La función instrumental de la mujer rural en política: un estudio de las posiciones en las listas electorales



Descargar 200.36 Kb.
Fecha de conversión18.11.2018
Tamaño200.36 Kb.



universidad de extremadurad:\marcelo, documentos\congresos\2012_congreso economia, trabajo y sociedad\logo_extremadura.jpgd:\marcelo, documentos\congresos\2012_congreso economia, trabajo y sociedad\logo_feder.png


xi congreso de la fes

GT 4 Sociología Rural

Coordina: Andrés Pedreño (Universidad de Murcia)



LA FUNCIÓN INSTRUMENTAL DE LA MUJER RURAL EN POLÍTICA: UN ESTUDIO DE LAS POSICIONES EN LAS LISTAS ELECTORALES

Marcelo Sánchez-Oro Sánchez

Irene Morán Morán

Frco. Javier Monago Lozano


UNIVERSIDAD DE EXTREMADURA

GRUPO 4. Sociología Rural


ABSTRAC

El estudio del caso comparado de los procesos electorales municipales celebrados desde 1979 a 2011, en los 38 pueblos de dos comarcas de Extremadura (Montánchez y Tajo-Salor), nos hacen avanzar en la hipótesis de la función instrumental que las mujeres juegan en los partidos políticos en el espacio rural de nuestro país. El estudio de la serie histórica analizada a partir de la regresión lineal, permite vislumbrar un movimiento pendular en la posición que las mujeres ocupan en las listas electorales de estos pueblos, en donde las relaciones de parentesco y el conocimiento personales forman parte de la vida política. El caso que mejor ilustra este movimiento son las elecciones municipales de 1999 y de 2011. Cuando existen expectativas ciertas de lograr una victoria electoral en el Partido Popular (PP) o en el Partido Socialista (PSOE), las mujeres son relegadas a posiciones secundarias en las listas electorales; en tanto que cuando esas expectativas son negativas para los partidos políticos, se produce un reposicionamiento de las mujeres para ocupar las posiciones elevadas de las listas electorales. A falta de un estudio más en profundidad, todo parece indicar que la posición de las mujeres en las listas electorales no es una variable que afecte (al menos significativamente) a la formación de municipios paritarios en cuanto a su composición de concejales/concejalas.


Contenido


Análisis las posiciones de las mujeres en las listas electorales de las elecciones municipales de 2011. 11


Romero Navarro, F. (2001: 133), para el caso Canarias analiza la proporción de candidatos y candidatas en las distintas posiciones de las listas electorales y la compara con la situación en los municipios según la magnitud poblacional. Sus conclusiones son que los hombres dominan en todos los grupos y todos los municipios salvo escasas excepciones. La proporción de mujeres aumenta según se desciende en la escala de puestos en lista, independientemente de la magnitud poblacional del municipio en cuestión. Hombres y mujeres muestran modos característicos de distribución en las listas electorales, que, a su vez, varían en función de la población del municipio (al variar con ella el número de puestos a cubrir). Mientras los hombres se concentran en los grupos segundo y tercero, las mujeres lo hacen en el tercero y cuarto donde la población del municipio lo permite (a partir de 30.001 habitantes). En los municipios menores, se concentran en el tercer grupo. Un resultado hasta cierto punto inesperado, señala este autor, es el hecho de que el tamaño poblacional del municipio afecta positivamente a la proporción de mujeres en las listas. En efecto, los municipios de más población muestran mayor proporción de mujeres en listas que los municipios menores en todos los grupos de puestos en lista. La presunción de que la cercanía a la institución facilita el acceso de la mujer a ella no se cumple en este caso, ya que el ambiente urbano, a pesar de suponer la presencia de mayores instancias intermediarias entre la ciudadanía y las instituciones, actúa como liberador de las barreras culturales y presiones sociales que dificultan la participación femenina en los entornos rurales.

Por lo tanto, concluye Romero Navarro (2001), la magnitud poblacional no parece ser una variable independiente a la hora de decidir la posición que una mujer dada ocupará en una lista electoral, aunque sí influye en el número de mujeres que entrarán en la lista. De lo indicado se deriva que la ya de por sí escasa proporción de mujeres entre los candidatos se verá aún más reducida entre los elegidos, dado su mal posicionamiento en las listas electorales.

En coherencia con las conclusiones de de este autor, para el caso de los municipios de las Comarcas de Montánchez y Tajo Salor de Extremadura, la tabla 1 muestra la posición de las mujeres en las listas electorales en los procesos desde 1983 celebrados en esos pueblos1. Sin embargo, a diferencia de los que señala esta autor, nosotros partimos de la hipótesis de que las posiciones que las mujeres ocupan en las listas electorales no tienen una relación directa con el tamaño de los municipios. Más allá de los casos puntuales de liderazgos muy definidos de mujeres en sus entornos locales, nuestra hipótesis es que las mujeres solo ocuparán posiciones de salida (puestos 1º y 2º) en las listas electorales de los partidos políticos de los pequeños municipios, cuando las posibilidades de salir elegidas sean bajas; en tanto que cuando el partido tiene opciones serias de ganar un proceso electoral, las posiciones de salida son copadas por los hombres. A lo largo de esta comunicación comprobamos como se produce este proceso, cuyo paradigma puede ser las elecciones de 2011, pero también el cambio de ciclo se experimentó en las elecciones de 1999.

La última fila, con el total se aprecia que sólo el 7,1% de las mujeres ocupan la posición 1ª de las listas electorales. Las posiciones 3ª, 4ª y 5ª, agrupan al 39% de las candidatas. Se trata de una tendencia se mantiene a lo largo de todo el proceso histórico. Las candidatas que ocupan el primer lugar de las listas, en términos porcentuales, asciende desde 0 en 1983 hasta el 0,4% en 1999. A partir de ese proceso electoral la representación femenina va avanzando en posiciones hasta representar el 8,5% en 2011.



Tabla1. Evolución del número (valores absolutos)de mujeres en las candidaturas de los procesos electorales de los municipios locales de los pueblos de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor (elecciones desde 1983 a 2011)







POSICIONES DE LAS MUJERES EN LAS LISTAS ELECTORALES

Elecciones

total candidatas

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

1983

47

0

3

8

5

7

3

5

4

6

2

2

1

1

1987

102

2

8

15

9

15

11

17

6

7

5

6

1

 

1991

150

9

10

20

21

25

10

20

6

15

4

9

 

1

1995

171

7

25

19

25

19

28

13

14

15

2

3

1

 

1999

243

23

23

32

28

32

32

23

12

18

10

8

1

1

2003

270

20

31

33

39

27

30

31

17

16

13

11

2

 

2007

279

25

23

46

34

27

32

38

19

15

9

8

1

2

2011

306

26

27

45

35

43

29

33

25

16

14

10

1

2

 TOTAL

1568

112 7.1%

150

9.5%


218

14%


196

12.5%


195

12.5%


175

11.1%


180

11.5%


103

6.5%


108

6.9%


59

3.7%


57

3.6%


8

0.5%


7

0.4%


FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

El gráfico 1 representa estos datos: el mayor número de mujeres candidatas se concentran en las posiciones 3, 4, 5 y 6. En todo caso en las primera y segunda posiciones se produce una infra representación femenina.

Gráfico1: Representación gráfica de la evolución del número (valores absolutos)de mujeres en las candidaturas de los procesos electorales de los municipios locales de los pueblos de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor (elecciones desde 1983 a 2011)

FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

De cada uno de los procesos electorales hemos hallado la regresión lineal (R2) de las posiciones que han ocupado las mujeres (gráfico 2). El resultado del diagrama, aunque visualmente confuso, permite profundizar en el análisis de estos datos, ya que de él se derivan interesantes conclusiones que se analizan seguidamente. La regresión lineal (R2) permite evaluar el ajuste entre los procesos electorales locales y las posiciones de las candidaturas de las mujeres en las listas electorales. La R2 toma en consideración todos los valores de cada serie. Las posiciones altas de R2 se corresponden con un nivel mayor de mujeres en las primeras posiciones de las listas electorales, en el supuesto de que si todas las mujeres candidatas ocupasen la posición de salida (1er puesto), R2=1, esto es, un ajuste perfecto entre posición en listado y posibilidades de ser elegida.

Grafico2: Diagrama de dispersión de la evolución del número (valores absolutos)de mujeres en las candidaturas de los procesos electorales de los municipios locales de los pueblos de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor (elecciones desde 1983 a 2011). Estadístico regresión lineal R2.


FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

Las elecciones de 1999, en la tabla 2, marcan un punto de inflexión (R2=0.6931) respecto de las posiciones más próxima a "la línea de salida" de las mujeres. Le sigue el proceso electoral de 2011 (R2=0,6517). En 1999, el incremento de estos valores se debió a que el PP opta por posicionar en los primeros puestos a un mayor número de mujeres. En ese momento el PP, pese a que se anticipaba en España una avance del PP, que sería la mayoría absoluta de Aznar del año 2000, en la región, en la provincia, después del espectacular avance del PP en las anteriores elecciones de 1995 con un 39,7% de los sufragios, pasa a en 2003 a un 36,7% de los sufragios anticipando posiciones de este partido, en ese entorno rural En 2011, como veremos más adelante es el PSOE el que posiciona en los primeros puestos a un mayor número de mujeres, coincidiendo con un fin de ciclo de la hegemonía socialistas en la mayor parte de los pueblos de Extremadura y muy en particular en la provincia de Cáceres, donde por primera vez en la historia de la democracia, el Psoe pierde el control de la Diputación Provincial de Cáceres.

Tabla2. Regresión lineal (R2) de la posición de la mujeres en las candidaturas de los procesos electorales de los municipios locales de los pueblos de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor (elecciones desde 1983 a 2011).


PROCESO ELECTORAL (AÑO)

R2

1983

0.4489

1987

0.1022

1991

0.2442

1995

0.3855

1999

0.6931

2003

0.5782

2007

0.6074

2011

0.6517

FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

En efecto, las posiciones relevantes de las mujeres en estos dos procesos electorales, se deben a que, por diversas circunstancias, en 1999 las mujeres de estos pueblos logran ocupar las primeras posiciones de las listas electorales del Partido Popular (PP), como se aprecia en la tabla 3 (R2=0,6757). El control de las listas por parte de las mujeres rurales en las elecciones locales de 2011, en cambio, debe su peso al empuje de las mujeres de los partidos de izquierda, en especial del PSOE, con un valor para la R2=0,8047, algo absolutamente inédito en la serie de datos que estamos estudiando.


Los diferentes procesos electorales desarrollados en estos pueblos (tabla 3 ) muestran una evolución, en general ascendente, de las posiciones las mujeres en las listas electorales según los partidos políticos que, no obstante, arroja matices de interés. En el proceso de 1983 únicamente los partidos muy minoritarios, que a su vez presentan pocas mujeres en lista, son los que las sitúan en posiciones más ventajosas. Son partidos con pocas opciones reales de obtener concejalías en un proceso tan polarizado como el de ese año. La tendencia se reproduce en el de 1987. En 1991 las mujeres de los partidos mayoritarios, siguen manteniendo posiciones marginales en las listas. En el PCE-IU la mujer pierde las posiciones altas de las listas electorales. UCD, partido en declive, queda prácticamente en mano de hombres. La mujer que desea ser protagonista en la vida política de estos pueblos, se abre brecha únicamente en los partidos minoritarios "independientes" que tienen una orientación de derechas.. En el proceso de 1995, por primera vez las mujeres del PP ganan posiciones en las listas (R2=0,2122), en lo que parece un trasvase desde las formaciones independientes. En el PSOE, las mujeres también ganan posiciones (R2= 0.1982). En el PCE-IU sigue el declive de las mujeres en las listas electorales (R2=0.0013). El proceso electoral de 1999 supone un punto de inflexión, es el proceso en el que las mujeres disponen de mejores posiciones de salida de toda la serie histórica, gracias a su resituación en el PP (R2= 0.6757). En el proceso electoral de 2003 las mujeres toman posiciones relevantes también en el PSOE (R2= 0.4605), y se observa un avance importante en pequeños partidos independientes, aunque pierden algunas posiciones en el PP. En 2007, la tendencia se consolida. Finalmente en el proceso electoral de 2011, muy afectado por las consecuencias políticas de de la crisis económica, la mujer gana posiciones en los partidos de izquierdas, llegando a situarse un posiciones de absoluto dominio en las listas del PSOE (R2=0.8047), en tanto que pierden peso de forma muy significativa en el PP que baja hasta la R2= 0.323.

Desde nuestro punto de vista, la hipótesis más probable es que, dado el avance que se esperaba que tuviera el PP en esas elecciones (posteriormente confirmado en las urnas), las mujeres fueron relegadas de las posiciones de salida de las listas electorales. A su vez, ante la pésima perspectiva electoral en muchos pueblos del PSOE2, las mujeres son aupadas a primera posiciones de las listas, en un movimiento pendular que parece indicar, como hemos señalado, que cuando la opciones de triunfo electoral son elevadas, las posiciones de salida en las listas que ocupan las mujeres son inferiores, en tanto que cuando las perspectivas electorales son poco halagüeñas, los partidos tienden a poner a las mujeres en las posiciones elevadas de las listas.



Tabla 3.- Regresión lineal (R2) de la posición de la mujeres en las candidaturas de los procesos electorales de los municipios locales de los pueblos de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor, según procesos electorales y partidos políticos (elecciones municipales desde 1983 a 2011). Comentario de la serie de datos horizontales.

R2

AP-PP

PSOE

PEC-IU

EU

UCD-CDS

INDEPENDIENTES

Comentario

1983

0,036

0,0434

0,2988

0,3721







Las mujeres de los partidos minoritarios (PCE e EU), que presentan pocas mujeres en lista, se sitúan en posiciones más ventajosas de las listas.

1987

0,0541

0,0026

0,1095




0,3669

0,064

 Idem.

1991

0,0931

0,1594

0,0393




0,0025

0,2604

Las mujeres de los partidos mayoritarios, siguen manteniendo posiciones marginales en las listas. En el PCE-IU la mujer pierde sus posiciones. UCD, partido en declive, queda prácticamente en mano de hombres. La mujer se abre brecha en los partidos "independientes".

1995

0,2122

0,1982

0,0013

0,1667




0,0295

Por primera vez las mujeres del PP toman posiciones elevadas, en lo que parece un trasvase desde las formaciones independientes. En el PSOE las mujeres también ganan posiciones. En PCE-IU sigue el declive de las mujeres.

1999

0,6757

0,3894

0,05

0,1276




0,0885

Se confirma la tendencia iniciada en 1995: las mujeres toman posiciones muy relevantes sobre todo en el PP.

2003

0,5931

0,4605

0,1405

0,0825




0,2426

Las mujeres toman posiciones relevantes también en el PSOE, y hay avance importante en pequeños Partidos Independientes.

2007

0,512

0,4761

0,1426







0,2236

Se mantiene la tendencia de 2003, con pérdida de posiciones de las mujeres en PP, sobre todo desde 1999

2011

0,323

0,8047

0,3688







0,0361

En lo que parece efectos de la crisis en las organizaciones políticas rurales: la mujer gana posiciones en los partidos de izquierdas y pierde peso significativo en el bloque de derechas.

FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

A modo de síntesis se puede decir que el peso de las mujeres en la configuración de las listas electorales, o la lucha de la mujer por ocupar posiciones de poder en las estructuras de los partidos en el medio rural, sufre una evolución diferente en los dos principales partidos. El punto álgido de las posiciones de cabeza de las mujeres en el PP es 1999, a partir de entonces van perdiendo progresivamente terreno, hasta llagar en las elecciones de 2011 a un nivel de estadístico R2 de tan solo 0,323. Las mujeres rurales en los partidos de izquierdas, y singularmente en el PSOE van copando progresivamente posiciones de relevancia a lo largo de toda la serie, el gran salto se experimenta en el proceso electoral de 2011, donde parece copar las posiciones "de salida" de forma mayoritaria. Es probable que en este proceso de "recolocación " de las mujer rural en partidos de una u otra tendencia ideología haya que atribuir de forma muy importante a los efectos de la crisis económica y social y el papel que estas formaciones venía desempeñando antes y durante la misma en la gobernabilidad de los ayuntamientos.



Análisis las posiciones de las mujeres en las listas electorales de las elecciones municipales de 2011.


Las elecciones de 2011, por resultarnos más cercanas en el tiempo y por verse muy afectadas por un fenómeno cíclico que se ha comentado anteriormente, y en cierto modo único, como es la ya conocida como "gran recesión", nos aporta interesantes elementos para evaluar el papel que realmente desempeña la mujer rural en las estrategias partidistas.

En principio la distribución de las posicione en las listas (grafico 3) es muy similar al conjunto de la serie histórica.

Gráfico 3: Numero de candidatas y su posición en las listas electorales de las elecciones municipales en 2011 (valores absolutos). Total de candidatas de todos los partidos es N=306.
FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

Si analizamos las posiciones de las candidatas de los dos principales partidos políticos (gráfico 3), se aprecia que el PSOE presenta un total de 134 candidatas, frente al PP, que presenta 113. Pues bien, las cabeza de lista en PSOE representan el 11.2%, en tanto que la primera posición es en el PP del 6,2%. Lo que ilustra la tendencia que ya se explicó cuando analizamos la tabla 3.

Salvo esta inversión de tendencias en uno y otro partido, y tomando las candidaturas de mujeres con independencia de los partidos, el proceso electoral de 2011 (tabla 4), en cuanto a las posiciones de las mujeres en las listas, tiene poca variación respecto del conjunto de las series históricas que venimos analizando en este capítulo.

Tabla 4.- Mujeres candidatas en todos los procesos electorales y en el proceso electoral de 2011. Diferencias. Valores porcentuales.



PROCESOS ELECTORALES MUNICIPALES

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

A. Mujeres Candidatas en todos los procesos

(N=1.568 candidatas)



7,2

9,7

14,1

12,8

12,8

11,5

11,9

7,1

7,5

4,4

4,3

1,3

1,3

B. Mujeres candidatas en 2011

(N=306 candidatas)



8,5

8,8

14,7

11,4

14

9,5

10,8

8,2

5,2

4,5

3,2

0,3

0,6

Dif= B-A

1,30

-0,90

0,60

-1,40

1,20

-2,00

-1,10

1,10

-2,30

0,10

-1,10

-1,00

-0,70

FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

De los 38 pueblos de ambas comarcas, 4 de ellos, obtienen históricamente3 un porcentaje de mujeres concejalas superior al 45%, son los que hemos dado en llamar "pueblos paritarios". En conjunto en análisis de regresión en las elecciones de 2011 apunta a una baja posición de las mujeres en las listas electorales de los partidos que concurren a las elecciones de esos pueblos, tan solo el PP (R2=0.168) tiene una regresión lineal superior a la del conjunto de los cuatro pueblos (R2= 0.1021). A falta de un estudio más minucioso, todo a apunta a que esta variable, es decir, la posición de las mujeres en las listas electorales de los partidos, no afecta a que un pueblo sea más o menos paritario.



Tabla 5. Posiciones de las mujeres en las listas electorales de los "pueblos paritarios" de las comarcas de Montánchez y Tajo Salor.

PROCESO ELECCIONES MUNICIPALES 2011

POSICIONES EN LAS LISTAS ELECTORALES










1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

 

R2

AP-PP (EU)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MONTÁNCHEZ

 

 

 

 

1

1

1

1

 

 

 

 

 

CASAR DE CÁCERES

 

 

1

 

1

 

 

1

1

 

1

 

 

GARROVILLAS DE ALCONETAR

1

 

 

 

1

 

1

1

 

1

 

 

 

MALPARTIDA DE CÁCERES

 

 

 

1

1

1

 

1

 

1

1

 

 

Total Candidatas PP

1

0

1

1

4

2

2

4

1

2

2

20

0,168

PSOE

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MONTÁNCHEZ

 

1

 

1

 

1

 

1

1

 

 

 

 

CASAR DE CÁCERES

 

1

 

1

 

1

 

1

 

1

 

 

 

GARROVILLAS DE ALCONETAR

 

 

1

 

1

1

 

1

 

1

 

 

 

MALPARTIDA DE CÁCERES

1

 

 

1

 

 

1

1

 

1

1

 

 

Total candidatas PSOE

1

2

1

3

1

3

1

4

1

3

1

21

0,0254

INDEPENDIENTES

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

GARROVILLAS DE ALCONETAR

1

 

 

 

1

 

1

1

 

1

 

 

 

MALPARTIDA DE CÁCERES

1

 

 

 

1

1

1

1

 

 

1

 

 

Total candidatas independientes

2

0

0

0

2

1

2

2

0

1

1

11

0,0102

Total candidatas

4

2

2

4

7

6

5

10

2

6

4

52

0,1021

FUENTE: Elaboración propia a partir de datos facilitados por Ministerio para las Administraciones Públicas

De este modo, y como conclusiones más relevantes del conjunto de datos que hemos analizado en esta apartado, podemos concluir que el estudio de la serie histórica analizada a partir de la regresión lineal, permite vislumbrar un movimiento pendular en la posición que las mujeres ocupan en las listas electorales de estos pueblos, en donde las relaciones personales y el conocimiento forman parte de la vida política. El caso que mejor ilustra este movimiento son las elecciones municipales de 2011. Ello nos lleva a sostener que cuando existen expectativas ciertas de lograr una victoria electoral, las mujeres son relegadas a posiciones secundarias en las listas electorales; en tanto que cuando esas expectativas son negativas para los partidos políticos, se produce un reposicionamiento de las mujeres para ocupar las posiciones elevadas de las listas electorales.

Por otro lado y a falta de un estudio más en profundidad, todo parece indicar que la posición de las mujeres en las listas electorales no es una variables que afecte (al menos significativamente) a la formación de municipios paritarios en cuanto a su composición de concejales/concejalas.

Bibliografía.

Aguiar, F. (2001) “A favor de las cuotas femeninas” en Claves de Razón Práctica, nº 116, pp. 28-35.

Almond, G. A. y Verba, S. (1970) La cultura cívica, Madrid, Euramérica.

Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE/CCRE) (2006) Carta Europea para la igualdad de mujeres y hombres en la vida local, Bruselas-Paris-Madrid, CMRE/CCRE y Federación Española de Municipios y Provincias.

Dahlerup, D. (ed.) (2006) Women, Quotas and Politics, London, Routledge



Mora Rodríguez, F (2002): "Mujer y representación política: la paridad en los sistemas electorales". Praxis sociológica, ISSN 1575-0817, Nº. 6, 2002 , págs. 83-103

Morán, M. L. (2011) “La cultura política de las mujeres. Un campo de estudio todavía por explorar” en Psicología Política, nº 42, pp. 45-68.

Morán, M. L. y Benedicto, J. (1995) La cultura política de los españoles. Un ensayo de reinterpretación, Madrid, CIS.

Moreno, J. y Sánchez-Oro, M. (1999) Estudio sociológico del voluntariado en Extremadura, Badajoz, Junta de Extremadura.

Moyano, E. (2005) Capital social y desarrollo en zonas rurales, IESA Working Paper SeriesWP 13-05, IESA-CSIC, disponible en  http://hdl.handle.net/10261/2078.

Navarro, C. J. y Pastor, R. (2003) “Mujer, participación política y cambio social. El caso de Andalucía (1988-1999)” en Revista de Estudios Regionales, nº 65, pp.75-106.



Romero Navarro, F. : (2001) "Género y política en los procesos electorales: La participación política de la mujer como candidata y electa en las elecciones autonómicas y locales de 1995 en Canarias". Papers: revista de sociología, ISSN 0210-2862, Nº 65, 2001, págs. 121-147.

Valcárcel, A. (2004) La política de las mujeres, Madrid, Cátedra.

Verba, S. et al. (1978) Participation and Political Equality, Cambridge, Cambridge University Press.

Verge, T. (2006) “Mujer y partidos políticos en España: las estrategias de los partidos y su impacto institucional, 1978-2004” en Revista Española de Investigaciones Sociológicas, nº 115, pp. 165-196.



Verge, T. (2008) “Cuotas voluntarias y legales en España. La paridad a examen” en Revista Española de Investigaciones Sociológicas, nº 123, pp. 123-150.

1 El proceso electoral de 1979, no nos ha sido posible obtener esta información.

2 Por primera vez en la historia de la democracia el Psoe, en esta legislatura ha perdido el control (y la presidencia) de la Diputación provincial de Cáceres.

3 En el acumulado de los nueves procesos electorales municipales desde la restauración de la democracia.



Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal