Marco teórico-conceptual



Descargar 315.91 Kb.
Página1/6
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño315.91 Kb.
  1   2   3   4   5   6

MARCO TEÓRICO-CONCEPTUAL

1. SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN

En este documento se da cuenta de algunos de los conceptos que definen y caracterizan la sociedad de la información, de los debates teóricos y políticos de los principales autores y de las instituciones que vienen trazando políticas en este campo. Así mismo, se plantea cual es la posición bajo la cual se orienta la investigación.


El desarrollo de la ciencia y la tecnología ha conducido a pensar en un nuevo modelo de sociedad, basado hoy en día en las telecomunicaciones y la informática, principalmente. Sin embargo, debemos recordar que el desarrollo tecnológico es un proceso social en constante evolución, el cual da cuenta de las diferentes etapas de la sociedad.
Es por esto, que hoy se habla de “la sociedad de la información”, para caracterizar un momento histórico identificado por el peso de la información y el conocimiento. Pero como lo plantea Aguadero, la sociedad de la información no alcanzará su madurez hasta que un número considerable de sus ciudadanos no obtenga el acceso a la información en cualquier momento, desde cualquier lugar y en cualquier forma que está se encuentre: voz, texto, imágenes. (Aguadero, 1997)
1.1. UN NUEVO MODELO DE SOCIEDAD

Como podemos ver en este tránsito hacia una nueva sociedad, la información es el elemento dinamizador y la comunicación el nexo que permite la relación entre las personas. Pero además la producción y la economía en general, son cada vez más dependientes del conocimiento y de la información, es decir, que hoy tienen mayor incidencia que antes.



1.1.1. Características generales

Según Aguadero esta nueva sociedad tiene 10 rasgos que la van caracterizando:


- Es un nuevo orden social, en el cual se puede recoger, procesar, almacenar, recuperar y comunicar gran cantidad de información

- La información se convierte en base de la economía: en los años 60 la economía estaba basada en el petróleo como fuente de energía, hoy es la información.

- La vida esta globalizada, en el sentido del aspecto extensivo de la sociedad de la información, facilitada por los medios de comunicación. Se trasciende cualquier ámbito geográfico.

- Dualidad compleja, porque se establece una especie de división social entre aquellos que están “enganchados” a la red y quienes no lo están.

- Es una sociedad de redes y flujos. La articulación en redes aplicado a todo: la tecnología, a la comunicación, a la organización, a la gestión, a la producción, al poder y a la sociedad en general. Por tanto, es una sociedad interactiva.

- Un mundo digitalizado. Referido al hecho de que cualquier tipo de información es convertida a secuencias binarias de cero/uno, o sea, conversión en dígitos.

- Se presenta la eliminación de fronteras y los límites son difusos. Es una sociedad compleja, pues se desdibujan las fronteras entre sectores, áreas, negocios, poderes, etc. Se da lugar a la extraterritorialidad. Sumado a ello, la simultaneidad y rapidez con que se producen los cambios.

- Es un oxigeno para el planeta, en tanto parece que estas tecnologías no son contaminantes, ni depredadoras.

- El dinero electrónico es el medio de circulación. La tarjeta será el actor en la vida cotidiana.

- El principal escenario de esta sociedad son los servicios, o sea que el sector terciario de la economía será el protagonista. Por supuesto en las sociedades cultural y económicamente avanzadas.


1.1.2. Proceso de transformación – Transición social

En este momento del desarrollo histórico social, el componente tecnológico es la característica más significativa de la sociedad de la información. La revolución industrial basó su empuje en tres invenciones: la maquina de hilar, la maquina de vapor y la utilización del carbón en la industria del hierro. La sociedad de la información camino al tercer milenio está basada en un nuevo entorno tecnológico.

Lo que diferencia a estas tecnologías de las del siglo pasado, es su alto factor multiplicador, o sea el potencial de transformación que conlleva la aplicación de la misma.“Dicho de otra forma: es el número de veces que una tecnología determinada es capaz de mejorar el proceso o la función a la que se aplica”. (Ibid).
Se ha considerado que las tecnologías de la información y la comunicación potencian la actividad del intelecto; de ahí que la sociedad de la información de paso a la sociedad del conocimiento. Nunca la tecnología se había acercado tanto a la persona, metiéndose hasta en su casa, en su trabajo, en su vida. Todo el mundo se verá afectado por estas tecnologías. Como principio básico se ha considerado que la información es materia prima sin la cual no podemos vivir, como seres sociales, dentro de la sociedad de la información. “La sociedad de la información aporta nuevos paradigmas culturales, organizativos, de relaciones” (Ibid).
El nacimiento de la sociedad de la información se origina en la transformación de la información digital en valor económico y social y en conocimiento útil, pues a partir de allí se crean nuevas industrias, por lo tanto, nuevos trabajos y mejora la forma de vida de la sociedad, a través de un desarrollo basado en el uso del conocimiento y en su retroalimentación. Podríamos decir con Jesús Barbero, que el procesamiento de símbolos se ha convertido en el ingrediente estratégico del nuevo modo de producción.
Es por esto, que para algunos autores los objetivos de la sociedad de la información deben ser: “garantizar un acceso igual y universal de los ciudadanos a las fuentes de la información. Evitar las disfunciones sociales suprimiendo las barreras que dificultan el acceso y uso masivo eficiente y de calidad de los ciudadanos a las fuentes de la información. Propiciar el aumento de la calidad de la comunicación entre las personas y aprovechar los beneficios que genera para evitar la fragmentación económica, social, cultural y geográfica” (Rengifo, 2002).
Sin embargo, como podemos ver muchos de estos objetivos habría que evaluarlos a la luz de los datos y del desarrollo desigual de los países y por tanto del nivel de acceso y uso de las tecnologías de la información y la comunicación.

Las nuevas redes en la sociedad de la información no son un fenómeno puramente técnico, estamos ante un tipo de movimiento diferente. “No se trata de nuevos aparatos o maquinas, se trata de nuevos lenguajes, nuevas destrezas mentales, nuevas escrituras, nuevos textos y, por tanto, de nuevos modos de leer, de escribir, de aprender, de producir saber y de nuevos modos de apropiarse de esos saberes” (Barbero, 2000).


En este sentido, las redes de información configuran un nuevo ecosistema comunicativo, que incide en el desarrollo de los países y en las transformaciones socioculturales.

1.1.3. Debate conceptual

El concepto de “sociedad de la información”, se ha venido discutiendo por parte de diferentes autores, entre ellos, Nicolas Garnham, el cual considera que esta es más una ideología que un modelo real.


La teoría de la sociedad de la información fue formulada inicialmente por Manuel Castells. Este autor plantea que las innovaciones en materia de información y comunicación originadas en Silicon Valley en los años 70, tuvieron un fuerte impacto en la productividad y tres impactos en la economía: Primero, llevo a la creación de la empresa en red, con ciclos de producción más vertiginosos, a través de un proceso que él llama “conocimiento trabajando sobre conocimiento”. Segundo, a un nivel mayor de globalización, particularmente para el capital financiero. Esto fue posible por la capacidad de operar a nivel global en redes computarizadas de telecomunicaciones en tiempo real. El tercer impacto sería una nueva división del trabajo, polarizada entre “trabajadores del conocimiento” con habilidades y adaptabilidad para operar en redes y los cada vez más fragmentados e inseguros trabajadores industriales y de servicios, fijos a una locación particular al margen de estas redes. Estos cambios, a su vez, habrían dejado sus efectos en la cultura y la política con el fin de la lucha de clases, el despegue de los movimientos sociales y la creación de “una cultura de real virtualidad”.
En resumen, Castells plantea que estamos entrando en una nueva edad de la información caracterizada por un nuevo modo de producción, llamado capitalismo informacional y una nueva estructura social global, la sociedad en redes. Esta transformación estaría determinada en la base por un cambio en el modo de producción, desde un capitalismo industrial a uno informacional. Éste, a su vez, estaría determinado tecnológicamente por desarrollos en tecnologías de información y comunicación, que ejercerían su principal efecto mediante aumentos de productividad.
Pero aunque las cuatro virtudes cardinales de la sociedad de la información señaladas por Castells (descentralizar, globalizar, armonizar y dar plenos poderes para hacer-empowerment) están en vías de derribar al Estado-Nación, todavía se requiere un proceso mayor de desarrollo social y económico para cambiar las condiciones estructurales de la actual sociedad.
Al respecto Garnham hace las siguientes críticas:

En primer lugar afirma que las estadísticas de productividad no reflejan que los supuestos incrementos estén ocurriendo como consecuencia del impacto de la tecnología de la información y la comunicación en la economía. El fundamento del capitalismo es la acumulación a través de la competencia, es ella la que genera innovación y mayor productividad a lo largo de la economía como un todo.


La creciente apertura de los mercados nacionales incrementará la competencia por algún tiempo, pero la competencia por el mercado global terminará generando oligopolios. Es decir, el sistema como un todo no será más competitivo a la larga. Este fenómeno se explica más bien por los crecientes retornos de escala y por la mayor captura de utilidades derivada de innovación en alta tecnología.
Reconoce que el auge del mercado financiero global, basado en redes de comunicación de alta velocidad, puede aumentar su productividad al acelerar el ritmo de rotación del capital y que estos avances han dificultado el ejercicio del poder económico por parte de los Estados-nación y otras instancias de poder políticamente fiscalizables.
El capital financiero se liberó del capital industrial y mercantil a través de un largo proceso histórico de creación de capital colectivo sin rostro, a través del sistema bancario y de crédito, sociedades anónimas, mercados de valores, de futuros y de seguros. Desde entonces, los flujos de capital han estado sujetos a turbulencias especulativas y a la apropiación de renta de intermediarios financieros. Pero hay que recordar que el capitalismo global siempre tiene que volver a aterrizar a la tierra. Es la permanente relación entre la “economía real y la economía irreal”, la que se tiene que revisar.
Otra de las criticas es que “no es la tecnología sino que las relaciones sociales de producción las que son determinantes. Esto quiere decir que el modo informacional de crecimiento está al servicio de un conjunto de relaciones de propiedad para objetivo final de la acumulación de ganancias, pero no al revés” (Garnham, 2000).
Este autor afirma que la producción, la distribución y la comercialización de bienes tangibles sigue siendo el sector dominante de la economía y que los cambios ocurridos en los servicios basados en personas y los basados en conocimiento han sido muy diferentes. El aumento del empleo se da más en los servicios basados en personas (sector salud, por ejemplo), que los basados en conocimiento.
En cuanto al tema de los procesos laborales y de la reestructuración de la división global del trabajo, plantea que el cambiante proceso cultural y político genera una polarización entre una elite cosmopolita global y una mano de obra local, arraigada, pero atrapada en el territorio y entre los espacios de flujos y lugares. La vieja lucha entre capital y trabajo es reemplazada por una oposición entre la lógica desnuda del capital y los valores culturales de la experiencia humana.
Son muy diversos los escenarios nacionales de tránsito hacia el mundo de la información y el conocimiento. “La naturaleza ubicua de las TIC y su alcance global está incidiendo sobre la organización de la actividad económica e industrial y los factores determinantes de las ventajas competitivas, la interacción entre compradores y vendedores, las formas de consumo, las características del empleo, así como sobre la manera de usar el tiempo libre y de acceder a la educación o a los servicios de salud. Este ritmo creciente del cambio tecnológico, y la conectividad de personas e instituciones a redes digitales están generando nuevos productos, nuevos mercados y nuevas estructuras de negocios, pero también elevan el nivel de incertidumbre y los riesgos de las decisiones económicas y personales, creando nuevos desafíos y preocupaciones para las sociedades “. (CEPAL, 2000).
Sin embargo, aunque las TIC constituyen la infraestructura de la economía basada en el conocimiento, no son condición suficiente para la transformación de la información en conocimiento y su incorporación al proceso productivo. Se requiere de inversiones en recursos humanos y en industrias de alta tecnología, en otras palabras, “la transición hacia la nueva economía requiere un gran esfuerzo de capacitación individual de trabajadores, empresarios y consumidores, así como la creación de un sector productivo basado en la ciencia y la tecnología”. (Ibid)
Así mismo, la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) plantea que para favorecer una mayor eficiencia y equidad en la transición hacia la sociedad de la información, se requieren medidas tendientes a prestar servicios de telecomunicaciones a más bajo costo y de fácil accesibilidad a las redes digitales, así como reducir costos y mejorar el acceso a la infraestructura computacional. Se deberá difundir los productos y servicios de las TIC en el aparato educativo, el sistema de salud pública y los centros comunitarios de nivel local, garantizando el acceso de los sectores de bajos ingresos a la sociedad de la información.

Es por esto, que un país puede disponer de una potente economía de la información sin que llegue a constituirse en una sociedad de la información, es decir, se requieren de las condiciones sociales y culturales para su realización. “No solo precisamos una masa laboral bien formada; precisamos ciudadanos informacionalmente cultos, hábiles, que aprendan a aprender. Necesitamos un sistema educativo que esté en el centro del desarrollo de la sociedad” (Cornella, 1999).



1.2. POSICIÓN-CONCEPCIÓN DEL GRUPO SOBRE LA S.I.

Lo que queda claro de este debate, es que el concepto de “sociedad de la información o sociedad red”, esta abierto. Pero sobretodo reconocer que es un período histórico por el que esta atravesando la sociedad y que requiere de su comprensión y análisis permanente. Es lo que se podría llamar una fase de transición social.


Para efectos de la investigación, el concepto es clave en cuanto permite caracterizar el contexto actual y tener un marco de referencia en el cual ubicar los diferentes elementos que hablan de un proceso y de unas condiciones objetivas y subjetivas determinadas, en construcción.
Asumir esta posición implica reconocer que el proceso de desarrollo hacia la sociedad de la información exige de la infraestructura y sobre todo de la transformación cultural en términos de educar para aprender a utilizar los medios y la información en función del desarrollo y del conocimiento.

En síntesis, es responder la ecuación:


Desarrollo equitativo y sostenible o socioestructura informacional +

Economía de la información o infraestructura informacional +

Cultura de la información o infoestructura informacional

=

Sociedad de la información y el conocimiento equitativa y sostenible.

1.2.1 Desarrollo equitativo y sostenible o socioestructura informacional

1.2.2. Economía de la información o infraestructura informacional

1.2.3 Cultura de la información o infoestructura informacional

2. IMPLICACIONES DE LA S.I. PARA NUESTRA SOCIEDAD Y LAS UNIVERSIDADES

2.1.OPORTUNIDADES

2.1.1. Universidad del Siglo XXI

2.1.1.1. Integración de las TIC´s en la Universidad

2.1.1.1.1. Niveles de Integración

2.1.1.1.2. Formas de Integración

2.1.1.1.3. Tipologías de universidades según los niveles y formas de Integración

2.1.1.2. Servicios, Herramientas, Plataformas e Infraestructuras de Internet

La internet ha jugado un papel primordial en el desarrollo de la sociedad de la información, donde su rápido crecimiento, el terreno que ha ganado con relación a otros medios de comunicación como son la radio y la televisión, la constante evolución de los servicios y herramientas que esta ofrece y su incorporación a los quehaceres de la vida cotidiana ha generado nuevas modalidades de conocimiento, educación, transmisión de información, comercio, comunicación, entretenimiento, ocio entre otras, que han implicado un cambio paulatino en la manera en que piensan, interactúan, comunican y trabajan la personas que de una u otra forma deben hacer uso de la internet, además ha dado lugar a la necesidad de asumir y definir nuevos roles que permitan y faciliten la interacción con este medio y los demás participantes, y que nos lleve a un mayor provecho de los recursos que allí se ofrecen.


A continuación se describen las principales características de algunas herramientas y servicios mas utilizados en la internet, sin embargo antes de comenzar es bueno aclarar que se entiende por herramienta y que por servicio dentro de este contexto, una herramienta es un programa que esta disponible en la internet y que puede descargarse para ser utilizado sin necesidad de estar conectados a la internet, sin embargo cuando estas herramientas están integradas en un sitio web o portal y son ofrecidas a las personas que lo visitan, estas se convierten en servicio y en algunas ocasiones es necesario registrarse en dicho sitio para poder hacer uso de estas y poder pertenecer a un grupo de personas que sin conocerlas físicamente comparten nuestros mismos intereses en la red.

2.1.1.2.1. Servicios
La Internet se ha convertido en un medio para el procesamiento y distribución de la información, cuando navegamos en la internet, lo hacemos por alguna razón, bien sea con el objetivo de obtener información sobre un tema en particular, buscar entretenimiento o interactuar con alguna aplicación. Sin importar cual sea el propósito implícitamente hacemos uso de los servicios que se ofrecen en la internet como lo son:


  • Mensajeria instantánea

Este servicio utiliza un programa de software denominado mensajero instantáneo, el cual utiliza el protocolo TCP IP, y permite el envió y recepción de mensajes instantáneos, intercambio de archivos, captura de video y audio, entre los usuarios que estén conectados a la internet y utilicen el servicio. El programa realiza la gestión de contactos (personas que utilizan el mismo mensajero) permitiendo saber cuando alguien se conecta al servicio y es posible establecer una comunicación en tiempo real, similar a lo que se conoce como chat, pero diferenciándose en las múltiples opciones que ofrece como lo son: configurar el estado deseable de disponibilidad, registrar y borrar usuarios de la lista de contactos, crear grupos de contactos (amigos, académico. laboral), realizar videoconferencia, entre otros.


Para hacer uso de este servicio se requiere la descarga e instalación de un software en el computador, estar conectado a la internet y tener un correo o identificación en el sitio que presta el servicio, que por cierto es gratuito. Los Mensajeros mas utilizados son MSN Messenger, ICQ, Yahoo Messenger, AIM (Aol Instant Messenger) y Google Talk.
Este servicio a tomado un gran auge, al facilitar la comunicación de las personas que están conectadas a la internet, donde se puede tener contacto con las personas que se encuentra en otros lugares, realizar una videoconferencia para exponer un tema o elaborar una entrevista a personas que se encuentran en otro lugar, acordar una hora de conexión entre los participantes de un grupo (académico, laboral, cultural) para discutir o resolver inquietudes sobre un tema en interés, prestar soporte a los clientes que han adquirido un producto, entre otros.


  • NetMeeting

Programa desarrollado por la compañía Microsoft, que permite la comunicación entre personas, a través de chat, audio, video y una pizarra. Para utilizarlo se necesita tener instalado el software, tener el SO Windows 95 o superior, tarjeta de sonido, micrófono, línea telefónica y un modem.




  • Videoconferencias

Las videoconferencias son sistemas telemáticos que permiten la comunicación sincrónica con imagen y audio entre puntos distantes. Al respecto podemos distinguir videoconferencias punto a punto y multipunto (en este caso existe un servidor que conecta todos los puntos que intervienen en la videoconferencia: el reflector).

Aspectos técnicos.

El funcionamiento de la videoconferencia es el siguiente: se genera una señal digital (audio + imagen) en el ordenador emisor, se comprime mediante un CODEC (COdificador, DECodificador), se transmite a través de cualquier sistema terrestre o por satélite y se recibe en el ordenador de destino donde se vuelve a descomprimir con el mismo CODEC.



Elementos necesarios

  • Disponer de un sistema de comunicaciones digital (Internet, RDSI) bidireccional de alta velocidad entre los equipos que se quieren conectar

  • Un CODEC Codificador/Decodificador de señales.

  • Equipos multimedia (con tarjeta de sonido full duplex), conectados a Internet

  • Software (programas clientes): NetMeeting, CUseeME, iVisit.

  • Videoproyector que permita proyectar los documentos que se muestren en el aula local y lo que ocurre en el aula distante

  • Micrófono multidireccional y cámara webcam (o cámara de vídeo con tarjeta capturadora de vídeo)

  • Cámara auxiliar para mostrar documentos, diapositivas

  • Otros: cámaras auxiliares, micrófonos para los asistentes

Aplicación en el ámbito académico

Las videoconferencias ofrecen otras posibilidades educativas como lo son:



  • Contactar a otras instituciones académicas, para que sus estudiantes compartan lo que hacen. Organizar un ciclo de presentación de trabajos que supongan una síntesis de los contenidos de la asignatura entre los estudiantes. Así los estudiantes tras preparar muy bien su presentación (con apoyos multimedia) exponen ante sus compañeros de clase y ante los de la clase remota.

  • Tener una videoconferencia con alguna persona relevante de nuestra sociedad, que exponga algunas cuestiones a los estudiantes y luego éstos le puedan hacer preguntas.

  • Realizar eventos académicos (congresos, seminarios, ciclos, capacitaciones) donde participen personas de otros países, que por cuestiones de tiempo, de índole económico u otro motivo no podrían desplazarse, esto implica ahorro de dinero, diversidad y calidad de los ponentes. La desventaja que presentan las videoconferencias son el costo de los quipos, las líneas de comunicación, problemas de compatibilidad de quipos, a veces la baja calidad de imagen y sonido, la falta de experiencia y preparación del ponente en el uso didáctico de las videoconferencias.

  • Telefonía IP

Este servicio permite emplear la internet y las redes de computadores para transmitir audio y datos a bajo costo, y da lugar a la utilización de la internet para realizar llamadas con la misma calidad de una comunicación a través de la línea telefónica.


  • Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal