Invertir en Dividendos La Independencia Financiera



Descargar 357.54 Kb.
Página8/19
Fecha de conversión28.10.2018
Tamaño357.54 Kb.
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   19

El fondo de reserva


El fondo de reserva es un tema que habitualmente se considera como un elemento secundario y que no se tiene mucho en cuenta a la hora de empezar nuestro proyecto de independencia económica, pero que sin embargo creo que debe ser planificado junto con el resto para que todo funcione correctamente y sin sorpresas.

A lo largo de la vida de nuestro proyecto, seguro que nos surge algún imprevisto que nos supone un gasto significativo, no hace falta irse a los peores escenarios (como quedarse en paro, o sufrir una grave enfermedad) pensemos en cosas mucho más sencillas, pero también mucho más comunes y que nos pueden llegar en forma de reforma de una cocina, un coche que nos deja tirado sin avisar y que tenemos que cambiar, o similares.

Por la ley de Murphy, seguro que además esto sucede en el peor momento para vender una parte de nuestra cartera y nos acaba suponiendo un serio revés para nuestro proyecto (tener que vender en una caída fuerte del mercado, puede que suponga mermar en un gran porcentaje nuestra cartera), además de alguna mala noche dando vueltas al asunto.

Vamos a establecer una regla de oro que debemos grabarnos a fuego: No se debe utilizar para invertir en nuestra cartera de dividendos un dinero que nos puede hacer falta a corto o a medio plazo, pero luego hay una regla de plata que es también muy importante: Debemos tener un fondo de reserva que nos permita cubrir nuestros gastos básicos durante al menos 6 meses.

Y esto yo lo tomaría como un mínimo, cada uno debe analizar que cantidad le deja dormir tranquilo y le permite cubrir los imprevistos más probables (tampoco hace falta pensar en una tercera guerra mundial). Podemos tener en cuenta si en caso de necesidad tenemos otras fuentes de ingresos o podemos hacer “liquido” algún bien de forma rápida y sencilla, pero no se debe contar con vender una propiedad inmobiliaria (dependiendo del momento es posible que no se fácil encontrar un comprador, ni bajando el precio, y no tenemos que alejarnos mucho en el tiempo para encontrar un periodo en el que esto haya sido realidad).

Una duda muy habitual en este tema ¿Es necesario empezar por crear este fondo de reserva antes de empezar con nuestro proyecto?. Pues yo creo que no, aquí suelo ser flexible, podemos tener una parte que nos permita parar un poco el golpe e ir incrementándolo mientras crece también nuestra cartera de inversión.

Creo que esto depende más de la fase de mercado en la que nos encontremos, en los periodos de crisis económica, en las que se producen caídas de precios en bolsa de forma general, es mucho más productivo tratar de destinar la mayor parte de nuestro ahorro a la inversión en nuestra cartera.

Mientras que en las fases de economía recalentada, en las que cuesta un horror encontrar acciones a buen precio, es posible destinar una parte de nuestros ahorros a ir acumulando un pequeño colchón, incrementar el fondo de reserva, reponerlo en caso de haberse utilizado, etc.

Por último, ¿Dónde tenemos invertido este dinero? ¿Debajo del colchón?. Bueno, después de lo visto en los últimos tiempos no voy a negar que no den ganas, pero creo que hay varias opciones mejores que el colchón, eso si, deben cumplir ciertas condiciones:


  • Deben ser inversiones muy conservadoras, con un riesgo de pérdida nulo o casi.

  • Debe ser un activo líquido, si vamos a cubrir imprevistos no podemos tenerlo en activos que tengan limitada su liquidez a determinadas ventanas temporales o que necesiten de un tiempo para hacerse efectivo.

  • Debe ser un activo con un objetivo de rentabilidad que cubra la inflación, de forma que con el paso del tiempo no vayamos perdiendo poder adquisitivo (lo deseable es que sea un dinero que no se toque en muchos, muchos años).

Entonces, ¿Qué activos entran en esta categoría?, pues yo fundamentalmente me basaría en dos:

  • Cuentas y depósitos remunerados que nos garanticen una buena liquidez (no puede ser un depósito con una gran penalización por retirada anticipada).

  • Fondos de depósitos (fondepósitos), monetarios o de deuda de muy corto plazo (fondtesoros). Son fondos que van a tener un rendimiento ligeramente por encima de la inflación, que es verdad que no están garantizados, pero que invierten en activos muy seguros y diversificados (en el peor de los casos, la pérdida es mínima y no afecta significativamente). La liquidez en estos casos es casi inmediata.

Si tenemos una base formada por activos de este estilo, podemos tener una segunda parte que busque un poco más de rendimiento, pero menor liquidez, como bonos o pagarés de entidades con ratings de primer nivel que queramos llevar a vencimiento (igual no hay mucha demanda para vender de forma anticipada, luego la liquides es más baja). Por ejemplo un pagaré de un Santander o BBVA da una rentabilidad algo mayor que un depósito, no está garantizado por el FGD, pero la verdad es que si alguna de estas entidades no pueden hacer frente a esta deuda, el menor de nuestros problemas será lo que perdamos en esa inversión . . . . la economía entera tendrá serios problemas.
  1. Vamos a la práctica: Empecemos a crear la cartera


La experiencia es simplemente el nombre que damos a nuestros errores. (Oscar Wilde)

Aunque todavía nos quedan muchas cosas por aprender, seguro que ya tenemos las “nociones” básicas de la estrategia y muchas ganas de empezar, así que si, si, si, vamos a ir empezando porque hay cosas que sólo se aprenden con la práctica y en operando de forma “real”.

Además, en este punto, debemos estar ya deseando ponernos manos a la obra, porque seguro que tenemos una de estas dos impresiones: la bolsa está subiendo y veo que se me escapan o bien la bolsa está cayendo y no voy a volver a ver estos precios en años.

Bueno, pues tranquilos, estas sensaciones la tenemos todos, incluso los que ya llevamos unos años en esto de la bolsa, os van a acompañar durante esta etapa de inversores, así que calma, respira hondo, tranquilidad y paciencia. Os voy a decir un secreto, psss que no nos oigan: la bolsa abre todos los días, y lo que es más importante, en el 90% de las ocasiones que tengas esa sensación los precios no se van a ir a ningún sitio y en unos días o semanas tendrás de nuevo oportunidades.

Si ves que la bolsa lleva unos días subiendo y tú no has podido comprar cuando te hubiera gustado, tranquilidad y paciencia, si no te ha pillado preparado te estas quieto y otra vez no te despistas, pero no corras detrás, por ese 10% de veces que de verdad se escapan te va a costar un 90% de malas entradas. La bolsa suele estar la mayor parte del tiempo en lateral, más o menos amplio, pero en lateral, por lo que suele dar segundas o incluso terceras oportunidades (más difícil pero no imposible). Sólo hay unas poquitas ocasiones en las que de verdad se producen subidas o bajadas de importancia.

La otra posibilidad es justo la contraria, la bolsa no para de caer durante unos días, el miedo paraliza. La acción “A” llega a nuestro precio objetivo “X” y entra la duda de si caerá un poco más, ¡¡¡uff, mejor me espero porque seguro que se va a los infiernos!!!.

Bueno, enhorabuena, es otra sensación que te va a acompañar en los próximos años . . . . vamos a ver, si la acción “A” llega a un buen precio con descuento, ¿Por qué será?, pues seguro que porque o hay noticias negativas que afectan a su negocio (o los sesudos analistas piensan que puede afectar a su negocio) o porque la bolsa se está dando un guantazo. Esta segunda opción me gusta más, todo cae, los precios en rojo sangre y parece que no hay un mañana, los analistas que lees y escuchas no tienen claro si mañana va a salir el sol o directamente es el fin del mundo, el mundo se hunde y la economía va a retroceder 30 años o 40 mejor, la bolsa abre en las noticias del telediario con un enviado a la plaza de la lealtad que da una crónica de 30 segundos con los gráficos al fondo, etc. De verdad, ¡¡una maravilla!!!.

En serio, tenemos que evaluar si los problemas de la empresa “A” son realmente graves o es algo puntual, si el fin del mundo que se pronostica es el de verdad o sólo el de este trimestre, porque os voy a decir otro secreto, y que quede entre nosotros, en la bolsa se acaba el mundo unas 2 o 3 veces al año dependiendo de como vaya la economía, pero no nos podemos quedar parados por esto, son nuestras oportunidades.




Compartir con tus amigos:
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   19


La base de datos está protegida por derechos de autor ©composi.info 2017
enviar mensaje

    Página principal