Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página2/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23

CAPITULO I
LOS ORIGENES DE LA REFORMA:

UN MUNDO EN TRANSFORMACION

"También nace de la naturaleza

humana el derecho a participar

de los bienes de la cultura".

Juan XXIII, encíclica Pacem in Terris, 1963.
Los acontecimientos que se describirán a continuación son el resultado de una situación mundial. Es decir, no constituyen acontecimientos aislados ni se han producido por sí solos. Son el resultado de otros eventos en diferentes lugares del mundo así como en el propio país. Ningún error sería más grave que considerarlos por separado, en sí mismos, o como el logro de un grupo de personas en un momento afortunado y por su propia iniciativa.
El desarrollo en la ciencia y la tecnología
La década de los años sesenta se caracterizó por ser un período en el que la humanidad realizó avances espectaculares en la ciencia y la tecnología. Descubrimientos de toda índole renovaron substancialmente el campo del conocimiento.

Lo que se ha llamado "el segundo siglo XX", principalmente el decenio 1960-70, está marcado por el salto prodigioso de los conocimientos, la investigación y su aplicación técnica. Así como hace más de 200 años estalló la Revolución Industrial, se estaba comenzando a desarrollar la "Revolución Científico - Técnica". Las fuerzas productivas tales cómo la ciencia, la tecnología y el hombre, se transformaban en un factor dinámico cuyo avance y crecimiento determinaban, en definitiva, el avance social.

Baste recordar el desarrollo de la computación con sus múltiples aplicaciones y el desenvolvimiento impresionante de las comunicaciones tanto en lo que se refiere al transporte de viajeros y mercancías como al contacto entre los hombres de las distintas partes del mundo.

Pero, sin duda, fueron los vuelos y las exploraciones espaciales lo que causó el mayor impacto en los años sesenta, especialmente en la juventud de la época. El primer satélite artificial colocado en órbita por los soviéticos, el Sputník 1, fue lanzado el 4 de Octubre de 1957, pero el primero tripulado fue el Vostok 1 con Yury Gagarin, el 12 de abril de 1961. En todo el decenio, se produjeron los más trascendentales lanzamientos espaciales en una carrera de emulación entre la Unión Soviética y Estados Unidos de Norteamérica, terminando con el descenso a la luna y el lanzamiento combinado de tres naves y siete tripulantes en órbita.1

En el campo de la medicina se produjeron también avances importantes, algunos de los cuales alcanzaron una medida espectacular. Los éxitos de la genética y los progresos en los diagnósticos prenatales permitieron prever gran parte de los nacimientos con enfermedades congénitas. En esa década, se comenzaron a practicar los trasplantes de órganos que provocaron sensación y ayudaron a desarrollar una nueva mentalidad en cuanto a las posibilidades de la medicina y de la vida humana.

Al mismo tiempo, se desarrollaba una economía de posguerra definida por inversiones significativas, especialmente en las zonas devastadas, y por una aguda competencia en el nuevo reparto de mercados y zonas de influencia. Nuevos países conformaban el campo socialista y otros dejaban de ser colonias. Esto creaba un panorama mundial diferente que obligaba a las naciones el replanteo de sus políticas internacionales.

Esta situación generó, por cierto, desasosiego en el interior de los países capitalistas, especialmente en los sectores populares, los grupos étnicos y, muy notablemente, entre los estudiantes. La inquietud se tradujo en diversos movimientos destacándose aquellos que exigían cambios en la sociedad. Estos movimientos, que en muchos casos se tornaron violentos, impulsaron reformas sociales y educativas que alcanzaron diversos grados de profundidad en todos los continentes.
Los eventos sociales
Junto a estos acontecimientos, y en muchos casos influidos por ellos, se produjeron importantes eventos en el campo de las relaciones sociales en el mundo entero. Se podría decir que esa fue la década de la descolonización decenas de naciones alcanzaron su independencia. Muchas de ellas lo lograron a través de luchas violentas y otras por acuerdos con las metrópolis; las excepciones, es decir, países que permanecieron en situación de colonias, fueron escasas.

En efecto, el organismo de las Naciones Unidas, que a comienzos de 1960 estaba compuesto de 83 países, ya en 1968 había aumentado en 43 más, lo que significa un aumento del 52%; prácticamente en su totalidad estos nuevos países habían sido colonias y acababan de obtener su independencia2.

En Cuba se inició la construcción del socialismo. Este hecho influyó en los países de América Latina y en muchos otros de diversas partes del mundo. La invasión de la República Dominicana por los marines en 1965, produjo conmoción en toda América Latina. En Estados Unidos se produjeron violentos disturbios motivados por la discriminación racial, comenzando en Misisipi en septiembre de 1962 y continuando casi sin interrupción por toda una década: en 1965 se desencadenan en Los Angeles, en 1966 y 1967 en Chicago y otros sitios. En abril de 1968 fue asesinado el líder de la lucha antisegregacionista, Martín Luther King. En 1963 fue asesinado el presidente John F. Kennedy y en junio de 1968, su hermano, el senador Robert F. Kennedy. Ese mismo país, durante toda la década, tuvo como telón de fondo la agresión a Vietnam cuya resolución sólo vino en 1975 con la derrota de las fuerzas norteamericanas y sus aliados de Saigón, por el pueblo vietnamita. En esta derrota desempeñó un papel importante la solidaridad internacional y la resistencia antibélica en Estados Unidos; se desarrollaron allí grandes luchas populares en las que participaron activamente los estudiantes norteamericanos.

La columnista Meg Greenfield, del semanario norteamericano Newsweek, recordaba, en abril de 1978, algunos acontecimientos de aquel período:


Este año es el décimo aniversario de prácticamente todo, al menos de prácticamente todo lo sangriento, doloroso y opresivo en nuestra memoria política colectiva. Tet... My Lai... Robert Kennedy abatido a balazos en la pastelería de un hotel en Los Angeles y Martín Luther King en un balcón de Memphis... desordenes negros e incendios en las ciudades... gases lacrimógenos y garrotes y cabezas rotas en la convención demócrata... rencor entre clases, razas, generaciones... y sobre todo, por todas partes, realizando su interminable destrucción física y social, la guerra, la guerra, la guerra.3

El Concilio Vaticano II y las encíclicas papales
El desarrollo del Concilio Ecuménico Vaticano II tuvo un impacto importante en el mundo cristiano. Los documentos de este concilio más las encíclicas de Juan XXIII y Paulo VI, ofrecieron a millones de católicos en el mundo durante la década una nueva perspectiva de la humanidad.
Juan XXIII, en su célebre encíclica Mater et Magistra (julio de 1961), que se considera como una carta magna del trabajo, previene a las potencias desarrolladas económicamente en cuanto a su ayuda a los países en subdesarrollo, la que debe ser con sentido humano, respetando su libertad y tradiciones:
La tentación mayor que puede hacer presa en las comunidades políticas económicamente desarrolladas es la de aprovecharse de su cooperación técnica y financiera para influir en la situación política de las comunidades en fase de desarrollo económico, a fin de llevar a efecto planes de predominio mundial.
Y más adelante:
... Donde esto se verifique se debe aclarar explícitamente que en tal caso se trata de una nueva forma de colonialismo que, por muy hábilmente que se disfrace, no por eso sería menos dominadora que la antigua forma de colonialismo de la cual muchos pueblos han salido recientemente; nueva forma de colonialismo que influiría negativamente en las relaciones internacionales al constituir una amenaza al progreso y un peligro para la paz mundial.4
Durante el desarrollo del concilio y pocos meses antes de su muerte, Juan XXIII hizo pública la última de sus ocho encíclicas: Pacem in Terris, que es un llamado "a todos los hombres de buena voluntad" a luchar por la paz, contra la discriminación racial y la persecución política, y por una humanidad más justa. En cuanto a la educación, se expresa con claridad:
También nace de la naturaleza humana el derecho a participar de los bienes de la cultura y, por lo tanto, el derecho a una instrucción fundamental y una formación técnico - profesional, de acuerdo con el grado de desarrollo de la propia comunidad política. Y para esto se debe facilitar el acceso a los grados más altos de la instrucción, según la capacidad de cada uno, de tal manera que los hombres, en cuanto es posible, puedan ocupar puestos y responsabilidades en la vida social conforme a sus aptitudes y a las capacidades adquiridas. 5
El concilio aprobó importantes declaraciones sobre numerosos temas, las que junto a las encíclicas y los resultados de la Segunda Conferencia Episcopal Latinoamericana de Medellín, Colombia (1968), configuraron en la década un vigoroso impulso a los movimientos populares que buscaban la justicia social , económica y la paz entre los pueblos.
Impacto en la juventud
Todos los cambios cualitativos de la década tuvieron especial impacto en la juventud. A los avances inusitados de la ciencia y la tecnología, se añadían los estremecimientos sociales, raciales, económicos, y los motivados por la guerra. Esta última fue siempre un espectro para esa juventud cuya infancia se desenvolvió en un período aún afectado por la Segunda Guerra Mundial, o incluso, que la vivió de cerca en sus primeros años.

Junto con enfrentarse al rápido avance de los descubrimientos y a los problemas sociales, los jóvenes que estudiaban comprendían que los organismos de enseñanza superior no compartían ese mismo desarrollo ni en el terreno material ni en el campo del conocimiento. Muchos avances, en vez de tener lugar dentro de las aulas, encontraban su escenario natural en los laboratorios, a veces secretos, de las grandes empresas. Los educadores Onushkin y Brock escribían en el Correo de la Unesco en 1974:


Vistos desde dentro, los sistemas empleados en la enseñanza superior han tenido que hacer frente a una auténtica “explosión de los conocimientos”, ya que la suma de los descubrimientos efectuados en los veinte años últimos en la esfera de las ciencias naturales y humanas equivale más o menos al total de los conocimientos humanos adquiridos hasta 1950.6
Para la juventud estaba claro que el lento y largo progreso científico y técnico alcanzado durante siglos, aparecía desdibujado y arcaico frente a lo que ocurría en el decenio. El físico Oppenheimer decía en 1966 algo que resulta sorprendente: "Piensen en todos los hombres que en el curso de la historia han aportado cosas nuevas en el campo de la ciencia y los descubrimientos de todos ellos, el 93% está actualmente vivo".

El anacronismo de la educación superior se puso de relieve durante esta década y, más aún, el distanciamiento entre la universidad y la sociedad. Esto alcanzó dimensiones explosivas a través de los países del orbe y fue la causa de que surgieran y se desarrollaran numerosos movimientos universitarios. En muchos casos, iban a adquirir singular violencia como en Alemania, Japón, Estados Unidos y Francia. En este último país llegó a peligrar la estabilidad del gobierno cuando millares de obreros apoyaron la acción estudiantil mediante la ocupación de sus fábricas. Muchos de estos movimientos fueron profundos y dejaron huellas en el funcionamiento de las universidades. Por lo general, estaban relacionados con luchas populares extrauniversitarias, como en el caso de Estados Unidos, en que los estudiantes hacían suya la preocupación por los problemas de discriminación racial, la guerra de Vietnam, la expansión de esta guerra a Cambodia, etc. En Inglaterra se movilizaron también por el desarme nuclear y en repudio de la guerra de Estados Unidos contra Vietnam. En Francia se alzaron contra la injusticia social en general. Y, en México, en contra de las leyes represivas y por la libertad de prisioneros políticos.


Las luchas estudiantiles
Los estudiantes del mundo entero poseen una firme tradición de lucha por la libertad y la democracia en cualquier sitio donde ellos se encuentren. Estas luchas, que se encuadran dentro de las luchas generales de los pueblos, se han intensificado, cobrado mayor efectividad a partir de la mitad del presente siglo, y han sido decisivas para derrocar o poner en jaque a numerosas dictaduras. Se podría citar, como ejemplo significativo, la contribución estudiantil en diversos países para derrocar a las dictaduras que los oprimían: al general Carlos Ibáñez en Chile (1931), a Jorge Ubico en Guatemala (1944), a Rojas Pinilla en Colombia (1957), a Marcos Pérez Jiménez en Venezuela (1958), a Fugencio Batista en Cuba (1959), a Syngman Rhee en Corea (1960), a Adnan Mendere en Turquía (1960), a Nobusuke Kishi en Japón (1960), a Ngo Dinh Diem en Vietnam del Sur (1963), a Ibrahim Abbord en Sudán (1964), a Víctor Paz Estenssoro en Bolivia (1964), a la junta militar en Ecuador (1966), la lucha contra Trujillo en la República Dominicana asesinado en 1961, y las acciones contra la dictadura de A. Somoza en Nicaragua. No se podría comprender la decisión de Lyndon Johnson de no postularse a la presidencia de Estados Unidos en 1968 sin tomar en cuenta la presión de los estudiantes norteamericanos.7 A estos hechos se deben agregar numerosas luchas en todo el mundo que, aunque no derribaron tiranos, aportaron innegables formas de progreso y avance en la sociedad y en la universidad, dejando casi siempre, desgraciadamente, sin doloroso saldo de estudiantes muertos, heridos, prisioneros o que se vieron impedidos por el resto de su vida de terminar sus estudios.

A lo largo de la década de los años sesenta, se presenció una rebelión de la juventud, principalmente la juventud universitaria, que estremeció a la mayor parte de los países capitalistas con una intensidad que difícilmente podría encontrar paralelo en la historia. Todas las instituciones, tradiciones, gobiernos, religiones, educación, o sea, todo el sistema económico, político y social, fue enjuiciado de una manera profunda que en muchos lugares alcanzó cierta violencia.


La preocupación por la educación; la UNESCO
Los organismos y las personas relacionadas con la enseñanza y la cultura prestaron especial atención a la educación contemporánea. Se plantearon serias interrogantes acerca del estado inadecuado de la educación, tal como lo afirmaban enérgicamente millones de estudiantes a través del mundo entero. El educador Paul Legrand manifestaba:
La acción de los estudiantes ha abierto una brecha importante en el muro del conservadurismo educativo; por esta abertura penetra inconteniblemente la oleada de cuestiones anteriores, reforzadas con otras nuevas. Igual que sucede con la miseria, la opresión y la injusticia, las víctimas han dejado de resignarse. Aquellos que aceptan los defectos y las insuficiencias de la educación como la expresión de un orden natural, son cada vez menos numerosos.8
La Conferencia General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) aprobó en su XVI período de sesiones en 1970, la creación de una comisión internacional para estudiar el desarrollo de la educación en sus más variados aspectos. Así nació la Comisión Internacional para el Desarrollo de la Educación con la tarea de preparar un informe que sería sometido a la consideración de los estados miembros, del Consejo ejecutivo, de la Conferencia General, y que, además, sería considerado en los programas futuros de la UNESCO en materia de educación.9

Después de visitar diversos países y regiones para recoger los puntos de vista de los encargados de la educación y su desarrollo, después de la celebración de varias reuniones y de una amplia investigación, esta comisión, con la colaboración del personal de la Secretaría de la UNESCO, elaboró un informe que representa tal vez una de las más trascendentales reflexiones conocidas sobre la situación y los objetivos de la en el mundo.


Aprender a ser”
El principia propósito del informe titulado “Aprender a ser”, es el de ayudar a los gobiernos a formular estrategias nacionales para el desarrollo de la educación en cada país; pero, a la vez, constituye un punto de partida para una serie de estudios sobre el tema y un valioso aporte para la acción de la UNESCO.

La comisión enjuicia y crítica la educación contemporánea :


La educación actual soporta la carga de dogmas y usos anticuados, y, por muchas razones las naciones viejas padecen tantos anacronismos en sus sistemas de enseñanza como los estados jóvenes que los han heredado como modelos importados.10
Y luego agrega :
La educación, por el Conocimiento que proporciona del ambiente donde se ejerce, puede ayudar a la sociedad a tomar conciencia de sus propios problemas que, a condición de dirigir sus esfuerzos a la formación de seres humanos completos, comprometidos conscientemente en el camino de su emancipación colectiva e individual, puede contribuir en gran manera a la transformación y a la humanización de las sociedades.11

Más adelante, el informe establece que debe ser abandonado el concepto de educación limitada cronológicamente por lo endeble del preconcepto de una supuesta "edad escolar", como también la noción de escuela limitada a un cierto espacio definido y excluyente. La educación debiera concebirse como un continuum existencial de igual duración que la vida y paralelo a todas las etapas de su desarrollo. De allí se origina el concepto de la “educación permanente". En ella, la educación de adultos alcanza un énfasis especial. La educación y el trabajo, además, aparecen estrechamente vinculados. La educación técnica exige, según estos mismos criterios, ser complementada y, en muchos casos, reemplazada por una formación profesional en lugares separados de la escuela.

El informe constata que la desigualdad de oportunidades subsiste, y que la escuela y la universidad tienden a reproducir y hasta acentuar las disparidad entre los grupos sociales.

Habrá que perfeccionar - prosigue el informe - las actuales instituciones de educación, y transformarlas en un proyecto escalonado de la sociedad: "la ciudad educativa”, o sea, la educación permanente. En consecuencia, el proceso de educación no tiene por qué ser continuado, y se podrá acceder a él en todas las edades de la vida de la persona. El informe propone "la educación permanente como idea matriz de la políticas educativas para los años venideros, tanto para los países desarrollados como para los países en desarrollo”, añadiendo que "la educación debe ampararse hasta alcanzar las dimensiones de un verdadero movimiento popular."12

La universidad deberá ser una entidad "sin muros" y la educación, en general, deberá estimular el desarrollo del espíritu científico al mismo tiempo que el humanista. Recomienda no desechar, sino, por el contrario, incrementar la utilización de toda la técnica moderna: televisión, radio, cibernética, satélites, etc., y la enseñanza programada. Así, la educación se integra dentro de un concepto científico - humanista.

Además, y desde luego, establece la absoluta necesidad de una colaboración y "solidaridad" internacional en todos los aspectos de la enseñanza.

Insiste en una educación democrática y en la participación en la gestión educativa "del público en todas las decisiones que se refieran a la educación".
Los movimientos estudiantiles en Latinoamérica
Los países latinoamericanos no fueron ajenos a las convulsiones estudiantiles de los años sesenta. Estos acontecimientos mundiales tuvieron también allí su expresión original y, aún más importante, las reformas universitarias derivadas de sus iniciativas fueron, por lo general, más profundas y duraderas. A decir verdad, la inquietud estudiantil en esta región databa de mucho antes a tal punto de que se podrían rastrear sus orígenes hasta comienzos de siglo. En lo principal, estas acciones han estado dirigidas tanto hacia el perfeccionamiento de las universidades como hacia la defensa de la libertad y la democracia en sus respectivas naciones. En algunos casos, los estudiantes fueron los iniciadores de movimientos encaminados a eliminar las injusticias en sus sociedades. Participaron en acciones orientadas a mejorar la situación de las familias de bajos ingresos, y contribuyeron a elevar el nivel cultural de sus pueblos. En muchos países han llegado a ser fuerzas sociales y políticas de cierta significación.

Tanto es así que ya naturalmente se espera de los estudiantes latinoamericanos que sean idealistas y rebeldes.13 El sacerdote y sociólogo colombiano, Camilo Torres, caído en lucha guerrillera, decía que ser revolucionario era la "vocación histórica" de los estudiantes latinoamericanos.

Aunque la composición social de los cuerpos estudiantiles ha variado muy ligeramente, los estudiantes, impulsados por las nuevas ideas, por las condiciones sociales circundantes y por su juventud, lucharon por cambios en la sociedad y en la universidad. Se organizaron en federaciones, concretaron acciones e intercambiaron experiencias con estudiantes de otros países de la región. Es así como en el año 1909 se realiza el Primer Congreso Americano de Estudiantes en Montevideo. A este congreso asistieron representaciones estudiantiles de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay. El tema central del congreso fue la reforma universitaria y en ella se puso especial énfasis a la necesidad de representación estudiantil en el gobierno de las universidades. "Tengo el íntimo convencimiento de que esta tentativa de acercamiento americano no ha de ser infecunda", dijo en el discurso de inauguración en el Teatro Solís, Héctor Miranda, presidente de la Asociación de Estudiantes de Montevideo y de la Comisión Organizadora del Congreso. 14
Más tarde se realizaron otros congresos estudiantiles: en 1910 en Buenos Aires, y en 1912 en Lima. Sus resoluciones fueron similares a las del primer congreso. Aún la juventud no comenzaba a sentir el impacto que le causaría la Primera Guerra Mundial y sus consecuencias.
El movimiento de Córdoba
Uno de los movimientos estudiantiles más importantes y que haría época hasta el día de hoy, se produjo en la ciudad de Córdoba, República Argentina, en 1918. En la Universidad de Córdoba - fundada en 1613 por Fray Fernando Trejo y Sanabria sobre la base del Colegio Máximo de los jesuitas de 1610 - existía ya un vigoroso movimiento estudiantil que había tenido destacada actuación desde hacía algunos años antes. En junio de 1918 se inició en esa universidad un movimiento de reforma universitaria cuyo contenido, que debería definirse como revolucionario, sacudió los tradicionales cimientos de la educación superior latinoamericana y se extendió progresivamente por todo el continente. En los años anteriores había ocurrido una serie de acontecimientos en el plano internacional, los cuales de una manera u otra influyeron en la juventud, especialmente en los estudiantes, tales como la Revolución Mexicana (1910-21), la Primera Guerra Mundial (1914-18) y la Revolución Rusa (1917).

El contenido del movimiento de Córdoba estaba expresado en las demandas fundamentales: autonomía universitaria en lo académico, administrativo y doctrinario; democráticamente de la universidad con la participación y representación de los profesores, estudiantes y egresados en los cuerpos deliberantes; elección de las autoridades universitarias por asambleas constituidas por representantes de esos tres estamentos; selección de los profesores por concurso público y exclusivamente por méritos académicos, por períodos fijos y con la revisión periódica de su competencia; libertad académica; asistencia libre; instrucción gratuita; reorganización de la enseñanza con nuevas escuelas, programas, departamentos, más la revisión de sus metas, métodos de enseñanza conceptos pedagógicos y su integración con los otros niveles de instrucción, la elemental y, la secundaria; conocimiento público de los manejos de la universidad; fomento de la educación popular; matrícula para todos los solicitantes académicamente calificados; ayuda social y económica para los alumnos; extensión universitaria, y estrecha relación de la universidad con los problemas económicos, sociales y políticos de la nación.

Los estudiantes emitieron el Manifiesto Liminar que llegó a ser más conocido como el Manifiesto de Córdoba, pieza histórica en la que se denuncia a las fuerzas oscurantistas de la universidad y se exponen las bases fundamentales para una reforma universitaria aún hoy plenamente vigentes. Es actualmente considerado una expresión clásica del movimiento de la reforma universitaria en América Latina. El documento, impregnado de un vigoroso estilo poético, llama e incita a toda la juventud de América a "colaborar en la obra de libertad que se inicia".

Desde hoy contamos para el país una vergüenza menos y una libertad más. Los dolores que quedan son las libertades que faltan", dice en sus párrafos iniciales. Y luego: "las universidades han llegado a ser fiel reflejo de estas sociedades decadentes que se empeñan en ofrecer el triste es espectáculo de una inmovilidad senil. Por eso es que la ciencia, frente a estas casas mudas y, cerradas, pasa silenciosa o entra mutilada y grotesca al servicio burocrático".

Más adelante agrega:
Nuestro régimen universitario - aún el más reciente - es anacrónico. Está fundado sobre una especie de derecho divino: el derecho divino del profesor universitario. Se crea a sí mismo. En él nace, en él muere.

En adelante, sólo podrían ser maestros en la futura república universitaria los verdaderos constructores de almas, los creadores de la verdad, de la belleza y del bien.


Y termina:
La juventud universitaria de Córdoba, por intermedio de su federación, saluda a los compañeros de la América toda y les incita a colaborar en la obra de libertad que se inicia.15
El movimiento fue apoyado por todo el pueblo de Córdoba y por los estudiantes de todo el País que declararon la huelga. Además, se recibieron numerosos mensajes de apoyo por parte de organismos estudiantiles del exterior. En un nivel más general, la causa de los estudiantes cordobeses fue apoyada por las organizaciones obreras, por los partidos de izquierda y por importantes órganos de prensa. "Proclamase la fraternidad de las fuerzas vivas de la nación, estudiantes, obreros y productores de todos órdenes, y la decisión de ir hasta el logro de comunes aspiraciones", decía G. Berman.16 "La oposición al movimiento sólo vino de la Iglesia y de las organizaciones conservadoras.

Por entonces se reunía en Córdoba el Primer Congreso Nacional de Estudiantes de Argentina, el cual reclamó al gobierno la intervención de la universidad. Finalmente, bajo la presión nacional, el gobierno accedió: nombró un nuevo interventor que reformó los estatutos y reemplazó al resto de las autoridades universitarias, aceptando la mayoría de las demandas estudiantiles.

Los estudiantes siguieron organizándose y luchando en prácticamente todos los países latinoamericanos. Además los problemas meramente Universitarios, incorporaban en sus movimientos plataformas antiimperialistas, contra las dictaduras, contra la legislación represiva; proponían una acción común con otros Movimientos de sectores populares, y expresaban el anhelo de llevar la educación a todas las capas de la población. Así surgieron las universidades populares en casi todos estos países y era frecuente que los estudiantes participaran en calidad de profesores en numerosos cursos para trabajadores y otras capas pauperizadas de la sociedad.
Después de varios congresos latinoamericanos, se fundó en 1966 la Organización Continental Latinoamericana de Estudiantes (OCLAE) que ha cumplido una intensa labor en la "promoción y desarrollo de la solidaridad con las luchas estudiantiles" en la región.

En 1925, el dirigente universitario cubano Julio Antonio Mella decía en un artículo: "A los movimientos universitarios se debe una gran victoria: la unidad de pensamiento de la nueva generación latinoamericana."17


Los movimientos en Chile :la Federación de Estudiantes de Chile.
La reforma en Córdoba tuvo importantes ecos en Chile. Algunas de las peticiones del movimiento de Córdoba habían sido ya ganadas por los estudiantes chilenos. Esta lucha estudiantil, salvo breves interrupciones, fue sostenida, y siempre se caracterizó por un sentido altamente constructivo.

Durante muchos años, la acción estudiantil en Chile estuvo Únicamente en manos de la Federación de Estudiantes de Chile que corresponde a la organización de los alumnos de la Universidad de Chile. La FECH fue fundada en Santiago en 1906 a raíz de un incidente con el entonces presidente, Germán Riesco. Durante cierto tiempo, sólo condujo actividades de tipo cultural; entre ellas, y en forma especial, se encontraba la educación de trabajadores.

La FECH comenzó a participar desde 1918 con otras organizaciones en movimientos con contenido extrauniversitario tales como las libertades públicas y las necesidades de las capas más modestas de la población. En 1919 tuvo parte activa en la "Asamblea Obrera de Alimentación Nacional" junto con la Federación Obrera de Chile, la "Industrial Workers of the World" (IWW), el Partido Socialista Obrero y la Asociación de Educadores, entre otras organizaciones. Años más tarde, participaba en el Comité contra la Guerra y el Fascismo (1934) y, posteriormente (1937), enviaba sus delegados a la Liga de Defensa de los Derechos del Hombre.

Hacia 1920, Chile vivía un momento particularmente crítico, de agudización extrema de las tensiones sociales - reflejo en el país de la crisis económica de posguerra -, acompañado de malestar social generalizado y de violentas crisis políticas. Estos hechos, unidos a los acontecimientos internacionales - movimientos revolucionarios en Europa, constitución de la III Internacional, etc. - alimentaron las luchas proletarias que alcanzaron un alto grado de intensidad y organicidad. En suma, Chile vivía un clima verdaderamente revolucionario frente al cual se practicaba la tradicional política represiva: masacres de obreros, asaltos a locales sindicales y estudiantiles y a locales de partidos obreros.

La tensa efervescencia de la época alcanzó al movimiento estudiantil. La FECH se incorporó ardorosamente a las luchas populares siguiendo los principios de Córdoba. A comienzos de 1920, se realizó la Primera Convención Nacional de la FECH en donde se aprobó una Declaración de Principios que asumía una posición ante los problemas sociales y políticos. Establecía que:
...ante las necesidades reales de la época presente, la FECH estima que el problema social debe resolverse por la sustitución del principio de la competencia entre los hombres por el de la cooperación; que es indispensable la socialización de las fuerzas productivas y la consecuente distribución equitativa del producto del trabajo común; y el reconocimiento electivo del derecho de cada persona a vivir plenamente su vida intelectual y moral.18
Al final observaba que todo progreso social implica la perfección moral y cultural de los individuos. Así, la FECH se definía y tomaba claro partido en la contienda social.

En este ambiente se habían agudizado las dificultades en las relaciones con el Perú por problemas de límites pendientes desde la guerra del siglo anterior. La FECH adoptó una actitud pacifista y denunció la movilización militar como maniobra política, por lo que se la acusó de estar pagada por el “oro peruano”. El 21 de julio de 1920, una turba azuzada por agentes de las familias de la alta sociedad, la "canalla dorada", asaltó el local de la federación, destruyó todos sus bienes y golpeó a los ocasionales ocupantes. Posteriormente fueron encarcelados varios líderes estudiantiles. Con anterioridad a esos días, en el "proceso a los subversivos", montado por el gobierno, había sido detenido el estudiante y conocido poeta José Domingo Gómez Rojas quien, debido a su injusta prisión, perdió la razón y murió en la cárcel. A sus funerales concurrieron más de 70,000 personas.


La lucha en la calle y la universidad
Luego, en los años 1930 y 1931, cuando el pueblo luchaba contra la dictadura de Carlos Ibáñez, los estudiantes de la FECH, de la Escuela de Artes y Oficios y otros, se unieron a ellos. Se combatía en las calles contra la policía y los lanceros que montaban a caballo y esgrimían largas lanzas. Muchos estudiantes murieron, pero al final el dictador fue derrocado y huyó del país. Los estudiantes asumieron con éxito el control de la capital por varias semanas al retirarse totalmente las fuerzas policiales.

Las luchas por la reforma fueron permanentemente sostenidas por los estudiantes, se obtenían victorias paso a paso. Varios de los postulados de Córdoba se estaban imponiendo en Chile a través de la lucha diaria. Ya en 1931 el gobierno decretó la nueva Carta Orgánica de la Universidad de Chile que se había proyectado desde mucho antes y por cuya promulgación se había combatido largamente. Ella contenía varios logros de importancia, tales como la ampliación de la autonomía universitaria con el aumento de las atribuciones del rector, más la independencia económica, concursos públicos para proveer las cátedras, investigación científica, extensión universitaria, bienestar para los alumnos, reconocimiento de la organización estudiantil y representación, aunque sin voto, de los estudiantes en los organismos directivos de la universidad.


La aparición de grupos políticos entre los estudiantes dinamizó sus actividades. Por 1931, la juventud comunista propició la organización del Grupo Avance el que llegó a tener gran influencia y amplia militancia entre los estudiantes. Al año siguiente, se organizó una filial del Grupo Avance en la Escuela de Artes y Oficios que alcanzó singular actividad. Nuevos grupos emergieron, entre ellos Renovación que era identificado con el Partido Conservador, aunque dentro de ese partido representaba una corriente juvenil reformista. En la elección de presidente de la FECH de 1932, el representante del Grupo Avance se impuso sobre el candidato de Renovación. El período de este presidente se caracteriza por notables conquistas de los estudiantes en la universidad. En 1939, los jóvenes conservadores se rebelaron contra su partido después de que éste apoyara la candidatura presidencial de Gustavo Ross Santa María algunos meses más tarde se separaron para formar la Falange Nacional.
Entre otros grupos, puede mencionarse la Brigada Socialista, el grupo Universitario Radical, el grupo del Movimiento Nacional Socialista (nazi) y, más adelante, las combinaciones de partidos: el Frente Popular Universitario, el Frente Antifascista Unido organizado por radicales, comunistas, socialistas otros sectores políticos dentro de la universidad.

A comienzos de 1936 se desencadenó una gran movilización sindical cuyo punto de partida fue una huelga de los obreros ferroviarios a la que se unieron rápidamente otros gremios. Este movimiento fue ampliamente respaldado y apoyado por los estudiantes universitarios: participaban en sus actos y ayudaban en labores de secretaría. "La FECH apoyó a los trabajadores en las grandes huelgas de 1936 y se le podría considerar, generalmente, junto a los trabajadores en cualquier conflicto", dice un estudio sobre la época.19 El gobierno de Arturo Alessandri respondió con el estado de sitio y pidió facultades extraordinarias al congreso, pero el senado no se las otorgó. En todo caso, desató una violenta represión por la que fueron encarcelados y relegados dirigentes obreros, estudiantiles (el autor de este libro fue relegado a Puerto Aysén).

A mediados de ese año se organizó en Chile el Frente Popular, hecho que repercutió también entre los estudiantes. Surgió de este modo el Grupo Unico Antifascista que en esa fecha declaraba:
Es evidente que una transformación integral del sistema de Educación pública presupone una transformación profunda y radical de la sociedad; pero la reforma universitaria, que incluye aquellos conocidos postulados por los cuales estamos luchando, no requiere otro cambio que el establecimiento de una verdadera democracia sobre la base de la abolición del latifundio y la liberación del país del imperialismo opresor.20

Es así como una gran mayoría de los estudiantes trabajó activamente por el candidato presidencial del Frente popular, Pedro Aguirre Cerda, quién triunfó en octubre de 1930 contra el candidato de la oligarquía, Gustavo Ross Santa María.


Poco antes de estas elecciones se produjo un putsch del grupo nazi chileno denominado Movimiento Popular Socialista que fue sofocado por fuerzas militares. El grupo compuesto de 58 jóvenes, 14 de ellos estudiantes universitarios, fueron brutalmente masacrado después de haberse rendido.

La actividad de los estudiantes chilenos era permanente. Perseguían, entre otros objetivos, el modificar sistemas y planes de estudio, como también mejorar sus condiciones materiales. Entre 1932 y 1538, en la Universidad de Chile se ejerció constante presión para ampliar y, hacer más efectivo el bienestar estudiantil. Además se logró cambiar la estructura del Instituto Pedagógico creando a partir de él la Facultad de Filosofía y Educación , más tarde, se fundó la Facultad de Economía. En 1937 se realizó un Congreso Nacional de Educación auspiciado por la FECH.

En 1931, la Escuela de Artes y Oficios mantuvo un movimiento por más de medio año dirigido hacia la reforma de la enseñanza industrial y el retiro de su director. Este movimiento alcanzó éxito a mediados de 1932.21 Durante los años 1945 y 1946, los estudiantes de la Escuela de Artes y Oficios, de las escuelas de minas y de las escuelas industriales del país, impulsaron un vasto movimiento de opinión pública por la creación de una Universidad Técnica sobre la base de estas escuelas. Se consiguió como resultado el decreto para su constitución en el año 1947, instalándose y comenzando sus actividades en 1952 con su primer rector, Octavio Lazo.

Entre otros movimientos estudiantiles de importancia, deben destacarse: la lucha exitosa por la reforma de la Facultad de Arquitectura en 1944; las que se desarrollaron dentro de las Facultades de Filosofía y Educación y de Ingeniería en 1945, y en la Escuela de Medicina en 1955; el “Estudio de los objetivos de la Enseñanza de la arquitectura” en la Universidad de Chile en 1959 y 1960. Lo singular de los movimientos de esta época fue la creciente participación de los ayudantes y de los profesores jóvenes.

En abril de 1957 se desplegaron intensas acciones de protesta de los obreros y estudiantes universitarios en contra del alza de las tarifas del transporte urbano en Santiago. Como resultado de la agitación callejera, que costara numerosas vidas entre ellas la de la estudiante Alicia Ramírez, las tarifas fueron restituidas a su valor primitivo.
Una carta al presidente Eisenhower
Con motivo de la visita a Chile del presidente de Estados Unidos de Norteamérica, Dwight D. Eisenhower, en febrero de 1960, la Federación de Estudiantes de Chile le dirigió una carta a nombre de los estudiantes chilenos, firmada por el presidente y el secretario de la FECH, Patricio Fernández y Eduardo Zúñiga, respectivamente, ambos miembros de la recientemente formada Democracia Cristiana. Esta carta tuvo amplia difusión en Latinoamérica. En uno de sus párrafos iniciales afirmaba, después de analizar el sistema interamericano:
En resumen, para expresar nuestras convicciones con la franqueza prometida: hasta ahora, el sistema interamericano es un régimen de obligaciones aceptadas por el débil en favor del fuerte y del pobre en favor del rico. Nadie puede decir exactamente qué recíprocas obligaciones son aquéllas que la nación rica y poderosa contrae con la débil y pobre.
Y entre los puntos de reciprocidad que propone, puede destacarse el que lleva el número 2:
Negarle “la sal y el agua” a los dictadores y tiranos en el poder (tales como Trujillo, Somoza y Stroessner) en lugar de mirarlos benévolamente y facilitándoles la explotación y el vilipendio de los pueblos bajo pretexto de que ellos son “amigos” de Estados Unidos y “enemigos del comunismo”.
En seguida, refiriéndose a la revolución cubana, dicen :
La revolución cubana está siendo observada con gran atención y con inmensa esperanza por todos los sectores progresistas latinoamericanos, especialmente por la juventud universitaria.

Su excelencia : en nuestra modesta opinión, la intervención norteamericana en Cuba sería, en frase de Talleyrand, “no sólo un crimen, sino una inmensa estupidez”. Sería un abuso imperdonable que podría mortalmente las bases morales y psicológicas del sistema interamericano y la colaboración de nuestras naciones con la suya.

No puede dejar de sorprender la profecía encerrada en estas palabras.

En 1960 se desarrollaron movimientos en la escuelas de Ingeniería y Leyes; ese mismo año, los estudiantes de Medicina veterinaria se “tomaron” el local para afirmar sus demandas ; En 1961 se desarrolló un profundo movimiento en la Facultad de Filosofía, y en 1965 la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Chile en Valparaíso suspendió sus actividades por decisión de sus estudiantes para reorganizarla y hacer una evaluación de su personal docente.

En 1964, el estudiantado chileno reaccionó airadamente ante los intentos de llevar adelante, por medio de la Universidad de Chiles, el “Plan Camelot”, conducido por un equipo de especialistas en ciencias sociales y políticas que provenían de universidades norteamericanas y financiado por el Departamento de Defensa de Estados Unidos.22 Este Plan tenía por objeto estudiar los mecanismos sociales que permitieran detectar en Chile agitaciones populares, ya fueran de obreros, campesinos, pobladores o estudiantes, antes de que se produgeran.23 Así se podría prevenirlas o, en el caso de que dichas acciones no pudieran evitarse, ya habría directrices claras para las actividades de contrainsurgencia que deberían adoptarse. A la protesta de los estudiantes, se adhirieron profesores, parlamentarios, partidos políticos, sectores culturales y organizaciones populares. El Congreso Nacional nombró una Comisión Investigadora que acordó condenar enérgicamente esta iniciativa. El plan, por último, fue definitivamente descartado.
La Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica del Estado
Aunque de menor antigüedad, no por esto la organización estudiantil de la Universidad Técnica del Estado fue menos combativa. Su primer Congreso Constituyente lo celebró en 1953 y nació allí la Federación de Estudiantes de la Universidad Técnica sobre la base de la Federación de Estudiantes Mineros e industriales de Chile (FEMICH) que había existido desde 1945 (y cuyo primer presidente y fundador fue el autor de este libro).

El 25 de mayo de 1961 se dio comienzo a un movimiento generalizado que abarcó a todas las sedes de entonces de la Universidad Técnica: Antofagasta, Copiapó, La Serena, Santiago, Concepción, Temuco y Valdivia. Este era un movimiento por la reforma integral de la universidad, el primero en su género y precursor de las luchas nacionales por la reforma universitaria. “El 25 de mayo de 1961 representa un hito trascendental en el proceso de reforma de la Universidad Técnica. Simboliza el comienzo del movimiento estudiantil que hubo de culminar con la victoria definitiva de 1968”, declaraba diez años después Tomás Ireland Cortés, secretario general de la Universidad Técnica, en 1971.24 Tomás Ireland tuvo una participación sobresaliente en los hechos que, con posterioridad a 1961, darían comienzo al proceso reformista25 de la universidad. El factor detonante fue el nombramiento del director de la Escuela de Minas de Copiapó quien era enérgicamente rechazado por los alumnos. Esta era la culminación de una serie de arbitrariedades en la designación de las autoridades universitarias tales como irregularidades en los concursos y en los métodos para los nombramientos. Todos los edificios de la Universidad Técnica del Estado fueron ocupados. El Manifiesto de Córdoba fue reimpreso y se discutía en grupos de estudiantes. La Federación emitió una declaración en la que puntualizaba: “Queremos una universidad que no sea una fábrica de títulos, sino crisol de hombres íntegros", y, ahogaba por: 1. el acceso democrático a la enseñanza superior, 2. la participación de la comunidad universitaria en la dirección de la universidad, y 3. la revisión del rol de la universidad en una sociedad que marchaba hacia el cambio social. Las ideas fundamentales sirvieron de base para un intercambio entre estudiantes y profesores de esa y otras Universidades, y podría añadirse que esta plataforma, profundizada y enriquecida, fue la que se hizo triunfar en las exitosas jornadas de 1967 y 1968 tanto en la Universidad Técnica como en el resto de las universidades chilenas. Muchos de los dirigentes estudiantiles de esa época fueron más tarde los jóvenes académicos que apoyaron a los estudiantes en la etapa definitiva por la reforma. Se puede nombrar entre ellos a Leonardo Fonseca, Ciro Oyarzún, Juan Humberto Vera, Tomás Ireland, Alejandro Yáñez, Raúl Palacios y tantos otros. El movimiento consiguió muchos de sus objetivos - el director de la Escuela de Minas de Copiapó fue retirado - aunque no logró su propósito de fondo: cambiar la estructura de la universidad. Se dieron pasos significativos como la formación de una Comisión Bipartita y Paritaria de estudiantes y profesores que inició un profundo debate; esto fue esencial para el cambio operado entre los profesores de la universidad. Muchos de ellos apoyaron a los estudiantes en 1967 y 1968.

En los Hechos, el movimiento de reforma en la UTE, que comenzó en 1961, fue uno solo e ininterrumpido. La fase final comenzó, sin duda, en 1966 cuando en la directiva de la FEUT había mayoría de la Juventud Comunista. Ese año se agitaron los estudiantes para la obtención de mayores recursos financieros, iniciativa que alcanzó pleno éxito.

Los movimientos sostenidos por estos estudiantes y los de las demás universidades, fueron los antecedentes vigorosos de la reforma universitaria chilena. En ellos ya se habían generado los elementos y principios que se harían efectivos y reales en la etapa final que comenzaba en 1967.


NOTAS AL CAPITULO I
Los lanzamientos más sobresalientes fueron:

12 de abril de 1961: Primer hombre en órbita (Yuri Gagarin).

20 de febrero de 1962: primer norteamericano en Orbita (John H Glenn).

16 de junio de 1963: primera mujer en el espacio (Valentina Tereshkova).

12 de octubre de 1964: primera tripulación de tres hombres (Komarov, Feoktistov, y Yegorov).

18 de marzo de 1965: primer hombre en una caminata de diez minutos fuera de la cápsula en el espacio (Alexey Leonov).

18 de julio de 1966: encuentro de dos objetivos (Young y CoIlins). Dos meses después, vuelo con acoplamiento.

21 de diciembre de 1968: primer viaje tripulado alrededor de la luna (Borman, Lovell y Anders).

15 de enero de 1969: Soyuz 4 y 5; acoplamiento en vuelo de dos naves con paso de tripulación (Shatalov, Volynov, Yeliseyev y Jrunov).

16 de julio de 1969: primer descenso en la luna (Armstrong, Aldrin y Collins).

14 de noviembre de 1969: segundo descenso en la luna (Conrad, Gordon y Bean).

11 de octubre de 1969: tres naves colocadas en órbita con siete tripulantes (Shonin y Kabasov).

· En orden cronológico de ingreso, los países que se incorporaron fueron:
2 1960: Benin, Chad, Congo, Chipre, Gabón, Imperio de Africa Central, Costa de Marfil, Madagascar, Malí, Níger, Nigeria, Senegal, Somalia, Togo, República Unida del Camerún, Alto Volta y Zaire. 1961: Mauritania, Mongolia, Sierra Leona y Tanzania. 1962: Burundi, Jamaica, Rwanda, Trinidad y Tobago, Argelia y Uganda. 1963: Kuwait y Kenya. 1964: Malawi, Malta y Zambia. 1965: Cambia, Maldives y Singapur. 1966: Guayana, Botswana, Lesotho y Barbados. 1967: Yemen; y 1968: Mauritius, Swaziland y Guinea Ecuatorial.
3 Meg Greenfield, “How to Think About the 60's,” en Newsweek (Nueva

York: 10 de abril de 1968), p. 108.

4 Juan XXIII, “Mater et Magistra” encíclica citada en: Casimiro Torrealba Guerrero, Juan el bueno y su concilio (Santiago de Chile: Ediciones Paulinas, 1968), pp. 124-125.
5 Juan ~XIII, “Pacem in Terris”, encíclica citada en C. Torrealba, id., p. 127.

6 Victor G. Onushkin y Antony Brock, “La universidad actual: problemas

y deficiencias”, artículo en el correo de LA Unesco (París: UNESCO, febrero de 1974),p.32.

7 Paul E. Sigmund, Enfoque para el análisis del problema de los estudiantes universitarios y la política (Santiago de Chile: Editorial Horizonte, UNESCO, 1970), p. 20.

8 Paul Legrand, Introduction a l'éducation permanente, (París: UNESCO, 1970), p. 36.

9 La resolución de la conferencia establece que: “El director general queda autorizado para elaborar y presentar a los estados miembros los elementos necesarios para una reflexión sobre las estrategias de la educación a escala internacional.” Y en el punto (b) de la resolución: “... constituyendo una Comisión Internacional sobre el Desarrollo de la Educación, publicando su informe y presentándolo con sus comentarios a los estados miembros, al Consejo Ejecutivo, a la Conferencia General, y tomándolo en consideración al elaborar los programas futuros de la UNESCO en materia de educación”. La Comisión estuvo compuesta por Edgar Faure (presidente), expresidente del Consejo de Ministros de Francia y exministro de Educación de ese país; Felipe Herrera (Chile), profesor de la Universidad de Chile y expresidente del Banco Interamericano de Desarrollo; Abdul Razaak Kaddoura (Siria), profesor de Física Nuclear de la Universidad de Damasco; Henri Lopes (República Popular del Congo), exministro de Educación y ministro de Relaciones Exteriores de ese país; Arturo V. Petrovsky (URSS), profesor, miembro de la Academia de Ciencias Pedagógicas de la URSS; Majid Rahnema (Irán), exministro de Enseñanza Superior y Ciencias, y Frederik Champion Ward (Estados Unidos), consejero de Educación Internacional de la Fundación Ford.

(Edgar Faure et al., Comisión UNESCO, Aprender a ser, Madrid: Ed. Alianza Universidad - UNESCO, 1973, p. 361.

10 id, p. 60.

11 id, p. 116.

12 id, pp. 265-267.

13 La cantante y creadora de música popular chilena, Violeta Parra, expresó el pensamiento del pueblo sobre los estudiantes en su canción “Que vivan los estudiantes”. De esta canción siguen algunos versos:
Que vivan los estudiantes

jardín de las alegrías

son aves que no se asustan

de ánimas ni policías

y no le asustan las balas

ni el ladrar de las jaurías

caramba y zamba la cosa

que viva la astronomía.


Que vivan los estudiantes

que rugen como los vientos

cuando les meten al oído

sotanas o regimientos

pajarillos libertarios

igual que los elementos

caramba y zamba la cosa

que vivan lo´experimentos.


Me gustan los estudiantes

porque levantan el pecho

cuando les dicen “harina”

14 Anales de la Liga de Estudiantes Americanos, II Montevideo, núm. 3, 1915.

15 Fragmentos del "Manifiesto de Córdoba" (se reproduce completo en el Apéndice 1).

16 G. Berman, juventud de América (México: Ed. Cuadernos Americanos, 1946), p. 81.

17 Federación Universitaria de Buenos Aires La reforma universitaria (Buenos Aires: Artes Gráficas Doce, 1959), p. 9.

18 Esta Declaración de Principios se reproduce en su totalidad en el Órgano oficial de la Federación de Estudiantes de Chile, Juventud, II, núm. 11-12, 1921.

19 Frank Bonilla y Myron Glazer, Students Politics in Chile (Nueva York : Basic Books Inc., Publishers, 1970), p. 117.

20 Declaración aparecida en el diario La Opinión (Santiago de Chile: 5 de mayo de 1936).

21 Una de las mayores dificultades que encontró este movimiento que también solicitaba el reemplazo del director de la Escuela de Artes y Oficios, ingeniero Ramón Montero, fue el presidente de la República Juan Esteban Montero, hermano del director, quien apoyaba tercamente a su hermano. Con la caída de Juan Esteban Montero en el golpe del 4 de junio de 1932, dirigido por el coronel de aviación Marmaduke Grove, se retiró de inmediato el director Montero y, a la vez, tuvieron lugar algunas importantes reformas en el sistema de la enseñanza industrial y minera del país.

22 "Este proyecto, que debería realizarse en un plazo fluctuante de 3 a 4 años, tenía un financiamiento anual de un millón y medio de dólares, estaba patrocinado por el Ejército de Estados Unidos, por el Departamento de Defensa y contaba con el apoyo logístico de reparticiones gubernamentales y universitarias", José Rodríguez Elizondo, "El Plan Camelot", en Revista de la Universidad Técnica del Estado, núm. 10 (Santiago de Chile: Ed. UTE, julio - agosto de 1972), p. 53.

23 De acuerdo a los documentos que salieron a la luz pública como consecuencia de la investigación parlamentaria del Plan Camelot, se descubrió - entre otras cosas - que para sus autores era un estudio "cuyo objeto es determinar las posibilidades y practicabilidad de desarrollar un modelo general de sistemas sociales que haga posible el prever y predecir e influenciar los aspectos políticamente significativos de los cambios sociales en los países del mundo que se encuentran en vías de desarrollo" (J. R. Elizondo, ibid.).

24 "25 de mayo: diez años de lucha para la FEUT", en UNITECNICA, núm. 10 (Santiago de Chile: mayo de 1971).

25 El término "reformista" que se utiliza en este libro en relación a la universidad se refiere al proceso de reforma de la educación superior y no tiene relación con la tendencia política de realizar pequeñas reformas que puedan evitar los cambios sociales reales.

26 "Es preciso señalar que la ocupación de la escuela se hizo con riguroso respeto a la propiedad universitaria, puesto que en presencia del director se sellaron las oficinas", declaró en la entrevista citada Tomás Ireland, miembro de la directiva del Centro de Alumnos de la Escuela de Ingenieros Industriales en aquella época ("25 de mayo...”, ibid.).




Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal