La señalización variable. Conceptos. Tipos de señalización variable. El panel de mensaje variable. Aspectos y normativa técnica. Criterios de diseño y uso de mensajes en los paneles de mensaje variable indice



Descargar 146.23 Kb.
Página8/8
Fecha de conversión04.02.2019
Tamaño146.23 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8

4.6Criterio 3. Uso de los elementos alfanuméricos en PMV




4.6.1La organización de los contenidos en la zona del alfanumérico


El documento Framework for a Harmonized Implementation of VMS in Europe más conocido como “FIVE” (1997-2004) es una referencia en señalización variable en toda Europa y forma parte de nuestras recomendaciones de diseño de PMV. Uno de los aspectos más importantes de FIVE hace referencia al lugar que cada elemento informativo (pictograma, alfanumérico) ocupa en el PMV según la función que desempeña (preceptiva, de advertencia de peligro, informativa). La idea es organizar la información que viene en forma de texto junto al pictograma teniendo en cuenta el orden natural de lectura (de izquierda a derecha; de arriba abajo) de manera que la interpretación del texto se apoye en el significado del pictograma que figura a la izquierda y haga clara referencia a él.

Los mensajes de advertencia de peligro son los más frecuentemente exhibidos en PMV. FIVE propone en este caso que la primera línea incorpore información referente a la naturaleza del peligro, la segunda la distancia o la extensión del peligro y la tercera línea información sobre la causa o un consejo. Sin embargo, esta recomendación se enfrenta a tres problemas que derivan en incongruencias de las propias recomendaciones. Por un lado, es poco sutil en términos de qué puede considerarse naturaleza del evento y/o causa del evento en cuestión. En segundo lugar, es poco flexible con el caso particular de la información relativa a la extensión, que también podría ser considerada –y sería conveniente- parte o naturaleza del evento. Por último, es utópica en términos del lugar que ocupan los distintos elementos informativos según su tipología en el PMV. Con todo, se trata de inconvenientes que pueden resolverse si se tiene en cuenta:



  1. Que es más realista y da más juego primar un orden en lugar de una localización fija en la primera, segunda y tercera líneas del alfanumérico.

  2. Que hay casos en los que es posible distinguir entre naturaleza del evento y su causa y casos en los que no.

  3. Que la extensión (numérica) puede verse como parte de la naturaleza del evento.


4.6.2Ubicar la información en el panel: flexibilidad dentro de un orden


El orden de lectura de la información va generalmente de izquierda a derecha y de arriba abajo. Consistente con esto, FIVE recomienda localizar la información en el PMV según una estructura donde la información adicional sobre la naturaleza del evento (por ejemplo, el texto que matiza el pictograma, los cuantificadores que aclaran su extensión) se ubicaría en la primera línea, la información relativa a la distancia-extensión (o fórmulas mixtas) se ubicaría en la segunda línea y la información conteniendo la causa o un consejo se ubicaría en la tercera línea del PMV. Las ventajas que esta localización estricta reportaría son evidentes: por un lado, el conductor se acostumbraría a seguir un orden lógico de información según su importancia (de arriba abajo): se propone así un orden de prioridad al conductor. Por otro lado, el conductor adivinaría el tipo de información de que se trata simplemente por la posición que ocupa en el PMV aunque no la entienda del todo: se facilita el proceso de inferencia al conductor. Esto podría tener repercusiones a nivel internacional: uno puede interpretar lo que está en la segunda línea como información que refiere a la distancia, comprenda o no el resto del texto, etc. Así se recomendó en versiones previas a la Resolución de 2009 de la DGT.

Sin embargo, esta recomendación tropieza con un problema: sólo funcionará bien si contamos con PMV con un número infinito o muy grande de caracteres por línea. Pero este no es el caso: lo normal es trabajar con un rango de 12-16 caracteres por línea. El resultado es que el posicionamiento recomendado queda, invariablemente, desvirtuado. Pensemos, por ejemplo, en el uso de distancia-extensión cualitativa con localizadores geográficos (ciudades): idealmente debería ocupar la segunda línea, pero suele ocupar al menos dos líneas en el PMV.

Una alternativa más realista consistiría en flexibilizar este criterio sugerido por FIVE, adoptándolo como una orientación pero siguiendo un esquema general para ordenar la información en el PMV. Habría que seguir un orden de localización más que una localización estricta en el PMV. Dentro de este algoritmo quedarán mejor integrados algunos casos habituales en la señalización variable. Lo fundamental es que quede claro qué tipo de información va detrás o delante de qué otro tipo de información. Por ejemplo, si es necesario emplazar información relativa a la naturaleza del evento (para matizar el pictograma) y además establecer un rango de localización cualitativa (por ej., dos ciudades, dos salidas, etc.), la primera línea la ocupará la información que modifica la naturaleza del evento y las dos siguientes los emplazamientos para las ciudades. Si tuviésemos un PMV emplazado dentro de una congestión (nivel amarillo/rojo) podríamos indicar la extensión en la primera línea (naturaleza del evento) y un consejo en las dos siguientes (Ilustración 11).

En todos estos casos se plantean situaciones que agotan el número de líneas disponibles. Pero podría ocurrir que tuviésemos menos información, quedando la posibilidad de dejar alguna línea vacía. Entonces hay dos opciones, ocupar las líneas por orden (la primera, la segunda…) o ocupar las líneas siguiendo la posición básica recomendada por FIVE (según el tipo específico de información en cada caso). En principio optaríamos por este segundo caso, recuperando cierto orden implícito en la lectura de la información en el PMV, especialmente cuando el espacio interpuesto contribuye a mejorar la interpretación del texto y el PMV (considerando el espacio en blanco como una coma o un punto y aparte). Por ejemplo, según FIVE un consejo debe ir en la tercera línea, pero uno de los consejos más habituales “MODERE LA VELOCIDAD” ocupa la segunda y tercera líneas. Lo ideal desde este punto de vista es que cada tipo de información ocupe su línea (según el criterio estricto de FIVE) y en todo caso la inmediatamente colindante dentro del orden lógico establecido (Ilustración 12).


4.7Abreviaturas, elementos alfanuméricos abstractos y etiquetas verbales


En su versión óptima, los pictogramas y los alfanuméricos abstractos (por ejemplo, una flecha) o (casi) universales (números, abreviaturas) permitirían que los PMV fuesen legibles para cualquier persona, más allá de su experiencia o su cultura. Mientras la investigación y la práctica intentan lentamente y con éxito variable proporcionar esas claves compartidas (Ilustración 13), muchos etiquetajes en el alfanumérico siguen siendo fundamentalmente locales. No por ello deja de ser aconsejable conseguir una armonización que acote cómo denominar ciertos eventos, para facilitar su reconocimiento y memorización por parte de los conductores.

Hay que distinguir entre varios tipos de elementos alfanuméricos. Por un lado, tenemos las abreviaturas ya estandarizadas internacionalmente o al menos según indica la Ortografía de la Real Academia Española (1999). Por otro lado, tenemos las abreviaturas creadas ad hoc (tabla 1). En principio, según la RAE, cualquier palabra o grupo de palabras admite su abreviación, aunque unas quedan consolidadas por el uso o sujetas a reglamentación internacional y otras resultan efímeras. Hay que tener en cuenta que no siempre hay una correspondencia unívoca entre abreviatura y palabra abreviada: algunas abreviaturas son compartidas por distintas palabras, y algunas palabras tienen más de una abreviatura. En el ámbito específico de los PMV debería hacerse un esfuerzo por utilizar siempre la misma forma abreviada (la que se comprenda mejor y sea más corta, respectivamente). Una consideración ortográfica importante en el contexto de la mensajería variable hace referencia al uso de mayúsculas o minúsculas, al uso del punto y al uso del singular/plural. Por lo general, una abreviatura va en la misma tipografía que la palabra a la que abrevia: S.M. (por Su Majestad); pág. (por página), aunque es frecuente en muchos casos el doble uso, utilizando indistintamente minúscula o mayúscula. La regla general es escribir punto detrás de las abreviaturas (por ej., etc.) pero también hay muchas excepciones, en particular las unidades de medida (kg por kilogramo) y los puntos cardinales (N por norte). Otra nota importante es que las unidades de medida son invariables: 1m, 25m (por ej., refiriéndonos a metro o metros). A la vista de la tabla 4 habría que destacar que las abreviaturas fundamentales estándar (con la única excepción de kg), podrían fácilmente ser trasladadas a minúsculas en todos los casos, como ya suele hacerse con los minutos (min) en los tiempos de recorrido.


4.8Caso general: condiciones de uso de los mensajes preceptivos

La función preceptiva, obligar y prohibir, tiene normalmente una mala acogida entre los conductores. Se trata de una función que viene a anunciar restricciones y a cambiar planes y expectativas que cada cual asumía en su desplazamiento (velocidad de circulación, maniobras, direcciones, etc.) aunque cabalmente pueda entenderse. Por tanto, cuando el gestor considere esta opción debe saber a lo que se enfrenta y debe asegurarse de que se cumplen una serie de condiciones, y se conocen una serie de parámetros, antes de exhibir obligaciones y prohibiciones en los PMV. En este sentido hablaríamos de normas de adecuación funcional, de posibilidad técnica y de factibilidad operativa.



4.8.1Norma 1. Adecuación funcional de la función preceptiva

El primer paso antes de recurrir a la función preceptiva en los PMV es asegurarse de que, efectivamente esa prohibición u obligación específica es la solución a nuestra situación vial o de tráfico. Es decir, hay que asegurarse de que cuando efectivamente el conductor se comporte con arreglo a lo exigido por el mensaje preceptivo (por ejemplo, disminuyendo la velocidad, manteniendo cierta distancia de seguridad, etc.) se solucionará adecuadamente nuestro problema del tráfico en el sentido esperado, algo que también los conductores verán.



4.8.2Norma 2. Posibilidad técnica de la función preceptiva

Tras cumplirse la norma 1, el segundo paso consistiría en cerciorarnos de que podemos establecer con claridad los términos de prohibición o limitación, en sus magnitudes específicas (momento, lugar, distancia, extensión, etc.). Las señales preceptivas son muy específicas y debe quedar claro qué magnitud concreta hay que fijar en su uso. Ejemplos concretos serían la luz de cruce (a partir de qué momento o en qué punto del viario y hasta cuándo es necesaria), la distancia de seguimiento (cuándo comienza, qué distancia exactamente hay que guardar, durante cuánto tiempo o qué extensión), la limitación de velocidad (qué limite es pertinente ajustar en concreto, cuándo empieza, durante qué extensión), etc. En definitiva, si la adecuación funcional determina que prohibir es oportuno, la posibilidad técnica determina si podemos –porque contamos con los instrumentos adecuados- establecer los niveles específicos de esta prohibición. Son dos normas de coherencia. Promoviendo un uso específico y compartido de las fórmulas para distancia y extensión y sus combinaciones

Hemos enfatizado la idea de especificar los mensajes según la distancia del PMV al evento: lejos, cerca, dentro. También la importancia de no localizar numéricamente el peligro cuando está cerca. En términos generales, cuando el panel está dentro del evento (por ej., una congestión) el localizador más importante hace referencia a la extensión. Cuando el panel se encuentra lejos el localizador más importante es la distancia. Por lo demás, hay distintas alternativas para localizar que se relacionan directamente con el tipo de evento en cuestión. Por ejemplo, los eventos meteorológicos suelen tener consecuencias en la adherencia y la visibilidad (niebla, lluvia, etc.) cuya localización no puede proporcionarse con exactitud desde los CGT, incluso los mejor provistos de estaciones meteorológicas. Algunas de las fórmulas de localización propuestas permiten indicar a la vez distancia y extensión.

4.9Un ejemplo: corte de carril

La puesta en práctica de las anteriores consideraciones teóricas y de los principios de la Resolución de la DGT se resumen en el mencionado catálogo de señalización variable también contenido en la citada Resolución.


La Ilustración 14 recoge, a modo de ejemplo la señalización propuesta en la Resolución correspondiente a una disminución de capacidad por corte de carril (página 49926 del BOE núm 143 del sábado 13 de junio de 2009).

ANEXO




Ilustración


Ilustración

Ilustración

Ilustración


Ilustración

Ilustración

Ilustración


Ilustración


Ilustración

Ilustración


Ilustración


Ilustración

Modelo holandés (texto amarillo) para indicar que en dirección al aeropuerto de Schiphol hay “congestión de 6km y en aumento por la A-9” (cortesía Hans Remeijn, Rijkswaterstaat, Delft)


Ilustración

Ilustración

Tabla 1. Abreviaturas estandarizadas (gris) y no estandarizadas



Concepto

Abreviatura

Kilómetro/kilómetros

KM o km

Metro/metros

M o m

Hora/horas

H o h

Minuto/minutos

MIN o min

Tonelada

T o t

Kilogramo

KG o kg

Puente

PTE.

Salida

S. o SDA.

Dirección

DIR.

Ayuntamiento

AYTO.

Carretera

CTRA.

Avenida

AV. O AVD. o AVDA.

Calle

C. o C/

Ciudad

CDAD.

Derecho, derecha

DCHO., DCHA.

Izquierdo, izquierda

IZDO., IZDA.

Norte, sur, este, oeste

N, S, E, O

Referencias


Arbaiza, A., Caubet, C., Dönges, A., Süsser, F., Lucas, A., Nouvier, J., Remeijn, H. (2006). United Nations “Small Group on VMS”: Results under Spain’s Chairmanship 2003-2006. Proceedings of the 13thWorld Congress on ITS, October 8-12, 2006, London, UK.

Arbaiza, A., Conte, R., Desnouailles, C., Lucas, A., Blanch, M.T., Moran, J., Whitehead, P., Remeijn, H., Sequeira, P., Tognoni, G., Thiny, G., Tognoni,g., Zorin, U. (2008). The Mare Nostrum VMS group: enlarging the long distance corridor. Proceedings of the 15th World Congress on ITS, November 16-20, 2008, New York, USA.

Arbaiza, A., Lucas, A. (2005). Manual para Operadores de Centros de Gestión de Tráfico. Paneles de Mensajes Variables: situaciones viales y acciones de gestión. Madrid: Ministerio del Interior/DGT.

Beccaria, G., Bolelli, A., Wrathall, C.W., Rutley, K.S., Schneider, H.W., Balz, W., Friedrich, B., Ploss, G., Cremer, M., Putensen, K., Naso, P.G. and Schlüter, M. (1991). White book for variable message signs application. Sobrero: The VAMOS Consortium.

Berriochoa, L., Ortega, F., Fernández, F., Hernández, L.A., Hernando, C., Amat, R., González, A. (1999). Metodología para la preparación de un Plan de Gestión de Tráfico ante situaciones de nevadas. Madrid: DGT.

Bjornskau,T. and Elvik,R. (1992). Can road traffic law enforcement permanently reduce the number of accidents? Accident Analysis and Prevention, 24, 507-520.

Blanch, Mª T.; Lucas., A.; Messina, C. (2006). Mare Nostrum: Towards a European VMS Contents Harmonisation. Madrid: Dirección General de Tráfico.

Boletín Oficial del Estado (2000). Ministerio de Fomento, 1798. Orden de 28 de Diciembre por la que se aprueba la norma 8.1-IC, señalización vertical, de la Instrucción de Carreteras. p. 4049-4106.

Boletín Oficial del Estado (2007). Tráfico, Circulación y Seguridad Vial, 24ª Edición. Madrid: BOE.

CIE (Commission Internationale de l´Éclariage) (1994) Technical Report. Variable message signs. CIE 111-1994. Viena: Austria.

Connolly, T., Aberg, L. (1993). Some contagion models of speeding. Accident Analysis and Prevention, Vol. 25, No. 1, 57-66.

COST 30 bis (1985). Electronic traffic aids on major roads. Luxembourg: Commission of the European Communities.

De Waard, D. and Rooijers, T. (1994). An experimental study to evaluate the effectiveness of different methods and intensities of law enforcement on driving speed on motorways. Accident Analysis and Prevention, Vol. 26, No 6, pp. 751-765.

DGT (2005). Anuario estadístico de accidentes. Ministerio del Interior/Dirección General de Tráfico.

Dudek, C. L. (2004). Changeable Message Sign Operation and Messaging Handbook. Informe: FHWA-OP-03-070. FHWA, U.S. Department of Transportation, Washington, D.C.

Dudek, C.L. (2002). Guidelines for Changeable Message Sign Messages. FHWA, U.S. Department of Transportation, Washington, D.C.

Erke, A., Sagberg, F., Hagman, R. (2007). Effects of route guidance variable message signs (VMS) on driver behaviour. Transportation Research Part F, 10, 447–457.

EUCO-COST 30 (1983). European project on electronic traffic aids on major roads. Final Report (EUR 7154). Luxembourg: Commission of the European Communities.

Evans, L. (2004). Traffic Safety. Bloomfield Hills: Science Serving Society.

Gombrich, E.H. (2004) El sentido del orden: estudio sobre la psicología de las artes decorativas. Madrid: Debate.

Haglund, M.; Aberg, L. (2002). Stability in drivers’ speed choice. Transportation Research Part F , Vol. 5, 177–188.

Krampen, M. (1983). Icons of the road. Semiotica, 43(1/2), 1-203.

Lay, M.G. (2004). History of traffic signs. En C. Castro y T. Horberry (Eds.): The human factors of traffic signs. Boca Ratón: CRC Press, 17-23.

Lucas, A., Montoro, L. (2004). Some critical remarks on a new traffic system: VMS Part II. In C. Castro & T. Horberry (Eds.): The Human Factors of Transport Signs. Boca Raton: CRC Press, 199-212.

Moscovici, S. (1981). Psicología de las minorías activas. Madrid: Morata.

Nenzi, R. (1997). Use of Dynamic Signing (VMS). Volume 3C. Telematics on the Trans European road Network 2 – TELTEN2. Final Report. Brussels: ERTICO.

Piot, D. (2004). Société des Auto

routes Paris-Rhin-Rhône. Etude d'impact des messages diffusés par PMV Influence des messages de sensibilisation à la sécurité. Paris: C&D.

Rasmussen, J. (1983). Skills, rules and knowledge: signals, signs and symbols, and other distinctions in human performance models”. IEEE Transactions on Systems, Man and Cybernetics, 13 (3), 257-266.

Real Academia Española (1999). Ortografía de la Lengua Española. Madrid: RAE.

SETRA (1994) Panneaux de signalisation à messages variables. Bagneux: Service d’Études Techniques des Routes et Autoroutes -SETRA.

UNECE (1968/1995). Convention on Road Signs and Signals, E/CONF.56/17/Rev.1/Amend.1. Disponible: http://www.unece.org/trans/main/welcwp1.html

WERD/DERD (2000). Framework for harmonized implementation of variable message signs in Europe. Final version 3.0, spring 2000. West European Road Directors (WERD), Deputy European Road Directors (DERD).




1 European Standard EN 12966-1: Vertical road signs –Part 1: Variable Message Signs. EN_12966-1_25052004.

2 En este cálculo hay otro dato importante: la altura del carácter en el PMV, directamente relacionada con las posibilidades de lectura en función de la agudeza visual. La norma 8.1-IC (BOE 29-01-2000), párrafo 3.1.1, considera que la máxima distancia a la que se puede leer un mensaje estático (una señal, un cartel) es igual a 800 veces la altura del carácter (en milímetros). Otras ratios son más conservadoras y deben ser tenidas en cuenta (por ejemplo, la holandesa: 600 veces la altura del carácter en milímetros).

Autores: Alberto Arbaiza y Antonio Velázquez



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal