Maria del carmen patricia di nasso carrada



Descargar 1.01 Mb.
Página11/13
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.01 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13

Modalidad: teórico práctico



Carga Horaria Total: Cuarenta (40) horas
Horas teóricas presenciales: Quince (15) hs.

Horas teóricas semipresenciales: Diez (10) hs.

Evaluación teórica con práctica: Diez (10) hs.

Producción de materiales propios: Cinco (5) hs.

Materiales y Bibliografía:

Cister, E. y Gonzalez y Rivas, M., Confederación odontológica de la República Argentina (CORA) “Módulo de Instrucción para Docentes” (1995)

Federación Odontológica de la Provincia de Buenos Aires, Departamento de Educación para la Salud Argentina, “Educación para la salud Bucal I” Martinez de León Editor, (1996)

Sandoval, L., “Sonrisitas” Editorial Universitaria (1993)

Videos, Multimedia interactiva, Folletos

El presente Curso es parte de una propuesta elevada a la Universidad Nacional de Cuyo para que cumplida y evaluada esta primera experiencia pueda ser transferida a toda la Provincia

15- CONCLUSIONES GENERALES


La Educación para la Salud, como estrategia en la promoción de salud se ha constituido en una forma de enseñanza que pretende conducir al individuo y a la colectividad a un proceso de cambio de actitud y de conducta, que parte de la detección de sus necesidades y que intenta redundar en el mejoramiento de las condiciones de salud. Un elemento importante para lograr los objetivos de la misma es conocer las actitudes, pues es sobre la base de ellas que se lograrán las modificaciones en los estilos de vida y para lo cual es fundamental la motivación que alcancemos desarrollar en los individuos y poblaciones, y sobre la que debemos sustentar nuestro trabajo.
La Odontología, como disciplina de la salud, ha tenido una evolución histórica importante en las últimas décadas. Su práctica puede considerarse de carácter social y adquiere un compromiso ético con el bienestar de las personas (De la Fuente, H. J., 2007)

En primer lugar, porque reconoce la influencia de factores sociales, políticos y económicos en los ámbitos locales y nacionales como determinantes de la situación de salud y, por ende, de la salud bucal. De otra parte, ofrece enfoques y estrategias para los diferentes individuos y las comunidades, a través de programas de educación, estrategias de información y comunicación, y acciones de atención primaria en salud (Watt Richard G. 2005). Por ello, en algunos contextos se ha hablado de salud comunitaria, odontología comunitaria, odontología sanitaria y odontología social (Sánchez Dagum E. 2006).

La práctica odontológica ha elaborado procesos de reflexión política con relación a otras disciplinas; una de estas propuestas es pensar la salud bucal desde la dimensión colectiva.

La meta en salud para el 2010 propuesta por la OMS en la Conferencia dictada en el año 2000, “Gente Sana para el 2010”, consiste en la reducción de las disparidades en salud de las poblaciones.



Un colectivo invisible

"No los vemos, hay una invisibilidad total, no existen, no están y cuando alguien nos llama la atención de que están no sabemos cómo actuar, no sabemos qué decir" (Noceda. A.,2009).


Es frase se refiere a las personas con discapacidad, niños, adolescentes, adultos y ancianos, hombres y mujeres que el entorno no los reconoce para hacerles más accesible su vida y la de sus familias.

La investigación de Cabellos Alfaro, Doris Agripina, Relación entre el nivel de conocimiento sobre higiene bucal de los padres y la higiene bucal del niño discapacitado en el Centro Ann Sullivan del Perú, 2008 tuvo como propósito relacionar el nivel de conocimiento sobre higiene bucal de los padres de niños discapacitados y evaluar la higiene bucal de estos mismos niños en el Centro Ann Sullivan del Perú, la muestra fue de 90 padres y sus respectivos hijos con discapacidad (Síndrome Down, Retardo mental, Autismo).


En la primera fase de la investigación se evaluó el nivel de conocimiento sobre higiene bucal en los padres, para lo cual se utilizó como instrumento un cuestionario de 12 preguntas, dividido en cuatro partes: 3 preguntas sobre elementos de higiene bucal, 3 preguntas sobre hábitos de higiene bucal, 3 preguntas sobre patología bucal relacionada a higiene bucal y 3 preguntas sobre técnicas de higiene bucal.
En la segunda fase de la investigación se evaluó el índice de higiene oral de los niños con discapacidad. Los resultados obtenidos en la investigación determinaron un regular nivel de conocimiento en los padres, con un 68,9% y el Índice de higiene oral encontrado en los niños fue malo con un 88,9%, estableciéndose una relación estadísticamente significativa entre el valor del Indice de los niños y el nivel de conocimiento de los padres, con un p<0,05 y una correlación inversa regular, p= -0,58 con un p<0,05 es decir un nivel de conocimiento regular en los padres relacionado con un IHO malo en los niños.
La equidad en salud significa iguales oportunidades de acceso a los recursos disponibles, una distribución democrática del poder y de los conocimientos en el sistema de salud, una política de salud que beneficie a todos sin consentir privilegios debido a diferencias de raza, género, territorio, discapacidad u otro rasgo grupal o personal (Escuela Nacional de Salud Pública -Grupo Básico de Trabajo- Proyecto "Monitoreo de equidad y salud en Cuba";2001).

El análisis de la equidad en salud es complejo. La siguiente reflexión de Amartya Sen hecha en el 2002 es significativa "La equidad en salud tiene muchos aspectos y lo mejor es verla como un concepto multidimensional. Incluye aspectos relacionados con el logro de la salud y la posibilidad de lograr buena salud, y no sólo con la distribución de la atención sanitaria. Pero también incluye la justicia de los procesos y, por lo tanto, debe prestar atención a la ausencia de discriminación en la prestación de la asistencia sanitaria.


La dependencia es un fenómeno de creciente visibilidad, especialmente en aquellas sociedades con alto índice de envejecimiento demográfico y en donde las familias se ven desbordadas por las implicancias que esto plantea (Puga, Dolores, 2005).
También ocurre este fenómeno cuando aparecen personas con discapacidad. El impacto potencial de esta eventualidad sobre los programas sociales y sanitarios de atención y los altos costes derivados de una situación de dependencia, tanto para los individuos como para sus familias y para la sociedad en su conjunto, explican la creciente atención prestada al tema.
La mayor parte de los análisis sobre la dependencia tienen como finalidad contribuir al diseño de medidas de política sanitaria, política social y de cuidados de larga duración, que hagan posible un aumento del bienestar de las personas en situación de desventaja. (Puga, Dolores, 2005)

Entendemos por discapacidad la dificultad para desempeñar papeles y desarrollar actividades socialmente aceptadas, habituales para las personas de similar edad y condición, es decir, la discapacidad es la dificultad o la imposibilidad para llevar a cabo una función o un papel en un contexto social y en un entorno determinado. La discapacidad es la expresión de una limitación funcional, emocional o cognitiva en un contexto determinado. Es la brecha existente entre las capacidades de la persona (condicionadas en parte por su salud) y las demandas del medio (físico, social, laboral). Se vincula más a la función social que a la función orgánica (a la que se asocian patología y deficiencia). Estas dificultades obligan a la persona que las sufre a utilizar dispositivos o bien, principalmente, a solicitar ayuda de otra persona para poder realizar esas actividades cotidianas. En esto consiste la dependencia (Puga MD, 2004 y Rodríguez Cabrero, 1999).

En la actuación frente a la discapacidad y la dependencia resultante se pueden delimitar tres etapas: la prevención, la intervención y la asistencia o intervención paliativa. La primera persigue evitar y retrasar la aparición de la dependencia. La segunda pretende reconstruir la situación de «normalidad» previa, o disminuir el grado de severidad de la misma, una vez que ésta ya afecta al individuo. La tercera actúa frente a sus consecuencias; se trata de dar respuesta a las necesidades ya generadas por la situación de dependencia.

En el ámbito de la intervención, a la actuación médica, farmacológica o quirúrgica sobre el organismo, habría que añadir intervenciones sobre un entorno físico y social menos exigente, más adaptado a una población en donde una significativa cantidad de miembros tiene algún tipo de discapacidad (Puga, Dolores, 2005).


La caries dental es una enfermedad infecto-contagiosa que afecta a un gran número de personas en el mundo y la demanda de atención odontológica en los servicios de salud indican que se trata de un padecimiento de alta prevalencia.

Por otra parte, los índices de caries en poblaciones de países desarrollados han mostrado reducciones considerables en los últimos 20 años; las causas de este descenso se relacionan, principalmente, con la utilización de fluoruros (Irigoyen-Camacho, M. , 1997)

Las disparidades en las condiciones de salud oral y acceso a los cuidados dentales en niños tienen una particular importancia epidemiológica, dado que existe una baja utilización de los servicios de salud en niños de cualquier edad siendo la caries dental la enfermedad de mayor prevalencia en este grupo poblacional

Cuando se analiza la EDUCACIÓN para la SALUD, indefectiblemente la desinformación resulta especialmente crítica cuando se trata de poblaciones con discapacidad e infantiles en edad preescolar, por cuanto en esos estadios de la vida están ocurriendo acelerados procesos de crecimiento y desarrollo y donde se exacerban los riesgos de enfermedad de caries. Ello compromete tanto la salud de la dentición temporaria como el futuro de los dientes permanentes, y limita seriamente la posibilidad de aplicar, con criterios de eficiencia y equidad, políticas sanitarias integrales que contribuyan a erradicar o reducir las enfermedades de incumbencia odontológica (Maldonado de Yankilevich et Col, 1993)

Generalmente las familias con algún miembro con discapacidad acuden a la red primaria estatal de salud en busca de ayuda ante los problemas que dificultan su vida diaria, aunque las respuestas que necesiten sean tanto sociales como sanitarias. (Puga, Dolores, 2005). La educación sanitaria se orienta en base a una serie de postulados con el propósito de fomentar la participación comunitaria. Se parte de las teorías de la acción humana para poder establecer las dos corrientes que pretenden explicar la acción o coacción de las personas.




Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   13


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal