Educación para la Salud de Jóvenes con Discapacidad Mental: Diseño, Aplicación y Evaluación de un Programa Educativo en un Grupo de Garantía Social (2000) se aúnan el campo de la discapacidad mental y el de la Educación para la Salud.
En el mismo se parte de las siguientes premisas:

  • el avance positivo de las personas con discapacidad mental en su integración,

  • se destaca como área prioritaria la formación de los jóvenes y adultos; la Educación para la Salud constituye un excelente recurso para esa formación, aunque se constata la falta de materiales didácticos apropiados para trabajar en aulas de formación permanente.

La investigación se propone dos objetivos:

  1. diseñar un programa educativo de Educación para la Salud dirigido a los jóvenes con discapacidad mental y

  2. aplicarlo y evaluarlo.

Luego se diseña un Programa Integral de Educación para la Salud, constituido por 8 unidades didácticas (alimentación y nutrición, higiene, prevención de accidentes, salud mental, salud sexual, drogas, salud ambiental y prevención de enfermedades) y se aplica a un grupo de alumnos (entre 16 y 21 años) de un Programa de Garantía Social durante los dos cursos (aproximadamente 18 meses de duración) que dura el mismo. Mediante un diseño cuasi-experimental, con dos grupos, se analizó la evolución de cada uno de ellos respecto a los aprendizajes adquiridos (evaluados mediante un Cuestionario de Salud elaborado para esta población), así como los comportamientos generalizados a la vida cotidiana (valorados mediante la observación y entrevistas semiestructuradas a padres y profesores).

Se llega a la conclusión de que los jóvenes que han participado en el Programa de Educación para la Salud mejoran sus conocimientos conceptuales y procedimentales así como sus actitudes en prácticamente todas las variables analizadas (unidades didácticas): 7 de 9 en un análisis al 95 % y todas al 90%. Todos los colectivos implicados (profesores, padres y alumnos) valoran muy positivamente el programa considerándolo adecuado, novedoso y con unos materiales muy atractivos y motivadores (Casado Muñoz, R., 2000).

La modificación de la conducta individual con el fin de reducir el riesgo de enfermar, o de aumentar la salud y el bienestar, es hoy el objetivo común de las diferentes concepciones de la salud pública.

El enfoque de salud pública persigue la modificación de la conducta individual, a través de intervenciones dirigidas hacia el conjunto de la comunidad, ya sea mediante estrategias políticas, o a través de los medios de comunicación u otros enfoques de tipo comunitario.


La adopción de comportamientos saludables tiene que tener en cuenta que las personas necesitan tener la información sobre qué hacer y cómo hacerlo. La información científica hace falta para fomentar la aparición de nuevas creencias que la incluyan, así como para mezclarse con las tradiciones culturales de los grupos humanos.


Las actitudes, comportamientos y valores, trasmitidos a través de la televisión, radio, prensa escrita, etc. y reafirmados por los agentes sanitarios influyen en el valor que la salud tiene para los individuos, en los comportamientos saludables que éstos exhiben, en el incremento de su motivación hacia el autocuidado y en su autorresponsabilidad con respecto a la salud.


Teniendo en cuenta esta realidad y conociendo que, tradicionalmente los programas de Educación para la Salud se han centrado preferentemente en trasmitir información (Surís, J.C., 2000) los objetivos de este trabajo son proveer de estrategias y procedimientos específicos al estomatólogo y equipo de salud de forma tal que les permitan mejorar la efectividad de los mensajes de salud y optimizar el proceso de comunicación en la Educación para la Salud dirigida hacia el individuo, la familia y la comunidad e identificar estrategias y procedimientos 

La Atención Primaria de Salud es una estrategia destinada a promover salud, así como prevenir y curar enfermedades en familias, comunidades e individuos a través de acciones en individuos sanos y enfermos, en estos últimos la finalidad es devolverles el estado de salud e impedir o reducir la posibilidad de recurrencia de problemas de salud (De Paola, D. P., 1999).

La prevención en estomatología general integral también debe ser integral y podría ser definida como una estrategia dirigida a promover salud bucal (Stempler, E., 2000).


El fomento de la salud es visto como el proceso social que se orienta hacia una mejoría de la calidad de vida y consecuentemente de la salud, que conlleva elevar el bienestar, la autosuficiencia de los individuos, familias, organizaciones y comunidades, a reducir los riesgos y tratar enfermedades.


En la Primera Conferencia Internacional de Promoción de Salud, celebrada en Ottawa en 1986, se dio a conocer que “la promoción de salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar su salud y ejercer un mayor control sobre la misma. Para alcanzar un estado adecuado de bienestar físico, mental y social, un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar o adaptarse al medio ambiente.


En la educación para la salud participan varias disciplinas claramente diferenciadas como las ciencias de la salud, de la conducta, de la educación y de la comunicación, que serán el núcleo básico sobre el que se sustenta el programa tanto teórico como práctico de la Educación para la Salud.

Existen suficientes evidencias que muestran una gran relación entre el grado de higiene bucal y el estado de salud bucal. Es por ello que la prevención de estas enfermedades debe estar encaminada hacia el mantenimiento de una correcta higiene bucal, para evitar así el establecimiento y desarrollo de estas enfermedades. (OMS, 1989 ).

Las prácticas de higiene bucal son un asunto individual, pero es necesario educar al individuo y a las colectividades para desarrollar los hábitos que les permitan mantener una higiene bucal adecuada. (OMS, 1986) La mayoría de las personas tienen grandes vacíos en materia de salud bucal. Debido a esto, la educación para la salud constituye un elemento esencial, que tiene como objetivo promover, organizar y orientar a la población sobre lo que debe hacer para mantener una salud óptima (Añé González, B., Lamas, C., 1987).

El desarrollo del componente educativo se promueve mediante técnicas educativas al conocimiento y reflexión en temas relacionados con la salud bucal y la responsabilidad del auto cuidado como factor clave para cultivar la salud individual, de la familia y colectiva. Para lograr resultados concretos a través de la promoción hay que actuar en edades susceptibles a los cambios. Si en el período de 6 a 12 años se desarrolla el aprendizaje imitativo de la conducta y se comienza a tomar conciencia de lo que es bueno y malo se consideraría el momento idóneo para el desarrollo de comportamientos saludables, el impacto sería mayor (Pérez Borrego, A., 1987).
En estudios realizados con adolescentes de Ecuador por Dimitri Barreto y colaboradores se demostró que el pobre desarrollos de programas Educativos y de Prevención contribuyen junto a factores socioeconómicos al mantenimiento del perfil de morbimortalidad dentaria elevado (Bordoni, N., 1999).
La educación para la salud bucal debe ser considerada como el pilar donde se sustente todo programa asistencial futuro, dado que este terminaría agudizado por la alarmante diferencia entre los recursos disponibles y las necesidades existentes (Miranda, J.l. de, 2000). 

10- CAPITULO VI:

Trabajo de campo
1º Etapa: Descripción General

Se inició el trabajo realizando un estudio descriptivo acerca de la situación actual de la Educación Especial en la provincia de Mendoza, República Argentina con el propósito de conocer en sus aspectos generales la realidad de este sector de la educación pública provincial. La misma se limitó a una descripción cuantitativa sobre los datos proporcionados por autoridades gubernamentales locales.


Se tomaron las siguientes variables: cantidad de Instituciones Educativas Especiales, distribución departamental de las mismas en la geografía provincial, cantidad de alumnos (matrícula/2009) que asisten regularmente y tipo de discapacidad en la que se especializan o con mayor número de alumnos las escuelas especiales informadas.
Del análisis de los datos encontrados, la provincia de Mendoza cuenta con un total de 68 Instituciones Educativas Especiales dependientes de la Dirección General de Escuelas, el subsector “Educación Especial” se denomina: DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN ESPECIAL del Gobierno de Mendoza.
Las Instituciones se agrupan en subsectores denominados “supervisiones” a cargo de un funcionario que además de desarrollar sus tareas de supervisión de las Escuelas que se le asignan, tiene funciones de gestión, mediación entre la Dirección General y las distintas comunidades educativas a su cargo y un rol fundamental en la toma de decisiones como el autorizar actividades no planificadas o extracurriculares.


Tabla 1
Escuelas Especiales agrupadas por Supervisión, clasificadas según cantidad de instituciones que las componen y matrícula actual, 2009, Mendoza, Argentina


Supervisión

Cantidad de Instituciones

Matrícula 2009

I

11

843

II

13

1304

III

18

966

IV

13

905

V

13

854


Total


68

4872



Mendoza cuenta con 5 supervisiones, cada una de las cuales con una cantidad entre 11 y 18 Instituciones a cargo. Cada Supervisión funciona en una de las Escuelas cabecera. En la Tabla 1, se observa la cantidad de Escuelas por Supervisión y la cantidad de alumnos (matrícula/2009) que atienden. Aparentemente el agrupamiento de las Escuelas Especiales no es aleatorio, sino que la distancia entre ellas sería uno de los motivos de pertenecer a una u otra Supervisión. Podría pensarse que una variable para agrupar Escuelas podría ser la discapacidad que atienden pero la lejanía entre ellas para poder cubrir la demanda de toda la provincia sería una de las causa por las cuales no es así, y la cada Supervisión agrupa Instituciones diversas.


La Provincia de Mendoza se divide políticamente en Departamentos (Municipios).

La distribución geográfica de las escuelas especiales por Departamento en el territorio de la Provincia de Mendoza se observa en la Tabla 2.






Ubicación /

Departamento

Cantidad de Instituciones

San Rafael

12

Godoy Cruz

11

Capital

9

Gral. Alvear

4

Guaymallén

4

Lujan

4

San Martín

4

Tunuyán

4

Las Heras

4

Maipú

3

Lavalle

2

Malargüe

2

La Paz

1

Rivadavia

1

San Carlos

1

Santa Rosa

1

Tupungato

1

Total

68





Tabla 2

68 Instituciones Educativas Especiales distribuidas en la Provincia de Mendoza/Argentina, clasificadas según localización departamental, 2009, Mendoza, Argentina




En esta Tabla 2 puede apreciarse en forma significativa la concentración de Instituciones en los grandes Centros Urbanos como son los primeros tres (San Rafael, Godoy Cruz y Capital).

Teniendo en cuenta que la provincia de Mendoza se divide en dos oasis muy marcados: NORTE y SUR con tasa demográficas altas en ellos, es fácil inferir la disparidad en lagunas zonas con escasa cobertura.

Es decir que el 47% del total de las Escuelas Especiales (68) de la Provincia se encuentran en lo que se llama Oasis Norte (Godoy Cruz y Capital) y Oasis Sur (San Rafael). El resto se distribuye de una forma dispersa.

El universo de Estudio, lo conforman 68 Instituciones Educativas Especiales que de acuerdo a la discapacidad en la cual se especializan puede notarse en la Tabla 3. La distribución es la siguiente:


Discapacidad

Instituciones especializadas

%

Mental

40

59%

Postprimaria

12

18%

Auditivos

6

9%

Motora

2

3%

Visuales

2

3%

Domiciliaria

2

3%

Sensoriales

(mixta)

2

3%

Sindr. Down

1

1%

Hospitalaria

1

1%

Total

68

100%

Tabla 3

68 Instituciones Educativas Especiales distribuidas en la Provincia de Mendoza/Argentina, clasificadas según la discapacidad en que se especializan, Mendoza, Argentina





Como se observa en la Tabla 3, el 59% de las Escuelas Especiales concentran niños con Retraso mental (40 Instituciones), 18% son Instituciones Educativas Postprimarias para aquéllos adolescentes que por su edad no los contiene el nivel inicial y además porque han adquirido competencias que les permite aprender artes y oficios de diversa complejidad y que en muchos casos puede permitirles una salida laboral efectiva.

Las Instituciones que reciben niños con trastornos auditivos de severidad diversa (desde sordera leve hasta cofosis) representan el 9% del total (6 Escuelas) y el 3% lo representan Escuelas para niños con Trastornos Motores y Visuales (sensoriales)

Es importante señalar que en la Tabla 3 aparecen también las Escuelas Domiciliarias (para aquellos niños que por enfermedades crónicas permanentes o transitorias no pueden concurrir al Establecimiento Educativo) y la Escuela Hospitalaria que consiste en la asistencia del Maestro al Hospital donde el niño se encuentra internado y realiza el proceso de enseñanza aprendizaje personalizado en la propia sala de internación, especialmente en casos donde son largos los períodos de rehabilitación.


Matrícula
Tabla 4: 4872 alumnos de Instituciones Educativas Especiales de la Provincia de Mendoza/Argentina, clasificados según tipo de discapacidad, Mendoza, Argentina, 2009.


Discapacidad

Matrícula

%

Mental

3430

70%

Postprimaria

588

12%

Auditivos

324

7%

Motora

175

4%

Domiciliaria

155

3%

Visuales

105

2%

Sensoriales

95

2%

Total

4872

100%

La Tabla 4 es significativa en cuanto puede observarse que un 70% de los alumnos institucionalizados en Escuelas Especiales corresponde a aquellos con retraso mental.


La cantidad de alumnos distribuidos en las Instituciones Educativas Especiales guarda una relación directa con la cantidad de Escuelas, pero este dato no quiere decir que sean solamente estos estudiantes los sujetos con discapacidad en la Provincia ya que la Dirección de Educación Especial no agrupa otras Instituciones que dependen del Ministerio de Acción Social y Salud como son las dedicadas a patologías más severas que se agrupan en otra estructura gubernamental.

2º Etapa: Descripción de la muestra analizada


Las unidades de análisis de esta segunda parte del trabajo fueron “docentes de Instituciones Educativas Especiales
Dada la complejidad del universo en cuestión en diversos aspectos como distancia para la obtención de datos por su ubicación geográfica (algunas Instituciones a más de 300 km) se decidió acotar la muestra.
Por otra parte, se optó por exceptuar del estudio a las Escuelas Hospitalarias, Domiciliarias y Postprimarias. Las dos primeras porque no necesariamente trabajan con alumnos con discapacidad y por que en general las estancias hospitalarias o domiciliarias no representan largos períodos de tiempo o bien padecen enfermedades crónicas irreversibles.
En el caso de las Postprimarias, la razón de la excepción fue por la edad cronológica de los estudiantes que en su mayoría son adolescentes y adultos jóvenes, todos con dentición permanente, experiencia de caries en su infancia, y consultas odontológicas previas.
En un inicio de esta etapa se analizaron las Instituciones para posteriormente entrar en las comunidades educativas y encuestar a los maestros responsables del proceso de enseñanza aprendizaje de estos niños dado que en algunas de ellas los prejuicios por no estar trabajando el tema de la salud bucal representaba un obstáculo a la hora de responder.
A tal efecto, se tomaron 16 Escuelas Especiales para conformar la muestra, representando las mismas un 30,18%.
Las Escuelas se encuentran en los cuatro (4) Municipios que se ubican en el oasis norte mendocino. Ellos son la Capital de la Provincia y los otros tres (3):

Guaymallén, Las Heras y Godoy Cruz en el conurbano, siendo estos últimos con mayor densidad demográfica de la provincia.


En la Tabla 1, se muestra la distribución geográfica de la escuelas Especiales que conformaron la muestra.

Tabla 1:


16 Instituciones Especiales tomadas para la encuesta docente, clasificadas según localización geográfica, 2009, Mendoza, Argentina





Ubicación/Departamento

Cantidad de Instituciones

%

Godoy Cruz

6

37%

Capital

5

31%

Guaymallén

2

13%

Las Heras

3

19%


Total


16

100%





Con el propósito de contextualizar a los maestros encuestados, se describen datos de las Escuelas Especiales donde ellos desempeñan sus funciones docentes.

Para la descripción, se analizó qué tipo de discapacidad tienen los niños que concurren a ellas y cuántos son los niños institucionalizados.

Es importante, considerar que el abanico de severidad de las discapacidades visualizadas es muy amplio.

Este dato, resulta importante para evaluar la relación docente-alumno porque en aquéllas donde la autovalidez es escasa o nula la dedicación del maestro debe ser mucho más intensa, obligando a las autoridades a agrupar a los niños en pequeños grupos cuando la complejidad es creciente. En este punto, la complejidad puede ser la propia discapacidad o la severidad de la misma, como así también aquellos niños con discapacidad múltiple.


De esos datos, se desprende que los siguientes hallazgos en la Tabla 2:
Tabla 2:

Niños que concurren a Instituciones educativas especiales, clasificados según tipo de Discapacidad, 2009, Mendoza, Argentina





Discapacidad

Cantidad de niños

%

Mentales

59

40%

Auditivos

19

13%

S. Down

19

13%

Motores

15

10%

Visuales

11

7%

TGDesarrollo

11

7%

Múltiple

6

4%

Tr. Convulsivo

5

3%

Prader Willi

1

1%

S. Def. Atención

1

1%

Desconocida

1

1%

Total

147

100%

Los Docentes de las Escuelas Especiales fueron encuestados al azar.

Con el propósito de conocer la situación actual en cuanto a Educación para la Salud Bucal, se aplicó la siguiente encuesta, anónima, constituída por preguntas orientadas a indagar los siguientes aspectos:


  • Generalidades: sexo y edad de los maestros, discapacidad de los niños

  • Contenidos de Salud Bucal en los Programas anuales (saberes y competencias)

  • Realidad del aula: bolsita de higiene, cepillado diario, dieta escolar

  • Percepción de patologías orofaciales y derivación al especialista

CUESTIONARIO para DOCENTES ESPECIALES
FINAL THESIS: Analysis of Oral Health Education in Children with Disability: a vulnerable group, a proposal even, Author: MARIA del CARMEN PATRICIA DI NASSO CARRADA

ESCUELA ESPECIAL:..................................................... Fecha / / 2009
Sexo


  1. Qué discapacidad tienen sus alumnos?

  2. Aparece el tema SALUD BUCAL en los Programas de Contenidos a trabajar en

el año desde DGE?

  1. Incluye enseñanza de cepillado dental?

  2. Los alumnos tienen bolsita de higiene? Contiene cepillo dental?

  3. Los alumnos cepillan sus dientes en la escuela? Solos? Todos los días?

  4. Emplean alguna técnica con aquellos que por su discapacidad motora o visual no pueden cepillarse solos?

  5. Ha visto a alguno de sus alumnos con problemas bucales?

  6. Ha notado a alguno de sus alumnos con dolor bucal o hinchazón?

  7. Ha recomendado a sus padres la consulta odontológica?

  8. Qué comen en general, sus alumnos en la merienda escolar?

La muestra, entonces estuvo formada por 105 docentes de 16 Instituciones Educativas Especiales.


A continuación se describen los resultados obtenidos.
Como era de prever, la docencia especial tiene un alto componente de contención por parte de un sujeto a otro con dificultades. En muchos países del mundo y Argentina es uno de ellos, la docencia tiene un componente femenino muy elevado en todos los estratos educativos, nivel inicial, primaria, secundaria y también en la universidad.

La Educación Especial no es ajena a esta situación por lo cual los datos que se perciben en la Tabla 3 son evidentes.

Tabla 3:


Sexo

Cantidad

%

Masculino

1

1%

Femenino

104

99%

Total

105

100%
105 Docentes encuestados de Escuelas de Educación Especial clasificados según sexo, 2009, Mendoza, Argentina.

Continuando con la entrevista, la encuesta aborda los aspectos curriculares sobre Salud Bucal, y los prácticos en el aula.

En la Tabla 4 el 65% de los Maestros de Educación Especial responden afirmativamente sobre la presencia explícita de los saberes mencionados.
Tabla 4:


Salud Bucal en Programas

Cantidad

%

Si

68

65%

No

32

30%

Ns/Nc

5

5%

Total

105

100%
105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la presencia del tema Salud Bucal en los Programas de contenidos, 2009, Mendoza, Argentina.

En la Tabla 5 se indaga acerca de la enseñanza de cepillado en la Escuela Especial, apareciendo datos no muy claros si se comparan con la fuerte afirmación de que el tema aparece desde la Dirección de educación Especial




Se enseña Cepillado dental

Cantidad

%

Si

44

42%

No

40

38%

Depende/Ns/Nc

21

20%

Total

105

100%
Tabla 5:

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la “enseñanza de cepillado en la Escuela” , 2009, Mendoza, Argentina.


Las Tablas 6 a y 7 muestran una relación entre presencia de bolsita de higiene de niños con discapacidad en la escuela y el cepillo dental como componente importante de la higiene junto al jabón, toallita, peine, etc.


En la Tabla 6 se percibe casi un 70% de niños con bolsita de higiene. Generalmente la dejan en la Escuela y es utilizada con frecuencia para instalar hábitos higiénicos como el uso del peine, uso del jabón, lavado de manos, secado, y teóricamente el cepillado dental. En algunas instituciones, estas bolsitas contienen también pañales para aquellos niños sin control de esfínteres y u par de mudas de ropa en caso de accidentes o transpirar en los que sea necesario cambiarlos.

Estas competencias de autonomía, son con frecuencia apoyadas por los padres y muy necesarias como parte de la formación de los niños con discapacidad.

A tal fin, y para aquellos niños con dificultades motoras, los Terapistas Ocupacionales elaboran elementos facilitadores de estas actividades.

Muy pocos niños, no tendrían estos elementos (11%),


Tabla 6

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la “presencia de la bolsita de higiene de los alumnos en las aulas” , 2009, Mendoza, Argentina.




Presencia de Bolsita de Higiene

Cantidad

%

Si

72

69%

No

11

10%

Algunos

15

14%

Ns/Nc

7

7%

Total

105

100%


Tabla 7

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la “presencia del cepillo dental en la bolsita de higiene de los alumnos en las aulas”, 2009, Mendoza, Argentina.




Presencia cepillo dental en la Bolsita de Higiene

Cantidad

%

Si

21

20%

No

80

76,2%

Algunos

4

3,8%

Total

105

100%

En la Tabla 7, solamente el 20% de los niños tiene un cepillo dental en su bolsita de higiene, por lo cual se dificultaría intentar algún tipo de higiene dental en el ámbito escolar.




Actividad de Cepillado dental en la escuela

Total

%

Si

19

18%

No

61

58%

Algunos

5

5%

Ns/Nc

20

19%

Total

105

100%
La Tabla 8 demuestra que la competencia “cepillado dentario” no resulta una prioridad en las aulas de Educación Especial, ya que solamente el 18% de los maestros manifiestan afirmativamente realizar la actividad.
Tabla 8:

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca del “cepillado dental en la escuela” , 2009, Mendoza, Argentina.

Y encadenado a lo anterior, aparentemente el Maestro Especial desconoce estrategias de cepillado dentario para niños con discapacidad, 13% usan alguna técnica, 12% ninguna. La Tabla 8 muestra la necesidad de instalar esta competencia.
Tabla 8:


Empleo de Técnica de cepillado

Cantidad

%

Si

14

13%

No

13

12%

Ns/Nc

78

75%

Total

105

100%
105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la “Técnica de cepillado dental utilizada con los alumnos” , 2009, Mendoza, Argentina.


Tipo de Técnica empleada

Cantidad

Para la pasta dental

1

Con apoyo físico co-activo

2

Actividad asistida

2

Mano sobre mano

6

Ns/Nc

94

Total

105
Tabla 9

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca del “Tipo de Técnica de cepillado dental utilizada con los alumnos”, 2009, Mendoza, Argentina.




Un aspecto interesante sobre el compromiso del Docente Especial y el conocimiento que tiene de sus alumnos es el grado de percepción sobre la salud y este caso la bucal (dolor, inflamación) en sus alumnos.

Y como fortaleza señalar la sugerencia a los padres acerca de la necesidad de la “visita periódica al Odontólogo”.


Esta afirmación se muestra en la Tabla 10, 11 y 12
Tabla 10:


Percepción del docente sobre patología oral de sus alumnos

Cantidad

%

Si

86

82%

No

18

17%

Ns/Nc

1

1%

Total

105

100%
105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la percepción docente sobre la patología oral de sus alumnos, 2009, Mendoza, Argentina.



Percepción del docente sobre dolor o hinchazón en sus alumnos

Cantidad

%

Si

64

61%

No

41

39%

Total

105

100%
Tabla 11:

105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la percepción de dolor o inflamación bucal de sus alumnos, 2009, Mendoza, Argentina.

Tabla 12:


Recomendación de consulta odontológica

Cantidad

%

Si

88

83%

No

10

10%

Ns/Nc

7

7%

Total

105

100%
105 Docentes de Escuelas de Educación Especial encuestados acerca de la recomendación del docente a los padres sobre la necesidad de consulta odontológica, 2009, Mendoza, Argentina.

Acerca de la alimentación que ingieren los niños que concurren a las Escuelas Especiales es importante el listado siguiente donde aparecen en orden descendente qué tipo de alimentos comen los niños según lo manifestado por los docentes y observado en aulas y recreos.
Golosinas

Alfajores, galletas

Facturas y tortitas

Leche con tortas

Tortas, golosinas, leche

Leche y gelatina

Galletas con tortas

Frutas


Yogur
Esto revela, la alta cuota de hidratos de carbono y azúcares en la dieta de estos niños. Entendiendo a estos alimentos como de alto riesgo cariogénico y alta peligrosidad.
3º Etapa: Padres
En esta etapa, los protagonistas fueron padres que accedieron a responder acerca de sus propios saberes referidos a Salud Bucal de sus niños, y quiénes los habían asesorado en esos temas.

La entrevista se realizó mediante la siguientes encuesta:


CUESTIONARIO para PADRES
FINAL THESIS: Analysis of Oral Health Education in Children with Disability: a vulnerable group, a proposal even, Author: MARIA del CARMEN PATRICIA DI NASSO CARRADA

Paciente:........................................... Sexo Edad (años y meses) ....................


Discapacidad:.................................................................................

Marque con una X o complete
A qué edad llevó al niño/a por primera vez al dentista?
Cuál fue la causa: Se lo sugirió otro profesional

Urgencia dental

Control bucal
Fue Ud. asesorado en estos temas con respecto a su niño/a?

Caries Enfermedad de las encías




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal