Los nuevos profesionales



Descargar 1.47 Mb.
Página11/23
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño1.47 Mb.
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   23

NOTAS AL CAPITULO VI
1 Citado por Paulo Freire, Conciencia crítica y liberación: pedagogía del oprimido (Bogotá. Ediciones Camilo, 1971), p. 165.

2 Luis Razeto, Fundamentos teóricos de la educación de trabajadores (Santiago: Ediciones Convenio CUT - UTE, 1971), p. 8.

3 Felipe Cossío del Pomar, Víctor Raúl Haya de la Torre (México: Editorial Cultura, 1961), pp. 167 y 225.

4 Manuel Germán Parra, "Lombardo Toledano y la cultura en México", en Futuro, 82 (diciembre de 1942), pp. 9 - 11.

5 Jose Ashby, Organized Labor and the Mexican Revolution under Lázaro Cárdenas (North Carolina: The University of North Carolina Press, 1967), p. 24.

6 Manuel Durán, La reforma universitaria en Bolivia (Oruro: Prensas Universidad Técnica de Oruro, 1961), p. 194.

7 En homenaje al jefe Aimará - cuyo verdadero nombre era Julián Apasa - aliado de Tupaj Amaru. Dirigió en 1781 una insurrección contra la dominación española en La Paz, siendo derrotado por tropas argentinas y ejecutado. Twihgt B. Heath, Historical Dictionary of Bolivia, Metuchen, N.J.; The Scarecrow Press, 1972. P. 236.

8 Mariano Baptista, Revolución y universidades en Bolivia (La Paz: 1969), p. 102.

9 Víctor Alba, Historia del movimiento obrero en América Latina (México: Libreros Mexicanos Unidos, 1964), pp. 129 -130.

10 Estos acontecimientos ocurrieron en Buenos Aires, La Plata, Rosario y Tucumán. Para más detalles véase a Bernardo Kleiner, Veinte años de movimiento estudiantil reformista: 1943 -1963 (Buenos Aires: Editorial Platina, 1964), pp. 107-109 y 284-287.

11 B. Kleiner, op. cit., p. 408, nota 55.

1 2 Id., pp. 83 - 84.

13 Id., p. 84.

14 Estatuto de la Universidad Tecnológica Nacional (Buenos Aires: 1968), p.5.

15 Ley de creación del Liceo Nocturno (Montevideo, 29 de enero de 1919), citada en Juan Oddone y Blanca Paris, La universidad uruguaya desde el militarismo a la crisis: 1885-1958. vol. II (Montevideo: Departamento de Publicaciones de la universidad de la República, 1971), p. 315.

16 Rodolfo Gasdía, "El Instituto de Enseñanza de Mecánica y Electrotecnia: Su creación", en Anales de la Universidad del Trabajo del Uruguay, 2 (Montevideo: diciembre de 1962), pp. 13-21.

17 A. Prunell, "La universidad y el obrero", en El Estudiante Libre, 66 (Montevideo: agosto de 1926).

18 Anales..., op. cit., 1 (diciembre de 1961), p. 71.

19 OLAS, Cuba: Una educación de masa para las masas (La Habana: 1967), p. 7.

20 En 1960, el censo en Cuba arrojó la cifra de 979,207 analfabetos de 15 y más años; en las zonas rurales se llegaba a más de un 40%. En la campaña de alfabetización de 1961 ("Año de la educación") se logró alfabetizar a 707,212 ciudadanos, reduciéndose el analfabetismo a 3.9%. Este hecho fue comprobado en terreno mismo por una comisión de la UNESCO que extendió un alto reconocimiento a Cuba por su esfuerzo y su éxito (OLAS, op. cit., pp. 45-46).

21 Que en 1966 tuvo 550,837 inscritos (OLAS, op. cit., p. 30).

22 Ministerio de Relaciones, Cuba, Cuba: una gran escuela (La Habana 1966), pp. 23-24.

23 Del discurso de Fidel Castro en la inauguración del año académico 1973-74, en Educación y revolución (México: Editorial Nuestro Tiempo, 1975), p. 156.

24 Prólogo a íd., p. 15.

25 Rosario García, "Las Facultades Obrero - Campesinas en la Cuba Socialista”, 15 (octubre - diciembre 1974), p. 57.

26 David Lewis, "Cuban School’s builton discipline and hard work" en Toronto Star (31 de marzo de 1975). Reproducido en la revista Education (junio de 1978), p. 54. Lewis es un dirigente del partido New Democratic de Canadá quien viajó Cuba por tres semanas.

27 Ministerio de Educación, Cuba, Breve información sobre la educación en Cuba (La Habana: Ministerio de Educación, 1975), tabla núm. 6.

28 Jaime Suchlicki, University, Students and Revolution in Cuba: 1920 -1968 (Florida: University of Miami Press, 1969), p. 134.

29 Paulo Freire, Education for Critical Consciousness (Nueva York: 11 Seabury Press, 1973), p. 4 1.

30 Paulo Freire, Conciencia crítica y liberación, pedagogía del oprimido (Bogotá: Ediciones Camilo, 1971), p. 136.

31 Reproducido de Emanuel de Kadt, Catholic Radicals in Brazil (Londres Oxford University Press, 1970), p. 185.

32 E. de Kadt, op. cit., p. 190.

33 Joseph Page, The Revolution that Never Was (Nueva York: Grossman Publishing Co., 1972), p. 214.

34 Julio César Jobet, Jorge Barría y Luis Vitale, Obras selectas de Luis Emilio Recabarren (Santiago: Editorial Quimantú, 1971), p. 192.

35 Id., p. 23 7.

36 Alejandro Witker, Los trabajos y los días de Recabarren (México: Editorial Nuestro Tiempo, 1977), p. 71.

37 Julio César Jobet, Recabarren y los orígenes del movimiento obrero y el socialismo chileno (Santiago: Editorial Prensa Latinoamericana, 1973), pp. 171-173.

38 Facultad de Medicina, Universidad de Chile, Las carreras vespertinas (Santiago: Facultad de Medicina, abril de 1972), pp. 1~8 y 41.

39 Centro Interamericano de Investigación y Documentación sobre Formación Profesional (CINTERFOR). "Cuadro comparativo y fichas descriptivas de las instituciones de formación profesional de América Latina." (Montevideo: 1975). Citado en Economic and Social Progress in Latin America: 1976 Report (Washington, D.C.: Interamerican Development Bank, 1976) p. 133.

40 Santiago Agudelo Mejía, Formación individual: Sistema utilizado en el SENAI de Río de Janeiro (Montevideo: CINTERFOR, Oficina Internacional de Trabajo, 1977), p. 9.

41 Román Mayorga Quiroz, La universidad para el cambio social (El Salvador : UCA Editores, 2a. ed., 1977), p. 23. El autor es rector de la Universidad de Centroamérica.

42 En Benito López, "La pedagogía en la sociedad chilena", en Educadores del mundo, Organo de la Federación Sindical de la Enseñanza (FISE), 4 (Berlín: 1974), pp. VI-VII.

43 Declaración Universal de los Derechos Humanos (Naciones Unidas: Oficina de Información Pública de las Naciones Unidas, 1968), p. 7.

44 Frederick A. Harbison y Charles A. Myers, Education, Manpower and Economic Growth (New York: McGraw Hill Book Co., 1964). En su página 2: "El desarrollo de los recursos humanos es el proceso del aumento del conocimiento, las destrezas y las capacidades de todo el pueblo de una sociedad".

45 Ricardo Iturra, La UTE y la educación de trabajadores en el movimiento actual (Santiago: Ediciones Convenio CUT-UTE, 1971), p. 13.

46 ODEPLAN, Informe Económico Anual: 1970 (Santiago: ODEPLAN, Informes Económicos, 1971), p. 68.




CAPITULO VII
EL INGRESO DE HIJOS DE

TRABAJADORES:

REPARANDO INJUSTICIAS
“La selección universitaria se realiza entre jóvenes que por pertenecer en abrumadora mayoría a grupos sociales de alta y mediana situación económica, pudieron completar el ciclo de la enseñanza media”.
Eugenio González, exrector de la Universidad de Chile, 1968.
Los trabajadores desean educación para su hijos
En los últimos años, los trabajadores han ido cristalizando sus anhelos por acceder a los niveles culturales de que disfrutan otras clases sociales. Al no encontrar esta aspiración canales adecuados, la sueñan para sus hijos y realizan toda clase de esfuerzos dentro de sus precarias condiciones económicas para lograrlo. En el año 1965, el gobierno realizó una encuesta, que no se hizo pública, para auscultar los deseos más vehementes de los grupos populares, especialmente de los trabajadores y orientar, de esa manera, su gestión. Para la sorpresa de muchos, se averiguó que la mayoría expresaba sus esperanzas en el siguiente orden de preferencias: 1) educación para sus hijos, 2) vivienda, y 3) salarios. Sin duda que esto influyó para llevar a efecto la reforma de las enseñanzas básica y media.

Ya en 1957, un grupo de investigadores del Instituto de Investigaciones Sociológicas de la Universidad de Chile llevó a cabo un estudio en dos empresas de gran concentración obrera: la planta de acero de Huachipato y las minas de carbón de Lota, ambas ubicadas en la provincia de Concepción y que engloban, aproximadamente, unos 5,000 obreros cada una.

Cuando se les preguntó qué querían para sus hijos una vez que terminasen la educación primaria, sus respuestas permitieron construir la siguiente tabla:1

Tabla 16
Aspiraciones para sus hijos (obreros de Huachipato y Lota)
Huachipato Lota
Obrero, sin especificar (en la

misma u otra industria) 3% 6%

Obrero calificado 7% 7%

Supervisor 0% 2%

Empleado 2% 6%

Carrera técnica 13% 5%

Independiente o profesional 37% 30%

Que se eduque, en general 16% 23%

Otras 4% 7%

Sin respuesta 18% 14%

En efecto la gran mayoría, 66% en el caso de Huachipato y 58% en el de Lota, aspiraban a que sus hijos siguieran estudiando en lugar de dedicarse de inmediato al trabajo.

El trabajador desea que su hijo estudie, pero se encuentra con miles de dificultades, especialmente económicas, como ya se ha analizado.

Estas aspiraciones son, por lo general, producto de la madurez de los trabajadores y no de un tipo de alienación en la sociedad de consumo. No es la pretendida movilidad social, tan buscada en los países de gran desarrollo, sino que, por las experiencias aportadas, los trabajadores buscan mejoramiento material e intelectual dentro de su propia clase. La tendencia encontrada en América Latina indica un orgullo de clase que nace y se estimula dentro de sus propias organizaciones sindicales y en sus partidos políticos.
Los sistemas de ingreso a la universidad
Cuando se piensa en el escaso número de hijos de familias de bajos ingresos en la universidad, no puede dejar de pensarse en los caminos que tiene la juventud para llegar a la enseñanza superior. De acuerdo a la pirámide educacional chilena de 1965 (ver capítulo II), son muy pocos los niños que alcanzan los niveles superiores. Esto se puede apreciar en la siguiente tabla:

Tabla 17
Proporción de 1,000 niños que ingresan al primer año de la

enseñanza básica (1965)


Ingresan a básica (1er. año) 1,000 niños 100%

Ingresan a media (9o. año) 126 niños 12.6%

Ingresan a la universidad(13o.) 45 jóvenes 4.5%

Egresan de carrera de 5 años (17o.) 7 jóvenes 0.7%

Egresan de carrera de 7 años (19o.) 1 joven 0.1%
En esta "selección" la capacidad individual juega un papel secundario. Es bien sabido que por razones económicas las familias de escasos recursos no pueden enviar a sus hijos a la escuela por un período largo. Los que logran sobrevivir en la enseñanza deben soportar privaciones que minan su rendimiento escolar. Hay una marcada diferencia entre las posibilidades de los hijos de familias acomodadas para estudiar con buen resultado y las de los hijos de familia de escasos recursos. Como se dijo, los bienes materiales cuentan. Libros, viajes, buena alimentación, ausencia de preocupaciones, crean las condiciones favorables para que ciertos escolares se dediquen completa y eficazmente al estudio. En cambio, aparte de una deficiente alimentación desde su lactancia, que afecta sus capacidades, el hijo de una familia pobre debe pensar permanentemente en los problemas que aquejan a su familia y que, naturalmente, repercuten en él: deficiencias en el hogar, promiscuidad, necesidad de ayudar a los padres y la permanente comparación con el resto de sus compañeros de estudio. Es corriente el abandono de la escuela o la universidad para trabajar y aportar dinero a su familia.2 Aun en casos de estudiantes que logran terminar la enseñanza media, renuncian a su anhelo de seguir en la universidad para dedicarse a trabajar. Así lo comprobó la Universidad Técnica cuando llamó, en las industrias o en las minas, a aquellos trabajadores que tuviesen la enseñanza media terminada, para ingresar a los primeros cursos de carreras cortas. El hecho fue que la matrícula de los primeros cursos fue rápidamente llenada por mineros u obreros que tenían su enseñanza media terminada.

El exrector de la Universidad de Chile, Eugenio González, declaraba en 1968:


Es legítimo preguntarse: ¿Llegan actualmente a la universidad los jóvenes más capaces para los estudios superiores? El proceso educativo, ¿produce en sus diversas instancias una selección auténtica y una adecuada distribución de los alumnos según sus aptitudes y vocaciones? Ni lo uno ni lo otro. La selección universitaria se realiza entre jóvenes que por pertenecer en abrumadora mayoría a grupos sociales de alta y mediana situación económica, pudieron completar el ciclo de la enseñanza media. 3
Cuando se establece un ingreso "igualitario" basado en las "capacidades", no hay duda que se cometen grandes injusticias. Si el sistema no le da las mismas oportunidades a todos los jóvenes, entonces una política de captación de jóvenes debe considerar tales diferencias. Es por eso que la Universidad Técnica comenzó a preocuparse de la forma cómo ingresaban los estudiantes a sus aulas. Entre las primeras medidas, se eliminó la prueba de aptitud académica, examen que rinden al finalizar la enseñanza media todos los postulantes a las ocho universidades chilenas. Este examen, que explora combinadamente los conocimientos y las aptitudes, reemplazó al centenario bachillerato por los vicios que en él se presentaban (conocimiento previo de las materias o preguntas, diferente preparación secundaria a través del país, situaciones de salud que podrían afectar al candidato, el nerviosismo producto del hecho de jugarse en ese sólo examen los estudios de los años anteriores y su porvenir de posible profesional, etc.), pero no los superó en suficiente magnitud: aunque se le eliminaron, en parte, las pruebas de "conocimientos específicos", persistieron otros de sus vicios.

El exsuperintendente de Educación, profesor José Herrera, manifestó que los alumnos que obtienen altos puntales en la prueba de aptitud académica con frecuencia no resultan ser los mejores estudiantes universitarios. "Muchas veces - dice - quienes han obtenido inferior puntaje se convierten en verdaderas lumbreras al iniciar sus estudios superiores". En el mismo sentido, añadió que algunos jóvenes que logran altos promedios en la prueba de aptitud provienen de estratos elevados, sin problemas económicos, cuyos padres tienen como única ambición ver convertidos a sus hijos en profesionales universitarios: médicos, dentistas, ingenieros, arquitectos, etc., sin siquiera pensar en otra alternativa. Finalmente, se manifestó contrario a cualquier tipo de prueba de admisión a las universidades por "ser injusta, ya que las condiciones de quienes llegan a postular son diferentes".4


La UTE suprime las pruebas de ingreso
En el año 1969, la Universidad Técnica del Estado anunció que eliminaba las pruebas de ingreso. Esta resolución se adoptó después de que una comisión llevó a cabo un exhaustivo estudio que comprendió el análisis de miles de estudiantes de la Universidad Técnica, la elaboración de una selección de prueba que hubiese resultado con el nuevo sistema para el año anterior y encuestas entre los estudiantes del último año de la enseñanza media. La Universidad emitió una declaración pública en la que se decía:
La educación, cualquiera sea el nivel de desarrollo de las naciones, es una constante de socialización, de desenvolvimiento y de progreso económico. En un sentido amplio el sistema educativo debe propender a que el contingente estudiantil sea elegido y encauzado profesionalmente de manera tal que participen los componentes de los distintos estratos sociales para posibilitar, efectivamente, el desarrollo acelerado que el país requiere.

En consonancia con lo anterior, es necesario poner fin a una serie de prácticas discriminatorias que limitan y aun impiden el ingreso a la universidad de los hijos de familias de recursos modestos. Por tanto, la educación debe propender a dar una oportunidad efectiva de ingreso a la enseñanza universitaria al mayor número posible de escolares.5


Y más adelante agrega que:
Existe conciencia de que cualquier procedimiento de ingreso que se establezca, tendrá las limitaciones propias de un criterio adoptado al culminar la enseñanza media del sistema educacional que es, a su vez, producto de una determinada estructura económica y social. Por tanto, la política que se aplique no resuelve todos los problemas, sino que aminora sus efectos.
Y finalmente, define así su resolución :
Sobre esta base, y objetivando el espíritu de renovación que rige sus destinos, ha decidido cambiar substancialmente el sistema de ingreso para el año 1970. Por las razones señaladas, no aplicará pruebas de admisión de ningún tipo y, por tanto, esta corporación no utilizará los procedimientos adoptados por las demás Universidades.
La selección se hizo sobre la base de las calificaciones obtenidas por el estudiante en los tres últimos años de la enseñanza media, dando preferencia en la ponderación las calificaciones de algunos ramos en relación con las carreras a que postulaba (por ejemplo, al que quería estudiar ingeniería eléctrica se le ponderaba en mayor porcentaje las asignaturas de matemáticas y física; al que aspiraba a ingeniería química se le consideraba en mayor grado las matemáticas y la química; al que quería seguir una carrera de pedagogía se le consideraba en más la asignatura relacionada con la especialización que había escogido).

El nuevo sistema de ingreso contenía aún deficiencias. Estas emanaban, por una parte, de considerar como candidatos a estudiantes que llegaban de una "selección" ya hecha en las enseñanzas básica y media en que el principal factor era la situación económica, y, por otra parte, la contabilidad en las calificaciones de la enseñanza media era relativa ya que podrían existir diferentes criterios o standards de calificación entre establecimientos educacionales. Estas diferencias estarían sujetas a su ubicación en el territorio y a su dependencia ya sea fiscal o privada. Esto último estaba en vías de superarse por medio de pruebas nacionales en la enseñanza básica y media que proyectaba el Ministerio de Educación. Algunas ya se habían realizado en la enseñanza básica con buenos resultados. Además, esta iniciativa de valorar a tal nivel las calificaciones de la enseñanza media podría significar un incentivo para uniformar criterios y otorgarle mayor valor y atención a las notas colocadas en los tramos finales.

Hay otra observación al nuevo sistema: podría suceder que el proceso de maduración de algunos jóvenes se produjese precisamente en ese período, mientras finalizan los últimos tres años de la enseñanza media que transcurren, aproximadamente, entre los 16 años de edad (2do. año de enseñanza media) y los 18 años (4to. año). Ello podría significar que las calificaciones del 2do. año y, eventualmente, las del 3ro., fuesen deficientes y que, sin embargo, hayan mejorado ostensiblemente el último o los dos últimos años de estudio medio.

En ese caso el promedio sería injusto y esos jóvenes se encontrarían arrastrando una carga difícil. Sin embargo, pese a las deficiencias del nuevo sistema, aventaja con mucho a la prueba de aptitud académica, ya que permitía mejores posibilidades para personas de bajos recursos pues se habían instalado "academias" - como ya se ha visto - que enseñaban o "amaestraban" a los candidatos para la prueba de aptitud académica mediante el pago de una elevada suma de dinero que sólo podían pagar los hijos de familias adineradas.

En la reforma universitaria peruana de 1969, que alcanzó gran profundidad, fueron eliminadas las pruebas de ingreso a la enseñanza superior. En efecto, el exrector de la Universidad Nacional de Ingeniería de Lima, Mario Samamé, escribe para la Unión de Universidades de América Latina: "El nuevo sistema establece el ingreso libre al primer ciclo de la enseñanza superior, constituido por las Escuelas Superiores de Educación Profesional. Para el segundo ciclo, que se imparte en las universidades, el acceso también será libre teniendo en cuenta los resultados de la evaluación integral realizada en el primer ciclo".6
La ampliación física de la universidad
Lo que por muchos años se ha llamado en Chile selección de estudiantes para el ingreso a la universidad no ha sido tal, pues esa selección no significa elegir a todos los capacitados para una carrera universitaria, sino la selección de - probablemente - los mejores para un número limitado de vacantes ofrecidas por las universidades chilenas que permanentemente eran de un número muy inferior al de los candidatos. Por lo general, el número de plazas era menos del 40% de los postulantes (37.25% en 1970, y 28.97% en 1977). Se seleccionaban los ubicados en los primeros lugares de las listas de selección hasta completar el número de vacantes, quedando eliminados jóvenes con méritos más que suficientes para ingresar y tener éxito en la universidad, pero que no habían encontrado espacio para ellos.

Por esta razón, una de las medidas más urgentes que encaró la Universidad Técnica fue la de ampliar su capacidad. Sería largo reproducir en esta obra los estudios relacionados con las necesidades del país en cuanto a profesionales que salían de este establecimiento con proyección a los próximos diez años. Baste solamente con decir que se predecía para Chile una necesidad de 11,000 ingenieros para 1980.7

La principal dificultad para ampliar la entrada estaba relacionada con los recursos económicos, pues por una parte el presupuesto universitario era relativamente fijo y, por otra, la capacidad física de la Universidad se encontraba ocupada al máximo. Existía la imperiosa necesidad de edificios, laboratorios, profesores, materiales - las carreras de ingeniería son costosas y componían un 80% de las que dictaba la Universidad - y, sobre todo, fondos para atender a los alumnos de escasos recursos en cuanto a becas, alimentación, salud, etc. Sin embargo, estas dificultades se fueron superando con esfuerzo y sacrificio tanto de profesores como de estudiantes. Con el comienzo del gobierno de Salvador Allende, las necesidades de las universidades recibieron más atención.

La Universidad Técnica solicitó la expropiación de los terrenos y de las bodegas de trigo y otros productos de la firma El Tattersal que se encontraban afrente a la Estación Central, contiguas al campus universitario y que se hallaba sin uso. Después de grandes esfuerzos en los que participaran los estudiantes, como ya se describió la Universidad pudo disponer de estos edificios que fueron rápidamente refaccionados y transformados en salas de clase.

En otra oportunidad, se firmó un convenio con la Orden de los Monjes Dominicos que cedió la mitad de su convento para que fuese transformado en salas de clases y laboratorios donde funcionó el Instituto Tecnológico Central de Santiago, como se verá más adelante. Todas las salas de clase de la Universidad tenían un horario de ocupación que empezaba a las 8 de la mañana y no terminaba sino hasta las 11 o 12 de la noche ; funcionaban cursos diurnos, vespertinos y nocturnos.

En resumen, con el mismo escaso presupuesto, la comunidad universitaria realizó ingentes e ingeniosos sacrificios para ampliar sus capacidades físicas: salas de clase, laboratorios, talleres, gimnasios y hasta campos deportivos. Esto permitió un aumento espectacular en el ingreso de estudiantes del primer año: en 1969 y 1970 se aceptó un promedio de 2,900 nuevos alumnos; en 1971 ingresaron 11,400,con lo cual la Universidad comenzó a crecer al conservarse esta misma cuota de admisiones durante los años siguientes. En 1968, la Universidad tenía 9,310 inscritos a través de todo su sistema nacional. En 1973, a la época del golpe militar, contaba ya con 32,273.

En algunos países, especialmente en los Estados Unidos, existe la idea que la expansión universitaria genera un descenso en los niveles académicos. Es probable que ello tenga su origen en algunas experiencias en los años de la década de los 60 que arrojaron resultados negativos. Como ya se ha visto en el Capítulo IV, la elevación de los niveles académicos fue una preocupación permanente y esencial de la Universidad Técnica. Con relación a esta controversia es interesante reproducir algunas ideas expuestas por el profesor Carlos Tünnermann B., Director del Programa Centroamericano del Desarrollo Científico y Tecnológico del Consejo Superior Universitario Centroamericano:
Frente a la afirmación de que "more means worse" que frecuentemente hacen los partidarios de la educación Superior elitista (Kingsley Amis y otros), Sir Eric Ashby responde "más no significa 'peor', pero indudablemente significa 'diferente'." "Educación de masas, como producción de masas, es algo diferente de educación o producción hecha a mano". Luego, lo que cabe es diversificar la oferta de educación superior y no limitarla a la simple enseñanza universitaria. La masificación no debe entonces enfrentarse exclusivamente en términos de las respuestas de las universidades, sino de la rica gama de respuestas que puede ofrecer todo el subsistema de educación postsecundaria, tanto formal como no formal y las articulaciones horizontales y verticales entre sus distintas modalidades. Sólo así será posible satisfacer la gran variedad de demandas individuales de educación superior, que es indispensable para una auténtica democratización.

Indudablemente, las estructuras y métodos tradicionales de la educación superior no están en condiciones de hacer frente a la educación superior masiva. Pero su capacidad se incrementaría notablemente con un cambio fundamental de organización y procedimientos. Un estudio de la OECD sostiene que "no hay evidencia de que la educación superior de masas conduzca necesariamente a una declinación de los niveles académicos o que la educación de postgrado deba sacrificarse a un sistema de masas. El principal problema no es tanto la incompatibilidad entre la educación de masas y el avance del conocimiento, cuanto realizar los cambios de organización y los otros requeridos por la ampliación del sistema y solucionar los nuevos problemas que tiene que enfrentar".

(Carlos Tünnermann B., Democratización en la Enseñanza Superior, en Universidades Núm. 75 (México: UDUAL, enero - marzo de 1979) pp. 10 -12)
Fue esto precisamente lo que aplicó la Universidad Técnica: una organización, una estructura y un estilo "diferente" para una educación de masas como se verá en los capítulos siguientes.
Distribución de las matrículas
El ingreso a la Universidad Técnica, después de la eliminación de las pruebas, se realizaba por medio de una inscripción general de los candidatos en todo el país, quienes debían presentar la respectiva documentación emanada de la enseñanza media. De acuerdo a las bases del sistema de admisiones, podían postular a tres carreras y en diferentes sedes del país. En seguida, todos los datos eran procesados por medio de computación.

El programa de computación se completaba con los siguientes datos: origen social, escolar y regional de los solicitantes, carreras elegidas y su orden de preferencia, y las calificaciones de la enseñanza media.

Las vertientes desde donde provenían los estudiantes candidatos a ingresar a la Universidad eran los diversos establecimientos de enseñanza media, divididos en dos grupos:

a) Enseñanza media científico - humanista, conocida como el Liceo y de la que emanaba el grueso de los candidatos, y

b) Enseñanza media técnico - profesional, compuesta por las escuelas industriales, comerciales, agrícolas y técnicas femeninas.

Además, un número menor de postulantes llegaba desde las escuelas para adultos vespertinas o nocturnas que pertenecían a ambas ramas de la enseñanza media.

Todo estos, egresados de la enseñanza media, eran los únicos que tenían derecho a postular a las universidades.

Invariablemente la mayoría de los aceptados en las universidades era originaria de la rama científico - humanista, compuesta principalmente por hijos de familias de altos ingresos y de clase media que disponían de mejores posibilidades de estudio y se encontraban mejor "amaestrados" para rendir la prueba de aptitud académica. Por otra parte, siendo los postulantes más numerosos, era lógico que un mayor número de entre ellos se clasificara para entrar a la universidad.

En 1972, la matrícula total (fiscal y particular) de la enseñanza media era, en su último año (IV), de 63,772 alumnos. Se descomponía de la manera siguiente:8



Compartir con tus amigos:
1   ...   7   8   9   10   11   12   13   14   ...   23


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal