Iram instituto de racionalizacion de materiales



Descargar 159.15 Kb.
Página1/2
Fecha de conversión15.12.2017
Tamaño159.15 Kb.
  1   2



Norma Argentina IRAM 3517 – Parte 1 : 1985.

IRAM INSTITUTO DE RACIONALIZACION DE MATERIALES
EXTINTORES (MATAFUEGOS) MANUALES Y SOBRE RUEDAS.

Elección, instalación y uso
-o-

INTRODUCCION

El contenido de esta norma, está referido a la elección, instalación y uso de matafuegos manuales y sobre ruedas.



Los requisitos incluidos aquí son mínimos. Los matafuegos son concebidos como una primera línea de defensa para hacer frente a fuegos de pequeña magnitud y son necesarios aunque el área de riesgo esté equipada con cualquier tipo de instalación fija contra incendio.

O – NORMAS POR CONSULTAR

IRAM

TEMA

3.502

Matafuegos de espuma química. Manuales

3.503

Matafuegos de polvo con cilindro de gas y con salida libre. Manuales

3.509

Matafuegos de dióxido de carbono. Manuales

3.512

Matafuegos de espuma química. Sobre ruedas

3.517 – Parte II

Control, mantenimiento y recarga de matafuegos

3.522

Matafuegos de polvo con cilindro de gas y salida controlada. Manuales

3.523

Matafuegos de polvo bajo presión. Manuales

3.524

Matafuegos de agua con cilindro de gas. Manuales

3.525

Matafuegos de agua bajo presión. Manuales

3.527

Matafuegos de AFFF. Manuales

3.534

Chapa de características

3.537

Matafuegos de agua bajo presión. Sobre ruedas (En estudio D.P.)

3.540

Matafuegos de BCF. Manuales

3.542

Método de determinación del potencial extintor. Fuegos clase A

3.543

Método de determinación del potencial extintor. Fuegos clase B

3.544

Método de determinación de la conductividad eléctrica

3.550

Matafuegos de polvo bajo presión. Sobre ruedas

3.565

Matafuegos de dióxido de carbono. Sobre ruedas

10.005 – Parte I

Colores y señales de seguridad. Fundamentales

10.005 – Parte II

Aplicación de los colores de seguridad de señalizaciones particulares


1 – OBJETO

1.1 Servir de guía a las personas que deban proceder a la elección, compra, instalación y aprobación de matafuegos, teniendo en cuenta su cotización y diseño, en función de la clase de fuego sobre el cual presuntamente deban actuar, de manera que llegue a procederse a su correcto uso.

1.2 Las consideraciones referidas a la protección contra el fuego incluidas en esta norma son de carácter general y, por lo tanto, no debe interpretarse que ellas modifiquen lo que establecen las respectivas normas IRAM especiales.
2 – DEFINICIONES

2.1 Fuego de clase A. Fuegos que se desarrollan sobre combustibles sólidos, como ser maderas, telas, goma, plásticos y en general en todos aquellos materiales que dejan cenizas.

2.2 Fuegos de clase B. Fuegos sobre líquidos inflamables, gases, grasas, pinturas, ceras y otros.

2.3 Fuegos de clase C. Fuegos sobre materiales, instalaciones o equipos sometidos a la acción de la corriente eléctrica.

2.4 Fuegos de clase D. Fuegos que pueden ser provocados por la combustión de ciertos metales, como ser magnesio, titanio, circonio, sodio, potasio y litio.

2.5 Carga de fuego. Masa de madera por unidad de superficie, expresada en kilogramos por metro cuadrado, capaz de desarrollar una cantidad de calor equivalente a la de los materiales contenidos en el sector de incendio.

NOTA: Como patrón de referencia se considera madera con poder calorífico inferior de 18,4 MJ/kg (aproximadamente 4.400 Cal/kg).

Los materiales líquidos o gaseosos en tuberías, barriles y depósitos, se consideran como uniformemente repartidos sobre toda la superficie del sector de incendio.

2.6 Medios de escape. El de salida exigido, que constituye la línea natural de tránsito que garantiza una evacuación rápida y segura.

2.7 Muro cortafuego. El construido con materiales de resistencia al fuego, similar a la exigida al sector de incendio que divide. Debe cumplir asimismo con los requisitos de resistencia a la rotura por compresión, resistencia al impacto, conductibilidad térmica, relación altura, espesor y disposiciones constructivas que establecen las normas respectivas.

2.8 Resistencia al fuego. Propiedad que se corresponde con el tiempo, expresado en minutos, durante un ensayo de incendio, después del cual el elemento de construcción ensayado pierde su capacidad resistente o funcional.

2.9 Sector de incendio. Local o conjunto de locales, delimitados por muros y entrepisos, resistentes al fuego acorde con el riesgo y la carga de fuego que contienen, comunicado con un medio de escape.

2.10 Superficie de piso. Área total de un piso comprendida dentro de las paredes exteriores, menos las superficies ocupadas por los medios de escape y locales sanitarios y otros que sean de uso común del edificio.
3 – RESPONSABILIDAD

3.1 El propietario u ocupante de la propiedad en la que se instalen los matafuegos tiene la obligación del cuidado y uso de tales elementos en todo momento. Todas las personas previstas para la utilización del matafuego leerán y atenderán perfectamente las indicaciones de la chapa de características y el manual de instrucciones. Además el propietario u ocupante entrenará a su personal en el uso correcto de los matafuegos sobre los diferentes tipos de fuegos que puedan ocurrir en la propiedad.

3.2 La inspección, el mantenimiento y la recarga de los matafuegos se hará según la norma IRAM 3.517 – Parte II.

3.3 El propietario u ocupante reconocerá los riesgos de incendio en su propiedad y planificará por anticipado, exactamente como y con que podrá combatirse.

Deberá asegurarse que cada uno sepa como llamar a los bomberos y el esfuerzo que deberán realizar de esta forma por cualquier incendio, sin tener en cuenta lo pequeño que sea. En propiedades grandes se establecerá y entenderá una brigada de incendio privada.

3.45 Se designará personal para inspeccionar periódicamente cada matafuego y otro personal podrá tener a cargo el mantenimiento y la recarga según la parte II de esta norma. Los matafuegos son herramientas a usar por los ocupantes de un edificio o área amenazada por el riesgo de incendio. Son de valor primordial para uso inmediato sobre fuegos chicos. Dado que tienen una cantidad limitada de agente extintor, deben ser utilizados adecuadamente de forma tal que dicho material no sea desperdiciado.

3.5 Los matafuegos son dispositivos mecánicos. Necesitan cuidado y mantenimiento a intervalos periódicos de tiempo asegurando así que estén listos para funcionar segura y adecuadamente. Las partes o agentes extintores pueden deteriorarse y con el tiempo necesitan ser reemplazados. Los matafuegos son recipientes a presión y como tales, deben ser tratados y manipulados con cuidado.
4 – CONDICIONES MINIMAS PARA LA EXTINCION DEL FUEGO

4.1 La mayoría de los incendios en su origen son pequeños y pueden ser extinguidos con el uso de los matafuegos adecuados.

4.2 Los matafuegos pueden representar una parte importante de todo programa global de protección contra incendio. Sin embargo, su funcionamiento exitoso depende de que se hayan podido lograr las condiciones siguientes:

a) que el matafuego esté ubicado adecuadamente y listo para funcionar;

b) que el matafuego sea adecuado para el tipo de fuego que se puede producir;

c) que se descubra el fuego mientras aún es suficientemente chico de forma que la aplicación del matafuego resulte efectiva;

d) que el fuego sea descubierto por una persona dispuesta y capaz para utilizar el matafuego adecuadamente.

4.3 SE RECOMIENDA MUY ESPECIALMENTE QUE APENAS SE DECLARE UN INCENDIO SE DE LA ALARMA O SE AVISE A LOS BOMBEROS. DICHOS AVISOS NO SE RETRASARAN EN ESPERA DE LOS RESULTADOS DE LA APLICACIÓN DE LOS MATAFUEGOS.


5 – ELECCION DE MATAFUEGOS

5.1 GENERALIDADES. La elección de matafuegos para un sector dado se basa en el tipo de los fuegos previstos, la construcción y el contenido de cada edificio, vehículo o riesgo a ser protegido, las condiciones de temperatura ambiente, el potencial extintor y otros factores. (Ver también descripción de los tipos de matafuegos en 8.3).

5.2 ELECCION POR CLASE DE FUEGO Y APTITUD DEL MATAFUEGO

5.2.1 En primer lugar los matafuegos serán seleccionados por clase de fuego o riesgo, en concordia con la aptitud para apagar que tiene cada tipo de matafuego, sin aumentar el riesgo.

5.2.2 Los matafuegos para protección de riesgos de fuego clase A serán seleccionados de entre los siguientes: de agua, de espuma, agua y AFFF, polvo triclase (ABC) y bromoclorodifluorometano (BCF).

5.2.3 Los matafuegos para protección de riesgos de fuego clase B serán seleccionados de entre los siguientes: de bromoclorodifluorometano (BCF), de dióxido de carbono, de polvo, de espuma y de agua con AFFF.

5.2.4 Los matafuegos para protección de riesgos de fuego clase C, serán elegidos de entre los siguientes: de bromoclorodifluorometano (BCF), de dióxido de carbono y de polvo. Los fuegos clase C involucran equipos eléctrico-energizados. Por lo tanto, al riesgo de incendio se agrega el riesgo de electrocución si se aplican matafuegos cuya descarga sea conductora de la electricidad, como por ejemplo matafuego de agua o espuma.

5.3 ELECCION POR POTENCIAL EXTINTOR DEL MATAFUEGO

5.3.1 En segundo lugar los matafuegos se elegirán según su mayor potencial extintor o su capacidad extintora.

5.3.2 Los matafuegos se clasifican según su potencial extintor asignándoles una notación e identificación consistente en un número seguido de una letra, inscriptos en el elemento con caracteres indelebles. El número indica la capacidad relativa de extinción para la clase de fuego identificada por la letra. Este potencial extintor está certificado por ensayos normalizados pues a mayor número, mayor capacidad extintora.

5.3.3 El sistema de clasificación descripto en esta norma es el usado por IRAM y está basado en la extinción de fuegos normalizados de medidas determinadas, cuya descripción es la siguiente:

Potencial extintor clase A – Ensayos de fuego sobre maderas y virutas de madera (IRAM 3.542)

Potencial extintor clase B – Ensayos de fuegos con nafta en bandejas cuadradas (IRAM 3.543)

Potencial extintor clase C – Sin ensayos de fuegos. El agente extintor debe ser no conductor de la electricidad (IRAM 3.544)

Potencial extintor clase D – Ensayos especiales en fuegos de metales combustibles específicos (norma IRAM por estudiar).

5.3.4 Se debe tener en cuenta que para los fuegos de la clase B la cantidad de fuego que puede ser extinguido por un matafuego particular está dada en gran parte por el entrenamiento y la experiencia del operador.

5.3.5 Para los matafuegos clasificados para uso sobre fuegos de la Clase C no se utiliza carácter numérico, dado que los fuegos de la Clase C son básicamente fuegos de la Clase A o de la Clase B pero que involucran equipos y cables eléctricos energizados.

5.3.6 Los matafuegos equipados con toberas metálicas no se consideran seguros para su uso sobre equipos eléctricos energizados y, por consiguiente, no son clasificados como aptos en riesgos de Clase C.

5.3.7 Los matafuegos y agentes extintores para protección de riesgos Clase D, serán del tipo aprobado para su uso en el riesgo del metal combustible específico.

5.3.8 Para los matafuegos clasificados para uso sobre fuego de la Clase D no se utiliza el carácter numérico. La efectividad relativa de estos matafuegos para uso sobre fuegos específicos de metales combustibles se detalla sobre la chapa de características del mismo.

5.3.9 Los matafuegos que son efectivos sobre fuegos de más de una clase, tienen clasificaciones y potenciales extintores múltiple letra y múltiple número y letra. (Ejemplo: 1 A 10 BC).

5.3.10 Ciertos matafuegos pequeños, que están cargados con polvo, principalmente a base de fosfato de amonio, pueden ser aptos para fuegos de las clases B y C, pero tienen insuficiente efectividad para alcanzar el potencial 1A; no obstante, tienen algún valor en la extinción de pequeños fuegos de la Clase A.

5.3.11 Los matafuegos a polvo, a base de hidrógeno carbonato de sodio (bicarbonato de sodio), o de potasio o a base de hidrógeno carbonato de urea (bicarbonato de urea) o de cloruro de potasio, se destinan primordialmente para uso sobre fuegos de las clases B y C. Los matafuegos a polvo, a base de fosfato de amonio*, multipropósito están destinados para uso sobre fuegos de las clases A, B y C. Estas cargas serán productos de calidad para uso industrial ("grado técnico").

* Mono amoníaco.

5.4. OTROS FACTORES QUE AFECTAN LA ELECCION DE MATAFUEGOS

5.4.1 Condiciones físicas que afectan la elección



  1. Masa total del matafuego. En la elección de un matafuego se debe contemplar la capacidad física del usuario. Cuando el riesgo excede las posibilidades de los matafuegos manuales se deberá tener en cuanta los matafuegos sobre ruedas o los sistemas fijos (ver introducción).

  2. Corrosión. En algunas instalaciones de matafuegos, existe la posibilidad de exponerlos a atmósferas corrosivas. En este caso se tendrá la precaución de proveer esos matafuegos expuestos con su adecuada protección o suministrar los matafuegos que se hayan encontrado adecuados para ser usados en esas condiciones.

  3. Reacción del agente extintor. En la elección de un matafuego se considerará la posibilidad de reacciones adversas, contaminación y otros efectos del agente extintor sobre el proceso o sobre el objeto incendiado o ambos.

  4. Unidades sobre ruedas. Cuando se utilicen matafuegos sobre ruedas se tendrá en cuenta su movilidad del área en que se los instalará. Para ubicaciones en exteriores se tendrá en consideración la utilización de los diseños adecuados de ruedas con llantas de caucho o con llanta ancha, de acuerdo con el terreno. Para ubicaciones en interiores, las medidas de las puertas y pasajes serán suficientemente grandes como para permitir el perfecto paso del matafuego.

  5. Viento y corrientes. Si el riesgo se halla sujeto a viento o a corrientes de aire se deberá considerar la utilización de matafuegos y agentes que tengan suficiente potencial extintor para sobrellevar dichas condiciones.

  6. Disponibilidad del personal. Se tendrá en consideración el número de personas disponibles para operar los matafuegos, el entrenamiento previsto y la capacidad física del operador.

5.4.2. Condiciones de salubridad y seguridad que afectan la elección. En la elección de un matafuego, se deberá prestar atención a los riesgos a la salud y de la seguridad involucrados en su uso y mantenimiento, como se describe a continuación.

  1. Los matafuegos de bromotrifluorometano ("Halon 1301") y de bromoclorodifluorometano ("BCF ó Halon 1211"), contienen agentes extintores cuyos vapores tienen una baja toxicidad. Sin embargo, los productos que resultan de la acción del fuego, pueden ser peligrosos. Cuando se usen estos matafuegos en lugares no ventilados, tales como cuartos pequeños, placares, automóviles u otros recintos confinados, los operadores y otras personas deben evitar respirar los gases producidos por la descomposición o acción química del agente.

  2. Los matafuegos de dióxido de carbono contienen un agente extintor que puede hacer peligrar la vida cuando se lo usa con concentración suficiente para extinguir un fuego. El uso de este tipo de matafuegos en espacios no ventilados puede disminuir la provisión de oxígeno. La permanencia prolongada en dichos espacios puede provocar una pérdida de conciencia debido a la deficiencia de oxígeno.

NOTA: Para prevenir los efectos de riesgos, algunas medidas por considerar pueden ser las siguientes:

  1. colocar señales de precaución destacados sobre el matafuego;

  2. señales de advertencia en los puntos de entrada a recintos confinados;

  3. proveer dispositivos de aplicación por control remoto;

  4. toberas de matafuegos de gran capacidad;

  5. ventilación especial;

  6. provisión de aparatos respiradores u otros equipos de protección personal;

  7. entrenamiento adecuado del personal, según corresponda.

 

  1. Los matafuegos no clasificados para riesgos de la Clase C (tipo a agua, espuma e incluso los de dióxido de carbono con tobera metálica), presentan el riesgo de descarga eléctrica si se los usa sobre fuegos que involucran equipos eléctricos energizados.

  2. Los matafuegos de polvo, cuando se utilizan en zonas pequeñas no ventiladas reducirán enormemente la visibilidad. El polvo descargado en esa zona puede además tapar los filtros de los sistemas de purificación ("limpieza") de aire.

  3. La mayoría de los fuegos dan lugar a la formación de productos de combustión o de descomposición tóxicos y con algunos materiales pueden producir gases altamente tóxicos. Además el fuego puede consumir el oxígeno disponible o producir exposición peligrosamente alta al calor de convección o radiante. Todo eso puede llegar a afectar el grado de aproximación segura al fuego, con el matafuego.

  4. Para grasa líquida expuesta, o aceite en profundidad tal como freidores de grasa, se utilizarán matafuegos del tipo a polvo alcalino, son a base de hidrógeno carbonato de sodio ("bicarbonato de sodio") o de hidrógeno carbonato de potasio ("bicarbonato de potasio"). Los de tipo de polvo de base ácida como ser: fosfato de amonio multipropósito, no producen saponificación y en consecuencia no es conveniente usarlos. (ver norma de reacción de vapores de equipos de cocina NFPA N° 96) (ver anexos).

  5. El uso de matafuegos de polvo sobre equipos eléctricos húmedos energizados, tales como postes o pilares mojados con lluvia, contactores, interruptores de alta tensión o transformadores, puede agravar el riesgo de descargas eléctricas. El polvo en combinación con la humedad permite el paso de electricidad que puede reducir la efectividad de protección de la aislación. Se recomienda la remoción de todo resto de polvo luego de una extinción.

  6. Toda reacción química entre metales combustibles (fuegos Clase D) y muchos productos químicos, incluyendo el agua, puede presentar riesgos de amplio rango, desde "explosiones" hasta "sin consecuencias" dependiendo, en parte, del tipo, forma y cantidad de metal involucrado. En general, cuando se aplican dichos agentes extintores, los riesgos de fuegos en metales combustibles son significativamente mayores.

  7. Los agentes y matafuegos para fuegos Clase D son de tipos especializados y su uso involucra a menudo técnicas especiales para cada tipo de metal combustible en particular. Un agente extintor determinado no necesariamente controlará o extinguirá el fuego de todo metal combustible. En cada caso deberá ser consultada la autoridad competente para determinar la protección adecuada, en cada tipo particular de riesgo involucrado.

  8. Ciertos metales combustibles y productos químicos reactivos, requieren agentes extintores o técnicas especiales. En caso de duda, deberá consultarse la norma NFPA N° 49 (ver anexos).

  9. Deberá referirse a recomendaciones del fabricante para uso y técnica especial en extinción de fuegos en distintos metales combustibles (Fuegos Clase D).

  10. En ciertos metales pueden ocurrir fuegos de gran intensidad. La ignición es generalmente el resultado del calor por fricción, exposición a la humedad o exposición proveniente de otros materiales en combustión. El riesgo mayor existe cuando los metales combustibles se encuentran fundidos, en partículas finas de polvo o en virutas.

5.4.3 Elección de matafuegos para riesgos en el hogar

5.4.3.1 La información que sigue, está destinada para ser usada como una guía en la elección y ubicación de los matafuegos a utilizar en las casas de habitación.

5.4.3.2 Los riesgos de fuego en el hogar son de la Clase A (materiales y objetos combustibles ordinarios tales como madera, telas, muebles, papel), de la Clase B (líquidos inflamables tales como grasa de los freidores, nafta, pintura, disolventes, gasoil) y de la Clase C (equipos eléctricos de la vivienda tales como cables rotos, cajas de fusibles sobrecalentados, cables eléctricos recalentados).

Los matafuegos manuales ofrecen al ocupante un medio para la extinción de fuegos pequeños. Estos son además útiles para apagar el fuego si aparece en la ruta de escape.

5.4.3.3 Antes de seleccionar el matafuego, hay que identificar y conocer el riesgo sobre el cual puede usarse y asegurarse que el matafuego está normalizado y aprobado.

5.4.3.4 El matafuego es básicamente un recipiente de almacenamiento para un agente químico específico. Es un aparato destinado a extinguir fuegos pequeños en sus etapas iniciales. El contenido debe ser descargado bajo presión, lo que hace posible al agente alcanzar el fuego mientras que el operador permanece a una distancia relativamente segura.

5.4.3.5 Los matafuegos se fabrican ya sea en el tipo recargable o en el tipo descartable.

5.4.3.6 Con cada matafuego se provee una placa o un manual que, en forma resumida, da instrucciones y precauciones necesarias para su instalación, operación, inspección y mantenimiento. El manual puede ser específico para el matafuego involucrado o puede cubrir varios tipos. Como fuente detallada de instrucciones se hace referencia a esta norma IRAM.

5.4.3.7 La elección de matafuegos para riesgos domésticos puede hacerse en tres formas:


  1. eligiendo un matafuego de polvo multipropósito ("ABC"), tipo que es efectivo, en todos los casos de fuego;

  2. eligiendo un matafuego especialmente diseñado para un fuego específico probable de ocurrir en áreas particulares;

  3. eligiendo una combinación de los dos anteriores.

5.4.3.8 La medida y el peso del matafuego son importantes dado que en algunas instancias éste puede ser usado por niños o por mujeres. De todos modos, se debe estar seguro que el matafuego elegido tenga la capacidad suficiente para hacer frente al riesgo previsto.




Compartir con tus amigos:
  1   2


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal