Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página6/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

NOTAS AL CAPITULO III
1 Jaime Posada, "La universidad: una nueva dimensión", en Visión (México: 10 de octubre de 1969), p. 62.

2 En las elecciones presidenciales de 1970, la combinación de izquierda - Unidad Popular - obtuvo el 36.4% de la votación y la Democracia Cristiana, el 27.8%. Ambos conglomerados políticos se habían pronunciado por cambios sociales y económicos.

3 En las elecciones presidenciales de 1952, la izquierda obtuvo el 5.5% de los votos válidos; en 1958, el 28%; en 1964, el 38.9%; en 1970, el 36.4%, y en 1973, el 44%. Datos obtenidos en: Dirección del Registro Electoral (Chile), resultados oficiales de las elecciones presidenciales de los años 1952, 1958, 1970 y de la elección parlamentaria de 1973.

4 Para mayor información de estos movimientos, véase a Solon Barraclough, et al., Chile: Reforma Agraria y Gobierno Popular (Buenos Aires: Ediciones Periferia, 1973).

5 Tanto en la campaña electoral como durante el gobierno del presidente Salvador Allende y en el golpe de estado que lo derribó, intervinieron activamente empresas y agendas multinacionales y norteamericanas tales corno la International Telephone and Telegraph Company, la Anaconda, la Kennecott y la CIA. Según el Washington Post (10 de septiembre de 1974), en la reunión del Comité Cuarenta en la Casa Blanca, el 27 de junio de 1970, el secretario de Estado, Henry Kissinger, habría declarado: “No veo por qué tenemos que permanecer cruzados de brazos cuando un país se desliza hacia el comunismo por la irresponsabilidad de su propio pueblo”. La intervención de tales empresas y del propio gobierno norteamericano ha quedado clara y abrumadoramente demostrada en los "hearings" del Congreso de Estados Unidos. Para una amplia información véase:

Documentos secretos de la ITT (Santiago de Chile: Empresa Editora Nacional Quimantú Ltda., 1972);

Anthony Sampson, The Sovereign State of ITT (Nueva York: Stein & Day, Publishers, 1973);

Gregoirio Selser, Una empresa multinacional: la ITT en Estados Unidos y Chile,(Buenos Aires: Granica Editor, S.A., 1974);

The International Telephone and Telegraph Company and Chile, 1970-71. Report to the Committee on Foreign Relations by the Subcommittee on Multinational Corporations (United States Senate) (Washington, D.C.: US Government Printing Office, 1973);

Human Rights in Chile, hearings before the Subcommittees on International Affairs. Committee on Foreign Affairs. House of Representatives (Washington: US Government Printing Office, 1974);

Human Rights in Chile, hearing before the subcommittees on International Organizations and Movements. Committee on Foreign Affairs. House of Representatives (Washington: US Government Printing Office, 1975);

Inquiry into Matters Regarding Classified Testimony Taken on April 22, 1974, Concerning the CIA and Chile, hearing before the Special Subcommittee on Intelligence. Committee on Armed Services. House of Representatives (Washington: US Government Printing Office, 1975);

Covert Action in Chile, staff Report of the Select Committee to Study Governmental Operations with Respect to Intelligence Activities. United States Senate (Washington: US Government Printing Office, 1975);

United States and Chile During the Allende Years, hearings before the Subcommittee on Inter-American Affairs. Committee on Foreign Affairs. House of Representatives (Washington: US Government Printing Office, 1975);

Allenge Assassination Plots Involving Foreign Leaders, an Interim Report of the Select Committee to Study Governmental Operations with Respect to Intelligence Activities. United States Senate (Washington: Government Printing Office, 1975);

Intelligence Activities, hearings before the Select Committee to Study Governmental Operations. United States Senate (Washington: US Government Printing Office, 1976);

Intelligence Activities and the Rights of Americans, final Report of the Select Committee to Study Governmental Operations with Respect to Intelligence Activities. United Estates Senate (Washington: US Government Printing Office, 1976);

Chile: The Status of Human Rights and its Relationship to US Economic Assistance Programs, hearings before the Subcommittee on International Organizations. Committee on International Relations. House of Representatives (Washington: US Government Printing Office, 1976).

6 Programa básico de gobierno de la Unidad Popular, 5a. edición (Santiago de Chile: Editorial Horizonte, 1970), pp. 14, 30-32. El subrayado es del autor.

7 Del discurso del doctor Salvador Allende en el Foro Abierto de la Universidad de Concepción, 26 de septiembre de 1970. Citado por Galo Gómez Oyarzún en Chile de Hoy: Educación, Cultura y Ciencia (México: Casa de Chile, 1976), pp. 12 y 43.

8 Edgar Faure, et al., Aprender a ser, op. cit. p.115.

9 Ministerio de Educación Pública, Superintendencia, Sección Estadística, 1977.

10 División de Planificación y Estudios, UTE, Antecedentes estadísticos (Santiago de Chile. Prensas UTE, 1975), p. 1.

11 Leopoldo Chiappo, "Reforma educativa peruana: necesidad y esperanza”, en Nueva Sociedad, 33 (Caracas: noviembre - diciembre de 1977), p. 53.

12 Antecedentes estadísticos. . ., p. 1.

13 Inter-American Development Bank, Economic and Social Press in Latin-America: 1976 Report (Washington, D.C.: 1976), p. 184.

14 Sesión 32a. extraordinaria efectuada el 15 de diciembre de 1965.Publicado en La Nación (Santiago de Chile: 21 de diciembre de 1965).

15 InterAmerican Development Bank, op. cit., p. 126.

16 Según la pirámide educacional (Fac. Filosofía y Ed. U. Ch) incluida en el capítulo II, menos del 10% de los estudiantes que ingresan a la universidad terminan sus estudios.

17 Jorge Barría S., “La rebelión universitaria”, en Desafío juvenil: mito y realidad (Santiago de Chile. Ed. ILARI, Instituto Latinoamericano de Relaciones Internacionales, 1968), p. 12.

18 Arturo Salazar Bondy, “Reflexiones sobre la reforma universitaria”, Revista Actual, año 1 núm. 2 (Mérida, Venezuela: Universidad de los Andes, mayo - agosto de 1958), p. 41.

19 Mauricio Ruz F., “Reforma Universitaria: pasado, presente y futuro”, en Mensaje, 263 (Santiago de Chile: octubre de 1977), p. 541.

20 Comisión 1, FECH, Acuerdos: Convención de Reforma Universitaria, 1966 (Santiago: Cuadernos de Reforma Universiaria,1967). p. 15.

21 "La facultad se pronunció por abrumadora mayoría en el sentido de conceder a los estudiantes una representación que equivalga al 25% del total de los miembros de cada consejo y del claustro de la facultad, y reconoció a los representantes estudiantiles a que participen con voz y voto en todo orden de asuntos, incluso en elección de autoridades" (Hernán Ramírez Necochea, "Defensa de la Reforma", mimeo citado en Vasconi y Reca, "Movimiento estudiantil y crisis en la Universidad de Chile", en Chile, hoy (Santiago: Editorial Universitaria, 1971), p. 359. El profesor Hernán Ramírez Necochea, historiador chileno, falleció en el exilio en París en 1979.

22 Acta de acuerdo, Santiago, 1968 (pp. 6-8).

23 El doctor Enrique París era profesor de Psiquiatría en la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y, posteriormente, miembro del Consejo Superior de esa universidad. Como consejero de Salvador Allende en materias universitarias le acompañaba en el palacio presidencial el día del golpe militar. En el asalto al palacio por las fuerzas militares, donde murió Salvador Allende, el doctor París fue tomado prisionero. Días después se encontró su cadáver en un camino público con evidentes muestras de haber sido bárbaramente flagelado.

24 Universidad de Chile, Mesa directiva de los Plenarios Nacionales de reforma, Referéndum (Santiago :1968),pp. 9 y 14.

25 De acuerdo al estatuto universitario vigente en ese momento, el Consejo estaba formado por 21 personas : rector, secretario general, 4 presidentes de los consejos docentes nacionales (facultades), los 3 directores de las escuelas de Santiago (Artes y Oficios, Pedagógico - Técnico y Escuela de Ingenieros Industriales), 2 directores en representación, uno de las escuelas del norte y el otro de las escuelas del sur, que se rotaban, el director de enseñanza profesional y un representante de las siguientes organizaciones : Sociedad de Fomento Fabril, Corporación de Fomento, Sociedades Mutualistas, Asociación de profesores y empleados de la UTE y federación de Estudiantes de la UTE. Como puede verse, la representación auténticamente universitaria era escasa, los consejeros se eternizaban en sus cargos y tanto el rector como este consejo disfrutaban de una autoridad absoluta significando una estructura autocrática y cerrada de poder. Era este consejo el que elegía el nombre del rector para ser propuesto al presidente de la república para su nombramiento.

26 La reunión se realizó en el departamento que poseía la Oficina d Crédito para la UTE del Banco Interamericano de Desarrollo que estaba situado en la calle José Miguel de la Barra, junto al Cerro Santa Lucía. La delegación estudiantil asistió a dicha reunión fustigando a los demás consejeros quienes, a pesar de todo, tomaron la decisión ya señalada. Al mismo tiempo, un gran número de estudiantes invadía la calle y realizaba una manifestación de repudio a este acto. Posteriormente la FEUT expresaba que “el consejo se vio obligado a sesionar escondido detrás de un cerro”.


CAPITULO IV
LA REFORMA EN LA UNIVERSIDAD TECNICA DEL ESTADO: RECUENTO DE UNA EXPERIENCIA HISTORICA
"La universidad debe ser, y creo que la nuestra en gran medida lo logra, un ente inserto en la sociedad que responda eficazmente a los requerimientos de¡ desarrollo económico - social, que irradie con su aporte a todos los campos de la vida nacional, y que no se limite a impartir docencia entre cuatro paredes ; que salga a la mina, a la fábrica, a los distintos centros productivos, o sea, al encuentro con el pueblo de Chile".
Inauguración del año académico 1972 (palabras del rector).
Algo de historia de la Universidad Técnica del Estado
La Universidad Técnica del Estado es una corporación relativamente joven : fue creada en 1947 y entró en funciones en 1952. Sin embargo, puede decirse que su sentido y su existencia arranca desde mucho antes, desde mediados del siglo pasado, cuando fueron establecidas algunas escuelas que tuvieron larga trayectoria y prestigio y que formaron la base de la universidad actual; entre ellas, la más notable es la Escuela de Artes y Oficios, la más antigua de las escuelas industriales de América Latina creadas y financiadas por los gobiernos.

La Escuela de Artes y Oficios nació en 1849 de un Decreto Supremo del presidente Manuel Bulnes en el que se expresaba que sería "un plantel de enseñanza industrial para el pueblo". Su primer director, contratado en Francia, fue el ingeniero y profesor Julio Jariez que enseñaba en la Escuela de Artes y Oficios de Challons. Al formular el primer reglamento de la escuela expresó : "La Escuela Nacional de Artes y Oficios tiene por objeto formar un número competente de artesanos instruidos, laboriosos y honrados, que con su ejemplo y conocimientos, contribuyen al adelantamiento de la industria en Chile y a la reforma de nuestras clases trabajadoras".1 En los primeros tiempos, la enseñanza fue de carácter elemental; pero en el correr de los años la formación de los nuevos profesionales que la producción iba requiriendo la llevó a perfeccionar sus planes de estudio y a elevar los requisitos de ingreso.

Con el auge de la minería del cobre, del carbón y del salitre, además de la industria, se crean otras escuelas en provincias: la Escuela de Minas de Copiapó (1857); la Escuela de Minas de La Serena (1887); la Escuela Industrial de Chillán (1905), que luego es trasladada a Concepción; la Escuela Industrial de Temuco (1916); la Escuela de Salitre y Minas de Antofagasta (1918), y la Escuela Industrial de Valdivia (1934). Más tarde, y ante la necesidad de un organismo de estudios superiores destinado a los egresados de las escuelas de Minas e Industriales, se funda, en 1940, la Escuela de Ingenieros Industriales. Y para formar docentes destinados a las escuelas industriales y de minas y la enseñanza profesional, se crea en 1944 el Instituto Pedagógico Técnico.
El desarrollo industrial del país
Con el desarrollo económico industrial del país a fines del decenio 1930-40, se advierte, la necesidad de planificar y coordinar las actividades productoras por parte del Estado. Así nace en 1939 la Corporación de Fomento a la Producción creada por Pedro Aguirre Cerda en el gobierno del Frente Popular. A partir de entonces, se inicia un gran impulso al desarrollo industrial del país. Se abre el decenio de la industrialización y se asientan las bases fundamentales del futuro: acero, electricidad y petróleo. Desde ese momento, el país asiste a una sucesión de acontecimientos históricos que inscriben a Chile en la senda del desarrollo y lo llevan por el camino de un país en proceso de industrialización. Se puede destacar la creación de la ENDESA (Empresa Nacional de Electricidad) y la puesta en marcha del Plan de Electrificación, la construcción de la usina de Huachipato y su producción, la prospección del petróleo y su sorprendente explotación, la extracción del azúcar de la remolacha, la construcción de las plantas concentradoras de minerales, la refinación de petróleo; el desarrollo de la grande y pequeña minería, el plan maderero, y el afianzamiento de la producción fabril. Como dice el Instituto de Economía de la Universidad de Chile, entre 1949 y 1953 ocurrió una verdadera "erupción fabril". En esos años, la producción industrial aumentó en cerca del 50% manteniendo posteriormente su tendencia a aumentar, pese a las situaciones de crisis que vive periódicamente el país.2

El funcionamiento de la Universidad Técnica Federico Santa María y el nacimiento de la Universidad Técnica del Estado, corresponden precisamente a este desarrollo en la producción. Las demás universidades, en su condición clásica, no estuvieron preparadas (ni se lo propusieron) para encarar esta nueva realidad nacional.

La Universidad Técnica del Estado tuvo su nacimiento sobre la base de instituciones preexistentes, como la Escuela de Artes y Oficios, el Instituto Pedagógico Técnico y las escuelas de minas e industriales del país,3 y emprendió la dura tarea de transformar una suma aritmética de escuelas en una universidad y, cumplir su compromiso con la producción en Chile y con una juventud que buscaba nuevos horizontes.

Aunque se pretendió darle mayor amplitud a su aparato directivo con la inclusión de varios representantes ajenos a la educación, pronto se comprobó que, al igual que las demás universidades del país, el poder que la estructura administrativa tradicional les daba a sus grupos directivos llevaba a la universidad a una actitud autoritaria, elitista, marginada de la realidad nacional e insensible a la necesidad de transformaciones sociales profundas.


El camino de la reforma
La tarea no fue breve ni fácil. Fueron varios los años de campaña que sostuvieron las fuerzas reformistas. El impulso fundamental lo daban los estudiantes quienes desempeñaron un papel destacado en promover resoluciones y dinamizar el proceso de cambios, para luego participar activamente en la dirección de la universidad después de reformada.

Se dieron diversos tipos de oposición a la reforma. Un sector se oponía a ella por su posición ante la vida que era, por principio, negativa ante cualquier forma de cambio, en especial, si este cambio pudiese estar apoyado por elementos progresistas en cuyo caso adoptaban una actitud contraria sin siquiera examinar los contenidos. En toda sociedad existen estos grupos, y cuando se encuentran en mayoría y detentan el poder (o cuando lo detentan en minoría, como suele ocurrir), los cambios son bloqueados y resulta difícil el desarrollo y progreso de cualquier nueva idea o estructura.

Otro grupo contrario a la reforma, y que arrastrado por el anterior, lo componían aquéllos que gozaban de ciertos privilegios y temían perderlos. O que no se atrevían a competir por una cátedra o un puesto, o necesitaban disputar los ascensos. Existían algunos profesores que tenían conciencia de que su cargo podía ser ocupado por otros de mayores o mejores méritos, y en vez de superarse académicamente dedicaban sus más enconados esfuerzos a evitar o impedir la adopción de mecanismos que pudiesen poner en peligro sus puestos.

Pero el principal escollo para la reforma lo constituyó el grupo que detentaba el poder y gozaba de sus privilegios : otorgaba cargos y dispensaba favores a cambio de un supuesto apoyo irrestricto.

Donde había menos oposición a la reforma - si la había - era entre los estudiantes. Por le contrario, la impulsaban enérgicamente. Por ejemplo, solían dialogar con los profesores en las clases mismas y, con argumentos de irrebatible lógica, los presionaban. Como ya se ha dicho, constituían el motor del movimiento por la reforma; se entregaron a él sin reservas, llegando a veces a sacrificar sus intereses en el estudio. Su lógica era: "Es preferible perder un mes o un año de estudios si con ello se mejora definitivamente la Universidad; entonces ya no se perderá más tiempo por malos programas, malas estructuras o malas autoridades".

En general, la reforma conmovió a la universidad como un todo. Tomaba parte toda la comunidad universitaria en sus discusiones, actos, reuniones y votaciones. Influyó poderosamente el hecho de que la Universidad Técnica, en esa fecha, 1967, se encontraba en malas condiciones orgánicas y académicas. La falta absoluta de democracia y participación, el desorden financiero, el manejo de pequeños grupos y su presencia como universidad de segundo orden entre las universidades nacionales, influyeron en sectores de profesores que, como consecuencia, se sumaron a los estudiantes en la exigencia de nuevos métodos y un nuevo estatuto universitario. Grandes esfuerzos se realizaron por democratizar la universidad, crear el ambiente y comenzar una tradición de respeto mutuo y consideración al pensamiento y anhelos de los diferentes grupos e individuos.

Todo lo conseguido en la Universidad Técnica se obtuvo después de una lucha profunda de las fuerzas progresistas contra las fuerzas retrógradas o estagnatarias. Esta lucha tuvo lugar tanto dentro de la universidad como hacia el ambiente exterior, tratando de influir en el propio gobierno que, en último término determinaba el financiamiento de la universidad. Corrían los años 1968 y 1969, y en 1970 se realizaría una elección presidencial de trascendencia para la nación, y el fragor de las campañas en la calle repercutía saludablemente en la universidad y no le permitía mantenerse como un ente aislado dentro de la sociedad.
Las primeras realizaciones
La universidad estudió y discutió sus estatutos por más de dos años en diferentes instancias, con una amplitud nunca antes vista en la historia de la UTE. Como se dijo, se constituyó en octubre de 1967 una Comisión de Reforma con representación de los Consejos de Profesores de todas las escuelas de la Universidad más la representación de la Federación de Estudiantes. Esta Comisión trabajó durante un año y elaboró el primer proyecto de estatutos en que se volcaron las ideas básicas de la reforma.

A mediados de 1968, bajo la presión de la Comisión de Reforma y los estudiantes, el Consejo Universitario llamó a una "consulta universitaria" para elegir al rector de la corporación. Por primera vez en la historia de las universidades chilenas tomaron parte en la votación todos los académicos y todos los estudiantes a través de las diversas sedes de la universidad. Se sumaron las fuerzas que estaban por la reforma y eligieron al candidato que para ellos representaba los cambios de fondo en la universidad. El 20 de agosto de 1968, Enrique Kirberg se hacía cargo de la rectoría de la Universidad Técnica del Estado.

Después de la elección del rector, se produjo un movimiento estudiantil dirigido por la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica que luchó por obtener, de parte del gobierno, nuevos recursos para el financiamiento de la universidad que en esos momentos atravesaba una situación difícil. Este movimiento abarcó a los estudiantes de todas las sedes y llegó a alcanzar caracteres violentos en Antofagasta, Copiapó y Santiago. Los estudiantes marcharon desde el norte y el sur del país hacia la capital y desarrollaron manifestaciones masivas. Es necesario reconocer que los resultados

del movimiento fueron, por entonces, muy precarios debido a la terquedad del gobierno de aquella época.

Los últimos meses de 1968 y los primeros de 1969, el contralor general de la República, Héctor Humeres, sometió a la Universidad Técnica a un severo control enviando una nube de inspectores quienes examinaban todas las actividades de la universidad tratando de encontrar irregularidades. Como producto de esta verdadera intervención, numerosos pagos se encontraban bloqueados y se llegó hasta intentar el control del contenido de las clases de algunos profesores de ingeniería para comprobar si eran dictadas de acuerdo a los programas oficiales. Como hecho sin precedentes, la contraloría publicó un "pre - informe" con las presunciones, aún sin comprobar, de posibles irregularidades, la mayor parte de ellas cometidas por la anterior administración de la universidad. Nunca se publicó un informe definitivo ni se llevó adelante acción sobre las supuestas irregularidades. Sin embargo, se trató de desprestigiar públicamente a la universidad. Sin duda, esta actitud formaba parte de la ofensiva reaccionaria contra la nueva Universidad Técnica del Estado.

Al año siguiente, la Federación de Estudiantes presentó un nuevo proyecto de estatuto universitario, el que sirvió de base para una nueva discusión general. Se producía una verdadera revolución en la mentalidad de la mayoría de los miembros de la Universidad Técnica, en sus concepciones acerca de la docencia y la extensión e, incluso, de la convivencia universitaria. La elección de rector había impulsado el diálogo y se había alcanzado una madurez caracterizada por la reevaluación de todo el camino recorrido, a tal punto, que se declaró obsoleto el primer proyecto de estatutos que se había confeccionado y se inició una nueva discusión, más rica, en la que gravitó la experiencia del nuevo manejo de la corporación por las fuerzas reformistas. La Comisión Nacional de Reforma resolvió convocar a un congreso que representara a toda la universidad. Este Congreso Nacional de Reforma se realizó en junio de 1970 y congregó a 320 delegados elegidos de entre los tres estamentos a lo largo del país por votación directa y secreta en la proporción que ya era unánimemente aceptada: 65% de académicos, 25% de estudiantes y 10% de funcionarios y obreros de la universidad. El congreso sancionó el nuevo estatuto universitario en un ambiente de respeto al pluralismo ideológico y constituyó todo un ejemplo de convivencia democrática.

Junto con aprobar el proyecto de estatuto orgánico, el congreso cumplió también la misión de darle a la corporación una autoridad máxima colectiva mediante la creación de un organismo colegiado: el Consejo Superior Transitorio. La comunidad universitaria llevó a cabo este mandato del congreso el 20 de agosto de 1970, fecha de elección de este consejo que desde ese momento hasta la promulgación de los estatutos, un año después, dirigió la universidad. Poco tiempo después se renovaban las demás autoridades por medio de votación directa ponderada (secretario general, vice-rectores de sedes y directores de las escuelas de Santiago).
El estatuto de la Universidad Técnica del Estado
El proyecto de estatuto fue presentado al gobierno quien lo envió al Congreso Nacional. A pedido de las organizaciones que luchaban por la reforma en la Universidad de Chile y la Universidad Técnica, se produjo un acuerdo entre los partidos de la Unidad Popular con la Democracia Cristiana - que en conjunto representaban la mayoría de ambas ramas del congreso - en el sentido de respetar los proyectos elaborados por las respectivas comunidades universitarias y evitar que se debatieran "en la sala", o sea, en las reuniones plenarias del senado y de la Cámara de Diputados. La Comisión de Educación del Senado, en la que estaban representados todos los partidos políticos, de izquierda y de derecha, sostuvo varias sesiones con la presencia del rector y un equipo jurídico de la Universidad Técnica del Estado. En estas sesiones hubo consenso en pequeñas modificaciones que no afectaban el sentido del cuerpo legal, como lo comprobó y ratificó posteriormente el Consejo Superior Transitorio. El proyecto volvió a ambas ramas del Congreso Nacional en las que fue aprobado, sin discusión, por unanimidad. Es así como el 7 de diciembre de 1971 fue promulgado por el ejecutivo y publicado en el Diario Oficial el 21 de diciembre de 1971. La ceremonia de la firma de la ley del estatuto de la UTE se realizó en el Palacio Presidencial y fue presidida por Salvador Allende con la asistencia del ministro de educación y personalidades de la Universidad Técnica y otras universidades.

Allí, el presidente Allende expresó que el gobierno había demostrado su respeto por el pensamiento de los universitarios, promulgando los estatutos sin modificaciones. "Participo de la idea - puntualizó - de que la universidad debe ser abierta, comprometida y crítica junto a las grandes tareas que el pueblo se ha impuesto. Pero esta universidad comprometida debe ser la expresión de la propia comunidad universitaria".4


El rector de la Universidad Técnica agregó: "Los 122 años desde la creación de la Escuela de Artes y Oficios, germen de la actual Universidad Técnica del Estado, no han transcurrido en vano. El aporte realizado a la economía nacional ha sido importante. El instrumento que hoy se nos entrega, el nuevo estatuto orgánico que consagra una universidad democrática y comprometida con el futuro del país, nos permitirá cumplir en mejores condiciones el rol ante nuestra sociedad".5

En sus cuatro primeros artículos, el estatuto define a la Universidad, señala su función ante la sociedad y establece el modus vivendi de su quehacer en cuanto a la comunidad:6


Artículo 1o. La Universidad Técnica del Estado es una comunidad democrática y autónoma de trabajo creador destinada a conservar y desarrollar los bienes del saber y de la cultura por intermedio de la investigación científica y tecnológica, la creación artística, la docencia superior y la extensión.

En el cumplimiento de estas funciones, la universidad debe contribuir a crear una conciencia crítica y una decisión de cambios para construir una nueva sociedad.


El último párrafo del artículo segundo afirma que:
La Universidad Técnica del Estado debe propender al estudio, difusión y solución de los problemas nacionales, a fin de contribuir a la conquista de la total y plena independencia del país.
El artículo cuarto añade lo siguiente:
Artículo 4o. La Universidad Técnica del Estado asegura a todos los miembros de la comunidad universitaria la más amplia e irrestricta libertad de expresión y la coexistencia de todas las ideas, doctrinas y corrientes del pensamiento, sin otra limitación que su ejercicio se sujete a normas de respeto mutuo.

Para estos efectos los recintos universitarios son inviolables y las autoridades, o representantes de ellas ajenos a la corporación, no podrán ejercer sus atribuciones en estos recintos sin anuencia de la autoridad universitaria que corresponda.


Y más adelante establece la no discriminación y la preocupación del ingreso de los trabajadores:
Artículo 20o. El ingreso a la Universidad Técnica del Estado no estará sujeto a convicciones ideológicas, políticas o religiosas de los postulantes. En especial, la universidad deberá establecer los mecanismos que permitan el ingreso de los trabajadores a ella.
En cuanto a la dirección de la universidad y a la participación dispone en su artículo 37o. que:
El Claustro Nacional es la máxima autoridad de la Universidad Técnica del Estado, y le sigue el Consejo Superior.

El Consejo Superior estar constituirlo por:

El rector de la Universidad Técnica del Estado, que lo preside; el secretario general de la universidad; 80 representantes del claustro nacional en la proporción del 65% de académicos; 25% de estudiantes; 10% de funcionarios no académicos, y un representante de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT). 7
El contenido de los estatutos
Estos estatutos, en los que se contenía la estructura y el funcionamiento en forma flexible, establecían los conceptos finales de la reforma que se llevaron a la práctica en la Universidad Técnica del Estado y que comprenden, en general:

1. Democratización: a) interior: la participación de toda la comunidad universitaria en la toma de decisiones a través de sus representantes debida y ponderadamente representados en todas las instancias de dirección de la universidad. Elegibilidad de todos sus miembros a los cargos directivos. Concurso para la provisión de cargos y "carreras académica y administrativa" para el movimiento del personal, y reglamentos de promoción para los estudiantes. b) exterior: amplitud en el ingreso a la universidad dando oportunidad a todas las capas sociales y, en especial, a la incorporación de trabajadores e hijos de trabajadores, como estaba expresamente establecido en los estatutos.

2. Profunda relación con los problemas nacionales: nuevo enfoque de: a) carreras y profesiones; b) investigaciones, y c) asesorías a las empresas y departamentos del Estado.

3. Extensión universitaria (ciencia, arte y cultura en general para toda la población): a) enfoque de los problemas sociales hacia los cambios; b) cultura de masas, especialmente para los trabajadores, y c) relaciones con el medio geográfico y social.

4. Elevación de los niveles académicos. Nueva docencia y perfeccionamiento de profesores.

5. Modernización de las estructuras y del funcionamiento, erradicando la burocracia y agilizando todo el aparato administrativo.

6. Expresa consideración al ser humano universitario: a) el estudiante: ayuda económica, vivienda, asistencia sanitaria, ayuda psicológica, trabajo voluntario, creación de ayudantías, etc.; b) el profesor e investigador: vivienda, carrera, medios para su superación cultural, científica y artística; y c) el funcionario: facilidades para su perfeccionamiento y el estudio, para su organización, para su carrera administrativa, sus necesidades vitales, etc.
Los hechos
Haciendo el recuento después de algunos años, los alcances obtenidos con la reforma universitaria adquieren proporciones extraordinarias. Es posible que en medio del quehacer, observado o sentido momento a momento, no se notaran los avances que se iban obteniendo a medida que se cumplían las etapas, se alcanzaban ciertas metas y se iban llevando a la práctica los acuerdos y planes aprobados. Al ser interrumpido abruptamente el proceso el 11 de septiembre de 1973, en un análisis - que aún no se ha hecho en toda su extensión - se pueden constatar los cambios cualitativos y cuantitativos que tuvieron lugar. Estos cambios transformaron la Universidad Técnica en una universidad de avanzada educacional con una fina sensibilidad social que la capacitaba para encarar los problemas de la educación superior que la sociedad del momento y aquella que se pretendía construir, necesitaba resolver.

El objeto de este trabajo no es describir in extenso lo producido con la reforma de la universidad, aunque sí los frutos de algunos de sus aspectos fundamentales. De todos modos, es conveniente destacar, aunque sea en su simple enumeración y como para formarse un cuadro lo más completo posible, cuáles fueron los alcances y los éxitos más importantes en cinco años de reforma. Y, a decir verdad, los dos primeros años debieron invertirse en discusiones internas - necesarias, por lo demás - en la búsqueda de los caminos que, a la sazón, no eran bien conocidos ni definidos; en lucha permanente por obtener los recursos económicos sin los cuales poco se podía avanzar, y en la superación de las fuerzas enemigas de la reforma que en algunos puntos del sistema universitario trataban de bloquear el proceso.


La nueva estructura universitaria
El poder descansaba en la comunidad universitaria, o sea, el Claustro Nacional que elegía al Consejo Superior, al rector y al secretario general y se manifestaba a través de votaciones.7 El Consejo Superior era un amplio organismo colegiado, compuesto por los tres estamentos universitarios. Este consejo debía conocer de todas las materias fundamentales de la universidad y constituirse en su autoridad máxima. De la misma manera, se organizaban los consejos de facultad, de sede y de los departamentos. Se le dio a la actividad universitaria una estructura sólida y eficiente con la creación de las cinco secretarías nacionales: Secretaría Nacional Académica, de Asuntos Económicos, de Asuntos Administrativos, de Asuntos Estudiantiles y de Extensión y Comunicaciones.

"La Secretaría Nacional Académica es el organismo asesor y colaborador del consejo superior y de su comité directivo en las materias que estos organismos o el rector le indiquen dentro del área de su competencia. Las sedes y facultades podrán solicitar a esta secretaría estudios y trabajos para ser resueltos por los organismos respectivos; sin embargo, la propia secretaría nacional, para cumplir en forma más eficiente su labor de colaboración, preparará creativamente estudios para mejorar el funcionamiento académico de la universidad" (del acuerdo de la sesión núm. 2 del Consejo Superior Transitorio, 24-25 de noviembre de 1970).8 Fundamentalmente correspondía a esta secretaría la docencia universitaria, el perfeccionamiento de sus académicos, la investigación, el ingreso en la universidad, el control de los programas, las bibliotecas, los laboratorios y los talleres.

La Secretaría Nacional de Asuntos Económicos era el organismo encargado de materializar las políticas financieras acordadas por la comunidad universitaria a través de la operación, ejecución y control del presupuesto de la UTE. Tenía a su cargo la tesorería, la contabilidad, el control presupuestario, los controles internos y, además, la oficina de construcciones de la universidad.

La Secretaría Nacional de Asuntos Administrativos tenía por tarea específica la coordinación del trabajo universitario en todos aquellos aspectos relacionados con la administración y sus departamentos de personal, adquisiciones, abastecimientos, y decretación y registro, como también oficinas de partes, archivos, informaciones, coordinación administrativa de las sedes y la administración de la Unidad Universitaria Central de Santiago.

La Secretaría Nacional de Asuntos Estudiantiles tenía por objeto preocuparse de "formar integralmente al estudiante por medio del perfeccionamiento cultural, físico, intelectual y moral, a la vez que se preocupa de su bienestar social y económico". Esto comprendía las becas, ayudas, pensionados, guardería infantil, trabajo remunerado, educación física, deportes, estadios, servicio médico, dental y psicológico.

"La Secretaría Nacional de Extensión y Comunicaciones tiene como objetivo esencial coordinar, correlacionar y desarrollar la extensión universitaria posibilitando que ella sea un canal de comunicación entre el quehacer académico y de la investigación con la comunidad. Propender a que su acción ayude en la formación de una cultura verdaderamente nacional y popular, incorporando activamente al pueblo a la literatura, al arte y a los medios de comunicación de masas; contribuir a crear una conciencia crítica que ayude en la construcción de una sociedad nueva".9 Esta labor era desarrollada a través de los departamentos de Extensión Docente, de Extensión Artística y de Comunicaciones, más las oficinas de Relaciones Públicas y la del Convenio de la Central Unica de Trabajadores con la Universidad Técnica del Estado.

De estas cinco Secretarías Nacionales dependía todo el trabajo de la Universidad con la excepción de las Oficinas jurídicas, Relaciones Universitarias y del Crédito del Banco Interamericano de Desarrollo que, por su carácter, dependían directamente de la rectoría. En las sedes de provincia existía una especie de duplicación de estas secretarías, dependientes de ellas, que tenían a su carero estos trabajos en las respectivas regiones.

De acuerdo al artículo Primero Transitorio de los nuevos estatutos, en Santiago, se transforma el conjunto de la Escuela de Ingenieros Industriales, Escuela de Construcciones Civiles y el grado de Ingeniería de Ejecución de la Escuela de Artes y Oficios, en la Facultad de Ingeniería; el Instituto Pedagógico Técnico se convierte en Facultad de Educación y, posteriormente se crea la Facultad de Administración y Economía de la Universidad (figura 3: esquema de carreras en la UTE en 1973).

Se alcanzó una administración racional y modernizada con introducción de computación y máquinas de contabilidad; con el funcionamiento de un sistema telex que podía comunicar a la universidad a lo largo de toda su red de establecimientos, de norte a sur del país (fue la primera universidad que instaló tal sistema), y se montaron en Santiago, La Serena y Valdivia eficientes salas-cunas y guarderías infantiles al servicio tanto del personal docente y administrativo como de los estudiantes.
El desarrollo cuantitativo. Progresiva participación de la mujer
Los alumnos matriculados en 1968 eran 9,130 y en 1973, 32,273: un aumento, por lo tanto, del 247% en cinco años, hecho sobresaliente en Latinoamérica. La sedes o institutos en diferentes localidades del país, de 9 en 1968, llegan a 24 en 1973. Los profesores de jornada completa, que en 1968 no pasaban del medio millar, llegan en 1972 a 1,474, y en 1973, a 2,551. El número de horas de clases de profesores de jornada parcial era, en 1972, de 18,224, y, en 1973, se sube a 22,798.10 Con esto, la relación alumno-profesor, considerando sólo las jornadas completas pasa de 18.62 en 1968 a 12.65 en 1973.

Las carreras predominantes en las aulas de la Universidad Técnica del Estado estaban constituidas por especialidades de ingeniería, tecnología y construcción civil,11 carreras consideradas hasta hacía poco tiempo como destinadas exclusivamente para los hombres. Sólo en los años 1958-69 comenzaron a ingresar mujeres en las carreras técnicas. Con la constitución definitiva de la Universidad Técnica del Estado y la incorporación del Instituto Pedagógico Técnico, aumentó la participación de estudiantes del sexo femenino. Se estimuló su ingreso a las carreras de ingeniería y tecnológicas, y se crearon otras nuevas de enfermería y arquitectura que permitieron aumentar su proporción dentro del alumnado universitario. Ya en 1971, de los 750 que se graduaban en la Universidad, 218 eran mujeres (29%), y ese mismo año, en Santiago, el porcentaje de mujeres graduadas era de 42% en la UTE.

El número de mujeres que ingresaron a la Universidad Técnica por año, con su porcentaje respectivo sobre el total de ingresados en el año, es: 12



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal