Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página7/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   23

Tabla 12
Número y porcentaje de mujeres por año en la

Universidad Técnica del Estado


Año Número de mujeres % del ingreso total
1964 10 5.8

1965 25 6.2

1966 68 8.5

1967 125 9.9

1968 504 23.5

1969 723 22.5

1970 1,020 24.8

1971 3,166 28.0

1972 3,200 31.0

Tratándose de una universidad que tradicionalmente se identificaba con el sexo masculino, contraponiéndose, por ejemplo, a la Escuela Técnica Femenina (que enseñaba principalmente profesiones identificables con este sexo), fue un logro impresionante que, en 1972, el porcentaje de mujeres admitidas a la universidad haya alcanzado el 31%, acercándose bastante al 38.2%, que fue el porcentaje total de mujeres matriculadas en las universidades chilenas en general.


En la docencia
En el sistema académico de la universidad se operaron cambios profundos y de trascendencia. Y éstos no fueron realizados bruscamente, sino que planificados por comisiones amplias, discutidos, puestos en práctica, probados, analizados sus resultados, evaluados sus alcances, todo en períodos de tres a cuatro años. Por primera vez se adoptó el sistema semestral; es decir, cada semestre componía una unidad temporal completa de la enseñanza, pero de tal manera que el primer y el segundo semestre académicos funcionaban simultáneamente: esto le permitía al estudiante que tuviese que repetir un curso, no perder nunca más de un semestre. Durante los tres meses de receso lectivo (enero, febrero y marzo) funcionaba un semestre intensivo de verano que permitía a los estudiantes rezagados recuperar determinados ramos. Se aplicó un sistema de créditos y cursos previos que permitían al estudiante movilizarse con más agilidad en medio de su currículum. Se abolieron los exámenes y se los reemplazó por un sistema reglamentado y periódico de evaluación.

Se establecieron planes únicos nacionales para las mismas carreras y no se permitió más de 24 horas semanales de clases y cinco asignaturas por semestre.


Las ciencias sociales
Sin embargo, los cambios más notables se produjeron en el contenido y el estilo de la enseñanza. Como la Universidad Técnica del Estado se originó en escuelas técnicas, éstas habían aportado consigo una enseñanza eminentemente tecnócrata que se reflejaba, en lo general, en los antiguos planes y programas de estudio. Estos contemplaban un cierto número de cursos de tipo cultural, tales como literatura social, estética, introducción a la filosofía, evolución de la técnica, etc., los que despertaban escaso interés entre los alumnos: tales cursos no tenían ninguna relación con la inquietud juvenil ni con la realidad existente.

De ahí que la introducción de las ciencias sociales en la formación de ingenieros y técnicos fuera uno de los aspectos más significativos de la transformación de los contenidos científico-didácticos que tuvo lugar durante el proceso de reforma. Cursos y seminarios de ciencias sociales fueron incorporados con carácter de obligatorio al programa de estudios de cada carrera. Estos significó la creación de departamentos académicos especiales que agrupaban a estas disciplinas.

Crecía entre los estudiantes el sentimiento y la conciencia de que la formación universitaria no podía reducirse exclusivamente a las ciencias básicas y a las materias técnicas. Fue despertando paulatinamente la exigencia de cursos de economía, sociología, ciencia política, es decir, cursos que trataran con rigor y cientificidad los problemas de la realidad y de su transformación.
En efecto, ante la conciencia universitaria se hizo evidente el carácter clasista de la universidad tradicional que formaba los cuadros intelectuales y técnicos requeridos por las clases dominantes en orden a la perpetuación del modelo capitalista de desarrollo; los contenidos culturales y científicos de la enseñanza eran organizados en conformidad con esos intereses, lo que se manifestaba, por ejemplo, en la orientación profesionalizante de la formación, que preparaba técnicamente en un vacío artificialmente creado en tomo a la problemática económica, social y política, 13
afirmaba el director del Departamento de Ciencias Sociales de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Técnica del Estado, Luis Razeto. Además de los cursos y seminarios, algunos aspectos importantes dentro de las ciencias sociales encontraban espacio en las publicaciones de la universidad. En todas las facultades, sedes e institutos, se formaron departamentos de filosofía y ciencias sociales que desarrollaron una intensa actividad.

Aparte de la enseñanza de la ciencias sociales, se estimuló en los alumnos la participación en diversas actividades que constituyeran experiencias formativas para ellos: trabajo voluntario, dictación de cursos a los niveles inferiores, toma de contacto con otras capas de la población o participación en labores artísticas (peñas, coros, conjuntos folclóricos, grupos teatrales, artes plásticas, exposiciones, viajes de divulgación por el país, etc.).

Además, se fomentó el estudio de la historia de las ciencias, sea por medio de la investigación del profesor de cualquier asignatura quién debía tender a impregnar su cátedra con relación a la formación histórica de su ciencia, sea por la introducción de la cátedra misma de historia de las ciencias y sus descubrimientos.

Se implantó un método de control y "seguimiento" de los estudiantes por medio del sistema de computación de la universidad: a través de la computadora se podía saber al instante la situación de cualquier alumno en el país y los certificados que ellos solicitaban eran entregados gracias a este sistema sin dilación alguna. Se establecieron las ayudantías rentadas para estudiantes de cursos superiores, y las "tutorías" de profesores para orientar y aconsejar a los alumnos, las que se desarrollaban en medio de una atmósfera de relación humana, dedicación y profesionalismo. Se instalaron cursos vespertinos de todas las carreras que ofrecía la universidad para dar facilidades a los estudiantes que trabajaban. Se exceptuaban de estos cursos los correspondientes a ingeniería civil, lo que todavía se encontraba en proceso de estudio por la complejidad intrínseca de esta carrera. Se proyectaba, sin embargo, darles comienzo en el año 1974.


Nuevas carreras
Tomando en consideración las necesidades del país en aquellos momentos y en el futuro, se realizó un detenido examen de las carreras impartidas por la universidad. Esto dio como resultado la modificación de varias de ellas y la creación de nuevas. Se abrió el primer programa de arquitectura en la zona sur, en Concepción; la especialización en madera, realizada con la ayuda de Inglaterra, en esa misma ciudad por ser el eje de una vasta zona maderera; en Valdivia, atendiendo a las demandas relativas a la Marina Mercante y al litoral chileno, se crearon las carreras de construcción naval, transporte marítimo y máquinas navales, con la ayuda de la UNESCO que financió parte de un astillero y sus maquinarias; en Punta Arenas, la carrera de petroquímica, en atención a la producción del petróleo en la zona, así como la carrera de enfermería con la ayuda plena de los hospitales locales y tomando en cuenta no sólo que en la zona había pocas perspectivas de educación superior para mujeres, sino el déficit de estos profesionales en el país; en las tres sedes nortinas tan vinculadas a la extracción y tratamiento del cobre, carreras sobre la tecnología relacionada con este mineral; en Talca, como centro floreciente de actividades agrarias, la especialidad en máquinas agrícolas. La carrera de geomensura se expandió a varias sedes del país.

Se organizaron varios institutos para el desarrollo de la docencia y la investigación el Instituto de Prevención de Riesgos, que realizó numerosos cursos regulares y de temporada, especialmente para obreros y mandos medios, editó varias publicaciones sobre el tema para las industrias y puso en funciones, además, un laboratorio; el Instituto del Tránsito, que surgió con el apoyo de la municipalidad de Santiago y que preparaba ingenieros de tránsito; el Centro de Computación, con una vasta labor de docencia en todos los niveles más actividades relacionadas con la administración de la universidad (control estudiantil, finanzas, sueldos, etc.); el Instituto de Investigaciones Hidrológicas, ubicado en Vallenar y La Serena, con intensa actividad relacionada con la sequía, el riego, prospección de aguas, canales, etc.; el Instituto del Acero; el Instituto Nacional de la Soldadura; el Centro de Mecánica de Rocas, y el Centro de Estudios Textiles. También se iniciaron las carreras tecnológicas para la formación de técnicos de mandos medios, cuyo detalle se proporcionará en el capítulo respectivo.

Se normalizaron los estudios, configurándolos en carreras de dos, cuatro y seis años que correspondían respectivamente a los grados de técnico universitario (dos años), ingenieros de ejecución, profesores, enfermeras, contadores, etc. (cuatro años) e ingenieros civiles y economistas (seis años).

El aporte de mayor trascendencia que hizo la Universidad Técnica en el plano de la enseñanza, fue, sin duda, la incorporación de trabajadores e hijos de trabajadores como estudiantes a todos los niveles universitarios. La descripción de esta experiencia se encuentra detallada en los capítulos siguientes y constituye el objetivo principal de este libro.


Los profesores y su perfeccionamiento
El movimiento de reforma universitaria se preocupó desde un comienzo de los profesores de la universidad y de su excelencia académica.

Con el objeto de evitar vicios del pasado en el nombramiento de los docentes, la reforma implantó inapelablemente el concurso público para las vacantes de los cargos académicos. Junto a esto, hacia mediados de 1973 se había dado término al proyecto de carrera académica, de acuerdo al mandato del estatuto universitario. Este proyecto establecía la ordenación jerárquica de los docentes universitarios en cinco nivele o categorías; regulaba el ingreso a la carrera académica y determinaba los sistemas de evaluación para decidir sobre la permanencia o promoción a los niveles superiores de dicha carrera. Antecedentes importantes para decidir la promoción de un profesor eran su desempeño docente, la cantidad y calidad de sus trabajos de investigaciones, sus publicaciones y su participación en la actividad de extensión universitaria.

La reforma prestó también especial atención al perfeccionamiento de los académicos, principalmente de los más jóvenes. Muchos de ellos fueron enviados a distintas universidades en el extranjero para obtener el grado de master o doctor. Más de 200 académicos jóvenes asistieron a diversas universidades canadienses y norteamericanas haciendo uso de un crédito del Banco Interamericano de Desarrollo. Otros obtuvieron sus doctorados en universidades europeas, como la Universidad Técnica de Dresden, de acuerdo a convenios firmados por la UTE con diversas instituciones europeas de educación superior. La universidad promovió la salida al extranjero de muchos jóvenes docentes a los cuales no sólo se les conservaba su cargo, sino que se les continuaba ayudando por dos y hasta tres años para completar su perfeccionamiento. Una vez de vuelta, se procuraba que estos jóvenes con alta preparación fuesen a desempeñarse por uno o dos años a las sedes de provincia a fin de propender a su desarrollo. Esta política tuvo gran éxito y se pudo observar cómo en numerosas sedes se producía un verdadero florecimiento que, a su vez, impulsaba la actividad regional.

Para atender las necesidades de los profesores dentro del país, se creó en 1970 el Instituto de Perfeccionamiento Académico, dependiente de la Secretaría Nacional Académica. Este instituto, dirigido por el profesor Jorge Arancibia, era el responsable de la planificación, coordinación y puesta en marcha del perfeccionamiento académico de los docentes de la universidad. Ello se consideraba indispensable para elevar la calidad del trabajo universitario, una de las metas de la reforma. Con este propósito se organizó un registro de los antecedentes académicos de todo el personal docente de la UTE, lo que permitió detectar las áreas prioritarias del perfeccionamiento como también qué cursos y estudios debían ofrecerse. Se realizaron cursos especiales en distintos puntos del país con la asistencia de profesores de diversas sedes. También se utilizaron programas de posgrado con funcionamiento en Santiago para becar profesores tanto de la capital como de provincias para seguir cursos a tiempo completo por uno o dos años. Resumiendo, a la época del golpe militar se habían realizado actividades en las siguientes áreas: seminarios masivos, seminarios grupales, cursos intensivos de posgrado, cursos por correspondencia, talleres académicos y centros de investigación y desarrollo del currículo, con un total de 273 cursos y 4,818 alumnos en los tres años. Se editaron 17 boletines con 7,400 ejemplares, 2 anuarios con 800 ejemplares y textos de estudio. 14


Entre otros cursos de posgrado, la universidad mantenía una licenciatura académica en matemáticas (LAM) que otorgaba el grado de magister en Matemáticas, equivalente al 'Master of Sciences' de las universidades norteamericanas. Se estimaba que el LAM poseía el nivel más alto del país. También funcionaba un curso de posgrado sobre industrialización y manejo de alimentos, en convenio con la Corporación de Fomento a la Producción y con el Servicio Agrícola y Ganadero; además, seminarios de posgrado en minería y cursos de conciliación para técnicos graduados que deseaban ejercer el derecho de alcanzar el título de ingeniero de ejecución de acuerdo a la reglamentación que la universidad elaboró con la reforma. Estos cursos, dirigidos con éxito por el profesor Antonio Clemente, se desarrollaron desde Arica hasta Tierra del Fuego (Manantiales) y asistieron a ellos más de 4,000 técnicos.
Bibliotecas y computación
Se modernizó el sistema de bibliotecas y se racionalizaron sus servicios; esto significó una importante simplificación de los trabajos de investigación y docencia. Existía la Biblioteca Central en la capital y las bibliotecas de sede a través del país. Se creó el Departamento de Reprografía para atender el servicio de fotocopias, microfilmes y microfichas. Un nuevo departamento de traducciones prestaba servicio principalmente a los departamentos académicos en relación con las publicaciones del extranjero a que estaba suscrita la biblioteca. Aparte de estudiantes y profesores, la Biblioteca Central en Santiago atendía además al populoso sector de la Estación Central. Había dado comienzo la sección música, la que ya contaba con una selecta discoteca. Esta biblioteca atendió en 1972 a 2,500 lectores al día, y de 1970 a 1972 había aumentado su colección en 25,000 volúmenes, y de 83 títulos de suscripciones a publicaciones periódicas había ascendido a 800.15

Se contrató con la IBM la adquisición de una moderna computadora IBM 370 modelo 145 cancelada en parte con el crédito del Banco Interamericano de Desarrollo y el resto con contratos de venta de servicios. Para este fin, se proyectó y construyó un amplio edificio que estaría dedicado a la computación; serviría a la docencia y a la administración, y el tiempo disponible se comercializaría a través de la Empresa Nacional de Computación con la que ya existía un convenio firmado. Al tiempo del golpe militar el edificio estaba concluido y la computadora por entregarse. Por razones desconocidas, este centro sólo se inauguró, aunque con mucha pompa, hasta después de dos años. Cabe agregar que se había proyectado conectar consolas terminales de la computadora en las sedes por intermedio del sistema télex.


La investigación
La investigación en la Universidad Técnica del Estado fue una preocupación permanente del movimiento de reforma universitaria. A poco andar, en 1969, se constituye el Comité Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la UTE (CONIUTE), al cual se le encargó la coordinación, el estímulo y la ayuda a la investigación en todas las sedes del país. Esta comisión debería realizar también los estudios que condujeran al establecimiento de las áreas que deberían ser atendidas con prioridad.

Junto con acentuar la investigación en el sector de las ciencias básicas (matemáticas, física, química, etc.), la reforma insistió en la necesidad de relacionar profundamente la investigación con los problemas de la producción nacional. Por esta razón, especialmente a partir de 1971, una gran parte del presupuesto de investigación se asignó a áreas de mayor demanda nacional como la mineralurgia del cobre, petróleo, industrias derivadas del mar, metalurgia, industria alimenticia, etc.

Nunca dejó de considerarse el aspecto didáctico. La integración de los estudiantes a la investigación junto a los maestros y los especialistas llevó a aquellos a desarrollar un auténtico espíritu de indagación, a cultivar la duda rigurosa en el desempeño de su trabajo y, especialmente, a comprender, aprender y practicar los métodos y sistemas de investigación más objetivos, eficaces y modernos. En una universidad, lo más importante es enseñar a investigar, a despertar la curiosidad científica, la duda legítima, a refrenar la impaciencia juvenil y a saber enfrentar con responsabilidad infatigable las secuencias ineludibles de toda búsqueda en la ciencia. No siempre son los resultados lo más importante: la formación del investigador es de por sí la finalidad de este trabajo.

El cobre y otros metales, el salitre, la flora chilena, el petróleo y sus derivados, la electrónica, la mineralogía y los procesos industriales, la química, la transferencia de energía, el conocimiento de las máquinas mecánicas y eléctricas, formaban el grueso de las investigaciones sin descuidar por ellos las ciencias puras en licenciaturas académicas como las de matemáticas, química, física (cuerpos sólidos y plasma) y ensayo de materiales. También se abordaron interesantes investigaciones en torno o a relaciones humanas, productividad y administración de empresas.

Se determinaron áreas de prioridad; se contrataron científicos, y se fomentó la formación de grupos de trabajo de investigación. Se adquirieron nuevos elementos para los laboratorios y se utilizó lo ya instalado en las industrias mismas.

Entre 1970 y 1971, había 124 investigaciones en curso y los profesores dedicados exclusivamente a investigar aumentaron, entre esos años, de 60 a 99. El presupuesto para estos fines creció en ese lapso de E°530,000 a E°3,000.000.16

El profesor Nelson Santander, PhD, miembro del Comité de Investigaciones de la UTE, exponía en el Seminario del Consejo de Rectores reunido alrededor del tema "Ciencia y tecnología para el desarrollo chileno actual - Rol de las Universidades", en noviembre de 1972, que:
En 1966 sólo trece académicos realizaban investigaciones en toda la universidad, en condiciones de extremo sacrificio y, a veces, en un ambiente de incomprensión.

Este panorama cambió en gran medida en los últimos años y así, en 1969 se creo el Comité Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la UTE (CONUITE) con la misión inicial de incentivar la investigación en el mayor número de departamentos posibles en la UTE. En Santiago, el centro motor que promovió el desarrollo de la investigación fue el departamento de química; en Antofagasta fue el Centro de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (IDICTEC); en Concepción, el Departamento de Maderas, y en Valdivia, el Centro de Construcción Naval (CECON). Este crecimiento acelerado de esta actividad se puede apreciar con las siguientes cifras: hasta 1966, los académicos de la UTE habían logrado publicar escasamente una docena de trabajos en el extranjero. Esta cifra, en la actualidad, sobrepasa ampliamente el centenar. En 1970, la UTE destinó 530.000 escudos lo que representó el 0.5% de su presupuesto de ese año para el financiamiento de proyectos específicos de investigación. Durante este año (1972), dicha cifra ascendió a 3.835.000 escudos, cerca del 1.5% del presupuesto actual. Para el año 1973 se pretende destinar alrededor del 3% del presupuesto de la universidad. 17


Un valioso aporte a las investigaciones entregaron los científicos alemanes enviados por la Universidad Técnica de Dresden en virtud de un convenio existente desde 1966. Un equipo que variaba entre tres y cuatro profesores de esa universidad, permanecía uno o dos años en la Universidad Técnica del Estado desarrollando principalmente actividades de investigación junto a estudiantes. Esto produjo un enriquecimiento en el sistema de investigación dentro de la universidad en cuanto a métodos y procedimientos en este campo como también en cuanto a sugerencias sobre dotación de laboratorios. Junto con estos investigadores también venía un profesor de lengua alemana para preparar a cuatro estudiantes de la Universidad Técnica que cada año eran becados para estudiar en Dresden.

Se dio comienzo a la publicación científica Contribuciones, editada por el Departamento de Investigaciones Científicas y Tecnológicas de la Secretaría Nacional Académica, como también numerosas otras publicaciones. La Revista de la Universidad Técnica del Estado invariablemente presentaba un tema de investigación científica que se había abordado en la universidad.


La extensión universitaria
La Universidad Técnica del Estado desarrolló una intensa actividad en el campo de la difusión del conocimiento, el arte y la comunicación. Su profundo impacto en la vida nacional alcanzó a las más amplias capas sociales. Con ello se inició un nuevo concepto de la extensión universitaria, arrancándola de los claustros, a los que sólo podían acceder las élites intelectuales, para llevarla al pueblo, especialmente a aquellos sectores excluidos secularmente de la cultura. La Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones puso el acento en el estímulo a la creación y el desarrollo de una conciencia progresista en todos los ámbitos de la sociedad, aparejado al disfrute de la cultura, el arte y la técnica por parte de las grandes masas. Todo el sistema de la Universidad Técnica del Estado destinó, desde su base hasta los niveles superiores, personal y medios que llegaron a todos los sectores con las escuelas de temporada, audiciones radiales, ediciones de libros, revistas, periódicos y carteles; cine, teatro, música, ballet y folclor. Es lo que la Comisión Internacional de la Educación denominó "la ciudad educativa”.
Radio, cine y televisión
La Universidad Técnica del Estado se distinguía por el efectivo funcionamiento de una cadena de emisoras de radio a través del país. Sus estaciones estaban ubicadas en Antofagasta, Copiapó, La Serena, Santiago (además, en esta ciudad, onda corta y frecuencia modulada), Concepción, Temuco y Valdivia. Sus transmisiones eran de tipo artístico, cultural y científico, y no tenían avisos comerciales. La emisora de Santiago, fundada en 1959, ganó prestigio con la difusión de música de calidad, y ya se contaba con los equipos y las edificaciones para su ampliación y aumento de potencia.

Aparte de espacios en los diversos canales de televisión, la universidad estaba preparando su propio canal de televisión (UTE TV 11). Ya contaba con la autorización requerida e iba a entrar en funcionamiento en el momento en que el golpe militar puso fin a estos planes.

El departamento de cine, junto con desarrollar la docencia, produjo varios cortometrajes; entre ellos: El sueldo de Chile (relativo al cobre) que obtuvo el primer premio en el Festival Internacional de cine de Leipzig, 1973, Trabajos de verano: FEUT 72, El compromiso con Chile (sobre la UTE) y Pulpomomios a la chilena (sobre actividades financieras), más otros que se estaban rodando.
Actividades artísticas
La universidad impulsó el arte en todas las capas de la población y en todas sus manifestaciones. Existía un "movimiento de coros" que comprendía diversos grupos: en Santiago, el Coro Universitario, formado en 1956, dirigido por el destacado director de coros Mario Baeza, que alcanzó gran prestigio no sólo en el país, sino en el extranjero; el Coro de Química Industrial, y el Coro de la Federación de Estudiantes (FEUT). En cada una de las sedes existía también un coro y se llegó a un número de 12 coros a lo largo de la red universitaria. En 1972, los coros de la UTE ofrecieron más de 500 recitales en el país.

En cuanto al arte dramático, el Teatro Teknos consolidó su prestigio con cartelera diaria en Santiago y, luego, con giras a provincias, especialmente donde había sedes universitarias. El Teatro Nuevo Popular del Convenio CUT - UTE, organizado junto a los trabajadores y campesinos; el Conjunto Teatral Factum, en Punta Arenas; el Conjunto de Teatro y Arte UTEVA, en Valdivia; el Conjunto FEUT, en Concepción, y el grupo de teatro, en Temuco, constituyeron ejemplos pre-claros del desarrollo que alcanzó este arte.

La Camerata (orquesta de cámara) tuvo un aporte inspirador en numerosos actos de la universidad, y era siempre muy solicitada por otras corporaciones santiaguinas y de provincias.

El movimiento folclórico, que en aquel tiempo se desarrolló extraordinariamente, puede decirse que tuvo su domicilio en la Universidad Técnica del Estado. En efecto, formaban parte de la universidad los grupos Quilapayún, Inti Illimani, Cuncumén, los hermanos Isabel y Angel Parra y el cantante y compositor Víctor Jara (asesinado en el Estadio Chile después de haber sido tomado prisionero durante el ataque militar a la Sede Central de la UTE el 12 de septiembre de 1973). El Quilapayún, con apoyo de la universidad, creó una Escuela de folclor; allí formó los grupos Quilapayún A, Quilapayún B, Quilapayún C, el Quilapayún de mujeres y el Lolopayún (“lolos”, adolescentes) que fue el germen de un conjunto de mucho éxito. En numerosas sedes se formaron peñas folclóricas entre las que se destacó la sede de Temuco que mantenía una peña con local y presentaciones regulares.

En la sede de La Serena funcionaba el Circo Minero, "el único circo de estudiantes de América". Alcanzó renombre y viajó por varias ciudades del país.

El Ballet Folclórico de la UTE actuaba regularmente. Se presentaba en teatros,, barrios populares, sindicatos, escuelas y actos universitarios. En 1971, los conjuntos folclóricos de la universidad completaron más de 323 actuaciones en el país. Las artes plásticas no fueron descuidadas: tanto en Santiago como en las sedes se realizaron exposiciones de pintura y escultura; entre los proyectos más originales estaba el monumento al brigadista de trabajos voluntarios.

Las "Primeras jornadas de Arte UTE" se realizaron entre el 13 y el 19 de diciembre de 1971 y tenían por finalidad “contribuir al desarrollo, integración y promoción del interés por las actividades artísticas de estudiantes, profesores y funcionarios de la universidad.” Cada uno de los días de esa semana estuvo dedicado a una expresión diferente del arte. El primer día se inauguró una muestra de pintura con más de 120 obras, luego se realizaron festivales de teatro, cine, canto coral, música clásica, bailes tradicionales, cerrándose con la nueva canción folclórica (Boletín informativo de la UTE, 160, diciembre de 1971).
Publicaciones
La universidad reformada creó una editorial que comenzó a editar libros, revistas y otras publicaciones. Desde 1970 a 1973 se publicaron más de 30 títulos en temas científicos, económicos, técnicos, de ciencias sociales, historia y educación. Se editó la Revista de la Universidad Técnica del Estado con artículos tanto de ciencia, arte y literatura como de la actualidad nacional, y en la que colaboraron destacadas personalidades de esos campos; apareció durante 4 años y alcanzó hasta el número 14 en 1973. Los periódicos Unitécnica y Presencia UTE cubrían la información diaria del quehacer universitario del mismo modo que el Boletín Informativo de la Oficina de Relaciones Públicas e Informaciones. Talleres de la Cultura fue una revista dedicada al arte, especialmente al teatro popular. La Oficina de Planificación editó los Antecedentes cuantitativos, de 1971 y 1973, con una información muy cabal de la universidad y sus estudiantes. En 1972 se comenzó la publicación del Catálogo de la Universidad Técnica del Estado. La Comisión de Investigaciones Científicas y Tecnológicas emprendió, en 1970, la publicación de Contribuciones, revista científica en la que se publicaban los resultados de las investigaciones realizadas en la universidad y que luego abrió sus páginas a otras universidades e institutos de investigación. Esta publicación vino a llenar un vacío en el país, puesto que los científicos chilenos carecían de un órgano donde exponer sus trabajos. Contribuciones alcanzó notable y merecido prestigio, y logró, afortunadamente, sobrevivir la intervención militar de la universidad.

Se editaron folletos que contenían lo más trascendente del debate universitario interno: carrera académica, construcciones, rentas del personal, etc., y se imprimieron los Cuadernos de la reforma que sobrepasaron los 20 títulos; entre estos Prueba de aptitud, Los departamentos, Ciencias sociales, Estatuto orgánico, Asuntos estudiantiles, Carreras tecnológicas, etc.

Se llamó a concursos literarios y de poesía en que presentaron sus trabajos de creación a través de la palabra profesores, estudiantes y trabajadores.

Se abrió la Librería de la Universidad Técnica del Estado en Santiago y en algunas sedes para la venta de literatura, manuales y materiales de estudio, grabaciones y demás necesidades estudiantiles.


Extensión docente: escuelas de temporada
Como parte fundamental de la extensión docente, sobresale una abundante selección de cursos cortos. Se les denominó Escuelas de temporada. Funcionaban en las distintas estaciones del año bajo los nombres de "Escuela de verano", "Escuela de invierno", etc. En ellas se dictaban cursos de una duración de dos a tres semanas y que cubrían las más variadas materias. En el discurso de año nuevo del rector de la universidad (31 de diciembre de 1968), anuncia los cursos que se iban a realizar:
Estos cursos de Extensión deberán considerar desde pequeños oficios para nuestro pueblo (cestería, educación para el hogar, contabilidad, mecánica elemental para automóviles, etc.) hasta ciclos completos de adiestramiento para ejecutivos de industrias, mando medio, supervisores, computación, etc. . . . Paralelamente a estos cursos, existirán otros, de común acuerdo con las empresas, que absorberán las necesidades de perfeccionamiento y expansión industrial en los que deberán tomar parte profesores de la Universidad Técnica del Estado, profesores y promotores extrauniversitarios y nuestros propios estudiantes.
En el folleto programa de la Escuela de Invierno en Santiago, en 1971, se puede leer:
La Universidad Técnica del Estado, a través del Departamento de Extensión Docente, dependiente de la Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones, ha venido, desde el año 1968, desarrollando un vasto plan de Escuelas de Temporada en las cuatro estaciones anuales a lo largo y ancho de todo el país. Este plan, a nivel nacional, ha tenido y tiene el propósito, en lo fundamental, de cumplir con los siguientes objetivos:

La entrega de su acervo cultural a la comunidad nacional y regional; la superación profesional, a todos los niveles; la educación práctica, por medio de cursos tecnológicos y la programación de seminarios culturales que analicen la problemática nacional.

Estas Escuelas de Temporada de la UTE, sin lugar a dudas, han ido concitando gradualmente el interés y respeto de amplios sectores de la ciudadanía, a lo largo del país. El constante aumento de su matrícula y progresiva difusión a los más diversos puntos del territorio nacional, prueban la efectividad de una labor emprendida sin mayores recursos y destinada a ofrecer oportunidades de perfeccionamiento cultural en los diferentes niveles de la enseñanza y en los más variados planos del saber.
Y más adelante:
Los diversos contenidos y objetivos que ellos involucran (los cursos y seminarios), están destinados a dar una visión de conjunto del desarrollo político, social, económico y cultural del país, a la vez que elevar el nivel cultural de la mujer y el hombre de nuestro pueblo. Se agrega a esto el importante propósito de ir capacitando a la clase trabajadora para integrarla al proceso dinámico de producción. Por último, ofreciendo al profesional, en todos sus niveles, la oportunidad de perfeccionarse en sus distintas especialidades.
Y termina:
La Universidad Técnica del Estado, consciente de su responsabilidad ante la comunidad, estima su deber no sólo realizar su labor docente regular, sino que también entregar, a través de una amplia labor de extensión, cursos de temporada que posibiliten la incorporación de los más amplios sectores a la cultura con el fin de iniciar una rica discusión en torno al Chile de hoy.18
Estos cursos, o escuelas de temporada, se organizaban a través de todo el país en cada ciudad donde hubiese una sede de la Universidad Técnica o un Instituto Tecnológico; sin embargo, no se descuidaban sitios apartados a donde no había llegado nunca la actividad universitaria. En numerosos de estos últimos lugares se despertó la inquietud por abrir establecimientos de enseñanza superior; hasta el punto de que muchos vecinos lucharon ante las autoridades y aportaron dinero para abrir sus propios Institutos Tecnológicos. Ejemplos notables de ello son Vallenar, Ovalle, San Antonio, Rancagua, San Fernando, Curicó, Lota, Angol, Puerto Montt, Castro, Coyahique, Puerto Aysén y Cabo Negro (Punta Arenas).

Algunos de los temas de los cursos eran, por área (tomado del catálogo):


Area científica: matemáticas elementales, matemáticas superiores, teoría de conjuntos, teoría de probabilidades, química, física moderna, física del estado sólido, pedagogía, electricidad básica y avanzada, mecánica teórica, termodinámica, radio y electrónica.

Area cultural: literatura y sociedad, desarrollo contemporáneo, desarrollo del currículo universitario, de la voz, recreación y salud, deporte colectivo, escritura veloz, salud pública, sexo y educación, locución y oratoria, familia, juventud y vocación.

Area artística: dirección coral (cursos que terminaban con la formación de un coro), danza folclórica, teatro, teatro en la enseñanza media, teatro aficionado, cerámica, fotografía, guitarra, flauta dulce, artesanía del cobre, artesanía navideña, grabado en madera, grabado en metal, introducción a la pintura, "cómo mirar un cuadro" (dictado por un pintor de prestigio nacional).

Area técnica: mecánica de automóviles, refrigeración, calefacción, galvanotecnia, textil, metalurgia, comunicación audiovisual, diseño, decoración de interiores, instalaciones eléctricas, construcción de viviendas, dibujo técnico, lubricación, secado de grano, trabajo en vidrio.

Area administración de empresas: planificación, organización industrial, secretariado ejecutivo, planificación Pert, programación y computación, administración de empresas, supervisión y dirección, administración bancaria, contabilidad y estudio de costos, ventas.

Area laboral: psicología industrial, sociología del trabajo, legislación sindical, seguridad industrial, prevención de riesgos, relaciones humanas, productividad, la función mando, la función coordinación, tramitación de un pliego de peticiones, marcha de un sindicato, finanzas de un sindicato.

Arca del hogar: costura general, vestuario infantil, vestuario adulto, confección casera, alimentación, primeros auxilios, educación Parvularia, cuidado del recién nacido, casas-cuna, economía doméstica, arreglos florales, pequeña plástica, trabajo en papel maché, en fibra vegetal, cestería, vaciado de velas ...
La asistencia de alumnos a estos cursos en todo el país fue como sigue:19

Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal