Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página4/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

Tabla 8
Consumo per capita por nivel de ingreso familiar

(Santiago, 1968-69)


Nivel de ingreso familiar Porcentaje del Calorías Proteínas

(en salarios mínimos) total de familias consumidas consumidas

(g.)

0-2 54 1,600 39



2-4 26 2,100 52

4-6 8 2,150 57

6-8 3 2,200 65

8 o más 10 2,650 83

Promedio ponderado 100 1,900 48
. . . y continúa en la enseñanza primaria
En el año 1961, un equipo de sociólogos y estudiantes del Instituto de Sociología de la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile, dirigidos por el profesor Eduardo Hamuy realizó una importante investigación en torno a la realidad educacional de Chile, concentrada especialmente en el sistema educacional elemental o enseñanza primaria.26 Entre otros aspectos, se analizó la influencia de las condiciones económicas en el comportamiento y el éxito de los estudiantes, que es lo que se desea acotar en este estudio.

Para la provincia de Santiago, fueron investigados 36,727 escolares de la enseñanza primaria, de acuerdo a sus niveles económicos. Se obtuvo la información de la Tabla 9.27



Tabla 9
Porcentaje de supervivencia escolar según el nivel económico

de los jefes de familia en la provincia de Santiago, 1961

(total de investigados: 36,727 escolares).
Curso

Enseñanza Niveles económicos

Primaria

BAJO MEDIO ALTO

% Frec. % Frec. % Frec.
1 100.0 26,606 100 6,951 100 3,170

2 72.5 82.9 95.1

3 60.8 75.3 92.3

4 48.0 66.9 88.9

5 37.2 58.1 84.9

6 27.8 7,396 48.4 3,364 79.8 2,530


Primer curso

de enseñanza

secundaria
13.9 3,698 32.1 2,231 73.3 2,324

Los datos del cuadro revelan considerables diferencias en los porcentajes de supervivencia escolar cuando se relacionan con los niveles económicos. Tomando los extremos de 100 niños con nivel económico alto, 73 han llegado a la enseñanza secundaria, mientras solamente 14 de cada 100 niños con nivel económico bajo o han sido afortunados como para conseguirlo.

Las cifras estudiadas corresponden a la provincia de Santiago. Si se considera una zona rural o agrícola en el estudio del profesor Hamuy, como el caso de la provincia de Curicó, los resultados son aún más elocuentes en Tabla 10.28

Las diferencias entre los niveles económicos bajo y alto son aún mucho mayores en esta zona, y puede apreciarse que el porcentaje de éxito en el nivel económico alto es mayor que en la ciudad; lo inverso ocurre entre los escolares de nivel económico bajo.


En la enseñanza secundaria
Aunque no se dispone de encuestas recientes en el campo de la enseñanza secundaria, es interesante referirse a un estudio realizado en 1929 por la educadora Irma Salas. Este estudio se realizó en 14 ciudades de Chile y se refiere a la magnitud de la representación de diversos grupos socioeconómicos en la enseñanza secundaria.

En el estudio se definen estos grupos por las actividades que desarrollan como población activa, y luego se establece se representación :1. En la población activa total, 2. En el conjunto de los seis años de humanidades, y 3. En el primero y último de estos cursos para examinar los cambios en la composición social que se producen a medida que avanza el proceso educacional.29




Tabla 10
Porcentajes de supervivencia escolar según el nivel económico de los

jefes de familia en la provincia de Curicó, 1961 (total de escolares

investigados: 2,105)
Curso Niveles económicos

enseñanza primaria


Bajo Medio Alto
1 100.0 100.0 100.0

2 67.5 84.8 97.1

3 51.7 67.6 97.1

4 36.8 51.4 95.2

5 25.0 42.4 93.3

6 17.5 36.7 86.7


Primer curso

enseñanza

secundaria 10.1 31.0 76.2

Esta tabla habla por sí sola. Si se toman los dos primeros grupos, se verá que el 3.3% de la población activa está representado en 57.8% en el último año de la enseñanza secundaria; en cambio, tomando los dos últimos grupos se ve que el 84.1% de la población activa tiene una representación de 4.1 % en el sexto año de humanidades.



Tabla 11
Participación de estudiantes en las escuelas secundarias según la ocupación de sus padres. Estudio en 14 ciudades en Chile, 1929.
Ocupación de los Representación % de estudiantes

padres en la población En 1os En 1o. En 6o.

activa total % 6 años Hdes. Hdes.
Profesionales,

propietarios de grandes

empresas y altos

ejecutivos 0.7 13.7 5.9 19.1


Grandes propietarios

agrícolas, comerciantes,

administradores y

pequeños empresarios 2.6 31.5 24.9 38.7


Pequeños propietarios,

artesanos con taller,

dueños de tiendas 12.6 41.2 45.7 38.1
Obreros calificados,

servicios y comerciantes

individuales 67.3 12.7 22.1 3.2
Trabajadores sin calificación,

obreros agrícolas, vendedores

ambulantes y desempleados 16.8 0.9 1.4 0.9

100.0 100.0 100.0 100.0

Algo puede haber cambiado esta situación en los últimos años, pero de todas maneras no es posible extrañarse que en la Universidad Técnica del Estado, en 1963, el 5.4% de su alumnado era de origen obrero y, en 1968, sólo el 2.1% lo era en la Universidad de Chile.

Como puede apreciarse, la selección por niveles económicos no puede ser más aguda, y comienza a practicarse en las etapas previas al ingreso a la universidad.30

La Comisión Económica para América Latina de las Naciones Unidas, en 1968, llegaba a la conclusión de que:
Todo conspira para impedir el ingreso a la universidad a los grupos de bajos ingresos. Puesto que ellos están deficientemente preparados por su ambiente social y cultural para llenar los requerimientos de la escuela primaria, un proceso de selección tiene lugar que deviene más drástico en el nivel secundario donde, por lo demás, los factores económicos ejercen una fuerte presión sobre el adolescente que le hacen más conveniente ingresar a un empleo. Este proceso de eliminación deja sólo una minoría que debe constituir una relativamente uniforme “elite”. 31

La pirámide educacional chilena
En 1965, la Facultad de Filosofía y Educación de la Universidad de Chile editó el Año pedagógico '65, en donde dio a conocer la pirámide educacional chilena y su relación con las edades de la población. Esta pirámide se reproduce en la figura 1.32
El gráfico muestra la pirámide de la población escolar fiscal y particular en línea entera y sobre ella en línea de segmentos, la pirámide en edad escolar de 5 a 25 años. Cada tramo de la pirámide corresponde a un grado o año escolar y a la edad normal correspondiente.

La primera columna de izquierda a derecha indica las edades ; la segunda, indica la población en edad escolar en miles ; la tercera, los grados del 1ro. Al 19no. (este último correspondería al 7mo. Año de enseñanza universitaria). La cuarta columna indica la relación porcentual de la matrícula en relación al primer año de enseñanza básica, al que se le ha dado el valor de 100%. La quinta indica la población escolar en cada grado de la enseñanza y la sexta el porcentaje de matrícula sobre la población en edad escolar normal correspondiente.

Si se compara la columna que representa la población matriculada en cada curso y la que representa la población en edad escolar, se aprecia que en los primeros tres grados de la enseñanza el número de alumnos es mayor que el de los niños de 7, 8 y 9 años de edad; que son edades que corresponden a esos grados. Este se debe a retraso pedagógico o sobre - edad escolar.

Según la Superintendencia de Educación, sección estadística, en 1975 fueron reprobados 262,341 niños de la enseñanza básica fiscal, y 117,500 se retiraron de la escuela. Y en la enseñanza media las cosas no fueron mejores: repitieron 70,989 y la abandonaron 30,471. Al informar de cifras parecidas en el año 1977, la Superintendencia de Educación manifestó que atribuía estas altas cifras a "factores económicos y socio - culturales".33

A la luz de estas elocuentes cifras, puede deducirse que son muy remotas las posibilidades de los jóvenes de nivel económico bajo de llegar a la universidad y aún más de titularse. La verdad es que sólo las excepciones son las que logran escalar esta pirámide.

Y así lo resume el informe de Faure:


Faltos de los cuidados que exigen las necesidades físicas y mentales de la primera infancia, y faltos de educación en la edad preescolar, los niños pobres o de categorías sometidas a discriminaciones raciales o sociales están colocados en una situación difícil y se encuentran en desventaja, de forma a veces irreversible, con relación a los niños procedentes de familias acomodadas o de ambientes más favorables para su pleno despliegue. Al ser las plazas cada vez más contadas conforme se asciende por la escala de las promociones, una selección más o menos arbitraria corta el camino a numerosos sujetos capaces de proseguir sus estudios. Faltos de programas de alfabetización y de formación profesional extraescolar suficientemente amplios, aquéllos que no han tenido la posibilidad de entrar en las filas escolares, ven que sus posibilidades de instruirse alguna vez disminuyen de año en año. 34
La universidad y las realidades nacionales
No sólo la universidad no ha correspondido a la composición de la sociedad, sino que en la mayoría de los casos ha estado al margen de las realidades de su país. Este divorcio se hace más patente al examinar estadísticas de matrículas y graduados en algunas universidades latinoamericanas.

En la Universidad de Buenos Aires, en 1957 estaban inscritos 19,965 estudiantes en derecho, 993 estudiantes en agronomía y veterinaria (Argentina es un país agrícola y ganadero) y 1,242 estudiantes en ciencias exactas.35

En 1958, en las universidades cubanas, del total de graduados, un 18% correspondió a carreras tecnológicas, un 6.3% a ciencias y sólo un 4.7% a ciencias de la agricultura. Tómese en cuenta que el azúcar por sí sola representó el 80% de las exportaciones de Cuba en 1959.36

De acuerdo al "Censo Universitario Latinoamericano" de la Unión de Universidades de América Latina, UDUAL, México) de 1967 y al de 1971, desde 1962 a 1965 se graduaron en la Universidad de Buenos Aires 6 licenciados en geología y 1,860 abogados. En 1965, la Universidad de la Plata tenía 19,076 estudiantes en la Facultad de Derecho y 1,462 en la de veterinaria. Esta Universidad se encuentra en la zona ganadera más importante de América Latina. A pesar del número de alumnos, ese año los graduados en veterinaria fueron tan sólo 62, varios de ellos extranjeros. Seis años después, estos números se modificaron: en 1971, eran 5,631 los estudiantes de derecho, pero todavía sólo 1,452 los de veterinaria y los egresados de ese año en esta última disciplina fueron apenas 131.

En la Universidad Central de Venezuela, en 1965, se graduaron 3 estudiantes de - ingeniería de petróleo y 349 en derecho. El año 1971, aumentaron a 32 los de ingeniería de petróleo y disminuyeron levemente a 336 los de derecho.

En la Universidad Autónoma de Honduras, en 1965 se ,graduaron 51 abogados y ninguno en ciencias físicas; luego, en 1971, se graduaron 110 abogados, ninguno en ciencias físicas, ninguno en agronomía y 15 en ingeniería civil.

En el total de las universidades bolivianas, el año 1966 se graduaron 125 estudiantes en derecho, 9 en agronomía, 19 en geología y 83 en ingeniería.

En Chile, en el año 1968, menos del 30% de las matrículas universitarias correspondían a profesiones relacionadas con la actividad productiva: geólogos, veterinarios, agrónomos, arquitectos, constructores civiles, ingenieros forestales, ingenieros y técnicos.


La universidad frente a los cambios sociales
Si bien es cierto que la universidad es una expresión del sistema social, no se puede negar que tiene ciertos grados de libertad suficiente para comprender que ese sistema social necesita cambios y participar en la lucha por realizarlos. Ya sea como comunidad completa o parte de ella, la universidad no puede permanecer indiferente ante los movimientos de la población. Estos movimientos del pueblo a través de sus organizaciones políticas, sindicales, gremiales y culturales demandan el mejoramiento de sus condiciones de vida, salarios, vivienda, alimentación y empleo, salud y cultura. Como se sabe, en numerosos países latinoamericanos la respuesta a estas demandas de parte de los grupos gobernantes ha sido la represión y las sangrientas dictaduras que logran paralizar momentáneamente estos movimientos. La marcha de la humanidad hacia días más justos tiene su expresión en estos movimientos. La universidad como domicilio de lo más elevado de la inteligencia y de la razón de un país, no puede permanecer ajena a este proceso. Pero por su constitución de clase, la universidad no siempre ha desempeñado un papel en relación a los cambios sociales.

La universidad en los países latinoamericanos está sostenida por toda la colectividad nacional dado que sus recursos provienen en un 80 a 90% de la caja fiscal, sea ésta una universidad particular o estatal. Por lo tanto, es una institución que se debe a toda la nación, y su objetivo no es servirse a sí misma, puesto que ni siquiera puede pretender que sus estudiantes, una minúscula minoría nacional, represente los intereses generales. Y ese servicio a la comunidad tiene muchas facetas: la primera de ellas es el compromiso con el cambio social que tienda a liberar vastas mayorías nacionales principalmente en el terreno cultural y educativo. Significa comprender que pertenece a una colectividad cuya mayoría no tendrá la menor posibilidad, en un futuro previsible, de ingresar a las aulas universitarias.

Además, esta universidad debe dedicarse a la formación de profesionales que comprendan el momento que viven los países latinoamericanos, que puedan discernir cuándo la ciencia y la técnica están al servicio de las mayorías o son un medio para su opresión, y que posean, además, una formación que los induzca a apoyar y estimular lo primero.

Ya en 1900 lo dijo el rector de la Universidad Nacional de San Marcos, Manuel Vicente Villarán, al tomar posesión del cargo:


Pues, a la verdad, al rico le conviene fomentar las universidades para tener en el país buenos médicos que lo curen, abogados que lo aconsejen en sus negocios, agrónomos que le manejen sus fundos, arquitectos que le construyan sus palacios, profesores que le eduquen a sus hijos, sacerdotes que le ofrezcan, el consuelo de la religión, peritos que lo ayuden en sus operaciones comerciales, higienistas que saneen las ciudades donde residen, exploradores científicos que abran nuevos campos a sus capitales y hasta literatos que escriban bellas obras para noble solaz de su espíritu.37
Ante la problemática social, la universidad no puede ser "neutra". En la sociedad actual existen intereses contrapuestos y es inevitable el conflicto en el proceso social. La "neutralidad" de la universidad entraña una colaboración con las estructuras vigentes o, cuando menos, una actitud pasiva frente a ellas. La universidad debe estar del lado afectado por la injusticia, del lado de los oprimidos, del lado de quienes luchan por las aspiraciones justas y la liberación de los seres humanos. Así lo entiende el rector de la Universidad Centroamericana de El Salvador, Román Mayorga Quiroz:.
Pero pactar permanentemente con la opresión; no llevar por dentro los universitarios el deseo ardiente de luchar por la justicia; no comprometerse ni solidarizarse con los que sufren, es una actitud totalmente inaceptable para la universidad. Si tal fuera su suerte, más le valdría a la universidad cerrar sus puertas y acabarse. 38
Para cumplir esta misión, la universidad debe ser "abierta", es decir, volcada hacia la vida real del pueblo, receptiva a toda clase de ideas, pero firme sostenedora de aquellas ideas que reconozca como realmente renovadoras. Y esta actitud debe reflejarse tanto en la docencia como en la investigación.

La universidad debe ser, asimismo, crítica y, creadora en relación con la realidad nacional en que está inserta. Pues debe tener la capacidad suficiente para calar muy hondo en el acontecer social, poner en evidencia sus injusticias y, a la, vez, analizar las teorías y sistemas que sirvan para superar dichas situaciones.

Junto con ser un factor del cambio social, la universidad debe ser también un factor de desarrollo. Lo uno es inherente de lo otro. Si bien es cierto que la educación superior, por sí sola no crea el desarrollo y que la historia económica no registra el caso de ningún país que primero se eduque y se desarrolle después,39 la universidad puede impulsar el desarrollo a través de múltiples iniciativas, ya sea en su campo académico, en el de las investigaciones y en la extensión de sus informaciones y conocimiento. Estas iniciativas deben servir para facilitar los cambios de estructuras que promuevan el desarrollo del país y le permitan introducir mejores procesos productivos, de servicios, de salud y de educación.
Diversas actitudes en la universidad
Frente a los movimientos populares que luchan por cambios en la sociedad, la universidad latinoamericana ha adoptado diversas posiciones.

Una de ellas es la de la defensa del sistema imperante a través del apoyo a las viejas estructuras, estimulando el ingreso de las clases altas a la universidad, dando mayor importancia a las carreras selectivas, menospreciando la extensión hacia otras áreas de la sociedad, haciendo de la universidad el refugio de una élite e incluso, llegando a sostener actitudes hostiles contra movimientos y gobiernos populares.

Esta posición se caracteriza por afirmar que la universidad debe transformares en una "torre de marfil". Ello significa mantenerse dentro de la actitud de que, teniendo la universidad una misión específica que cumplir, la debe realizar aparte y aislada del "mundanal ruido", en una tendencia “preciosista”, una búsqueda de un "oasis" que naturalmente nunca se encuentra. "Es evidente que una universidad enclaustrada no está en condiciones de desempeñar la misión social como corresponde," ha afirmado Risieri Frondizi."

Una segunda actitud es la de transformar la universidad en una supuesta trinchera revolucionaria, partiendo del criterio de que una vez que en el futuro se logre modificar las estructuras sociales, los cambios en la universidad vendrán por sí solos y entonces ya no tiene importancia el estudio, el funcionamiento interno de la universidad, la lucha por su reforma, sino que sólo hay que preocuparse de transformar el régimen político imperante. El error de este planteamiento es que no es capaz de advertir que la universidad puede ser una vigorosa herramienta para facilitar los cambios sociales. Por lo tanto, no debe menospreciarse la lucha por su reforma para colocarla en ese camino y hacerle cumplir su verdadera misión social.

Finalmente, una tercera posición sería aquella que considera a la universidad como un factor de cambios sociales a través, justamente, de su actividad académica. La universidad puede facilitar los medios teóricos, y apoyar los cambios desde su propio ámbito. Para ello es menester que la mayor parte de la comunidad universitaria comprenda esta necesidad y lleve a su realización las reformas capaces de concretar los cambios que la universidad precisa para servir al país. Reformas que modifiquen sus estructuras para que pueda atender a las clases populares, reparando así las injusticias seculares cometidas a lo largo de todos los niveles de la educación especialmente, en la educación superior. Pero esto lo conseguirá la universidad sólo en la medida en que se convierta en un factor del cambio social; sólo entonces estará cumpliendo

debidamente su misión, y ello podrá realizarse sin desatender sus más específicas funciones: más bien, por el contrario, justamente a través de ellas.

La universidad deberá constituirse en este factor de cambio a través de sus propias obligaciones:

A través de la docencia y la preparación de profesionales en las nuevas carreras que el país necesite, profesionales con amplio sentido nacional y responsabilidad patriótica, ante todo ciudadanos y hombres íntegros.

A través de la investigación que se consagre, con seriedad, al examen de los principales problemas que aquejan al país, fundamentalmente los relacionados con la producción de todo tipo de riqueza que ayude a combatir la miseria; con la salud de la población y la educación de todos.

A través de la extensión universitaria, entendida como un compartir la cultura, el conocimiento, el arte y el sano esparcimiento con las más amplias capas de la nación, abriendo horizontes culturales que permitan a la población comprender más y mejor los problemas sociales que vive y, con ello, transitar por los caminos que le lleven a la solución de estos problemas sin caer en la desesperación del terrorismo ni en la pasividad de la ignorancia.

A través, finalmente, de la promoción de la creación artística, que permita alentar a los artistas nacionales, estimulando sus actividades y ayudándoles a esparcir sus obras por todo el país y a todos los sectores.

NOTAS AL CAPITULO II
1 José Luis Lanuza, La universidad separada del pueblo (Buenos Aires: Renovación, 1924). Citado en FUBA, La Reforma Universitaria: 1918-1958 (Buenos Aires: Artes Gráficas Doce, 1959), p. 103.

2 Las primeras y principales universidades hispanoamericanas se fundaron en el siguiente orden:

Universidad Santo Tomás de Aquino, en Santo Domingo (1538) por Bula Papal de Paulo III.

Universidad Real y Pontificia en México (1551), por Carlos V. Universidad Real y Pontificia en Perú (1551), por Carlos V.

Universidad Santiago de la Paz en Santo Domingo (1558), por la Compañía de Jesús.

Universidad Tomística (1580), por Bula Papal de Gregorio XIII.

San Fulgencio de Quito (1603), por Bula Papal, y cerrada en 1786 por "ineficiencia".

Universidad de Córdoba(1613),por la Compañía de Jesús.

Universidad Javeriana de Bogotá(l622),por la Compañía de Jesús.

San Gregorio Magno de Quito (1622).

San Francisco Javier de Chuquisaca (1 642).

San Carlos de Guatemala (1675).

San Cristóbal de Huamanga, Ayacucho, Perú (1677).

San Antonio Abad, Cuzco (1692).

Universidad de Caracas (1721), por la Orden de los Dominicos.

Universidad de La Habana (1728), por la Orden de los Dominicos.

Universidad de Guanajuato, México (1732).

Universidad de San Felipe, Santiago de Chile (1738), por Felipe V.

Universidad Central de Ecuador (1769).

Universidad de Guadalajara, México (1792).

Es muy corriente la suposición de que las universidades de México y Lima son las más antiguas de Latinoamérica. Sin embargo, las precede en él tiempo la de Santo Domingo, fundada con el nombre de Santo Tomás de Aquino por el Papa Paulo III mediante su Bula In Apostolatus Culmine, y tuvo, desde el primer momento, todas las prerrogativas y privilegios de la Universidad de Salamanca. Es posible que el equívoco surja del hecho de que en Santo Domingo hubo otra universidad, la de Santiago de la Paz o de Gorjón, confirmada en tal categoría en 1558.

3 Harold R. Benjamín, Higher Education in the American Republics (Nueva York: McGraw - HW, 1965), pp. 16-31.

4 Edgar Faure et al., op. cit., p. 86.

Cada una de las cifras mencionadas ha sido recogida de diversas fuentes. Las mayúsculas a la derecha remiten a las sub - notas siguientes que especifican la fuente respectiva de donde procede la información:

(A) Universidad de Buenos Aires, Censo de alumnos (1964), p. 79.

(B) Bertrand Hutchinson, Mobilidade de Trabalho (Río de Janeiro: Centro de Pesquisas Educacionais, 1960), p. 57.

(C) IBEAS (Instituto Boliviano de Estudios y de Acción Social), Los estudiantes y la universidad (La Paz: IBEAS, 1966), p. 17.

(D) José Lloreda, Colombia, Universidad Popular o Elitista (Bogotá 1971). Tb. Robert C. Williamson, El estudiante colombiano y sus actitudes (Bogotá: Universidad Nacional, Monografías Sociológicas, núm. 13, 1962), pp. 65-66.

(E) Instituto de Investigaciones Estadísticas de la Universidad de Chile, Boletín 1968 -1969 (Santiago: Universidad de Chile, 1969).

(F) Moisés Latorre, et al., Situación profesional de los profesores egresados de la Universidad Técnica del Estado (Santiago: Publicaciones UTE, 1963). pp. 52-53.

(G) Universidad Autónoma de México, Anuario estadístico, 1964, pp. 304-306.

(H) MacDonald e Iñiguez, Investigaciones sobre estudiantes del Perú (Lima: Mimeo CISEPA, 1969), citado por Rafael Roncagliolo, Estudiantes y política en el Perú (Santiago: Ediciones CPU, UNESCO, Talleres Gráficos Horizonte, 1970), p. 95.

(I) Robert G. Myers, "Logro académico, antecedentes sociales y reclutamiento ocupacional", en Revista del Centro de Estudios Educativos, vol. III, núm. I (Lima: 1973).

(J) Jean Labbens, "Las universidades latinoamericanas y la movilidad social", en Aldo Solari, ed., Estudiantes y política en América Latina (Caracas: Monte Avila Editores, 1968), p. 124.

(K) Jean Labbens, op. cit., p. 126.

6 Aldo Solari "Introducción", en Estudiantes y política . . ., p. 35.

7 Latin American Center, Universidad de California, Statistital Abstract of Latín America, 9a. edición (Los Angeles: 1966), pp. 54-55.

8 En la revista chilena Hoy (año I núm. 42, 15-21 de marzo de 1978), llenando su contratapa aparece un lujoso aviso en colores del Centro Lucz - Ligeti "de Estudios Avanzados", Phillips 15, 3er. piso, Santiago, en el que ofrece preparar para las pruebas de ingreso universitario afirmando: “El porcentaje de éxito, superior al 93%, es su garantía de ingreso. Para eliminar dudas respecto a estas estadísticas, el Centro Lucz-Ligeti le ofrece devolver todo el dinero cancelado durante el curso si usted no ingresa a la universidad” (sic).

9 Aldo Solari, "La universidad en transición en una sociedad estancada: el caso de Uruguay", en Aportes, núm. 2 (París: octubre de 1966), pp. 20-21.

10 Ibid., p. 22.

11 Del discurso de Andrés Bello citado por Hernán Ramírez Necochea, El Partido Comunista y la universidad (Santiago: Ediciones de la Revista Aurora, Impresores Horizonte, 1964), pp. 20-23.

12 Memoria sobre la estructura de la Universidad de Chile presentada por Manuel Montt, ministro de Educación, al Congreso Nacional de 1844, publicada en Francisco Antonio Encina - Leopoldo Castedo, Historia de Chile, tomo 1 (Santiago: Empresa Editora Zig - Zag, 1954), pp. 1979 - 1980.

13 Bonilla y Glazer, Students Politics in Chile (Nueva York: Basic Books Inc., Publishers, 1970), p. 219.

14 Moisés Latorre et al., op. cit., p. 52.

15 Citado por Gonzalo Martner, Chile: los mil días de una economía sitiada (Caracas: Ed. Facultad de Economía de la Universidad Central de Venezuela, 1975), p. 61. La fuente original es ODEPLAN.

16 Luis Figueroa, “La universidad y los trabajadores chilenos”, en la Revista de la Universidad Técnica del Estado, núm. 1 (Santiago: octubre de 1969).

17 National Food and Nutrition Council (CONPAN), Food and Nutrition Policy in Chile, (Santiago: 1977), p. 16.

18 Id, P. 18.

19 Organización Panamericana de la Salud, Publicación Científica, núm. 262 (Panamá: 1913), p. 173.

20 Giorgo Solimano y Peter Hakim, Development and Malnutrition in Chile (Cambridge, Massachusetts: The MIT Press, 1978), p. 10.

21 Solimano y Hakim, íd., p. 4.

22 Ita Barja et al., “Peso y talla de preescolares chilenos urbanos de tres niveles de vida”, en Revista Chilena de Pediatría, 36 (1965), citado por Solimano y Hakim, op. cit., pp. 5-6.

23 Flavio Machicado, “The Redistribution of Income in Chile and its Impact on the Pattern of Consumption of Essential Foods, 1970-1971”, en Research Paper, 69 (University of Wisconsin, Land Tenure Center, 1974), citado por Solimano y Hakim, op. cit., p. 8.

24 Solimano y Hakim, op. cit., p. 8.

25 Linus Pauling, “La ciencia y el futuro de la humanidad” en Revista de la Universidad Técnica del Estado, 3 (mayo de 1970), p. 72.

26 Según la reforma de la educación chilena en 1965, la educación primaria de 6 años cambio a educación básica de 8 años, y la educación secundaria de 6 años (humanidades) cambió a educación media de 4 años, totalizando en ambos casos 12 años de escolaridad. Estos cambios y otros realizados, se ilustran, en líneas generales, en el croquis de la figura 2.

27 Sobre la base del cuadro núm. 30 de Eduardo Hamuy, William L. Hansen, Orlando Sepúlveda y Guillermo Briones, El problema educacional del pueblo de Chile (Santiago: Editorial del Pacífico, S.A., 1961), p. 104.

28 Id., cuadro núm. 34, p. 109.

29 Irma Salas, “La composición socioeconómica del estudiantado de nivel medio en Chile", en El sistema escolar y el problema del ingreso a la universidad (Santiago: Ediciones Corporación de Promoción Universitaria, núm. 35, 1975), pp. 61-100.

30 Para mayores antecedentes sobre desigualdades de oportunidades para el ingreso a la universidad según la situación económica de los postulantes, ver los trabajos de diversos educadores compilados por Ernesto Schiefelbein y Noel McGinn en El sistema escolar y el problema del ingreso a la universidad (Santiago: Corporación de Promoción Universitaria, 1975).

31 Economic Commission for Latin America, United Nations, Education Human Resources and Development in Latin America (Nueva York: 1968) p. 127.

32 Universidad de Chile, Facultad de Filosofía y Educación, Departamento Central de Ciencias Sociales, Instituto de Educación, Centro de Documentación, Año Pedagógico 1965 (Santiago de Chile: Prensas de la Editorial Universitaria, 1965), p. 67.

33 El Mercurio, edición semanal (Santiago de Chile: 27 de agosto - 2 de septiembre de 1978), p. 8.

34 Edgar Faure et al., op. cit., p. 134.

35 Estadística educativa : comunicados para la prensa, Buenos Aires, Ministerio de Cultura y Educación, Departamento de Estadística Educativa, 1969 p. 45. Citado en Risieri Frondizi, La universidad en un mundo de tensiones (Buenos Aires: Editorial Paidós, 1971), p. 177.

36 Cuba Review, vol. núm. 2, julio de 1975 (La Habana: 1975), p. 29.

37 Manuel Vicente Villarán, Páginas escogidas (Lima: Universidad Nacional de San Marcos, 1962), p. 392.

38 Román Mayorga Quiroz, La universidad para el cambio social (San Salvador: UCA editores, 1977), p. 12. El autor era a la fecha de edición del libro, rector de la Universidad Centroamericana José Simón Cañas de El Salvador.

39 Horacio Flores de la Peña, La educación universitaria y el desarrollo (México: UDUAL, 1970), p. 135.

40 Risieri Frondizi, "Universidad y sociedad", en Anales de la Universidad de Cuenca, vol. 31 (Cuenca, Ecuador: 1975), p. 14.



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal