Manual de lectura del trabajo integrador para promover



Descargar 2.65 Mb.
Página40/50
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño2.65 Mb.
1   ...   36   37   38   39   40   41   42   43   ...   50

Actividad





  1. Lee la lista de cada subgrupo de este capítulo. Marca cada característica con un “0”, si no te identificas con ella. Marca la característica con un “1”, si en cierta manera te identificas con ella. Y márcala con un “2”, si te identificas mucho con ella. Luego, suma las calificaciones de cada subgrupo y divide ese resultado por el número de características de ese subgrupo –que aparece entre paréntesis, al lado de cada título-, para así obtener el promedio. Por ejemplo, si en “solicitud” obtuviste un total de 16 puntos, debes dividir esos 16 por 25, que es el total de características de ese subgrupo, lo que te daría un promedio de .64. En total, tendrás 14 promedios, ya que hay 14 subrgupos, los que al ordenarlos de mayor a menor –haciendo un ranking-, sabrás en cuales temas necesitas poner mayor atención. Mientras mayor es el promedio del subgrupo, más atención necesitas poner en ese tema. Después, en otro capítulo, usarás esto para establecer tus metas. Podrás usarlas como guía para los capítulos que desees leer.




  1. ¿Qué tal te sientes para el cambio? ¿Qué crees que sucedería si empezaras a cambiar? ¿Crees que puedes cambiar? ¿Por qué sí, o por qué no?




  1. Escribe varios párrafos contestando estas preguntas.



Capítulo 7




Libérate

Suéltate y deja actuar a Dios

Máxima del Programa de Doce Pasos
La gente dice que los codependientes son controladores.

Molestamos; damos sermones; gritamos; damos alaridos; lloramos; suplicamos; sobornamos; ejercemos coerción; protegemos; acusamos perseguimos; nos escapamos; forzamos una conversación; nos evadimos de una conversación; intentamos imbuir sentimientos de culpa; seducimos; atacamos; verificamos; demostramos cuánto nos han herido; a nuestra vez herimos a la gente para que vean lo que se siente; amenazamos con hacernos daño a nosotros mismos desplegamos juegos de poder; ponemos ultimátum; hacemos cosas por los demás; nos rehusamos a hacer cosas por los demás nos vengamos; hacemos berrinches; ventilamos nuestra furia; actuamos como desamparados; sufrimos en silencio a viva voz; tratamos de complacer; hacemos pequeñas bajezas; hacemos grandes bajezas; nos estrujamos el corazón y amenazamos con morirnos; nos tomamos la cabeza y amenazamos con volvernos locos, nos golpeamos en el pecho y amenazamos con matar; hacemos una lista de quienes nos apoyan; medimos cuidadosamente nuestras palabras; nos acostamos con; nos negamos a acostarnos con; tenemos hijos con; regateamos; corremos a la terapia; nos salimos corriendo de la terapia; hablamos perversamente acerca de algo; hablamos perversamente acerca de alguien, insultamos; condenamos; rezamos pidiendo milagros; pagamos porque ocurran milagros; acudimos a lugares a los cuales no queremos ir; nos quedamos cerca; supervisamos, dictamos; mandamos; nos quejamos; escribimos cartas acerca de algo; le escribimos cartas a alguien; nos quedamos en casa esperando; salimos y buscamos a; llamamos a todas partes buscando a; manejamos en la noche por callejuelas oscuras esperando ver a; caminamos en la noche por callejuelas oscuras con la esperanza de pescar a; Corremos en la noche por callejuelas oscuras huyendo de; traemos a casa a; guardamos en casa a; encerramos; nos retiramos; regañamos; tratamos de impresionar; aconsejamos; damos lecciones a; aclaramos; insistimos; cedemos; aplacamos; provocamos; tratamos de instigar celos; tratamos de instigar miedo; recordamos; inquirimos; seguimos pistas;, revisamos bolsillos; espiamos carteras; buscamos en los cajones; escarbamos las guanteras; miramos dentro del depósito del baño; tratamos de ver el futuro; hurgamos en el pasado; llamamos a nuestros familiares; razonamos con ellos; dejamos las cosas en claro, de una vez por todas; las aclaramos de nuevo; castigamos; premiamos; casi nos damos por vencidos; luego tratamos con más ahínco aún y tenemos toda una lista de otras mañosas maniobras que se me han olvidado o que no he probado todavía.

No somos de las personas que "hacemos que sucedan las cosas". Los codependientes son aquellas personas que con gran cantidad de esfuerzo y energía, tratan de forzar que sucedan las cosas.

Controlamos en nombre del amor.

Lo hacemos porque "sólo estamos tratando de ayudar".

Lo hacemos porque nosotros sí sabemos cómo deben hacerse las cosas y cómo deben comportarse las personas.

Lo hacemos porque nosotros estamos bien: y ellos están mal.

Controlamos porque nos da miedo no hacerlo.

Lo hacemos porque no sabemos qué otra cosa hacer.

Lo hacemos para dejar de sufrir.

Controlamos porque pensamos que tenemos que hacerla.

Controlamos porque no pensamos.

Controlamos porque solamente podemos pensar en controlar.

En última instancia quizá controlemos porque esa es la manera en que siempre hemos hecho las cosas.

Tiránicos y dominantes, algunos gobiernan con mano de hierro desde un trono que ellos mismos se han atribuido. Son todopoderosos. Ellos siempre saben más. Y, por Dios, que las cosas se harán a su modo. Ellos se encargarán de que así sean.

Otros hacen su sucio trabajo en forma encubierta.

Se ocultan tras un disfraz de dulzura y amabilidad, y secretamente se dedican a lo suyo: a meterse en los asuntos de los demás.

Otros, llorando y suspirando, claman incapacidad, proclaman su dependencia, anuncian su total victimación, y exitosamente controlan por medio de su debilidad. ¡Son tan inútiles! Necesitan tanto de tu cooperación! No pueden vivir sin ella: A veces los débiles son los más poderosos manipuladores y controladores1.


1 Eda Leshan, “Beware of the helpless”, Woman’s Day 26 de abril de 1983
Han aprendido a. asirse a las cuerdas de la culpa y de la lástima.

Muchos codependientes combinan sus tácticas, empleando una variedad de métodos. ¡Cualquier cosa que funcione: (O, para ser más exactos, esperando resultados de cualquier cosa que no funcione).

No importa cuáles sean las tácticas, las metas siguen siendo las mismas. Conducen a otras personas a hacer lo que tú quieres que hagan. Las llevan a comportarse como tú piensas que deben hacerlo. No las dejan actuar de modos que tú consideras incorrectos para ellos, pero que quizás intentarían, si no fuera por tu "ayuda”. Fuerzan los hechos de la vida para que se desarrollen y se desenreden de la manera y a la hora que tú has designado. No dejan que ocurra lo que ocurre, o lo que podría suceder. Nosotros hemos escrito la obra, y nos encargaremos de que los actores se comporten y de que las escenas se desarrollen exactamente como nosotros hemos decidido que debe ser. No importa que sigamos colándonos de la realidad. Si nos abocamos a la carga con suficiente insistencia, podremos (creemos) detener el flujo de la vida, transformar a la gente y cambiar las cosas a nuestro antojo.

Nos estamos poniendo tontos.

Déjenme contarles de María. Se casó con un hombre que resultó ser alcohólico. Bebía sin parar. No bebía todos los días, todos los fines de semana, ni cada mes. Pero cuando lo hacía, cuidado. Se ponía borracho durante varios días, a veces durante semanas. Bebía desde las ocho de la mañana y bebía hasta quedar inconsciente. Vomitaba por todos lados, devastaba la economía familiar, lo despedían de los empleos, y creaba insoportables caos cada vez que bebía. Entre un episodio y el siguiente la vida tampoco era perfecta. Llenaban el aire con una sensación de tragedia inminente y de sentimientos no resueltos. Otros problemas no resueltos, residuos de la bebida, llenaban sus vidas de confusión. Nunca podían evitar los desastres. Siempre comenzaban con el pizarrón sucio. Así, para María y para sus tres hijos era mejor cuando su esposo no bebía. Había la esperanza, también, de que esta vez seria diferente.

Nunca fue diferente. Durante años, cada vez que María se iba o se alejaba, a su esposo le daba por beber.

Cuando se fue de fin de semana, cuando se iba al hospital a dar a luz a sus hijos, cuando su esposo salía de viaje, o cuando por alguna razón no estaba al alcance de su vista, él bebía.

Cada vez que María regresaba o componía aquello que lo había hecho beber, abruptamente él dejaba la bebida. María decidió que la clave para que su esposo se mantuviera sobrio era que ella estuviera presente.

Podría controlar la manera de beber de su marido (y todo el dolor que causaba) si se quedaba cerca de la casa y montaba guardia sobre su esposo. Porque aprendió este método de control, y porque experimentaba sentimientos de vergüenza, de desconcierto y de ansiedad cada vez más fuertes, y por el trauma que acompaña a la codependencia, María se convirtió en una reclusa. Desaprovechó oportunidades para viajar y se rehusó a asistir a conferencias que le interesaban. Hasta salir de casa por algo más que un viaje al supermercado, empero a amenazar el equilibrio que ella había creado, o que creía haber creado. A pesar de sus decididos y desesperados esfuerzos, su esposo seguía encontrando oportunidades para beber. Encontró la manera de beber en casa sin que ella se diera cuenta, y bebía cuando a ella no le quedaba otra alternativa que pasar la noche fuera de casa. Luego de un episodio de embriaguez particularmente serio, el esposo de María le informó que la difícil situación económica en que se encontraban era lo que lo había hecho beber. (Olvidó decir que su manera de beber era lo que había provocado la difícil situación económica.). Le dijo que si ella conseguía un empleo y lo ayudaba económicamente, él no se sentiría obligado a beber más. Se le quitaría la presión.

María pensó en su petición y luego accedió de mala ganas. Le daba miedo dejar la casa y le preocupaba conseguir quien cuidara de sus hijos. No se sentía mental ni emocionalmente preparada para trabajar. En forma especial se resentía de tener que tomar un empleo para ganar dinero extra cuando su marido era tan irresponsable con el dinero. Pero valía la pena intentarlo. ¡Cualquier cosa con tal de mantener sobrio a este hombre!

Al poco tiempo, María consiguió un trabajo como secretaria. Se desempeñaba bien, mejor de lo que esperaba. Los codependientes son muy buenos empleados.

No se quejan; hacen más de lo que les toca; hacen cualquier cosa que se les pida; complacen a la gente, y tratan de hacer su trabajo a la perfección, cuando menos por un corto tiempo, hasta que se sienten enojados y resentidos.

María se empezó a sentir mejor consigo misma.

Disfrutaba de! contacto con la gente, algo que le estaba haciendo falta en su vida. Le gustaba ganar su propio dinero (aunque todavía le molestaba que su esposo fuera tan irresponsable con él). Y sus patrones le apreciaban. Le dieron responsabilidades cada vez mayores, y estuvieron a punto de promoverla a un puesto mejor. Pero en eso estaban, cuando María sintió esa vieja y familiar ansiedad que le indicaba que su esposo estaba a punto de beber otra vez.

La sensación se le iba y le venía por días enteros.

Luego, un día, la atacó duramente. Esa ansiedad que le hacía temblar las manos y sentir un nudo en el estómago volvió con plena fuerza. María empezó a llamar a su esposo por teléfono. No se encontraba en el trabajo, como se suponía. Su patrón no sabía dónde estaba. Ella siguió haciendo otras llamadas. Nadie sabía dónde estaba. Se pasó el día mordiéndose las uñas, haciendo frenéticas llamadas telefónicas y esperando que sus compañeros de trabajo no vieran tras su disfraz de "todo está bien, no hay problema". Cuando llegó a casa esa noche descubrió que su esposo no se encontraba en casa y que no había ido a recoger a los niños a la guardería como supuestamente debía hacerlo. Las cosas se habían salido de control otra vez. Estaba bebiendo de nuevo. A la mañana siguiente abandonó su empleo -salió sin dar aviso-. Alrededor de las diez estaba de regreso en casa custodiando a su esposo.

Años más tarde diría: "Sentí que tenía que hacerlo. Tenía que mantener las cosas bajo control: bajo mi control“).

Mi pregunta es: ¿Quién controla a quién?

María aprendió que ella no controlaba en modo alguno a su marido ni tampoco su manera de beber. El y su alcoholismo la estaban controlando a ella.

Este punto se me aclaró aún mis una noche durante una sesión familiar de grupo que tuve en un centro de tratamiento. (Muchos de mis clientes son listos, más listos que yo. He aprendido mucho escuchándolos.) Durante la sesión, la esposa de un alcohólico le habló abiertamente a su marido, un hombre que había pasado muchos años de su matrimonio bebiendo, desempleado y en prisión.

"Me acusas de haber tratado de controlarte, y me doy cuenta que es cierto", dijo. He ido a los bares contigo para que no bebieras tanto. Te he dejado llegar a casa borracho e impertinente para que no bebieras más o te hicieras algún daño. He medido tus tragos. He bebido contigo (y detesta beber). He escondido tus botellas y te he llevado a reuniones de Alcohólicos Anónimos."

"Pero lo cierto es", dijo, que tú me has estado controlando a mí. Todas esas cartas que me enviaste desde prisión diciéndome lo que quería oír. Todas esas promesas, todas esas palabras, y cada vez que estoy lista para dejarte, para irme de una buena vez, dices o haces justamente lo necesario para impedir que me vaya.

Sabes justamente lo que deseo oír, y eso es lo que me dices. Pero nunca cambias. Nunca has tenido la intención de cambiar. Sólo quieres controlarme."

Él sonreía a medias y asentía mientras ella le hablaba. "Sí", respondió, "he estado tratando de controlarte y lo he hecho muy bien.

Cuando intentamos controlar a la gente y a las cosas que no tenemos por qué controlar, somos controlados por ellos. Abdicamos a nuestro poder para pensar, sentir y actuar de acuerdo con lo que más nos conviene. A menudo perdemos el control sobre nosotros mismos Con frecuencia, somos controlados no sólo por la gente, también por enfermedades tales como el alcoholismo, o las tendencias compulsivas en el comer y en los juegos de azar. El alcoholismo y otros trastornos destructivos son fuerzas poderosas. Nunca se debe olvidar que los alcohólicos y otras personas con problemas son expertos controladores. Encontramos la horma de nuestro zapato cuando tratamos de controlarlos a ellos o a su enfermedad. Perdemos la batalla. Perdemos la guerra. Nos perdemos a nosotros mismos, a nuestra vida. Como dice una frase de Al-Anón: Tú no lo provocaste; no lo puedes controlar; y no lo puedes curar. ¡Así que deja de tratar de hacerlo! Nos fuimos al máximo cuando tratarnos de hacer lo imposible, y generalmente impedimos que suceda lo posible.

Creo que asirse fuertemente a una persona o cosa, o forzar mi voluntad sobre cualquier situación elimina la posibilidad de que mi poder superior haga algo constructivo acerca de la situación, la persona o yo. Mi afán de controlar bloquea el poder de Dios. Bloquea la capacidad de otras personas para crecer y madurar. Impide que los sucesos ocurran de una manera natural. Me impide a mí disfrutar de la gente o de los hechos.

El control es una ilusión. No funciona. No podemos controlar el alcoholismo. No podemos controlar las conductas compulsivas de nadie: Comer en exceso, una conducta sexual exagerada, el juego compulsivo, ni ninguna otra de sus conductas. No podemos (y no es asunto nuestro hacerlo) controlar las .emociones, la mente o las elecciones de nadie. No podemos controlar el resultado de los hechos. No podemos controlar a la vida. Algunos de nosotros apenas podemos controlarnos a nosotros mismos.

A fin de cuentas, las personas hacen lo que quieren hacer. Se sienten como se quieren sentir (o como se están sintiendo); piensan lo que quieren pensar; hacen las cosas que creen que necesitan hacer; y cambiarán sólo cuando estén listos para cambiar. No importa si ellos no tienen la razón y nosotros si. No importa que se estén lastimando a sí mismos. No importa que nosotros podríamos ayudarles si tan sólo nos escucharan y cooperaran con nosotros. No importa, no importa, no importa, no importa.

No podemos cambiar a las personas. Cualquier intento de controlarlas es un engaño y una ilusión. Se resistirán a nuestros esfuerzos o redoblarán los suyos para probar que no podemos controlarlas. Podrán adaptarse temporalmente a nuestras demandas, pero cuando nos demos vuelta regresarán a su estado natural. Y aún más, la gente nos castigará por obligarla a hacer algo que no quiere, o a ser como no quiere ser. Ningún control será suficiente para efectuar un cambio permanente o deseable en otra persona. A veces podremos hacer cosas que aumenten la probabilidad de que la gente quiera cambiar, pero ni aun eso podemos garantizar o controlar.

Y ésa es la verdad. Es una desgracia, A veces es difícil de aceptar, especialmente si alguien a quien amas se lastima a sí mismo o a sí misma y a ti. Pero así es. La única persona a la que puedes o podrás hacer cambiar es a ti misma. La única persona que te atañe controlar eres tú misma.

Desapégate. Renegocia. A veces cuando hacemos esto el resultado que habíamos esperado sucede rápida, a veces milagrosamente A veces no sucede. A veces nunca sucede. Pero tú saldrás beneficiado. No tienes que dejar de ocuparte de amar. No tienes que tolerar el abuso. No tienes que abandonar métodos constructivos, como la intervención profesional para solucionar tus problemas. Lo único que tienes que hacer es poner tus manos emocionales, mentales, espirituales y físicas otra vez dentro de tus propios bolsillos y dejar a las cosas y a la gente solas. Déjalas estar. Toma cualquier decisión que necesites tomar para ocuparte de ti mismo, pero no las tomes para controlar a los demás.

¡Empieza a ocuparte de ti mismo!

"Pero esto es tan importante para mí"', protestan muchos. "No me puedo desapegar."

Si es tan importante para ti, yo sugiero que esa es la razón más importante para desapegarte.

Escuché sabias palabras acerca del desapego de boca de niños chiquitos, de los míos. A veces. mi hijo más pequeño, Shane, se queda abrazado a mi fuerte y largamente después de que le hago un mimo. Me tambaleo. Pierdo el equilibrio, y me impaciento con él porque me sigue abrazando. Comienzo a resistirme.

Tal vez lo hace para tenerme cerca más rato. Quizá sea una manera de controlarme. No lo sé. Una noche que hizo esto, mi hija nos miró hasta que ella misma se sintió frustrada e impaciente.

"Shane", le dijo, "hay un tiempo para soltarse."

Para todos nosotros, llega el tiempo de soltarse.

Sabrás cuándo ha llegado ese tiempo. Cuando has hecho todo lo que se puede hacer, es tiempo de desapegarte. Maneja tus sentimientos. Enfréntate a tus miedos acerca de perder el control. Gana control sobre ti mismo y sobre tus responsabilidades. Dales a los demás la libertad para ser lo que son. Al hacerlo, te liberarás.



Compartir con tus amigos:
1   ...   36   37   38   39   40   41   42   43   ...   50


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal