Marco teórico-conceptual



Descargar 488.5 Kb.
Página5/8
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño488.5 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

Tecnología Wi-Fi

Wi-Fi elimina el uso de cables entre los computadores portátiles y las redes, de manera que los usuarios pueden acceder inalámbrica mente a los servicios que ofrece la internet.

Wi-Fi permite comunicar portátiles, PC, computadores de mano y diversos artilugios electrónicos de forma inalámbrica, y tiene varias aplicaciones. En las empresas, por ejemplo, sirve para que los empleados que entran y salen constantemente ‘enganchen’ fácilmente sus portátiles a la red corporativa, y así puedan utilizar la conexión a Internet, entrar a la base de datos, consultar la Intranet o enviar documentos a las impresoras, tal como si estuvieran conectados mediante un cable.

En lugares públicos, conocidos como hotspots, Wi-Fi permite a los usuarios de portátiles navegar mediante conexiones a Internet de alta velocidad. En el mundo hay 130.000 hotspots, y el número de personas que los usan está creciendo rápidamente a medida que aumenta la cantidad de portátiles y computadores de mano habilitados para ‘escuchar’ los murmullos de Wi-Fi.


  • Tecnología WiMax

WiMax es un estándar creado por 67 empresas de tecnología, que permite que una zona de hasta 50 kilómetros reciba una señal de radio para acceso a la internet de banda ancha. WiMax, además, tiene una capacidad de transmisión de datos de hasta 70 megabits por segundo (Mbps), lo cual comparado con las tecnologías utilizadas actualmente es enorme. WiMax permitirá que todo dispositivo que tenga un chip Wi-Fi pueda conectarse a Internet desde prácticamente cualquier lugar.

WiMax entra así a competir por las tecnologías conocidas en telecomunicaciones como ‘de última milla’, en donde se concentra la principal problemática actual de cubrimiento pues, al ser inalámbrica, es más barato instalar antenas WiMax para llevar Internet a zonas alejadas donde tender una red de cobre o fibra óptica es exageradamente costoso y difícil, como zonas rurales (campo) o de acceso complicado en las ciudades (zonas montañosas).



2.1.1.3. Aprovechamiento de Internet en los 4 macroprocesos universitarios

2.1.1.3.1. En Docencia

2.1.1.3.1.1. Políticas internacionales, nacionales e institucionales

Declaraciones, Textos y Cumbres sobre la Educación en el Siglo XXI
Para hacer frente a esta nueva sociedad y no caer en la nueva exclusión que habla Manuel Castells y otros tantos teóricos, los grupos civiles y organismos multilaterales, las Universidades, y en general las instituciones y gobiernos, tiene un gran reto de asimilar y acomodar todos estos cambios y generar nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje.

En este campo, de la educación del futuro “en la que ya estamos”, diferentes autores y cumbres multilaterales han definido puntos claves a seguir, entre los que se destacan la Cumbre de Educación para Todos de la UNESCO (Jomtien, 1990); la Declaración Mundial sobre la Educación Superior en el Siglo XXI: Visión y Acción (1998 - Anexo) y la Declaración Regional de Compromisos, diez años después de la Cumbre; la propuesta de Edgar Morin sobre Los sietes saberes necesarios para la educación del futuro (2001), y los 12 conceptos claves para la Educación para la sostenibilidad del planeta, y finalmente, los 5 ejes orientadores frente a las nueva era de la sociedad de la información y el conocimiento, sintetizados por Gustavo López Ospina, representante de la UNESCO para Colombia y Ecuador (1994-2003)



A continuación hacemos una síntesis de los puntos centrales de dichos textos relacionados con la educación con equidad y sostenibilidad, la educación para toda la vida, la brecha digital y la alfabetización informacional. A su vez, como se verá, hay puntos comunes que enfatizan los desafíos, tendencias, y sobretodo, conflictos de la educación superior en este nuevo siglo: relación universidad-empresa; universidad-función social-desarrollo equitativo; y por último, acceso a la universidad como derecho de todos-acceso a la universidad como privilegio económico. (Anexo D. Declaración Mundial).

Los siete saberes necesarios para la educación del futuro (Anexo C. Síntesis)

  • Una educación que cure la ceguera del conocimiento

  • Una educación que garantice el conocimiento pertinente

  • Enseñar la condición humana

  • Enseñar la identidad terrenal

  • Enfrentar las incertidumbres

  • Enseñar la comprensión

  • La ética del género humano



Declaración Mundial sobre la Educación Superior:
Las misiones esenciales de los sistemas de educación superior (educar, formar, emprender investigaciones y, en particular, contribuir al desarrollo sostenible y a la mejora de la sociedad en su conjunto), deben ser preservadas, reforzadas e intensificadas, es decir, hay que educar profesionales altamente calificados y ciudadanos responsables; así como propiciar espacios abiertos para la educación superior y para el aprendizaje a lo largo de toda la vida.
Los establecimientos de educación superior han de dar el ejemplo en materia de aprovechamiento de las ventajas y el potencial de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, velando por la calidad y manteniendo niveles elevados en las prácticas y los resultados de la educación, con un espíritu de apertura, equidad y cooperación internacional, por los siguientes medios:
a) Constituir redes, realizar transferencias tecnológicas, formar recursos humanos, elaborar material didáctico e intercambiar las experiencias de aplicación de estas tecnologías a la enseñanza, la formación y la investigación, permitiendo así a todos el acceso al saber;

c) Aprovechar plenamente las tecnologías de la información y la comunicación con fines educativos, esforzándose al mismo tiempo por corregir las graves desigualdades existentes entre los países, así como en el interior de éstos en lo que respecta al acceso a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y a la producción de los correspondientes recursos.

Calidad de la educación: equidad, desarrollo e integración ante el reto de la globalización. Declaración Regional de Ministros de la OEA

  1. Nos pronunciamos a favor de una educación equitativa y de calidad que desarrolle la creatividad y la innovación para participar en los cambios continuos del mundo moderno, que conduzca a los estudiantes por la senda del aprendizaje a lo largo de la vida, que forme personas solidarias, justas, consecuentes y activas en lo que respecta a su responsabilidad con el medio ambiente y conscientes de sus derechos y los de los demás.

  1. Intensificaremos la atención sobre los cruciales cambios que la tecnología de la información viene ocasionando en la educación y en los paradigmas pedagógicos, poniendo énfasis en la cooperación para la producción de programas informáticos. Continuaremos expandiendo las redes de telecomunicación entre nuestros países y ampliaremos el acceso de la población a los recursos que proporcionan la televisión educativa y las nuevas tecnologías.

Doce conceptos claves para la educación para la sostenibilidad del planeta17

  • Aprendizajes a lo largo de la vida

  • Interdependencias

  • Interdisciplinariedad-Transdisciplinaridad

  • Diversidad

  • Derechos y necesidades de las futuras generaciones

  • Calidad de Vida

  • Ciudadanía

  • Multiculturalidad

  • Incertidumbres y precaución, lo inesperado y el deslumbramiento

  • Asociación-socios

  • Cambio sostenible

  • Capacitación

5 ejes orientadores frente a las nueva era de la sociedad de la información y el conocimiento

Desde el punto de vista de las oportunidades que presenta la nueva era de la sociedad de la información y del conocimiento, los grandes nuevos ejes orientadores y que inciden directamente en una plataforma de acciones por crear a favor de la educación, estarían los conceptos y la orientación estratégica referidos a:




  • Contenidos (todo tipo de contenidos, confidencialidad científica).

  • Conectividad (plataformas tecnológicas, acceso, software).

  • Comprensión (formación, actualización, entrenamientos,..).

  • Control (seguridad, vigilancia, regulación,..).

  • Compartir (aplicaciones específicas).

Como se evidencia, en estos diferentes documentos y declaraciones hay puntos comunes que dan una clara visión de la educación para el futuro. Frente a esto, como es obvio, las Universidades deben tener un papel preponderante pues en ellas está la responsabilidad de formar profesionales íntegros acordes a las exigencias de la sociedad con una gran conciencia social y de equidad.
Las instituciones deben preparar a un sujeto capaz de buscar la información, valorarla, seleccionarla y de incorporarla a su cuerpo de conocimientos. Seleccionar la información una vez valorada, implica toma de decisiones. Y el sistema actual no facilita a los alumnos el desarrollo de sus propios criterios. La enseñanza debe convertirse en un proceso continuo de toma de decisiones. La enseñanza y el aprendizaje deben convertirse en un proceso continuo de traducción de lenguajes, códigos; la información que se adquiera fuera del aula se integrará con la que se trabaja dentro. Las NTCI requieren de un nuevo alumno, (tan) preocupado por el proceso (como) por el producto, preparado para la toma de decisiones y elección de su ruta de aprendizaje, para el autoaprendizaje. Un individuo que interprete y comprenda la imagen, que la analice y construya nuevos mensajes. Y las nuevas tecnologías aportan un nuevo reto al sistema educativo, y es el pasar de un modelo unidireccional, a modelos más abiertos y flexibles, donde la información de grandes bases tienda a ser compartida. 18

2.1.1.3.1.2. Exigencia de desarrollo de nuevas de competencias (habilidades, destrezas y actitudes) en estudiantes y docentes

2.1.1.3.1.3. Internet como espacio educativo

La sociedad de la información esta marcando cambios trascendentales en la comunicación, la producción, el transporte, el conocimiento, entre otros. El desarrollo tecnológico que enmarca a esta sociedad da cuenta de una evolución permanente hacía la creación de nuevas relaciones. Cambios que no deben ser ajenos a la educación


En la sociedad de la información, la educación tiene que cambiar las normas establecidas, las ideas planteadas sobre el profesor, el alumno, los conceptos de contenidos, jerarquía y control manejados tradicionalmente; el desarrollo tecnológico se enfrenta con en el ámbito educativo no sólo contra la metodología sino también contra su filosofía, enfrentamiento que algunos ven más como una amenaza que como una liberación.
La educación actualmente enfrenta una desestabilización frente a los conceptos y normas que ya se tenían introyectados. Se podría pensar entonces, que la desestabilización obedece a una insuficiencia de códigos morales y profesionales para el acceso de información enmarcado en un medio tecnológico, lo cual nos lleva a pensar en los elementos que intervienen al hacer uso de las tecnologías, las diversas intencionalidades, los significados con que dotamos las acciones, la pasividad de aceptar o no ciertos contenidos, lo cual no solo genera cambios en la manera de actuar, sino también en la manera de pensar.
La educación ha realizado algunos cambios, se puede decir que hasta el momento existe una preocupación marcada por la infraestructura, en la cual se ocupa de adquirir la tecnología y se espera a ver cuáles serán los impactos sobre unos usuarios desconocedores y carentes de proyectos diseñados para su incorporación; por lo tanto este tipo de cambios no son suficientes con lo que exige la sociedad de la información.
Para considerar la idea de cambio a través de la incorporación de las TICS es necesario que éstas puedan generar una experiencia genuina de aprendizaje, y que aprender sea una actividad natural, alejada de todo tecnicismo, se necesita comenzar a construir una idea propia, critica y contextualizada, acerca de los avances tecnológicos, la cual conjugue dos aspectos básicos: el entender la tecnología como tal y reconocer las posibilidades reales que ésta ofrece.
Papert (1995) propone una visión funcional y critica, en la cual reconoce las posibilidades que ofrece la tecnología en la educación, dejando claro que la tecnología por si sola no genera ningún cambio, mucho menos si ésta se acoge al sistema educativo, como una materia más. “La escuela no llegará a utilizar los ordenadores “correctamente”, sólo por que los investigadores digan cómo hacerlo. Llegará a utilizarlos bien cuando éstos hagan parte integral de un proceso de desarrollo coherente” (P:57)
Además, es necesario comprender lo que es vivir en una sociedad cada vez mas informatizada, con el fin de que la educación planifique su enseñanza con una mejor perspectiva del futuro. No se puede dejar la capacidad educativa de las TICS a la inercia de la tecnología, por el contrario tiene que ser un producto de la creación de proyectos conscientes, donde las TICS sean el soporte para el diseño de nuevas y creativas formas de aplicación.
Hablar entonces, de educación virtual no es sólo hacer uso de los componentes tecnológicos y pasar los contenidos tradicionales a una página web. Al respecto, Henao (2002) plantea que para transformar los contenidos de un curso presencial a un entorno virtual, es una tarea compleja y larga que exige a los docentes aprender nuevas habilidades tecnológicas, otras formas de organizar contenidos, e incluso, un nuevo estilo de enseñanza. Diseñar un curso virtual no es colocar en la red el programa y los contenidos de las clases que se ofrecen de manera presencial es necesario adaptarlo a las herramientas disponibles en un nuevo entorno.
Cuando el docente dispone de un recurso como Internet, está llamado a abandonar el papel de transmisor de información, para convertirse en un mediador calificado de sus alumnos, sugiriendo diversas búsquedas y exploraciones del conocimiento. “Los buenos profesores no serán necesariamente aquellos que más posean información sobre teorías y hechos de una disciplina, sino los que de manera creativa y permanente estén incorporando a su trabajo docente la nueva información que se genera y circula” ( Henao, 2002 p:17 )

Visualizar la incorporación de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación, es ir más allá de la adecuación física, se debe empezar observando cómo se pueden cualificar los sistemas educativos actuales, contemplando las necesidades de las sociedades futuras y de está manera generar cambios que verdaderamente favorezcan los proceso en la enseñanza y el aprendizaje. Con relación a esto Philip H. Phenix plantea: El elemento fundamental en la educación es el cambio. Está implícito en su misma definición. Todo aprendizaje requiere cambio. La educación como proceso, debe moverse o avanzar. El estancamiento es, por tanto directa y fundamentalmente, lo opuesto a educación. (Citado por Pool 1995 p: 247)




2.1.1.3.1.3.1. Internet como espacio para la enseñanza (modelos, metodologías, estrategias didácticas, evaluación)
El modelo de enseñanza que ha venido empleando la educación superior, es un modelo basado en las clases magistrales del docente, en la toma de notas por parte del alumno y en la lectura y memorización de una serie de de datos que son transmitidos por el profesor. Moreira (2005) plantea que en esta concepción de la enseñanza superior subyace una visión del conocimiento científico como algo elaborado y definitivo que el docente transmite al alumnado y que éste debe asumir sin cuestionarlo en demasía.
Este es un modelo de enseñanza que se agota fácilmente frente a las necesidades y exigencias que trae consigo la sociedad de la información, no se puede pensar en una formación para este tipo de sociedad a través de métodos rígidos y limitados para el acceso y manejo de la información. La integración de las tecnologías de la información y la comunicación en la educación han generado retos y cambios al sistema educativo, los cuales están relacionados con la adquisición de habilidades por parte del alumno, para responder de manera competente en la sociedad de la información, la cual le exige a la educación superior una renovación en los métodos, las formas organizativas y los procesos de enseñanza, ya que esta tiene que pensar en un sujeto que posea una formación lo suficientemente fundamentada como para que pueda responder a las características de la sociedad de la información.
Este cambio no puede consistir únicamente en la mera integración de las nuevas tecnologías al servicio de los modelos tradicionales de enseñanza universitaria (el docente como transmisor de contenidos a un grupo numeroso de alumnos en la clase, recepción y fotocopiado de apuntes, memorización del contenido y reproducción en un examen, horarios rígidos, etc.). El reto de futuro está en que las universidades innoven no sólo su tecnología, sino también sus concepciones y prácticas pedagógicas, lo que significa modificar el modelo de enseñanza universitario en su globalidad. Abordar este proceso significará reformular el papel y práctica pedagógica del docente, planificar y desarrollar modelos de aprendizaje del alumnado radicalmente distintos a los tradicionales, cambiar las formas organizativas del tiempo y el espacio de las clases, cambiar las modalidades y estrategias de autorización. Moreira (2005)
A partir de la relación formación, docencia y tecnología, se generan cambios como:
El docente deja de ser un transmisor y se convierte en un tutor que guía el proceso de aprendizaje del alumno. La red rompe con el monopolio del profesor como fuente principal de conocimiento.


  • Se incrementa el nivel de comunicación entre el docente y el alumno.

  • Se favorece la colaboración entre docentes y estudiantes más allá de los límites físicos y académicos.

  • Se aumenta la autonomía del estudiante, en una concepción de aprendizaje abierto y flexible.

  • Se crean nuevas modalidades organizativas en la enseñanza.

Internet es una herramienta que ayuda a construir y desarrollar un modelo de enseñanza más flexible, donde prima la actividad y la construcción del conocimiento por parte del alumno a través de una gama variada de recursos. Con la integración de Internet en la docencia universitaria no solamente se rompen las barreras de tiempo y espacio, sino que también se crea la necesidad de una permanente búsqueda, análisis y reelaboración de la información obtenida a través de la red; por lo tanto, el problema pedagógico ya no es transmitir información, sino, saber hacer frente al infodiluvio.


Sin embargo, el uso de Internet con fines docentes no es un proceso fácil de poner en práctica y no siempre se logra realizar satisfactoriamente. Todo proceso de renovación educativa es un proceso complejo sometido a la variabilidad de factores como:

Infraestructura: Dotación a los centros educativos de conexiones a Internet de banda


ancha, redes de área local y equipamiento informático.

Infoestructura: Desarrollo de contenidos educativos, software y herramientas para la


comunidad educativa. Uso habitual de nuevas tecnologías en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Formación de los docentes y acceso al equipamiento necesario.

Socioestructura: Contexto social determinado por la sociedad de la información. Políticas institucionales para la integración de la Internet a la docencia.

Proceso que por su complejidad ha sido caracterizado por diversos autores a partir de niveles o formas que determinan el grado de integración de Internet en la docencia universitaria.

Moreira (2005) Propone 4 niveles para la integración de Internet en la docencia universitaria:


NIVEL I

Edición de documentos convencionales en html



NIVEL II

Edición de materiales didácticos electrónicos o webs docentes



NIVEL III

Diseño y desarrollo de cursos on line semipresenciales



NIVEL IV

Educación virtual o teleformación (educación a distancia a través de Internet)


En esta misma línea Henao (2001) plantea que Internet y sus herramientas especializadas pueden ser utilizadas en la enseñanza de varias formas:

I. Complemento a la enseñanza presencial

II. Combinada con la enseñanza presencial

III. Alternativa a la enseñanza presencial
Posibilidades que deben ser analizadas con relación a las necesidades de los estudiantes y a las metas de formación.

“El informe “Studies in the Context of the eLearning Initiative: Virtual Models of European Universities”, proporciona una visión analítica de la situación actual de las universidades europeas atendiendo a su nivel de integración de TIC en la organización, la investigación y la docencia; al uso de E-learning; y a la actitud que muestran sus miembros hacia la integración de las TIC. En él se identifican cuatro grupos de universidades:



I. Las front runners, o punteras (16%)
II. Las universidades cooperantes (33%)

implicadas en programas de cooperación estratégica con otras Universidades, nacionales o no


III. Las universidades autosuficientes (36%), de tamaño medio o grande, con un número importante de profesores escépticos y, en general, poco comprometidos con las iniciativas relacionadas con el uso de tecnologías en la docencia.
IV. Las universidades escépticas con respecto a este tema (15%), con una utilización muy reducida de las TIC en la docencia presencial y virtual” (Senén Barro Ameneiro).

La verdadera educación virtual además de infraestructura, necesita de profesionales cualificados que puedan diseñar entornos de aprendizaje, a través de la conjugación del conocimiento y las posibilidades que ofrece la tecnología, bajo ésta perspectiva, existe un elemento claramente diferenciador con respecto a otros medios: la interactividad. Como característica más relevante y diferenciadora con respecto a la formación tradicional. Ésta facilita la comunicación y la colaboración, dos aspectos fundamentales a tener cuenta en los procesos de aprendizaje en general y muy especialmente en aquellos que se dan en entornos construidos a partir de la utilización de Internet y los diferentes recursos y herramientas que dicha tecnología nos ofrece.


Por lo tanto el aprendizaje, debe ser considerado como un proceso activo, constructivo y orientado hacia el cumplimiento de un objetivo, que nos permita mantener al alumno en continuo movimiento y orientado hacia la acción.

Los entornos tecnológicos generados a partir de las exigencias de la sociedad de la información demandan el diseño de nuevas propuestas para la enseñanza y el aprendizaje. Algunas de estas alternativas se sustentan en el diseño de material de apoyo virtual y cursos virtuales. En este contexto es necesario reflexionar en relación a qué características tienen estos nuevos entornos, cómo convergen las diferentes modalidades educativas, cómo organizarlas y diseñar experiencias que respondan a las de la sociedad actual.




2.1.1.3.1.3.2. Internet como espacio para el aprendizaje (modelos, metodologías, estrategias didácticas, evaluación)
Promover el uso de la Internet en el aula de clase, parece ser una política intrincada dentro de la necesidad de desarrollar habilidades informaticas y la consolidación de un espacio particular de aprendizaje y la integración de la tecnología como apoyo para alcanzar logros y objetivos curriculares.
Tal y como se han constituido los planes para orientar las estrategias de capacitación de los profesores, para el uso de la Internet en la docencia universitaria, compromete a las diferentes instancias académicas y administrativas, a reflexionar en torno a la noción de integración de las tecnologías en función del desarrollo de “habilidades de aprendizaje”, como lo determina el “Consorcio de Habilidades Indispensables para el Siglo XXl” y su idea de categorizar estas habilidades en:
Habilidades de información y comunicación: Información o alfabetismo en medios y habilidades de comunicación
Habilidades de pensamiento y de solución de problemas: Pensamiento crítico y pensamiento sistémico, identificación, formulación y solución de problemas, la creatividad y curiosidad intelectual
Habilidades interpersonales y de autonomía: Habilidades interpersonales y de colaboración y Autonomía o autodirección.
Al parecer estas habilidades, configuran una aproximación hacia la construcción de un modelo, que asegura un aprendizaje exitoso, en el siglo de la sociedad de la información.
A propósito del desarrollo de estas “habilidades de aprendizaje” (Habilidades de información y comunicación, habilidades de pensamiento y de solución de problemas y habilidades interpersonales y de autonomía) producto de la convivencia con las TICS, deliberadamente surge la necesidad de revisar conceptos de la enseñanza como mera “transmisión de conocimientos”, y de aprendizaje, como receptividad pasiva de la “información transmitida”, exige percatarse de la búsqueda de metodologías educativas, que avalen la construcción del conocimiento y la integración de las TICS, en el marco de establecer un ambiente de aprendizaje promisorio en el establecimiento de un dialogo entre el “contenido” que debe tener la enseñanza y “el saber”, para resolver problemas y por consiguiente, lograr que el aprendiz, tenga el control de sus propios procesos cognitivos.
Para Morton (1996) y el concepto de integrar las TICS va mas allá de el uso de un procesador de texto, una hoja de calculo, “sugirió que la integración de las TIC´s no es simplemente considerar el computador como una herramienta. El argumenta que este punto de vista promueve la noción del computador como algo marginal. Este concepto confunde también a los que planean la educación pues implica que las TIC´s se pueden considerar como cualquier otra herramienta, igual al tablero o al retroproyector que necesitan para utilizarse muy poca o ninguna preparación. Por otro lado considerar el computador como herramienta, permite a quienes planean el currículo seguir trabajando con el concepto tradicional de la educación basada en la materia y en el maestro como transmisor del conocimiento. El computador se mantiene entonces como algo periférico y marginal. (Morton, p.417). En otras palabras, llevar a los estudiantes durante 40 minutos semanales al aula de cómputo no es necesariamente integración como tampoco lo es usar el computador como una hoja de cálculo electrónica o permitir su utilización a los estudiantes que han terminado el trabajo que se les asignó en otras áreas”.
Con relación a lo anterior, se piensa en las posibilidades que brindan las TICS y su integración al currículo, dependiendo de responder a cuatro preguntas básicas, que a sugerencia de Laurie B. Dias (Leading and Learning with Technology) se deben tener en cuenta en el momento de diseñar, planear e implementar la instrucción:
1. ¿Qué es y qué no es la integración de la tecnología?

2. ¿Dónde, cuándo se produce la integración?

3. ¿Cuáles son las barreras a la integración?

4. ¿Cuáles son las etapas en la integración?

La integración de la Internet en los contenidos curriculares, se reflejan en un ambiente particular de aprendizaje, no en una actividad aislada de contexto y de sentido de educativo. Estimular el uso del correo electrónico, alojar documentos en una WEB, tener encuentros esporádicos en un Chat, no asegura una integración, esta se da en la medida que su uso sea de forma natural y fluya en consonancia del compromiso que se establece entre los actores responsables de construir conocimiento (facilitador y aprendiz).

Crear un ambiente particular de aprendizaje que facilite la integración de la Internet, es sin lugar a dudas, crear un lugar común que procura velar por un espacio investido de los mejores propósitos de convivencia de metodologías, que dirijan sus esfuerzos como lo dice Jonassen (1995) en generar ambientes que convierten en significativo el aprendizaje.


Definir que significa hoy conocer y la relación entre educación y medios es quizás el reto que se le plantea como se dijo anteriormente, a esa política intricada entre desarrollo de habilidades informáticas y entornos de enseñanza – aprendizaje e integración de la Internet que se estimula dentro de una estrategia institucional para el uso en la docencia Universitaria.
2.1.1.1.1.4. Servicios y Herramientas de Internet como apoyo a la docencia

Describir usos concretos

2.1.1.3.2. En Investigación

2.1.1.3.1.1. Políticas internacionales, nacionales e institucionales

2.1.1.3.1.2. Exigencia de desarrollo de nuevas de competencias (habilidades, destrezas y actitudes) a investigadores

2.1.1.3.1.3. Internet como espacio investigativo

2.1.1.3.1.4. Servicios y Herramientas de Internet como apoyo a la investigación

2.1.1.3.3.En Extensión

2.1.1.3.3.1. Políticas internacionales, nacionales e institucionales

2.1.1.3.3.2. Exigencia de desarrollo de nuevas de competencias (habilidades, destrezas y actitudes) a coordinadores y ejecutores de proyectos, procesos y actividades de extensión

2.1.1.3.3.3. Internet como espacio investigativo

2.1.1.3.3.4. Servicios y Herramientas de Internet como apoyo a la extensión

2.1.1.3.4.En Administración

2.1.1.3.4.1. Políticas internacionales, nacionales e institucionales

2.1.1.3.4.2. Exigencia de desarrollo de nuevas de competencias (habilidades, destrezas y actitudes) a administradores y empleados

2.1.1.3.4.3. Internet como espacio de gestión administrativa

2.1.1.3.4.4. Servicios y Herramientas de Internet como apoyo a la extensión

2.2.AMENAZAS

2.2.1. Infoxicación-Asimetría de la Información

La producción de información es un fenómeno que se ha venido observando desde hace algún tiempo y existe el acuerdo que en los últimos años se presenta una explosión en la producción de información. Dicho aumento en la producción de información se deben en parte a la facilidad con la que se puede dar a conocer cualquier tipo de conocimiento (consolidación de los medios masivos de comunicación – mass media – en los años 60 y la aparición de Internet con diversas herramientas y servicios – sitios web, correo, foros, weblogs, etc).


Todo esto ha generado una abundancia de información que deja de ser un beneficio para convertirse en un problema (pasa de ser abundancia a exceso), ya sea en términos cuantitativos o cualitativos, que se refleja en la incapacidad social (y posiblemente biológica) de procesar información, es decir, convertir datos en información para la efectiva toma de decisiones. Este fenómeno ha recibido varios nombres haciendo alusión a diversas analogías: infodiluvio, diabetes informática, angustia informativa, saturación de información entre otros. Pero existe un término que ha cobrado mayor popularidad en el último lustro y que se ha mostrado propicio para explicar lo que sucede, el término es Infoxicación (intoxicación con la información).
La infoxicación se entenderá como el exceso de información que afecta la productividad personal y que impide asimilar la información verdaderamente útil para satisfacer las necesidades de información. La infoxicación se puede distinguir como un término acuñado inicialmente por Alfons Cornella en el año 2000, aunque desde antes varios autores han señalado el mismo fenómeno con otros términos (ya referenciados). Sin embargo el origen de la preocupación por un aumento excesivo de la información y la eventual incapacidad de procesarla adecuadamente viene desde Alvin Toffler, quien en 1971 en su libro Future Shock hace mención sobre lo que él denomina “information overload” (sobrecarga / saturación de información).
Inicialmente, la infoxicación puede observarse de forma cuantitativa cuando se aprecia un aumento en la cantidad de opciones que ofrecen los medios de comunicación, el aumento casi exponencial de la producción bibliográfica o en el volumen de datos que se mueven solo de correo electrónico a través de Internet. En muchos casos tal aumento en la información representa un aumento proporcional en la probabilidad de encontrarse con problemas para dar con la información más precisa y adecuada a diferentes necesidades de la vida diaria.
El principal problema en la producción de información es que no se puede medir cuanta información se produce realmente y cuanta de esta es efectivamente consumida por las personas. Estudios más o menos recientes apuntan a que en el mundo se produce anualmente entre 1 o 2 hexabytes de información nueva, representada en cualquier tipo de soporte (puede incluir las 100.000 revistas científicas que se publican anualmente, sin contar las “miles de millones” de páginas que se indexan en buscadores como Google, además de libros, videos, fotografías, entre otros soportes), de la cual la gran mayoría ya es producida por medios electrónicos o es almacenada en estos (por medio de procesos de digitalización), lo que representa, según Alfons Cornella dos retos importantes para la sociedad: por una parte el desarrollo de nuevas herramientas que permitan localizar la información relevante y necesaria, y por otro lado, capacitar a los profesionales de las ciencias de la información para la facilitar el acceso a dicha información y no convertir la explosión de información en explosión de desinformación.
Esto último genera una reflexión muy interesante sobre la calidad de la información que se publica en actualidad. Los estudiosos del tema han procurado caracterizar el comportamiento de la información y de cualificarlo mediante “leyes” o enunciados que indican tanto el ritmo en la producción de la información, como su pertinencia. De esta forma, y según Cornella, existen tres leyes las cuales pueden explicar el fenómeno: la ley de Price, la de obsolescencia y la de Bradford.
La primera ley (la de Price) indica que la información científica y académica crece de manera exponencial, aunque dicha curva de crecimiento debería alcanzar cierto equilibrio en el futuro. La segunda ley apunta al tiempo en que una infamación permanece vigente y pertinente, antes que un nuevo conocimiento se “solape” y termine por “absorber” o “invalidar” la información anterior. En muchos casos, sobretodo en las disciplinas científicas de carácter social o las humanidades, dicho periodo de tiempo puede ser de tres a cinco años, aunque para cada caso es muy relativo y particular. Por supuesto, esta ley se ve condicionada a la cantidad y frecuencia con la que se publique nueva información. A mayor producción, menor será el periodo de obsolescencia.
Por último está la ley de Bradford que menciona un comportamiento muy particular de la información. Toda la información científica producida de forma relativamente reciente tiende a estar encontrarse con mayor facilidad, y por lo tanto, las búsquedas siempre se concentrarán en esa información reciente.
El planteamiento de estas y otras “leyes” sobre el comportamiento de la información solo indican la aparición de otro fenómeno, resultado de la infoxicación o explosión de información que existe en la actualidad: la baja de calidad de información o Asimetría informacional. La asimetría se distingue por el problema que tienen las personas de no contar con toda la información necesaria en el momento preciso para asistirlas en la toma de decisiones. Este fenómeno se puede describir por la ausencia de ciertas características que posee la información en el momento que debe usarse como la pertinencia, la actualidad, la usabilidad, la fuente, la riqueza o el alcance (aunque se puede incluir todo tipo de variables como las económicas donde el valor y la calidad de la información están ligados con variables mercantilistas). En consecuencia existe una diferencia “simétrica” entre la cantidad de información disponible y la posibilidad que tienen las personas de hallarla y hacer uso de ella.
Para poder hacer frente a estos problemas se han planteado una infinidad de herramientas, métodos y alternativas que, aunque pueden disminuir la asimetría, parecen no ocuparse de la infoxicación que aumenta de forma indiscriminada sin encontrar una solución razonable y que permita una producción sostenible de información. Hay por ejemplo, buscadores más potentes, metodologías de investigación, ambientes como la “web profunda”, Internet2, “web mining”, entre otros, que ayudan a disminuir, por lo menos, uno de dos males.
Lo que se evidencia es la relación que existe entre la explosión de información y los problemas para hacer uso adecuado de ella, es decir, que la Asimetría informacional es una consecuencia directa de la infoxicación que sufre la sociedad, manifestado en una evidente incapacidad de las personas para consumir la verdadera información que necesitan. Para concluir, Clifford Stoll ilustra de la forma más prácticas los problemas que nos traen la infoxicación y la asimetría informacional cuando nos alerta de los problemas de la navegar en Internet “ a la deriva”: “Pasar una tarde en la World Wide Web es como sentarse a comer Cheetos: dos horas después sus dedos estarán amarillos y no tendrá más hambre, pero no se habrá alimentado”.

2.2.1.1.Posición-Concepción del grupo

2.2.2. Diferentes brechas - Brecha digital – Analfabetismo Informacional

Como se ha visto anteriormente, los conceptos que surgen durante esta nueva época tienen diferentes concepciones por lo cual no hay una uniformidad que permita tener claridad frente a los mismos. En lo referente a la llamada brecha digital pasa lo mismo pues depende de del contexto en que se la analice (económico, social, tecnológico, educacional, etc.)19, más aún cuando esta problemática, incluso antes del advenimiento de Internet ya estaba en discusión con otras TIC predecesoras (televisión, radio, fax, etc.), la Internet con todo su potencial, sólo la reavivó.


Considerando diferentes teóricos y énfasis aparecen los términos: brecha tecnológica, brecha computacional, brecha informativa, brecha informacional, brecha virtual y finalmente brecha digital. En esta investigación acogeremos este último término pues como se ha dicho, es importante trabajar con el término más generalizado para no crear más confusión y más bien “llenarlo de sentido” para darle la orientación o énfasis que más se comparte.
Al llegar a este punto, es clave identificar que el término brecha digital habitualmente se lo relaciona con no tener acceso a las nuevas tecnologías de la información y el conocimiento:
Los análisis que privilegian la conectividad como criterio fundamental en la políticas gubernamentales o regionales no advierten con claridad que la ampliación de redes y equipos no garantiza en absoluto el acceso de una masa significativa de la población y, mucho menos, un uso que propenda al desarrollo, cualquiera sea el índice que utilicemos. Los estudios que se están realizando hoy en día, sin embargo, privilegian, precisamente, una mirada sobre la cobertura de la conectividad con un claro énfasis cuantitativo que suspende dos aspectos fundamentales: las variables fuertes de accesibilidad y, más preocupante, las consecuencias a mediano plazo para nuestros países. Se pretende la inclusión por la vía simbólica a un imaginario del desarrollo mientras se excluye por la vía de escasas políticas sociales y una distribución aberrante de los ingresos20.
Esta identificación con acceso-conectividad es fruto del mismo origen del concepto digital divide21 lo cual aún en múltiples conceptualizaciones, y sobre todo prácticas, como imaginarios simbólicos, se sigue evidenciando.
Sin embargo con el paso del tiempo, del avance y crecimiento de Internet, del cambio no totalizador de sociedad y del aumento sus análisis, se vió que eran más facetas, que como veremos a continuación incluirán 2, 3 ó más variables según diferentes autores (Caracterización de la brecha digital), pero que en resumen podemos ubicar en estas grandes facetas: por un lado el acceso a las TIC22, y por el otro, apropiación (aprendizaje; formación + autoformación23) y uso (aplicación y cambio en las esferas educativa, política, económica, social y cultural); que es como en esta investigación identificaremos lo que implica el concepto brecha digital como la “cara” problemática y la inclusión digital como el reto a lograr.

CARACTERIZACIÓN DE LA BRECHA DIGITAL


Autor-Organización

Faceta-Variable

Descripción

Fundación ACCESO (www.acceso.org.cr/publica)

Acceso (equitativo), Uso estratégico (relevante y con-sentido) y Apropiación (social y real)













María del Rosario Atuestas Venegas

Investigación de maestría24

Acceso equitativo a las TIC, Conocimiento y uso significativo de las TIC, Apropiación individual y social de las TIC y Transformación













Álvaro Cuadra25

Conectividad, Accesibilidad

“Un punto de partida lo constituye la distinción, por una parte, entre dispositivos informacionales, esto es: redes y equipos; y por otra parte, dispositivos comunicacionales, entendiendo por ello, las competencias básicas de los usuarios. Estas dos dimensiones de análisis nos permiten caracterizar ciertas condiciones de posibilidad y las eventuales variables pertinentes en cada caso. Veamos, desde el punto de vista de la redes y equipos, lo que nos interesa es la conectividad, la posibilidad de conectarse físicamente a las redes informáticas. Desde el punto de vista de los dispositivos comunicacionales, es decir, las competencias de los usuarios, lo que interesa es, precisamente las posibilidades de la significación / comunicación entre sujetos concretos, llamaremos a esta dimensión accesibilidad.”










Agenda de Conectividad en Colombia (Conpes 3072)

Adquisición, Absorción y Comunicación

En este último caso, la adquisición es un elemento particular y diferenciador de las otras propuestas. Este elemento “consiste en la búsqueda y adaptación de conocimientos disponibles en otros lugares del mundo y en la generación local de conocimientos mediante actividades de investigación y el aprovechamiento de conocimientos autóctonos”. Los otros dos elementos, la absorción, en ese caso, equivalente al acceso, y la comunicación, incluye tanto la apropiación como el uso.










Cecilia Castaño, Catedrática de la Universidad Complutense de Madrid26

Infraestructuras, Capital humano y capital social

“Pero la SI es un concepto dinámico, un proceso de cambio y desarrollo social, un objetivo a alcanzar (Castaño,C. Román, C. et al (2002):Andalucía ante la Sociedad de la Información,Consejo Económico y Social de Andalucía). En este proceso (S.I.) predomina la idea de esfuerzo en tres dimensiones: las infraestructuras, que permitan acceder a la SI; la creación de capital humano, ya que sin conocimiento no es posible extraer partido de las TIC y de la SI; y el capital social, porque la capacidad de movilización de una sociedad a través de sus instituciones y organizaciones determina en qué medida es permeable a los beneficios potenciales de la SI. En estos tres aspectos es esencial la acción de los poderes públicos y de la sociedad civil para evitar la exclusión y lograr mejorar aspectos esenciales de la calidad de vida de los ciudadanos por medio de la utilización de las TIC”.











Rowena Cullen citando a Gartner27

Physical access to ICTs,

ICT skills and support, Attitudes (una variable diferente como las actitudes), Content




Among the many known barriers that Gartner assume can be subsumed under socio-economic status are four key issues that need much more research, and which are not dependant on socio-economic status alone. Any attempt to address the digital divide must take these potential barriers into account if it is to succeed. These four key issues are:

  • • Physical access to ICTs

  • • ICT skills and support

  • • Attitudes

  • Content













Valeria Betancourt28

  1. Acceso físico la tecnología

  2. Aplicación de la tecnología apropiada

  3. Bajo costo para el uso de la tecnología

  4. Generación de capacidades

  5. Contenido local relevante

  6. Integración en las rutinas diarias

  7. Factores socio-culturales

  8. Confianza en la tecnología

  9. Marco legal y regulatorio

  10. Contexto económico local

  11. Contexto y situación económica macro

  12. Voluntad política




“Esta visión alternativa del acceso considera una serie de factores que determinan si las sociedades tienen un acceso a las TIC que trascienda el acceso físico y la conectividad y que sienten las bases y las condiciones para que las personas usen efectivamente la tecnología para mejorar su calidad de vida. Sin embargo, consideramos que no existe un modelo único y que son las particularidades las que deben ser la base para el diseño e implementación de iniciativas y políticas y que los aspectos que se expondrán a continuación son consideraciones claves para dichos procesos:
1. Acceso físico la tecnología

2. Aplicación de la tecnología apropiada

3. Bajo costo para el uso de la tecnología

4. Generación de capacidades

5. Contenido local relevante

6. Integración en las rutinas diarias

7. Factores socio-culturales

8. Confianza en la tecnología

9. Marco legal y regulatorio

10. Contexto económico local

11. Contexto y situación económica macro

12. Voluntad política













Bridges.org, “Spanning the Digital Divide:understanding and tackling the issues” 29

  1. Escoger la tecnología apropiada de acuerdo con las necesidades locales donde se va a implantar.

  2. Proporcionar una tecnología que sea accesible económicamente para sus usuarios.

  3. Formar en el uso de las tecnologías.

  4. Preservar la identidad sociocultural y potenciar la integración de los grupos con riesgo de exclusión.

  5. Fomentar los contenidos en el idioma local para garantizar su utilidad.

  6. Integrar las tecnologías en la sociedad como un elemento más del entorno.

  7. Potenciar la confianza en las tecnologías garantizando la privacidad y la seguridad.

  8. Crear un marco regulatorio estable que favorezca la expansión de las TIC.

  9. Complementar con acciones de desarrollo local que contribuyan a crear un entorno económico propicio.

  10. El impulso de la administración, que debe liderar las acciones encaminadas a fortalecer la base de el desarrollo tecnológico.







Victoria Uranga Harboe

Catedrática de la Universidad Diego Portales, Chile30

Acceso, Entrenamiento de habilidades básicas y Desarrollo de contenidos útiles

“Con respecto a cómo acortar o terminar con la brecha digital, existe un cierto consenso en identificar tres componentes imprescindibles. El “acceso” es la dimensión que probablemente más energía y recursos ha captado desde las políticas públicas y de las inversiones privadas. Sin embargo, este primer paso dista mucho de lograr usos significativos por parte de las personas. Para lograrlo, un desarrollo equilibrado en conjunto con los otros dos componentes resultan claves. Estos son el “entrenamiento de habilidades básicas” para lograr apropiación de la tecnología y el “desarrollo de contenidos útiles”.

Dicha relación del acceso= solo conectividad no es errada, el problema es que se ha quedado por simplicidad, superficialidad o intereses económicos en sólo una de las faceta31, ya que la brecha que nos trae estas nuevas tecnologías no se debe únicamente a no tener acceso, aunque éste es un gran e inicial problema, ya que los niveles de nuestros países son mínimos comparándonos con los países desarrollados32, sino a que aunque teniendo acceso o que cada día lo tenga mayor cantidad de población (según diferentes fuentes América Latina es el continente con mayor crecimiento porcentual), o que en ciertas sub-comunidades de nuestros propios países (algunas universidades) este acceso sea casi completo; actualmente una gran mayoría de esa población con acceso no tiene la formación para saber qué herramientas, estrategias y criterios son las más efectivas para enseñar-instruir y aprender-utilizar, y así aprovechar todo el potencial de estas tecnologías para nuestro bienestar. Bienestar, sea en lo educativo, económico, político, cultural y la cotidianidad misma; todo lo cual, nos ayudaría a tener una mejor calidad de vida. (Alfabetización integral o múltiple: Alfabetización Lecto-escrita + Alfabetización funcional + Alfabetización digital; Alfabetización Informacional + Alfabetización Ética o Moral + Alfabetización Relacional o Social).33


Esta posición, esta suma de facetas y variables, entonces se convierte así en un elemento común y repetitivo, que cada vez se reconoce más, en la literatura sobre esta temática:
The problems of access to the internet that have been explored so far have dealt primarily with hardware and connectivity to telecommunications networks. The issue of copyright starts becoming more relevant when we move from the realm of telecommunications to the problem of content. Even if the problem of access to the internet was miraculously solved tomorrow and large sectors of the world’s population were able to get online, some questions would still remain. What awaits the people of the developing world once they connect to the internet? Is the content relevant to their needs? Who owns the content? And most importantly, will they be able to understandany of it?34
2.2.2.1.Posición-Concepción del grupo

Por tanto, tras este recorrido sobre las visiones que se tienen de la brecha digital, de las facetas y/o variables que la conforman, este trabajo investigativo asumirá y entenderá la brecha digital como:


DEFINICIÓN DE CONSTRUCCIÓN DE GRUPO

Es la situación de inequidad que se presenta en la era de la Sociedad de la Información entre continentes, países, regiones, comunidades, organizaciones y personas al no tener niveles de acceso suficientes y adecuados a las Tecnologías de la Información y la Comunicación –TIC–, y específicamente a la Internet con sus herramientas y servicios especializados (Infraestructura Informacional), ni tener una formación crítica (Infoestructura informacional) y un contexto social, cultural, político y económico (Socioestructura Informacional) que posibilite una integración y uso estratégico de esta tecnología como medio de información y comunicación al que se debe tener derecho para lograr mejores condiciones de vida individuales y colectivas que posibiliten un desarrollo equitativo y sostenible.

Esta definición, producto de una construcción grupal, se basa e identifica en determinados aspectos con definiciones, caracterizaciones y aproximaciones que se han hecho en otros trabajos investigativos y/o descriptivos de esta problemática, tales como:
La denominada “Brecha Digital” es un término resultante de la ausencia de acceso a la información en el contexto de la Red. Si se prefiere una conceptualización más amplia y comprensiva, puede definírsela como la distancia “tecnológica” entre individuos, familias, empresas, grupos de interés, países y áreas geográficas en sus oportunidades en el acceso a la información y a las tecnologías de la comunicación y en el uso de Internet para un amplio rango de actividades.
Esa Brecha Digital se produce tanto entre países como al interior de los mismos. Dentro de su amplio campo, se encuentran brechas regionales, brechas entre segmentos socio económicos de la población y aun en sectores de actividad económica, sin descuidar los elementos relacionados con los grados educativos alcanzados por los ciudadanos. Los motivos del mencionado “acceso a la información” se relacionan con una multiplicidad de factores: conectividad, conocimiento, educación, capacidad económica, por mencionar a los más relevantes. La existencia de esta brecha no puede considerarse una novedad, paralela a la novedad que la Revolución Tecnológica implica, sino que, antes bien, es una de las brechas persistentes en la economía contemporánea. De esta manera, lo que se conoce como “Brecha Digital” es la traducción en la Sociedad de la Información de las brechas económicas y sociales que son características en la organización social contemporánea. Esto es singularmente importante si se recuerda que la actual estructura económica internacional es altamente intensiva en información.35

It is a tradition that imagines that the Internet through its sheer existence, without reference to what applications it may have, alters the order and form of social life and thus those that do not access it or are unable to use it risk social exclusion. The evidence to support such a claim is purportedly further strengthened by referring to the fact that those who are already socially excluded do not have access to such technology. Warschauer in part agrees with this claim, arguing that to be without access to information and communication technologies (ICTs) is a form of social exclusion, but argues also the a more sensible point that such a statement should also be read backwards. To bear many of the most obvious forms of social exclusion (e.g. poverty, educational disadvantage, illiteracy) will cause a person to be without and/or exclude them from access to ICTs and so simply providing access will not, in itself, solve the persistent causes or problems of social exclusion.36


Nuestra propia conceptualización, implica la aceptación de que no hay una sola faceta de la brecha sino tres grandes facetas, como dijimos anteriormente, que a su vez se subdividen debido a la complejidad de nuestra sociedad actual llevando a múltiples sub-brechas considerando lo geográfico-poblacional:


  • Brecha digital internacional (comparación entre países)

  • Brecha digital doméstica (comparación entre regiones, localidades y grupos sociales al interior de los países)

  • Brecha digital individual (la de un determinado ciudadano)

  • Brecha digital organizacional (la de una empresa, la de una institución, la de un grupo asociado)

A su vez, cada una de estas tendrá otras múltiples subdivisiones, que se darán según la interrelación con factores como el costo y facilidad de acceso (la infraestructura telefónica, número de computadores, etc.), el uso de las TIC, el grado de educación, el marco legal, y en general, las otras brechas que se hacen más evidentes con este nuevo escalón, la brecha digital37.


Igualmente, como se dijo al inicio de este trabajo, y como parámetro metodológico y estructural del discurso y el modelo de investigación propuesto,

considerará dos elementos fundamentales38 expresados con claridad por Alfons Cornella, (Infraestructura Informacional y Infoestructura informacional), y una propuesta particular de este trabajo (Socioestructura Informacional) porque retomando las palabras de Álvaro Cuadra: “la noción de brecha digital es indisociable del concepto de desarrollo39 Por tanto, podemos hacer la analogía, la noción de brecha digital es indisociable de las brechas sociales (a una mala distribución del ingreso se le suma ahora una peor distribución de la información y con ésta, de los conocimientos)40; además compartir de nuevo con Álvaro Cuadra la afirmación y posición respecto a la relación Internet (TIC), brecha digital, brechas sociales y desarrollo necesario en la sociedad actual:41


… los países en vías de desarrollo están atrapados en la contradicción de la red. Por una parte, el hecho de estar desconectados o superficialmente conectados a Internet supone la marginación del sistema reticular global. El desarrollo sin Internet sería equivalente a la industrialización sin electricidad durante la era industrial. Por ello aducir, como suele hacerse, que es necesario comenzar por “los problemas reales del Tercer Mundo”, o sea, la salud, la educación, el agua, la electricidad y otras necesidades, antes de plantearnos el desarrollo de Internet, revela un profundo desconocimiento de las cuestiones que realmente importan hoy día. En efecto, sin una economía y un buen sistema de gestión basados en Internet, es prácticamente imposible que un país sea capaz de generar los recursos necesarios para cubrir sus necesidades de desarrollo, sobre una base sostenible, o sea, económica, social y ecológicamente sostenible.
Responder a esta problemática de la brecha digital, por tanto, implica plantearse el modelo de desarrollo que se lleva a cabo en nuestros países, los cuales respondan efectivamente a “males curables”, para que así la brecha digital se convierta en “oportunidad digital”42. Este trabajo sólo indicará su posición con respecto a que es necesario un desarrollo acorde a la sociedad de la información y el conocimiento que incluya el acceso, apropiación y uso efectivo de las TIC, específicamente Internet; de una forma equitativa y sostenible43, la cual los ciudadanos construyan a la par, desde la elección de sus representantes más acordes políticamente con esta visión de desarrollo (posición macro); como trabajando en su vida diaria (cotidiana y comunitaria) por construir dichos espacios de equidad y sostenibilidad, un desarrollo a escala humana, aprovechando las redes sociales, como el que propone Manfred MaxNeef. Esta sería una propuesta, una alternativa, un modelo que respondería a la inquietud de Manuel Castells que cita Álvaro Cuadra:
Si las cosas siguen como hasta ahora, es muy posible que la divisoria digital siga ampliándose hasta que acabe por sumir al mundo en una serie de crisis multidimensionales. El nuevo modelo de desarrollo requiere que superemos la divisoria digital planetaria. Para ello necesitamos una economía basada en Internet, impulsada por la capacidad de aprendizaje y generación de conocimientos, capaz de operar dentro de las redes globales de valor y apoyada por instituciones políticas legítimas y eficaces. El interés general de la humanidad sería que encontráramos un modelo ajustado a dichos criterios mientras aún estemos a tiempo de evitar el drama de un planeta dividido por su propia creatividad.44
Es por todo lo dicho anteriormente, lo determinante del concepto de desarrollo y el no énfasis en la propuesta de Alfons Cornella, que este trabajo propone, una nueva ecuación, a la propuesta hecha años atrás por dicho autor:
Tipo de Desarrollo o Socioestructura Informacional +

Economía de la Información o Infraestructura Informacional +

Cultura de la información o Infoestructura Informacional

=

Sociedad de la Información y el Conocimiento
Dicho Tipo de desarrollo o Socioestructura informacional es el que determinada el calificativo, el tipo: la tendencia política, económica, educativa y cultural de una sociedad, en este caso, de la información y el conocimiento.

Este trabajo se acoge entonces a una sociedad de la información equitativa y sostenible, que es una urgencia en América Latina. Por tanto la ecuación, en una forma simple, sería:


Desarrollo equitativo y sostenible o Socioestructura informacional +

Economía de la Información o Infraestructura informacional +

Cultura de la información o Infoestructura informacional

=

Sociedad de la Información y el Conocimiento equitativa y sostenible

2.3. ECUACIÓN DE LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN EQUITATIVA Y SOSTENIBLE

2.3.1 Acceso, Integración, Apropiación y Uso Estratégico de Internet y sus herramientas y servicios

2.3.1.1. Acciones proactivas y Alternativas de solución en el ámbito universitario

Es frente a esa preocupación, enunciada al inicio de este trabajo, por la identidad cultural y la brecha digital y alfabetización informacional, y su estrecha relación con la educación en esta nueva sociedad, que diferentes voces están surgiendo. Algunas, como frente a toda esta realidad, de panacea y solución a todos los conflictos; otras reduccionistas, dejando toda la responsabilidad a la educación de los problemas actuales de nuestras sociedades latinoamericanas; otras “críticonas”, que todo lo ven problemático pero no proponen alternativas; y finalmente, con las cuales se comparte su posición; voces críticas, adaptables a “los signos de los tiempos” y propositivas. Estas últimas voces han surgido desde la interacción de la sociedad civil, representada habitualmente por las ONG´s y los organismos multilaterales creados para el bienestar de la humanidad.

Considerando que dichas voces críticas son múltiples y se requeriría otro trabajo de investigación para abarcarlas, nos centraremos en las Declaraciones, Textos y Cumbres surgidas desde las diferentes áreas de la ONU por su multilateralidad45, que comparten la posición de que la educación y la información son un DERECHO, un “bien de valor social”, “un bien público global” (considerando la propuesta de Desarrollo Humano de Manfred Max-Neef en el campo de la necesidad de entendimiento y muy relacionada con la necesidad de libertad46) y que esto tiene implicaciones en todos los ámbitos, lo cual no se pueden olvidar, aunque esto no quiera decir que no haya que adaptarse al los requerimientos y contextos del mundo de hoy donde la ley del mercado es la imperante47, sobretodo el buscar alternativas:

Uno de los peligros de la sociedad de la información que destacan los expertos es el hecho de dejar el desarrollo de las acciones formativas a la iniciativa privada y a las leyes del mercado. No existe ninguna garantía de que sin intervención de los poderes públicos se proporcione la necesaria formación a los grupos que más la necesitan, sólo a quien pueda pagarla. En diversos informes se habla del peligro de una nueva fuente de discriminación, de una división entre "inforicos" e "infopobres". Nuestra sociedad considera la información una mercancía más, sujeta a las leyes del mercado. Los poderes públicos deben garantizar el acceso de todos a la información y a la formación necesaria para ser unos ciudadanos críticos y responsables. Ya poseemos un conjunto de ideas sobre el papel de la escuela pública como elemento fundamental en la garantía del derecho a la educación y a una educación democrática. Parece evidente que el acceso a la formación a través de las nuevas tecnologías debe ser objeto de un tratamiento similar. Los países más avanzados están realizando esfuerzos importantes a fin de alfabetizar a los niños y jóvenes en estas herramientas, porque consideran que ya son un factor clave para su capacitación profesional, su desarrollo personal y, en conjunto, para la economía y el futuro del país48.

Un estado democrático debe velar por el equilibrio y la cohesión social. Si la presencia de las llamadas nuevas tecnologías en la sociedad representa un nuevo factor de desigualdad social y cultural, el estado democrático debe intervenir a través de la planificación y desarrollo de políticas que compensen educativamente las desigualdades tecnológicas de grupos sociales más desfavorecidos.49

En este aspecto las redes sociales50, el concepto de capital social51 y de ciudadano cliente (relaciones con lo privado) y ciudadano propietario (relaciones con lo público)52 son claves. En el caso de América Latina hay varias experiencias en red, como ya se ha mencionado en diferentes apartes de este trabajo, que son la Fundación ACCESO, la comunidad virtual MÍSTICA y Somos@ Telecentros.

Estas organizaciones, concluyen respecto al uso de las TIC para el desarrollo, considerando sus trabajos de investigación realizados con el apoyo del Centro Internacional de Investigaciones para el Desarrollo (CIID) de Canadá, en el que han participado más de 100 organizaciones de 16 países latinoamericanos lo siguiente (Anexo E):

“La experiencia latinoamericana enseña que los resultados del uso de las TIC para el desarrollo no son tantos ni tan fuertes como los discursos eufóricos prometen. Sin embargo, dadas ciertas condiciones previas, y sabiendo minimizar las amenazas, el uso con sentido y la apropiación social de las TIC pueden contribuir, de manera indirecta, al desarrollo…

Se subrayan tres tipos de resultados positivos:




  • Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal