Libro de la Escala Espiritual



Descargar 0.86 Mb.
Página1/15
Fecha de conversión30.09.2018
Tamaño0.86 Mb.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15

San Juan Clímaco
Libro de la Escala Espiritual

CAPÍTULO I

Escalon primero de la renunciacion y menosprecio del mundo
Convenientissima cosa es que comenzando a instruir a los siervos de Dios, hagamos principio de nuestra oracion del mismo Dios: el qual como sea de infinita é incomprehensible bondad, tuvo por bien de honrara todas las criaturas racionales que él crió, con dignidad de libre albedrio: entre las cuales unas se pueden llamar suyas; otras fieles y legítimos siervos; otras del todo punto inutiles; otras estrangeros y apartados dél; otras enemigos y adversarios suyos, aunque flacos.

Amigos de Dios, pensamos nos rudos é ignorantes, o sancto varon, que propiamente se llaman aquellas intellectuales y espirituales substancias que moran con él. Siervos fieles son aquellos que sin pereza y sin cansancio obedescen a su sanctissima voluntad. Siervos inutiles son aquellos que despues de aver sido lavados con el agua del sancto bautismo, no guardan lo que en él assentaron y capitularon. Estrangeros y enemigos son aquellos que están arredrados de su sancta fé. Adversarios y enemigos son los que no contentos con aver sacudido de sí el yugo de la ley de Dios, persiguen con todas sus fuerzas á los que procuran de guardarla. Y dado caso que cada linage destas personas requeria especial tratado; mas no hace a nuestro proposito tratar agora de cada una dellas, sino solamente de aquellos que justamente merecen ser llamados fidelissimos siervos de Dios; los quales con la fuerza potentissima de la charidad nos necessitaron a tomar esta carga: por cuya obediencia, sin más examinar, estenderémos nuestra ruda mano, y tomando de la suya la pluma de la palabra divina, mojarla hemos en la tinta de la escura, aunque clara humildad, y con ella escrivirémos en sus blandos y humildes corazones, como en unas cartas, o mejor decir, como en unas espirituales tablas, las palabras de Dios, para lo qual tomaremos este principio.

Primeramente presupongamos que a todas las criaturas que tienen voluntad y libre alvedrio, se les offresce y propone Dios por verdadera vida, verdadera salud, sean fieles o infieles, justos, o injustos, religiosos, o irreligiosos, viciosos, o virtuosos, seculares, o monges, sabios, o ignorantes, sanos o enfermos, mozos o viejos: y esto no de otra manera que la comunicacion de la luz, y la vista del sol, y la comunicacion de los tiempos que se offrescen igualmente a todos sin excepcion de personas.

Y comenzando por la diffiniciones de algunos destos vocablos que mas hacen a nuestro proposito, decimos que irreligoso es criatura racional y mortal que por su propia voluntad huye de la vida: la qual de tal manera trata con su Criador, que siempre es como si se creyesse que no es. Iniquo es aquel que violentamente tuerce el entendimiento de la ley de Dios para conformarlo con su appetito: y siendo de contrario parecer, piensa que cree a la palabra de Dios. Christiano es aquel que trabaja, quanto es al hombre posible, por imitar a Christo; assi en sus obras como en sus palabras, creyendo firmemente en la Sanctissima Trinidad. Amado de Dios es aquel que ordenadamente y como debe usa de todas las cosas naturales, y nunca dexa de hacer todo el bien que puede. Continente es aquel que puesto en medio de las tentaciones y lazos, trabaja con todas sus fuerzas para alcanzar la paz y tranquilidad de corazon y buenas costumbres.

Monge es una orden y manera de vivir de Angeles, estando en cuerpo mortal y sucio: monge es aquel que trae siempre los ojos del anima puestos en Dios, y hace oracion en todo tiempo, lugar y negocio: monge es una perpetua contradiction y violencia de la naturaleza, y una vigilantissima é infatigable guarda de los sentidos: Monge es un cuerpo casto, y una boca limpia, y un animo esclarecido con los rayos de la divina luz: monge es un animo afligido y triste, el qual trayendo siempre ante los ojos la memoria de la muerte, siempre se exercita en la virtud.

Renunciacion y desamparo del mundo es odio voluntario y negamiento de la propia naturaleza, por gozar de las cosas que son sobre naturaleza; del qual deseo (como de su propia raiz) nasce este sancto odio. Todos los que desamparan voluntaria y alegremente los bienes desta presente vida, suelen hacer esto, o por el deseo de la gloria advenidera, o por la memoria de sus peccados, o por solo amor de Dios; y si alguno esto hiciesse, y no por alguna destas causas, no seria racionable esta renunciacion. Mas con todo esto, qual fuere el fin y termino de nuestra vida, tal será el premio que recibirémos de Christo, juez y remunerador de nuestros trabajos.

El que procura de descargarse de la carga de sus peccados, trabaje por imitar a los que están sobre las sepulturas llorando los muertos; y si no dexe de derramar continuas y fervientes lagrimas; y gemidos profundos de lo intimo de su corazon, hasta que venga Christo y quite la piedra del monumento (1) (que es la ceguedad y la dureza de su corazon y libre a Lazaro), que es nuestro animo, de las ataduras de sus peccados, y mande a los ministros (que son los Angeles) diciendoles: Desatadlo de las ataduras de los vicios, y dexadlo ir a la quieta y bienaventurada tranquilidad.

Todos los que deseamos salir de Egypto y de la sujection de Pharaon, tenemos necessidad (despues de Dios) de algun Moysen que no sea medianero para con él; el cual guiandonos por este camino con el ayuda, assi de sus palabras como de sus obras y de su oracion, levante por nosotros las manos a Dios, para que guiados por tal capitan passemos el mar de los peccados, y hagamos volver las espaldas a Amalec, Principe de los vicios: porque por falta deste fueron algunos engañados; los cuales confiados en sí mismos creyeron que no tenian necessidad de guia.

Y es de notar que los que salieron de Egypto, tuvieron a Moysen por guia; mas los que huyeron de Sodoma, tuvieron para esto un Angel que los guió. Los primeros, que son los que de Egypto salieron, son figuras de aquellos que procuran sanar las enfermedades de su alma con la cura y diligencia del medico espiritual; mas los segundos, que son los que huyeron de Sodoma, significan aquellos que estando llenos de inmundicias y torpezas corporales, desean grandemente verse libres de dellas: los quales tienen paa esto necessidad de un hombre que sea semejante a los Angeles. Porque segun la corrupcion de las llagas, assi tenemos necessidad de sapientissimo Maestro para la cura dellas.

Y verdaderamente el que vestido desta carne desea subir al cielo, necessidad tiene de summa violencia, continuos é infatigables trabajos, especialmente a los principios, hasta que nuestras costumbres habituadas a los deleytes, y nuestro corazon (que para el sentimiento de sus males estaba insensible) venga a afficionarse a Dios, y a ser sanctificado con la castidad, mediante el atentissimo estudio y exercicio de las lagrimas y las penitencia: porque verdaderamente trabajo, y gran trabajo, y amargura de penitencia es necessaria, especialmente para aquellos que están mal habituados, hasta que el can de nuestro animo (acostumbrado a la carniceria y a la gasolina de los vicios) lo hagamos amador de la contemplacion y de la castidad, ayudandonos para esto la virtud de la simplicidad, y la mortificacion de la ira, y una grande y discreta diligencia.

Pero con todo esto los que somos combatidos de vicios, aunque no ayamos alcanzado bastante fuerzas contra ellos, confiemos en Christo, y con una fé viva le presentemos humildemente la flaqueza y enfermedad de nuestra anima; y sin duda alcanzarémos su favor y gracia, aunque sea sobre todo nuestro merescimiento, si con todo esso procuraremos semos de sumirnos perpetuamente en el abysmo de la humildad. Sepan cierto los que en esta hermosura estrecha, dura y liviana batalla entran, que van a meterse en un fuego, si desean inflamar su corazon con el fuego del divino amor. Y por tanto pruebe cada uno a sí mismo, y desta manera se llegue a comer deste pan celestial con amargura, y a beber deste suavissimo caliz de lagrimas; porque no entre en esta gloriosa milicia para su juicio y condenacion. Si es verdad que no todos los bautizados se salvan, mirémos con temor y atencion no corra tambien este mismo peligro por los que professamos religion.

Y por esto los que desean hacer firme fundamento de virtud, todas las cosas del mundo negarán, todas las despreciarán, todas las pondrán debaxo los pies, y todas las examinarán. Y para que este fundamento sea tal, ha de tener tres colunas con que sustente, que son inocencia, ayuno, y castidad. Todos los que en Christo son niños, desta tres cosas han de comenzar, tomando por exemplo a los que son ni dureza de corazon, ni fingimiento, ni cobdicia desmedida, ni vientre insaciable, ni movimientos de vicios deshonestos, como quiera que de lo uno se sigue lo otro: porque conforme a la leña de los manjares assi se enciende el fuego de luxuria.

Cosa es aborrecible y muy peligrosa, que el que comience con floxedad y blandura: poruqe suele ser este indicio manifiesto de la caida advenidera. Y por esto es cosa muy provechosa comenzar con grande animo y fervor, aunque despues sea necesario remitir algo deste rigor. Porque el anima que comenzó a pelear varonilmente, y despues algun tanto se debilitó y enflaqueció, muchas veces con la memoria desta antigua virtud y dilegenica, como con un estimulo y azote, es herida y provocada al bien. Por donde algunos por esta via bolvieron al rigor passado, y renovaron sus primeras alas.

Todas quantas veces el anima se hallare fuera de sí, por haber perdido aquel bienaventurado y amable calor de la charidad, haga diligente inquisición, y mire por qué causa lo perdió: y armese contra ella con todas sus fuerzas; pero no podrá introducirlo por otra puerta sino por aquella por donde salió. Los que por solo temor comienzan el camino de la renunciación, por ventura pareceran semejantes al incienso que se quema, que al principio huele bien, y despues viene a para en humo. Mas los que por solo respeto del galardon, sin otra cosa, se mueven a esto, son como piedra de atahona, que siempre anda de una manera, sin dar passo adelante, ni aprovechar mas. Pero los que dexaron el mundo por solo amor de Dios, estos luego desde el principio merescieron acrescentamiento deste fuego: el qual, como si estuviera en medio de una gran bosque, siempre va ganando tierra y estendiendose mas.

Ay algunos que sobre ladrillos edifican piedras: y ay otros que sobre tierra levantan colunas: y ay otros que cominando a pie, escalentados los mienbros y niervos mas ligeramente caminan. El que lee entienda lo que significa esta parabola. Los primeros que sobre ladrillos assientan piedras, son los que sobre excellentes obras de virtud se levantan a la contemplacion de las cosas divinas; mas porque no estan bien fundados en humildad y paciencia, quanto se levanta alguna grande tempestad, cae por falta del fundamento, que no era del todo seguro. Los segundo que sobre la tierra ediffican colunas, son los que sin aver passado por los exercicios y trabajos de la vida monastica, quieren luego volar a la vida solitaria: a los quales facilmente los enemigos invisibles engañan , por la falta que tienen de virtud y experiencia. Los terceros son los que poco a poco camina á pocoumildad debaxo de obediencia: a los quales el Señor infunde el espiritu de charidad, con la qual encendidos acaba prosperamente su camino.

Y pues que somos, hermanos, llamados de Dios, que es nuestro Rey y Señor, corramos alegremente; porque si por ventura el plazo de nuestra vida fuere corto, no nos hallemos esteriles y pobres a la hora de la muerte, y vengamos a morir de hambre. Procurémos agradar a nuestro Rey y Señor como los soldados al suyo: porque despues de la profession desta gloriosa milicia, mas estrecha cuanta se nos ha de pedir. Temamos a Dios siquiera como los hombres temen a algunas bestias. Porque visto he yo algunos que querrian hurtar; los cuales no dexndolo de hacer por medio de Dios, lo dexaran por el de los perros que ladraban: de manera que los que no acabó con ellos el temor de Dios, acabó el de las bestias.

Amenos a Dios siquiera como amamos a los amigos. Porque tambien he visto muchas veces algunos que aveindo affendido a Dios, y provocandole a ira con sus maldades, ningun cuidado tuvieron de recobrar su amistad: los quales aviendo enojado a algunos de sus amigos con muy pequeña affensa, trabakaron con toda dilegenca é industria, y con tada afficion y confession de su culpa por reconciliarse con ellos, metiendo en esto otros terceros, y rogadores y deudos, afrresciendo con esto muchas davibas y presentes.

Aqui es de notar que en el principio de la renunciacion no se obran las virtudes sin trabajo, amargura, y violencia. Mas despues que comenzamos a aprovechar, con muy poca tristeza o ninguna las obramos. Pero despues que la naturaleza está ya absorta y vencida con el favor y alegria del Spiritu Sancto, entonces obramos ya con gozo, alegria, diligencia, y fervor de charidad, Quanto son mas dignos de albanza lso que luego del principio abrazan las virtudes, y cumplen los mandamientos de Dios con devocion y alegria, tanto mas de llorar los que aviendo vivido mucho en este exercicio, las exercitan con trabajo y pesadumbre, si por ventura las exercitan.

No debemos de condenar aquellas maneras de renunciacion que peresce aver sido hechas acaso. Porque visto he yo algunos delinquentes ir huyendo: los queles como acasso se encontrassen con el Rey, sin buscarlo ellos, fueron recibidos en su servicio, y contados entre sus cavalleros, y recibidos a su mesa y palacio. Vi tambien algunas veces caerse descuidadamente algunos granos de trigo de la mano del sembrador; los quales se apoderaron bien de la tierra, y vinieron despues a dar grande fructo: y vi tambien algunas ir a casa del Medico por algun otro negocio, y aver acertado a recibir en ella la salud que no tenian, y recobrado la vista de los ojos casi perdida. Y desta amnera acaesce algunas veces ser mas firmes y estables las cosas que suceden sin nuestra voluntad, que las que de proposito se hacian.

Ninguno, considerando la muchedumbre de sus peccados, diga que es indigno de la profession y vida de los Monges; ni se engañe con este color y apariencia de humildad para dexar de seguir la senda estrecha de la virtud y darse a vicios; porque este es embuste del demonio, u ocassion para presevar en los pecados: porque donde las llagas están podridas y affistoladas, así señaladamente es necessaria diligencia y destreza del sabio Medico; porque los sanos no tienen desto tanta necessidad.

Si llamandonos un Rey mortal y terreno a su servicio y a su milicia, no ay cosa que nos detenga, ni buscamos occasiones para escusarnos desto: antes dexadas todas las cosas le vamos a servir y obedescer con summa alegria: mirémos diligentemente no rehusemos obedescer por nuestra pereza y negligencia al Rey de Reyes, y Sñor de los señores, y Dios de los dioses, que nos llama a la orden desta milicia celestial, y depues no tengamos escusa delante de aquel su terrible y espantoso tribunal.

Puede ser que el que está preso y aherrojado con los cuidados y negocios del siglo,dé algunos pasos y ande, aunque con impedimento y trabajo; porque tambien acaesce que los que tienen grillos o cadenas en los pies andan con ellos, aunque mal y con trabajo.. El que vive en el mundo sin muger, mas con cuidados y negocios del mundo, es emejante a aquel que tiene muger es semejante a aquel que está de pies y manos aherrojado; el qual es mucho menos libre y menos señor de sí.

Oí yo una vez a ciertos negligentes que viviendo en el mundo me decían: Cómo podemos, morando con nuestra mugeres, y cercados de negocios y cuidados de republica, vivir vida monastica? A los quales yo respondí: Todo el bien que pudieredes hacer, hacedlo;

no injurieis a nadie, ni digais mentira, ni tomeis lo ageno, ni os levanteis contra nadie, ni querais mal a nadie: frequentad las Iglesias, y los sermones, usad de misericordia, con los necessitados, no escandaliceis ni deis mal exemplo a nadie, ni seas favorecedores de vandos, ni entendais en sustentar discordias, sino en deshacerlas; y contentaos con el uso legitimo de vuestras mugeres; porque si esto hicieredes no estareis lexos del Reyno de Dios.

Apercibamonos con alegria y temor para sta gloriosa batalla, no acobardandonos ni desmayando por el temor de nuestros adversarios; pues Dios está por nuestra parte. Porque vén ellos muy bien, aunque no sean vistos de nosotros, la figura de nuestras animas: y si nos vén acobardados y medrosos, toman armas mas fuertes contra nosotros, viendo nuestra flaqueza y cobardia. Por tanto con grande animo debemos tomarlas contra ellos; porque nadie es poderoso para vencer al que alegre y animosamente pelea.

Suele usar nuestro Señor de una maravillosa dispensacion con los principiantes y nuevos guerreros, templando y moderandoles las primeras batallas, porque no se bulvan al mundo espantados de la grandeza del peligro. Por tanto gozaos siempre en el Señor en todos sus siervos: y tomad esto por señal de su llamamiento, y de la piedad y providencia paternal que tiene de vosotros. Otras veces tambien acaesce que esse mismo Señor, quando vé las animas fuertes en el principio, les apareja mas fuertes batallas, deseando mas temprano coronarlas. Suele el Señor esconder a los hombres del siglo la difficultad desta milicia (aunque mejor se podria por otro respeto llamar facilidad) porque si esto conociessen, no avria quien quisiesse dexar el mundo. Offresce los trabajos de tu juventud a Christo, y en la vejez te alegrarás con las riquezas de una quieta paz y tranquilidad que por ellos te darán; porque las cosas que recogimos y ganamos en la mocedad, despues nos sustentan y consuelan quando estamos flacos y debilitados en la vejez. Trabajemos los mozos ardientemente, y corramos con toda sobriedad y vigilancia; pues la muerte tan ciera todas las horas nos está aguardando. Y demás desto tenemos enemigos perversissimos, fortissimos, astutissimos, potentissimos, invissibles, y desnudos de todos los impedimentos corporales, y que nunca duermen: los quales teniendo fuego en las manos, trabajan con todo estudio por abrasar y quemar el templo vivo de Dios.

Ninguno quando es mozo de oido a los demonios, que suelen decir: No maltrates tu carne, porque no vengas a caer en enfermedades y dolencias: porque muchas veces desta manera, so color de discrecion, hacen al hombre muy blando y piadoso para consigo. Y en esta edad apenas se halla quien del todo mortifique su carne, aunque se abstenga de muchos y delicados manjares. Porque una de las principales astucias de nuestro adversario es hacer blando y floxo el principio de nuestra profession, para que despues haga el fin semejante al principio.

Ante todas las cosas deben tener cuidado los que fielmente desean servir a Christo, que con grandissima diligencia busquen los lugares y las costumbres, la quietud y los exercicios que entendieren ser mas acomodados a su proposito y espiritu; segun que el consejo de los padres espirituales, y la experiencia de sí mismo se lo dieren a entender; porque no a todos conviene morar en los monasterios, especialmente aquellos que son tocados del vicio de la gula y deleyte en comer y beber; ni a todos tampoco conviene seguir la quietud de la vida solitaria, especialmente aquellos que son inclinados a ira. Mire pues cada uno diligentemente, como dicho es, el estado que mas le arma.

Porque tres maneras de estados y professiones contiene la vida monastica. El primero es de vida solitaria que es de aquellos monges, que llaman Anachoretas: otro es en compañia de dos o tres que viven en soledad: y el tercero es de los que sirven en la obediencia de los monasterios. Nadie pues se desvie, como dice el Sabio (2) destos a la diestra ni a la siniestra; sino vaya por el cmaino real. Entre estas tres maneras de estados el de medio fue muy provechoso paa muchos. Porque ai del solo (3), que si cayere en la tristeza espiritual, o en el sueño, o en la pereza, o en la desconfianza, no tiene entre los hombres quien lo levante. Mas donde están ayuntados dos o tres en mi nombre, dice el Señor (4),aí estoy enmedio dellos.

Pues quál será el fiel y prudente Monge, que guardando su fervor entero hasta el fin de la vida, persevere siempre, acrescentando cada día fuego a fuego, fevor a fervor, deseo a deseo, y diligencia a diligencia?




Annotaciones sobre el Capitulo precedente, del V.P.M.Fr Luis de Granada.

Para entendimiento deste Capitulo, Christiano Lector, has de presupponer que segun se colige de las Colaciones de los Padres, la renunciación de que en este Capitulo precedente se comenzó a tratar tiene tres grados. El primero es dexar por amor de Dios todas las cosas del mundo, como el Salvador lo aconsejaba a aquel mancebo del Evangelio (5). El segundo es dexarse a sí mismo; que es dexar la propria voluntad con todos los appetitos y pasiones de nuestra anima, para hacer de nosotros mismos verdadero scrificio, o por mejor decir, holocausto a Dios. El tercero es que nuestri espiritu pur y enteramentese ofrezca, traslade, y junte con Dios, que es el fin de los grados passados: porque tanto mas perfectamente se ayuntará nuestro espiritu con Dios, quanto mas apartado estuviere de las cosas del mundo y de sí mismo. Pues del primero destos tres grados se trara en este primero Capitulo, y del segundo en el siguietne, que es de la mortificación de las passiones: y del tercero se trara consiguientemente en el Capitulo tercero: aunque en cada uno se toca algo de lo que pertenesce al otro. Porque familiar cosa es a este sancto, como lo es a todos los que escriviendo siguen el instincto y magisterio del Spiritu Sancto, no tener tanta cuenta con el hilo y consequencia de las materias, y con la travazon de las clausulas y sentencias, quanto con seguir el dictámen y mivimiento deste Espiritu divino que los enseña; como paresce en el Autor que escrivió aquel tan espiritual libro de Contemptus mundi, y en otros muchos: y lo mismoalgunas veces se halla en este Autor.

En la prosecucion deste Capitulo y casi de todo este libro, una se las cosas que ay mucho de notar es el rigor, y trabajo, y diligenica que este insigne Maestro pide a todos los que de verdad determinan buscar a Dios, especialmente a los principios de su conversion, hasta deshacer los malos habitos de la vida passada: para que se vea claro por autoridad de tan gran varon, como no es esta empressa de floxos y regalados, sino de valientes y esforzados caballeros; conforme aquella sentencia del Salvador que dice (6): El Reyno de los cielos padesce fuerza, y los esforzados son los que lo arrebatan.

Notas


1. Joann. 11

2. Prov. 4

3. Eccl. 4

4. Matt. 18

5. Matt. 9

6. Matt. 11


CAPÍTULO II

Escalon segundo, de la mortificacion y victoria de las passiones y afficiones.
El que de verdad ama a Dios, y el que de verdad desea gozar del Reyno de los cielos, y el que de verdad se duele de sus peccados, y el que de veras está herido con la memoria de las penas del infierno y del juicio advenidero, y el que de verdad ha entrado en el temor de la muerte; este tal ninguna cosa en este mundo amará desordenadamente: no le fatigarán los cuidados del dinero, ni de la hacienda, ni de los padres, ni de los hermanos, ni de otra cosa alguna mortal y terrna: mas antes abominando y sacudiendo de sí todos esstos cuidados, y aborresciendo con un sancto odio su misma carne, desnudo, seguro, y ligero seguirá a Christo, levantando siempre los ojos al cielo, y esperando de aí el socorro, segun la palabra del Propheta que dice (7): Yo no me turbé siguiendote a tí , Pastor mio, nunca deseé el dia del hombre; esto es, el descenso y felicidad que suelen desear los hombres.

Grandissima confusion es por cierto la de aquellos que despues de su vocacion (que es despues de aver sido llamados, no por hombres sino por Dios) olvidados de todas estas cosas, se aplican a otros cuidaddos que en la hora de la ultima necessidad no les puedan valer. Porque esto es lo que el Señor dixo que era volver atrás y no ser apto para el Reyno de los cielos (8). Lo cual dixo él como quien sabía muy bien quan deleznables eran los primeros principios de nuestra profession, y quan facilmente nos bolveremos al siglo, si tuvieremos conversacion familiar con personas del siglo. A un mancebo que le dixo (9): Dame, Señor, licencia para ir a enterrar a mi padre; respondió: Dexa los muertos enterrar sus muertos.

Suelen los demonios despues que avemos dexado el mundo ponernos delante algunos hombres misericordiosos y limosneros que viven en el mundo, y hacernos creer que aquellos son bienaventurados, y nosotros miserables, pues carescemos de las virtudes que aquellos tienen. Esto hacen los demonios para que so color desta adultera y falsa humildad nos buelvan al mundo; o so permanecieremos en la Religion, vivamos desconfiados y desconsolados en ella. Ay algunos Religiosos que con sobervia y presumpcion desprecian (como aquel Phariseo del Evangelio) (10) los hombres que viven en el mundo; no acordandose que está escripto (11): El que está en pie mire por sí no cayga. Ay otros que no por sobervia, sino por huir deste despeñadero de la desconfianza, y concebir mayor esfuerzo y alegria por verse entrescados del mundo, desestiman, o a lo menos tienen en poco las costumbres de los que viven en él.

Mas oygamos los que tenemos en poco nuestra profesion, lo que el Señor dixo a aquel mancebo que avía guardado casi todos los mandamientos (12): Una cosa te falta; vé y vende todos tus bienes, y dalos a pobres, y hazte por amor de Dios pobre y necessitado de agena misericordia. Pues esto es proprio de nuestra profession, que tanto excede a la de los que tan virtuosamente viven en el mundo como este vivia. Si deseamos correr ligera y alegremente por este camino, estimandolo en lo que él meresce, miremos con atencion como el Señor llamó muertos a los hombres que en el mundo viven, diciendo a uno dellos (13): Dexa los muertos enterrar sus muertos.

No fueron causa las riquezas para que aquel mancebo rico dexasse de recibir el Bautismo; y claramente se engañan los que piensan que por esta causa le mandaba el Señor vender su hacienda: no era esta la vausa, sino querer levantarlo a la alteza del estado de nuestra profession. Y para conoscer la gloria della debria bastar este argumento: que los que viviendo en el mundo se exercitan en ayunos, vigilias, trabajos, y otras afflictiones semejantes, quando vienen a la vida Monastica como a una officina y escuela de virtud, no hacen caso de aquellos primeros exercicios: presuponiendo ser muchas veces adulteros y fingidos: y assi comienzan con otros nuevos fundamentos.

Ví muchas y diversas plantas de virtudes de hombres que vivian en el mundo,las quales se regaban con el agua cenagosa de la vanagloria, y se cevaban con ostentacion y apariencia de mundo, y se estercolaban con el estiercol de las alabanzas humanas; las quales trasplantadas en tierra desierta y apartada de la vista y compañoa de los hombres, y privadas desta labor susodicha, luego se secaron; porque los arboles criados con este regalo no suelen dar fructo en tierra seca.

Su alguno tuviere perfecto odio al mundo, estará libre de tristeza del mundo; mas el que todavia está tocado, no estará del todo libre desta passion: porque cómo no se entristecerá quando alguna vez se viere privado lo que ama? En todas las cosas tenemos neccesidad de grande templanza y vigilancia: mas sobre todo nos debemos estremar en procurar esta libertad y pureza de corazon. Algunos hombres conoscí en el mundo, los quales viviendo con muchos cuidados y ocupaciones, congojas y vigilias del mundo, se escaparon de los movimientos y ardores de su propria carne: y estos mismos entrando en los Monasterios, y viviendo libres destos cuidados, cayeron torpe y miserablemente en estos vicios.

Miremos mucho por nosotros, no nos acaezca que pensando caminar por camino estrecho y difficultoso, caminemos por camino largo y espacioso, y assi vivamos engañados: angosto camino es la affliction del vientre, la perseverancia en las vigilias, el agua por medida, y el pan por tassa, el beber la purga saludable de las ignominias y vituperios, la mortificación de nuestras proprias voluntades, el sufrimiento de las offensas, el menosprecio de nosotros mismos, la paciencia sin murmuracion, el tolerar fuertemente las injurias, el no indignarse contra los que nos infaman, ni quexarse de los que nos desprecian, y baxarse humildemente a los que nos condenan. Bienaventurados los que por esta via caminan, porque dellos es el Reyno de los cielos.

Ninguno entra al thalamo celestial a recibir la corona que recibieron los grandes sanctos, sino el que uviere cumplido con la primera, y segunda, y tercera manera de renunciación; conviene a saber, que primero ha de renunciar todas las cosas que están fuera de sí, como son padres, parientes, amigos, con todo lo demás. Lo segundo, ha de renunciar su propia voluntad; y lo tercero, la vanagloria que suele algunas veces acompañar la obediencia; poruqe a este vicio mas subjectos están los que viven en compañia, que los que moran en soledad. Salid, dice el Señor por Isaias (14), del medio dellos, y apartaos y no toqueis cosa sucia y profana. Porque quién hizo milagros, quién resucitó los muertos, quién alanzó los demonios? Estas son las insignias de los verdaderos Monges, las quales el mundo no meresce recibir; porque si él las meresciesse, superfluos serian nuestros trabajos, y la soledad de nuestro apartamiento.

Quando despues de nuestra renunciacion de los demonios encienden nuestro corazon importunadamente con la memoria de de nuestros padres y hermanos, entonces principalmente avemos tomar contra ellos als armas de la oracion, y encender nuestro corazon con la memoria del fuego eterno, para que con ella apaguemos la llama dañosa deste otro fuego.

Los macebos que despues de averse dado a deleites y vicios de carne quieren entrar en Religion, procuren exercitarse con toda atencion y vigilancia en estos trabajos, y determinen de abstenerse de todo genero de vicios y deleytes; porque no vengan a tener peores lo fines que tuvieron los principios. Muchas veces el puerto (que suele ser causa de la salud) tambien lo es de peligros; lo cual saben muy bien los que por este mar espiritual navegan. Y es cosa miserable ver perderse los navios en el puerto, los cuales estuvieron salvos en el medio de la mar.



Compartir con tus amigos:
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   15


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal