Los gases nobles



Descargar 0.89 Mb.
Página29/35
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño0.89 Mb.
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   35

El pronóstico de Pauling


En la década de 1920, el flúor era conocido como formando compuestos con cada elemento de la lista, excepto los gases nobles y el oxígeno. Esto no era sorprendente. Los gases nobles parecían por completo inertes, y aunque el oxígeno es muy activo, la naturaleza de su actividad chocaba de frente con la del flúor.

El flúor y el oxígeno son los elementos más electronegativos de la lista. Los átomos de cada uno aceptan pronto electrones, pero no los ceden fácilmente. Para formar un compuesto, los átomos de uno de ellos tendrían que arrebatar electrones que eran retenidos con fuerza por el otro.

En 1927 se descubrió que cuando el flúor era pasado lentamente a través de una solución de un compuesto llamado hidróxido de sodio, se obtenía un gas que olía como el flúor y era un producto químico casi tan potente como el flúor. Sin embargo, no era flúor, ya que se trataba de un gas incoloro que se licuaba a –145° C, mientras que el flúor era un gas pálido, de color amarilloverdoso que se licuaba a –188° C.

Al ser analizado, se comprobó que el gas consistía en moléculas formadas por dos átomos de flúor y un átomo de oxígeno; la fórmula se escribe habitualmente F2O. Este compuesto suele ser llamado «monóxido de flúor», simplemente porque las combinaciones de oxígeno y otro elemento siempre habían sido conocidas como óxidos en el pasado.

Sin embargo, cuando el oxígeno se combina con cualquier elemento salvo el flúor, el oxígeno es el más electronegativo de los dos, y es el átomo de oxígeno el que acepta electrones a expensas de los otros átomos comprometidos. El término óxido se aplicará únicamente a estos compuestos.

No obstante, en el caso del «monóxido de flúor», el átomo de oxígeno no acepta los electrones. No puede, ya que el átomo de flúor es el único que posee una capacidad aun mayor y más sólida para retener electrones que el oxígeno. En este caso, es el átomo de oxígeno el que cede electrones y el átomo de flúor el que los acepta. Por consiguiente, el compuesto se llama fluoruro de oxígeno. En las fórmulas de los elementos se suelen escribir en orden creciente de los elementos electronegativos, es decir, de izquierda a derecha. Por consiguiente, la fórmula del fluoruro de oxígeno debe escribirse OF2.

Algunos años después, se descubrió un segundo compuesto de flúor y oxígeno: un gas parduzco, que resultó estar integrado por moléculas que contenían dos átomos de flúor y dos de oxígeno. Se le denomina, por lo general, «bióxido de flúor» (F2O2), pero el compuesto podría ser denominado mejor fluoruro de bioxígeno, y la fórmula será O2F2.

En el caso del O2F2, los átomos de flúor están captando electrones de una molécula de oxígeno. Puesto que el potencial de ionización de las moléculas de oxígeno es más elevado que el del radón y casi tanto como el del xenón, y dado que la molécula de oxígeno no está consiguiendo mayor estabilidad por la pérdida de esos electrones, se deduce que el flúor puede ser capaz de restar electrones del radón y también del xenón. En este caso, cabe esperar la formación de compuestos entre el flúor, por un lado, y el radón y el xenón, por otro.

En el caso del OF2, los átomos de flúor están liberando electrones de un átomo individual de oxígeno. Puesto que el átomo de oxígeno tiene un potencial de ionización casi tan elevado como el del criptón, incluso sería posible que se formasen compuestos de criptón y flúor.

Probablemente, pensamientos similares pasaron por la mente de Pauling, en 1933. Tuvo en cuenta algunas otras propiedades de los átomos en cuestión y finalmente dedujo la conclusión, en su opinión, de que realmente eran posibles los compuestos de flúor con los gases nobles más pesados. Incluso sospechó que se podrían formar compuestos con oxígeno (Un químico alemán, A. von Antropoff, pronosticó este hecho en 1924, pero esta opinión no se basaba, como en el caso de Pauling, en razonamientos específicos y válidos). Una vez expuesta esta conjetura, dos químicos del Instituto de Tecnología de California (de la escuela de Pauling) iniciaron la comprobación de este tema e intentaron formar un compuesto de gas noble. Se trataba de Don Merlin Lee Yost (nacido en 1893) y uno de sus discípulos, ya graduado, Albert L. Kaye.

No era una tarea fácil la que se había propuesto llevar a cabo. Sólo se disponía de pequeñas cantidades de xenón, y Yost y Kaye tan sólo contaban con un total de 100 centímetros cúbicos a la presión ordinaria (aproximadamente, el suficiente para llenar un vaso de cóctel). No les era posible obtener flúor, por lo que Yost y Kaye tuvieron que preparar su propia reserva en condiciones difíciles. Su aparato casero generador de flúor trabajaba rechinando, y algunas veces no trabajaba en absoluto.

Intentaron el experimento y fallaron. O, por lo menos, los resultados no fueron concluyentes. No obtuvieron compuestos, pero no estuvieron en condiciones de demostrar que un compuesto no pudiera ser formado en condiciones más favorables.

Otros químicos no continuaron este trabajo. El xenón continuaba siendo un gas raro y costoso, y el flúor no perdía la característica de ser peligrosamente tóxico. Las posibilidades de éxito en semejante experimento no justificaban los gastos, ni los peligros que ofrecían para la mayoría de los químicos, quienes, al fin y al cabo, tenían que realizar muchas otras investigaciones importantes.

El asunto quedó casi olvidado, y los químicos continuaron explicando en sus conferencias y escribiendo en sus libros de texto que los gases nobles no formaban ninguna clase de compuestos. Desde luego, esto era correcto.

Sin duda, algunos químicos dijeron y escribieron que los gases nobles «no podían» formar compuestos. Esto era una aseveración equivocada, ya que tal circunstancia no había sido demostrada. En realidad, por los argumentos de Pauling, parecían existir muchas razones para creer que, ciertamente, podían formar compuestos.



Compartir con tus amigos:
1   ...   25   26   27   28   29   30   31   32   ...   35


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal