Maria del carmen patricia di nasso carrada



Descargar 1.01 Mb.
Página4/13
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.01 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13
participación comunitaria

en los procesos de decisión
Posteriormente, durante la Cuarta Conferencia Internacional de Promoción de la Salud, en Yakarta, Indonesia (1997), se planteó la necesidad de avanzar en la lucha contra la pobreza y otros determinantes de la salud en los países en desarrollo. De igual modo, se enfatizó en la movilización de los sectores privados y la conformación de alianzas estratégicas.
En la Quinta Conferencia Internacional, realizada en Ciudad de México (2000), la promoción del desarrollo sanitario y social fue considerada como un deber primordial de los gobiernos, con el que comparten responsabilidad todos los demás sectores de la sociedad. Se concluyó, además, que la promoción de la salud debe constituirse como un componente fundamental de las políticas y programas de salud en todos los países, en la búsqueda de la equidad y de una mejor salud para todos.
Por otro lado, la Organización Panamericana de la Salud, a través la Resolución OPS CD43/14 2001, fijó los lineamientos políticos y la preeminencia para la continuidad de la estrategia de promoción de la salud; sugirió políticas públicas saludables de aplicación para todos los sectores relevantes, a fin de mejorar los determinantes de la salud y reducir las inequidades. Se insistió en la colaboración intersectorial y el establecimiento de alianzas entre sectores para la investigación, vigilancia, evaluación y diseminación de buenas prácticas.
El Compromiso de Chile, en el año 2002, tuvo como objetivo recuperar los compromisos presentes en la Declaración de México y la Resolución OPS. Por ello, se centró en el fortalecimiento de las capacidades institucionales en salud pública y el desarrollo local, la formación y desarrollo de recursos humanos, las alianzas entre sectores, la evaluación y evidencia de efectividad, la vigilancia y los informes sobre los progresos.
Finalmente, la Declaración de Bangkok, de 2005, reafirmó el compromiso de fortalecer la efectividad de la promoción de la salud para mejorar los determinantes de la salud, reorientar las políticas públicas, las alianzas y la necesidad de establecer a la “salud” como eje central en el desarrollo, involucrar a los ciudadanos y a las comunidades, y reiterar los valores, principios y líneas estratégicas de acción para la promoción de la salud adoptadas desde la Carta de Ottawa y ratificadas por los Estados miembros.

Toda esta sucesión de reuniones ha permitido que la promoción de la salud sea reconocida como “el proceso mediante el cual los individuos y las comunidades desarrollan condiciones necesarias para ejercer un mayor control sobre los determinantes de salud, y de este modo mejorar su estado de salud”. Ello supone el poder contar con mecanismos políticos y sociales que abarquen no solamente las acciones dirigidas al fortalecimiento de las habilidades y capacidades de los individuos sino también aquellas que permitan modificar las condiciones sociales, ambientales y económicas, con el fin de mitigar la marginación de los sectores excluidos y, a la vez, reconocer su capacidad para el desarrollo.


Y en este camino, aparecen grupos vulnerables que acceden en forma desigual al binomio educación-salud como son las personas con discapacidad y sus familias.

Considerar desde luego la tremenda importancia social que reviste la problemática de las personas discapacitadas, los efectos indeseables que persisten en nuestras sociedades con fenómenos tales como la el abandono, la discriminación social, el maltrato, la subvaloración afectiva que se hace a los niños discapacitados, la marginación cultural, la inequidad de los servicios de salud, la falta de instituciones y especialistas para dar cobertura a la demanda, la falta de centros educativos, y abusos de todo tipo que padecen a lo largo de su vida, evidencia un estigma visible. La calidad de una sociedad y de una civilización se mide por el respeto que manifiesta hacia los más débiles de sus miembros. Una sociedad en la que se admita sólo a los miembros plenamente funcionales y donde uno que no se ajuste a este modelo o no sea apto para desempeñar un papel propio, sea marginado, aislado o recluido, debería ser repensarse como digna de la especie humana (Buerba R. , 2000).


7- CAPITULO III:

Educación para la Salud Bucal en Niños con Discapacidad desde la Realidad


Problema de investigación
El Comité de Expertos en Genética de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señala que un 4% de los niños nacidos vivos padecen una enfermedad genética o parcialmente genética y el 2,5% una enfermedad genética reconocible (Salazar, C., 1999).
El cuidado de la salud deja de ser de exclusividad del personal médico u odontológico para involucrar a la sociedad, entendiendo que la sinergia EDUCACIÓN-SALUD son trascendentes a lo largo de la vida de las personas.
Más aún cuando se trata de grupos de riesgo, vulnerables, en estado de indefensión, aislados: niños con discapacidad en los que la discapacidad los priva de recibir acciones adecuadas de promoción y prevención odontológica o bien las estrategias utilizadas son incomprendidas, inadecuadas a su nivel cognitivo o bien no reúnen la pertinencia necesaria.
La caries y la enfermedad periodontal son las enfermedades orales más prevalentes. Los indicadores de salud oral aplicados hasta el momento en la población general no tiene la misma magnitud en niños con discapacidad.
La discapacidad se considera un fenómeno amplificado donde además del paciente se involucran otros actores.
Se considera que la educación para la salud bucal es deficitaria en calidad, cantidad y pertinencia cuando se trata de programar acciones comunitarias inclusivas. Las acciones aparecen en Escuelas de niños “normales” a través de actividades que no aparecen en las Escuelas Especiales.
El propósito es analizar la educación para la salud bucal en las Instituciones Especiales, los alumnos, los padres y los maestros como mediadores de saberes odontoestomatológicos que tienden a la prevención.
Esta desinformación resulta especialmente crítica cuando se trata de poblaciones infantiles con discapacidad, por cuanto en estas situaciones de la vida están ocurriendo procesos individuales, familiares y sociales complejos y donde se exacerban los riesgos de enfermedad. Por otra parte, las estrategias deben diferenciarse, los actores son múltiples, y la frecuencia como otros aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de analizar la situación real y luego planificar y llevar a los hechos las acciones planteadas.
La patología bucal prevalente en niños con síndrome de Down, Sordera, Ceguera, Autismo y Trastornos Motores es muy variada. Se determinó que la caries dental, la gingivitis, maloclusión, queilitis y hábitos bucales perjudiciales como bruxismo, son patologías que afectan a la generalidad de los individuos con discapacidad. (Pirela de Manzano, A., et col., 1999)

Transitando la primera década del siglo XXI, la caries dental es considerada aún una enfermedad de la civilización moderna, ésta ocurre tanto en países desarrollados como en países en vías de desarrollo.


Según la Organización Mundial de la Salud (PAHO, 2001), dos terceras partes de la población con discapacidades no reciben atención bucodental alguna, y aunque los porcentajes estimados de población con discapacidad varían de un país a otro, los aspectos de salud integral para este grupo poblacional no incluyen su rehabilitación bucodental.
Resulta fundamental, que la mirada se posicione desde la construcción del concepto de educación permanente en salud, (Merhy, E., et Col., 2006), especialmente en los grupos de niños con discapacidad permanente o transitoria donde desde la atención primaria la salud bucal se comporta como un hito de envergadura y para lo cual “educación y salud” deben ser considerados como un “binomio inseparable”.
La equidad en salud significa iguales oportunidades de acceso a los recursos disponibles, una distribución democrática del poder y de los conocimientos en el sistema de salud, una política de salud que beneficie a todos sin consentir privilegios debido a diferencias de raza, género, territorio, discapacidad u otro rasgo grupal o personal (Escuela Nacional de Salud Pública -Grupo Básico de Trabajo- Proyecto "Monitoreo de equidad y salud en Cuba", 2001).
El BINOMIO EDUCACIÓN - SALUD resulta especialmente crítica cuando se trata de poblaciones infantiles en edad preescolar, por cuanto en esos estadios de la vida están ocurriendo acelerados procesos de crecimiento y desarrollo y donde se exacerban los riesgos de enfermedad de caries. Ello compromete tanto la salud de la dentición temporaria como el futuro de los dientes permanentes, y limita seriamente la posibilidad de aplicar, con criterios de eficiencia y equidad, políticas sanitarias integrales que contribuyan a erradicar o reducir las enfermedades de incumbencia odontológica (Maldonado de Yankilevich et Col. 1993).
El eje de la discusión se centra en la necesidad de conocer qué saberes resultan útiles que conozcan para ser mediadores de los problemas bucomaxilofaciales de sus alumnos con discapacidad. Por otra parte, trabajar con los padres en forma grupal e individual acerca de las necesidades sentidas concretas de saberes odontoestomatológicos mínimos. Y además, teniendo en cuenta la severidad de la discapacidad de los alumnos qué aspectos de salud bucal pueden enseñarse, qué hábitos instalarse, qué alimentos evitarse para lograr su propia autonomía.

Objetivos


GENERAL:


  • Analizar los aspectos fundamentales de la Educación para la salud bucal en instituciones educativas de niños con discapacidad, las particularidades que debieran tenerse en cuenta para que sea efectiva, inclusiva y solidaria con un colectivo vulnerable.

ESPECIFICOS




  • Describir el universo en Educación Especial de la provincia de Mendoza, Argentina.




  • Establecer los saberes sobre salud bucal del entorno educativo del niño con discapacidad (maestros, cuidadores)




  • Estimar el asesoramiento recibido por los padres de niños con discapacidad




  • Determinar el estado de salud bucal de niños con discapacidad en referencia a enfermedad “caries”




  • Establecer pautas de educación para la salud bucal en niños, maestros y padres a partir de un diagnóstico sobre los conocimientos existentes




  • Identificar las estrategias facilitadoras que permitan establecer el binomio educación-salud bucal con componente didáctico adaptado a los destinatarios, sus intereses y potencialidades, como mediadoras para la promoción de la salud bucal.

Hipótesis


Los niños de 1 a 10 años con discapacidad como parálisis cerebral, trastornos sensoriales, o genéticos no reciben educación para la salud bucal con estrategias, contenidos y metodologías adecuadas.

La presencia de una diversidad de alteraciones es un aspecto de su salud bucal que aún no cuenta con estudios de investigación que revelen datos cercanos a la realidad. Esta situación aparece en los padres de estos niños como así también los maestros o cuidadores quienes desconocen aspectos fundamentales del cuidado de la salud bucal.

La presencia de una diversidad de alteraciones es un aspecto de su salud bucal que aún no cuenta con estudios de investigación que revelen datos cercanos a la realidad.

La distribución de diferentes déficits en grupos de individuos especiales difiere cuando se analiza la situación bucal en forma específica.

Realizar educación para la salud implica primero identificar las condiciones en las cuales se realiza el proceso de enseñanza aprendizaje diario, considerando los enfoques de los derechos humanos, género, interculturalidad, discapacidad y todo aquel aspecto que influya directa o indirectamente en el propósito que se persiga.

Como meta para el año 2000, la Organización Mundial de la Salud y la Federación Dental Internacional propusieron disminuir la prevalencia de caries a menos de 50% en los niños de 5 a 6 años de edad. Si en este grupo etario se incluyen los niños con discapacidad institucionalizados podría comprobarse que esta meta aún no se cumple. Por otra parte como comunidad cautiva en Instituciones Educativas Especiales, la búsqueda de mediadores en salud bucal resultaría una fortaleza para alcanzar la meta propuesta.

Material y métodos


Se realizó un estudio epidemiológico observacional descriptivo de corte trasversal con un proyecto de intervención educativa.

La población de estudio fue seleccionada empleando un marco muestral basado en el listado de las escuelas especiales 2009, registradas por la Dirección de Educación Especial, de la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Mendoza, Argentina.

Universo, población y muestra:

Se tomaron 16 Instituciones Educativas Especiales distribuidas en cuatro (4) Departamentos de la Provincia. A ellas concurren niños con discapacidad diversa.

En esas Escuelas, se realizaron entrevistas a 105 maestros de educación especial para lo cual se utilizó como instrumento de recolección de datos una encuesta de 10 items. (Ver página ).

Posteriormente se encuestó a 23 padres de niños con discapacidad para indagar la intervención del Odontólogo como mediador de conocimientos sobre salud bucal, y luego se examinó a 15 y 40 niños para conocer el estado de salud bucal con el cual concurrían por primera vez a la consulta. Previo consentimiento informado y mediante una tabla de búsqueda se recopilaron datos sobre algunas variables orofaciales (lengua, labios, salivación y tono motor) de los niños examinados.

La selección de pacientes se realizará a partir de la población de pacientes con discapacidad que concurren por demanda espontánea al Centro de Atención Odontológica al Discapacitado, Facultad de Odontología de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina.
Los grupos fueron homogéneos y estuvieron constituidos por Maestros de Educación Especial, Padres de niños con discapacidad y niños de 1 a 10 años de nacidos acompañados por sus cuidadores directos: padres o maestros en el caso de pacientes institucionalizados, de sexo masculino o femenino con discapacidad genética, sensorial o motora.
Criterios de inclusión: 


  • Maestros de Escuelas Especiales de asignaturas curriculares al frente del aula al momento de la encuesta, y permanecen la mayor parte del tiempo con sus alumnos

  • Padre o madre de niños con discapacidad que concurren con sus hijos a la consulta odontológica por primera vez

  • Bebés y niños de 0 a 10 años de edad en el momento del examen, con diagnóstico de discapacidad.

Criterios de exclusión: 



  • Maestros de Escuelas Especiales de asignaturas extracurriculares cuya vinculación con los alumnos es semanal o esporádica.

  • Padre o madre de niños con discapacidad que concurren con sus hijos a la consulta odontológica en citas posteriores.

  • Bebés y niños de 0 a 10 años de edad en el momento del examen, con diagnóstico de discapacidad, Bebés y niños dismorfia cráneo-facial de origen genético. 

El examinador efectuó un examen clínico odontológico de cada niño y de áreas orofaciales para evaluar el estado de salud de dientes, encías, lengua, labios, salivación, etc.

El exámen se realizó mediante método visual táctil empleando espejo bucal y explorador.
Se realizó la instalación inmediata de medidas preventivas desde “Educación para la salud bucal”, técnica de higiene con los elementos adecuados a la edad del niño, a su madurez, discapacidad y grado de autonomía, asesoramiento dietético/alimentario, y derivación interdisciplinaria como devolución a la voluntad de participar aunque estos aspectos no formen parte del Proyecto.
Consideraciones éticas: A los maestros y padres de los niños se les explicó el propósito y beneficios del estudio, después de lo cual aceptarían la participación de sus hijos firmando un informe de consentimiento que se elaboró según los principios éticos de la declaración de Helsinki.
Se siguieron las “Recomendaciones para guiar a los Médicos en la Investigación Biomédica en Seres Humanos” de la Declaración de Helsinki (Adaptada por la 18º Asamblea Médica Mundial (Helsinki, 1964), revisada por la 29º Asamblea Médica Mundial (Tokio, 1975) y enmendada por la 35º Asamblea Médica Mundial (Venecia, 1983) y la 41º Asamblea Médica Mundial (Hong Kong, 1989).
Técnicas e instrumentos para la recolección de datos:

Técnicas: Entrevista mediante encuesta, historia clínica sistémica y odontológica Instrumentos: Formularios impresos.



8- Capítulo IV:
Marco referencial

El estado de salud de la población es un reflejo del desarrollo material y espiritual de una sociedad referente a la salud social, es un sistema valioso para evaluar la eficiencia y eficacia del sistema de salud y un instrumento para demostrar la capacidad del estado en garantizar la salud de la población (San Martín H, Narey Ramos DB., 1990).

Los niños de 1 a 10 años con discapacidad como parálisis cerebral, trastornos sensoriales, o genéticos no reciben educación para la salud bucal con estrategias, contenidos y metodologías adecuadas a sus capacidades. Esta situación se da en los padres de estos niños como así también los maestros o cuidadores ya que también desconocen aspectos fundamentales del cuidado de la salud bucal y las inquietudes surgen en estos últimos cuando la enfermedad bucal es visible
La presencia de una diversidad de alteraciones es un aspecto de su salud bucal que aún no cuenta con estudios de investigación que revelen datos cercanos a la realidad. La distribución de diferentes déficits en grupos de individuos especiales difiere cuando se analiza la situación bucal en forma específica
Generalmente los niños discapacitados con déficit neuromotor, retraso madurativo, prematurez, etc. respiran por la boca, disminuye la humedad bucal, aumentando la sequedad de las mucosas, están más expuestos a las caries, la gíngiva se inflama, los maxilares tienden a crecer deformados y los dientes erupcionan en malposición, la lengua adopta posiciones anómalas, el control de la saliva es pobre, etc.

Muchos de estos aspectos son desconocidos por los maestros de escuelas especiales donde estos niños concurren y por los propios padres que al sentirse desbordados por la problemática de la discapacidad la salud bucal no está dentro de las principales necesidades de salud a cubrir.
Realizar educación para la salud implica primero identificar las condiciones en las cuales se realiza educación para la salud, considerando los enfoques de los derechos humanos, género, interculturalidad, discapacidad y todo aquel aspecto que influya directa o indirectamente en el propósito que se persiga (Nizama Ruiz, E., Samaniego Salcedo, A., 2007).
Para los millones de personas en el mundo con retraso mental, incluyendo el Síndrome de Down, el cuidado dental no es generalmente una prioridad, las complicaciones médicas de las que no escapa esta población, son tomadas en cuenta con mayor interés por los familiares y por las autoridades de salud. La atención bucodental es la única necesidad aún no cubierta en el tratamiento integral y rehabilitación tanto en calidad como en cantidad. Los problemas dentales se encuentran entre las diez primeras causas que limitan la actividad de estas personas entre ellos la caries dental; pérdida dentaria y la enfermedad periodontal son las afecciones mas frecuentes en esta población (Horwitz S, 2001).
El desconocimiento de la situación, ha motivado la investigación para conocer el estado de salud oral en escuelas especiales, con la finalidad de proponer a las autoridades de salud del estado, programas de atención en salud oral en los ambulatorios y hospitales regionales, dirigidos a esta población especial (Dávila, M., 2006).
Marco Referencial Local

Contexto socio-demo-geográfico:

País: REPUBLICA ARGENTINA Provincia: Mendoza

La división geopolítica se compone de 17 Departamentos agrupados en 5 secciones. Población: 1.800.000 Habitantes



Educación Especial

De acuerdo a los datos del Gobierno de Mendoza, en lo que respecta al área de la Dirección General de Escuelas, el subsector “Educación Especial” se denomina: DIRECCIÓN DE EDUCACIÓN ESPECIAL.



El mismo lo componen 5 Secciones denominadas Supervisiones ubicadas en una “Escuela cabecera” y compuestas por 68 Instituciones educativas que son las siguientes:
Supervisión Nº 1







Escuela

Dpto

Especialidad

Domicilio

Matrícula

1

2-001

Victor Mercantes

Capital

D. Mentales

Sta. Maria de Oro y Vucetich

94

2

2-002

Dr. Pedro N. Ferreyra

Capital

D. Mentales

Garibaldi 280 (esq salta)

116

3

2-004

Prof. Jeronimo Semorille

Gllén

D. Mentales

Juan G. Godoy y Lafinur. Dorrego

112

4

2-017

Cnel. Tomas Espora

Capital

D. Mentales

Padre Llorens s/n

91

5

2-019

Dr. Domingo Sicoli

Lavalle

D. Mentales

Fleming s/n

104

6

2-031

Pedro del Castillo

Capital

D. Mentales

Urquiza 148

79

7

2-033

Fidela Maldonado de Cano

G. Cruz

D. Motores

Sáenz Peña 1555

85

8

2-043

Dr. Roberto Zaldivar

Lavalle

D. Mentales

Pascual Perez y Guardia

40

9

2-046

Prof. Maria Esther Reta

Gllén

D. Mentales

Alfonso s/n "El Sauce"

25

10

7-004

Dr. Daniel F. González

Capital

Post-Primario

Rondeu 350

56

11

7-005

León Gieco

Capital

Post-Primario

Chaco y Sta. Maria de Oro

41



















843


Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal