Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página5/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

CAPITULO III
REFORMA DE LAS UNIVERSIDADES

CHILENAS:

HACIA LA DEMOCRATIZACION
"Los ideales nuevos

nunca han nacido de las enseñanzas rutinarias

y no pueden ser alentados

por dogmatismos envejecidos".


José Ingenieros
El descontento universitario
Después de la mitad del decenio 1960-70 aparecieron en Chile, en forma casi simultánea, profundos movimientos de renovación universitaria en las principales universidades, los que luego se generalizaron a las ocho instituciones de educación superior del país. Entre las causas fundamentales de estos movimientos deben destacarse, sin duda, el intenso proceso político - social que vivía Chile, la dinámica de la tradición de lucha estudiantil a través de toda Latinoamérica, el enjuiciamiento crítico a la universidad por parte de los estudiantes y luego, gradualmente, de los académicos y el personal administrativo, y, por último, los acontecimientos mundiales que encontraban repercusión en las aulas chilenas.

Por el mundo entero se generalizaba la idea de que la educación necesitaba una revisión, idea que ponía en tela de juicio principalmente a la universidad tradicional. Esta crítica solía traducirse en movimientos, a veces violentos y prolongados, de los estudiantes en muchas universidades de Europa, Estados Unidos, Asia y Latinoamérica. Se le reprochaba su actitud elitista, tecnocrática y su aislamiento respecto de la sociedad. El ex ministro de educación de Colombia escribió:


La universidad ha estado comprometida con un statu quo que irrita a los alumnos o acrecienta su desdén. La suponen interferida por las fuerzas del industrialismo, de la tecnocracia, del confesionalismo, del interés militar. La sienten conformada para preparar un tipo de profesional servidor de tales expresiones. La consideran un instrumento del conformismo y una fábrica de material humano para aprovisionar el establishment.1
Es evidente que el proceso político que vivía Chile actuó como factor fundamental en los movimientos estudiantiles. El convencimiento gradual de la necesidad de cambios sociales y económicos, la polarización política que resultaba de ello, los movimientos populares y sus reacciones, rebasaban la calle e irrumpían en las aulas universitarias arrastrando en el debate general a la mayoría de los estudiantes como también a los demás miembros de la comunidad universitaria. La reforma nació en Chile junto a un movimiento social y político muy vigoroso y mayoritario que tendía a la transformación de las estructuras socioeconómicas del país y, a la vez, influyó en él. En otras palabras, el movimiento de reforma universitaria fue el reflejo en la universidad del movimiento popular que se desarrollaba en el país.
El marco político nacional
La reforma de las universidades chilenas se llevó a efecto en una época caracterizada por notables avances políticos en las masas populares chilenas. En efecto, en la década 1960 - 70, señalada por dos períodos electorales importantes (elecciones presidenciales de 1964 y de 1970), se demostró que la gran mayoría de los chilenos se manifestaba por cambios en la estructura social y económica. del país.2 Esta posición era producto de un proceso que se había iniciado desde fines del siglo pasado y que había comenzado en las luchas de los mineros y de los obreros salitreros en el norte. En 1834 se produjo la primera huelga de mineros en Chañarcillo y los movimientos continuaron; en 1890 se originó una huelga en el salitre. Desde esos tiempos, los trabajadores chilenos han fortalecido sus organizaciones y mantenido sus luchas. Hubo diversos movimientos a comienzos de siglo. Uno de ellos, en Iquique, terminó en masacre: la de la Escuela Santa María donde murieron cerca de 3,000 obreros del salitre (1907). La constitución de la Federación Obrera de Chile (FOCH) en 1919, con la participación de Luis Emilio Recabarren, marca una etapa decisiva. La organización y la lucha sindical se acentúan a raíz del movimiento popular que derribó a la dictadura de Carlos Ibáñez en 1931: los sindicatos se empiezan a desarrollar en forma masiva y, al mismo tiempo, se constituyen federaciones sindicales a escala nacional. Primero fue la FOCH en 1919; luego, la Confederación de Trabajadores de Chile (CTCH) en 1936 que, finalmente, es reemplazada por la Central Unica de Trabajadores de Chile (CUT) en 1953 y que en 1973 representaba a más de 1,200,000 trabajadores organizados. También, y consecuentemente con las actividades de los trabajadores y campesinos, nacen los partidos de la clase obrera: el Partido Obrero Socialista, en 1912, que en su congreso de 1922 se transforma en Partido Comunista, y, luego, en 1933, el Partido Socialista.

La trayectoria de lucha de los trabajadores chilenos ha sido prácticamente ininterrumpida. Con el tiempo, atraídos por su combatividad, se les han unido sectores de las capas medias, campesinos, intelectuales y estudiantes. Esta lucha fue imponiendo, entre otras cosas, una legislación laboral que llegó a figurar entre las más avanzadas del mundo occidental y según la cual se legalizaban las organizaciones y los movimientos sindicales; se luchó por las libertades democráticas, y se llegó a conseguir una vigorosa expresión política de esos sectores dentro de una variada gama de partidos políticos, entre ellos, los partidos Socialista, Comunista, Democrático, Radical y Demócrata Cristiano.

Las elecciones o, mejor dicho, los períodos electorales eran transformados por el pueblo en jornadas de luchas por sus principales demandas en el terreno económico, social y político. La mayoría de los chilenos vivían con sumo interés estos momentos. Si se observan los resultados electorales a través del tiempo, se puede concluir que la izquierda fue ganando terreno firmemente en las sucesivas elecciones.3

Los obreros agrícolas y sectores pauperizados de la agricultura comenzaron a participar en los movimientos dándole, mayor consistencia en el campo.4


"Gobernar es educar"
En 1938 triunfó la combinación Frente Popular que llevó a la presidencia de la República a Pedro Aguirre Cerda. Esto se debió a la acción conjunta de la clase obrera y las capas medias del país. La divisa del gobierno de Aguirre era: “gobernar es educar”, expresó la decisión de desarrollar la educación en todos sus niveles mediante la asignación de mayores recursos y, más significativamente, la adopción de orientaciones pedagógicas modernas además de una mayor democratización en todos los rangos educacionales.

Otra campaña presidencial que se caracterizó por una amplia movilización popular y un profundo interés de la población por los problemas nacionales, fue la de 1964. En esa oportunidad se eligió presidente a Eduardo Frei, candidato del partido Demócrata Cristiano, con el apoyo de la derecha.

Por otra parte, los problemas socioeconómicos y políticos de Chile se hicieron patentes por la manifiesta crisis del sistema educacional. Debido al crecimiento demográfico, éste debió ampliarse, especialmente en la enseñanza básica, a partir de 1964. Uno de los puntos críticos siguió siendo el problema del ingreso a la enseñanza superior, que en Chile quiere decir exclusivamente la universidad. Año tras año, decenas de miles de postulantes egresados de la enseñanza media son rechazados en un examen de "aptitud académica", destinado a seleccionar a los candidatos según sus conocimientos, pero, en los hechos, es en relación al número de vacantes previstas por las universidades (ver capítulo IX, "Alternativas de mayor ingreso a la universidad").
La Unidad Popular
A comienzos de 1970, los partidos que forman la Unidad Popular (Partido Socialista, Partido Comunista, Partido Radical, Movimiento Acción Popular Unitaria o MAPU, Acción Popular Independiente o API y Partido Social Demócrata) designaron a Salvador Allende como su candidato para la elección que se celebraba en septiembre de ese año. El doctor Allende triunfó después de una campaña que logró interesar intensamente a toda la ciudadanía. En esta campaña tomaron parte en contra de Allende empresas y agencias norteamericanas que gastaron millones de dólares y atentaron contra ciudadanos chilenos.5

En su programa, la Unidad Popular establecía:


El gobierno popular garantizará el ejercicio de los derechos democráticos y respetará las garantías individuales y sociales de todo el pueblo. La libertad de conciencia, de palabra, de prensa y de reunión, la inviolabilidad del domicilio y los derechos de sindicalización y de organización regirán efectivamente sin las cortapisas con que los limitan actualmente las clases dominantes.
Y en materia de educación, especificaba lo siguiente:
Se establecerá un plan nacional de becas lo suficientemente, extenso como para asegurar la incorporación y la continuidad escolar a todos los niños de Chile, especialmente a los hijos de la clase obrera y del campesinado ...
La educación de adultos se organizará principalmente en función de los centros laborales hasta hacer posible el funcionamiento permanente de la educación general, tecnológica y social para los trabajadores.
Con respecto a la universidad, señalaba que:
El gobierno de la Unidad Popular prestará un amplio respaldo al proceso de la reforma universitaria e impulsará resueltamente su desarrollo. La culminación democrática de este proceso se traducirá en importantes aportes de las universidades al desarrollo revolucionario chileno. Por otra parte, la reorientación de las funciones académicas de docencia, investigación y extensión en función de los problemas nacionales será alentada por las realizaciones del gobierno popular . . .

A medida que en el conjunto del sistema educacional se eliminen los privilegios de clases se hará posible el ingreso de los hijos de los trabajadores a la universidad y permitirá también a los adultos, ya sea mediante becas especiales o a través de sistemas de estudio y trabajo simultáneo, ingresar a cursos de nivel superior.


El gobierno de la Unidad Popular, presidido por Salvador Allende, llevó a cabo numerosas tareas que significaron, en lo general, cambios sociales que modificaban la estructura social y, en lo particular, bienestar, salud, vivienda y cultura a las amplias masas del país.

Este gobierno significó - expuesto brevemente - la nacionalización de las riquezas básicas de la economía nacional, en especial, la gran minería del cobre, cancelando indemnizaciones aprobadas por el Congreso Nacional; un fuerte impulso a la reforma agraria; la formación del área de propiedad social en el sector industrial, nacionalizando de paso muchos de los grandes monopolios; la redistribución del ingreso nacional, favoreciendo a las capas de menores ingresos; la estatización de la banca y los seguros (algunos bancos se mantuvieron privados); la transformación de la estructura de la producción a través de un vasto programa de inversión pública; la reforma del comercio exterior, diversificando los mercados externos; el establecimiento de una política exterior amplia e independiente que le significó el respeto internacional unánime; los avances en la solución de los problemas de la vivienda, la salud y la educación de la población; el estricto respeto a la autonomía universitaria y un mayor aporte al financiamiento de las universidades; la absorción de la cesantía, y un gigantesco desarrollo de la participación del pueblo en la conducción de los destinos del país. Y ello sin dejar de mantener en todo su vigor las libertades individuales y colectivas.

En septiembre de 1970, después de haber sido elegido Salvador Allende y antes de asumir la presidencia, la Universidad de Concepción realizó lo que llamó un foro abierto con las asistencia de Salvador Allende y los rectores de las universidades chilenas. En este foro, Allende expresó:
Coincidimos plenamente en que la universidad debe ser un factor dinámico en el grande y profundo proceso de transformación que Chile reclama y que el pueblo, hecho gobierno, va a realizar.

Con los señores rectores coincidimos plenamente, reitero, en que la universidad, conservando plenamente su autonomía, lo que no significa estar aislada, será una universidad vinculada a la profundidad de los anhelos y realidades de la patria para convertirse en un laboratorio de ideas y de pensamientos al servicio del pueblo y del progreso nacional.


Y más adelante:
Como gobernante, declaro que para nosotros la educación superior es un derecho de los jóvenes trabajadores y no un privilegio de los jóvenes de las clases acomodadas.7
La educación y el proceso de desarrollo
El movimiento de reforma puso de manifiesto la relación entre la crisis universitaria y la crisis de la sociedad dependiente, entre los objetivos de la democratización universitaria y los del cambio social. Este movimiento se sumó al movimiento democrático del país, lo que estimuló y sirvió de orientación a nuevos sectores que se incorporaron a este proceso histórico. En Aprender a ser se explica de la siguiente manera:
En lo que a nosotros respecta, consideramos que existe, en efecto, una correlación estrecha, simultánea y diferida, entre las transformaciones del ambiente socioeconómico y las estructuras y las formas de acción de la educación, y también que la educación contribuye funcionalmente al movimiento de la historia. Pero además nos parece que la educación, por el conocimiento que proporciona del ambiente donde se ejerce, puede ayudar a la sociedad a tomar conciencia de sus propios problemas y que, a condición de dirigir sus esfuerzos a la formación de hombres completos, comprometidos conscientemente en el camino de su emancipación colectiva e individual, ella puede contribuir en gran manera a la transformación y a la humanización de las sociedades.8
El gobierno de la Unidad Popular, consecuentemente, puso el acento en el desarrollo de la educación en todos sus niveles. Los siguientes datos dan cuenta de este desarrollo durante esa etapa: la matrícula de la enseñanza básica creció de 1970 a 1972 en un 148%, y el 99% de los niños de 6 a 14 años estaban matriculados. La matrícula de la enseñanza media aumentó de 1970 a 1973 en un 52.26%.9 En las universidades se registró un aumento un poco mayor en este mismo período: si en 1970 había 76,979 alumnos inscritos, en 1973 la cifra era de 139,999; es decir, un 82% de crecimiento.10 La educación de adultos aumentó, entre 1970 y 1973, de 110,500 a 289,300 (161%). La publicación de libros tuvo un incremento paralelo: entre 1971 y 1972 llegó a más de cinco millones.

No es pues de extrañar que con el gobierno de la Unidad Popular, la reforma fuera estimulada y se crearan las condiciones para que ella fuese llevada hasta el nivel de profundidad que cada universidad se propusiera.

Enfocando la relación sociedad - universidad, el profesor peruano Leopoldo Chiappo, de la Comisión Nacional de Reforma Educacional de Perú, escribe:

Frente a las condiciones tradicionales intocadas se hacía necesario encarar el planteamiento y la realización de una verdadera reforma educativa. Es decir, una reforma radical y por tanto revolucionaria. No una simple modernización del sistema y de los métodos o, simplemente, de los edificios. Esta reforma radical sólo puede ser posible en el contexto de un proceso revolucionario, capaz, por tanto, de transformar la estructura socioeconómica y de convertir, consiguientemente, a la educación, de un aparato al servicio de la consolidación, crecimiento y perpetuación de una sociedad oligárquica y explotadora, en un instrumento coadyuvante para la creación de una nueva sociedad, una sociedad justa.11


El desarrollo de las universidades
La universidad chilena mostraba un desarrollo improvisado, inorgánico, pero impresionante, aguijoneada por las necesidades del país y la ansiedad de miles de jóvenes que egresaban de la enseñanza media.

Entre los años 1964 y 1971, el conjunto de las ocho universidades chilenas aumentó sus alumnos de 32,995 a 99,603,12 lo que significó un crecimiento de más de tres veces (201.87%) o de 28.83% de promedio anual. Si se considera el crecimiento demográfico del país en un 1.8% anual (calculado entre 1970-76),13 se puede apreciar que el aumento de la matrícula universitaria fue 16 veces mayor que el de la población del país.

La principal universidad de la república, la Universidad de Chile, que en 1940 tenía 6,000 estudiantes, 8 facultades y 26 escuelas, se expandió hacia 1967 a 29,000 estudiantes, 13 facultades y más de 70 escuelas. En 1952 fue fundada la Universidad Técnica del Estado sobre la base de las escuelas industriales (politécnicos) y de minas. En 1954 se funda la Universidad Austral en la ciudad de Valdivia.

La presión de los egresados de la enseñanza media se hizo especialmente aguda a fines de la década, entre otras razones, porque esta enseñanza como la primaria había tenido una reforma y ampliación importante en 1965 impulsada por el ministro de Educación, Juan Gómez Millas. "Una decisión de altísima importancia para una nación que desea mejorar y acentuar los escalones del bienestar, de la seguridad y la ocupación es revisar con atención y serenidad su sistema educacional", dijo en la Cámara de Diputados al exponer su proyecto.14 Junto con significativos pasos en la concepción y estructura de la enseñanza media, ésta se expandió hacia sectores de la población que hasta ahora no habían gozado de sus beneficios. En 1960, sólo el 25% de los jóvenes chilenos de 14 a 17 años estaba inscrito en la enseñanza media, y ya en 1970 esta cifra había subido al 36%.15


Críticas a la universidad
Las primeras ideas para una reforma a fondo de la universidad partieron, naturalmente, de una crítica a las instituciones de educación superior. Se censuraba el anacronismo que reinaba en las aulas y su rígida estructura autoritaria. Las escuelas eran esencialmente profesionalizantes y, por lo tanto, pragmáticas, y los porcentajes de fracaso y abandono de los estudios eran elevados.16 Las decisiones importantes en las facultades las adoptaba el decano por sí solo, y unos pocos catedráticos imponían los programas, desprovistos, por lo general, de toda noción de lo que la realidad nacional exigía. En la enseñanza, se hacia uso desmesurado de métodos basados en la memorización, llenos de rigidez y sin posibilidades de elección o diversificación. Los bajos presupuestos mantenían a muy escasos profesores en jornada completa: el profesor de tiempo parcial pasaba a representar la mayor parte del profesorado universitario. El trabajo científico no era suficientemente valorado y no había participación ni de los docentes ni menos de los estudiantes en la marcha de la universidad. Las estructuras eran compartimentalizadas con ausencia total de relación entre las diversas áreas del saber. La extensión sólo se realizaba hacia "adentro" de la universidad y persistía a través de una tendencia elitista cuando no inútil. Y la falta de democracia no solamente se expresaba en su funcionamiento interno, sino en un sistema de admisión cuyo cedazo dejaba entrar inevitablemente un alumnado compuesto de elementos de los grupos medios y altos con exclusión casi completa de otros sectores.

Por otra parte existía una evidente dependencia cultural, científica y tecnológica del extranjero, especialmente de Estados Unidos. Ello naturalmente distorsionaba el sistema educacional en relación a las necesidades nacionales. El centralismo jugaba también un papel negativo: las universidades con sedes o escuelas en provincias consideraban siempre a éstas como entidades de segundo orden. Finalmente, varios atropellos policiales a la autonomía universitaria y la arbitraria asignación de los recursos financieros de la nación, hicieron pensar en la necesidad de institucionalizar legalmente la independencia del sistema universitario, su descentralización, la autonomía y la asignación de recursos necesarios para el desenvolvimiento de su actividad.


El ideario de la reforma
Los objetivos de la reforma fueron expuestos en un comienzo (1966 y 1967) en forma general; luego se modificaron y enriquecieron a medida que se desarrollaba la lucha por esos postulados. Sin duda que algunas de las primeras proposiciones variaron en relación a los acuerdos finales.

En 1967, el profesor universitario Jorge Barría los definió de la siguiente manera:


El movimiento estudiantil elaboró su propio programa de reestructuración universitaria, estimando que con una universidad reformada se contribuiría al progreso institucional de la sociedad. Los puntos principales de este programa se refieren a:

1. Coparticipación estudiantil en el gobierno de la universidad.

2. Vinculación de los graduados al quehacer universitario participando en la gestión de la institución;

3. Asistencia libre;

4. Docencia libre;

5. Periodicidad de la cátedra;

6. Publicidad de los actos universitarios;

7. Extensión universitaria;

8. Ayuda social y bienestar de los estudiantes;

9. Autonomía orgánica; y

10. Orientación social o bienestar de la universidad.

Además los estudiantes se sienten solidarios de la clase trabajadora urbana y proyectan, en el campo internacional, el pacifismo como medio de resolver los conflictos entre estados y hacen fe de vocación latinoamericana. 17


Algunos de estos puntos eran comunes a las plataformas de lucha de todas las universidades: participación ponderada en porcentaje de toda la comunidad universitaria en la elección de autoridades y en la conducción de la universidad; autonomía académica, administrativa, financiera y territorial; estricta observancia del pluralismo ideológico entendido como el respeto a todas las expresiones del pensamiento - con la sola limitación del respeto mutuo -, sea político, social o religioso, con la participación proporcional de las minorías, y la eliminación total de cualquier tipo de discriminación.

El programa de la reforma desbordó los aspectos puramente docentes e incluyó una serie de planteamientos de mucha mayor amplitud. El profesor venezolano Augusto Salazar, en su estudio general de la reforma universitaria, en forma precisa, reduce a cuatro los objetivos fundamentales:


a) Abrir la universidad a sectores más amplios de alumnos, sin consideración de su origen y posición social, y facilitar en todo lo posible el acceso de estos sectores a las profesiones y especialidades - de donde se derivó la reivindicación de la asistencia libre en beneficio de los estudiantes que trabajan.

b) Dar acceso a todos los intelectuales y profesionales competentes, sean cuales fueren sus ideologías y su procedencia - de donde la cátedra libre y la periodicidad del contrato profesional.

e) Democratizar el gobierno universitario - de donde la participación estudiantil y la representación de los graduados.

d) Vincular la universidad con el pueblo y la vida de la nación - de donde la publicidad de los actos universitarios, la extensión cultural, las universidades populares y la colaboración obrero - estudiantil.18


Los movimientos
El factor fundamental que permitió desarrollar y profundizar la reforma universitaria fue el movimiento estudiantil. Su organización, su tradición de lucha y el impacto causado por el momento que vivía el país les impulsó decididamente a la acción. El movimiento de reforma era parte del movimiento general del pueblo chileno por cambios sociales y por la democratización de las estructuras de la sociedad.

Este movimientos respondía, además, a anhelos dispersos y organizados de grandes sectores de la juventud que también veían en esta acción el comienzo de un verdadero movimiento de liberación.

Es interesante dejar constancia que, a pesar de la estructura no democrática de la universidad, los dos últimos rectores de la Universidad de Chile, Juan Gómez Millas y Eugenio González, habían observado una actitud progresista y abierta hacia las distintas corrientes del pensamiento, lo que hizo posible el desarrollo de un dinámico proceso de reforma. Y, como se ha dicho antes, el Concilio Vaticano II, las Encíclicas Papales y la Conferencia Episcopal de Medellín habían influido profundamente en el mundo católico. "Esto último llevó a una revisión del sentido y misión de las instituciones cristianas entre las que se cuentan las universidades católicas, y a una fuerte crítica a lo que ellas tenían de anacrónico, retardatario o de vinculación a las estructuras del poder social vigente”.19

El movimiento en la Universidad Católica se realizó en 1967. Un plebiscito entre los estudiantes celebrado en junio reveló que existía una gran mayoría que estaba a favor de los cambios. Fundamentalmente, los estudiantes querían que terminara el control absoluto de la Iglesia en esa universidad y exigían, la salida del rector nombrado, en 1961, por la jerarquía eclesiástica, además de otros cambios en relación a la estructura y la conducción de la universidad. El 11 de agosto, dirigidos por la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC), los estudiantes ocuparon el edificio central de ese establecimiento y sus servicios, entre ellos el canal 13 de televisión de esa universidad. En esa oportunidad, los estudiantes recibieron una expresión de apoyo de parte de la Central Unica de Trabajadores.

El 19 de agosto, el presidente Frei envía una carta al cardenal Silva Henríquez, pidiéndole su intervención. Al mismo tiempo, la Santa Sede designa al cardenal como mediador. El 20 de agosto, el cardenal se reúne con los estudiantes y se resuelve: a) Nombrar pro - rector al arquitecto y profesor reformista Fernando Castillo Velasco, y b) Preparar un claustro pleno con la participación de un 25% de representación estudiantil para elegir al rector. AI ser designado pro - rector Castillo Velasco, los estudiantes entregan los edificios universitarios. Finalmente, el 14 de diciembre Fernando Castillo es elegido rector y se da comienzo al estudio del nuevo estatuto y reglamento de la Universidad Católica.
En la Universidad de Chile
En 1966, la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, llamó a la Convención de la Reforma en la que se resolvió luchar por la participación, la democratización de la universidad con el ingreso de obreros y campesinos (para lo que se propusieron medidas de ayuda económica, hogares, becas, etc.), la unidad de docencia e investigación, la creación de los departamentos académicos, etc. Se denunció al imperialismo como freno al desarrollo de América Latina, y se criticó el estado de la universidad. Se proponía "una universidad socialmente integrada y modernizada". Además se señaló que: "El proceso de modernización de América Latina implica para la universidad un reto especialmente interesante. Corresponde a ella aportar sus conocimientos y técnicas para que esta transformación se acelere y se oriente hacia formas más justas y adecuadas".20 Finalmente, se introdujo la idea de una coordinación de las universidades chilenas.

En el año siguiente, 1967, la Facultad de Filosofía y Educación se transformaría en el detonante de las luchas de ese año en la Universidad de Chile. Después de la elección del decano reformista Hernán Ramírez Necochea, los estudiantes y los docentes jóvenes exigieron plena participación en los organismos de la facultad. El 3 de octubre, el Consejo Universitario (formado a la sazón por los decanos de las facultades), a raíz de las firmes demandas de esos grupos, nombró una comisión en dicha facultad formada por siete docentes y siete estudiantes con la misión de redactar un proyecto de reglamento para ser propuesto al Consejo Universitario. En el proyecto, la comisión incluyó la plena participación de los estudiantes y profesores en la generación de las autoridades, y de hecho se comenzó a aplicarlo en las elecciones de algunas escuelas e institutos de la facultad.21 El Consejo Universitario rechazó este punto del proyecto de reglamento, pero la facultad comunicó que mantendría los nombramientos ya efectuados de esa manera. Entonces, el 22 de mayo de 1968, el Consejo Universitario acordó la reorganización de la Facultad de Filosofía y Educación por 8 votos, 4 abstenciones y 4 votos en contra (el rector, el secretario general y los decanos de Arquitectura y Ciencias). Ante este acuerdo, el rector Eugenio González presentó su renuncia indeclinable y jamás volvió a reasumir el cargo. La renuncia del rector, quién había tardado en definirse, abría el camino para que también los académicos se incorporaran al debate general de la reforma universitaria. Se produjo una reacción inmediata por parte de los estudiantes.

El 24 de mayo, la Escuela de Periodismo de la Facultad de Filosofía y Educación ocupó el canal 9 de televisión de la Universidad de Chile y una hora después la FECH, que estaba dirigida por la Democracia Cristiana, ocupó la Casa Central de la Universidad de Chile.

El movimiento se había desencadenado. Con diferencias de días o de horas, los estudiantes de las diversas escuelas universitarias se declararon en huelga y ocuparon los locales dando comienzo a un intenso debate en asambleas y comisiones en el que entraron a participar gradualmente los académicos junto a los estudiantes en un ambiente constructivo y responsable. La huelga general duró unos 50 días. El 12 de junio se firmó un acta de acuerdo entre la directiva de la FECH y el rector interino Ruy Barbosa con lo que terminó la ocupación de la Casa Central. En dicha acta se establecen los compromisos de: estudiar la completa reestructuración de la universidad; considerar la participación de estudiantes y no académicos en los claustros electorales; planificar la modernización de la universidad; orientar adecuadamente la política de investigación científica y tecnológica, creando sistemas que posibiliten ponerlas al servicio del interés nacional. También se resuelven los procedimientos a seguir: comisiones de reforma por facultad y la elaboración de un nuevo estatuto universitario.22


Las comisiones de reforma
Se constituyeron las comisiones de reforma y los claustros "reformados" y amplios. El 14 de septiembre de 1968, se inician los plenarios nacionales de la reforma en que participaron 485 delegados elegidos por los distintos estamentos universitarios. El doctor Enrique París23 fue designado su presidente y se abordó fundamentalmente la redacción de un estatuto universitario y la creación de los organismos especiales ,del período de transición. Esta asamblea, por su magnitud y por su contenido, fue considerada como ampliamente representativa de la comunidad universitaria. Sobre aquellos puntos en los que no hubo consenso se llamó a un referéndum (26 y 27 de noviembre) a toda la universidad.
La Declaración de Principios, ratificada por el referéndum, establece:
La reforma de la Universidad de Chile está inscrita en el propósito específico de superar las condiciones sociales y culturales negativas que vive actualmente el país ...

El papel creador de la Universidad renovada, únicamente lo asegura una sociedad cuya filosofía, intereses y prácticas permitan desplegarlo en beneficio de todos sus individuos. La función revolucionaria de la Universidad en los países subdesarrollados no puede ser, exclusivamente, conciencia de la necesidad de cambios, sino que debe transmutarse en voluntad y decisión de cambio. Actuar y pensar de otra manera, sería simplemente eludir el compromiso que ella tiene con la renovación del mundo. Expresado todavía de un modo más concreto, la cualificación de esta posibilidad revolucionaria tiene que entenderse en el sentido de que la transformación de las funciones tradicionales de la Universidad debe completarse o, más bien, traducirse en un compromiso que ella contrae con todas aquellas fuerzas que luchan por producir los más profundos cambios sociales, participando junto a ellas y estimulando sus iniciativas.24


Posteriormente, el 4 de noviembre de 1969, la Universidad de Chile elige como rector por los nuevos métodos al decano de Economía, Edgardo Boeninger. El nuevo estatuto universitario, después de ser sometido al Congreso Nacional, fue promulgado por el presidente Salvador Allende el 5 de junio de 1971 en una ceremonia en el Palacio de La Moneda.
En la Universidad Técnica del Estado
La federación de Estudiantes de la Universidad Técnica del Estado había iniciado, de hecho, en 1961, su lucha abierta y decidida por la reforma universitaria, aunque ya antes había realizado serios intentos a través de movimientos por determinados problemas universitarios. La actividad reformista de 1961 fue continuada y puede destacarse como sus puntos más altos los años 1965, 1966 (movimientos por un mayor aporte presupuestario de parte del gobierno, lucha que se ganó ampliamente) y 1967. Este año la FEUT ocupó la Casa Central de la Universidad en la noche del 13 al 14 de septiembre, o sea, la víspera de la fecha fijada para una reunión del Consejo Universitario convocado para elegir el candidato a rector que sería propuesto al gobierno para su nombramiento.25

Los estudiantes exigían que el rector se eligiese democráticamente por la comunidad universitaria o, al menos, que votaran los profesores para evitar que la elección de un cargo de tanta responsabilidad para la vida universitaria fuese determinado sólo por una veintena de personas que componían el consejo cuya mitad, aproximadamente, no pertenecía a la universidad. Los estudiantes ocuparon la Casa Central de la Universidad, donde se encuentra la sala del consejo, para impedir la consumación de ese acto dentro del campus universitario. Sin embargo, esa reunión del consejo se realizó posteriormente en otro recinto, se votó y se presentó al presidente de la República la proposición de reelegir al mismo rector.26 El presidente la ratificó.

Al ocupar la Casa Central, la FEUT dirigió una "carta a los profesores" donde les pedía que meditasen sobre los problemas de la universidad en relación al país y a la juventud. La carta, documento profundo y seriamente elaborado, los llamaba a sumarse al movimiento por la reforma de la UTE. Los profesores de la Escuela de Ingenieros Industriales respondieron apoyando a los estudiantes, y grupos de otras escuelas se pronunciaron en igual sentido. Lo novedoso de este movimiento era que con la ocupación de la Casa Central la FEUT no había llamado a huelga; por lo tanto, las labores de docencia e investigación no se interrumpieron. Los estudiantes, al mismo tiempo que proseguían sus cursos, realizaban manifestaciones en apoyo a sus directivas.

En octubre de ese año se logró la mediación del ministro de Educación Juan Gómez Millas y se resolvió la constitución de la Comisión Nacional de Reforma compuesta por profesores elegidos directamente por los consejos de profesores de todas las escuelas de la UTE más una amplia representación de la FEUT. Esta Comisión se dedicaría principalmente a la elaboración de un proyecto de estatuto universitario para luego renovar las autoridades según las nuevas disposiciones. El rector debería renunciar y asumiría el cargo un rector interino hasta llegarse a la normalización universitaria.

La Comisión Nacional de Reforma, que se constituye el 27 de octubre de ese año, comenzó a tomar, además, gradualmente la dirección de la universidad como una alternativa de autoridad. Un análisis de la reforma de la UTE se detalla en los capítulos siguientes.
Las demás universidades
Se puede afirmar que el movimiento de reforma se generaliza a todas las demás universidades y a todas sus sedes y escuelas en mayor o menor grado. La presión activa de los estudiantes fue particularmente intensa en Valparaíso y Concepción.

La Universidad de Chile de Valparaíso hizo ver las trabas que para su desarrollo significaba el centralismo de la Universidad de Chile en la capital, y con el nuevo estatuto obtuvo importantes conquistas.

Los estudiantes de la Universidad Católica de Valparaíso resistían desde mayo de 1967 el poder absoluto en manos del rector. Este había sido designado por el arzobispo de Valparaíso que era, a la vez, el "gran canciller" de esa casa de estudios. Al final, los estudiantes obtuvieron un valioso triunfo al democratizarse las elecciones para elegir las autoridades. Participarían en ellas los docentes y los estudiantes, éstos últimos en un 25%; para este efecto se consiguió, además, la autorización del Vaticano.

En la Universidad Técnica Federico Santa María estalla la lucha estudiantil en contra del control ejercido en forma absoluta por lo que los estudiantes llaman el “clan Edwards”, y logran una victoria que más tarde ensanchan aún más.

En la Universidad de Concepción se realiza una larga huelga en 1966, y al año siguiente se inicia una profunda crítica de los mecanismos de poder. En particular, se censura la existencia de un directorio integrado por altos personeros del comercio, la industria y la banca local, ajenos a la educación, pero provistos de las más altas atribuciones directivas y académicas. Se trataba de una mala copia del "Board of Trustees" de muchas universidades norteamericanas. En 1969 se obtiene la aprobación de los nuevos estatutos que contemplan el pluralismo ideológico, la mención explícita del compromiso de la universidad con el cambio social, el cogobierno, la reglamentación de la carrera docente y la eliminación del directorio.

En la Universidad del Norte, los movimientos estudiantiles, en que también tomaron parte profesores, lograron, durante los años 1967 y 1968, independizar esa universidad de la Iglesia y darle un estatuto progresista.

Los estudiantes y trabajadores de la universidad Austral tomaron activa parte en la lucha por la reforma y se encontraron con la contumaz resistencia del rector de la época, William Thayer (hoy representante de la junta Militar ante la UNESCO, y expulsado de la Democracia Cristiana). Sin embargo lograron triunfar y obtuvieron importantes logros en la democratización y en las nuevas estructuras universitarias.

Es interesante anotar, una vez más, la organización, la unidad y la combatividad de los estudiantes universitarios. En cada universidad existían una federación única de estudiantes, y nunca pudo abrirse paso un intento de formar organizaciones estudiantiles paralelas.

También es justo destacar la participación de los organismos sindicales de las universidades, en especial la Asociación de Profesores y Empleados de la Universidad Técnica (APEUT) y la Asociación de Profesores y Empleados de la Universidad de Chile (APEUCH), cuya mayoría activa la constituía el personal no académico de cada universidad. Desde un comienzo tomaron parte en los movimientos y participaron en las asambleas, congresos y plenarios de la reforma.
El consenso en la reforma
Además de las conquistas ya anotadas, la reforma universitaria desembocó en el estatuto universitario, cuerpo legal que fija los principios, rige el quehacer, la trayectoria y las metas de las universidades en Chile. Ellos fueron ampliamente debatidos por las respectivas comunidades; tomaron parte en su determinación los académicos, los investigadores, los estudiantes, los graduados y los funcionarios de las universidades respectivas. En los casos de los establecimientos de enseñanza superior de carácter estatal, como la Universidad de Chile y la Universidad Técnica, sus estatutos debían ser materia de una ley de la República, es decir, tenían que ser aprobados por el Congreso Nacional y promulgados por el ejecutivo. Ello ocurrió en 1971 para ambas universidades. Para las demás, consideradas "privadas" - aunque su presupuesto era sostenido en más del 80% por el Estado -, sólo bastaba con la aprobación y promulgación de su estatuto orgánico por el ejecutivo.

En general, los estatutos mostraron la existencia de un consenso en las siguientes materias: contribución de la universidad para la formación de una conciencia crítica de la sociedad; vinculación con la realidad nacional; mantención de la autonomía académica, financiera, administrativa y territorial; de respeto al pluralismo ideológico; democratización de estas instituciones a través de la participación porcentual ponderada de todos los miembros de la comunidad universitaria (una distribución típica puede considerares la de 65% de académicos, 25% de estudiantes y 10% de funcionarios administrativos); estímulo a los programas de ingreso de las capas laborales; mayor agilidad en los programas de estudio; departamentalización; orientación de las carreras y de la investigación para servir a los intereses de la nación. En general no fueron estatutos rígidos, sino que llevaban en sí la flexibilidad para afrontar nuevos cambios que se presentasen con el desenvolvimiento social.

En menos de dos años, el fenómeno rebasó el marco universitario y ganó trascendencia nacional. En cada establecimiento, el proceso, además, desembocó en soluciones peculiares pues las ocho universidades eran autónomas y diferentes por su origen, su composición de clases, su marco regional y la capacidad de resistencia de sus estructuras.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal