La Ciudad de Gonzalo Millán: Huellas, Imágenes, Testimonios y Metáforas



Descargar 255.81 Kb.
Página9/10
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño255.81 Kb.
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10

46.
El anciano es viudo.
El anciano no tuvo hijos.
Un sobrino es el báculo de su vejez.
El poema de la ciudad es su hijo.
El anciano es un fundador.
El anciano vive solitariamente.
El anciano es un profesor emérito.
Prohibieron la asignatura que enseñaba.
Abandonó las actividades docentes.
Confinaron al anciano en una aldea.
Chile confina con Argentina.

Su confinamiento duró un año.


Muchos alumnos salieron de la ciudad.
Otros murieron.
Otros están presos.
Otros están desaparecidos.
Sus ex discípulos le escriben postales.
Cuatro letras desde 10s cuatro puntos cardinales.
Manuel Aránguiz desde Canadá.
Hernán Castellano desde Italia.
Cecilia Coca desde Costa Rica.
Guillermo Deisler desde Bulgaria.
Ariel Dorfman desde Holanda.
Omar Lara desde Rumania.
Hernán Lavín desde México.
Hernán Miranda desde Panamá.
Gustavo Mujica desde España.
Silverio Muñoz desde Estados Unidos.
Waldo Rojas desde Francia.
Antonio Skarmeta desde Alemania.
Leandro Urbina desde Argentina.
Cecilia Vicuña desde Inglaterra.
Al anciano le sobra tiempo.
Al anciano le van faltando las fuerzas.
El anciano puntúa.
El anciano deja la pluma.
El punto es diminuto.
(Pág. 81-82. L. C.)

59.
Se aproxima la navidad.
Se aproxima el fin del año.
Se aproxima mi fin.
Se aproxima el fin del poema.
Diciembre es el duodécimo mes del año.
Diciembre cuenta con 31 días.
El anciano cuenta su infancia.
Sacan la última hoja del calendario.
El anciano sale del claustro materno.
i Feliz Año Nuevo !
Los cohetes se elevan.
Estallan en la noche.
Cae una lluvia de colores.
Explotan petardos.
El anciano ve la luz.
El sol ilumina la tierra.
El sol emite rayos.
El cristal es transparente.
La luz pasa a través del cristal.
En el rayo de sol hay polvo.
La luz del acetileno deslumbra.
El brillo del sol es incomparable.
El anciano está en pañales.
El anciano abre su boca desmolada.
La leche sale de las mamas.
La leche es tibia.
La leche es blanca y dulce.
El anciano mama.
A1 anciano le fajan el ombligo.
De la boca cae baba.
El anciano usa babero.
La madre es tierna.
La madre mece la cuna.
El anciano mueve el sonajero.
El anciano se orina.
Los orines son tibios.
El anciano berrea.
Mudan al anciano.
El anciano gatea.
El anciano balbucea.
El anciano se tambalea.
El anciano camina.
El anciano rompe a hablar.
Las cosas tienen nombres.
Las personas tienen nombres.

El padrino riega monedas.


Bautizan al anciano.
‘Padrino cacho’ gritan los niños.
El anciano nombra.
El anciano se llama.
La sombra sigue.
El anciano se asombra.
La sombra imita.
La sombra es muda.
El eco repite.
El silencio responde.
El anciano pinta monos.
El anciano dibuja monigotes.
Los monos se parecen al hombre.
El anciano remeda.
El anciano es ingenuo.
El anciano juega.
El anciano se pasa el tiempo jugando.
Inventa una ciudad de juguete.
(Pág. 101-102. L.C.)

64.

La herida sangra.


La herida se abre todos los días.
Se abre con el sol.
Cae la noche.
La herida no se cierra.
Pasan los días.
Pasan los años.
La herida no se cierra.
La herida sangra en secreto.
La herida se restaña tras paredes.
La herida sangra en celdas.
La herida sangra tras cercos de púas.
La herida es una boca.
Una venda la amordaza.
La herida es una vieja boca desdentada.
La herida masculla con las encías desnudas.
La herida duele.
La adormecen.
Despierta doliendo cada día.
Duele la herida por las noches.
La oyen por las noches los soldados en las calles vacías.
La oyen tras las ventanas y puertas cerradas.
Es un ruido de dolorosos besos.
Son ayes y gemidos.
Son los labios de la herida que se pegan y despegan.
Son los heridos quejándose en sueños.
La herida no deja dormir.
La herida no deja vivir.
Por la noche los esbirros del tirano escarban en la herida.
La irritan la ahondan. La acallan con música puesta a todo volumen
La herida forma pus.
La herida supura.
La luz limpia la herida cada día.
Por las noches se infecta.
De la herida nadie se escapa.
La ciudad toda está herida.
Muchos están heridos sin saberlo.
Se creen sanos y salvos. Están heridos.
La herida es sblo una molestia. La olvidan.
Se creen ilesos. Están heridos.
Celebran la victoria. Están heridos.
Disfrutan del poder. Están heridos.
Cantan. Bailan. Engordan. Están heridos.
Los vencedores están heridos de muerte.
Otros muchos disimulan la herida.
La ocultan. La niegan.
La herida los avergüenza.
Medicamentan la herida.
La ungen.
La cubren con gasa. La taponan con algodones.
Le cambian vendajes todos los días.
La herida no sana.
La tratan con remedios caseros.
La cubren con emplastos de barro y telarañas.
Rezan.
La herida no sana.
La herida mana.
La sangre empapa los vendajes.
La herida los traiciona.
La herida denuncia a los hipócritas.
Fueron cómplices
Algunos lo son todavía.
Heridos de gravedad dolientes sobreviven
El resto debiera estar muerto.
Tan horrorosa tan extendida es la herida.
Nadie se explica como sobreviven.
Son una herida.
La herida es todo cuanto tienen.
Cuanto les queda. Cuanto les permiten tener.
La herida denuncia.
Prohíben mostrar la herida.
La herida los identifica.
Por la herida se reconocen.
La herida los une.
La herida es una consigna.
Aprietan los dientes.
Aprietan los puños.
La herida es una desgarrada bandera.
La herida verde del tirano hiede.
Se murió su herida.
Su herida se pudrió.
El tirano es un cadáver en vida.
El tirano pudre el aire que respira.
Vive aislado.
Lejos de su mujer.
Lejos de su familia.
Los guardaespaldas evitan su aliento.
La pestilencia rodea al tirano.
Sondean la herida.
Le preguntan cuándo hasta cuándo dónde.
La herida es insondable.
La herida sanará con el tiempo.
El tirano caerá podrido.
Los heridores serán castigados.
Los heridos de muerte morirán.
La herida dejara una cicatriz.
La cicatriz no se borrará.
No se olvidará la herida.
La cicatriz nos dejará señalados
(Pág. 108-110. L.C.)

21.

Sr. Señor

(a) Alias

Afto. Afecto

izqda. Izquierda

R.I.P. Requiescat in pace

a.m. antes de medio día

&. y


Cia. compañía

Sra. señora

id. Idem (lo mismo)

Ibid. Ibidem (en el mismo lugar)

S.C. su casa

s./n. sin número

P.O. por orden

Excmo. excelentísimo

gral. general

B.L.M. besa las manos

B.L.P. besa los pies

S . S . S. su seguro servidor

X. anónimo, desconocido

Vo.Bo. visto bueno

(Pág. 43. L.C.)



30.

Desacataron la autoridad.


Desacuartelaron regimientos.
Desmantelaron el palacio presidencial.
Desempedraron las calles.
Desembaldosaron las veredas.
Desfijaron los clavos.
Desfondaron los toneles.
Desgajaron los árboles.
Desgarraron las telas.
Desgoznaron las puertas.
Desquiciaron las ventanas.
Deshincharon los balones.
Deshincaron las estacas.
Deshojaron los árboles.
Deslabonaron las cadenas.
Desengarzaron las cadenillas.
Desengastaron los brillantes.
Desensartaron los collares.
Desmamaron los terneros.
Desmallaron las redes.
Desfondaron los botes.
Desmangaron las herramientas.
Desmelaron las colmenas.
Desmembraron el territorio.
Desmoralizaron a la juventud.
Desnataron la leche.
Desnacionalizaron las minas.
Desnaturalizaron ciudadanos.
Desnitrificaron el aire.
Desnudaron a los niños.
Deshojaron las agujas.
Desovillaron la lana.
Desnutrieron a los niños.
Descalcificaron huesos.
Desoxigenaron el aire.
Despechugaron a las gallinas.
Desazogaron los espejos.
Desbarnizaron los muebles.
Desbautizaron las calles.
Desarraigaron los árboles.
Despellejaron los conejos.
Desplantaron las hortalizas.
Desportillaron los cintaros.
Destalonaron los zapatos.
Destejaron las casas.
Destejieron las telas.
Destituyeron magistrados.
Destornillaron las bisagras.
Destriparon las reses.
Destrozaron los libros.
Despojaron bibliotecas.
Desvalijaron museos.
Descolgaron los cuadros.
Despintaron los murales.
Descercaron los campos.
Descolaron los perros.
Descortezaron los árboles.
Descuajaron los arbustos.
Descularon los vasos.
Desaflojaron las tuercas.
Desyugaron los bueyes.
Devaluaron la moneda.
Desaceitaron las máquinas.
Desaceraron el hierro.
Desacordaron las arpas.
Desafinaron los pianos.
Destemplaron las guitarras.
Desanidaron los pájaros.
Desapoderaron sindicatos.
Desapropiaron industrias.
Desampararon a los huérfanos.
Desarraigaron compatriotas.
Desarroparon a los enfermos.
Desampararon a los ancianos.
Desatinaron a diario.
Desavinieron hermanos.
Desazonaron las comidas.
Desbriznaron el césped.
Descalzaron los pies.
Descalabraron cabezas.
Descompusieron el agua.
Desconcertaron maquinarias.
Desconcharon las paredes.
Desconocieron derechos.
Desecaron los manantiales.
Desengrasaron las ruedas.
Desenladrillaron los muros.
Desensamblaron las maderas.
Desentablaron los pisos.
Desenterraron muertos.
Desfiguraron los hechos.
Desgerminaron las semillas.
Deshebillaron los cinturones.
Desherraron los caballos.
Deslomaron a los obreros.
Desocuparon a los empleados.
Desmontaron bosques.
Desdentaron bocas.
Desolaron el país.
Desperdiciaron el tiempo.
Desvariaron a diario.
Desalaron el mar.
Desanduvieron el camino.
Destruyeron la ciudad.
(Pág. 53-56, L.C.)

48.
El río invierte el curso de su corriente.
El agua de las cascadas sube.
La gente empieza a caminar retrocediendo.
Los caballos caminan hacia atrás.
Los militares deshacen lo desfilado.
Las balas salen de las carnes.
Las balas entran en los cañones.
Los oficiales enfundan sus pistolas.
La corriente se devuelve por los cables.
La corriente penetra por los enchufes.
Los torturados dejan de agitarse.
Los torturados cierran sus bocas.
Los campos de concentración se vacían.
Aparecen los desaparecidos.
Los muertos salen de sus tumbas.
Los aviones vuelan hacia atrás
Los “rockets” suben hacia los aviones.
Allende dispara.
Las llamas se apagan.
Se saca el casco.
La Moneda se reconstituye integra.
Su cráneo se recompone.
Sale a un balcón.
Allende retrocede hasta Tomas Moro.
Los detenidos salen de espalda de los estadios.
11 de Septiembre.
Regresan aviones con refugiados.
Chile es un país democrático.
Las fuerzas armadas respetan la constitución.
Los militares vuelven a sus cuarteles.
Renace Neruda.
Vuelve en una ambulancia a Isla Negra.
Le duele la próstata. Escribe.
Víctor Jara toca la guitarra. Canta.
Los discursos entran en las bocas.
El tirano abraza a Prat.
Desaparece. Prat revive.
Los cesantes son recontratados.
Los obreros desfilan cantando
¡Venceremos!
(Pág. 85-86. L.C.)

67.
Nos descabezaron.
Talaron el árbol.
Nos descuartizaron.
Trozaron el tronco.
Cortaron las ramas.
El raigón siguió vivo.
El raigón siguió en la tierra.
Las raíces creciendo bajo la tierra.
Hoy el tronco talado brota.
El corazón late.
Las arterias laten.
La resistencia está latente.
Los pies sostienen.
Los dispersos se reagrupan.
La pierna media entre la cadera y el pie.
Los pies caminan.
La resistencia se rehace.
El peroné se articula con la tibia.
Se reorganizan los partidos.
Nuevas fuerzas se suman.
La rodilla articula el muslo con la pierna.
Las fuerzas se reconcentran.
El muslo va de la cadera a la rodilla.
Los resistentes se reunifican.
En la ingle se unen los muslos con el vientre.
Los partidos se unen.
En la cadera se une el muslo y el tronco.
Los partidos asocian esfuerzos.
Sus intereses coinciden.
El pecho va desde el vientre hasta el cuello.
Los partidos forman un todo.
El cuello une la cabeza con el tronco.
La cabeza contiene el cerebro.
La resistencia es una.
La cabeza es una.
La cabeza se alza.
Los partidos actúan al unísono.
La continuidad de las vértebras forma el espinazo.
Persistimos en nuestra resolución.
El tórax contiene el corazón y los pulmones.
En los pulmones se regenera la sangre.
La resistencia persiste.
La sangre nutre los músculos.
Los obreros sabotean.
La resistencia resurge.
Los obreros entorpecen el trabajo.
El brazo nace del hombro.
Los obreros hacen paros de brazos caídos.
Funcionarios se niegan a almorzar.
Palpitan los músculos.
Mineros no entran a los comedores.
Relegan a los dirigentes.
El corazón palpita.
Los obreros van a la huelga.
Mientras palpita el corazón existe la vida.
La dictadura es reversible.
No perdurará la dictadura.
Reafirmamos nuestra voluntad de lucha.
El corazón tiene el tamaño de un puño.
(Pág. 117-118. L.C.)

1 Millán, Gonzalo. La ciudad (poema completo) (L.C). Canadá, Québec: Maison Culturelle Québec-Amérique Latine. 1ra edición, 1979. (versión on line www.memoriachilena.cl)

2 En su primera edición, que es la que estudiaremos aquí. Luego, en sus posteriores dos ediciones (1994, 1998), se realizan algunos cambios.

3 Millán, Gonzalo. “Hacia la objetividad” (H.L.O.) En: Bianchi, Soledad, Entre la lluvia y el arcoíris. Antología de jóvenes poetas chilenos, Soledad Bianchi, ed. Rótterdam: Instituto para el nuevo Chile, 1983. pp. 53-57.

4 En: Revista Atenea, Nº 461, Concepción: año 1990

5 En: Revista Chilena de Literatura, Nº 30, Santiago: año 1987

6 En: Yamal, Ricardo. La Poesía Chilena Actual: (1960-1984) y la critica. Concepción: Lar, 1988.

7 Rojo, Grínor. “Exilio, modernidad y postmodernidad en tres poetas chilenos. Gonzalo Millán Construye la Ciudad”. En: Crítica del exilio. Santiago: Pehuén, 1987

8 Foxley, Carmen. Seis poetas de los Sesenta. Santiago: Universitaria, primera edición, 1991.

9 Campos, Javier. La joven poesía chilena en el período 1961-1973 (G.Millán, W. Rojas, O Hahn). Minneapolis: Institute for the study of ideologies and literature; Concepción: LAR, 1987.

10 “El carácter social del autor se demarca más agudamente aún cuando se reflexiona sobre los instrumentos de la producción literaria: el lenguaje en primer lugar, la formas que la tradición ha transmitido luego. Y fundamentalmente, los materiales, las temáticas, las convenciones, las leyes de legitimidad artística, que son en lo esencial, sociales y colectivas. En esta perspectiva, la definición de autor como individuo, exige abrirse a su problematización como sujeto social que , conciente o inconscientemente, según su voluntad y a veces contra ella, escribe su obra en un medio predeterminado, dentro de un sistema literario que lo define y lo limita y que, incluso traza el horizonte de sus rupturas y sus innovaciones. Así, la producción del autor-cuanto más individual se reclame y pese a ello- siempre es producción social y práctica de un sujeto socialmente determinado: de un sujeto, en última instancia, transindividual, y de una conciencia, siempre, colectiva.” Altamirano, Carlos y Beatriz Sarlo. Autor. En: Conceptos fundamentales de la sociología de la literatura. Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1980. Pág. 12-13.

11 “La novedad de Bachtin reside en el cambio de punto de vista sobre las relaciones literatura-sociedad. El foco se desplaza de la literatura como producto a la literatura como producción, es decir: 1) que el carácter social de la literatura se manifiesta en los materiales y en el proceso que la constituye; 2) que la actividad literaria es una entre las practicas sociales y, por lo tanto, que el estatuto social de la literatura se define precisamente por el carácter de su práctica.(…) Concebida como producción, en cambio, la literatura asume su carácter social como rasgo interno, que califica la actividad literaria, a los medios de producción textual y a las ideología literarias con que la literatura es producida.” Altamirano, Carlos y Beatriz Sarlo. Literatura/Sociedad. Buenos Aires: Hachette, primera edición, marzo 1983. P.33.

12 Cuando hablemos de “contexto” lo estaremos haciendo desde una perspectiva sociológica. “Conjunto de datos, acontecimientos sociales que condicionan el comportamiento lingüístico incluso estilístico. La relación entre contexto situacional o situación socio histórica y la creación artística la estudia la critica sociológica”. (Diccionario de retórica, critica y terminología literaria, Angelo Marchesse y Joaquín Forradellas. Ariel: Barcelona, 1989.) Nos referimos a la situación histórica, social, cultural etc, que enmarcan al autor y por tanto a la producción de obra, también llamadas circunstancias extratextuales, y que como sabemos, para este trabajo son más que mera coincidencia o detalle casual.

13 “(…) es un sujeto social el que produce, trabajando con los “objetos ideológicos”, un discurso sobre la realidad (…)”. Altamirano, Carlos, y Beatriz Sarlo, Op Cit. P. 34

14Idem. p. 37

15 Altamirano, Carlos y Beatriz Sarlo. Literatura/Sociedad. Buenos Aires: Hachette, primera edición, marzo 1983.

16Op.Cit. p. 34. En cursiva: Cita de Bachtín realizada por los autores

17 Benjamín, Walter. “El autor como productor” (E.A.C.P.). En: Iluminaciones III; Tentativas sobre Brecht. Madrid: Taurus, 1975.

18 Op. Cit. p. 118

19 “(…) dicho concepto de técnica depara el punto de arranque dialéctico desde el cual superar la estéril contraposición de forma y contenido. Y además tal concepto entraña la indicación sobre como determinar correctamente la relación entre tendencia y calidad, por la cual nos hemos preguntado al comienzo”. (E.A.C.P.). p. 119.

20 Ídem. P. 118.

21 Ibíd.. P. 129.

22 Millán, Gonzalo. “Hacia la objetividad”(H.L.O.) En: Bianchi, Soledad, Entre la lluvia y el arcoíris. Antología de jóvenes poetas chilenos, Soledad Bianchi, ed. Rótterdam: Instituto para el nuevo Chile, 1983. pp. 53-57.

23 Op. Cit. P.53

24 Ídem. P.55

25 Íbid. p57.

26 Ibidem.

27La confusa impureza de los seres humanos se percibe en ellos, la agrupación, uso y desuso de los materiales, las huellas del pie y los dedos, la constancia de una atmósfera humana inundando las cosas desde lo interno y lo externo. (…) Así sea la poesía que buscamos, gastada como por un ácido por los deberes de la mano, penetrada por el sudor y el humo, oliente a orina y a azucena, salpicada por las diversas profesiones que se ejercen dentro y fuera de la ley. Una poesía impura como un traje, como un cuerpo, con manchas de nutrición, y actitudes vergonzosas, con arrugas, observaciones, sueños, vigilia, profecías, declaraciones de amor y de odio, bestias, sacudidas, idilios, creencias políticas, negaciones, dudas, afirmaciones, impuestos. (…)Sin excluir deliberadamente nada, sin aceptar deliberadamente nada.

En: “Caballo Verde para la Poesía”, N ° 1. 1º de octubre de 1935. Citado en: Reina, Manuel Francisco. “Pablo Neruda y los poetas españoles”. centro virtual Cervantes: http:// cvc. Cervantes. es/ actcult/neruda/acerca/reina. htm.



28 H.L.O. p.53

29 Williams es uno de los poetas modernistas más innovadores y admirados. Fue condiscípulo de los poetas Ezra Pound y Hilda Doolittle. Más tarde se convirtió en impulsor del uso literario del habla coloquial. Poeta de gran sencillez expresiva y de fácil comprensión, con cierto gusto por la adivinanza, interesado en la constante experimentación y en la intimidad lírica. Como otros modernistas, procura diluir la figura del poeta, dejando que hable el poema por sí mismo. No busca los símbolos en las cosas sino más bien las propias cosas, que expresa imitando la fluidez del habla. Williams cree que la realidad objetiva despierta la imaginación de quien la percibe, y no el proceso inverso. Utiliza el verso libre y la disposición visual de las líneas marca la estructura poética. En su obra Paterson, escrita a lo largo de varios años, mezcla poesía, prosa y collage incluyendo incluso fragmentos de publicidad. Constituye una especie de biografía épica de un doctor/poeta, pero formalmente consiste en un montaje de escenas y de imágenes, con pocos verbos que las vinculen explícitamente. (www.wikipedia.org). Muchos de los elementos mencionados son de fácil reconocimiento en la elaboración poética de Millán. Podemos reconocer a Williams como una de las influencias más relevantes.

30 El haiku (俳句, haiku), derivado del haikai, es una de las formas de poesía tradicional japonesa más extendidas. Tradicionalmente el haiku, así como otras composiciones poéticas, buscaba describir los fenómenos naturales, el cambio de las estaciones, o la vida cotidiana de la gente. Muy influido por la filosofía y la estética del zen, su estilo se caracteriza por la naturalidad, la sencillez (no el simplismo), la sutileza, la austeridad, la aparente asimetría que sugiere a la libertad y con ésta a la eternidad. (www.wikipedia.org)



Compartir con tus amigos:
1   2   3   4   5   6   7   8   9   10


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal