Invertir en Dividendos La Independencia Financiera



Descargar 357.54 Kb.
Página9/19
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño357.54 Kb.
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   19

Cómo y por donde empezamos


Muchos pasos en falso se han dado por quedarse quieto”

El principio es la mitad del todo” (Pitágoras de Samos)

Ya tienes el dinero en la cuenta del bróker y todo activo para operar. Vamos a planificar como invertir ese capital que dispones ahora mismo. Divide tu capital en paquetes de mínimo 1.500€, si el capital es bajo puedes hacer algunos paquetes de 1.000€, pero no bajes mucho más porque, salvo que entres por derechos, las comisiones te van a comer. Si tu capital es grande, puedes aumentar un poco los paquetes a 2.000€ o 2.500€.

Ya tienes una idea de cuantas compras vas a poder hacer, lo ideal sería tener al menos 10 o 12. Yo recomiendo hacer directamente unas pequeñas compras de lo que mejor esté en ese momento, empresas grandes y conocidas que estén a un precio razonable para ir dando una base a nuestra cartera. Los grandes precios ya llegarán, pero así ya tienes algo si la bolsa decide subir sin descanso y te quedan muchas balas si todavía va a caer y darnos oportunidades de saldo.

Por ejemplo, si puedes hacer un total de 10-12 compras, haz un par cuando tengas todo listo y dejas 8-10 para más adelante.

¿Compras periódicas o esperamos buenos precios?


Es un dilema que siempre se plantea en esta estrategia, hay partidarios de ambas opciones, pero yo pienso en este caso que ni una cosa ni la otra, en el medio suele estar la virtud y la flexibilidad para adaptarnos me parece importante en una estrategia.

Yo habitualmente tengo marcados objetivos de precios y si alguna empresa llega a ellos, voy comprando mientras tenga liquidez, no me importa agotarla en un momento dado, pero es verdad que tengo una pequeña parte de mi cartera de trading que casi nunca llego a completar y que suelo guardar para “super chollos” en los momento más “rojos” del mercado (luego hay que reponer esta parte, pero me permite un poco de flexibilidad).

Sin embargo, si estamos en una de esas épocas en las que no encontramos oportunidades, me quedo en hibernación, nunca totalmente parado, pero apenas hago alguna compra de lo que mejor pinta tenga de forma periódica (una al mes, una al trimestre, depende de la capacidad de ahorro y las compras que vayas a hacer).

Es decir, voy comprando con cierta regularidad, pero con poca intensidad cuando los precios están caros y aumento frecuencia cuando hay caídas y oportunidades. No me importa esperar un tiempo, tener periodos de baja actividad en los que compro poco y acumulo liquidez en la cuenta del bróker (mejor si os pueden dar algo por esa liquidez) y espero mejores oportunidades.

Sin embargo, cuando las caídas se acentúan, mi frecuencia en las compras también y si llegamos a uno de esos dos o tres días al año en los que se acaba el mundo y suele haber verdaderas gangas, trato de buscar liquidez extra.

Por lo tanto, compro durante todo el años, pero probablemente el 75% de mis compras se concentran en 3 o 4 periodos de pocas semanas al año.


  1. Análisis Fundamental para Inversión en Dividendos


Si crees que la educación es cara, prueba con la ignorancia”

En este capítulo vamos a tratar de introducir primero y profundizar después en algunos conceptos que nos pueden resultar de interés para ser capaces de analizar correctamente las empresas y sacar información y conclusiones que nos ayuden en nuestras decisiones.

Para una persona que se acerque por primera vez a estos conceptos, puede resultar un poco farragoso, quizás cueste un poco al principio, pero como todo, es necesario un pequeño esfuerzo para dominarlo. Además, es importante que antes de pasar al siguiente capítulo en el que hacemos mención a algunos de estos ratios, se tenga una idea básica que permita seguir las explicaciones.

Para hacerlo más sencillo voy a tratar de empezar por los conceptos más sencillos e ir avanzando poco a poco, no voy a dar nada por supuesto, bueno si, que estoy escribiendo para alguien que no tiene una especial formación financiera, pero que quiere ser capaz de entender lo suficiente, de las cuentas de una empresa.

Que nadie se desmoralice porque no entienda todo en una primera lectura, sobre todo si tiene poca experiencia en este campo, os recomiendo una segunda lectura dentro de un tiempo de este capítulo, veréis como se asimila mucho más, es un proceso continuo.

Para empezar vamos a explicar cuales son los tres documentos fundamentales que utilizaremos en nuestro análisis (si cogemos el informe anual de resultados de una empresa, van habitualmente los tres juntos y seguidos en la parte de información financiera), dónde podemos buscar esta información, que magnitudes y ratios vamos a buscar en cada una de ellos: La Cuenta de Resultados, el Balance y el estado de Flujos de Caja. Los más conocidos son los dos primeros, que son los clásicos, pero en los últimos años, se ha hecho obligatorio incluir también el tercero y realmente me parece útil.

La cuenta de resultados nos dice que ha hecho la empresa a lo largo de un año (o tres meses si es trimestral) cuanto ha vendido, cuanto le ha costado producir lo que vende, cuanto ha pagado de impuestos, cuanto ha ganado limpio, etc. mientras que el balance nos da la situación exacta de la empresa en un momento dado (normalmente a final de un trimestre o de un año), que tiene la empresa, que debe, de donde ha sacado el dinero, etc. Es muy típico hacer la analogía de que el balance es la foto de la empresa a final de año y la cuenta de resultados un video resumen de ese año, ya lo sé, no soy original, pero es que es muy gráfica la analogía.

El estado de Flujos de Caja, nos va a dar una información similar a la cuenta de resultados pero contando únicamente los movimientos que tienen un efecto en el dinero que entra o sale de caja (“criterio de caja”). Hay que tener en cuenta que existen conceptos contables que aparecen en la cuenta de resultados que no implican movimientos reales de dinero, o que los gastos e ingresos de la cuenta de resultados se contabilizan con “criterio de devengo”, es decir se contabilizan con la fecha de la factura, mientras que normalmente no se cobran o pagan en la misma fecha, incluso puede pasar que haya impagos . . . . . . estarían contabilizadas como un ingreso en la cuenta de resultados pero no aparece en los flujos de caja.

Normalmente los flujos de caja son “la prueba del algodón”, aunque las normas de contabilidad establecen que se tiene que contabilizar y como, hay determinadas “flexibilidades” que se pueden usar por las empresas o en esta magnitud se incluyen partidas no recurrentes y que desvirtúan de alguna manera el beneficio final para decirnos cómo evoluciona la empresa (para bien o para mal, según interese).

Después de analizar estos tres documentos y la información que contienen, iremos comentando otros aspectos interesantes del análisis fundamental, como analizar la deuda de una compañía, la valoración de empresas por diferentes métodos, criterios de PER vs EV/EBITDA, etc.




Compartir con tus amigos:
1   ...   5   6   7   8   9   10   11   12   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal