Ludwig van Beethoven



Descargar 17.03 Kb.
Fecha de conversión20.02.2018
Tamaño17.03 Kb.


Frederic Chopin

Hijo de Nicolas Chopin (1771-1844) y de Tekla Justina Kryzanowska. Frederic Chopin nacía en Zelazowa (Varsovia, Polonia) el 1 de marzo de 1810 aunque algunos biógrafos dan como fecha más probable el 22 de febrero. Tuvo tres hermanas: una mayor: Ludwika, nacida en 1807, y por lo tanto tres años mayor que Frederic; y dos menores: Isabella y Emilia, 1 y 2 años menor que el compositor.

       Chopin estudia piano con su madre, y posteriormente con Adalbert Zywny aunque su técnica trascendente la adquirió de forma autodidacta. Su debut como pianista se produce el 23 de febrero de 1818 con sólo 8 años de edad. Con todo, continua sus estudios de composición en 1826 con Jozéf Elsner, ingresando poco después en el Conservatorio de Varsovia obteniendo las reglas de la composición de su manual predilecto, el Cours de contrepoint et de la fugue de Luigi Cherubini.

       En 1829 (a los 19 años) obtiene el Premio de Composición de la Escuela de Música de Glowna, iniciando una gira de conciertos por Berlín, Praga, Dresde y Viena. En este mismo año conoce al violinista y compositor Nicolo Paganini (47 años), del que Chopin admirará su virtuosismo y tratará de combinarlo en el piano con el colorido del folklore polaco. En Viena conoce también al célebre pedagogo del piano Carl Czerny (38 años) y también por estas fechas entabla relación con F. Mendelssohn.

       Instalado en París desde 1831 se convierte en una atracción para la vida musical parisina a pesar de que ofreció escasos conciertos. En 1834 visita a los Schumann en Leipzig, regresando poco después a París, donde en 1836 conocía a la famosa escritora George Sand que influirá notablemente sobre la obra del compositor y que se convertirá dos

años después en su amante. En esta época comienzan también los primeros síntomas de la tuberculosis que padeció.

       En 1838 junto a Sand marcha a Mallorca (España) buscando un clima más cálido que mejorara su enfermedad. Tiempo después de regresar a París, en 1836, rompen su relación, deteriorándose la salud de Chopin con gran rapidez desde entonces.

       Chopin abandona París ante las revueltas revolucionarias que asolan el continente marchando a Inglatrerra. Allí, el 16 de noviembre de 1848 en Londres daba su último recital de piano. Poco después caía enfermo , muriendo a las dos de la mañana del 17 de octubre de 1849 en París. Su corazón se encuentra en la Iglesia de Santa Cruz de Varsovia según el deseo testamentario del compositor.

       Si como intérprete casi no tuvo rival al piano, como compositor dedicó a este instrumento la mayoría de sus obras. Pianista técnicamente perfecto, impulsó una nueva técnica que revolucinó la interpretación de la época al combinar las melodías en ambas manos.

       Compositor eminentemente romático, basaba su sistema en la inspiración que le brotaba a través de la improvisación provocando unas melodías expresivas que normalmente llevaba la mano derecha que eran remarcadas por la riqueza rítmica y armónica que escribía para la mano izquierda en la que incluía la armonía modal.

       Y si bien la crítica no ha temblado al critircar su falta de técnica para las formas complejas, de hecho como orquestador dejaba mucho que desear, dedicó su obra al igual que hicieran sus ídolos musicales, Bach y Mozart, al goce del espíritu.

       Su producción puede, por otro lado, agruparse en 3 categorías: a la primera pertenecen sus obras virtuosísticas, como los conciertos para piano, a la segunda las pedagógicas como los estudios, vals y preludios, integrando la tercera la música íntima de sus mazurkas.



Comentarios sobre Chopin

"He aquí un joven que, abandonándose a sus inclinaciones naturales y sin tomar a un modelo, ha encontrado, si no una renovación completa de música del pianoforte, por lo menos una parte de lo que se ha buscado durante mucho tiempo en vano - a saber una abundancia de ideas originales que no serán encontradas en ninguna otra parte. " - Revue Musicale, 3 de marzo de 1832 

"Descúbranse, señores: !Un genio!" - Robert Schumann 

"Era. . . un cuadro inolvidable verle [Chopin] sentado al piano como un clarividente, perdido en sus sueños; ver cómo su visión se comunicaba a través de su ejecución, y cómo, al final de cada pieza, él tenía el hábito triste de pasar un dedo a lo largo del teclado en reposo, como forzándose en arrancarse a sí mismo de su sueño". - Robert Schumann 

"El encanto maravilloso, la poesía y originalidad, la libertad perfecta y lucidez absoluta de la ejecución de Chopin no puede describirse. Es la perfección en cada sentido" - C.E. y M. Halle 

"Cada nota era ejecutada con el grado más exquisito gusto, en el sentido más noble de la palabra. Cuando embellecía - lo que raramente hizo - era un absoluto milagro de refinamiento". - el von de Wilhelm Lenz 

" ...Un pianista encantador que habla un idioma seductor con sus dedos y descubre su alma a través de su ejecución, dejando nada qué desear. Es como si el piano se hubiera transformado de alguna manera convirtiéndose en un instrumento totalmente diferente, mientras respondía al ardiente toque de un genio, volviéndose manso y apasionado". - la Gaceta de et de Revista Musicale, el 27 de feb. de 1842, 

"Chopin ha escrito dos mazurcas maravillosas [Opus 50] que valen más de cuarenta novelas y son más elocuentes que toda la literatura del siglo". - George Sand 

" [El oyente] llorará, mientras cree que él realmente sufre con uno que puede llorar tan bien" - Hippolyte Barbedette 

"Tiene algo fundamentalmente personal, y al mismo tiempo tan gran majestuosa maestría en su ejecución, que se le puede llamar en verdad, un perfecto virtuoso". - Mendelssohn 

"La música era su idioma, la lengua divina a través de la cual él expresó un reino entero de sentimientos que sólo pocos selectos pueden apreciar... La musa de su patria dicta sus canciones, y los lamentos angustiados de Polonia prestan a su arte una poesía misteriosa, indefinible que, para todos aquéllos que lo han experimentado de verdad, no puede compararse a nada más... El piano solo no era suficiente para revelar todo lo que encerraba su ser. En fin, él es un extraordinario individuo a quien debemos nuestro más alto grado de devoción". - Franz Listz 

"Chopin se ha abierto nuevos senderos por sí mismo. Su ejecución y su composición, desde el mismo principio, han ganado tan alto mérito que a los ojos de muchos él se ha convertido en un fenómeno inexplicable... nadie aun ha intentado definir el carácter especial y mérito de sus obras, lo que las distingue de otras, y el por qué ellas ocupan tan alto lugar". - la Revista de La Muciale 

"El uno ha hecho para piano lo que el otro [Schubert] ha hecho para la voz... Chopin es un pianista de convicción. Él compone para él, toca para él ...y todos escuchamos con interés, con deleite, con placer infinito. Escuche cómo él sueña, cómo llora, con qué dulzura, ternura y melancolía él canta, qué perfectamente él expresa los sentimientos más mansos y más altos. Chopin es por excelencia el pianista del sentimiento. Puede decirse que él ha creado una escuela de ejecución y una escuela de composición. Nada iguala la luminosidad y dulzura de su preludio en el piano, nada es comparable a sus trabajos en originalidad, distinción y gracia. Chopin es único como pianista - No se debe y no se puede comparársele con nadie". - La Francia Musicale 

"Ahora, por vez primera, entiendo su música, y también puedo explicarme el gran entusiasmo de las damas. Las modulaciones súbitas que yo no podía agarrar cuando ejecutaba sus obras, no me preocupan ya mas. Su piano es tan etéreo que no es necesario un forte para crear un contraste. Escuchándole, uno se entrega con toda el alma, como un cantante que, olvidándose del acompañamiento, se deja llevar lejos por su emoción. Para abreviar, él es único entre los pianistas". - Moscheles 



"Su música era espontánea, milagrosa. Él la encontró sin buscarla, sin previa intimación. Se manifestaba en su piano de súbito, por completo, sublime, o cantaba en su cabeza durante un paseo, y él se volvía impaciente por escucharla ejecutada en el instrumento. Pero entonces empezó la labor más desesperante de que yo haya sido testigo alguna vez. Era una sucesión de esfuerzos, vacilaciones y momentos de impaciencia por recapturar ciertos detalles del tema que él podí oír. Lo que él había concebido como una pieza, lo analizaba demasiado intentando escribirlo, y la fatiga al enfrentar su incapacidad para redescubrir lo que él pensaba era la pureza original de lo concevido, lo llevó a una especie de desesperación. Él se encerraba con llave en su cuarto durante días enteros, llorando, caminando de un lado a otro, rompiendo sus plumas, mientras repetía o cambiaba un espacio cien veces, escribiéndolo y borrándolo otras tantas veces, y empezando de nuevo el próximo día con una infinita y desesperada perseverancia. A veces pasaba seis semanas trabajando en una sola página, sólo para terminar escribiéndola exactamente como la había esbosado en el primer proyecto". - George Sand.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal