La anemia ferropénica se caracteriza por un descenso de los depósitos de hierro orgánicos, provocando paralelamente una reducción del número de hematíes o glóbulos rojos



Descargar 41.66 Kb.
Fecha de conversión12.11.2017
Tamaño41.66 Kb.

LA ANEMIA FERROPÉNICA se caracteriza por la disminución de los depósitos de hierro orgánicos, provocando paralelamente una reducción del número de hematíes o glóbulos rojos. El organismo contiene unos 4 gramos de hierro de los cuales la mayor parte (unos 2,5 gramos) se hallan unidos a una proteína (transferrina) formando la hemoglobina. Esta es la molécula que transporta el oxígeno desde los pulmones a todas las células. Por tanto, el hierro es imprescindible para la formación de la hemoglobina. En el hígado, el bazo y la médula ósea se almacena en forma de ferritina que constituye la reserva de hierro en el organismo.

Diariamente, una persona adulta pierde alrededor de 1 miligramo de hierro a través de la piel, mucosas, heces y orina. La mujer fértil tiene mayores pérdidas a través de la menstruación. Durante el embarazo existe un cierto grado de anemia causado por un aumento de la demanda de hierro por parte del feto acompañado de un incremento del volumen de sangre circulante. En los adultos la causa más frecuente suele ser la pérdida crónica de sangre o la disminución en la absorción de este mineral por enfermedades que afecten al duodeno -parte del intestino próxima al estómago donde se produce la absorción del hierro- (úlceras, hemorroides, enfermedad inflamatoria intestinal...). Los niños presentan a menudo este tipo de anemia durante los periodos de desarrollo y crecimiento rápidos por un aumento de las necesidades de este mineral.

La anemia ferropénica que se debe a una ingesta inadecuada de hierro se denomina nutricional, siendo la más frecuente en nuestro medio Una alimentación insuficiente o monótona puede favorecer un consumo habitual bajo en hierro.

Los síntomas son similares a otras anemias: cansancio, palidez, debilidad. El comienzo suele ser insidioso. La piel, mucosas y uñas están pálidas por la disminución de la hemoglobina. Si la anemia es de larga evolución puede encontrarse atrofia de las papilas gustativas de la lengua.

El tratamiento principal de la anemia ferropénica es la administración oral de hierro. La cantidad absorbida no se halla linealmente relacionada con la cantidad ingerida. Además, la aparición de efectos secundarios (nauseas, estreñimiento o diarreas) con los preparados de hierro limita la cantidad administrable. El tratamiento debe mantenerse durante varios meses con el fin de reponer las reservas corporales.

El tratamiento dietético es complementario al tratamiento médico y está orientado a incluir en la alimentación diaria alimentos ricos en hierro de fácil absorción y otros alimentos que por su composición nutricional favorezcan la absorción, tanto del hierro aportado a través de los alimentos, como del hierro administrado farmacológicamente.

A través de la alimentación, la absorción depende de la forma química en la que se encuentre este mineral en los alimentos. Así, el hierro contenido en los alimentos de origen animal (carne, hígado, pescado y yema de huevo) es hierro hemo y se absorbe mejor que el hierro no hemo aportado por los vegetales (cereales integrales o enriquecidos, legumbres, verduras y hortalizas). Hay nutrientes que favorecen la absorción de hierro alimentario como la vitamina C y las proteínas, entre otros. De la misma manera, existen sustancias presentes en mayor cantidad en ciertos alimentos que interfieren con la absorción de hierro (ácido oxálico, taninos, fitatos), y que deberán tenerse en cuenta a la hora de planificar la dieta.

La absorción puede aumentar o disminuir en presencia de ciertos alimentos. Así, "la ingesta de té en el desayuno reduce en un 60% la absorción del hierro vegetal (pan y cereales), mientras que beber zumo de naranja triplica su absorción". Sin embargo, "el estatus férrico del individuo es el factor fundamental para la captación de hierro de los vegetales, de forma que cuanto mayor sea la carencia, mayor será el índice de absorción".

Las mujeres, adolescentes, niños y ancianos son los más expuestos a padecer deficiencias. En las primeras, las pérdidas menstruales y la realización de dietas para adelgazar conllevan un descenso progresivo de hierro. Así, "una reciente investigación entre 6.648 mujeres francesas de entre 35 y 60 años revela que el 93% absorbe niveles de hierro en su dieta menores a los recomendados y el 4,4% presenta carencias".

La adolescencia es otra etapa que exige grandes cantidades de hierro. "Diversas encuestas han demostrado que entre el 70% y el 95% de las adolescentes absorben cantidades inferiores de hierro en la dieta a las recomendadas, lo que se traduce en un menor rendimiento físico e intelectual. Estas carencias, aunque en menor proporción, también se observan en los chicos".

Se ha descartado el posible exceso de hierro por la ingesta, debido a que existe un mecanismo regulador que detiene la absorción intestinal cuando se han alcanzado los niveles adecuados. "Sólamente existen niveles muy elevados en ciertas enfermedades, como la hemocromatosis".

El hierro procedente de fuentes animales se absorbe con más facilidad que el procede de fuentes vegetales. Mientras el hierro " hemo " , procedente de las carnes, se absorbe en un 30 %, el hierro " no hemo ", procedente de los vegetales, se absorbe tan solo en un 10 %. Sin embargo, se ha comprobado que la vitamina C ayuda a mejorar la absorción del hierro que procede de fuentes vegetales. Por lo tanto, comer alimentos ricos en vitamina C ayudara a absorber más hierro de los alimentos. Los nutriólogos recomiendan que se debería comer un mínimo de 75 mg de vitamina C en cada comida ( 75 mg de vitamina C se encuentran, por ejemplo, en una taza de jugo de naranja, de piña o de papaya, en una taza de col o de fresas. Es conveniente en los vegetarianos acompañar las comidas con ensaladas de tomate, comer pepino crudo, dátiles, cítricos o alimentos del grupo de las coles)
Se aconseja a los vegetarianos estrictos cocinar con utensilios de hierro fundido, Cocinar alimentos ácidos en estos utensilios ayuda a disolver el hierro e incorporarlo a la dieta. Los alimentos ácidos son también muy interesantes
Aunque no exista deficiencia de hierro, La falta de algunas vitaminas impide la absorción de hierro, tal como ocurre con la vitamina B12 y el ácido fólico. Por lo tanto comer alimentos ricos en vitamina B12 o ácido fólico será una una manera de prevenir la anemia. 

Consejos para mejorar la absorción de hierro:


  1. Comer carne roja o pescado al menos una vez al día, la proteína mejora la asimilación de hierro procedente de las verduras o las féculas del menú.

  2. La vitamina C favorece la asimilación de hierro por lo que es aconsejable incluir algún cítrico en el menú: un vaso de zumo de naranja natural, kiwi, limón, fresas, etc.

  3. Complementar la dieta diaria con pan blanco, pasta, arroz o cereales enriquecidos con hierro.

  4. Evitar el exceso de alimentos integrales. Contienen una sustancia -ácido fítico- que dificulta o impide la absorción del hierro y de otros minerales importantes como el calcio.

  5. Los alimentos ricos en taninos como el café o el té también dificultan la asimilación de hierro por lo que es mejor consumirlos entre horas.

  6. Debe considerarse que los suplementos o ingestas elevadas de calcio pueden producir disminución de la absorción de hierro.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Información extra

CÓMO COCINAR Y CONDIMENTAR?

- Utilizar todo tipo de preparaciones culinarias. Preferir aquellas que requieran un menor aporte graso: planchas, parrillas, asados (horno, papillote), microondas, cocciones en agua (vapor, hervido, escalfado).

- Se pueden emplear diversos condimentos: albahaca, hinojo, comino, estragón, laurel, tomillo, orégano, perejil, pimienta, pimentón.

- El vinagre y el aceite (oliva y semillas) pueden ser macerados con hierbas aromáticas.

- En la elaboración de salsas, los vinos u otras bebidas alcohólicas como ingrediente flambeados pueden hacer más sabrosas diversas recetas.

ADEMÁS... (no todo es comer)

- En caso de seguir una alimentación estrictamente vegetariana; atravesar alguna situación que favorezca el déficit en el aprovechamiento de hierro, deben realizarse análisis de sangre con fín preventivo.

En caso de tomar hierro oral, acompañarlo con una fruta rica en vitamina C o su zumo.

- Existen fármacos que interfieren con la absorción de hierro, por lo que pueden agravar la situación:

- Los antiácidos modifican la acidez del tubo digestivo, disminuyendo su absorción.

- La penicilina tiene efecto quelante sobre el hierro, y el uso prolongado de aspirina se relaciona con déficit de hierro.




RECOMENDACIONES DIETÉTICAS


- Llevar a cabo una dieta equilibrada para asegurar que no se produzca ningún déficit, especialmente durante los primeros años de vida (la leche materna es un alimento pobre en hierro), períodos de crecimiento acelerado (adolescencia) y situaciones fisiológicas que por las características que implican necesitan un especial cuidado en el aporte de hierro alimentario (menstruación, embarazo, lactancia).

- Cuando se tomen legumbres interesa incluir como ingrediente del plato alimentos ricos en vitamina C (pimiento, tomate) o proteínas (carne, pescado, huevo), así como una ensalada y de postre una fruta rica en vitamina C, con el fin de que el organismo pueda absorber la máxima cantidad del hierro vegetal.

- La germinación es un proceso que provoca profundas transformaciones del alimento; aumenta el contenido de hierro asimilable. Por tanto, a la hora de preparar ensaladas, tratar de incluir germinados.


La dieta para combatir la anemia incluye los siguientes alimentos:


- Alimentos animales: el hígado, la carne roja, el pescado azul y los mariscos.
- Alimentos vegetales : legumbres, verduras verdes y cereales integrales.
Alimentos que contienen mucho hierro:
Entre los alimentos con hierro destacaremos:
Hígado: Hígado de pollo, de ternera, de cerdo de pavo, de cordero, etc. Patés confeccionados con hígado.
Carne: roja especialmente ternera y en menor proporcion la carne de pavo y de cerdo
Frutos secos y frutas deshidratas: almendras, nueces, pasas, avellanas, pistachos, pipas de girasol, etc
Legumbres; especialmente los garbanzos, los frijoles, las lentejas, las habas, los guisantes, la soja, etc.
Verduras verdes : espinacas, coles, coles de Bruselas, bróculi, acelgas,
Cereales: Especialmente los cereales preparados para el desayuno que contienen hierro añadido. Los cereales integrales son muy ricos en hierro, como la avena, la cebada, el arroz, el trigo, etc.

Chocolate


Aceitunas
Frutos deshidratados: ciruelas, pasas, dátiles, albaricoques, etc.
Patatas al horno
Mariscos: calamares, mejillones, almejas, langostinos, gambas, cigalas, bogavantes, ostras, caracoles, etc 

Hay ciertos alimentos que no resultan aconsejables para la anemia porque interfieren en la absorción del hierro.
Los taninos ¿ Es bueno el té para la anemia ?
Aunque el té, especialmente el te verde, sea una de las plantas con más contenido en hierro, la presencia de taninos , que bloquean la absorción de hierro, hace que esta planta no sea adecuada, sino más bien perjudicial para los enfermos de anemia. Otras plantas no adecuadas por su contenido en taninos son, por ejemplo: café, tomillo, uva de oso, salvia, lentisco, salicaria, poleo o la rosa canina.
No se deben beber infusiones de estas plantas durante las comidas si se presentan niveles bajos de hierro. Es mejor dejar pasar una hora después de comer antes de beberlas.
La leche y sus derivados bloquean la absorción de hierro vegetal ( hierro no hemático) aunque no bloquean el hierro procedente de alimentos de procedencia animal ( hierro hemático) Mejor tomar la leche fuera de las comidas.
Con respecto a los cereales integrales y a las legumbres, algunos nutriólogos consideran que estos alimentos, aunque son ricos en hierro, contienen fibras y fitatos que inhiben la absorción del mismo. Otros opinan que, aunque puedan inhibir algo de hierro, aportan mucho ácido fólico y vitamina B12 y no deberían dejar de comerse. 

Es cierto que quienes son vegetarianos tienen más riesgo de sufrir esta anemia?

Una dieta vegetariana, si no está bien planteada, puede favorecer la aparición de deficiencias de hierro, nutriente aportado en mayor proporción por alimentos de origen animal en la dieta tradicional, especialmente durante el embarazo y etapas de crecimiento y desarrollo, puesto que las necesidades de hierro están aumentadas. Si se trata de una alimentación ovolactovegetariana que incluya leche y huevo es más difícil que se produzca este déficit.. Conviene realizar combinaciones favorables de alimentos para aprovechar al máximo su contenido en hierro.



¿Es necesaria la toma de suplementos de hierro en deportistas?

Con la práctica de ejercicio físico aumenta la pérdida de hierro por sudor, orina... Por tanto, la necesidad de suplementación en deportistas irá determinada por una deficiencia o carencia real de hierro, dato que se conocerá a través de los análisis bioquímicos, y por supuesto siempre bajo supervisión de un especialista.


La Vitamina C en la anemia ferropénica.Cómo aprovechar sus propiedades


La vitamina C es una vitamina extremadamente sensible: al oxígeno del aire y temperatura elevadas, en presencia de enzimas y con la luz.

El calor de la cocción de los alimentos destruye por completo el contenido de esta vitamina en los alimentos, especialmente si esta tiene una duración prolongada.


Fuentes alimentarias de vitamina C:

  1. Las frutas ácidas como los cítricos, kiwi, frambuesas, fresas, grosellas negras y frutas exóticas -chirimoya, papaya, tamarindo, etc.-

  2. El zumo de frutas natural debe tomarse siempre recién exprimido. Si tiene que guardarse, se hará en refrigeración en una botella de cierre hermético, boca estrecha y a ser posible oscura o protegida de la luz.

  3. Las verduras muy coloreadas como las coles, los pimientos rojos o los tomates. La mayoría de la vitamina C se oxida y desaparece en poco tiempo. Las verduras deben siempre lavarse y después cortarse para evitar la pérdida de las vitaminas en el agua.

  4. El perejil (se consume en cantidades pequeñas)


Ejemplo de menú rico en hierro


Desayuno: Kiwi o zumo de naranja natural. Leche semidesnatada con cereales enriquecidos.
Media mañana Sánwich de fiambre de pavo braseado. Yogur
Almuerzo o Comida: Ensalada de lechuga, tomate, pepino y zanahoria. Hamburguesa de ternera con salsa de tomate y guisantes. Mandarina. Pan
Merienda: Un puñadito de frutos secos. Zumo de frutas comercial –de naranja, cítricos o enriquecido-
Cena: Puré de calabaza. Merluza a la plancha con ensalada de lechuga, pimiento rojo y verde. Rodajas de naranja con azúcar. Pan.

LEGUMBRES, ENERGIA SALUDABLE PARA TODAS LAS EDADES


En la historia de la humanidad, y muy especialmente en el área mediterránea, las legumbres han sido siempre claves por su riqueza nutritiva, sobre todo por su contenido proteico que, junto con los cereales de la dieta, suponían un aporte proteico de calidad cuando la carne y el pescado eran bienes escasos y mal distribuidos entre la población. Hoy siguen siendo importantes porque la ingesta total de proteínas debe incluir proteína vegetal.


VALOR NUTRICIONAL

100 GR LENTEJAS

Calorías: 325
Proteínas: 25
Lípidos: 2,5
Hidratos Carbono: 54

MINERALES


Hierro : 8,6 mg
Calcio : 60 mg
Magnesio : 80 mg
Potasio : 790 mg
Fósforo: 400 mg

VITAMINAS


Vitamina A : 100 U
Vitamina B1 : 0,50 mgr
Vitamina C : 3 mg

100 GR DE ALUBIAS

Calorías: 316
Proteínas: 23
Lípidos: 1,3
Hidratos Carbono: 61

MINERALES


Hierro : 10 mg
Calcio : 135 mg
Magnesio : 100 mg
Fósforo: 400 mg

VITAMINAS


Vitamina A
Vitamina B1 y B2
Vitamina C




 
Las legumbres son ricas en proteínas de carácter vegetal, hidratos de carbono, fibra, minerales y vitaminas. Tienen un valor calórico promedio de unas 300 calorías por cada 100 gramos y es precisamente este nivel de calorías lo que ha llevado a algunas personas a eliminarlas de su dieta. Sin embargo, esto es un grave error. El motivo : las legumbres tienen índices glucémicos bajos.

Las legumbres incluyen también un componente importante, la fibra, que facilita procesos gastrointestinales, evita el estreñimiento e interviene en los procesos de fermentación del intestino. Se ha descubierto que son capaces de estimular el crecimiento selectivo de las bacterias del colon beneficiosas para la salud. Esta función está en el origen de la temida flatulencia, pero parace que reduce el riesgo de cáncer y que combate el estreñimiento, a la luz de las últimas investigaciones.

Las lentejas son de las legumbres más digestivas. Con todo el meteorismo (gases) o la distensión abdominal se pueden eliminar con la tradicional preparación culinaria: remojo y cocción a fuego lento durante varias horas que tienen como fin 'romper' las largas cadenas de esos hidratos de carbono complejos aumentando su digestibilidad. También se puede utilizar las ollas rápidas acortando las varias horas a 10-15 minutos.

Además de proteínas, fibra y carbohidratos, las legumbres son ricas en vitaminas del grupo B y en minerales que fortalecen nuestras defensas como el hierro y el magnesio. Aunque también contienen fósforo y calcio. Y aunque a más de uno le puede extrañar, las legumbres intervienen en la regulación del metabolismo de las lipoproteínas, por lo que en algunos países se están recetando para adelgazar como parte de una dieta hipocalórica pero energética.


PIMIENTOS

Las propiedades curativas de los pimientos Los pimientos, especialmente el rojo, es una fuente rica de vitamina C (150 mg %, en promedio), superando incluso al kiwi y las fresas.

Esta vitamina es fundamental para mejorar el aprovechamiento del hierro y, por ello, ayuda a combatir la anemia y aumenta las defensas del organismo.

El pimiento se considera, también, antioxidante al tener un carotenoide denominado licopeno el cual, al igual que la vitamina C, se encargan de liberar a las células de la influencia negativa de los radicales libres, lo que previene el envejecimiento prematuro.

El pimiento aporta, igualmente, fibra que tiene, como función primordial, acelerar el tránsito intestinal y, por ende, ayuda a las personas que sufren de estreñimiento. Además, regula los niveles de colesterol en sangre reduciendo así el riesgo de formación de trombos en los vasos sanguíneos.

MEJILLONES

El mejillón es un alimento delicioso que proporciona notables beneficios para nuestra salud. 

Nos proporciona proteínas de alta calidad biológica (unos 12 gramos por 100 gramos). Contiene muy pocas grasa (menos de 2 gramos por 100 gramos) y poco colesterol (menos de 30 mg por 100 gramos) lo que lo convierte en un alimento bajo en calorías (menos de 80 kcal por 100 gramos). Es un alimento muy adecuado para planes de adelgazamiento ya que, además, se puede cocinar sin necesidad de incrementar su valor energético.

Es muy beneficiosa su composición en minerales. Contiene cantidades relativamente elevadas de potasio, calcio, magnesio, fósforo y cinc, pero destacan tres minerales muy importantes para la salud y que son escasos en otros alimentos: yodo, selenio y hierro. El mejillón poseen alrededor de 4,5 mg de hierro por cada 100 gramos, cuando en la mayor parte de los pescados y carnes en general el aporte promedio ronda los 2 mg por cada 100 gramos de alimento.Una ración de mejillones de unos 150 gramos contiene tanto hierro (6mg) como un buen filete de ternera. El hierro es un elemento esencial para la composición de la sangre y para el transporte de oxígeno a nuestros tejidos. La mejor forma de aportar hierro al organismo y prevenir la anemia es consumiendo el hierro que contienen los alimentos de origen animal, como el mejillón. Pero además el mejillón es rico en dos vitaminas antianémicas, que son esenciales para la formación de los glóbulos rojos de la sangre: la vitamina B12 y los folatos (12 y 42 µg por 100 gramos respectivamente). Estas características convierten al mejillón en un alimento esencial en la prevención y tratamiento de las anemias. Por cierto la mejor manera de consumirlo para aprovechar sus cualidades antiamémicas es hervido y con zumo de limón. Otra de las propiedades saludables de los mejillones es su poder antioxidante. Contiene tres antioxidantes como selenio, vitamina E y vitamina C (45 µg, 0,5mg y 8mg por 100 gramos respectivamente) que poseen una gran capacidad para neutralizar a los peligrosos radicales libres



BERBERECHOS

Los berberechos son moluscos pequeños que viven en la arena y se recogen cuando baja la marea. Se suelen tomar al vapor o en conserva y son una buena fuetne de proteínas limpias de grasa, hierro y vitaminas B.



Nutrientes x 100g (x pieza en caso de frutas)

Valor energético

79 kcal

Calcio

30 mg

Proteínas

13 g

Grasa

1 g

Hierro

16,2 mg

Vitamina B3

3,2 mg

Vitamina B2

0,2 mg


RECETAS
Arroz marinero con berberechos

Cómo se elabora:

Sofreímos la cebolla y los ajos en una cazuela baja con aceite, todo ello bien picado en 'brounoisse' (cuadraditos pequeños).
Limpiamos los berberechos y los abrimos al vapor en una cazuela a parte, sin que se cocinen del todo. Los reservamos abiertos, incluyendo el jugo que hayan desprendido. Colamos el jugo de los berberechos a través de una servilleta de tela y lo mezclamos con el caldo de pescado.
Una vez la verdura se haya sofrito, le añadimos el arroz y rehogamos todo el conjunto. Después lo cubrimos con el caldo de pescado y los berberechos (el doble de volumen de caldo que de arroz). Esperamos a que hierva, ponemos a punto de sal y dejamos que cueza a fuego suave durante 18 minutos.
Cuando falten 5 minutos para que termine de cocerse el arroz, añadimos los berberechos abiertos previamente, por encima del arroz, junto con el perejil troceado muy pequeño.
Una vez cocinado el arroz, sacamos el preparado del fuego, lo tapamos con un trapo de cocina, lo dejamos reposar durante 5 minutos y, finalmente, servimos.

Comentario dietético

Plato energético por los carbohidratos del arroz, el ingrediente elemental de la receta, que se complementa con las proteínas de los berberechos, que aunque no alcance el aporte proteico de una ración de pescado, hace su papel como alimento proteico y poco graso. Combinando este plato con una ensalada mixta, el equilibrio nutricional está garantizado. Sencillo, rápido y fácil de preparar, es fácil que satisfaga el gusto de cualquier comensal. El sabor neutro del arroz se ve reforzado por la cebolla rehogada y sobre todo por el intenso sabor a mar de los berberechos, por otra parte uno de los mariscos más ricos en hierro.



Tallarines con espinacas y jamón
Ingredientes (4 personas)

300 gramos de tallarines.


400 gramos de espinacas.
3 dientes de ajo.
100 gramos de jamón serrano.
4 cucharadas de aceite de oliva.
Sal.

Cómo se elabora:

Pelamos los dientes de ajo y los cortamos en láminas.


Cocemos los tallarines 10 minutos en una cazuela con abundante agua hirviendo y una pizca de sal.
Por otra parte lavamos las espinacas frescas y las cocemos durante 5 minutos en agua con sal.
Escurrimos los tallarines y los pasamos por agua fría.
Escurrimos las espinacas.
En una cazuela con aceite, salteamos el ajo sin que llegue a quemarse, añadimos el jamón picado en trocitos pequeños y rehogamos.
Agregamos las espinacas, mezclamos y cocinamos durante 2 minutos removiendo constantemente.
Mezclamos con los tallarines y servimos.

Compartir con tus amigos:


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal