Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página9/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   23

NOTAS AL CAPITULO V
1 Nuevo Estatuto Orgánico de la Universidad de Chile (Santiago: IDU - Informaciones y Documentos Universitarios, Universidad de Chile, 1971), p. 6.

2 “FEUT : trabajos voluntarios 1972”, en Unitécnica, 14 (Santiago: abril de 1972), p. 1.

3 Estas tareas revelaron "un extraordinario despliegue de energía y entusiasmo", como puede leerse en el Boletín del Institut International d’Estudes Sur l’Education (París: febrero de 1972).

4 Edgar Faure et al., Aprender a ser, op. cit., p. 36.

5 La Nación (Santiago: 8 de marzo de 1972).

6 "Escultura al Brigadista Voluntario se erigirá en la Unidad Universitaria", en Unitécnica, 15 (Santiago: mayo de 1972).

7 Una carta en la que informa sobre el desempeño de los alumnos de Ingeniería Civil de la UTE, que realizaron su práctica en el mineral "El Teniente", envió el gerente de administración del personal, Walter Witt, al director de la Escuela de Ingenieros Industriales, Arsenio Fica. En la nota señala que los 29 alumnos completaron sus prácticas curriculares el 15 de enero de 1972. Después de referirse a la "excelente preparación técnica y a la capacidad de asimilación de los estudiantes", termina confiando que esta práctica haya resultado útil, tanto para la universidad como para los alumnos, ya que por nuestra parte esta experiencia nos ha permitido hacer una valiosa preselección de profesionales que se incorporarán a nuestra empresa, y otros que podrán incorporarse en el futuro de acuerdo a nuestras posibilidades" (publicado en Unitécnica, 14 (Santiago: abril de 1972).

8 Román Mayorga Quiroz., La universidad para el cambio social (San Salvador: UCA Editores, 2a. ed., 1977), p. 184.

9 En Unitécnica, 19, (Santiago: mayo de 1971), pp. 3 y 10.


CAPITULO VI
LA EDUCACION UNIVERSITARIA DE

LOS TRABAJADORES: EL

SABER COMO UN DERECHO DE TODOS
“Por especial que pudiese ser en teoría el proyecto de dar educación a las clases trabajadoras y los pobres, sería perjudicial para su moral y para su felicidad. Enseñaría a despreciar su misión en la vida en lugar de hacer de ellos buenos siervos para la agricultura y otros empleos; en lugar de enseñarles subordinación los haría rebeldes y refractarios, como se pone en evidencia en los condados manufactureros; los habilitaría para leer folletos sediciosos, libros perversos y publicaciones contra la cristiandad; los tornaría insolentes para con sus superiores y, en pocos años, se haría necesario a la legislatura dirigir contra ellos el brazo fuerte del poder”.
Mr. Giddy, haciendo objeciones al proyecto de ley que se presentó al Parlamento Británico en 1867 para crear escuelas subvencionadas. 1
Los "grados de Libertad" de la universidad
Siendo la educación una institución creada y mantenida por la sociedad, su función primordial ha sido el dotar de conocimientos y actitudes, junto con el desarrollo de las capacidades, a los individuos que componen esta sociedad. De esta manera los miembros de la comunidad se incorporan a su medio social y cultural y pueden responder a las exigencias económicas, políticas y sociales que ella les demanda. Así, su existencia y su orientación en el mundo están determinadas por la realidad de la sociedad en que se desarrolla, y, naturalmente, los intereses dominantes en esta sociedad marcarán drásticamente la concepción del mundo que se le impone.

La educación chilena, como en la mayoría de los países latinoamericanos, era preponderantemente pública, es decir, financiada por el Estado, del cual debe constituir su “ocupación preferente”. En el caso de las universidades chilenas, sean públicas o privadas, sus presupuestos están financiados, por lo menos, con un aporte del 80 al 90 % de parte del Estado. No obstante, a pesar de esta dependencia económica y política, existen algunos "grados de libertad" y de autonomía que la tradición educacional chilena consagró a través de más de un siglo de ejercicio de la educación superior. Si bien es cierto que, a pesar de esta autonomía, la universidad chilena, como sus congéneres extranjeras, fue durante toda su existencia una expresión de las clases dominantes en Chile, no se puede negar el hecho de que, en ciertas ocasiones, haciendo uso de esta autonomía, algunas universidades mantuvieron una actitud de enjuiciamiento de la sociedad a través de posiciones críticas o bien desarrollando una profunda reforma como ocurriera en la década de los años sesenta. El que la educación tenga cierta autonomía en su funcionamiento y en su dinamismo, le permite desenvolverse conforme a procesos internos y, algunas veces, independientemente de las estructuras en que se halla inserta.

En otras palabras: el hecho de que la educación, en especial la superior, sea una expresión de las clases dominantes en el gobierno de una nación y financiada por éste, no siempre significa que sea un reflejo mecánico de estas fuerzas. La relación se altera si el sistema formal de educación se ve presionado por fuerzas populares que se organizan y luchan para obtener una sociedad que armonice mejor con los intereses mayoritarios del país. Es entonces cuando esta nueva influencia puede actuar sobre la universidad, y es esta situación la que le da a la educación un papel importante en los procesos de cambio y de transformación económico - social. Si bien la educación no es el factor más importante que desencadene estos procesos, puede influir sobre ellos acelerándolos, haciéndolos más profundos y contribuyendo a que ocurran en un marco de menor violencia.

Este fue el caso de la Universidad Técnica del Estado. A través de su sólido movimiento por la reforma, con altibajos hasta triunfar, esta Universidad eligió una dirección democrática y se entregó a la tarea de cambiar la actitud y el quehacer clásico por una trayectoria que favoreciese los cambios sociales y económicos en que se encontraban empeñados grandes sectores del pueblo chileno. Este contexto histórico llevó a la universidad a adoptar una actitud de abrir sus puertas al ingreso de trabajadores y otras capas sociales hasta ese momento ausentes de la enseñanza superior.

En este proceso reformista general a todas las universidades, la Universidad Técnica del Estado desempeñó un papel de verdadera vanguardia. Eso fue posible gracias a las características propias de este organismo, derivadas de su especial formación y desarrollo histórico. Al decir de Razeto:
Lo peculiar de este desarrollo histórico, claramente diferente de las otras universidades tradicionales, explican que, si bien no fue diferente a aquéllas en cuanto a su orientación al servicio de la burguesía, tuvo siempre vinculaciones más estrechas con la problemática económica y con la sociedad en general, así como también, permitió que la extracción social de sus estudiantes fuera más democrática y proletaria que la de las otras universidades. Ambos hechos dieron la posibilidad de que fuera precisamente esta universidad la que diera los primeros pasos en impulsar un hondo movimiento reformista. Debemos comprender que no ha sido casualidad que estudiantes y académicos, desde 1961, hayan iniciado estas conocidas batallas universitarias tendientes a reformarlas y, en último término, a arrebatarle a la burguesía el tradicional bastión que en ellas tenían. Y, al mismo tiempo, estas condiciones históricas son las que explican que hoy sea la Universidad Técnica del Estado la que lleve el proceso de reforma en la forma más decidida y radical.2
La Universidad Técnica del Estado no podía sustraerse a esta misión histórica que su propia comunidad le imponía. En 1969, firmó un convenio con la Central Unica de Trabajadores e inició un programa universitario para obreros utilizando especialmente las carreras tecnológicas de corta duración y, en 1970, este programa fue ampliado con la creación de la primera Escuela de Nivelación en Santiago. Simultáneamente se comenzó a estudiar y a preparar un ambicioso proyecto de programa de educación de trabajadores que debía integrar un conjunto de niveles y posibilidades docentes, como se describirá más adelante.
Experiencias latinoamericanas en la educación de trabajadores
No hay duda qué uno de los aspectos más sobresalientes de la reforma universitaria de la Universidad Técnica del Estado fue su dedicación a la educación de trabajadores en los niveles universitarios. Grandes esfuerzos y recursos humanos y materiales fueron asignados a esta tarea y en el escaso tiempo que duró esta experiencia se produjeron importantes y, a la vez, interesantes resultados.

Como se ha visto, la universidad latinoamericana, producto de una sociedad de clases, se mantiene como una institución elitista en cuanto a número, composición social y mentalidad de estudiantes y profesores, a pesar de recientes intentos de ampliar la matrícula universitaria y su base social.

La experiencia de la Universidad Técnica no fue una experiencia exclusiva. La atención hacia la educación de trabajadores y los numerosos intentos en este campo en la América Latina provienen de las primeras décadas de este siglo ... y aun antes. Puede decirse que en todo movimiento estudiantil latinoamericano estuvo presente la preocupación de la educación de los trabajadores y, asimismo, en todos los eventos importantes de la clase obrera organizada en la región, uno de los temas tratados fue la democratización de la enseñanza, es decir, la apertura real de la educación hacia las capas de menores recursos de la población.

Casi todos los países hispanoamericanos tienen experiencias en el campo de la educación de trabajadores o, por lo menos, acerca de sus esfuerzos por establecerla. Se han seguido modelos diversos que, sin embargo, no apuntan al fondo especial, de la universidad. Por lo general, se llega hasta la alfabetización o un poco más allá; otros se reducen al entrenamiento industrial de los obreros. En algunos casos, se ha visto como máxima aspiración la formación o perfeccionamiento de líderes sindicales.

Los primeros intentos de obtener enseñanza para los trabajadores han partido de ellos mismos a través de la formación de ateneos, escuelas nocturnas y otras entidades. Pero cuando los estudiantes comenzaron a tomar parte en la organización de los cursos, éstos adquirieron mayor consistencia. La Federación de Estudiantes de Chile organizó su primera Escuela Nocturna para Trabajadores en 1910, aunque las facultades de Medicina y Derecho ya operaban cursos desde pocos años antes. Pero fue en la lucha reformista de Córdoba en 1918, cuando la educación de trabajadores se inscribió en los postulados de la reforma universitaria. Y estos postulados repercutieron en todos los ámbitos de Latinoamérica. Tanto en la extensión universitaria como en la creación de escuelas y universidades populares u obreras se atendió a miles de trabajadores en variados niveles de enseñanza. Sus principales profesores eran los estudiantes universitarios y algunos valiosos intelectuales relacionados o sensibles al alumnado que tendrían.

Durante todos los años que han transcurrido desde el movimiento de reforma en Córdoba, ha habido numerosos intentos para desarrollar programas de educación para trabajadores a través de las universidades iberoamericanas. La variedad de contenido y enfoque de estos programas hacen necesario observar con claridad sus diferencias.


La Universidad Popular González Prada de Perú
En el Primer Congreso de Estudiantes Peruanos celebrado en 1920 en el Cuzco, se acordó fundar una universidad popular. Se eligió el nombre de González Prada en homenaje al intelectual y, escritor peruano Manuel González Prada (1848-1919) quién dedicó obras y esfuerzos en favor de los indígenas y los trabajadores peruanos. Desde hacía ya algunos años, trabajadores y estudiantes en ese país se habían apoyado mutuamente en sus combates, con resultados bastante satisfactorios. Esta universidad se inauguró en 1921 con mucha espectacularidad: la muchedumbre asistente aunó sus voces en un grito nunca oído antes en las calles: “¡Viva la cultura!” Muy pronto se constituyeron filiales de esta universidad en Vitarte (Lima), Trujillo, Arequipa, Cuzco, Barranco y Chosica. En estos jóvenes organismos dictaron clases intelectuales de primera fila, como Víctor Raúl Haya de la Torre (su primer rector) y José Carlos Mariátegui. Los estudiantes de cursos avanzados de las universidades colaboraban junto a los profesores en las tareas docentes.

Las clases se realizaban en horarios nocturnos. Se componían de tres grupos: ciencia y cultura general (ciencias naturales, química, física, álgebra, geometría, historia, gramática, literatura, medicina social, psicología, astronomía y economía política), sindicalismo (organización sindical, leyes laborales, contabilidad, historia de las luchas obreras, etc.) y cursos técnicos (mecánica, construcción, electricidad, etc.). El énfasis mayor se puso en los cursos de cultura general.

Esta universidad se desarrolló rápidamente. En junio de 1922 tenía más de 60,000 alumnos en el país y fue calificada como "la gran movilización de conciencia proletaria peruana".3 Debe considerársela como un alto testimonio de las estrechas relaciones entre el movimiento obrero y el estudiantil en Perú.

La Universidad González Prada tuvo que sufrir rudos embates del dictador Leguía; así fue como la rama que funcionaba en San Marcos, Lima, fue clausurado en 1923 y muchos de sus profesores fueron deportados. Los trabajadores recurrieron a una huelga general y obtuvieron su reapertura. Sin embargo, en 1925, fue nuevamente clausurado.

Hacia el final de esa década estas universidades populares se hallaban fuertemente influenciadas por el aprismo, razón por la cual se convirtieron en blanco de los ataques del presidente Sánches Cerro quien las clausuró definitivamente en enero de 1932.
Más recientemente, en 1961, la Universidad Agraria La Molina comenzó cursos de verano entre los campesinos. Estos comprendían operación de tractores, horticultura y crianza de ganado. Estos cursos eran un aporte al desarrollo de la Reforma Agraria en el Perú.
La Universidad Obrera de México
La organización cultural El Ateneo de México fundó, en 1917, la Universidad Popular Mexicana. Se nombró como su secretario a un joven licenciado que comenzaba a sobresalir en las luchas sindicales: Vicente Lombardo Toledano. Esta universidad desarrolló cierta labor, pero fue paulatinamente debilitándose. Posteriormente, en 1933, la recientemente formada Asociación Pro Cultura Nacional, compuesta principalmente por profesores universitarios, creaba la iniciativa de V. Lombardo Toledano y Jesús Silva Herzog, la Escuela Preparatoria para Obreros y, en 1934, la Universidad Gabino Barreda (1818-1881, autor de una importante reforma, educacional en México), cuyos propósitos eran impartir educación a los trabajadores que no podían costearse una educación universitaria. Se consideraba que la educación en la Universidad Gabino Barreda era importante para el desarrollo de México. Sus cursos principales eran: ciencias políticas, marxismo, arte, bacteriología, higiene dental, óptica, optometría y economía. "La preparación técnica de los obreros no sólo significa su emancipación espiritual y económica, sino la única posibilidad de que alguna vez las organizaciones mismas de trabajadores puedan, por su propio esfuerzo, dirigir empresas", había declarado Lombardo Toledano al referirse a esta universidad.4

En 1934 llegaba al poder en México, Lázaro Cárdenas. Al año siguiente colocó a todas las instituciones de educación superior bajo el control del gobierno y prometió su reorganización. Aspiraba a que "las universidades reflejaran los objetivos de la Revolución Mexicana y los de la clase obrera". Sin embargo, no pudo llevar a cabo su tarea por la tenaz oposición de la Iglesia y algunos grupos de profesores y estudiantes.

Después de dos años de labor exitosa de la Universidad Gabino Barreda, la Asociación Pro Cultura Mexicana amplió sus objetivos: declaró que su finalidad más importante era la de desarrollar en la clase obrera la conciencia de su misión histórica. Es así como, con el apoyo del gobierno de Cárdenas y de acuerdo con la Secretaría de Educación Pública, se crea en 1936 la Universidad Obrera. Su lema era: "Por un México mejor". Fue designado como su primer rector, Vicente Lombardo Toledano, quién declaró en la clase inaugural: "La tarea más importante en esta época de transición es desarrollar en la clase obrera la conciencia de su misión histórica. Este es el propósito de la Universidad Obrera. Debe indicársele su lugar exacto en la vida y en el mundo..."5

Esta universidad, que también preparaba cuadros para el movimiento sindical, recibió ayuda del gobierno por más de diez años. En 1944, colaboró activamente en la campaña de alfabetización auspiciada por el presidente Camacho.

En 1941, la Confederación de Trabajadores de América Latina resolvió enviar a la Universidad Obrera de México líderes de diversos países latinoamericanos a perfeccionar sus conocimientos. Se desarrollaron cursos especiales con becas de la Confederación para estos dirigentes, y en 1945 había una centena de estos líderes estudiando, además de unos 1,500 estudiantes de México.

La Universidad Obrera estuvo permanentemente bajo las críticas de la Iglesia, la prensa y los personeros de los intereses extranjeros y los privilegios nacionales. Pero el golpe más duro lo recibió del presidente Miguel Alemán en 1946 quien redujo considerablemente ese año los aportes del Estado, los que al año siguiente fueron totalmente suspendidos. Numerosos programas tuvieron que ser eliminados y la Universidad Obrera continuó funcionando penosamente con el soporte de las organizaciones obreras mexicanos exclusivamente.


La Universidad Popular Tupaj Katari de Bolivia
La educación universitaria en Bolivia, considerada elitista, fue revisada por el gobierno del Movimiento Nacional Revolucionario presidido por Víctor Paz Estensoro en el año 1953. Como resultado de este examen, la Comisión de Reforma Educativa elaboró un proyecto. En este proyecto existía un capítulo sobre educación obrera cuyo artículo 120 decía: “El Estado coordinará con la universidad su acción en los siguientes aspectos: a) Organización de cursos de duración variable; b) Creación de universidades populares; c) Provisión y formación del profesorado para educación obrera; d) Concesión de becas ...”.6

Con la elección del profesor reformista Gastón Araoz como rector de la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz en junio de 1954, se comenzó a aplicar una reforma a fondo en esa institución. Una manifestación clara de la preocupación por la educación de trabajadores fue la creación de la Universidad Tupaj Katari.7 El congreso de los estudiantes universitarios bolivianos celebrado en 1955 acordó solicitar la fundación de universidades populares a través de todo el país, lo que se incorporó al Proyecto de Reforma Educativa en su artículo 143: "En cada capital de Departamento o donde existe Universidad y bajo la dependencia de ella funcionará una universidad popular destinada a la capacitación cultural, político - social y sindical de los trabajadores".8

La Universidad Popular Central fue organizada como una de las divisiones de la Universidad Mayor de San Andrés en La Paz. En sus comienzos mantuvo cuatro institutos: el Instituto de Recuperación Pre Universitaria, el Instituto Técnico Profesional, el Instituto de Profesores de Alfabetización y el Instituto o Escuela de Educación Fundamental.

En Tarija funcionó con el nombre de Universidad Popular "Eustaquio Méndez".

La Universidad Popular Tupaj Katari tuvo que afrontar críticas desde dentro de la Universidad, de parte de sus sectores elitistas y desde cierta prensa que le acusaba de "escuela de adoctrinamiento marxista". Sobrevivió activamente unos 13 años hasta que fue eliminada por la dictadura militar, aunque el Instituto de Recuperación Pre Universitaria continuó funcionando.
Las universidades obreras en Argentina
El interés de los trabajadores argentinos por su desarrollo intelectual es tan antiguo como el inicio de sus luchas laborales que arrancan desde la segunda mitad del siglo pasado. Sus primeros intentos se tradujeron en bibliotecas obreras, periódicos, relaciones con los estudiantes universitarios, hasta la creación de escuelas para obreros. En 1896 se creó el Centro Socialista de Estudios y, al año siguiente, la Biblioteca Obrera a la que posteriormente el doctor Juan B. justo, líder socialista argentino (1865-1928), legó su propia biblioteca. En 1904 se constituyó la Universidad Popular que tuvo corta duración, y luego funcionó un Ateneo Popular que publicó una revista dedicada a los trabajadores que se mantuvo por diez años.9

Fue especialmente elocuente el apoyo de los trabajadores a¡ movimiento de los estudiantes de Córdoba desde 1916 hasta 1918. En este movimiento, los estudiantes luchaban por la educación de trabajadores como uno de los puntos de su reforma. Desde entonces se ha producido una permanente relación entre los movimientos estudiantiles y las luchas laborales. Baste recordar el apoyo estudiantil que en las jornadas de 1949 recibió la huelga de los obreros gráficos, y en agosto de 1962, donde obreros de la Confederación General, de Trabajadores (CGT) y estudiantes de varias universidades del país lucharon juntos por las demandas de ambos grupos.10 En aquel tiempo funcionó la Escuela Libre de Educación organizada por Anibal Ponce y Luis Reissing.

La lucha de los trabajadores para obtener enseñanza técnica y profesional en las fábricas cristalizó en 1948 con la creación de la Universidad Obrera Nacional.11 Como tal, sólo comenzó a funcionar en 1953. Los estudiantes de 14 a 18 años debían estar trabajando en fábricas ocho horas diarias a bajos salarios, mientras la industria disfrutaba de exención de impuestos por mantener una escuela en la fábrica. Los títulos ofrecidos eran de Técnico de Fábrica y de Ingeniero de Fábrica en las especialidades correspondientes. Desafortunadamente, en la dirección de estas escuelas - fábricas y en la dirección de la Universidad Obrera Nacional no participaban representaciones de los trabajadores y se transformaron en meros instrumentos que beneficiaban más bien a los industriales. En los primeros cinco años de funcionamiento, la Universidad Obrera absorbió sólo 3,880 de un total de 50,000 muchachos obreros inscritos y estudiando en las escuelas - fábricas (que eran la enseñanza previa). Y en ese tiempo sólo se graduaron 120 Ingenieros de Fábrica salidos de los trabajadores.12

En los hechos, esta universidad, creada con el fin de acallar la campaña de educación universitaria de trabajadores, no sólo no aportó una solución a este problema, sino que vino a ser una verdadera valla de clases para diferenciar más los caminos educacionales de las clases sociales. "En esencia - decía Bernardo Kleiner - esa barrera de clase le resolvía a la burguesía enriquecida el problema escabroso de la irrupción de las masas obreras y populares, que reclamaban un lugar en la sociedad y en la vida cultural y, científica del país".13 Y las universidades argentinas permanecieron tan inaccesibles a los trabajadores como antes.

En el año 1959, esta universidad fue transformada en la Universidad Tecnológica Nacional con el propósito específico de preparar técnicos e ingenieros para satisfacer las necesidades de la industria nacional. El artículo 2 de su estatuto establece: "La Universidad Tecnológica Nacional tiene, como fin específico, el de crear, preservar y transmitir la cultura superior en el campo de la tecnología".14 La enseñanza de esta universidad es casi exclusivamente tecnológica y se coloca al margen de otras manifestaciones de la ciencia y de la cultura.
La Universidad del Trabajo en Uruguay
En Uruguay no hay constancia de muchos intentos de educación de trabajadores. En 1919, la Sección Enseñanza Secundaria de la Universidad de la República, y por iniciativa del decano José F. Arias, crea por ley un liceo nocturno "destinado a fomentar el amor al estudio en las clases que se ganan el sustento: obreros y empleados." Aunque no se estableció expresamente en el momento inicial, la enseñanza de ese liceo nocturno tendía más a una labor de extensión universitaria, en el sentido de tratar de elevar el nivel técnico y cultural de sectores de la población que no pueden conseguir acceso al liceo diurno, que a facilitar el ingreso de esos alumnos a las carreras universitarias. De esta manera se sostuvo que, dadas las exigencias necesariamente menores, no podía haber igualdad de título para el egresado del liceo nocturno en relación al de otros liceos.15

Como iniciativa de organismos gubernamentales, se crearon escuelas industriales con fines, principalmente, de aprendizaje de tipo industrial. En 1916, un abogado uruguayo declaraba: "Uno de los deberes apremiantes del Estado consiste en orientar las vocaciones manuales, estimularlas, organizarlas profusamente por la cultura de la inteligencia y del músculo, por la preparación técnica y la formación dé la destreza manual a la población obrera del país... La formación del obrero no puede ser la obra exclusiva de la fábrica misma".16 En 1929, la Asociación de Estudiantes de Medicina de la Universidad de la República, preocupada por los problemas sociales del país, concretó un amplio programa de cursos sobre higiene social y medicina preventiva en escuelas nocturnas y centros obreros. Ya el estudiante y dirigente de esa Asociación, A. Prunell, había declarado: "La universidad, reintegrándose al pueblo, debe ser una máquina montada para combatir las injusticias y el reaccionarismo, para alegrar la vida y disminuir los dolores; para realizar la igualdad y suprimir las opresiones. Los estudiantes y los obreros debemos ponernos de acuerdo para realizar está cruzada de superación colectiva".17 Por ese tiempo funcionó el Centro de Cultura Popular “José Enrique Rodó”.

Sobre la base de la Escuela de Artes y Oficios fundada en 1878, que se transformó en 1916 en Escuela Industrial, otras escuelas industriales, se creó en 1924 la Universidad del Trabajo de Uruguay que tenía por objeto unificar y coordinar estas escuelas. Sin embargo, este plantel no pasa más allá de la capacitación de trabajadores. "Pueblo sin capacitación es pueblo sin producción", rezaba el lema de esta universidad. También se formaban en ella técnicos de nivel medio en cinco años y esto significó un importante apoyo a la producción nacional. Sin embargo, esta universidad no podía proyectar el desarrollo de otras disciplinas o carreras, pues éstas estaban reservadas para la Universidad de la República.

En 1960 se dio comienzo a un nuevo programa de tercer nivel con dos años más, después de los cuales los egresados podían optar al ingreso al primer año de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de la República.

En 1966 había 36 centros regionales de esta Universidad; sólo en la capital estudiaban cerca de 16,000 alumnos en escuelas de artes gráficas, construcción, comercio, industrias femeninas, agricultura, artes aplicadas, mecánica e industrias navales.18
La Universidad Popular José Martí en Cuba
La Universidad Popular José Martí, fundada por Julio Antonio Mella en 1923, es, sin lugar a dudas, el embrión de una auténtica educación de trabajadores. Su primer propósito fue elevar los niveles culturales e ideológicos del pueblo cubano; quería crear así las condiciones para integrarlos a la lucha generalizada en la isla contra las dictaduras, y contra la influencia norteamericana que dominaba sin contrapeso desde muchos años.

Después del triunfo de la revolución en 1959, se desarrollaron nuevas concepciones educacionales. En 1961, una ley nacionalizó todas las escuelas privadas; se estableció la educación gratuita y toda la enseñanza se integró a un sistema nacional unificado. Se aplicó un extenso programa de becas que comprendía la total ayuda económica al estudiante: habitación, vestuario, alimentación, transporte, recreación, libros y útiles, educación, asistencia médica y estipendio para gastos personales. En los cursos de 1965-66, el número de becados ya era de 103,934.19

En 1962 se inauguró la Facultad Obrera y Campesina "Julio Antonio Mella" en la Universidad de Las Villas, y al año siguiente se extendían al resto de las universidades cubanas. Estas facultades tenían por principal objeto la preparación de trabajadores y campesinos para su ingreso a los niveles universitarios. Existió todo un proceso educativo cuya secuencia es la siguiente: 1) campaña de alfabetización,20 2) cursos de seguimiento (enseñanza básica que "seguía" a la alfabetización), 3) plan de educación obrero - campesino (enseñanza media)21 y 4) facultades obrero - campesinas que corresponderían a cursos preuniversitarios.

Comparando la matrícula de un año a otro, en los comienzos de la construcción socialista, se puede observar que del año académico 1963-64 al 1964-65, el número de estudiantes en la educación de adultos aumentó de 479,093 a 839,325.22 En lo que se refiere a la educación superior, había 15,000 estudiantes en las universidades cubanas en 1956 (último año que funcionaron antes del triunfo de la revolución, pues estuvieron clausuradas durante tres años por la dictadura), y en 1973 estudiaban 50,000, de los cuales más de 10,000 eran trabajadores y campesinos adultos.23 "Lo primero, triunfante la revolución, fue llevar el pueblo a la universidad; lo segundo, llevar la universidad al pueblo", decía Juan Marinello en 1975. 24


Las universidades cubanas se convierten en una ayuda poderosa para el gobierno revolucionario hasta el punto de que éste confía a ellas las investigaciones y estudios para el desarrollo económico y social del país.

Los estudiantes de las facultades obrero - campesinas nunca se separan de su trabajo, y sólo reciben algunas facilidades de parte de sus compañeros de labor, tales como medios de transporte y horas para el estudio en época de exámenes. Con el tiempo y el aumento de estos grupos de estudio, muchos de estos centros fueron instalados en los lugares mismos de trabajo o en las poblaciones de concentración obrera o en el campo. Los datos más recientes (octubre de 19 74) indican que en ese tiempo 62,746 trabajadores estudiaban en unidades de las facultades obrero - campesinas a lo largo y ancho de Cuba, y que hasta dicha fecha 7,414 graduados en ellas estaban estudiando en la universidad.25 Un periodista canadiense, al volver de su visita a Cuba, escribió:


Mucho dinero y esfuerzo se está dirigiendo a la educación de adultos también. Todos los trabajadores con que nos encontramos - en las fábricas, restaurantes, hoteles, granjas y servicios del gobierno - seguían cursos después de las horas de trabajo, algunos en niveles elementales y otros en niveles superiores. Todos los medios de propaganda, desde las grandes carteleras hasta la televisión, urgen a los trabajadores a mejorar su educación. Así también lo hacen los sindicatos, una de cuyas principales funciones es organizar cursos y proveer las facilidades y los medios de enseñanza. 26
La universidad cubana comenzaba a marchar de acuerdo a la estructura de la sociedad, tanto en su actividad como en su composición. Ya los trabajadores industriales y agrícolas y sus hijos constituyen la mayoría, como lo muestran estas estadísticas: 27


Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal