Manual de lectura del trabajo integrador para promover



Descargar 2.65 Mb.
Página42/50
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño2.65 Mb.
1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   50

Actividad


  1. Esta tarea quizás tome algún tiempo, pero si el cuidador está provocándote problemas, puede resultar una experiencia crucial para ti. En una hoja de papel, detalla todas las cosas que consideras son tu responsabilidad. Hazlo considerando tu participación en el trabajo, con tus hijos; con amigos y con tu cónyuge o amante.

Ahora, haz una lista detalle por detalle de cuáles responsabilidades en tu vida corresponden a otras personas. Si compartes alguna responsabilidad, pon en la lista qué porcentaje consideras apropiado para cada persona, Por ejemplo, si tu cónyuge trabaja y tu has elegido ser ama de casa y trabajar medio tiempo, haz una lista de cuál es el porcentaje de responsabilidades financieras que tú absorbes y cuál es el porcentaje de responsabilidades en los quehaceres domésticos que él o ella asumen. Te sorprenderá cantidad de responsabilidades que te has echado encima sin que te correspondan y qué pocas has permitido que los otros asuman, También encontrarás que has estado tan ocupada con los asuntos ajenos que has sido negligente con algunas de tus verdaderas responsabilidades.


  1. Familiarízate con el triángulo del drama de Karpman y de cómo llevas a cabo ese proceso en tu vida. Cuando te encuentres rescatando, fíjate en tus cambios de estado de ánimo y en los distintos papeles que juegas Cuando te sorprendas sintiéndote resentido o usado, averigua cómo hiciste para rescatar. Practica conductas no rescatadoras; di que no cuando quieras decir no. Haz cosas que quieras hacer. Rehúsate a adivinar lo que la gente quiere y necesita; en vez de ello insiste en lo que los demás te pregunten directamente, qué es lo que necesitan y quieren de ti. Empieza a pedir directamente lo que quieres y necesitas. Rehúsate a asumir las responsabilidades de los demás. Cuando tú, al principio, dejes de cuidar a la gente que está acostumbrada a que la cuides, pueden enojarse o frustrarse. Has cambiado el sistema, has hecho olas. Esto significa más trabajos para ellas, y que ya no te pueden seguir usando, aplícales lo que estás haciendo, y permíteles ser responsables de sus sentimientos.

Te darán las gracias después. Tal vez lleguen a darte una sorpresa; en ocasiones las personas que creímos menos capaces de cuidar de sí mismas pueden hacerlo, cuando dejamos de criticarlas nosotros.
Capítulo 9
No-dependencia
“Qué me pasa?", preguntó ella.

"¿Es necesario que mi cuerpo yazca inerte sobre mi cama

para que me sienta bien conmigo misma?
Alice B, una codependiente

que ha estado casada con un alcohólico.


"Soy verdaderamente independiente mientras tenga una relación", anunció una mujer policía que ha estado involucrada con varios hombres con perturbaciones emocionales. "Mi esposo se lo ha pasado borracho, acostado en el sillón, y no ha traído dinero a casa desde hace diez años, dijo otra mujer, directora de una gran organización de servicios. " ¿Quién necesita a alguien así?", preguntó. "Yo debo necesitarlo", dijo, respondiendo ella misma a su pregunta. "Pero, ¿por qué? Y, ¿para qué?"

Una mujer que recientemente se unió a Al-Anón me llamó una tarde. Esta mujer, casada, que trabaja medio tiempo como enfermera titulada, había asumido la responsabilidad total de criar a sus dos hijos y además hacía todos los quehaceres domésticos, incluyendo reparaciones y gastos. "Quiero separarme de mi marido", sollozaba. No puedo soportarlo a él ni sus abusos más tiempo. Pero dígame, por favor dígame, me preguntaba ¿cree usted que yo puedo cuidarme sola?

Las palabras varían, pero la idea es la misma. "No me siento feliz viviendo con esta persona, pero no creo que pueda vivir sin ella (o sin él). Yo no puedo por alguna razón encontrar dentro de mi valor pan afrontar la soledad que todo ser humano debe encarar o bien seguir huyendo de ella: ser final y únicamente responsable de cuidar de sí mismo. No creo que pueda cuidar de mí mismo. No estoy seguro de que quiera hacerla. Necesito una, cualquier persona, que amortigüe el shock que mi estado de soledad me causa. No importa a qué precio".

Colette Dowling escribió acerca de este esquema de pensamiento en su libro El Complejo de Cenicienta. Penélope Rusianoff lo discute en su obra, Why Do I Think I’m Nothing Without a Man? (¿Por qué creo que no soy nada sin un hombre?) Yo lo he dicho muchas veces.


1 Penelope Russianoff, Why Do I think I’m Nothing Without a Man? Theodore Rubin y Eleanor Rubin, Compassion and Self-hate: An alternative to dispair, p. 278.
Ya sea que los codependientes parezcan frágiles y desvalidos o resueltos y poderosos, la mayoría son niños asustados, necesitados, vulnerables, que dolorosa y desesperadamente buscan que se les ame y se les cuide.

Este niño que llevamos en nuestro interior cree que no somos dignos de ser amados y que nunca encontraremos el consuelo que buscamos; a veces esta criatura vulnerable siente demasiada desesperación. La gente nos ha abandonado, emocional y físicamente la gente nos ha rechazado. La gente ha abusado de nosotros, nos .ha hecho a un lado. La gente nunca ha estado ahí cuando la hemos necesitado; no ha visto, escuchado o respondido a nuestras necesidades. Podemos llegar a creer que la gente nunca estará ahí cuando la necesitemos. Para muchos de nosotros, hasta Dios parece haberse retirado.

Nosotros hemos estado allí cuando tantos otros nos han necesitado. La mayoría de nosotros quiere desesperadamente que alguien por fin esté ahí cuando lo necesitemos. Necesitamos a alguien, a quien sea, que nos rescate de la helada soledad, del aislamiento y del dolor. Queremos lo bueno, y lo bueno no está dentro de nosotros mismos. Dentro tenemos dolor. Nos sentimos tan desvalidos y desconcertados. Los otros se ven tan poderosos y seguros. Concluimos que algo de magia hay en ellos.

De modo que nos volvemos dependientes de ellos. Podemos volvemos dependientes de nuestros amantes, cónyuges, amigos, parientes, o de nuestros hijos. Nos volvemos dependientes de su aprobación. Nos volvemos dependientes de su presencia. Nos volvemos dependientes de la necesidad que tienen de nosotros. Nos volvemos dependientes de su amor, aun cuando creemos que nunca recibimos su amor; creemos que no somos dignos de ser amados y que nadie nos ha amado nunca de una manera que satisfaga nuestras necesidades.

No afirmo que los codependientes sean una especie peculiar por que necesitan quieren amor y aprobación. La mayoría de la gente quiere estar dentro de una relación amorosa. Quieren tener a la persona especial en su vida. La mayoría de la gente quiere y necesita tener amigos. La mayoría de la gente quiere que las personas cercanas en su vida la amen y la aprueben. Estos son deseos naturales, sanos. En la mayoría de las relaciones está presente cierta cantidad de dependencia emocional, hasta en las más sanas. Pero muchos hombres y mujeres no sólo quieren y necesitan a la gente: lo cierto es que necesitamos a la gente. Podemos ser manejados, controlados por esta necesidad.

Pero necesitar demasiado a la gente puede causar problemas. Otras personas se convierten en la clave de nuestra felicidad. Creo que gran parte del estar centrado en los demás, con nuestra vida en órbita alrededor de otras personas, va de la mano de la codependencia y emana de nuestra inseguridad emocional. Creo que, en gran medida, la búsqueda incesante de aprobación en la que nos embarcamos proviene también de la inseguridad. La magia está en los demás, no en nosotros, creemos. El sentirse bien está en ellos, no en nosotros. Menos cosas buenas encontremos en nosotros mismos, y más las buscamos en los demás. Ellos lo tienen todo; nosotros no tenemos nada. Nuestra existencia no es importante. Hemos sido abandonados y relegados tan a menudo que también nosotros nos abandonamos.

Necesitar tanto a la gente, y sin embargo creer que no somos dignos de ser amados y que la gente nunca estará allí cuando la necesitemos, puede volverse una creencia profundamente imbuida. A veces pensamos que la gente no está ahí para ayudarnos, cuando en realidad lo está. Nuestra necesidad puede bloquear nuestra visión, impidiéndonos ver el amor que está ahí esperándonos.

En ocasiones, ningún ser humano puede estar ahí para ayudarnos en la forma en que lo requerimos, que nos absorba, que nos cuide y que nos haga sentimos bien, completos y seguros.

Muchos de nosotros esperamos y necesitamos tanto de la gente que nos conformamos con muy poco.

Podemos volvernos dependientes de personas con problemas, de alcohólicos y otras personas con problemas.

Podemos volvernos dependientes de personas que no precisamente nos gustan ni amamos., A veces, necesitamos tanto de la gente que nos conformamos casi con quien sea. Podemos necesitar a gente que no satisface nuestras necesidades. Una vez más, podemos encontramos en situaciones en las cuales necesitamos que alguien esté ahí para apoyamos, pero que la persona que hemos elegido no puede o no podrá hacerlo.

Es posible incluso llegar a convencernos a nosotros mismos de que no podemos vivir sin alguien y que nos marchitaremos y moriremos si esa persona no está en nuestra vida. Si esa persona es un alcohólico o tiene serios problemas, podremos tolerar el abuso y la enfermedad para mantenerla dentro de nuestra. vida, a fin de proteger nuestra fuente de seguridad emocional.

Nuestra necesidad se hace tan grande que nos conformamos con demasiado poco. Nuestras expectativas caen por debajo de lo normal, por debajo de lo que deberíamos esperar de nuestras relaciones. Luego, nos quedamos atrapados, varados.

"...Y ya no es Camelot. Ya no es ni siquiera de persona a persona", escribió Janet Geringer Woititz en un artículo del libro Co-dependency, An Emerging Issue.

"La distorsión es bizarra. Me quedaré con él porque.. .no me pega. Me quedaré con ella porque no me es infiel. Me quedaré a su lado porque no ha perdido su empleo'." Imaginen lo que es ganar puntos por conductas que los mortales ordinarios tenemos como algo que se da por hecho. Aunque lo peor sea verdad. Aunque él sí te pegue. Aunque ella te sea infiel. Aunque él deje de trabajar. Aun con todo eso, dirás entonces “¡Pero yo lo(a) amo!" Cuando a eso yo pregunto: "Dime, ¿qué lo(a) hace tan adorable?", no hay respuesta. La contestación no llega, pero el poder de estar emocionalmente varado es mayor que el poder de la razón.
1 Janet Geringer Watitz, "Co-Dependency: The Insidious Invader of Intimacy", en Co-Dependency an Emerging Issue p. 56.
No estoy sugiriendo que todas nuestras relaciones íntimas se basen en inseguridades y dependencia.

Ciertamente el poder del amor se sobrepone al sentido común, y quizás así es y debiera ser algunas veces.

Desde luego, si amamos a una persona alcohólica y nos queremos quedar con él o con ella, debemos seguir amándola. Pero la fuerza que carga la inseguridad emocional también puede volverse mucho mayor que el poder de la razón o del amor. No estar centrados en nosotros mismos y no sentirnos emocionalmente seguros puede atraparnos.3 Podemos llegar a tener miedo de terminar relaciones que son mortíferas y destructivas. Podemos llegar a permitir que la gente nos lastime y abuse de nosotros, y eso jamás está dentro de lo que nos conviene.
3 Rubín p, 196.
La gente que se siente atrapada busca escapar. Los codependientes que se sienten varados en una relación pueden empezar a planear un escape. Algunas veces nuestra ruta de escape es positiva, saludable. Podemos comenzar a dar pasos para volvemos no-dependientes, emocional y económicamente. "No-dependencia" es un término que Penelope Rusianoff utiliza en su libro para describir ese equilibrio deseable, por medio del cual reconocemos y satisfacemos la necesidad sana y natural que tenemos de la gente y del amor, sin que dependamos de manera envolvente y dañina de tal necesidad.

Podemos regresar a la escuela, conseguir un empleo, o fijamos otras metas que nos den libertad y por lo general fijamos esas metas cuando estamos suficientemente hartos de estar atrapados. Algunos codependientes, sin embargo, planean escapes destructivos.

Podemos tratar de escapar de nuestra prisión mediante el alcohol o las drogas. Podemos volvernos fanáticos

del trabajo. Podemos buscar un escape volviéndonos emocionalmente dependientes de otra persona que es como la persona de la que intentamos escapar, otro alcohólico, por ejemplo. Muchos codependientes comienzan a contemplar la vía del suicidio. Para algunos terminar con su vida parece ser la única salida de esta situación terriblemente dolorosa.

La dependencia emocional y el sentirse atrapado también pueden provocar problemas en relaciones que podrían salvarse. Si estamos en una relación todavía buena, podemos ser demasiado inseguros para desapegamos y empezar a cuidar de nosotros mismos. Podemos extinguirnos y asfixiar o alejar a la otra persona.

Esa necesidad extrema se vuelve obvia para los demás. Se puede sentir, percibir.

En última instancia, la dependencia excesiva de otra persona puede matar el amor. Las relaciones que se basan en la inseguridad emocional y en una necesidad en vez de sustentarse en el amor, pueden volverse autodestructivas. No funcionan. Una necesidad demasiado grande aleja a la gente y extingue el amor. Asusta a la gente y hace que se vaya. Atrae a la gente equivocada y no satisface nuestras verdaderas necesidades.

Nuestras necesidades reales se hacen cada vez mayores, al igual que nuestra desesperación. Fijamos nuestra vida en torno de esta persona, tratando de proteger así nuestra fuente de seguridad y de felicidad. Abdicamos a vivir nuestra propia vida al hacer esto. Y sentimos ira contra esa persona. Somos controlados por ella. Dependemos de esa persona. Finalmente nos enojamos y nos resentimos con la persona de quien dependemos y quien nos controla, porque le hemos dado nuestro poder personal y nuestros derechos 4


4 Colette Dowling, El Complejo de Cenicienta
Sentirnos desesperados o dependientes puede exponernos también a otros riesgos. Si dejamos que la parte desesperada de nosotros tome decisiones, sin advertirlo, podemos caer en situaciones que nos expongan a enfermedades sexualmente adquiridas, tales como el herpes o el SIDA. No es seguro estar tan necesitado de relaciones íntimas.

En ocasiones podemos hacernos trampa para disfrazar nuestra dependencia. Algunas de estas trampas, de acuerdo con CoIette Dowling, sobrevaloran a alguien ("Él es un genio, por eso me quedo con él."), lo hacen ser menos de lo que es ("Los hombres son como niños, no pueden cuidar de sí mismos."), y -la trampa favorita de los codependientes- los convierte en cuidadores.

Dowling demostró estas características en El complejo de Cenicienta, donde citó el caso de Madeleine, una mujer que se estaba desembarazando de una relación destructiva con Manny, su esposo, quien era alcohólico.

Esa es la última trampa de la personalidad dependiente: creer que tú tienes la responsabilidad de "cuidar" al otro. Madeleine siempre se había sentido más responsable de la supervivencia de Manny que de la suya.

Mientras estuviera centrada en Manny -en su pasividad, en su indecisión, en sus problemas con el alcohol- ella destinaba toda su energía en inventar soluciones para él, o para "ellos", y nunca tenía que mirar dentro de sí.

Por eso, a Madelaine le había llevado veintidós años darse cuenta del hecho de que, si las cosas continuaban como siempre habían sido, ella al final se quedaría corta. Se quedaría sin haber vivido nunca su propia vida.

Desde que tenía dieciocho años hasta los cuarenta, edad en la cual se supone que la gente debe cosechar, madurar y experimentar con el mundo, Madelaine Boroff había perdido el tiempo, autoconvenciéndose de que la vida no era lo que es, que su esposo recogería sus pertenencias dentro de poco, y que un día ella podría saltar libre para vivir su propia vida interna pacífica y creativamente.

Durante veintidós años no había sido capaz de enfrentarse con lo que podía haber significado encarar abiertamente la mentira, y así, sin pretender hacer daño alguno, pero demasiado asustada para vivir auténticamente, le volvió la espalda a la verdad.

Podrá parecer dramática en los detalles superficiales, pero en su dinámica fundamental la historia de Madelaine no es tan poco común. La vocación de sobrellevarlo todo ella demuestra, la aparente incapacidad para desapegarse, o para pensar siquiera en desapegarse de una relación totalmente agotadora para ella, son signos de desamparo e invalidez característico de mujeres que son psicológicamente dependientes. #


# Ibid 53
¿Por qué nos hacemos esto? ¿Por qué nos sentimos tan inseguros vulnerables que no podemos seguir con la tarea de vivir nuestra vida? ¿Por qué, habiendo demostrado nuestra fortaleza y capacidad por la sencilla razón de soportar y sobrevivir como lo hemos hecho no podemos creer en nosotros mismos? ¿Por qué, si somos expertos en cuidar de todo el mundo, dudamos de nuestra capacidad para cuidar de nosotros mismos? ¿Qué nos pasa?

Muchos de nosotros aprendimos estas cosas porque, en nuestra niñez, alguien muy importante para nosotros fue incapaz de darnos el amor, la aprobación y la seguridad emocional que necesitábamos. De modo que hemos ido por la vida de la mejor manera posible, buscando vaga o desesperadamente algo que nunca tuvimos.

Algunos de nosotros todavía nos golpeamos la cabeza contra el cemento, tratando de obtener este amor de las personas que, al igual que mamá o papá, son incapaces de darnos lo que necesitamos. El ciclo se repite una y otra vez hasta que lo interrumpimos y lo detenemos. Se le llama asunto inconcluso.

Quizá se nos haya enseñado a no confiar en nosotros mismos. Esto sucede cuando tenemos un sentimiento y se nos dice que es malo o inadecuado. O citando confrontamos una mentira o una incoherencia y se nos acusa de estar locos. Perdemos la fe en esa parte profunda e importante de nosotros que experimenta sentimientos inapropiados, .detecta la verdad y tiene confianza en su capacidad para manejar las situaciones de la vida. Muy pronto, podemos empezar a creer lo que nos han dicho acerca de nosotros mismos: que no servimos, que estamos locos, que no se puede confiar en nosotros. Vemos a la gente a nuestro alrededor -personas a veces enfermas, con problemas, fuera de control- y pensamos, "ellos están bien. Deben estarlo. Me lo dijeron. De modo que debo ser yo. Debe haber algo fundamental que está mal en mí". Nos abandonamos y perdemos la fe en nuestra capacidad para cuidarnos.

A algunas mujeres se les enseñó a ser dependientes. Aprendieron a centrar su vida en otras personas y a que las cuidaran. Incluso después del movimiento de liberación femenina, muchas mujeres, en lo profundo de su ser, tienen miedo de estar solas. 6 Muchas personas, no sólo mujeres, tienen miedo de estar solas y cuidar de sí mismas. Forma parte de ser humano.
6 Ibid
Algunos de nosotros podemos incluso haber encontrado en una relación adulta con nuestra seguridad emocional intacta, sólo para descubrir que estábamos frente a un alcohólico. Nada destruirá la seguridad emocional más rápido que amar a una persona alcohólica o con algún otro trastorno compulsivo. Estas enfermedades nos obligan a centrar en ellos nuestra vida.

Reinan la confusión, el caos y la desesperación. Hasta el sano empieza a dudar de sí mismo, después de vivir con un alcohólico. Las necesidades nunca se satisfacen. el amor desaparece. Las necesidades se hacen mayores, al igual que las dudas sobre uno mismo. El alcoholismo crea personas emocionalmente inseguras.

El alcoholismo nos convierte en víctimas -a los bebedores y a los no bebedores por igual- dudamos de nuestra capacidad para cuidar de nosotros mismos.

Si estamos convencidos, por la razón que sea, de nuestra incapacidad para cuidamos, tengo buenas noticias. El propósito de este libro es estimular a que empecemos a cuidar de nosotros mismos, que digamos que podemos cuidar de nosotros mismos No estamos desamparados. Ser nosotros mismos y ser responsables de nosotros mismos no tiene que ser tan doloroso y terrible. Podemos manejar las cosas, cualesquiera sean las que la vida nos traiga.. No tenemos que ser tan dependientes de la gente que nos rodea. A diferencia de los gemelos siameses, podemos vivir sin algún ser humano en particular Como lo dijo una mujer: "Durante años me pasé diciéndome que no podía vivir sin un hombre en particular. Estaba mal. He tenido cuatro esposos. Todos han muerto y yo sigo viva aún". Saber que podemos vivir sin alguien no significa que tengamos que vivir sin esa persona, pero nos puede liberar el amar y el vivir de maneras que sí funcionan.

Ahora, permítanme darles lo que llamaré "el resto" de las noticias: no existe un modo mágico, fácil y repentino de volverse no dependiente.

La seguridad emocional y nuestro nivel actual de inseguridad son factores importantes que debemos tener presentes al tomar nuestras decisiones. A veces nos volvemos económica y emocionalmente dependientes de una persona, y entonces nos enfrentamos a dos verdaderas preocupaciones -dos preocupaciones que pueden o no tener conexión entre si-.7 Ninguno de estos factores se debe tomar a la ligera; cada uno de ellos demanda nuestra consideración. Mis palabras o nuestras esperanzas no disminuirán la realidad de estos hechos.

Si somos dependientes económica o emocionalmente, ese es un hecho, y los hechos deben aceptarse y tomarse en cuenta. Pero creo que podemos luchar por volvernos menos dependientes. y sé que podemos volvernos no-dependientes si queremos.

He aquí algunas ideas que pueden ayudar


1. Terminar con los asuntos de nuestra niñez de la mejor manera que podamos. Apenarnos profundamente por ellos. Verlos luego en perspectiva. Averiguar cómo los acontecimientos de nuestra niñez afectan lo que estamos haciendo ahora.
Una clienta que ha tenido relaciones amorosas con dos alcohólicos me contó la siguiente historia. Su padre abandonó el hogar cuando ella tenía cinco años. Durante eso cinco años había permanecido borracho la mayor parte del tiempo. Aunque vivían en la misma ciudad, rara vez vio a su padre después de su partida. Él la visitó unas cuantas veces después de divorciarse de su madre, pero no había ningún fondo en la relación.
7 Russianof, Why I Think I’m Nothing
Al ir creciendo, llamaba a su padre de vez en cuando para contarle acerca de sucesos importantes en su vida: su graduación de preparatoria, su matrimonio, el nacimiento de su primer hijo, su divorcio, su segundo matrimonio, su segundo embarazo. Cada vez que lo llamaba, su padre le hablaba durante cinco minutos, le decía que alguna vez la vería, y luego colgaba.

Ella decía que no se sentía particularmente herida o enojada; esperaba esa reacción de parte de él. Nunca había estado a su lado Cuando ella lo había necesitado. No participaba en la relación.

De él no salía nada, incluso nada de amor. Pero era un hecho de la vida, y no la inquietaba en particular. Ella verdaderamente llegó a pensar que se había resignado a ello y que manejaba el alcoholismo de su padre. Esta. relación prosiguió así durante años. Las relaciones de ella con alcohólicos también prosiguieron durante años.

Cuando se encontraba en medio de su divorcio más reciente, una noche sonó el teléfono. Era su padre. Era la primera vez que la llamaba. El corazón casi se le salía dcl pecho, según me relataría más tarde. Su padre le preguntó cómo se encontraban ella y la familia -pregunta que él generalmente evitaba-.

Justo mientras ella pensaba si le podría contar acerca de su divorcio (algo que quería hacer; siempre había querido llorar y que su padre la consolara), él empezó a lamentarse de que lo habían encerrado en un pabellón psiquiátrico, que no tenía derechos, que no era justo, y que ¿no podría ella hacer algo para ayudarlo? Ella cortó rápidamente la conversación, colgó el teléfono, se sentó en el suelo y comenzó a chillar.

Recuerdo haber estado sentada en el suelo gritando: “Tú nunca has estado a mi lado cuando yo te necesité. Nunca, y ahora te necesito. Me permití necesitarte sólo una vez, y no estuviste allí para ayudarme. En vez de ello, tú querías que yo te cuidara a ti”.

Cuando dejé de llorar, me sentí extrañamente en paz", dijo. "Creo que era la primera vez que me permitía experimentar una profunda pena o enojarme con mi padre. En las semanas siguientes empecé a entender, a comprender realmente. Desde luego, él nunca había estado para ayudarme. Era un alcohólico. Nunca había estado para ayudar a nadie, incluyéndolo a él mismo. También me di cuenta de que, debajo de mi sofisticada apariencia, me sentía no amada. En algún lugar, oculta en mi interior, había mantenido la fantasía de que tenía un padre amoroso que estaba apartado de mí –y que me rechazaba- porque yo no era suficientemente buena. Yo estaba mal. Ahora sabía la verdad. No era yo la que era poco digna de ser amada. No era yo la que estaba hecha una miseria, aunque sé que tengo problemas. Era él.

"Algo me sucedió después de eso", dijo.

"Ya no necesito que un alcohólico me ame. La verdad me ha liberado."

No sugiero que todos los problemas de esta mujer se hayan solucionado cuando terminó de experimentar su pena o cuando tuvo un momento de lúcida conciencia. Puede ser que necesite experimentar su pena más tiempo aún; y todavía tiene que vérselas con sus características codependientes. Pero creo que lo que sucedió la ayudó.
2. Consiente y protege a esa criatura asustada, vulnerable y necesitada que hay en nuestro interior. Ese niño interno puede no llegar a desaparecer nunca del todo, no importa cuán autosuficiente nos volvamos. El estrés puede hacer que el niño grite. Sin motivo alguno, el niño puede aflorar y demandar atención cuando menos lo esperamos.

Tuve un sueño al respecto, que puede ilustrar este punto. En mi sueño, a una niña de unos nueve años se la había dejado sola, abandonada por su madre durante varios días. Sin que nadie la cuidara, la chica correteaba por el vecindario ya entrada la noche. No provocaba ningún problema serio. Parecía estar buscando algo, tratando de llenar sus horas vacías. La niña no quería estar sola cuando oscureciera. La soledad era demasiado terrible. Cuando por fin regresó la madre, los vecinos se le acercaron y se quejaron de que su hija hubiera andado por todas partes sin que nadie la cuidara.

La madre se enojó y empezó a gritarle a la niña por su mala conducta.

“Te dije que te quedaras en casa mientras me iba. Te dije que no causaras problemas, no es así?", gritaba la madre. La chica no respondió nada, ni siquiera lloró. Tan sólo se quedó parada con los ojos mirando hacia abajo y dijo casi en silencio: “Creo que me duele el estómago".

No le pegues a esa vulnerable criatura cuando no quiere estar sola a oscuras, cuando se asusta. No debemos dejar que este niño interior tome las decisiones, pero tampoco debemos ignorarlo. Escucha al niño. Déjalo llorar si lo necesita. Consuélalo. Averigua qué es lo que necesita.
3. Deja de buscar la felicidad en los demás. Nuestra fuente de felicidad y bienestar no está dentro de los demás, está dentro de nosotros mismos. Aprendamos en nosotros mismos.

Deja de centrarte y de poner tu atención en otras personas. Confórmate contigo mismo.

Deja de buscar tanta aprobación y validación por parte de los demás. No necesitamos aprobación de todos ni de nadie. Sólo necesitamos aprobarnos nosotros. Tenemos las mismas fuentes de felicidad y de elección en nuestro interior que los demás. Encuentra y desarrolla tu propio suministro interno de paz, de bienestar y de autoestima. Las relaciones ayudan, pero no pueden ser nuestra fuente. Desarrolla núcleos personales de seguridad emocional dentro de ti mismo.
4. Podemos aprender a depender de nosotros mismas. Tal vez otras personas hayan estado allí cuando las hemos necesitado, pero nosotros podemos estar allí cuando nos necesitamos a nosotros mismos.

Dejemos de abandonamos a nosotros mismos, a nuestras necesidades, nuestros deseos, nuestros sentimientos, nuestras vidas, y todo lo que nos conforma. Haz el compromiso de estar siempre allí cuando te necesitas tú mismo. Podemos confiar en nosotros mismos. Podemos manejar y contener con los sucesos, los problemas y los sentimientos que la vida nos depara. Podemos confiar en nuestros sentimientos y en nuestros juicios. Podemos resolver nuestros problemas. Podemos, también, aprender a vivir con nuestros problemas no resueltos. Debemos confiar en la persona de la que estamos empezando a depender: Uno mismo.


5. También podemos depender de Dios. El está en nosotros y a él le importamos. Nuestras creencias espirituales nos pueden dar una fuerte sensación de seguridad emocional.
Permítanme ilustrar esta idea. Una noche, cuando vivía en un vecindario violento, tuve que caminar por el callejón de atrás de mi casa para subirme a mi coche. Le pedí a mi esposo que me mirara desde una ventana del segundo piso para asegurarse de que nada me pasara. Estuvo de acuerdo. Mientras caminaba por el patio posterior, lejos de la seguridad de mi hogar y en lo negro de la. noche, empecé a sentir miedo. Me di vuelta y vi a mi esposo en la ventana. Me estaba cuidando. Estaba ahí. Inmediatamente me abandonó el miedo, y me sentí consolada y a salvo. Sucede que creo en Dios, y que encuentro el mismo sentimiento de consuelo y de seguridad al saber que Él siempre cuida de mi vida. Me empeño en buscar esta seguridad.

Algunos codependientes empiezan a creer que Dios nos ha abandonado. Hemos sufrido tanto. Tenemos tantas necesidades insatisfechas, a veces por tanto tiempo que nos lamentamos: ¿A dónde se ha ido Dios? ¿Por qué se ha ido? ¿Por qué ÉL ha permitido que esto suceda? ¿Porqué no quiere ayudar? ¿Por qué me ha abandonado?" Dios no nos ha abandonado. Nosotros nos hemos abandonado a nosotros mismos Él está ahí y a Él le importamos.

Pero, Él espera que nosotros cooperemos cuidando de nosotros mismos.
6. Esfuércense por la no-dependencia. Comiencen a examinar las maneras en las que los somos dependientes, emocional y económicamente, de la gente que nos rodea.

Empecemos a cuidar de nosotros mismos, tanto si estamos en una relación que pretendemos continuar, como en una relación que estemos tratando de terminar. En el complejo de Cenicienta, Colette Dowling sugiere hacer esto con una actitud de "valiente vulnerabilidad" 8 Eso significa: Tienes miedo, pero de todas maneras lo haces.

Podemos experimentar nuestros sentimientos, hablar de nuestros miedos, aceptarnos a nosotros mismos y nuestras condiciones actuales, y luego empezar el camino hacia la no-dependencia. Podemos hacerlo. No necesitamos sentirnos fuertes todo el tiempo para no ser no-dependientes y para cuidar de nosotros mismos. Podemos tener y probablemente tengamos sentimientos de miedo, de debilidad y quizá hasta de desesperanza. Esto es normal e incluso saludable. El poder verdadero Viene de asumir nuestros sentimientos, no de ignorarlos. La verdadera fuerza, no de aparentar fortaleza todo el tiempo, sino de reconocer nuestras debilidades y vulnerabilidades cuando así las sintamos.

Muchos de nosotros tenemos noches oscuras. Muchos tenemos incertidumbre, soledad y el aguijón de necesidades y deseos que suplican ser satisfechos, y que sin embargo aparentemente pasan desapercibidos. A veces el camino está brumoso y resbaladizo y no tenemos esperanza.


8 Dowling. El Complejo de Cenicienta
Lo único que podemos ver es la oscuridad. Una noche yo iba manejando con este tipo de clima. No me gusta manejar, y particularmente no me gusta manejar cuando hay mal tiempo. Estaba tiesa y asustada hasta el tuétano. Apenas podía ver, los focos tan sólo iluminaban unos cuantos metros de la carretera. Estaba casi ciega. Empecé a sentir pánico. Podía suceder cualquier cosa!

Luego, un pensamiento tranquilizante entró en mi mente. El camino sólo estaba iluminado unos cuantos metros, pero cada vez que pasaba esos cuantos metros, se iluminaba un pedazo nuevo. No importaba que yo pudiera ver muy a lo lejos. Si me relajaba, podía ver tan lejos como era necesario por el momento. La situación no era ideal, pero podría sobrellevarla si mantenía la calma y trabajaba con lo que disponía.

Tú también puedes atravesar situaciones oscuras.

Puedes cuidar de ti mismo y confiar en ti mismo. Confía en Dios. Ve tan lejos como puedas ver, y cuando llegues tú serás capaz de ver más lejos.



Se llama Día por día.

Actividad

Examina las siguientes características, y decide si estás en una relación sana (de amor) o dependiente (de adicto).


Características

Amor (Sistema abierto)

Adicción (Sistema cerrado)

Espacio para crecer, expandirse

Dependiente, basado en la seguridad de que el otro crezca y la comodidad; usa intensamente la necesidad y el enamoramiento como prueba de amor (que en realidad puede ser miedo, inseguridad, soledad).

Intereses separados; amistades diferentes; mantienen otras relaciones significativas

Involucramiento total; vida social limitada;

descuido de los viejos amigos e intereses.



Se favorece la expansión del otro.

Preocupación por la conducta del otro;

seguridad en la propia valía dependiente de la aprobación del otro para determinar la propia identidad y la autoestima.



Confianza; actitud abierta.

Celos, aprensión en las relaciones, miedo a la competencia, "suministro de protección".

Se preserva la integridad mutua.

Un miembro de la pareja deja sus necesidades en suspenso a causa del otro; autoprivación.

Disposición para arriesgarse y para ser auténtico.

Búsqueda de la perfecta invulnerabilidad.

Elimina posibles riesgos.



Se da espacio para explorar sentimientos de y en relación.

Se reafirma al otro por medio de actividad repetitiva, ritualizada.

Capacidad de disfrutar estar a solas.

Intolerancia; incapacidad para soportar las separaciones (aunque haya conflicto) y apegarse aún más estrechamente, síntomas de privación, pérdida de apetito, agitación, letargo, sensación de agonía, desorientación.





Compartir con tus amigos:
1   ...   38   39   40   41   42   43   44   45   ...   50


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal