Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página8/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   23

Tabla 13

Asistencia a las escuelas de temporada de la UTE


Año Asistencia de alumnos
1969 3,567

1970 11,420

1971 21,560

1972 33,211

1973 52,000

Es interesante señalar que la mayoría de los alumnos de estas escuelas de temporada eran obreros, campesinos, empleados, amas de casa y, en general, gente de extracción popular. En la capital, durante un verano, la universidad instaló los cursos en algunas poblaciones populares de las afueras de Santiago, entre ellas la populosa José María Caro; en otra oportunidad montó su escuela de invierno en diversos locales de sindicatos. En algunos casos, cursos sobre organización de sindicatos o manejo sindical eran dictados por dirigentes nacionales de la Central Unica de Trabajadores. También eran invitadas personalidades internacionales a estos cursos. Entre los que accedieron a estas invitaciones y vinieron a colaborar en las escuelas de temporada pueden destacarse Linus Pauling, Felipe Herrera, Olga Poblete y ministros de Estado.

Se diseñaron cursos por correspondencia, complementados por radio, televisión y asistencia final a clases, pero no alcanzaron a ponerse en práctica: estaban programados para empezar el año académico de 1974.

Se desarrollaron cursos especiales para "monitores culturales" de los sindicatos obreros y otras organizaciones. Cada una de estas instituciones nombraba un "encargado de cultura" que era aceptado en un curso vespertino intensivo en la universidad que se desarrollaba en dos etapas de tres meses cada una. En estos cursos se les enseñaba la manera de promover la cultura y el arte en sus organizaciones. Más aún: cómo desarrollar grupos artísticos, teatrales, folclóricos; cómo organizar conferencias; cómo estimular entre los asociados el interés por la música, la pintura, el baile, etc., cómo preparar cursos diversos de capacitación y cultura entre los asociados y en la vecindad en que estaba enclavada la organización.

Los egresados de la UTE se incorporaron a tareas de apoyo. Se organizó en 1971 la Asociación de Egresados de la UTE con más de 2,000 miembros fundadores. Mantuvieron una audición radial titulada "Surgieron de nuestra universidad", y reunían ayuda económica para la red de emisoras de la universidad como también para complementar los talleres y laboratorios.
La administración
Una reorganización paulatina permitió una administración más ágil y eficiente, aunque no se alcanzaron todas las metas anheladas. A pesar de la permanente escasez de recursos económicos, se logró modernizar la administración con maquinarias, vehículos y otros sistemas y medios.

Lo más importante fue la racionalización de la actividad del personal y de sus rentas. En una primera etapa, se realizó en 1969 un programa de reajustes y equilibrio de sueldos con especial énfasis en aquel personal de la universidad con los ingresos más bajos. Este programa se conoció como "La reparación de injusticias". Paralelamente se desarrolló un segundo programa llamado "Descripción y evaluación de cargos" que dio integridad y racionalidad a la estructura de remuneraciones para el personal administrativo de la universidad. Este último programa fue elaborado por una comisión representativa del propio personal con la ayuda técnica y jurídica de la rectoría; esta tarea tomó cerca de un año. Allí se estableció, para cada puesto o cargo, su descripción detallada: la formación y experiencia que exigía, la responsabilidad que le era inherente, su renta y el respectivo sistema de ingreso y de ascensos.


Pero, si es necesario preocuparse por las remuneraciones del personal no docente, no lo es menos atender a los métodos de su ingreso, a su calificación, a su promoción, a su perfeccionamiento y su cultura. Se trata de diversos aspectos de una atención que permita el desarrollo integral como personas y la realización individual de quienes, no siendo académicos, aportan su esfuerzo al quehacer universitario. 20
expresó el rector en la asamblea del personal no docente el 8 de mayo de 1972 cuando se dio comienzo a la segunda etapa.

Al mismo tiempo, se estimuló la participación de los empleados no académicos en la dirección de la universidad. Se desarrollaron cursos internos de perfeccionamiento, y se les otorgaron facilidades para el ingreso a carreras de la universidad. También se atendieron aspectos relacionados con la recreación y el esparcimiento del personal.


Construcciones
La universidad llevó a cabo un intenso programa de construcciones para las permanentes necesidades de una institución que se extiende de norte a sur del país con un desarrollo vertiginoso. Sería largo enumerar las obras realizadas, pero, en líneas generales, el departamento de construcciones, junto con diversas remodelaciones ejecutó un sinnúmero de obras, entre las más importantes:

Campus de Copiapó. Adquisición de terrenos, realización del proyecto de arquitectura e inicio de las obras para los edificios de una nueva sede del campus en esa localidad.

Campus Central de Santiago. Adquisición y remodelación de los terrenos inmediatamente adyacentes al campus central de la universidad en Santiago (adquiridos a la sociedad El Tattersal) con el objeto de expandir esa sede central. En estos terreros se construyó la nueva biblioteca central de la universidad, el edificio del centro de computación y nuevas aulas. Construcción del edificio de extensión y comunicaciones con la librería central. Nuevas aulas en el entonces Instituto Pedagógico - Técnico. Construcción del laboratorio de mecánica. Adquisición de un terreno en la avenida Pajaritos para un nuevo edificio de la Escuela de Artes y Oficios. Concurso de arquitectura para construir el Casino Central de la Unidad Universitaria, etc.

Campus de Talca. Adquisición de los terrenos, realización del proyecto de arquitectura e inicio de las obras para los edificios de la nueva sede. Construcción de nuevas aulas.

Campus de Concepción. Nuevas aulas.

Campus de Temuco. Adquisición de los terrenos, realización del proyecto de arquitectura e inicio de las obras para los edificios de la nueva sede. Construcción de nuevas aulas.

Campus de Valdivia. Construcción de un gimnasio, ampliación de los astilleros y construcción del canal de pruebas.

Instituto Tecnológico de Puerto Montt. Adquisición de los terrenos, realización del proyecto de arquitectura e inicio de las obras para el edificio del instituto.

Campus de Punta Arenas. Firma de un convenio con la Corporación de Magallanes mediante el cual se adquirieron los terrenos, se confeccionó el proyecto de arquitectura y se iniciaron las obras para un nuevo campus de esa sede.
Relaciones de la Universidad Técnica del Estado
El propósito de evitar el aislamiento de la universidad con relación a la sociedad, llevó a las autoridades universitarias a iniciar contactos y mantener relaciones con múltiples organizaciones y con variados propósitos. Para ese fin, constituye un organismo central dependiente de la rectoría, la Oficina de Relaciones Universitarias dirigida por el profesor Hernán Vega. Por medio de esta oficina y, naturalmente, con la participación de toda la universidad a través de sus organismos, se establecieron relaciones con la producción industrial, organizaciones laborales y sindicatos, las entidades de coordinación del Estado, universidades nacionales y extranjeras. También esta oficina estaba a cargo de los programas de perfeccionamiento y becas fuera de la Universidad Técnica, como también el uso de los recursos del crédito que la universidad lograba conseguir.

Un convenio importante fue el firmado con la Corporación de Fomento a la Producción, como una manera de mantener una relación orgánica y permanente con el sistema productivo nacional. Este convenio utilizaba programas en cuanto a práctica de profesores y estudiantes en las industrias, investigación científica y tecnológica en los centros productivos, proyectos de racionalización de empresas, cursos para personal técnico y para trabajadores de las empresas, y estudio de la puesta en marcha de las carreras tecnológicas (se verá más adelante) en las empresas mismas.21

Fueron firmados otros convenios con el Instituto Forestal para el desarrollo de la actividad maderera; la empresa textil Rayonhil, para estudio de procesos industriales y especialización de mano de obra; la empresa textil Sumar, para racionalización de la producción; la municipalidad de Santiago, para instalar el Instituto del Tránsito; la municipalidad de Angol, para la instalación de un instituto tecnológico en esa ciudad; el Ministerio de Educación y el Instituto Nacional de Capacitación, para el funcionamiento del Plan Cooperativo de Perfeccionamiento el Servicio de Cooperación Técnica; la Pequeña Industria y Artesanado, que entre otras realizaciones organizó una muestra de la pequeña industria nacional en los recintos universitarios; la Comisión de Energía Nuclear; la Universidad Católica de Chile, para cursos de posgrado en educación, convenio "tendiente a fomentar el desarrollo de la pedagogía en la educación superior"; la Universidad Católica de Valparaíso, para cursos a empresarios; la Superintendencia de Servicios Eléctricos, Gas y Teléfonos, para servicios de normalizaciones y para un proyecto, ya elaborado, de construir un laboratorio de luminotecnia; la Corporación de Construcciones Deportivas que contemplaba prácticas e investigaciones para alumnos; la Corporación de Centros de madres y Dirección de jardines Infantiles, para cursos masivos de ayudantes de educadoras de párvulos; la Junta de Adelanto de Arica, entidad que hizo nuevos aportes, ahora para la construcción de un edificio para el Instituto Tecnológico de esa ciudad; el Servicio Nacional de Salud, la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y el Colegio de Enfermeras, para la puesta en marcha del curso de enfermeras en la ciudad de Punta Arenas (que se realizó con mucho éxito); la Orden de la Recolecta Dominica, que cedía edificios del convento para la instalación del Instituto Tecnológico Central de Santiago; la Universidad de Concepción, los Sindicatos del Carbón y las Municipalidades de Lota y Schwager, para la instalación de la "Universidad del Carbón" (se verá más adelante); el Servicio Agrícola y Ganadero; la Corporación de la Habitación; el Instituto de Fomento Pesquero; la Empresa Nacional de Petróleo; la Empresa de Comercio Agrícola; la CORA (Corporación de la Reforma Agraria) y la Universidad de Chile; las Fuerzas Armadas; el Cuerpo de Carabineros; el Complejo Textil de Tomé; etc.

Algunos departamentos académicos organizaron comités de apoyo a la producción, como el de química y el textil, para asistir a industrias en relación con sus necesidades específicas.

En el terreno internacional se mantenían relaciones a través de convenios con la Universidad Técnica de Dresden, la Universidad de Toronto, la Universidad Patricio Lumumba de Moscú, el Instituto de Petróleo, Gas y Petroquímica de Bucarest, y estaba por iniciarse el intercambio con la Universidad de La Habana.

También se mantenía contacto y colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo, la UNESCO y la Fundación Ford.




NOTAS AL CAPITULO IV
1 Unitécnica, año 3, núm. 17 (Santiago: julio de 1972). (Se respeta la ortografía de la época).

2 La economía de Chile en el período 1950-1963, Instituto de Economía, Universidad de Chile, vol. I (Santiago: Publicaciones del Instituto de Economía de la Universidad de Chile, 1963), pp. 3 y 108.

3 Las escuelas de minas eran las de Antofagasta, Copiapó y La Serena; las escuelas industriales, de Concepción, Temuco y Valdivia. Posteriormente se crearon, en 1964, las sedes universitarias de Talca y Punta Arenas, y la Escuela de Construcción Civil, en Santiago.

4 Boletín informativo de relaciones públicas: UTE, 160 (Santiago: diciembre de 1971), p. 2.

5 "Estatuto Orgánico de la Universidad Técnica", en Cuadernos de la reforma, 10 (Santiago: Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones, UTE, 1971), p. 3.

6 Véase texto completo del estatuto universitario en el apéndice 2.

7 Como un ejemplo, puede verse a continuación la forma de elegir con el sistema de porcentajes de ponderación:

Supongamos una elección de rector, dos candidatos, A y B, y supongamos el siguiente resultado (en votos directos):

Candidato Profesores Estudiantes No académicos Total
A 1,700 20,000 1,200 22,900

B 1,200 9,000 1,100 11,300

en blanco 100 1,000 200 1,300

3,000 30,000 2,500 35,500

Los votos de los profesores son la unidad y se cuentan en su valor: A obtuvo 1,700 votos de profesores, etc.

Los votos de los estudiantes se ponderan en un 25% y se dice: Si 3,000 son el 65% del total de votos ponderados (no emitidos), el 25% será; 3,000 : 65 = x : 25; x = 1,153.83; por lo tanto, la total votación ponderada de los estudiantes es 1,153.83 votos ponderados, que corresponden a los 30,000 emitidos por ellos. Para saber a cuántos votos ponderados equivale un voto emitido, se puede efectuar la siguiente operación:


1,153.83 : 30,000=0.0385
De igual manera se procede con los votos de los no académicos y se obtiene que cada sufragio de éstos equivale a: 1 voto emitido = 0.185 votos ponderados. Entonces el cuadro quedaría así:

Candidato Profesores Estudiantes No académicos Total
Votos Votos Votos Votos Votos Votos Votos

emitidos pond. Emitidos pond. Emitidos pond. pond.


A 1,700 1,700 20,000 770 1,200 222 2,692

B 1,200 1,200 9,000 346.5 1,100 203.5 1,750

en bl. 100 100 1,000 38.5 200 37 175.5
3,000 1,155 462.5 4,617.5
(64.97 %) (25.01 %) (10.01 %)

Se comprueba que 3,000 es el 64.97% del total; 1.555 el 25.010/0, y 462.5 % el 10.01 %.

Ha triunfado el candidato A sobre el candidato B por 2,692 votos contra 1,750, y 175.5 votos en blanco. Triunfó por mayoría absoluta ya que dicho quorum era 2,309.75 (la mitad más uno de los sufragios válidamente emitidos).

8 Universidad Técnica del Estado: Catálogo General 1972 (Santiago: Ediciones de la UTE, 1972), p. 35.

9 Id., p. 44.

10 Antecedentes estadísticos: 1974 y Carreras de las universidades chilenas, ambas editadas por la División de Planificación y Estudios (Santiago: UTE, 1975).

11 En 1973, los alumnos de estas carreras sumaban 25.515 de 32,273 matriculados. En Antecedentes. . ., op. cit., p. 9.

12 Antecedentes cuantitativos: 1972 y Antecedentes cualitativos: 1973 (Santiago: 1972 y 1973 respectivamente), p. 47, y pp. 2 y 105.

13 Luis Razeto, Las ciencias sociales en el proceso de reforma de la UTE, (París: Mimeo, 1978), p. 3.

14 Hechos, hechos y, pocas palabras, folleto con la exposición del Director del IPA, profesor Jorge Arancibia, ante las autoridades universitarias sobre la labor realizada de 1971 a 1972 (Santiago: IPA, Ediciones UTE, 1972) , Programa de Perfeccionamiento y Carrera Académica (Santiago: Mimeo del IPA, 1973).

15 Nota interna, núm. 4 (Biblioteca Central de Santiago: 24 de mayo de1972).

16 "Investigaciones científicas en la Universidad Técnica del Estado: 1970-1971", en Cuadernos de la Reforma, 9 (Santiago: Publicaciones de la Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones, UTE, 1971). Aproximadamente, en dólares, $40,500 y $ 180,000.

17 Dr. Nelson Santander, "La investigación en la Universidad Técnica del Estado", exposición reproducida en Documentos: Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, 9 (Santiago: Talleres Gráficos del Consejo de Rectores, 1972), p. 42. Título general del seminario: Análisis de la Función Social de la Universidad chilena actual". Tema: "Ciencia y Tecnología para el Desarrollo Chileno Actual: Rol de las Universidades".

18 3a. Escuela Nacional de Invierno (Santiago: Secretaría Nacional de Extensión, Comunicaciones, UTE, 1971).

19 Fuente: Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones, UTE. El año 1973 es un cálculo aproximado.

20 Discurso del rector Enrique Kirberg dirigido ala comunidad no docente de la UTE el 8 de mayo de 1970. La Reforma está resolviendo los problemas del personal no docente (Santiago: Taller gráfico UTE, 1970), p. 2.

21 Ver texto completo del convenio en el apéndice 5.

22 El Ministerio de Educación el Instituto Nacional de Capacitación y la Universidad Técnica firmaron un convenio llamado el Plan Cooperativo de Formación, Regularización y Capacitación de Profesores para la Enseñanza Industrial. Este Plan tenía por objeto realizar cursos de complementación para profesores de la enseñanza industrial que no tuviesen formación completa. Tenían duración de dos a tres años y sus alumnos procedían de todo el país. Durante ese período continuaban recibiendo sus sueldos y se les proporcionaba alojamiento. Se graduaban alrededor de 70 profesores por año.



CAPITULO V
LOS ESTUDIANTES EN LA REFORMA:

DEL ENJUICIAMIENTO

A LA PASION CONSTRUCTIVA
"Un monumento que simboliza al estudiante voluntario donará la Corporación del Cobre a la Universidad Técnica del Estado. Esta donación es la forma como CODELCO retribuirá los trabajos voluntarios que realizaron los alumnos de la UTE en los diferentes centros mineros del país las pasadas vacaciones de verano. Lograron un ahorro de 3 millones de dólares sólo en los minerales de cobre".
De la Revista Unitécnica, 15 mayo de 1972.
Participación
La participación de los estudiantes fue decisiva tanto en la conquista de la reforma como en su realización constructiva.

Como ya se ha dicho, desde 1961 los estudiantes de la Universidad Técnica del Estado, dirigidos por su Federación de Estudiantes, lucharon sostenidamente por los cambios dentro de la universidad sin dejar de relacionarse al mismo tiempo con la vida nacional. Entre sus aspiraciones combativas estaban la nacionalización del cobre, la solidaridad con los obreros del salitre, la paz, el término de la guerra en Vietnam y el incremento de los recursos universitarios. Fueron, sin duda, los artífices de las etapas culminantes de la reforma que condujeron a la universidad a la democratización y a la participación de sus componentes en el proceso directivo. Fueron los animadores de las jornadas de 1961, 1967, 1968, y, luego, los peones y motores del período constructivo.

En la ceremonia de la promulgación del estatuto, el presidente Allende les manifestó:
Esta juventud, como siempre, evidencia su espíritu de lucha, pero de lucha por las grandes causas, la lucha por las nobles ideas, el combate por su universidad y su democratización, por luchar dentro de su propia casa afianzando lo que han conquistado, que les permite participar, y muy responsablemente, en su dirección y luchar también más allá de las amplias fronteras y de los muros de la vieja casa universitaria, junto a los trabajadores, en la gran universidad del pueblo, en la lucha por Chile y su destino.1
En esta nueva etapa de la universidad, los estudiantes contribuyeron con su importante aporte no sólo en forma responsable sino con fina sensibilidad. Trabajaron duramente en el proyecto definitivo del estatuto en la Comisión de Reforma, y, más tarde, designaron sus representantes en todos los organismos colegiados como el Consejo Superior, el Consejo de Facultad, de sede y de departamento en donde trabajaron con tesón y madurez.

Los estudiantes de cursos superiores actuaban como profesores en los programas de educación de trabajadores. En el campo organizaron un curso de tractoristas para campesinos. Y en algunas ocasiones, hicieron clases en las carreras tecnológicas en su especialidad.

Editaron revistas, organizaron coros, se preocuparon del bienestar estudiantil y organizaron una Oficina de Servicios Estudiantiles que tenía por misión la reproducción de apuntes, libros, fotocopias y plastificación de documentos. Esta oficina, que alcanzó notables dimensiones, era atendida y administrada por los propios estudiantes.
El trabajo voluntario
Sin duda fue el trabajo voluntario la contribución más importante de los alumnos de la Universidad Técnica y de otras universidades al proceso tanto interno de las corporaciones como al que vivía el país entero. La participación de los estudiantes en las tareas nacionales a través del trabajo voluntario permitió vincular a la juventud con los problemas comunitarios, con la producción y con los trabajadores, y les desarrolló, a la vez, un nuevo sentido del patriotismo, de la entrega desinteresada a una tarea común, destruyendo los principios de una mente utilitaria que había sido hasta entonces la motivación fundamental de su formación educacional y de los criterios de selección de carreras. Esta actividad absorbió rápidamente a miles de estudiantes. Se formaban contingentes para ir, durante sus vacaciones de verano, a trabajar colectivamente en las minas de cobre, las de carbón, a las industrias o al campo. Este trabajo se hacía junto a los obreros y, naturalmente, no recibían remuneración alguna; sólo se les proporcionaba la alimentación y el alojamiento por parte de las empresas. En los casos en que viajaban al campo, eran alojados en las escuelas y los vecinos los proveían de elementos para su sustento. Esta actividad les permitía, especialmente a los estudiantes que serían ingenieros en el futuro, una inapreciable ampliación del campo de sus experiencias. Entraban en el conocimiento directo e íntimo de las labores, la vida y los problemas de los trabajadores. En unos años más, esos ingenieros iban a trabajar con obreros y esta relación de igual a igual les permitiría comprenderse mejor. Por otra parte, este trabajo en común favorecía, como es de esperar, a los obreros que se instruían en cuanto a su labor y podían asimilar con naturalidad otras expresiones culturales a través de cursos que se efectuaban después de las horas de actividad productiva.

"Chile se ha beneficiado con la labor de ustedes, pero hay algo muy importante que no se puede medir en dólares o escudos y es la convivencia de los voluntarios con los campesinos y los obreros. Ese contacto íntimo ha permitido a los jóvenes comprender la vida dura y el sacrificio de los obreros y campesinos", les dijo el presidente de la República doctor Salvador Allende, en el acto de recepción a los jóvenes voluntarios en el Estadio Nacional.2

Se estimulaba la formación de grupos artísticos mixtos que arrojaban resultados muy positivos. En el campo, los estudiantes prestaban otros servicios como la construcción de puentes, la reparación de caminos y la erección de salas de clases para las escuelas rurales. Paralelamente, realizaban una intensa labor cultural a través de cursos de alfabetización, de cultura general, de grupos de teatro, etc. Especialmente útiles fueron sus esfuerzos por organizar a los campesinos en sindicatos agrícolas.

En 1972, sólo de la Universidad Técnica participaron en el trabajo voluntario 1,800 alumnos, y en el verano de 1973 esta cifra aumentó a más de 5,000.3


Borrar la imagen del utilitarismo
Estas actividades incorporaban a la mente del joven el concepto de que es posible realizar trabajos que no sean remunerados y que beneficien a la colectividad. Tendía a borrar la imagen del utilitarismo y a crear una conciencia social, una actitud de compromiso con la sociedad y una percepción concreta de lo que es la patria. Esto es particularmente importante en los países en desarrollo: constituye una forma precisa de combatir el "drenaje de cerebros" en su raíz y de hacer más difícil el desarraigo de la inteligencia, agudo problema, especialmente en América Latina. Profesionales y científicos en cuya formación la nación ha invertido gruesas sumas de dinero, abandonan el país cuando en el extranjero, notablemente en Estados Unidos, les ofrecen sueldos más o menos elevados y la tentación de una vida de consumo más variada y asequible. Se pensaba que si a la juventud se la impregnaba de ideas y prácticas tendientes a una mayor entrega a su colectividad y se le mostraba que el trabajo procura otras satisfacciones por sobre las remuneraciones, estos jóvenes preferirían permanecer en Chile sin ceder a la embriaguez de "unos pocos dólares más". Aprenderían que deben prevalecer otras formas de interés más elevadas, y que éstas son las que satisfacción más profundamente al ser humano.

Por su parte, la Comisión Internacional de Educación abogado por la participación del estudiante en el mundo del trabajo y se pregunta:

¿No es una extraordinaria anomalía el que en una época donde la teoría se conjuga esencialmente con la aplicación y donde, biológicamente, ser humano accede cada vez más pronto a la madurez, los estudiantes puedan deambular hasta los veinticinco años y aún más en este vestíbulo que los tiene alejados de la vida real, de la acción productiva, de la autonomía de la decisión y de la responsabilidad.4
En todo el país
En el verano de 1971, en la provincia de Coquimbo, la FEUT de la sede envió a un centenar de jóvenes al campo. Allí ampliaron escuelas, abrieron un pozo de agua para una comunidad, construyeron una plaza y una red de agua para una escuela. Ese año, 500 estudiantes de ingeniería trabajaron en los distintos minerales de cobre y salitre: El Teniente Caletones, El Salvador y Potrerillos, para el cobre; las oficinas de Pedro de Valdivia, María Elena, Coya Sur, Vergara y Unidad Popular (ex Alemania), para el salitre. Los jóvenes pertenecían a los últimos cursos de ingeniería y a los institutos tecnológicos. La organización de las brigadas de producción estuvo a cargo de la FEUT bajo el lema de: "A ganar la batalla de la producción". Junto a estas brigadas viajaban al terreno los conjuntos artísticos de la Universidad Técnica. El Quilapayún, el Inti-Illimani, Víctor jara, el Coro Universitario dirigido por Mario Baeza, el Teatro Teknos y otros, llegaron a los minerales y fábricas donde había grupos de la universidad participando en este trabajo voluntario.

En ese período de 1971, las brigadas que se incorporaron a las tareas diarias del mineral El Teniente, recuperaron alrededor de 700 toneladas de cobre puro de la escoria de los hornos de reverbero y de la fundición durante un período de sólo quince días de trabajo.

En el verano de 1972, el esfuerzo fue aún mayor . En una publicación del diario La Nación el 8 de mayo de 1972 puede leerse :
310 mil horas de trabajo voluntario significan 90 millones de escudos en ahorro para Chile. 1,800 estudiantes de la Universidad Técnica del Estado trabajaron durante sus vacaciones de verano en: Chuquicamata, María Elena, Pedro de Valdivia, El Salvador, Potrerillos, Andina, Coquimbo, Santiago, El Teniente, Concepción, Lota, Schwager y Cautín. Cada estudiante trabajó 8 horas diarias durante un mes. En total 310,000 horas de trabajo:

- Recuperándose más de 400 toneladas de concentrado de cobre.

- Arreglo de más de 150 maquinarias y equipos paralizados.

- Puesta en marcha de más de 100 equipos industriales.

- Realización de más de 400 análisis de laboratorio e investigaciones.

- Construcción de casas y caminos, arreglo de calles y veredas.

- Participación de la cosecha de trigo y producción de leche.

- Alfabetización y organización de actividades culturales, deportivas y artísticas.

El trabajo en la producción significó un ahorro para Chile, según informe de las empresas de:

Más de 4.5 millones de dólares, es decir, más de 90 millones de escudos.

Ahorro equivalente a:

- Más de 1,500 casas CORVI (Corporación de la Vivienda).

- Más de 200,000 uniformes escolares.

- Más de 900 policlínicas completas.

- Más de 128,000 becas.

Los estudiantes de la Universidad Técnica del Estado han cumplido una vez más su irrenunciable compromiso con Chile, su pueblo y su revolución.5


El impacto de esta actividad en el verano de 1972 fue tal que CODELCO (Corporación del Cobre) acordó destinar fondos para levantar una escultura de homenaje al brigadista voluntario en la ciudad universitaria. El ofrecimiento de esa Corporación fue formulado por su vicepresidente, Jorge Arrate en un acto solemne en el Salón de honor de la Universidad. Allí manifestó que los trabajos desarrollados por los brigadistas de la Universidad Técnica habían logrado un ahorro de divisas ascendente a los 3 millones de dólares sólo en los minerales de cobre. “Si bien la cantidad es considerable - explicó -, lo importante es la actitud y el espíritu que animan estos trabajos”6. Posteriormente se realizó un concurso en el que participaron destacados escultores nacionales; un jurado eligió un proyecto que, lamentablemente, no alcanzó a construirse.
Crédito de trabajo voluntario
La Secretaría Nacional Académica había comenzado estudios para institucionalizar esta actividad en la universidad a fin de crear el "Crédito del trabajo voluntario" e incorporarlo a los requisitos del grado como una manera de combinar equilibradamente el estudio y el trabajo. La carrera de ingeniería civil ya disponía la permanencia de los alumnos en la industria por algunos meses.7 Pero, en fin, con la interrupción del proceso político nacional estos proyectos corrieron la suerte de la mayor parte de los otros.

Pocos años después puede observarse con beneplácito la aplicación de estas ideas en la progresista Universidad de Centroamérica, José Simeón Cañas de El Salvador. En "La proyección social de la Universidad de Centroamérica", su rector, Román Mayorga, establece que:


Según los requisitos vigentes, todos los estudiantes de la UCA deben realizar un servicio social obligatorio y gratuito para obtener un título profesional en la universidad. Este requisito ha sido recientemente reglamentado con el sistema de "créditos de servicio social" (similares, en su forma de cómputo, a los "créditos docentes"), que pueden acumularse a lo largo de toda la carrera del estudiante y deben reunirse hasta cierto nivel mínimo, antes de obtener el egresado su título profesional.8
Es innegable la influencia que estos contactos ejercen sobre el estudiante, por una parte, y sobre el obrero, el minero o el campesino, por la otra. Esta actividad repercutía profundamente en el alumno universitario y contribuía a su formación más íntegra y elevada.
"El compromiso de los estudiantes con el pueblo"
El presidente Allende visitó varias veces el campus universitario. En abril de 1971, fue recibido por miles de estudiantes. En esa oportunidad, el presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica, Alberto Ríos, dio a conocer ante los estudiantes y el presidente un documento titulado: "El compromiso de los estudiantes con el pueblo", el cual decía en sus partes más importantes:
Los estudiantes de la Universidad Técnica del Estado, conscientes de su responsabilidad y su papel en esta hora presente, reafirman ante el pueblo su irrenunciable compromiso por Chile y su futuro. Prometemos: 1. Defender las conquistas logradas por los trabajadores que representan el sentir mayoritario del pueblo chileno ... 3. Cumplir con la primera y más importante tarea: estudiar más para ser mejores profesionales en el futuro ... 5. Desarrollar el trabajo voluntario como una tarea que eduque a los estudiantes en el esfuerzo y en su responsabilidad frente al pueblo ... 7. Llevar la cultura y el deporte a todo el país. 8. Forjar en el seno de la Universidad Técnica un hombre integral con una nueva actitud moral ante la vida.
En su discurso de respuesta, el presidente Allende afirmó:

¡Qué extraordinario cambio se ha producido en nuestra patria cuando los estudiantes se reúnen para comprometerse frente al pueblo a ser mejores alumnos, mejores técnicos, mejores profesionales! ¡Qué extraordinario y qué significativo es ver cómo se ha elevado la conciencia del estudiantado chileno y, fundamentalmente, la de ustedes! ¡Qué gran lección dan de un auténtico sentido patriótico!9


Cuando se desencadenaron los paros de los empresarios contra el gobierno de la Unidad Popular, los alumnos abandonaron las aulas y se dirigieron a mantener las actividades productivas. Si los dueños de autobuses paralizaban el transporte, los estudiantes solicitaban los autobuses de la universidad y sus camiones para salir a transportar pasajeros. En una oportunidad, los supervisores de las minas de cobre se declararon en huelga con obvios objetivos políticos y contraria al gobierno del presidente Allende; inmediatamente, más de 300 estudiantes de los últimos cursos de ingeniería de la Universidad Técnica se trasladaron a las minas y junto a los mineros y los directivos mantuvieron la producción de cobre.
La lucha por los terrenos de El Tattersal
La democratización del acceso a la universidad se tradujo en un rápido aumento de la población estudiantil, especialmente en el campus central de Santiago. Las salas de clase, los laboratorios y la biblioteca se hicieron estrechos y hubo necesidad de acelerar la realización de los planes de expansión de la planta física de la universidad. Estos planes habían preocupado a las nuevas autoridades universitarias desde 1968.

Entre otros proyectos, se contemplaba para la sede de Santiago una expansión a terrenos adyacentes al campus universitario en la Estación Central que pertenecían a la sociedad agrícola El Tattersal. Esta sociedad había discontinuado sus operaciones en ese predio y, en más de una ocasión, lo había ofrecido en venta a las anteriores autoridades universitarias quienes no decidieron su adquisición. Estos terrenos totalizaban unos 70,000 metros cuadrados aproximadamente y contaban con varios edificios, en su mayor parte, bodegas de almacenamiento.

Ya que la Universidad Técnica no tenía disponibles los fondos para una adquisición inmediata, se Iniciaron los trámites de expropiación los que debían realizarse a través del organismo de gobierno encargado de tales asuntos: la Corporación de Mejoramiento Urbano (CORMU). Esto permitiría seguridad en la compra y una cancelación diferida para los futuros presupuestos de la universidad. Dicho organismo recibió la documentación presentada y aprobó las etapas iniciales del proceso de la expropiación.

En la confianza de que tal proceso seguiría el curso normal, el Departamento de Construcciones de la Universidad miel, a fines de 1969, el proyecto de remodelación para usos académicos de los terrenos e instalaciones de El Tattersal, incluyendo la transformación de antiguos edificios existentes en el predio. La endémica falta de recursos económicos de la universidad hizo aguzar la imaginación y la creatividad de los arquitectos del Departamento de Construcciones quienes produjeron un original proyecto de ampliación de las dependencias universitarias: la bodega de quesos de la sociedad El Tattersal se iba a convertir en la Biblioteca Central de la Universidad Técnica, los edificios de almacenamiento de trigo se transformarían en salas de clases. También se fijó allí un lugar para la futura construcción del edificio de computación.

Un día apareció en el acceso principal un gran letrero señalando el funcionamiento de un terminal de buses interurbanos en aquellos terrenos que estaban siendo adquiridos por la universidad y que, de hecho, ya le pertenecían legalmente.

De inmediato comenzó una nueva batalla legal por medio de papeles en la que predominó la indiferencia, que se llegó a calificar de cómplice, de parte de algunos funcionarios del gobierno de aquel tiempo. La universidad explicó públicamente los proyectos que debía desarrollar con urgencia en esos terrenos y que estaban relacionados con la expansión universitaria. También se dio a conocer que se había cumplido con todos los trámites legales. Fue una verdadera campaña en que tomaban parte profesores, estudiantes, personal administrativo y vecinos del lugar.

La universidad denunció públicamente los manejos que amenazaban las esperanzas de miles de jóvenes y trabajadores que aspiraban a sus aulas. E hizo ver todos sus derechos.

La Universidad Técnica tenía la razón, pero ... la estación de buses seguía funcionando y no tenía intenciones de moverse del lugar. Ningún organismo intervenía. Se hubiese requerido la fuerza pública para la cual habría que haber entablado un juicio ante el juzgado respectivo que hubiera demorado de dos a tres años. Parecía que no había esperanzas.

Entonces fue cuando actuaron los estudiantes. Dirigidos por su organización, la FEUT, en forma planeada y ordenada, el día previsto, ocuparon la estación de buses. Cerraron sus puertas de acceso, mantuvieron abiertas las puertas de salida y autorizaron a los buses que estaban en el interior a salir en sus horas de itinerario. Al público le explicaron las razones de su actitud y encontraron total comprensión. Luego cerraron las puertas de los terrenos y los declararon propiedad de la universidad. Entretanto, las autoridades universitarias tomaban contacto con la Corporación de Mejoramiento Urbano, organismo que envió a un fiscal con su secretario que actuaron como ministros de fe. Se levantó un acta y, con ello, se entregó definitivamente la propiedad a la Universidad Técnica del Estado.

Los terrenos e instalaciones de El Tattersal se habían recuperado para la universidad gracias a la acción decidida y constructiva de los estudiantes. El Departamento de Construcciones, trabajando febrilmente de día y de noche, logró entregar los edificios de la Biblioteca Central y de las nuevas aulas en un tiempo récord para los nuevos contingentes estudiantiles que ampliaron la universidad en 1971. Un año después se comenzaba a construir el edificio de computación.


Deporte y bienestar estudiantil
Se le dio impulso especial al deporte; pero no al deporte elitista, de campeones o de equipos altamente seleccionados. Se procuró que toda la universidad realizara actividades de educación física. Para ello, se facilitaron estadios, gimnasios e implementos necesarios como materiales y equipos deportivos y gimnásticos. Se instituyó el "crédito de educación física" que obligaba a cada estudiante a cumplir una determinada tarea relacionada con su educación corporal a su elección y controlada por instructores; duraba entre un semestre y un año en horarios sometidos a la conveniencia del alumno. Durante ese período, se le estimulaba a desarrollar sus facultades físicas. Por lo general, una vez terminado el período del crédito, el estudiante persistía en sus prácticas deportivas o gimnásticas.

También funcionaba la Escuela de Deportes de la UTE en el estadio de la universidad, dedicada principalmente a los hijos de los funcionarios y otros niños del barrio de la Estación Central. Alcanzó a una centena de alumnos. La clases de fútbol las impartían figuras nacionales de ese deporte: Francisco "Chamaco" Valdés, Elson Beiruth y Jorge Toro.

En el terreno de la ayuda económica, la UTE era la universidad que otorgaba mayor número de facilidades económicas a sus estudiantes. Esto se debía, naturalmente, a que el promedio de ellos provenía de capas de la población que disponían de bajos ingresos. Esta ayuda incluía, entre otras, becas en dinero cuyo valor variaba de acuerdo a lo que asistentes sociales investigaban sobre las capacidades de financiamiento del joven. Comprendían desde la ayuda total - las más numerosas - que cubrían el sustento completo, hasta el auxilio parcial que implicaba complementar lo que la familia del estudiante podía otorgarle. Había, además, becas de alimentación para estudiantes de la universidad en la forma de casino y comedores. La mayor parte de los educandos tenían ayuda en alimentación; esto significaba que no debían pagar por ella. No obstante, y como es natural, los estudiantes que estaban en condiciones de hacerlo, cancelaban sus consumos, al igual que los profesores y el personal administrativo (ver capítulo VII, "Respaldo a los estudiantes de escasos recursos").
Vivienda y salud
La universidad comenzó a comprar casas apropiadas en diferentes barrios para destinarlas a viviendas de los estudiantes, tanto varones como mujeres. Es interesante hacer notar que la idea predominante era no tener estas casas en el vecindario inmediato de la universidad: experiencias anteriores habían demostrado que los estudiantes se aíslan del medio social y se limitan a circular de su vivienda a la sala de clases. De ésta manera, se alteró esta situación: se pudo observar su mayor participación en las comunidades que rodeaban sus viviendas cuando éstas estaban localizadas a cierta distancia de la universidad. Estos estudiantes, que no pagaban por sus habitaciones, eran seleccionados en relación a la condición económica de su grupo familiar. Por otra parte, se les otorgaban facilidades para la adquisición de libros, para la confección de apuntes de clases, para la asistencia a espectáculos. Al momento del golpe militar, se hallaban muy avanzadas las gestiones con una importante firma de confecciones para una compra a gran escala de ropa para los alumnos a través de cuotas avaladas por la universidad.

El desarrollo de las bibliotecas de la universidad fue verdaderamente vertiginoso. Se consiguió establecer una en cada sede. Todas ellas contaban con personal especializado y la asistencia de los estudiantes fue sistemáticamente alentada. Se agregaban secciones para la audición de obras musicales, las que estaban comenzando a desarrollarse como un legítimo y beneficioso complemento del trabajo entre los libros.

Un sistema de psicólogos y psiquiatras atendía a los estudiantes que tenían problemas personales, sea de familia, de salud o de dificultades en el estudio.10

El Servicio de Salud de la Universidad funcionaba desde hacía mucho tiempo en todas las sedes, y en este período fue modernizado y ampliado. Existía atención médica permanente, servicios de enfermería y primeros auxilios. Se habían firmado convenios con hospitales como el de la Universidad de Chile atenciones de cirugía y otras operaciones de mayor cuidado. La atención dental se realizaba en modernas clínicas montadas en los recintos universitarios, y se propendían a un control dental total del alumnado. Las clínicas podían desarrollar toda clase de trabajos. Demás está decir que el servicio médico y dental era completamente gratuito para los estudiantes. La administración militar impuso el pago de esos servicios.

Se desplegaron intensos esfuerzos para construir recintos más adecuados para las organizaciones de los estudiantes. Se les construyeron locales (o se les asignaron otros existentes) para sus eventos sociales, para servir de sedes a los centros de alumnos y a la Federación de Estudiantes, así como casino, salas de actos y de esparcimiento. También se disponía de autobuses al servicio de los estudiantes. Estos se adquirieron a través de un crédito canadiense del Banco Interamericano de Desarrollo y, se contaba con ellos en todas las sedes de sistema universitario.

La participación activa e inteligente de los estudiantes en la conducción de la universidad tuvo resultado de innegable valor. En todos los organismos colegiados, los alumnos estaban representados en un 25% y su voz era respetada. El hecho de que sus proposiciones fueran siempre serias y constructivas fue un factor importante para este mutuo entendimiento entre las autoridades académicas, los profesores y los educandos. El rector había fijado un día mensual de encuentro con la directiva de la Federación de Estudiantes; en esa oportunidad se examinaban grandes y pequeños problemas de esa casa de estudios. Esto no era más que una expresión máxima del espíritu que regía todos los niveles del intercambio universitario.



Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal