Manual de lectura del trabajo integrador para promover



Descargar 2.65 Mb.
Página5/50
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño2.65 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   50

Referencias
1. Inaba, Darryl; Cohen, William; Holstein, Michael. Uppers, Downers, All Arounders. CNS Publications, Inc., p. 66.

2. Ibid., p. 66.

3. Ibid., p. 67.

4. Brown, Stephanie. Treating the Alcoholic. John Wiley & Sons, Inc., p. 5.

5. Ibid, p.5.

6. Ibid, p.6.

7. Ibid, p.6.

8. Ibid, p.6.


Traducción: Patricia Porras, ingeniero químico, Universidad Iberoamericana, Ciudad de México, México. Miembro, American Translators Association. Original del autor, Vladimir Huber, en inglés.

Vladimir Huber, vlad@vladhuber.cl, www.vladhuber.cl



http://www.silviafreire.com/querayosabemos.html
el documental

¿¡Qué rayos sabemos!?, o ¡Y tú, ¿qué sabes?

(What the bleep do we know!?)
Subtítulos editados
En el comienzo fue el Vacío, colmado de infinitas posibilidades, una de las cuales eres tú…

¿Qué sucede y por qué estoy aquí?

¿De dónde venimos?

¿Qué hace la física cuántica?

¿Diferentes realidades existen simultáneamente?

¿Te has visto alguna vez a través de los ojos de otro en quien te has convertido, y te has mirado a través de los ojos del observador máximo?

¿Quiénes somos?

¿Qué deberíamos hacer... adónde vamos?

¿Por qué estamos aquí? Esa es la pregunta fundamental, ¿no?

¿Qué es la realidad?

Lo que creí que era irreal, ahora para mí, en cierta manera, parece ser más real de lo que creo que es real, que ahora parece ser más irreal.

No puedes explicarlo, y cualquiera que pasa demasiado tiempo tratando de explicarlo es probable que se pierda para siempre en el “hoyo del conejo” de lo misterioso.

Creo que cuanto más consideras la física cuántica, más misteriosa y maravillosa se vuelve.

La física cuántica, hablando muy sucintamente, es una física de las posibilidades.

Estas son preguntas que se enfocan en cómo sentimos el mundo, en dilucidar si hay una diferencia entre el modo en que sentimos el mundo y en como realmente es.

¿Alguna vez pensaron de qué están hechos los pensamientos?

Creo que algunas de las cosas que vemos con los niños hoy en día, son una señal de que la cultura está en el paradigma equivocado y que no aprecia el poder del pensamiento.

Cada era, cada generación, tiene suposiciones incorporadas. Que el mundo es plano, que el mundo es redondo, etcétera. Hay cientos de suposiciones ocultas, cosas que damos por sentadas, que pueden o no ser ciertas. Históricamente, en la gran mayoría de los casos, estas cosas no son ciertas. Así que, probablemente, si la historia es una guía, mucho de lo que damos por sentado acerca del mundo, simplemente no es verdad.

Pero estamos encerrados en estos preceptos a menudo sin siquiera saberlo. Eso es un paradigma.

El materialismo moderno despoja a la gente de la necesidad de sentirse responsable y, con mucha frecuencia, lo mismo hace la religión. Pero creo que si tomas la mecánica cuántica con seriedad, pone la responsabilidad de plano en tu regazo. Y no da respuestas que son bien definidas y reconfortantes. Dice sí, que el mundo es un lugar muy grande. Que es muy misterioso. Que el mecanismo no es la respuesta, pero no te diré cuál es la respuesta porque tienes suficiente edad para decidir por ti mismo.

¿Es cada persona un misterio? ¿Es cada persona un enigma? Sin ninguna duda.

Formularte estas preguntas tan profundas abre nuevos modos de estar en el mundo. Aporta una bocanada de aire fresco. Hace que la vida sea más alegre.

El verdadero truco de la vida no es estar en el conocimiento, sino estar en el misterio.

¿Por qué recreamos constantemente la misma realidad?

¿Por qué seguimos teniendo las mismas relaciones?

¿Por qué seguimos obteniendo los mismos trabajos una y otra vez?

En este mar infinito de posibilidades que existe a nuestro alrededor, ¿cómo es posible que sigamos recreando las mismas realidades?

¿No es asombroso que tengamos opciones y posibilidades que existen pero que somos inconscientes de ellas?

¿Es posible que estemos tan condicionados a nuestras vidas diarias, tan condicionados a la manera en que creamos nuestras vidas, que creemos en la idea de que no tenemos ningún tipo de control?

Nos han condicionado para creer que el mundo externo es más real que el mundo interno.

Este nuevo modelo de ciencia propone justamente lo contrario. Dice que lo que ocurre dentro de nosotros creará lo que ocurre fuera de nosotros.

Hay una realidad física que es absolutamente sólida, y sin embargo...

Si quieren expresarlo de este modo, la realidad sólo empezaría a existir cuando choca contra otra pieza de realidad física. Esa otra pieza podemos ser nosotros y, claro, no somos imparciales en esos encuentros.

Pero no tiene necesariamente que ser sólo una de estas dos opciones.

Podría ser que una roca viene volando e interacciona con esta masa confusa de cosas que soy y, por supuesto, la situación se convierte en un estado particular de existencia.

Los filósofos en el pasado decían: "Si pateo una piedra y me lastimo el dedo, eso es real. Siento eso. Se siente real. Es vívido. Y eso significa que es realidad".

Pero aún es una experiencia. Aún es la percepción de esta persona de que el hecho es real.

Ciertos experimentos científicos demuestran que si tomamos un sujeto y observamos su cerebro en un tomógrafo y le pedimos que mire un determinado objeto, se ve que ciertas zonas de su cerebro se iluminan. Si luego le pedimos que cierre los ojos y que imagine ese mismo objeto, las mismas zonas de su cerebro se iluminan como si, de hecho, estuviera viéndolo.

Eso provocó que los científicos dieran un paso atrás y se preguntaran esto:

¿Quién ve entonces? ¿El cerebro o los ojos? Y, ¿qué es la realidad? ¿Es realidad lo que estamos “viendo” con nuestro cerebro o es realidad lo que estamos viendo con nuestros ojos?

Y la verdad es que el cerebro no reconoce la diferencia entre lo que vemos en su medio ambiente y lo que recordamos porque están actuando las mismas redes neuronales específicas.

Entonces, ¿qué es realidad?

Estamos bombardeados por cantidades enormes de información que entra a nuestro cuerpo y que procesamos. Entra por nuestros órganos sensoriales y se va filtrando más y más y en cada paso estamos eliminando información. Y finalmente, lo que resurge en el estado consciente es aquello que nos sirve mejor.

El cerebro procesa 400 mil millones de bits de información por segundo, pero sólo somos conscientes de 2 mil de esos bits.

Pero nuestro conocimiento de esos 2 mil bits de información se relaciona sólo al medio ambiente, nuestro cuerpo y el tiempo.

Vivimos en un mundo donde lo único que vemos es la punta del iceberg, la clásica punta de un inmenso iceberg de mecánica cuántica.

Si el cerebro está procesando 400 mil millones de bits de información, pero sólo llegan a nuestro conocimiento sólo 2 mil, eso significa que la realidad literalmente “ocurre” en el cerebro todo el tiempo. Está recibiendo esa información, sin embargo no la hemos integrado.

Los ojos son como el lente. Pero la cinta que realmente está viendo es la parte posterior del cerebro.

Se llama corteza visual.

Es como una cámara de video y su cinta.

¿Sabías que el cerebro graba o registra sólo lo que tenemos la capacidad de ver?

Esto es importante. Por ejemplo: una cámara de video vería mucho más a mi alrededor de lo que yo puedo ver, porque no tiene ninguna objeción ni ningún juicio.

La única película que está rodando en el cerebro se corresponde con aquello que tenemos la capacidad de ver. Entonces, ¿es posible que nuestros ojos, nuestras cámaras, vean más de lo que nuestro cerebro tiene la capacidad de procesar conscientemente?

Por como está conectado nuestro cerebro, sólo vemos lo que creemos que es posible. Combinamos patrones que ya existen dentro de nosotros mismos a través del condicionamiento. Así que una historia maravillosa que yo creo que es cierta es que cuando las naves de Cristóbal Colón se acercaban por primera vez a las costas de las islas del Caribe, los indios, los aborígenes americanos, no pudieron verlas en absoluto. Eran algo tan diferente de lo que conocían que no pudieron verlo. Ninguno de los nativos pudo ver las naves aunque existían en el horizonte. El motivo por el que no podían verlas, era que no tenían ningún conocimiento en su cerebro, ninguna experiencia acerca de la existencia de las carabelas.

Así que el chamán empezó a notar que había ciertas ondas en el océano pero no podía ver ninguna nave. Pero empezó a preguntarse qué podría estar causando ese efecto. Así que, cada día iba a la costa y miraba y miraba y miraba. Y después de un cierto tiempo, pudo por fin ver las naves. Y una vez que las vio, les dijo a los demás que esas naves efectivamente existían. Y como todos confiaban y creían en él, también pudieron verlas.

Nosotros creamos la realidad. Somos máquinas que producen realidad. Creamos los efectos de la realidad todo el tiempo. Siempre percibimos algo después de que se refleja en el espejo de la memoria. En cuanto a si vivimos o no en un gran espejo holográfico, es una pregunta para la que no tenemos una buena respuesta. Creo que es un gran problema filosófico con el que debemos lidiar en términos de lo que la ciencia puede decir sobre nuestro mundo, porque nosotros somos siempre el observador en la ciencia. Así que estamos siempre limitados por lo que en última instancia entra al cerebro humano que nos permite ver y percibir las cosas que hacemos. Así que es concebible que todo esto realmente sólo sea una gran ilusión de la que no tenemos forma de salir para ver lo que realmente hay en el exterior.

Tu cerebro no sabe la diferencia entre lo que está ocurriendo ahí afuera y lo que está ocurriendo en su interior. No existe un "ahí afuera" independiente de lo que ocurre “ahí dentro”.
En realidad, hay alternativas en la dirección de cómo puede ir una vida dependientes de que los efectos cuánticos de nivel pequeño no se desvanezcan. Ante todo, hablemos sobre el mundo subatómico y luego hablaremos sobre lo que nos dice acerca de la realidad. Lo primero que quiero decirles sobre el mundo subatómico es que es totalmente una fantasía creada por físicos locos intentando dilucidar qué diablos ocurre cuando hacen ciertos pequeños experimentos. Me refiero a grandes energías en espacios pequeños, en fracciones infinitesimales de tiempo.

Todo se vuelve una locura en ese reino de cosas, y la física subatómica se inventó para tratar de dilucidar ese aparente caos. Necesitábamos una nueva ciencia, y se la llamó física cuántica y está sujeta a toda una serie de hipótesis discutibles, pensamientos, sentimientos, intuiciones acerca de qué diablos está ocurriendo.

La materia no es lo que hace mucho que creemos que es. Para los científicos, la materia siempre se consideró como lo fundamental, en cuanto a que es estática y predecible. Pero dentro de los átomos y moléculas, las partículas ocupan un espacio insignificante del volumen total. El resto es vacío.

Aparentemente, las partículas aparecen y desaparecen todo el tiempo. Entonces, ¿adónde van cuando no están aquí? Podría darles dos respuestas. Respuesta número uno: entran a un universo alternativo donde la gente se hace la misma pregunta acerca de esas partículas cuando las ve desaparecer. Dicen: "¿Adónde van?".

Hay un gran misterio llamado el misterio de la dirección del tiempo. Hay una idea por la cual las leyes fundamentales de la física que tenemos no hacen ninguna distinción interesante entre el pasado y el futuro. Por ejemplo, es un enigma desde el punto de vista de las leyes fundamentales de la física por qué deberíamos tener la capacidad de recordar el pasado, pero no de tener el mismo tipo de acceso epistémico al futuro. Es un enigma desde el punto de vista de estas leyes por qué deberíamos pensar que por actuar ahora podemos afectar el futuro, pero no el pasado.

Estas cosas, que tenemos un tipo diferente de acceso epistémico al pasado y al futuro, que tenemos un tipo diferente de control al actuar ahora sobre el futuro que el que tenemos sobre el pasado, estas cosas son tan fundamentales con respecto a la manera en que experimentamos el mundo que en mi opinión, no tener curiosidad acerca de ellas es estar a tres cuartas partes del camino de estar muerto.

De hecho, el universo está prácticamente vacío. Nos gusta pensar en el espacio como vacío y la materia como sólida. Pero, en realidad, esencialmente no hay absolutamente nada en la materia. Es completamente insustancial.

Echen un vistazo a un átomo. Lo consideramos como una especie de bola dura. Luego decimos. "Bueno, en realidad, no. Es sólo un minúsculo punto de materia realmente densa justo en el centro, rodeado de una especie de nube confusa de electrones que aparecen y desaparecen de la existencia".

Luego, resulta que ni siquiera eso es correcto. Incluso el núcleo, que consideramos muy denso aparece y desaparece tan rápidamente como los electrones. Lo más sólido que se puede decir sobre toda esta materia insustancial es que es más bien un pensamiento, es como un bit concentrado de información.

Lo que constituye las cosas no son más cosas, sino que lo que constituye las cosas son las ideas, los conceptos, la información.

Y las cosas realmente nunca se tocan. Los electrones de un objeto desarrollan una carga que repele a la de los electrones de otro objeto, antes de que se toquen. Así que nadie toca nada.
Una partícula, que consideramos como una cosa sólida, en realidad tiene dos naturalezas. Cuando no estás mirando, es como una onda. Cuando estás mirando, es como una partícula. Cuando no estás mirando, hay ondas de posibilidades. Cuando estás mirando hay partículas de experiencia.

La superposición cuántica implica que una partícula puede estar en dos o más lugares o estados simultáneamente. En el mismo instante en que miras toma inmediatamente una de esas ubicaciones o estados posibles. Este es un concepto muy extraño y uno de los distintivos del mundo cuántico.

Los superhéroes usan superposición, donde el mundo es un conjunto de franjas potenciales de realidad hasta que elegimos. Ellos eligen lo que quieren: estar en muchos lugares a la vez, experimentar muchas posibilidades juntas. Y luego utilizan la opción que eligieron. La pregunta es: ¿hasta qué profundidad del hoyo del conejo quieres ir?

¿Cómo puede un sistema o un objeto estar en dos o más lugares o estados al mismo tiempo? Es muy fácil: no pensando en las cosas como cosas. Todos tenemos la costumbre de pensar que todo a nuestro alrededor es ya una cosa, que existe sin mi participación, sin mi elección. Tienes que desterrar ese tipo de pensamiento. En vez de eso, tienes que reconocer que incluso el mundo material a nuestro alrededor, las sillas, las mesas, los cuartos, la alfombra, todos ellos no son nada más que posibles movimientos del estado consciente. Y yo elijo, momento tras momento, de entre esos movimientos para lograr la materialización de mi experiencia. Este es el único cambio de pensamiento que necesitas hacer. Pero, es tan radical… Es tan difícil porque nuestra tendencia es a creer que el mundo ya está ahí, independiente de mi experiencia. No es así. La física cuántica ha sido muy clara al respecto. El mismo Heisenberg, codescubridor de la física cuántica, dijo que los átomos no son cosas, sólo son tendencias. Así que, en vez de pensar en cosas, tienes que pensar en posibilidades. Todas son posibilidades de la conciencia.

Ahora se pueden ver en numerosos laboratorios en los Estados Unidos, objetos que son suficientemente grandes como para verse a simple vista y están en dos lugares simultáneamente. Hasta se les puede sacar una fotografía. Ahora bien, supongo que si mostraras esa foto, te dirían: "Fantástico. Aquí está este bonito bulto de luz coloreada y veo que hay un poquito aquí y otro poquito ahí. Así que tienes una foto de dos puntos. ¿Qué hay con eso?". Pero no son dos cosas. Es un solo objeto. Es la misma cosa en dos lugares.

No estoy seguro de que la gente se quede atónita al enterarse de esto, porque me parece que en el fondo no lo creerían. No digo que la gente dirá: "Mientes", o "Los científicos están confundidos". Creo que es tan misterioso que ni siquiera puedes entender lo asombroso que es. Y luego, además, has visto “Viaje a las Estrellas” y todo eso. "Teletranspórtame, Scotty". Así que todo se resume en: Es el mismo objeto y está en dos lugares a la vez. Pero tienes que detenerte a pensar seriamente qué significa eso.

Cuando los científicos hacen estos descubrimientos en el laboratorio, luego se van a almorzar, o se distraen, o se enojan, y luego se van a sus casas, y siguen sus vidas como si nada increíblemente asombroso sucediera, porque así es como se espera que debes reaccionar. Y sin embargo, esta magia completamente asombrosa está delante de tus ojos.

La física cuántica calcula únicamente las posibilidades. Pero si aceptamos esto, entonces surge inmediatamente la pregunta: ¿quién o qué elige entre estas posibilidades para traer el acontecimiento en sí a la experiencia?

Así que directamente, inmediatamente, vemos que la conciencia debe estar involucrada. No se puede ignorar al observador. Sabemos lo que un observador hace desde el punto de vista de la física cuántica, pero no sabemos quién o qué el observador es en realidad. No significa que no hemos tratado de hallar una respuesta. Hemos buscado. Entramos dentro de tu cabeza. Nos metimos en cada orificio que tienes para encontrar algo llamado un observador. Y no hay nadie ahí. No hay nadie en el cerebro. No hay nadie en las regiones corticales del cerebro. No hay nadie en las regiones subcorticales o en las regiones límbicas. No hay nadie ahí llamado un observador.

Empero, todos tenemos esta experiencia de ser algo llamado un observador observando el mundo ahí afuera. ¿Es éste entonces el observador?

En mi representación, el observador es el espíritu dentro del biotraje de cuatro capas. Por lo tanto, es como el fantasma en la máquina. Es la conciencia que está guiando el vehículo y está observando el entorno. Las cuatro capas del biotraje tienen todo tipo de sistemas sensoriales para captar señales del entorno.
En Washington DC, la supuesta capital mundial del asesinato, hubo un gran experimento en el verano de 1993, donde cuatro mil voluntarios vinieron de cien países para meditar en forma colectiva durante largos períodos de tiempo a lo largo del día. Se predijo con anterioridad que, con un grupo de ese tamaño, habría una disminución del 25% en crímenes violentos, tal como los definía el FBI. El jefe de policía apareció en televisión diciendo, irónicamente, que se necesitarían 60 cm. de nieve durante el verano para reducir el crimen en ese porcentaje. Al final, el departamento de policía se convirtió en colaborador de este estudio, porque los resultados de hecho demostraron una disminución del 25% en crímenes violentos en Washington DC, lo cual nosotros pudimos predecir basados en 48 estudios previos que ya se habían hecho en una escala más pequeña.

Esto lleva naturalmente a que uno se pregunte si la gente afecta el modo en que la realidad efectivamente se ve. Por supuesto que sí. Cada uno de nosotros afecta la realidad que vemos incluso si tratamos de ignorar este hecho y de representar el papel de víctimas pasivas, que es lo que generalmente estamos haciendo.


En Japón, Masaru Emoto se interesó muchísimo en la estructura molecular del agua y de lo que la afecta. El agua es el más receptivo de los cuatro elementos, y Emoto pensó que tal vez respondería a hechos no físicos. Así que estableció una serie de estudios, le aplicó estímulos mentales, y la fotografió con un ultramicroscopio.

Por ejemplo, fotografió el agua del Dique Fujiwara antes y después de recibir la bendición de un monje budista zen, y antes y después de dedicarle una plegaria. También tomó varias botellas, les colocó rótulos y las dejó a la intemperie toda la noche, para luego fotografiarlas. La primera era simplemente agua destilada, la esencia misma del agua; los rótulos de las demás contenían: “Chi de amor”, “Gracias”, “Me das asco”, “Te mataré”… En todos los casos las fotografías mostraron que la organización de las moléculas del agua reflejaba claramente el significado contenido en el rótulo, o el hecho de haber recibido o no la bendición del monje o la plegaria.

El mecanismo por el cual esos mensajes afectan a las moléculas del agua es desconocido… aunque no para las moléculas de agua, por supuesto.

Y es realmente fascinante cuando recuerdan que el 90% de nuestro cuerpo es agua. Hace que te cuestiones, ¿no?

Si los pensamientos pueden hacerle eso al agua, imagina lo que nuestros pensamientos pueden hacernos a nosotros.

El pensamiento absolutamente solo puede cambiar el cuerpo.



La mayoría de las personas no afecta la realidad de una manera consistente, sustancial, porque no creen que pueden. Escriben una intención y luego la borran, porque piensan que es una tontería. No puedo hacer eso, dicen. Y luego la vuelven a escribir y luego la borran. Así que, en promedio, el efecto es muy pequeño.

Y realmente se resume en el hecho de que creen que no pueden hacerlo.

Si aceptaras completamente, con cada célula, con todo tu Ser que puedes caminar sobre el agua, ¿ocurriría? Sí, ocurriría.

Ya saben, es como el pensamiento positivo. El pensamiento positivo es una idea maravillosa pero lo que significa generalmente es que tengo una pequeña mancha de pensamiento positivo cubriendo toda una masa de pensamiento negativo. Así que habitualmente no pensamos en positivo sino que sólo disfrazamos el pensamiento negativo que tenemos.

Cuando pensamos en cosas, hacemos la realidad más concreta de lo que es, y es por eso que nos quedamos atascados. Nos quedamos atascados en la uniformidad de la realidad. Si la realidad es concreta, obviamente, soy insignificante. No puedo cambiarla. Pero si la realidad es mi posibilidad, la posibilidad de la conciencia misma, entonces inmediatamente surge la pregunta de cómo puedo cambiarla. ¿Cómo puedo hacerla mejor? ¿Cómo puedo hacerla más feliz? ¿Ven cómo estamos extendiendo la imagen de nosotros mismos?

En el viejo pensamiento, yo no puedo cambiar nada porque no tengo ningún papel en la realidad. La realidad ya está ahí. En los objetos materiales que se mueven a su manera a partir de leyes deterministas, y la matemática determina qué harán en una situación dada. Yo, el que experimenta, no tengo ningún papel.

En la nueva perspectiva, la matemática todavía puede darnos algo. Nos da las posibilidades que todos estos movimientos pueden asumir, pero no puede darnos la experiencia propiamente dicha que yo experimentaré en mi conciencia. Yo elijo esa experiencia.

Y por lo tanto, literalmente, creo mi propia realidad. Puede que suene como una afirmación extravagante de alguien de la “New Age” sin ninguna comprensión de la física, pero la física cuántica nos está diciendo eso.
La realidad se resume en experiencias.

¿Alguna vez pensaste de qué están hechos los pensamientos? ¿Existe una sustancia de pensamiento? Supongo que depende de lo que crees que es real. El mundo como posibles series cronológicas de realidad hasta que elegimos…

¿Todas las realidades en el campo cuántico existen simultáneamente?

Mi definición de una adicción dice que es algo que no puedes detener.

Literalmente, existen diferentes mundos en los que vivimos.

Está el mundo macroscópico que vemos. Está el mundo de nuestras células. Está el mundo de nuestros átomos. Está el mundo de nuestros núcleos. Cada uno de éstos es un mundo totalmente diferente. Tienen su propio idioma. Tienen su propia matemática. No son simplemente más pequeños. Cada uno es totalmente diferente. Pero son complementarios, porque yo soy mis átomos, pero también soy mis células. También soy mi fisiología macroscópica. Es todo verdad. Simplemente son diferentes niveles de verdad.

El nivel de verdad más profundo descubierto por la ciencia y la filosofía es la verdad fundamental de la unidad. En ese nivel subnuclear más profundo de nuestra realidad, tú y yo somos uno. Somos Uno.

Me despierto a la mañana y conscientemente creo mi día tal como quiero que ocurra. Ahora bien, algunas veces, dado que mi mente está examinando todas las cosas que necesito realizar, me toma un poco asentarme y llegar al punto donde realmente e intencionalmente estoy creando mi día. Pero éste es el asunto. Cuando yo creo mi día y de la nada, ocurren cosas pequeñas que son tan inexplicables, sé que son el proceso o el resultado de mi creación. Y cuanto más hago eso, más construyo una red neuronal en mi cerebro por la que acepto que eso es posible. Me da el poder y el incentivo para hacerlo al día siguiente.


En la adicción, tenemos una oportunidad hermosa, suprema para descifrar cuál es el mecanismo por el que se manifiesta nuestro carácter en la rutina diaria, en un mundo tridimensional, a través de nuestros cuerpos.

Y lo que aprenderemos es que la adicción es la sensación de un flujo químico que se vierte en nuestros cuerpos a través de toda una variedad de glándulas endocrinas y a través del líquido medular. Una sensación que algunos llamarían una fantasía sexual.

Sólo se necesita una fantasía sexual para que un hombre tenga una erección. En otras palabras, sólo se necesita un pensamiento aquí para que un hombre tenga una erección en su miembro. Y sin embargo, no hubo nada fuera de él que le provocara eso. Fue lo que estaba dentro de él lo que se lo provocó.
Cuando era más joven tenía muchas ideas acerca de lo que era Dios. Y ahora me doy cuenta de que no soy lo suficientemente consciente como para comprender verdaderamente lo que significa ese concepto. Que soy uno con el gran ser que me hizo y me trajo aquí y que formó las galaxias y los universos, etcétera, ¿cómo se eliminó eso de la religión? No fue difícil. Fue a través de errores como que Dios es un ser absolutamente separado de nosotros, a quien debo ofrecerle adoración, a quien debo complacer y esperar lograr de su parte una recompensa al final de mi vida. Eso no es lo que es Dios. Eso es una blasfemia.

Dios es una cosa tan amplia. Algunas partes del mismo... la mayoría de las partes del mismo que están asociadas con la religión organizada, el algo que me provoca un rechazo. Es algo que creo que causó mucho daño al mundo, que perjudicó a las mujeres, perjudicó a los pueblos oprimidos, causó daño al World Trade Center.

Lo más cercano que la ciencia ha logrado explicar la interpretación de Jesús de que la semilla de la mostaza era más grande que el reino de los cielos es a través de la física cuántica.

Ahora tenemos una gran tecnología, imanes de antigravedad y campos magnéticos de energía cero. Tenemos todo eso y todavía tenemos este concepto feo, supersticioso, anticuado, de Dios.

La gente se conforma muy rápidamente cuando está amenazada por estas frases cósmicas de castigo eterno. Pero Dios no es así.

Y al empezar a cuestionar las imágenes tradicionales, las caricaturas de Dios, la gente siente que eres un agnóstico o un ateo o un destructor del orden social.

Pero, ¿cómo puede cualquier hombre o mujer pecar contra Su grandeza?

¿Cómo puede cualquier pequeña unidad de carbono sobre la tierra, en los rincones más remotos de la Vía Láctea, en las regiones selváticas, traicionar a Dios Todopoderoso?

Eso es imposible. La altura de la arrogancia es la altura del control de aquellos que crean a Dios a su propia imagen.
El cerebro, cuando dispara sus pensamientos, se asemeja al paisaje de un nubarrón. Y la fisura sináptica es el cielo entre la tormenta y la tierra. Y Uds. ven esta nube oscura, agorera, hirviendo en el cielo, y ven impulsos eléctricos que se mueven a través de ella, venas de luz eléctrica, y luego la ven golpear el suelo. El cerebro se parece a un nubarrón cuando está presentando un pensamiento coherente.

Nadie ve nunca el pensamiento. Lo que sí se ve en la neurofísica es que hay una tormenta bramando alrededor de los diferentes cuadrantes del cerebro. Esas son áreas que están trazadas en el cuerpo y a las que una persona debe responder, una imagen holográfica.

Ira, asesinato, odio, compasión, amor. El cerebro no reconoce la diferencia entre lo que ve en su medio ambiente y lo que recuerda porque las mismas redes neuronales específicas están actuando.

El cerebro está compuesto de minúsculas células nerviosas llamadas "neuronas". Estas neuronas tienen ramas diminutas que se extienden y se conectan con otras neuronas para formar una red neuronal. En cada lugar donde se conectan, se incuba un pensamiento o un recuerdo.

El cerebro construye todos sus conceptos por la ley de memoria asociativa. Por ejemplo, las ideas, los pensamientos y los sentimientos están todos construidos e interconectados en esta red neuronal y todos tienen una posible relación el uno con el otro.

El concepto y el sentimiento del amor, por ejemplo, está almacenado en esta amplia red neuronal. Pero construimos el concepto de amor a partir de muchas otras ideas diferentes. Algunos tienen el amor conectado con la desilusión. Cuando piensan en el amor, experimentan el recuerdo del dolor, la pena, el enojo e incluso la ira. La ira puede vincularse a una herida, que puede vincularse a una persona, que luego se conecta de regreso con el amor.

Construimos modelos de cómo vemos el mundo fuera de nosotros. Y cuanta más información tenemos, más refinamos nuestro modelo de una u otra manera. Y lo que hacemos en última instancia es contarnos una historia acerca de lo que es el mundo exterior.

Cualquier información que procesamos, cualquier información que absorbemos del medio ambiente, está siempre coloreada por las experiencias que hemos tenido y por una respuesta emocional que tenemos a lo que estamos aportando.

¿Quién está al volante cuando controlamos nuestras emociones o cuando respondemos a nuestras emociones?



Fisiológicamente, las células nerviosas que se disparan juntas, se conectan. Si practicas algo una y otra vez, finalmente esas células nerviosas se relacionan. Si te enojas diariamente, si te frustras diariamente, si sufres diariamente, si das motivo para la victimización en tu vida, estás reconectando y reintegrando esa red neuronal diariamente, y esa red neuronal ahora tiene una relación a largo plazo con todas esas células nerviosas, una "identidad".

También sabemos que las células nerviosas que no se disparan juntas, no se conectan. Pierden su relación a largo plazo porque cada vez que interrumpimos el proceso del pensamiento que produce una respuesta química en el cuerpo, cada vez que lo interrumpimos, esas células nerviosas conectadas una a la otra empiezan a interrumpir la relación a largo plazo.

Cuando empezamos a observar y a interrumpir esa reacción automática, observando los efectos de esa interrupción, entonces ya no somos la persona emocional con mente física que está respondiendo a su ambiente como de forma automática.

¿Significa eso que las emociones son buenas o son malas? No, las emociones están diseñadas para reforzar químicamente algo en la memoria a largo plazo. Es por eso que las tenemos.

Toda emoción es sustancias químicas impresas de manera holográfica.

La farmacia más sofisticada del universo está en nuestro cuerpo. Hay una parte del cerebro que se llama el hipotálamo, que es como una minifábrica, y que reúne ciertas sustancias químicas que combina con ciertas emociones que experimentamos. Y esas sustancias químicas se llaman "péptidos". Son pequeñas secuencias encadenadas de aminoácidos.

El cuerpo es básicamente una unidad de carbono que fabrica en total unos 20 aminoácidos diferentes para formular su estructura física. El cuerpo es una máquina que produce proteínas. En el hipotálamo, tomamos pequeñas cadenas de proteínas llamadas péptidos y las reunimos en determinados neuropéptidos o neurohormonas, que combinan los estados emocionales que experimentamos diariamente.

Así que hay sustancias químicas para el enojo y para la tristeza, y hay sustancias químicas para la victimización. Hay sustancias químicas para la lujuria. Hay una sustancia química que coincide con cada estado emocional que experimentamos. Y justo cuando experimentamos ese estado emocional en nuestro cuerpo, o en nuestro cerebro, el hipotálamo inmediatamente reúne el péptido correspondiente y luego lo libera a través de la pituitaria, en la corriente sanguínea.

En el instante en que llega a la corriente sanguínea, encuentra su camino a diferentes centros o diferentes partes del cuerpo. Cada una de las células del cuerpo tiene receptores en el exterior. Y una célula puede tener miles de receptores tachonando su superficie, como abriéndose al mundo exterior. Y cuando un péptido se encaja en una célula, literalmente como una llave que encaja en una cerradura, se ubica en la superficie del receptor y se adhiere a él y, digamos, que mueve al receptor y, como si fuera un timbre sonando, envía una señal a la célula.



Lo que ocurre en la adultez, es que la mayoría de nosotros, que hemos tenido fallos en el camino, estamos operando en un lugar emocionalmente separado, o estamos operando como si hoy fuera ayer. No estamos operando como un todo integrado.

A lo largo del exterior de la célula, están estos billones de sitios receptores, que en realidad sólo son receptores de información de entrada. Un receptor que tiene un péptido encima, cambia la célula de muchas maneras. Activa toda una cascada de acontecimientos bioquímicos y algunos terminan provocando cambios en el núcleo de la célula.

Cada célula está definitivamente viva y cada célula tiene una conciencia, particularmente si definimos conciencia como el punto de vista de un observador. Siempre existe la perspectiva de la célula. De hecho, la célula es la unidad más pequeña de conciencia en el cuerpo.

Mi definición de una adicción es realmente simple: algo que no puedes detener.

Nos causamos situaciones que satisfarán el ansia bioquímica de las células de nuestro cuerpo.

Y el adicto siempre necesitará un poquito más para lograr el frenesí o la euforia de lo que está buscando químicamente.

Así que mi definición significa que si no puedes controlar tu estado emocional, eres adicto al mismo.

Entonces, ¿cómo se puede decir que estás enamorado de una persona específica, por ejemplo? Sólo estás enamorado de la anticipación de las emociones a las que estás adicto. La misma persona podría no complacerte la semana siguiente al no cumplir tus expectativas.

Cielos, ¿no cambia eso el paisaje de nuestra perspectiva emocional sobre necesidades e identidades personales?

Nosotros somos emociones y las emociones somos nosotros. Nuevamente, no puedo separar las emociones. Cuando consideras eso, cada aspecto de tu digestión, cada esfínter que se abre y se cierra, cada grupo de células que viene buscando nutrición y luego se aleja para curar algo o reparar algo, todas ellas están bajo la influencia de las moléculas de la emoción.



Así que te preguntas si las emociones son malas. Las emociones no son malas. Son la vida. Suman a la riqueza de nuestra experiencia. El problema es nuestra adicción. La mayoría de la gente no se da cuenta de que cuando comprende que está adicta a las emociones, no es algo simplemente psicológico. Es bioquímico. Considera esto: la heroína usa los mismos mecanismos receptores en las células que nuestras sustancias químicas emocionales. Es fácil de ver entonces que si podemos ser adictos a la heroína, podemos ser adictos a cualquier péptido neural, a cualquier emoción.

Ni siquiera podemos dirigir nuestra mirada sin tener un estado emocional relacionado. Nuestra mente literalmente crea nuestro cuerpo. Así que todo empieza en la célula. La célula es una máquina que produce proteína pero recibe su señal del cerebro. Una de las cosas acerca de los receptores es que cambian en su sensibilidad. Si un determinado receptor para una determinada droga o jugo interno es bombardeado durante un largo tiempo a una intensidad elevada, literalmente se encogerá. Habrá menos de ellos. O se desensibilizará. Así que la misma cantidad de droga o jugo interno producirá una respuesta mucho más pequeña. Si estamos bombardeando la célula con la misma actitud y la misma química una y otra vez diariamente, cuando esa célula finalmente decide dividirse, cuando produce una célula hermana o una célula hija, esa nueva célula tendrá más sitios receptores para esos neuropéptidos emocionales en particular y menos sitios receptores para las vitaminas, minerales, nutrientes o, incluso, para la liberación de productos de desecho o toxinas.



Todo envejecimiento es el resultado de una producción inadecuada de proteínas. ¿Qué sucede cuando envejecemos? Nuestra piel pierde elasticidad. Bien, la elastina es una proteína. ¿Qué sucede con nuestras enzimas? No digerimos tan bien. ¿Qué sucede con nuestro fluido sinovial? Esas son proteínas que se vuelven frágiles y rígidas. ¿Qué sucede con nuestros huesos? Se vuelven menos densos. Así que el envejecimiento es el resultado de la producción inadecuada de proteínas.

Surge entonces la pregunta: ¿realmente importa lo que comemos? Y, ¿la nutrición realmente tiene un efecto si la célula ni siquiera tiene los sitios receptores adecuados, después de 20 años de abuso emocional, para aunque sólo sea recibir los nutrientes necesarios para su salud?

Muy bien, muchachos. Es hora de corregir el curso de nuestra trayectoria a lo largo del sendero de nuestra aventura. Y esa corrección del curso es el movimiento hacia un nuevo paradigma, simplemente una expansión del viejo, tal como nuestro modelo del universo tuvo que adecuarse cuando comprendimos que era más grande de lo que creíamos.

Y siempre es más grande de lo que creemos que es.


Hace que te cuestiones, ¿no? Si los pensamientos pueden hacer eso al agua, imagina lo que pueden hacernos a nosotros.

Nunca apareció nadie que te haya dado suficiente conocimiento inteligente sobre tu hermoso ser.

¿Por qué tienes adicciones? Porque no tienes nada mejor. No has soñado con nada mejor porque nunca nadie te enseñó a cómo soñar mejor.

¿Creo que eres malo? No creo que seas malo.

¿Creo que eres bueno? No creo que seas bueno tampoco.

Creo que eres Dios.

En general, el campo de la psiquiatría realmente no permite la suficiente libertad de acción por parte de la gente, y eso significa una enorme cantidad de problemas, no todos, por supuesto, pero una enorme cantidad de problemas que se etiquetan como problemas psicológicos, en realidad sólo significan que la gente toma decisiones muy malas. Y se les debería enseñar a tomar decisiones diferentes.

Cuando hablo de que "nosotros" desaparecemos, no me refiero a que desaparecemos físicamente. Me refiero a que nos apartamos de la zona del cerebro que tiene que ver con nuestra personalidad, que tiene que ver con nuestra asociación con gente, nuestra asociación con lugares, nuestra asociación con cosas y momentos y acontecimientos. No existimos en los centros asociativos en nuestro cerebro que reafirman nuestra identidad y reafirman nuestra personalidad.

La persona corriente que vive su vida y la considera aburrida y exenta de inspiración, no ha hecho ningún intento para obtener conocimiento o información que la inspire. Está tan hipnotizada por su medio ambiente, a través de los medios de prensa, a través de la televisión, a través de la gente que vive y crea ideales, que lucha para llegar a ser... y nadie puede en realidad llegar a ser, en términos de apariencia física y de definiciones de belleza y valor que son todas ilusiones.



Así que la mayoría se rinde y vive su vida en la mediocridad. Y puede vivir esa vida, y puede que realmente su deseo nunca suba a la superficie para que pueda ser diferente.

Pero si sube a la superficie y se pregunta a sí mismo si hay algo más, o por qué está aquí, o cuál es el propósito de la vida, o adónde va, o qué ocurrirá cuando muera; si empieza a formularse esas preguntas, comprenderá que quizá no esté sufriendo un colapso nervioso, comprenderá que está viendo cómo sus viejos conceptos acerca de cómo veía su vida y el mundo empiezan a desplomarse.

Estamos en un territorio completamente nuevo en nuestro cerebro, y por eso mismo estamos reconectando el cerebro, literalmente reconectándolo a un concepto nuevo.

Y en última instancia, nos cambia de adentro para afuera. Si cambio de idea, ¿cambiaré mis elecciones? Si cambio mis elecciones, ¿cambiará mi vida?

¿Por qué no puedo cambiar? ¿A qué estoy adicto? ¿Qué perderé a lo que estoy químicamente apegado? ¿Qué persona, lugar, cosa, momento o acontecimiento al que estoy químicamente apegado no quiero perder porque no quiero suspender mi adicción?

He aquí el drama humano.


¿Cuál es el único planeta en la Vía Láctea que tiene población y está empapado de una enorme subyugación a la religión? ¿Saben por qué es eso? Es porque la gente ha establecido qué está bien y qué está mal. Si hago esto, Dios me castigará. Si hago esta otra cosa, seré recompensado.

Esta es realmente una descripción pobre que intenta trazar un camino en la vida para que nosotros lo sigamos, pero con resultados deplorables. Porque en realidad no existe tal cosa como bueno y malo. Estamos juzgando cosas demasiado superficialmente de ese modo.

¿Significa que estás a favor del pecado y el libertinaje y la depravación? No. Simplemente significa que necesitas mejorar tu expresión y comprensión de con qué estás lidiando aquí.

Hay cosas que hago y que sé que me harán evolucionar. Hay otras cosas que no me harán evolucionar. Pero no es bueno o malo. No hay ningún Dios esperando para castigarte porque hiciste una cosa o la otra. No hay ningún Dios condenando a la gente.

Todos somos Dios. Y al mismo tiempo, Dios es esta especie de nombre que colocamos para esas partes de nuestra experiencia del mundo que son de algún modo trascendentes, de algún modo sublimes.

No tengo la menor idea de lo que es Dios. Sin embargo, tengo una experiencia de que Dios existe. Hay algo muy real acerca de esta presencia llamada Dios, aunque no tengo la menor idea de cómo definir a Dios. Aparentemente, no puedo hacerlo.

Pedirle a un ser humano que explique qué es Dios, es similar a pedirle a un pez que explique qué es el agua en la que nada.

Dios es una superposición de todo el espíritu de todas las cosas. Tú eres un dios en proceso, y tienes que recorrer este sendero. Pero algún día, tienes que amar lo abstracto tanto como amas la condición de la adicción.

La única manera en que algún día seré maravillosa para mí misma, no es por lo que le haga a mi cuerpo, sino por lo que le haga a mi mente. Así que, si conscientemente estuviéramos diseñando nuestro destino y si fuéramos conscientes desde un punto de vista espiritual, contemplaríamos la idea de que nuestros pensamientos pueden afectar nuestra realidad o afectar nuestra vida, porque realidad es igual a vida.

Entonces, tengo este pequeño pacto que hago cuando creo mi día. Digo: "Me estoy tomando este tiempo para crear mi día y estoy infectando el campo cuántico. Ahora, si éste es de hecho el observador mirándome todo el tiempo mientras hago esto, y hay un aspecto espiritual para mí, entonces muéstrame una señal hoy de que prestaste atención a cualquiera de estas cosas que yo he creado y tráelas de una manera que yo no esperaría. Así estaré sorprendido ante mi capacidad de poder experimentar estas cosas, y hazlo de manera tal que yo no tenga ninguna duda de que ha venido de ti".

El cerebro es capaz de millones de cosas diferentes, y las personas realmente deberían aprender cuán increíbles son y cuán increíbles son sus mentes. Y que no sólo tienen algo increíble dentro de su cabeza que puede hacer tantas cosas y que puede ayudarnos a aprender y a cambiar y a adaptarnos, sino que también puede hacernos algo mejor de lo que somos y puede ayudarnos a que trascendamos. Que tal vez haya una manera de que pueda llevarnos a un nivel más alto de nuestra existencia donde de hecho podamos entender el mundo de un modo más profundo, entender nuestra relación con las cosas y la gente de un modo más profundo y, en última instancia, alcanzar un significado mayor para nosotros en nuestro mundo.

Hay una parte espiritual de nuestro cerebro a la que todos podemos tener acceso. Debemos formular lo que queremos y estar tan concentrados en eso y tan enfocados en eso y ser tan conscientes de eso que perdamos la noción de nosotros mismos, la noción del tiempo, la noción de nuestra identidad. Y en cuanto nos involucramos tanto en esa experiencia, esa imagen es la única imagen que es real.

Y todos han tenido esa experiencia cuando han decidido que quieren algo.

Eso es física cuántica en acción. Eso es manifestar la realidad. Eso es el observador en pleno acción.



Tu estado consciente influye en otros a tu alrededor. Influye en las propiedades materiales. Influye en tu futuro. Estás cocreando tu futuro.

Muéstrame una señal hoy de que prestaste atención a cualquiera de estas cosas que yo he creado y tráelas de una manera que yo no esperaría. Así estoy sorprendido ante mi capacidad de poder experimentar estas cosas y hazlo de manera tal que yo no tenga ninguna duda que ha venido de ti.

¿Realmente nos conocemos el uno al otro?

¿Qué es mi vida?

La conciencia de la religión es algo fundamental.

¿Te has visto alguna vez a través de los ojos de otro en quien te has convertido?

Qué iniciación.

¿Te has detenido un momento para mirarte a ti mismo a través de los ojos del observador máximo?

Soy mucho más que lo que creo que soy. Puedo ser incluso mucho más que eso. Puedo influir mi medio ambiente, a la gente. Puedo influir en el espacio mismo. Puedo influir en el futuro.

Soy responsable por todas esas cosas.

Yo y el entorno no estamos separados. HAZ CONOCIDO LO DESCONOCIDO.

Son parte de una unidad. Yo estoy conectado a todo eso. No estoy solo.

Creo que saber que existe esta interconexión del universo, que todos estamos interconectados y que estamos conectados al universo en su nivel fundamental, es la mejor explicación para la espiritualidad.

Es mi opinión que nuestro propósito aquí es desarrollar nuestros dones de intencionalidad y aprender cómo ser creadores eficaces.

Estamos aquí para ser creadores. Estamos aquí para infiltrar el espacio con ideas y mansiones de pensamiento. Estamos aquí para hacer algo con esta vida. Reconocer el cuanto en sí mismo, reconocer el lugar donde realmente tenemos elección, reconocer la mente.

Cuando ocurre ese movimiento de perspectiva, decimos que alguien ha sido iluminado.

La mecánica cuántica permite que el fenómeno intangible de la libertad se entrelace con la naturaleza humana.

La física cuántica, hablando muy sucintamente, es una física de las posibilidades. Abre fundamentalmente la cuestión de las posibilidades de quién y qué elige entre estas posibilidades para darnos el acontecimiento real de la experiencia.

La única respuesta que es satisfactoria tanto lógica como significativamente, es la respuesta de que la conciencia es el fundamento de todo ser.

Debemos buscar el conocimiento sin ninguna interferencia de nuestras adicciones y, si podemos hacer eso, manifestaremos el conocimiento en realidad, y nuestros cuerpos lo experimentarán de nuevas maneras, en una química nueva, en hologramas nuevos, nuevos lugares recónditos de pensamiento, más allá de nuestros sueños más insólitos.

Todos nosotros alcanzaremos un día el nivel de los avatares sobre quienes leímos en la historia: los Buda y los Jesús. Bienvenidos al reino de los cielos, sin juicios, sin odio, sin pruebas, sin nada.

El hecho de que simplemente somos, ha permitido esta realidad que denominamos real, del poder de la intangibilidad, para salir de la inercia, acción... caos... y lo mantenemos en su forma y lo denominamos materia.

¿Cómo podemos medir los efectos? Vivimos nuestra vida y vemos entonces, si en alguna parte de nuestras vidas algo ha cambiado. Y entonces, si ha cambiado, nos convertimos en los científicos de nuestra vida, lo cual es todo el motivo por el que estamos aquí.

No lo aceptes a su valor nominal. Pruébalo y ve si es verdad o no.


-Has regresado. -He regresado.

-Nunca contestaste mi pregunta. -¿Qué pregunta?

¿Hasta qué profundidad del hoyo del conejo quieres ir?

Mediten eso durante un tiempo.



Copyright 2007 Silviafreire.com, Buenos Aires, Argentina

Tel: 011-4567-2581, E_mail: sf@silviafreire.com

What the Bleep do we know?

Comentarios
La mecánica cuántica cada vez está llegando más a la vida cotidiana de muchas personas. Así estaba diseñado y se está cumpliendo el fenómeno. Tengo la firme creencia de que todo lo que se proyecta en el cine suele ser lo que de una u otra forma un grupo numeroso de personas han estado pensando y así se logra materializar en forma de película para llevar el mensaje a millones de personas más. No es coincidencia en absoluto -bueno, nada lo es- que en esta época de la vida surja una de las películas, un filme independiente de William Arnts, más aclamadas del momento. Estoy seguro que será una película referencial para millones de personas, donde se muestra claramente una Nueva Conciencia de la realidad. Estoy hablando de “What the Bleep do we know?”, un nuevo tipo de película. Un film que resulta en la combinación de tipo documental con tipo historia, con tipo metafísica y ciencia, y tipo cinta de humor y extraordinarios efectos especiales, mostrando la mecánica cuántica en la vida cotidiana. ¡Festejo este despertar a una Nueva Conciencia colectiva! Ahí vamos. Sé que la Nueva Conciencia es una filosofía que promueve precisamente este despertar también, poco a poco y sin embargo, a pasos agigantados.
Trata de la vida de una mujer, la protagónica Amanda, que de un momento a otro empieza a ver la realidad en su dimensión del campo cuántico. Como todo héroe, al principio Amanda cae en una crisis cuestionándose todas las premisas fundamentales de su vida que los nuevos hallazgos le han generado, para pronto darse cuenta de que todo lo que ella creía no es así en realidad. Luego de que Amanda aprende a relajarse viviendo esta Nueva Conciencia de la realidad, aprende a que no es víctima de las circunstancias sino que se transforma en la fuerza creadora de su propia vida, como todos lo somos cuando nos damos cuenta del campo cuántico. La vida de la protagonista nunca vuelve a ser la misma, como lo que nos pasa a todos los que nos damos cuenta de esta dimensión de la realidad. En el mundo de las películas, desde 1977 en Star Wars ya se venía comentando “La Fuerza” que fluye en todo y en todos, pero que sólo los Jedi tenían acceso a este estado de conciencia cuando se dan cuenta de ello.
Lo mismo postula más profundamente “The Matrix”, al alcanzar a ver lo que nos une a todos. Sé que ha llegado la hora de que millones y millones de personas despierten a esta verdad que a muchos quizá moleste por su innegable presencia, misma que romperá creencias que automáticamente se volverán obsoletas. Esa es la historia de esta Nueva Conciencia, con la que hemos llegado a un punto donde la religión y la ciencia se dan la mano.
Es precisamente en “La Fuerza del Pensamiento: descubre cómo puedes crear tu propia realidad”. ¡Estoy tan emocionado de que esto se explique mediante la comprensión del campo cuántico y la relación con nuestro pensamiento y conciencia! Pronto comentaré más detalles al respecto. Desde México, Ariza.
Visita y ve la entrevista del creador en: www.whatthebleep.com
Fuente:Notas del diario Nueva Conciencia

http://nuevaconciencia.com.mx

* * * * * *



Sinopsis
What the bleep do we know?

Es un nuevo tipo de filme. Es parte documental, parte historia y parte efectos visuales y animaciones elaboradas e inspiradoras. La protagonista, Amanda, representada por Marlee Matlin, se encuentra en una experiencia fantástica de Alicia en el País de las Maravillas, cuando su vida diaria sin inspiración, comienza literalmente a desenredarse, revelando el mundo incierto del campo cuántico escondido detrás de lo que consideramos nuestra realidad normal en estado despierto.


Ella se ve literalmente zambullida dentro de una espiral de eventos caóticos, mientras los personajes con los que se encuentra en esta odisea, revelan el conocimiento más profundo y escondido que ella ni siquiera sabe que pidió. Como todo héroe, Amanda es lanzada a la crisis, cuestionándose las premisas fundamentales de su vida, que la realidad en la que ha creído sobre lo que son los hombres, sobre cómo deberían ser las relaciones con los demás, y cómo sus emociones están afectando su trabajo, ¡no es para nada la realidad!
Conforme Amanda aprende a relajarse dentro de la experiencia, ella conquista sus miedos, adquiere sabiduría y obtiene las claves de los grandes secretos de las edades, todo de la forma más entretenida. Ya no es entonces la víctima de las circunstancias, sino que está en camino de ser la fuerza creativa en su vida. Su vida nunca será la misma.
Los catorce científicos renombrados y los místicos entrevistados en el estilo de documental, sirven como un Coro Griego actual. En una danza fílmica ingeniosa, sus ideas se tejen como un tapiz de verdad. Los pensamientos y las palabras de uno de los miembros del coro, se mezclan dentro de los del siguiente, agregando mayor énfasis al concepto esencial del filme de la interconexión de todas las cosas.
Los miembros del coro actúan como anfitriones que viven fuera de la historia, y desde este punto de vista desde el Olimpo, comentan sobre las acciones de los personajes que están abajo. También están allí para introducir las Grandes Preguntas formuladas tanto por la ciencia como por la religión, lo que divide el filme en una serie de actos. A través del curso del filme, la distinción entre la ciencia y la religión se vuelve cada vez más borrosa, porque nos damos cuenta de que, en esencia, tanto la ciencia como la religión describen el mismo fenómeno.
El filme emplea la animación para lograr el conocimiento radical que la ciencia moderna ha descubierto en años recientes. Secuencias cinemáticas poderosas exploran el funcionamiento interno del cerebro humano. Extrañas animaciones nos introducen a la pequeña forma de conciencia en el cuerpo, la célula. Efectos visuales deslumbrantes refuerzan el mensaje del filme en una forma excitante y poderosa. Hechas con humor, precisión e irreverencia, estas escenas son sólo parte de lo que hace único a este film en la historia del cine, y un éxito de taquilla.
Copyright © 2004 Lord of the Wind Films, LLC - All Rights reserved

http://www.whatthebleep.com
What the Bleep Do We Know?

Traducida libremente como ¿Qué Rayos Sabemos?
Esta película creada por el cine independiente estadounidense se presenta como una de esas grandes oportunidades de compartir y analizar aquellos temas que ocupan a personas interesadas en explicarse experiencias y fenómenos que normalmente no tienen explicación científica.
En los Estados Unidos tiene un año de recorrido estado por estado, con sólo cuarenta copias y atrayendo audiencias hasta de 2500 personas a presenciar y discutir esta nueva forma de presentar las eternas preguntas, que ya han sido explicadas por las antiguas tradiciones espirituales, pero en esta ocasión las vemos en imágenes convincentes y de la mano de científicos altamente calificados. Pareciera ser que la brecha entre ciencia y espiritualidad que comenzó desde tiempos de los griegos, se está cerrando a la luz de las nuevas teorías de la física cuántica, la teoría sistémica, la psiconeuroinmunología (PNI) y muchas otras derivadas de las reflexiones, la tecnología y los experimentos de los últimos tiempos.
Preguntas como: ¿Por qué estamos aquí? ¿De que están hechos los pensamientos? ¿Vemos el mundo tal como es? ¿Qué es un cambio de Paradigma? ¿Qué nos dice la Física Cuántica acerca de la naturaleza de la realidad? ¿Cómo podemos crear conscientemente nuestros días? ¿Cuál es el poder de la intención? ¿Cómo experimentamos nuestras conexiones cerebrales? ¿Cómo podemos liberarnos del pasado?, son algunas de las interrogantes que se formulan en la película.
¿Qué es un cambio de Paradigma?

 

La palabra paradigma viene del griego paradigma y significa en forma simple "modelo" o "ejemplo" del mundo. Es una palabra muy antigua que fue refrescada por el filósofo Thomas Kuhn en su libro "La estructura de las Revoluciones Científicas"(1962), quien planteó también el término "cambio de paradigma" y se refería a la práctica de la ciencia. Luego, este concepto se fue popularizando al punto de ser una palabra que comúnmente usamos para describir el grupo de experiencias, valores y creencias que afectan la forma en como percibimos la realidad y como la realidad responde a esa percepción.


Un "cambio de paradigma" sería entonces un cambio en la forma como percibimos la realidad y un cambio en la realidad misma. Aquí tienen mucho que ver nuestras creencias sobre la realidad, y es en este punto donde el cerebro y nuestros condicionamientos pasan a jugar un papel importante.
¿Cómo influyen las emociones en nuestro cuerpo?
Una de las preguntas que responde la película de una forma bien visual y descriptiva es como influyen las emociones en nuestro cuerpo y como está nuestro cerebro ligado a la forma como reaccionamos.
Dos investigaciones científicas apoyan esta información. Por un lado la de la Dra. Candace B. Pert (www.candacepert.com) autora del libro Moléculas de las Emociones, quien aparece entrevistada en la película y descubrió...

"que un grupo de moléculas denominadas péptidos, son los mensajeros moleculares que facilitan la conversación entre los sistemas nervioso, endocrino e inmunológico, concluyendo que estos tres en realidad SON UNO SOLO formando una RED. Esto fue muy significativo, puesto que como sabemos siempre se han separado estos tres sistemas estudiándolos en diferentes áreas: neurología, endocrinología e inmunología, respectivamente. Según Candace Pert, los tres sistemas deben verse como UNA RED SICOSÓMATICA. Los péptidos son una familia de sesenta a setenta macromoléculas y fueron estudiados originalmente en otros contextos recibiendo múltiples nombres: hormonas, endorfinas, neurotransmisores, etc., y llevó muchos años reconocer que en realidad forman una sola familia de mensajeros moleculares"... tomado de http://www.homeopatia.com.mx/memorias2003/HomeopylaInmunologia.htm



Lo importante de esto es saber que estos neuropéptidos se programan a partir de nuestra experiencia emocional y hacen que repitamos reiteradamente patrones que inclusive pueden ser experimentados como adicciones.
La otra investigación que apoya esta premisa es la del conocido japonés Masaru Emoto www.masaruemoto.com que con sus fotos sobre la molécula del agua comprobó la influencia del pensamiento sobre la materia. Es conocida su investigación visual publicada en varios libros llamados El Mensaje del Agua, donde fotografía agua congelada que ha sido previamente rotulada con palabras o con música, descubriendo que aquellas rotulaciones que incluyen palabras como AMOR, GRACIAS, etc., producen hermosos cristales, y aquellas que dicen, por ejemplo, TE ODIO, crean cristales deformes y sucios. En esta página pueden ver ejemplos de la investigación www.muscaria.com/agua.htm
La Realidad Cuántica
La película con ejemplos elocuentes nos pasea por los conceptos básicos de la realidad cuántica. Pero, ¿qué nos dicen la física y la mecánica cuántica?
La mecánica cuántica es una precisa descripción matemática del comportamiento de las partículas fundamentales que conforman la realidad física. Una de las conclusiones más asombrosas es que las partículas observadas, especialmente, los electrones, se comportan de dos formas: como partículas y como ondas. “Como onda el electrón no tiene una ubicación precisa y existe a partir de un "campo de probabilidades". Como partícula el campo de probabilidades colapsa para fijar un objeto sólido en el tiempo y el espacio. Esto significa que cuando el electrón no está siendo medido es onda, y cuando es observado se convierte en partícula. Toda nuestra realidad está construida con partículas que se comportan de esta curiosa manera”...... Esta dependencia de la existencia de la partícula con el observador es el llamado principio de Incertidumbre formulado por Heisenberg. Quiere decir que depende del observador el que la realidad se fije y pueda ser observable, y que sin el observador la realidad es sólo un campo de posibilidades.
Otra idea interesante de la física cuántica es lo que plantea el teorema de Bell, o el de la realidad no localizada. Bell probó con su teorema que cualquier realidad compatible con la teoría cuántica debe permitir que la información viaje instantáneamente, lo que sugiere que el universo está conectado por información y que esta puede aparecer en cualquier lugar instantáneamente. (Ver artículo El ADN y Las Emociones)
La película da para mucho más, la co-creación, el poder de la intención, la consciencia crea la realidad y creando nuestros días, son algunos de los tópicos que quedan por comentar. Por ahora te invito a verla y a disfrutar que el cambio de paradigma llegó a la pantalla.
Bibliografía:

http://www.whatthebleep.com/guide/

¿Qué rayos sabemos?

Parte 2 por Abjini Arráiz
Co-creación y el nuevo paradigma
Seguimos comentando  la película What the Bleep do we know!? Seguimos profundizando en el agujero del conejo rumbo a la realidad cuántica, al nuevo paradigma de libertad y empoderamiento que nos trae la edad de oro, la nueva energía.
Uno de los temas más interesantes que se plantea en la película es el que se deriva de las preguntas, ¿a qué vinimos?, ¿por qué estamos aquí? Preguntas que cada uno de nosotros en alguna ocasión nos hemos hecho. Una respuesta casi unánime es  que vinimos a aprender  a manifestar, a crear la realidad, a ser co-creadores.
Queremos comentar algunos aspectos de la co-creación para introducir el tema. La co-creación conlleva en primer lugar a tomar responsabilidad sobre nuestra propia realidad, es decir, tomar responsabilidad de lo que nos pasa y como nos pasa. Hasta ahora nuestro sistema de creencias ha sostenido la idea de que no podemos modificar la realidad, de que las cosas que nos suceden están predeterminadas. Ahora sabemos basados en la realidad cuántica que el observador es quien modifica la realidad a partir de la conciencia, que existe un vasto campo de probabilidades y el observador es el que decide donde poner su atención e intención. A pesar de que las investigaciones científicas en este sentido no han sido concluyentes, muchos de nosotros reconocemos intuitivamente que la intención y la atención tienen un poder.
El otro de los aspectos que marca la premisa de la co-creación es la sincronicidad, o el flujo constante de la realidad que se produce dentro del tiempo cuántico donde pasado, presente y futuro se encuentran simultáneamente.
Esa red que interconecta las cosas en una manera peculiar e impredecible, y nos trae sorpresas y milagros. Profundicemos un poco en estos conceptos, comencemos por el poder de la intención.
El Poder de la Intención
La intención es algo que afecta nuestras vidas diariamente, es la que mueve muchas de nuestras acciones. Por ejemplo, si ponemos la intención en crear una silla, sabemos que el proceso de creación conlleva una serie de pasos cuyo producto final es la suma de todos. Este es un  concepto básicamente lineal, pero vamos a verlo como ejercicio. Entonces, queremos hacer una silla, primero nos imaginamos la silla, creamos una imagen en nuestra mente de cómo queremos que esta silla sea, puede que la dibujemos o que estudiemos la ergonomía de las personas que se van a sentar en la silla, luego decidimos qué materiales vamos a usar.... hasta aquí  podríamos decir que esto es un proceso mental. Para seguir, buscamos los materiales, le damos a la silla la forma necesaria y la construimos, y así, hemos creado algo material. Esta sería la forma de creación que hasta ahora hemos conocido, influenciando la realidad en forma  indirecta por medio de la acción. Pero, cuando hablamos del poder de la intención no se trata de modificar la realidad física a través de la acción, se trata de influenciar el mundo físico en forma directa sin actuar sobre él. Dice la guía de estudio de la película... "El verdadero misterio no es cuando las intenciones influencian el mundo indirectamente, sino cuando la mente humana influencia el mundo físico con un acto de intención directa, sin contacto físico de ninguna clase."
Digamos que la intención dentro de este nuevo concepto es el acto de dirigir nuestra mente con atención y eficacia hacia algo para conseguir un resultado. La intención puede ser usada de diferentes maneras. Podemos, por ejemplo, usarla para nuestro propio beneficio a través de visualizaciones, afirmaciones, emociones. Podemos, también, dirigirla hacia otros para inducir cambios corporales como en la sanación y visualización a distancia, o por medio de la oración y la meditación, podemos también con estas herramientas dirigirla al colectivo para mejorar el medio ambiente social. Estos son sólo algunos ejemplos.
La intención conlleva una carga energética que se desplaza en el campo cuántico influenciando una o varias posibilidades. Se sabe que producimos una cantidad enorme de pensamientos diarios (36.000 aprox.) más los que escuchamos y tomamos de las demás personas, muchos de los cuales son negativos, lo que generalmente hacemos inconscientemente. Se trata, entonces, de influir el campo con aquellos pensamientos positivos que queremos para nosotros, soltándolos y permitiendo que el universo los traiga de vuelta de la mejor manera y para nuestro más alto bien.
Sincronicidad
Otro de los conceptos importantes de la co-creación es el de la sincronicidad. La primera persona en explorar y nombrar este concepto fue el psicólogo suizo Carl G Jung, el cual habló también de "coincidencias significativas" ya que no las podía explicar a partir de la ley de causalidad o de causa y efecto. Es bien conocida la anécdota de una de sus pacientes que cuenta, que ella en un sueño recibía un escarabajo dorado, cuyo contenido simbólico es significativo para la mitología Egipcia sobre el tema de la vida y la muerte. Cuenta Jung que cuando la mujer estaba relatándole su sueño en la consulta, escuchó un ruido en la ventana y cuando este la abrió entró a la habitación un escarabajo, él lo tomo en sus manos y se lo entregó, diciéndole, "Aquí está su escarabajo". Este evento dio un vuelco en Jung en la forma de ver las coincidencias, y lo llamo sincronicidad, produciendo también en la paciente una ruptura en la forma como hasta ahora había visto su vida, y por tanto, la sanación.
Podríamos decir que la sincronicidad es un principio de no causalidad que demuestra el tejido conectivo entre las cosas. Este tejido conectivo o entramado es lo que la realidad cuántica llama el campo de probabilidades.
Todos hemos experimentado en alguna ocasión el hecho de que al cambiar alguna idea sobre como percibimos la realidad, o sobre como creemos que son las cosas, sobrevienen una secuencia de coincidencias que nos llevan a dar pasos evolutivos aceleradamente, se dice que estas "coincidencias significativas" siempre han sucedido, que lo que pasa es que no nos damos cuenta o no las tomamos en cuenta, esto generalmente sucede porque no confiamos en nuestra intuición.
Creando tu día
La película nos abre a la aventura de la experimentación y la creación de nuestra realidad diaria, desde el lugar que escojamos. Esta práctica es realmente una forma nueva y fascinante de vivir la realidad más conscientemente.
Joe Dispenza lo plantea en la película de la siguiente forma: ..."Me despierto en la mañana y creo conscientemente mi día de la forma que quiero que pase. Algunas veces me toma un rato el llegar al punto donde estoy en realidad creando mi día... (luego durante el día) suceden pequeñas cosas que son inexplicables y surgen de la nada. Yo sé que son el proceso o el resultado de mi creación. Estamos lanzando conscientemente la idea, desde el punto de vista espiritual, de que nuestros pensamientos pueden afectar nuestra realidad y nuestra vida. Yo tengo este pequeño pacto.... Digo: “estoy tomando este momento para crear mi día y estoy influenciando el campo cuántico. Ahora, si es un hecho que existe el observador y que este me está mirando todo el tiempo mientras hago esto, que es este aspecto espiritual de mí mismo, entonces, "muéstrame una señal hoy de que le pusiste atención a alguna de las cosas que creé. Tráelas a mí de una forma que sea inesperada, que me sorprenda sobre mi habilidad de experimentar estas cosas y que no tenga duda de que vienen de ti”.
En la guía de estudio de la película (la puedes descargar de acá) hay un capítulo completo para enseñarnos como crear nuestro día. Lo que sigue son algunas de las sugerencias prácticas que se nos proponen:
".....Tómate un momento en la mañana, simplemente para proyectar lo que quieres que se manifieste en el día. Joe no se enfoca en conseguir satisfacer necesidades materiales o emocionales, sino en cultivar las cualidades que lo hagan estar alineado con sus más altos valores. Y luego, simplemente le pone atención a los resultados..."
Sugerencias para la práctica
1) Practica diariamente el crear tu día

2) Escoge un lugar y tiempo donde no te interrumpan

3) Medita y comprométete con la práctica

4) Usa la intención y la atención

5) Busca estar con el corazón abierto

6) Cultiva la consciencia de las sincronicidades

7) Crea afirmaciones y visualizaciones que apoyen tu práctica

8) Sé paciente contigo mismo


Esta práctica es realmente poderosa y reconfortante, especialmente si planteas tu día dentro de los más altos ideales y te abres a nuevas forma de percibir la realidad. Recuerda que el futuro es el presente.
Todavía quedan temas por tocar y profundizar, es posible que en una próxima entrega reflexionemos sobre las adicciones a las emociones, las redes neuronales, el funcionamiento del cerebro, la necesidad de sanar nuestro pasado, el poder sanador del amor y así ir realmente mucho más profundo en el agujero del conejito blanco.
Fuentes:

http://ar.geocities.com/webmaster_aac/07-jul/05-07-09/050709_abjini

Abjini Arráiz - www.portalterraluz.com - elacam@cantv.net

http://www.manantialcaduceo.com.ar/film/what_the_bleep.htm


Difusión:

http://www.laneta.apc.org/redanahuak

Nueva información para el cambio.




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   50


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal