Manual de lectura del trabajo integrador para promover



Descargar 2.65 Mb.
Página39/50
Fecha de conversión27.05.2018
Tamaño2.65 Mb.
1   ...   35   36   37   38   39   40   41   42   ...   50

Límites débiles (7)


Los codependientes a menudo...


  • Dicen que no tolerarán ciertas conductas en los demás.

  • Poco a poco incrementan su tolerancia hasta que pueden tolerar y hacer cosas que habían dicho que nunca harían.

  • Permiten que otros los lastimen.

  • Se preguntan porqué se sienten tan lastimados.

  • Se quejan culpan y tratan de controlar al tiempo que siguen actuando igual.

  • Finalmente se enojan.

  • Se vuelven completamente intolerantes.



Falta de confianza (7)

Los codependientes...





  • No tienen confianza en sí mismos.

  • No confían en sus sentimientos.

  • No confían en sus decisiones.

  • No confían en los demás.

  • Tratan de confiar en gente poco digna de confianza.

  • Piensan que Dios los ha abandonado.

  • Pierden la fe y la confianza en Dios.


Ira (16)

Muchos codependientes...





  • Se sienten muy asustados, heridos y enojados.

  • Viven con gente atemorizada, herida y llena de ira.

  • Tienen miedo de su propia ira.

  • Tienen miedo de la ira de otras personas.

  • Creen que la gente se alejará si la ira entra en escena.

  • Creen que otras o personas los hacen sentirse enojados.

  • Tienen miedo de despertar la ira en los demás.

  • Se sienten controlados por el enojo de otras personas.

  • Reprimen sus sentimientos de enojo.

  • Lloran mucho, se deprimen, comen en exceso, se enferman, hacen cosas malvadas y sucias para vengarse, actúan de manera hostil, o tienen estallidos temperamentales violentos.

  • Castigan a los demás por hacer enojar a los codependientes.

  • Se avergüenzan por haberse sentido enojados.

  • Se sienten avergonzados y culpables por sentir ira.

  • Sienten cantidades crecientes de ira, resentimiento y amargura.

  • Se sienten más seguros con su ira que con sus sentimientos heridos.

  • Se preguntan si alguna vez no se sentirán enojados.



Problemas sexuales (18)

Algunos codependientes...




  • Son niñeras en el dormitorio.

  • Tienen relaciones sexuales sin desearlas.

  • Tienen relaciones sexuales cuando proferirían que los abrazaran, los protegieran y los hicieran sentirse amados.

  • Practican relaciones sexuales cuando están enojados o heridos.

  • Se rehúsan a disfrutar del sexo porque están muy enojados con la pareja.

  • Tienen miedo de perder el control.

  • Les es difícil pedir lo que necesitan en la cama.

  • Se alejan emocionalmente de la pareja.

  • Sienten repugnancia sexual hacia la pareja.

  • No hablan de ello.

  • Reducen el sexo a un acto técnico.

  • Se preguntan por qué no disfrutan de su vida sexual.

  • Pierden interés por el sexo.

  • Inventan razones para abstenerse de él.

  • Desean que su pareja sexual se muriera, se fuera o sintiera los sentimientos del codependiente.

  • Tienen fuertes fantasías sexuales acerca de otras personas.

  • Fantasean con tener una aventura extraconyugal.



Miscelánea (16)


Los codependientes tienden a...


  • Ser extremadamente responsables.

  • Ser extremadamente irresponsables.

  • Volverse mártires, sacrificando su felicidad y la de los demás por causas que no requieren sacrificio.

  • Encuentran difícil sentirse cercanos a la gente.

  • Se les dificulta divertirse y ser espontáneos.

  • Tienen una respuesta completamente pasiva a la codependencia: lloran, se sienten lastimados, se sienten desamparados.

  • Tienen una respuesta completamente agresiva a la codependencia: se muestran violentos, iracundos, son dominantes.

  • Combinan respuestas pasivas y agresivas.

  • Son vacilantes en sus decisiones y emociones.

  • Lloran cuando sienten ganas de llorar.

  • Siguen fieles a sus compulsiones y a la gente, aunque les hiera.

  • Se sienten confundidos por la naturaleza de problema.

  • Encubren, mienten y protegen el problema.

  • No buscan ayuda porque se dicen a sí mismos que el problema no es tan grave, en realidad, o que ellos no son suficientemente importantes. .

  • Se preguntan por qué el problema no se esfuma.



Progresión (12)


En las etapas tardías de la codependencia, los codependientes pueden...


  • Sentirse aletargados.

  • Sentirse deprimidos.

  • Retirarse y aislarse.

  • Experimentar una pérdida total de la rutina diaria y de la estructura.

  • Abusar de sus hijos o ser negligentes hacia ellos y hacia otras responsabilidades.

  • Sentirse desesperanzados.

  • Empezar a planear cómo escapar de una relación que sienten como una trampa para ellos.

  • Pensar en el suicidio.

  • Volverse violentos.

  • Sufrir una enfermedad emocional, mental o física de gravedad.

  • Experimentar trastornos en la alimentación (comer en exceso o demasiado poco).

  • Volverse adictos al alcohol y otras drogas.

La lista precedente es larga, pero no comprende todas las conductas o reacciones. Al igual que el resto de la gente, los codependientes hacen sienten y piensan muchas cosas. No hay un cierto número de rasgos que garanticen si una persona es codependiente o no lo es. Cada persona es diferente; cada cual tiene su manera de hacer las cosas. Tan sólo estoy tratando de dibujar un panorama. La interpretación o la decisión le corresponde a uno mismo. Lo más importante es que usted primero identifique las conductas o las áreas que le provocan problemas, y luego decida qué quiere hacer.

Al final del capítulo 3, le pedí que definieran la codependencia. Como dice Earnie Larsen, si el problema fue definido como "vivir con un alcohólico” podrá decidir si "no vivir con un alcohólico" es la solución al problema. Ésta puede ser parcialmente correcta. Pero nuestro verdadero problema como codependientes son nuestras propias características: nuestras conductas codependientes.

¿Quién es codependiente? Yo lo soy.

Se estima que 80 millones de personas en los Estados Unidos son dependiente.~ químicos o tienen una relación con alguien que lo es 2 Probablemente son codependientes.

Las personas que aman, que se preocupan o que trabajan con personas trastornadas pueden ser codependientes.

Las personas que se preocupan por las personas que tienen trastornos de la alimentación probablemente son codependientes, En su libro La obesidad es un problema familiar, Judi Hollis afirma que una persona con trastornos de la alimentación puede mantener ocupados de quince a veinte codependientes3
2 Dennis Wholey, The Courage to change, p. 207.

3 Judi Hollis. La obesidad es un problema familiar, México, Promen/Hazelden, 1991.
Muchas personas con trastornos dc la alimentación son codependientes también. "En una encuesta informal, descubrí que por lo menos el 40 por ciento de las esposas de los alcohólicos eran obesas", escribió Hollis.4

Quizás estés leyendo este libro para ti mismo puedes ser codependiente. O puedes estar leyéndolo para ayudar a algún otro. Si así es, probablemente eres codependiente. Si la preocupación se ha vuelto obsesión; si la compasión te ha convertido en una niñera; si estás cuidando de otras persona y te estás descuidando a ti mismo, puedes estar metido en problemas de codependencia Cada persona debe decidir por si misma si la codependencia es un problema. Cada persona debe decidir por sí misma lo que necesita cambiar y cuándo deben darse tales cambios.

La codependencia es muchas cosas. Es una dependencia de los demás: de sus estados de ánimo, de su conducta, de su enfermedad o bienestar y de su amor.

Es una dependencia paradójica. 5 Parece que los demás dependen de los codependientes, pero en realidad ellos son los dependientes. Parecen fuertes pero se sienten desamparados. Parecen controladores pero en realidad son controlados ellos mismos, a veces por una enfermedad, tal como el alcoholismo.


5 Ibid, p 53

6 Robert Subby y John Friel, "Co-dependency, a Paradoxical Dependency", en Co-Dependency an emerging Issue p. 32.
Estos son los hechos que dictaminan la recuperación. Solucionar estos problemas hace divertida la recuperación. Muchas recuperaciones de problemas que involucran la mente, las emociones y el espíritu de una persona son largas y engorrosas. No es así en el caso de la codependencia. Exceptuando emociones humanas normales que estaríamos sintiendo de cualquier manera, y de punzadas de incomodidad que tenemos cuando empezamos a comportarnos de manera diferente, la recuperación de la codependencia es emocionante. Es liberadora. Nos permite ser lo que somos. Permite a los demás ser como son. Nos ayuda ejercitar el poder que se nos ha dado para pensar, sentir y actuar. Se siente uno bien. Nos brinda paz. Nos permite amarnos a nosotros mismos y a los demás, nos permite recibir amor, esa maravilla que todos buscamos.

Brinda un ambiente óptimo para que la gente que nos rodea se cure y permanezca sana. Y la recuperación detiene el insoporta':¡le dolor con el que hemos vivido muchos de nosotros.

La recuperación no sólo es divertida, también es sencilla. No siempre es fácil pero es sencilla. Se basa en la premisa que muchos de nosotros hemos olvidado. o que nunca. hemos aprendido: cada persona es responsable de sí misma. Implica aprender una nueva conducta a la que nos dedicaremos: Cuidar de uno mismo. En la segunda mitad de este libro discutiremos ideas específicas para hacerla.



Compartir con tus amigos:
1   ...   35   36   37   38   39   40   41   42   ...   50


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal